Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.72.162', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Constituciones de la Escuela de Cristo y Congregación de San Felipe Neri de Guatemala. : Constituciones de la Escuela de Cristo y Congregación de San Felipe Neri de Guatemala.

Ficha n° 4492

Creada: 27 julio 2017
Editada: 27 julio 2017
Modificada: 27 julio 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 1
Total de visitas : 70

Autor de la ficha:

Alejandro CONDE ROCHE

Constituciones de la Escuela de Cristo y Congregación de San Felipe Neri de Guatemala.

Constituciones que han de guardarse en la Escuela de Cristo Señor Nuestro y Congregación de San Felipe Neri, fundada en esta ciudad de Guatemala, propuestas por el Padre obediencia Bernardino de Obando, y aprobadas por el obispo Fray Payo de Rivera.
Palabras claves :
San Felipe Neri, Congregación, Obediencia, Diputados, Festividades, Misas.
Autor:
Maestro Bernardino de Obando.
Ubicación:
AHAG. Fondo diocesano, secretaría de gobierno. San Felipe Neri. Constituciones.
Fecha:
Año 1664
Paginas:
8
Texto íntegral:

1Crismón

2Constituciones que han de guardarse en la Escuela de Cristo Señor Nuestro y Congregación de San Felipe Neri, fundada en esta ciudad de Guatemala.

3Primera constitución.

4Primeramente, que todas las noches se junten en la iglesia de esta Escuela en habiendo tocado los ave Marías; y en dando la hora de juntarse, el superior de la Escuela, que se llamará el obediencia, se pondrá en lugar competente; o si no otro sacerdote, que de ha de haber de los diputados para ello, y se encarga de rodillas, y dirá: alabado sea el santísimo Sacramento, y la virgen Santa María concebida sin pecado original; y todos responderán: Amén . Y se postrarán, y dirá el obediencia la confesión, y responderán todos: Misereaturtui; y en diciendo el obediencia: amén. Repetirán todos la confesión y en acabandola les dirá el obediencia: Misereatur vesti, e indulgentiam etc. Y los cuatro versos del himno: Veni creator etcétera, y luego el verso: Emitte spiritu tuum, et creabuntur etcétera. Y luego las oraciones: Deus, qui corda fidelium, y actiones mas etcétera. Y todos se levantarán, y se sentarán cada uno donde hallare desocupado sin que haya de haber entre los hermanos orden de prelación.

5Segunda constitución.

6Lo segundo leerase un libro que tendrá señalado el obediencia, un cuarto de hora en pasar de allí, y en dando el cuarto de hora para señal para que cese, y se sentarán en una silla a explicar los puntos de la meditación, que se han de dar siempre por el padre don Antonio de Molina, o el padre Figueroa, o el padre Villacastin, que serán los que se han de seguir, y una vez a la semana, o cuando le parezca el obediencia explicará la forma de hacer examen de conciencia, y en lo uno, y en otro no pasará de un cuarto de hora, y no se divierta a otros puntos, ni hacer pláticas de costumbres ni reprender vicios; porque es peligroso al intento.

7Tercera constitución.

8En dando el reloj la señal de haberse pasado la media hora, se indicarán todos de rodillas, y el sacerdote dirá la antífona subtuum presidium etcétera y la oración: concedenos famulos tuos etcétera. Y cada uno seguirá a tomar el lugar desocupado, que le pareciere mas a propósito para la oración, y guardarán en la oración y en todo lo demás grandísimo silencio. La cual oración a durar media hora indefectible.

9Cuarta constitución.

10Y poco antes de acabarse la otra media hora, que resta el que hubiere explicado los puntos y no otro, dirá en voz alta dos o tres palabras de ellos, que sirvan de motivo para el acto de constricción; y luego consecutivamente dirá el acto de constricción [F1v], Y todos repetirán las mismas palabras, que se fuere diciendo con la mayor devoción que pudieren, de suerte que muevan a todos al dolor y arrepentimiento de sus pecados.

11Quinta constitución.

12Y en acabando de hacer el acto de constricción encomendará dos Avemarías; la una por las necesidades de toda la cristiandad, paz y concordia entre los príncipes cristianos, exaltación de la Santa Fe y extirpación de las herejías y conversión de los infieles; y la otra por la salvación y vida del ilustrísimo señor obispo que es o fuere de esta santa iglesia. Y encomendarán otras tres Avemarías. La una por los que están en pecado mortal para que Dios les dé luz y gracia para salir de tan miserable estado, y la otra por los que en aquella hora están en agonía de la muerte para que Dios use con ellos de su misericordia en tan peligroso trance, y la otra por el aumento y conservación de la Escuela, y por las necesidades de los hermanos, y luego se dirá en voz alta la oración de la sábana santa por las ánimas del purgatorio.
Sexta constitución.

13Y luego se despedirán todos de Jesucristo Nuestro Señor diciendo el sacerdote en voz alta con toda devoción: Adoramuste Cristo et benedictmus tibi, quia per crucem tuam redemisti mundum. Y respondiendo todos con la misma devoción y golpe de pechos dirán: Miserere nobis. Y luego se despedirán de Nuestra Señora diciendo el sacerdote la antífona: Ave Filia Dei Patris etcétera. Y respondiendo todos las mismas palabras, y luego cada uno en secreto dirá un Padre Nuestro y una Avemaría para ganar la indulgencia de la Escuela, que se aplicará por las ánimas del purgatorio y dirá el obediencia en voz alta, y todos con el: criaturas del cielo y de la tierra venida decir con nosotros alabanzas de nuestro creador: bendito y alabado sea el santísimo Sacramento del altar, y Nuestra Señora la Virgen Santa María concebida sin mancha de pecado original amén Jesús.

14Séptima constitución.

15El obediencia ha de ser siempre sacerdote, y al estar a su cargo el dar los puntos para la meditación, y decir todas las oraciones y acto de constricción, y celar la Iglesia para que cada uno de los oficiales acuda a lo que le toca, y no haya indecencia en ella, y ha de avisar cada semana a los que se nombraren en los oficios lo que cada uno ha de acudir; y ha de decir el Miserere mei en las disciplinas, y de avisar en las vísperas de comunión a los hermanos para que se dispongan, y estén en la iglesia a la hora que han de comulgar.

16Octava constitución. [F2]

17Si el obediencia hubiere de ausentarse, o en otra manera faltare, como sea por tres o cuatro noches dejará encargados u oficio a otro de los cuatro diputados sacerdotes, pero se hubiera de ser por tiempo más largo, o muriere entonces el secretario y los diputados juntos elegirán otro obediencia, y lo mismo se hará en la ausencia, muerte o falta del secretario.

18Nona constitución.

19En faltando el sacerdote que ha de explicar los puntos, ningún secular se atreva a ponerse a explicarlos, sino en leyendo el secretario libro cada uno se vaya a meditar lo que Dios fuere servido de darle luz a su entendimiento, ni se dieran las oraciones, que por las constituciones 3, 4 y 5 había de decir el sacerdote, ni fuera del lugar, y ocasión de la oración ningún sacerdote de los hermanos a besar la mano en público.

20Décima constitución.

21Encárgaselo a los hermanos, que cada uno guarde para sí los consuelos, que Dios les diere en la oración, los frutos que de ellas sintieran sin comunicarlos a otra persona, que a su confesor, y aún esto ha de ser en caso de necesidad para ir mejor encaminados, y no ser notados de liviandad, hipocresía y alumbramiento.

22Undécima constitución.

23Tendrán los hermanos sacerdotes obligación de decir una misa por el hermano que muriere, y los seculares la mandarán decir; y si el hermano fuere tan pobre que no pueda adquirir la limosna para encomendar dicha misa; tendrá obligación de oír tres misas, y rezar tres rosarios por el hermano difunto; y el obediencia de señalar uno de los hermanos sacerdotes para que la misa, que había de decir arrasada por el difunto la vida cantada. En la misma iglesia de la Escuela el día inmediato a su entierro, u otro después si fuere día de fiesta, a la cual han de asistir todos los hermanos, como a su entierro. Y asimismo tendrán obligación todos los hermanos de aplicar al dicho difunto por modo de sufragio todas las obras satisfactorias que hicieren en tres días para que nuestro señor se sirva de librarle de las penas del purgatorio.

24Duodécima constitución.

25Tendrán los hermanos de excomuniones generales en comunidad, el primero y tercero domingo de cada mes. Y no por esto se les quita que puedan comulgar las demás veces, que para ello les dieran licencia sus confesores. Y en estos dos días de comunión general han de ir los hermanos a las cárceles y hospitales a visitar los enfermos y consolarlos espiritual y temporalmente; habiendo [F2v] precedido que cada uno acuda con la limosna proporcionada a su posible y la de al obediencia, para que lleve prevenido lo que se ha de dar a los encarcelados y enfermos.

26Decimotercia constitución.

27De los ocho diputados, los cuatro han de ser precisamente sacerdotes, sin que por ellos supla otro secular, y ha de haber un secretario que tenga voto en todas las juntas del gobierno, como en obediencia y los ocho diputados, y han de estar a cargo del secretario el leer la lección espiritual, como se dice en la constitución segunda, o en su lugar otro de los hermanos.

28Decimacuarta Constitución.

29Cada año día de San Felipe Neri a 26 de mayo se juntarán el obediencia, diputados y secretario, y elegirán o reeligirán para todo el año siguiente quién será obediencia mirando que sea persona suficiente y capaz, y sobre todo que de su vida puedan todos aprender tanto como de su enseñanza, y luego elegirán el secretario y cuatro diputados sacerdotes, y cuatro diputados seculares, y estos electos nombrarán a su satisfacción síndico para su año.

30Decimoquinta constitución.

31De los ocho diputados, los cuatro han de ser precisamente sacerdotes, sin que por ellos supla otro secular, y ha de haber un secretario que tenga voto en todas las juntas del gobierno, como el obediencia y los ocho diputados, y ha de estar a cargo del secretario el leer la lección espiritual, como se dice en la constitución segunda, o en su lugar otro de los hermanos.

32Decimosexta Constitución.
Ha de señalar el secretario por sus turnos personas para los oficios de portero, celador y luz, y los que han de cuidar de poner de los asientos de todos repartiéndolos por semanas, que se publiquen el domingo y comiencen el lunes a la noche, y a de ser entre todos para que así no les sean gravosos, y los pondrá escritos en un papel, que leerá en público el obediencia, para que cada uno sepa a lo que ha de acudir, y el que no lo supiere procura informarse de ello del que sale del mismo oficio por ser puntual en el.

33Decimoséptima constitución.
El obediencia, diputados y secretario juntos han de gobernar esta Escuela en prudencia, celo y discreción atendiendo a los que en todos los accidentes, que con el tiempo se fueron ofreciendo no descaesca esta Escuela, su oración y demás ejercicios.
[F3]

34Decimoctava constitución.

35Si faltaren o murieren uno o algunos de los demás diputados pasese hasta el fin del año con su falta, y las juntas que se hicieren se harán con la mayor parte, que se hallare de los dichos obediencia, diputados y secretario que por lo menos sean seis votos habiendo sido citados todos.

36Decima Nona constitución.

37El portero, que lo ha de ser solamente del postigo ha de asistir allí desde el punto de la oración para acudir dicho postigo; de fuerte que no quepa por el más de una persona, y a los que van entrando les advierta si se olvidaré de cierto, que digan: alabado sea el santísimo Sacramento del altar y la virgen Santa María concebida sin pecado original. Y él responderá: Amén; y cuidará sobre todo, que no entre persona alguna que no fuere de las recibidas a la congregación.

38Vigésima constitución.

39El celador ha de andar por la Iglesia desde la oración con una luz mirando las capillas que si hubiere alguna mujer, u otra persona que haga ruido para que la leche luego fuera; y durará este ejercicio hasta que por entonces se acaben los de la escuela, y cuidará de que se apague la lámpara y las luces que hubiere, y no se pida limosna para cosa ni persona alguna, ni ande demanda dentro de la Iglesia ni a la puerta de ella.

40Vigesima Prima constitución.

41Ninguno ha de ser admitido en esta Escuela, sin que primero a la confesión general, lo cual hace constar a la obediencia, y se ha de hacer información: De moribus et vita, para que de esta suerte se conserve la virtud y la modestia, que se pretende allá en esta Escuela mediante el favor divino.

42Vigésima Segunda constitución.

43El hermano, que nombrar el obediencia, y señalare, cuidará de avisarle estando enfermo algún hermano pobre para que entre todos los de la Escuela se recoja alguna limosna, y se le acuda con ella.

44Vigésima Tercia constitución.

45Podrase admitir por huésped a los ejercicios de la Por espacio [F3v] de un mes al que quisiere entrar en ella para que experimente si podrá perseverar. Y si cumplido el mes no pretendiese el ser líquido a la dicha escuela, el obediencia lo despedirá y le mandará al portero que no se ve puerta franca.

46Vigésima Cuarta constitución.

47En las elecciones que a de haber en la Escuela, como se ha dicho en la constitución nona han de tener voto el obediencia, los ocho diputados y secretario, y no otro alguno, para que así sean dichas elecciones acertadas y se mide en ellas el mayor servicio de Nuestro Señor, y aumento espiritual de la Escuela, el cual se sirva su divina majestad de dar siempre para honra y gloria suya.

48Vigésima Quinta Constitución.

49El hermano que viviere con escándalo, y que viene mal ejemplo no procediendo con la virtud y modestia, que se debe como discípulo de tal Escuela sea expelido de ella por el obediencia, para que así se conserve la edificación que pretende dar a la ciudad.

50Vigésima Sexta constitución.

512 de julio, día en que se celebra la fiesta de la visitación de Nuestra Señora han de comulgar todos los hermanos de la Escuela, y habrá misa cantada que dirá el obediencia, en memoria de la fundación de la Escuela que fue en dicho día.

52Vigésima Séptima y última constitución.

53Queda abierta la puerta para que el obediencia, diputados y secretario con consulta de los demás hermanos puedan añadir, reformar, quitar o mudar cualquier constitución, según la oportunidad de los tiempos precediendo licencia del señor Obispo.

54Firma: Bernardino de Obando. Rúbrica.

55Diputados eclesiásticos

56Don Joseph de Becerra Corral

57Nicolás Márquez de Tamariz

58Bachiller Alonso Enríquez de Vargas
maestro Jacinto Martínez de Miranda
Maestro don Diego Ruiz de Contreras. Secretario

59Diputados seculares

60Don Diego de Rivadeneira
Licenciado don Francisco de Somoza Márquez
Don Antonio de Godoy
Don Joseph de Aguilar y degollado.

61[F4]
Crismón

Nos el maestro don fray Payo de Rivera del orden de San Agustín por la divina gracia y de la Santa Sede apostólica Obispo de Guatemala y Verapaz del Consejo de su majestad etcétera. Por cuanto por petición ante nos presentara por parte de los fieles devotos pretendientes de la fundación de la Santa Escuela de Cristo nuestro redentor, y congregación de San Felipe Neri en esta ciudad de Guatemala, por quienes están firmadas las constituciones contenidas en las tres fojas antecedentes, como oficiales electos que han sido para el gobierno de dicha Santa Escuela con títulos de obediencia, que es el superior de ella; y de diputados eclesiásticos y seculares, y de un secretario; la cual elección se había hecho y confirmado en virtud de licencia nuestra como nos era notorio. Se nos refirió; diciendo que en dicha conformidad y en virtud de licencia, dichos fieles oficiales así electos, con acuerdo de los demás devotos pretendientes de alistarse en dicha Santa Escuela; habían hecho las constituciones por donde se haya de gobernar dicha Santa Escuela, y que hayan de deber observar sus discípulos y congregantes, según y cómo se contienen en los 27 capítulos de dichas tres fojas antes de esta; las cuales presentaban ante nos, con el juramento necesario, pidiéndonos, como nos pidieron y suplicaron que con vista de ellas y siendo dignas de aprobación; fuésemos servidos de aprobarlas y confirmarlas, interponiendo para su más debida observancia nuestra autoridad; y juntamente nos sirviese hemos de concederles a dichos fieles y hermanos de dicha Santa Escuela las gracias, e indulgencias que según derecho más pudiesen y debiesen gozar; y por lo que ha nos toca por nuestro oficio y dignidad; tuviésemos por bien concederles los 40 días de indulgencia para en los días de oración y otros ejercicios santos de dicha hermandad así dispuestos por dichas constituciones, como por orden del obediencia y superior de ella; y que para entera noticia y mayor facilidad en hacerse capaces de todo lo contenido en dichas constituciones, tuviésemos por bien conceder juntamente nuestra licencia para imprimirlas y en todo lo referido como en lo demás necesario y concerniente al debido establecimiento de dicha Santa Escuela; como en debida forma, viésemos mas convenir recibirán particular consuelo y merced. Con vista de lo cual así pedido y de dichas constituciones ante nos presentadas y constándonos como en toda forma nos consta, de dicha elección y constituciones, y su aprobación, todo así efectuado en virtud de dicha nuestra licencia como queda referido por parte de dichos fieles, oficiales electos por sí y en nombre de los demás fieles pretendientes de la fundación de dicha Santa Escuela de Cristo y congregación de San Felipe Neri, y para su debida observancia y gobierno, como más largamente, Por su parte se nos ha propuesto, e informado; suplicándonos les concedamos nuestra licencia para la erección y fundación de dicha Santa Escuela y congregación, en esta dicha ciudad en el sitio que para dicho efecto tienen destinado y escogido, que está cito en la plazuela que llaman de Santa Cruz; y asimismo nuestra confirmación de dichas constituciones; con vista de ellas y atentó que todo lo en ellas ordenado y dispuesto lo está muy en orden al servicio de Dios Nuestro Señor, bien y utilidad y dirección de las almas al debido culto y devotos ejercicios de dicha Santa Escuela y congregación y considerada por nos la justificada pretensión y santo celo, con qué por dichos fieles se desea y con tan cristiano fervor se solicita el efecto de la fundación de dicha Santa escuela para emplearse en el servicio de nuestro señor divino Maestro y redentor Jesucristo; y confiando como de su divina clemencia y misericordia nos prometemos; que dicha Santa fundación será muy del agrado de su divina majestad y que como divino Maestro comunicará a sus fieles, discípulos de dicha Santa Escuela particulares luces de su sagrada doctrina y enseñanza para el acierto en la perseverancia de su santísimo servicio a que con tan [F4v] particular afecto y devoción se reconoce aplicarse dichos fieles, de quienes a todas luces (mediante el auxilio divino) confiamos más y más aumentos en su devoción y muy perseverante consistencia en la heroica obra, que así pretenden erigir fundar con el muy fervoroso celo y cristiana atención que en debida forma nos consta. Por tanto desde luego por lo que nos toca vamos y concedemos nuestra licencia a los dichos fieles, de quienes están firmadas dichas constituciones, y a los demás pretendientes de dicha Santa fundación, para que en dicho sitio y lugar destinado para dicho efecto en esta ciudad de Guatemala puedan dirigir y fundar una capilla oratorio; como por su parte se nos ha informado pretenden; en el que así dispuesto con el ornato y decencia conveniente elijamos y fundamos dicha santa confraternidad con título de Escuela de Cristo Nuestro Señor y congregación de San Felipe Neri, para cuyo gobierno aprobamos y confirmamos las dichas constituciones y ordenanzas en todo y por todo, como en dichos 27 capítulos de ellas se contiene, y por el tiempo y término que fuere nuestra voluntad, las cuales mandamos se observen y cumplan en toda forma en dicha santa Escuela y congregación, sin usar de otra alguna sin que primero por unos se haya visto y aprobado en debida forma. Y para que con mayor fervor dichos fieles y los demás discípulos y congregantes que en todo tiempo fueren de dicha Escuela y Congregación se alienten a los ejercicios devotos y misericordiosos de dicha santa Escuela, además de ser (como lo declaramos) por tales cofrades; capaces de todas las gracias e indulgencias que por los santos sumos pontífices están concebidas a semejantes Escuelas y congregaciones; por lo que toca a nuestro oficio y dignidad, según derecho, les concedemos que todas las veces que en cumplimiento de dichas constituciones o de orden del obediencia y superior de dicha santa Escuela; tuvieren algún ejercicio de disciplina u oración; precediendo siempre un acto de constricción; dan en 40 días de indulgencia y la misma indulgencia consigan siempre que de acuerdo a dicha santa mayúscula inicial escuela y congregación, se hiciere alguna visita y socorro a algún pobre enfermo, encarcelado o a alguna persona necesitada de consuelo y alivio, o se ejercita de alguna otra obra de caridad, o que sea del aumento de dicha santa Escuela y en orden a la más puntual observancia de sus constituciones. Y a su conservación y permanencia dicha santa Escuela de nuestro redentor a cuya honra y gloria, así concedemos este nuestro despacho de dicha fundación y nuestra confirmación de la dichas santas constituciones en el nombre del padre y del hijo y del espíritu santo. Y para dicho cumplido efecto. Asimismo concedemos nuestra licencia para que hecho dicho oratorio y capilla y habiendo precedido su visita y aprobación de su decencia en toda forma por nuestro provisor y Vicario General de este obispado, a quien desde luego para entonces, para dicho efecto concedemos facultad en formal; se pueda en dicho oratorio capilla celebrar el santo sacrificio de la misa para que la obligan los fieles congregantes y discípulos de dicha santa Escuela y frecuenten sus ejercicios de dicha santa hermandad; observada en [toda] debida forma y sin perjuicio de algún derecho parroquial, y habiendo ante todas cosas precedido la licencia que se requiere para la fundación de dicho santo templo por lo que toca al real patronato. Y para que todos tengan la noticia que conviene de la fundación de dichas Santa Escuela de Cristo y congregación de San Felipe Neri, y de dichas sus constituciones concedemos nuestra licencia para que se pueda dar a la estampa en la imprenta de esta ciudad según y como por dichos fieles oficiales electos de dicha Santa Escuela se nos ha pedido y suplicado, que así es nuestra voluntad, en testimonio de lo que vimos las presentes firmadas de nuestro nombre selladas con nuestro sello y refrendadas de nuestro infrascrito secretario de Cámara en Guatemala en 14 días del mes de julio de 1664 años.

62Payo Obispo de Guatemala

63Por mandado del obispo mi señor. Don Francisco Jiménez, secretario.

64