Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.162.152.232', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : ALCANTARA, Manuel de Jesús : ALCANTARA, Manuel de Jesús

Ficha n° 4497

Creada: 15 septiembre 2017
Editada: 15 septiembre 2017
Modificada: 15 septiembre 2017

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 1
Total de visitas : 28

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Eduardo MADRIGAL MUÑOZ

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

ALCANTARA, Manuel de Jesús

Un Franciscano que ha sido uno de los hombres de confianza del arzobispo Casaus y Torres.
Palabras claves :
Redes sociales, Franciscano, Poder, Visitador, Provincial
Cargo o principal ocupación:
Franciscano
Nació:
En 1772 en Tegucigalpa
Murió:
En 1857 en México
Padres:

1Valentín de Alcántara y Maria Ynes de Bragas siendo su padre hijo de Lorenzo Alcántara y Maria Rojo naturales ambos de Palencia y su madre hija de Pedro Bragas y Betancurt.

Resumen:

1Si bien la orden Franciscana en el Reino de Guatemala no era la más influyente de las órdenes monásticas de la región, – en ese aspecto no hay duda que los Dominicos jugaron un papel político mucho más relevante-, algunas figuras claves de dicha orden religiosa merecen un estudio más detenido. Este es sin duda el caso del fraile José Manuel Alcántara, nativo de Tegucigalpa quien ha sido, como su esquela necrológica lo indica, un fraile comprometido políticamente que gozaba de la absoluta confianza del arzobispo de Guatemala Ramón Casaus y Torres , quien le confiaba sus más caras tareas: “ocupándolo en los negocios más arduos de la Mitra de Guatemala”. Ahora bien, ¿cómo se tejió esta relación entre esos dos hombres? Una pista de investigación podría ser la común devoción que Casaus y Alcántara compartían hacia Santa Teresa de Ávila. Aunque el documento no se ha conservado, parece que Manuel de Jesús pronunció en 1817 en el convento de Santa Teresa un sermón de 38 páginas que fue impreso por Ignacio Beteta.

2Según la mencionada rúbrica necrológica, que se publicó en México (y que se volvió a imprimir en la _Gazeta de Guatemala _en 1857) y que contiene varias errores, Manuel de Jesús entró en el noviciado franciscano “a la edad de 14 años”, en el convento de la ciudad de Guatemala la cual estaba entonces en plena reconstrucción. Sin embargo una fuente manuscrita permite afirmar que, en 1800, cuando Manuel de Jesús ocupaba el cargo de lector de teología en el convento grande de Santiago Guatemala, tenía 28 años de edad y 19 de portar el hábito, lo que implica que los Franciscanos lo aceptaron en su seno “a la edad de 9 años”, o sea a una edad que no permitía tener una vocación religiosa “pensada” sino obligada por el padre de familia.

3En cuanto a su familia de origen, tenemos que confesar que los datos con que contamos son dispersos. El sistema social criollo de parentesco solía descansar sobre diferentes tipos de alianzas: sabemos, por ejemplo, que el pudiente minero de Tegucigalpa, Manuel Antonio Vázquez y Rivera, era casado con Manuela Alcántara García hija de José Alcántara y Oviedo (con quien el padre de Manuel Jesús cruzó el atlántico) y Rosa María García Baquerizo oriunda de Extremadura. De hecho el registro de contratación menciona que el tal José Alcántara llegó al Reino de Guatemala con un “sirviente” llamado Valentín Alcántara. Este último escogió establecerse en Tegucigalpa por razones que ignoramos (quizás debido a los terremotos de 1773) y allí decidió aceptar la sociedad tradicional y asimilarse a ella por medio del matrimonio con una hija de Pedro Bragas y Betancurt quien había sido alcalde ordinario de la ciudad de Tegucigalpa. Además de Manuel de Jesús, se conoce otro hermano de esta parentela, llamado Manuel Antonio, quien ofició un tiempo en la ciudad de Guatemala como diputado de la Real Junta de Consolidación y alcalde de segunda nominación de Tegucigalpa en 1806.

4En 1794, Manuel de Jesús obtuvo el nombramiento de catedrático de filosofía asumiendo el cargo en lugar del presbítero Nicolás Hermosillo quien era bastante enfermizo. Por cierto, ese año resulto doloroso para Manuel de Jesús porque su hermano Venancio, quien era alumno del Seminario tridentino, murió de repente. Manuel obtuvo después el título de licenciado y doctor en teología en 1809 siendo entonces el padrino del acto el maestro Manuel de Lara. En 1810 el padre Comisario General de la orden franciscana Moya le comisionó para ir a Nicaragua a mediar entre los religiosos de dicho convento, que estaban en conflicto y sin provincial desde el año de 1802.

5Sabemos además que este personaje fue provincial de la orden franciscana en 1811, porque en un libro de ordenación aparece que en esa fecha, ejerciendo dicha responsabilidad, dio al fraile Juan Casado licencia para presentarse ante el vicario capitular, a fin de recibir el permiso de confesar hombres y mujeres. Su secretario era entonces José Antonio Taboada. Obtuvo entonces del recién llegado arzobispo Casaus y Torres una primera misión de confianza: se trataba de viajar hacia la ciudad de León en Nicaragua para cumplir con una orden real que pedía la supresión de dicha corporación tras nueve años de conflictos internos que parecían interminables. Al parecer la alianza entre los dos prelados dominicos Casaus y Torres y Garcia Jeréz logró posponer el cumplimiento de la real orden debido a las prioridades políticas del momento que exigían la presencia de los Franciscanos en Nicaragua, para jugar un papel de control social. Un tal José Antonio Alcántara (posiblemente otro hermano de Manuel de Jesús) viajó a Nicaragua en 1818 para asistir a la elección del provincial de la orden, sin que dicha elección haya provocado desórdenes. Es incluso posible que en 1810 Manuel de Jesús Alcántara haya estado en Nicaragua para asistir a la elección de la provincia de dicha orden por una comisión especial del padre Pedro de Moya, comisario general de los Franciscanos en Madrid. Este viaje hacia Nicaragua tendría que estudiarse con más fuentes, pero el viaje de febrero de 1812 en Tegucigalpa ha sido analizado en diversos libros que tratan de la historia de Honduras. Así Manuel de Jesús llegó a Tegucigalpa con comisión del Presidente Bustamante y seguramente con el apoyo de Casaus y Torres para apoyar la política de pacificación del motín que tuvo lugar un mes antes y que había provocado la destitución del alcalde mayor Tranquilino de la Rosa.

6En el año de 1818, nuestro personaje pasó a México para cumplir con una misión del arzobispo Ramón Casaus y Torres, y entró en la reforma de los Carmelitas Descalzos, con el fin de fundar en Guatemala el primer convento de esa orden. La gestión no resultó exitosa y las incertidumbres sobre el proceso de Independencia convencieron a Alcántara de quedarse en México. Es probable que Casaús y Torres le haya pedido que le sirviese de informante. En todo caso sabemos que Alcántara logró dos veces ser prior del convento de México y una vez del de Guadalajara siendo incluso provincial dos veces de la provincia de San Alberto. En el año de 1831, cuando era examinador sinodal del arzobispado de México, fue propuesto en la terna por el gobierno al Papa Gregorio XVI para ocupar el cargo de arzobispo de Guadalajara. Sin embargo, no resultó electo, quedando en ese puesto José Miguel de Gordoa y Barrios quien era nativo de México.

7Según los periodistas mexicanos, José Manuel de Jesús Alcántara habría merecido el nombramiento como arzobispo de Guadalajara. Al respecto, decían que no era “nada extraño que el Padre Fr. José Manuel de Jesús hubiera alcanzado tales dignidades, ni que sus amigos fueran tan numerosos”.

8 La relación entre Casaus y Torres y Alcántara posiblemente se mantuvo a través de una correspondencia privada, pues los miembros del grupo seguían interesados en mantener viva la memoria de la carmelita María Teresa de Aycinena quien murió en noviembre de 1841. En esa fecha el presbítero mexicano José María Navarro, informaba de las circunstancias de los funerales al padre Alcántara quien estaba en la ciudad de México.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.