Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.82.81.154', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Segunda Junta Pública de la Real Sociedad Económica de Amantes de la Patria de Guatemala : Segunda Junta Pública de la Real Sociedad Económica de Amantes de la Patria de Guatemala

Ficha n° 1097

Creada: 14 diciembre 2005
Editada: 14 diciembre 2005
Modificada: 12 agosto 2007

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 590 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Segunda Junta Pública de la Real Sociedad Económica de Amantes de la Patria de Guatemala

De Retes, Don José Victoria
135
Autor:
De Retes, Don José Victoria
Ubicación:
Biblioteca Nacional de Guatemala, Colección Valenzuela
Fecha:
1797-07-09
Paginas:
43
Texto íntegral:

1SEGUNDA JUNTA PUBLICA DE LA REAL SOCIEDAD ECONOMICA DE AMANTES DE LA PATRIA DE GUATEMALA Celebrada en 9 de Julio de 1797, Con la Licencia necesaria, en La Imprenta de la Viuda de Don Sebastian de Arevalo año de 1797.

2La Real Sociedad Economica de amantes de la Patria de Guatemala celebró su segunda junta publica con las mismas solemnidades que la primera, el dia nueve de julio de mil setecientos noventa y siete, en la Salas Consistoriales, con asistencia del M. I. S. Vice-Protector Don José Domás y Valle, Xefe de Esquadra de la Real Armada, Gobernador, Capitan General de este Reyno, Presidente de su Real Audiencia &c y de un concurso lucido y numeroso. El Sr. Director D. jacobo de Villa Urrutia, del Consejo de S. M. y su Oidor de la misma Real Audiencia, dió principio á el acto con la introducion siguiente =
M.I.S.

3Señores
Las juntas publicas de la Sociedad Economica se reducen á una pura ceremonia, y á un parato esteril. Guiado este Cuerpo del espiritu de patriotismo, se impuso desde su origen la obligacion lisongera de manifestar á sus compatriotas cada semestre el estado, y efectos de sus operaciones.
En esta voluntaria residencia, que estimula á sus individuos, y anima el amor patriotico, no hace tampoco ostentacion de vastas empresas, ni de proyectos magnificos. Sin apariencias insubstanciales, pone sencillamente á la vista de un concurso respetable los objetos que han ocupado su atencion, el destino util de sus limitadas rentas, y los resultados de su constante zelo por el bien de la Patria. El publico han visto ya en la escuela el Dibuxo parte del fruto de nuestras tareas, anunciado en la antecedente junta general : y por la relacion de nuestras actas se impondrá de los demás que se han logrado, y de los que puede esperar en lo succesivo. Los que ven de buena fé nuestros trabajos, y los útiles efectos que han producido en tan corto tiempo, y con tan pocos medios, no pueden menos de aplaudir un establecimiento tan benéfico; pero se admirarán si contemplan que hasta ahora todo és obra del zelo y constancia de un reducisimo numero de honrados ciudadanos, patriotas ilustres, dignos del mayor elogio , y del aprecio universal. Ellos tienen la recompensa en el intimo sentimiento que produce la satisfaccion de servir á sus semejantes, y de desempeñar los deberes sociales: y la posteridad, que verá transmitidos en las actas sus venerables nombres, les rendirá los homenages y tributos debidos á su aplicacion, á su generosidad, y á las demás virtudes morales que los hacen merecedores que los gloriosos titulos de hombres de bien, y de Socios amantes de la Patria. Si se aumentasen éstos, si se desplegase y avivase el deseo eficaz del bien comun… Se enagena, Señores, la imaginacion al calcular los imponderables beneficios que podría proporcionar al Estado éste Cuerpo patriotico! Si concurriesen unos con sus luzes, otros con sus facultades, y otros con sus tareas, á promover, fomentar y sostener sus útiles empresas, disfrutariamos de una felicidad completa y general. Yo entraria gustoso á despertar el patriotismo adormecido; el fuego que me inflama, y la grandeza del asunto, me harian eloquente; pero el exemplo constante de los Socios distinguidos, y la experiencia de los beneficios, producirán ésta feliz revolucion en un pays que abunda de pruebas incontrastables de la beneficencia de sus habitantes. La eloquencia mas persuasiva son los hechos: y en vez de formar discursos exortatorios, aprovecho los momentos en la importantisima obra de la legislacion gremial, cuyo plan está á mi cargo. Es empresa muy superior á mis fuerzas; pero trabajo en ella con la mayor complacencia por su grande influxo en el orden público, y en la felicidad general, y procuraré desempeñarla para la Junta pública del siguiente semestre, si me lo permiten las atenciones de mi Ministerio, y de la Direccion. Despues leyó el Socio Don José Victoria de Retes, que hacia de Secretario, el estracto de las actas en esta forma,,. M.I.S.
Un resumen de las actas de la Real Sociedad no debe contener mas que la exposicion sencilla de lo que resulte por mayor de las mismas actas, sin exageraciones, sin hiperboles, sin mas que la simple relacion de los hechos. El objeto peculiar de toda Sociedad Economica es hacer un estudio profundo de la constitucion caracteristica de su distrito, de las proporciones y recursos de el pays, y de la indole y necesidades de sus habitantes para tentar medios, y discurrir arbitrios de fomentarlos, y de hacerlos felices, Tales son los deberes de el instituto de este Cuerpo patriotico. La noticia de sus operaciones dará á conocer si desempeña ó no estos deberes, y quales son las utilidades que de su duracion y consistencia puede prometerse la Patria. Para dar esta noticia con la claridad que exigen los diversos asuntos que ha de comprender, guardare el mismo metodo que siguió el Secretario propietario su extracto leido en la Junta publica precedente. Distribuire por clases los puntos que han de entrar en esta relacion, y hablare con separacion de todos ellos. Por enfermedad de el Secretario Don Sebastian Melón ha recaido en mi este encargo. Oxalá que yo acierte á llenarle como lo hizo en la anterior este digno Socio, y con el pulso que requiere su importancia!
AGRICULTURA.
CACAO.
La junta de Comision encargada de examinar las causas de la decadencia de loàs cacahuatales, cuyo fruto desde la conquista de este Reyno formo en el un ramo quantioso de comercio, no ha dexado de trabajar sobre los medios de adelantar los plantios de cacaos en las provincias de Soconusco, Suchitepeques, y Escuintla, que es donde han padecido mayor deterioro, de donde antiguamente se hacia una copiosa extraccion, y donde el terreno parece destinado por la naturaleza para producir este fruto exquisito, con preferencia á los demas de la America. El Socio Don Francisco de la Arce presentó en la Junta de 28. de Abril el informe que le estaba pedido sobre esta materia. En él toca algunas de las causas que han motivado la expresada decadencia, y propone para su remedio los arbitrios que le han dictado su observacion, y la practica que tiene como hacendado, de la calidad de los territorios, y de la buena ó mala disposicion de sus habitantes. Pero un análisis menudo del discurso de el Sr. Arce no es oportuno en este lugar, ni deberá hacerse por el Secretario, Hasta que la Junta Haya puesto fin á sus discusiones, y prestado su sancion la Sociedad á los informes de ella y de sus vocales. Entre tanto, este cuerpo fomenta la siembra, y el nuevo de los Cacaos, por medio de premios. Uno de los trenta pesos está acordado ofrecer al Indio de Zacapa, Chiquimula, y principalmente del Pueblo de Gualan, y sus inmediaciones, para Septiembre del 99 ; acredite tener vivos mayor numero de arboles de siembra de segundo año, no baxando de quinientos pies : otro de veinte y cinco pesos, otro de veinte y cinco pesos al Indio que mas se acerqué al primero : y otros dos iguales, a los anteriores en los mismos términos y con el propio fin, a los Indios de Soconusco, y Suchitepeques. Tambien ha extendido sus miras la Sociedad sobre este ramo á el Puerto de Truxillo. El Socio Don Juan Ortiz de Letona, Ministro de la Real Hacienda de aquel Establecimiento con su carta de 19. de Febrero acompañó seiscientos quarenta granos de cacao cogidos de arboles silvestres que se hallan en los contornos de la poblacion para que se reconociese su merito, y se procurase alentar su cultivo. Examinados estos granos por personas inteligentes, se graduaron por de una calidad excelente ; y en su consequencia, calculando su Sociedad las ventajas que ofrece el Puerto de Truxillo para dar salidad á este fruto y las grandes utilidades que resultarán de su extraccion á toda la Provincia de Comayagua, acordó previo informe del Sr. Censor, pasar oficio al M. I. S. Presidente con una muestra de los granos respecto á que la propuesta del Sr. Letona es punto relativo al Superior gobierno, resevandose la Sociedad hacer de su parte quanto corresponda á su instituto para cooperar á esta importante empresa, y mandando á este fin pasar la carta del Sr. Letona con los granos restantes á la Junta de Comision de este ramo, y que la corespondencia de Truxillo proponga los medios que conceptúe oportunos con vista de las circunstancias del pais.

4SEDA.

5A propuesta del Señor Director se trató en Junta de 23. de Febrero de las ventajas que resultarán que se extienda en esta capital el cultivo de la seda. Este remo, aunque de suyo pertenezca el articulo de industria, debe ocupar lugar en el de Agricultura, con quien tiene una relacion inmediata. En efecto de la cria de gusanos de seda no es independiente del plantio de Moreras, ni aquella puede fomentarse sin que éste la siga, y vaya á la par con ella. La experiencia tiene demostrado en las tentativas hechas poe el alumno Don Pascasio Letona, que este clima es muy apropocito para el efecto. Las Moreras abundan dentro y fuera de la poblacion. Las operaciones de el beneficio de la seda parecen muy analogas á el caracter de las Señoras, y de la gente del pueblo. Solo resta pues fomentar este ramo por medio de premios y de incentivos; y la Sociedad tiene acordado por el pronto á dictamen del Señor Censor, proveer de semilla, y de instrucciones á todos los que quieran dedicarse á la cria de gusanos, para ver de hecho algunas pruebas mas de su posibilidad, y proceder despues á estimular, y dar apego á este nuevo trabajo, A efecto se comisionó al Socio Don Josè Maria Peynado, para que haga traher semilla de Oaxaca. El mismo alumno Don Pascasio Letona está encargado de su distribucion, y de dar la instruccion competente á los que la pidan, formando lista de ellos.

6PUNTO DEL AÑIL.

7Por no hacer articulos aparte de asuntos que tíenen entre si una analogia intima, hablaré en este de el pensamiento propuesto á la sociedad por Don José Moziño, Botanico Naturalista de la Real Expedicion de Nueva España, y este Reyno, sobre determinar de un modo fixo é invariable lo que los Cosecheros de Añil llaman punto en las pilas de conocimiento, y batidos de el _ giquilite. _ Esta determinacion la miran hasta haora nuestros Cosecheros por tan imposible como el hallazgo de el movimiento perpetuo, ó de la piedra filosofal; pero las razones con que apoya su pensamiento el Sr. Moziño, tundadas todas en reglas mas ciertas y conocidas de la hydrostatica, hacen creer que no es fisicamente imposible la solucion de este problema. Como el asunto es de el mayor interes para todo este Reyno, que no tiene un ramo de comercio mas principal que los añiles, ha parecido insertar á la letra los parrafos substan iales de el papel de este ilustrado Botanico, para que circulen sus ideas entre los Cosecheros, y se vea si pueden ó no hacerse practicas unas verdades, que especulativamente son innegables. ,,Las calidades sensibles de los cuerpos (dice el Sr.Moziño) son las que nos ministran los principios mas seguros para conocerlos. Ninguna entre estas es proferible á la gravedad, ó peso de que cada uno respectivamente está dotado. Sentado este axioma, que es bien claro ara quien quiera que tiene una idea neta de la densidad, ó de la gravedad especifica de los cuerpos, será facil desenredar el laberinto del _ punto,_ sin mas que comparar la gravedad de el agua comun con la que adquiere en el cocimiento de el giquilite, y la que reasume en el batido. ,,Nadie puede ignorar que la materia colorante de el añil es una substancia extractiva. En la pila vá el agua despojando succesivamente á esta planta de su precioso jugo, hasta dexarla exhausta de él enteramente. De instante en instante se va poniendo mas turvia hasta llegar á cierto grado, de que no puede pasar: y esto depende de la materia colorante que va disolviendo hasta su perfecta saturacion, si es posible, ó hasta la total extraccion de ella, quando la cantidad es menor que la que se necesitaria para saturar el agua. ,,Al paso que vaya desliendose esta substancia, es preciso que baya tambien aumentando la gravedad especifica del fuido que la tiene la maceracion, y este aumento deberá ser proporcional á la masa disuelta, respecto de la cantidad de su menstruo. Por consiguiente, si en unas pilas aunque de dimensiones desiguales se hecharen al cociminto, ó maceracion cantidades iguales de agua, y cantidades iguales de giquilite, quiero decir, tantos pies cubicos de agua en la pila A. como en la pila B. y tantos quintales de giquilite en la una como en la otra, si por otra parte era uno mismo el sazon de la yerva, deberia esperarse con mucha probabilidad que fuese igual la disolucion en una, y en otra, y lo fuese tambien el peso comparativo del agua. ,,En este caso la medida exácta del grado á que se elevaria la gravedad del agua saturada del añil respecto de la natural, fixaria de un modo invariable, y perceptible á todo el mundo, el verdadero punto de su mayor saturacion, que es lo que se solicita. ,,Ahora pues: ya que no tenemos una escala determinada para cerciorarnos de esto, no debemos perder la esperanza de que nos la faciliten las observaciones constantes hechas por los Cosecheros en una, dos ó tres temporadas de seguida, cuidando que el agua en la pila del cocimento ni exceda, ni dexe de tocar la linea que ellos prescriban, y la experiencia les haya enseñado. Asi mismo deben procurar que sea una misma siempre la cantidad de yerva que infundan, y de dos en dos horas, ó de quatro en quatro segun quisieren, vayan exâminando lo que aumenta el peso del agua, hasta que ya no varíe, pues entonces tendrán un indicio claro de que ya no se disuelve mas tinta, é inferirán que ya sacaron del giquilite todo lo que podia extraerse, y que por tanto en tiempo de comenzar á batir. ,, Para examinar el aumento ó diminucion de peso en los liquidos han inventado los Fisicos los instrumentos llamados Hydrometros, que se hacen de vidrio ó de hoja de lata; entre los quales debe darse á los ultimos la preferencia, especialmente en el caso de que tratamos, por su pequeñisimo costo y ninguna fragilidad. La figura adjunta (_) lo representa muy bueno: toda ella es un tubo de hoja de lata, al que se pueden dar quatro ó cinco pulgadas de diametro, y el duplo de exe, cerrando sus bases opuestas con los conos del propio metal, que el ella misma se representan. En el cono del lado a. se echa porcion competente de plomo antes de ajustar al tubo el opuesto, para que hunda por esta parte. Y puedeel artifice que lo construya ir graduando la cantidad, de modo que en el agua comun llegue á sumergirse el instrumento hasta el punto c. ,, En b. habrá una pequeña capacidad en que puedan acomodarse los pesos que sean necesarios para hacer que el hydrometro se sumerja hasta la linea ya indicada, quando el aumento de gravedad el el agua lo obligue á sobrenadar. Estos pesos pueden hacerse tambien de plomo, comenzando desde un grano hasta media onza, para ir aumentando la gravedad del instrumento, y midiendo poe ella el incremento de la del agua ,, El Cosechero puede desde la sala de su casa y sin incomodidad alguna, hacer que le lleven
(_) Vease al fin de este quaderno.

8Un cabo de agua de la pila del cocimiento de tiempo en tiempo, é ir examinando sobre su mesa, y a la sombra, el estado de saturacion en que se halla aquel liquido; y en llegando á encontrar que ya no aumenta, dar la orden para que se abra el bitoque, y semience á batir. ,,Mas como no todo el giquilite ni en todos tiempos rinde una misma cantidad de tinta, nunca podrá ser una misma la escala que gobierne siempre: quiero decir, que no será preciso que la gravedad del agua aumente siempre diez, once, ó doce granos, para conocer que está ya de punto para batirse: por que quando fuere menor la cantidad de materia extracta que contenga el giquilite, será menor tambien el peso que se aumente á el agua. Y asi la regla segura para conocer el punto, será que ya este peso no aumente, debiendo saber de antemano el Hacendado por este medio, quando ha de sacar mas,y quando menos tinta. ,, Si con el teson correspondiente á lo precioso de este fruto, y las crecidas ventajas que su cultivo deben resultar á los Cosecheros, se procuran llevar unas observaciones exactas, apuntando todos los dias el aumento de gravedad del agua, y de la cantidad neta de tinta que se saca, con bastante probabilidad se presagiarán al año siguiente los resultados, y con mayor en las cosechas ulteriores, hasta fixar una certeza total en esta materia. ,,En el batido no se hace mas que facilitar con el movimiento la aproximacion de las moleculas colorantes, para que reunidas aumenten tambien su gravedad y se precipiten al fondo. Luego que esto se verifique, ò bien con el intermedio de otra substancia que acelere la precipitacion, ó bien sin él, quedará reducida el agua á su gravedad primitiva, y por lo mismo indicará el hydrometro que está yá en el peso de agua comun, y se tendrá este nuevo indicio para suspender aquella operacion. ,, Hasta aqui las palabras literales de Don José Moziño. La Sociedad, conociendo la facilidad que presenta en sí este proyecto: que las tentativas que se hagan sobre el no deben ser nada dispendiosas: y que se logra perfeccionarle; serán sus efectos de una utilidad incalculable para los hacendados de este Reyno, y para el Reyno mismo, ha dado gracias á Don José Moziñon por el uso feliz que sabe hacer de sus talentos en beneficio publico: le han suplicado de procure dedicar los momentos que le permitan la comision en que está entendiendo, á hacer y repetir sus experiencias en las haciendas de añil por donde transite, para que no solo adquiera el pensamiento su perfeccion, sino que tambien se ocurra á las dudas que el lo succesivo puedan resultar de unas operaciones que los Cosecheros hagan con menos inteligencia: han acordado pasar una copia literal de su papel al Real Consulado, para que por los medios que le sugiera su patriotismo contribuya al mejor exito de este proyecto: Y la Sociedad por su parte no omitirá recurso que crea conducente, para darle toda la seguridad y fixeza que puede tener. Mientras se hacen estas experiencias, y ellas acreditan si es ó no posible la solucion de este problema por medio de las reglas de la hydrostatica, el publico no puede menos de tomar interes en las tentativas que principian á hacerse, y en sus resultados. Es cierto, como el Sr. Censor lo ha hecho presente, que suele suceder en las ciencias practicas, que las hilaciones mas claras suelen fallidas al ponerlas el planta, y hacer experiencia de ellas. Pero este no debe retraer de hacer las experiencias, quando no presentan dificultad ni gastos, y quando las verdades especulativas son de suyo tan obias que no hay una razon fisica para creer que la practica pueda negarse á su demostracion. Por otra parte nunca se perderá el tiempo en estos experimentos, aunque no se consiga desde los primeros su objeto principal: los Cosecheros que los hagan podrán al mismo tiempo tomar algunos conocimientos fisicos, é hydrostaticos, de que ahora carecen por la mayor parte: aprenderán á hacer comparaciones, y á discurrir sobre la naturaleza y propiedades de la yerva que hace su riqueza: tal vez por este medio se irá destruyendo el empirismo con que proceden en esta parte, á tientas y sin guia: y quando solo se logren estas ventajas, y otras que se dan la mano con ellas, el Reyno de Guatemala las deberá siempre á los talentos, y al patriotismo de Don Jose Moziño.
INDUSTRIA.
HILADOS.

91. El establecimiento de la escuela de hilazas, el primero que ideó, y plantificó esta Sociedad aun antes de su exîstencia, y quando no era mas que una simple asociacion de patricios zelosos, es en el dia y será siempre precioso á este Real Cuerpo. Las ventajas que han proporcionado son notorias. De esta escuela han salido, y están saliendo nuchas jobenes acostumbradas al trabajo, y enseñadas á ganar el sustento sin necesidad de mendigarle. El uso de los tornos, que se han hecho bastante comunes, ha dado mas amor á este exercicio, por que produciendo mas que el malacate, brinda tambien por su mayor comodidad. Los progresos de las educandas son bisibles: y consta de los informes dados á la sociedad por los Diputados curadores actuales que esta escuela Don Eusebio Silva, y Don Agustin Gutierrez, y por el de la Diputacion de hilados y texidos, compuesta amás de dichos dos Socios, de los Señores Don Juan Antonio Araujo, Licenciado Don Severino Ramirez, Don Pedro Ariza, y Licenciado Don José Tomás de Zelaya, que esta escuela, si por un lado es onerosa á la Sociedad, por otro la es util. Las tandas se han venido admitiendo en la mismas conformidad que las anteriores, de que se dió noticia en la ultima Junta publica, con algunas variaciones ligeras en el modo, que la experiencia ha ido dictando. Un mes de aprendizage era tiempo muy corto para que las educandas aprovechasen. La Sociedad resolvió que cada tanda durase tres meses; y por hallarse pendientes los de esta ultima, no se hace mencion en esta Junta de sus resultados, ni la adjudicacion publica de premios que se hizo en la anterior: hay doce Educandas: se sigue dando á cada una un real diario para su alimento; y amás por via de premios tambien diarios, dos reales á la que hila por mas valor, uno á la que se le acerca, y medio á la que mas se aproxima á las dos primeras.

El Socio Don Francisco del Campo, en la primera tanda de este semestre en que fué Diputado en esta escuela, no hizo vender los hilados, como se habia acostumbrado, sino que mandó texerlos de cuenta de la Sociedad, y esta experiencia surtió buenos efectos amás de la grande utilidad de fomentar con ella á los texedores. Asi se seguirá haciendo en adelante, invirtiendo los hilos en texidos utiles, y de facil salida, del modo que lo hizo, y lo ha propuesto el Señor Campo, y prefiriendo que se fabrique con ellos manteleria á la española, de ancho regular y dibuxos aparentes, cuyo precio no exceda de siete á ocho reales vara. Finalmente, en las dos tandas de este semestre se han admitido veinte y quatro educandas: de ellas han salido premiadas las que mas lo han merecido: y á algunas otras, acreedoras á premios extraordinarios por su aplicacion y buena conducta, se les ha dado tambien ya en tornos, y ya en otros instrumentos propios, y necesarios, aunque la Sociedad no puede como quisiera proveer de todos ellos á cada educanda de su escuela, á fin de que todas saliesen habilitadas para el trabajo, por que la estrechez de sus fondos no se permite. La Sociedad no limita sus miras, en quanto al fomento de los hilados, solo al recinto de su escuela. Ha pensado tambien y está tratando en el dia, á propuesta de el Señor Director, de los medios directos, ó indirectos de que abunde el algodon en la capital, y de que tome aumento el numero de hilanderas en ella. A este efecto se ha tocado el arbitrio de los premios para señalar uno á el arriero , ó propietario que en determinado tiempo acredite haber introducido y vendido en la ciudad por mayor valor de hilaza, y otro á la hilandera que en el mismo periodo acredite haber hilado por mayor valor, sea en cantidad, ó en calidad. Algunas dificultades que se han ofrecido sobre los justificantes que deberán presentar los que aspiren á estos premios, y sobre su varacidad, para no conferirlos á los que no los merezcan, y otros reparos, han obligado á examinar estos puntos con mas detencion, como se continúa executando. TEXIDOS. DEsde veinte y cinco de Agosto proximo pasado estaba ofrecido un premio de veinte y cinco pesos, y un telar á la española al texedor que presentase cinco varas á lo menos de la mejor gasa, ómuselina listada que usan las mugeres para naguas azules. En la ultima Junta se hizo mencion de no haber comparecido hasta entonces ningun aspirante á este premio. Parrogado por segundo termino, se presentó Marcos Alvarado con la muestra de este texido que está á la vista. Exâminada con prolixidad, no se la encontro de las calidades pedidas, por no tener el ancho, y ralo correspondiente. En esta atencion no se le adjudicó el premio total; pero considerandosele acreedor á alguna recompensa por la aplicacion que tiene constantemente acreditada, se le dieron los veinte y cinco pesos. En la misma Junta se acordó prorrogar este premio, señalado los requisitos que deben tener las muestras que presenten los aspirantes: ha de ser la muselina lo menos de cinco quartas de ancho con el ralo conveniente entre las listas: y an de presentar cinco varas para examen, de las quales reservará una la Sociedad para cotejos succesivos , y devolverá las demas al interesado. Se ofreció otro premio de diez y seis pesos al texedor que en los mismos terminos se acerque mas al que gane el antecedente, y se señalo por plazo para uno y otro, hasta todo el proximo Octubre, enviandose carteles á San Salvador, Quesaltenango, y Sta Ana, para que puedan aspirar á ellos los texedores de estos tres parages. Tambien ha tratado la Sociedad de animar la perfeccion de los cotonias, visto el buen efecto que produxo el premio adjudicado por este ramo en la otra Junta publica. El Señor Director ha propuesto señalar otros para que mejoren la que se premió, no por mayor figura de el hilo, sino por su tersura, por el por el tupido, por el mejor gusto, y mayor firmeza de la labor, dexando para mas adelante el continuar al mejor blanqueo. Estos premios no surtirian todo el buen efecto deseado, si el mismo. tiempo que se procura que los hilos abunden, y que tengan trabajo los texedores, no se atiende tambien á infundir vigor en los brazos de estos, á aumentar su numero , y á mejorar su constitucion, intruduciendo el orden de los obradores, multiplicando los aprendices, y cuidando de su buena educacion. Con estos grandes objetos ha propuesto el señor Director, que se premie al texedor que en proporcion de los telares que tenga corrientes, trabaje por mas valor, sea en la figura de las telas, ó por la mayor porcion de ellas. Y el Señor Censor ha propuesto tambien que se premie al maestro que teniendo mayor numero de aprendices acredite haber procurado no solo perfeccionarlos en el oficio, sino tambien haber trabajado con esmero en formar unos hombres de bien. Asi se logrará dar destino á muchos brazos ociosos, la educacion irá mejorandose, y cada uno de estoso premios dará un impulso feliz al cosechero, á la hiladera, y á la fabricante. Pero la Sociedad que ha tenido en este tiempo algunos otros asuntos no menos importantes á que atender, no ha podido todavia acordar el modo de señalar, y fixar estos premios. Otros se han propuesto ofrecer de distintas calidades, para fomentar el texido de los pañetes que se fabrican en el industrioso pueblo de Quesaltenango, y de que se hace bastante uso en esta capital, y son estimados, admirando su manufactura respecto á la imperfeccion de los telares, y demas instrumentos y operaciones prévias. Se sabe por informes que ha pedido el Señor Director, que hay solo dos texedores en Quesaltenango, y uno en Chialtla. Una muestra enviada por el Alcalde mayor de Totonicapam, se ha visto que es muy buena; y siendo induvitable el consumo de este genero, el fomentarlo y extenderlo no solo cede en beneficio de aquellos pueblos, sino que es transcendental á los ganaderos de otros, y á muchas clases de personas. Para dar pues un pronto, y eficaz impulso á estos texidos, tiene propuesto el Señor Director que se ofrezcan premios por de pronto á los texedores que acrediten haber hecho mas varas de pañete, con proporcion á el numero de telares corrientes, en el discurso de un año: y por informe del Señor Censor, á el maestro que suviere mas discipulos, y los enseñare mejor, del mismo modo que á los texedores, para aumentar este ramo, y que se adelante en las operaciones que necesita. ESTAMPADOS. Don Pedro Leon de Coronado y Rivas presentó á la Sociedad en doce de Junio, un pañuelo texido á su direccion por el maestro Marcos Alvarado, con un estampado de muy bello dibuxo, en que los tintes y los colores son de su invencion. Ofrece dar colores á los hilos de las muestras del mismo pañuelo, para que con ellos se fabriquen cherlas, paliacates, cabos, quimones, y demas ropas que nos vienen de la China. Los estampados que de esta naturaleza ha hecho el mismo Coronado son ya bien conocidos en la Ciudad, donde se han extendido bastante, y los usan con gusto deferentes personas. Pero la Sociedad que hace un justo aprecio del merito de este industrioso patriota, que sin ser esta su profesion ha imitado el dibuxo y pintura con el primor y delicadeza que es notorio, he querido que se trahiga á la vista en esta Junta publica la muestra que presentó, para que en ella la vean, y examinan los curiosos, y para que le sirva de satisfaccion, en tanto que la Sociedad determina sobre la propuesta que la ha hecho en particular, y que puede darle pruebas mas señaladas de gratitud por su aplicacion, y por los servicios que podrá hacer con el tiempo á su patria. CURTIDOS. Entre los premios propuestos por el Sr. Director, está pendiente el acuerdo de uno para el que á fines de Abril de 98. presente los mejores curtidos, acreditando haberse trabajado en nuestras tenerias. El Señor Sensor, en el informe que ha dado sobre este asunto, ha apuntado las clases de pieles que se curten en Guatemala, las causas por que se curten mal, los curtidos que son de mas necesidad y consumo, y la diferencia que se debe hacer entre los que curten pieles de ganado mayor, y las que las curten de menor, que son como dos distintos oficios. Con atencion á todo, ha pensado que los primeros premios deben dirigirse á los maestros que curten los cordobanes, de los quales hay mayor numero, y podrán surtir en ellos mas emulacion, y mas buen efecto. GREMIOS DE ARTESANOS.

10SE dixo en la ultima Junta general que estaba comisionada especificamente una Diputacion, para tratar de la formacion de las ordenanzas gremiales. Esta Diputacion ha dado cuenta á la Sociedad en dos de Junio, de haber trabajado, y de continuar con empeño trabajando sobre este importante asunto, que no se ha concluido aun por la delicadeza con que debe mirarse cada cosa de las que pertenecen á el, y por las notarias ocupaciones de el Señor Director, principal encargado de esta grande obra. Informó tambien de estar comisionado el Sr. Socio Don Juan Manrique, para formar un padron de los maestros, oficiales, y aprendices que hay en todas, y cada una de las artes y oficios. Y de que el plan general en que se ha convenido la Diputacion para el desempeño de su encargo, se reduce á estos puntos: 1. formar un reglamento general de policia para artesanos, y menestrales: 2. disponer la fundacion de una hermandad general del socorro de todos los gremios, que celebrará una sola festividad eclesiastica anual, presidida por el Noble Ayuntamiento, ó por la Real Sociedad, con un fondo pio para que los que habiendo cumplido con los requisitos prevenidos, se imposibiliten de trabajar con la vejez, ó por otro accidente, tengan un auxilio con que vivir, sin necesidad de mendigar, y para que los maestros no se vean precisados á recurrir al hospital en sus enfermedades, con abandono de sus obradores.y 3. un reglamento de diversiones populares publicas, para los dias festivos, combinadas con los principios de politica adoptados en el de policia general. La Sociedad siente no poder poner de manifiesto en esta Junta el resultado de todas sus operaciones, y el cumplimiento de sus buenos deseos. Los objetos apuntados, tanto con relacion al fomento de la agricultura como de la industria, son de una utilidad que no puede desconocer el publico. El cacao, la seda, el punte del añil, los hilados, los texidos, y tantos otros remos a que extiende su vigilancia, con otras tantas pruebas de que procura desempeñar su instituto. Pero las ordenanzas gremiales ( yo lo repito con el Sr. Socio Secretario ) la formacion de la ordenanzas greniales es la obra mayor que hasta ahora ha emprendido su zelo. Sus beneficios no se verán de bulto, ni de monton, por que no es cosa que pueda palparse desde luego con las manos. Pero los hombres de talento , con solo intentarla, admirarán lo grandede esta empresa. De ella pueden resultar una una reforma feliz en la educacion publica, que en el dia es quasi negativa: esta reforma transcenderá á todas las clases: por su medio se vivificará el buen orden en los talleres de los manestrales, y el los obradores de los artesanos y el Reyno todo participará de los bienes que irá produciendo este arreglo, hecho por ahora solo en su capital. Quando ésta grande obra éste acabada, se deberá principalmente el Señor Director Don Jacobo de Villa – Urrutia. La Sociedad me ha comisionado para que lo haga asi presente en esta Junta , á pesar de la resistencia que ha opuesto siempre el Señor Director á este justo testimonio de la gratitud de el Cuerpo. El es su fundador : es el primero que ha promovido todas sus empresas, y el que mas ha trabajado con un zelo incesante sobre cada una de ellas. El testimonio publico me escusa de citar hechos y servicios singulares: y la Sociedad que los tiene todos presentes, ha acordado hacer mencion honrrosa de ellos en su libro dorado, llenando las primeras lineas de ella con la expresion de la misma resistencia que siempre ha manifestado, y con la declarada voluntad de todos los Socios, que no tienen otro modo de demostrarle su reconocimiento. Esta mencion se propuso el dos Juntas ordinarias, y aunque en ambas se decretó por aclamacion, se procedió no obstante á la votacion secreta, para observar rigurosamente el estatuto. En ambas Juntas correspondió la votacion á el sentimiento unánime, que de viva voz habian manifestado los vicales.

11ESCUELA DE MATEMATICAS? Y DE DIBUXO.
LA ausencia de el Socio Capitan de ingenieros Don José de Sierra, en comision de la Real servicio, ha hecho retardar la apertura de la escuela de matematicas, cuyo reglamento tenia formado el mismo Socio. Ignorandose su regreso, que podia dilatarse con motivo de la guerra, se trató de suplir á él, nombrado algun otro que llenase su lugar entre tanto. Inmediatamente se ofrecieron á este servicio los R
R. P. P. M. M. Dr. Fr. José Antonio Goicoechea, et Dr. Fr. Mariano Lopez Rayon, Socios infatigables, que trataron de compartir entre si los cursos de Aritmetica, Geometria, y Algebra. Despues de este convenio , vino el Sr. Sierra á esta ciudad, pero no permitrendole su enfermedad encargarse de la escuela, el R. Rayon con su acuerdo abrirá con la mayor brevedad posible el curso de Aritmetica, sin embargo de sus ocupaciones, de la escasez de auxilios, particularmente de buenos libros para el caso, que no se encuentran en la ciudad, por haberse retardado á causa de la guerra el surtido de los elementos de geometria para artesanos de Bails, que la Sociedad tenia encargados tiempo hace. Este es el estado que tiene en el dia el pensamiento de la escuela de matematicas. La de dibuxo se abrio en seis de Marzo, en la casa que entonces tenia la sociedad, con el numero de treinta y dos dicipulos que cabian en su sala comodamente, al cuidado de el Socio D. Pedro Garci- Aguirre en calidad de Maestro Director, de una Diputacion compuesta de otros seis Socios, y un fiscal. El jubilo con que fué recibido del publico este establecimiento desde el dia en que se dio principio á la enzeñanza del dibuxo, es bien notorio. Lo es tambien que no se admitieron entonces mas dicipulos por que la pieza no era capaz de mas, y que muchos pretendientes se quedaron sin plaza por haber acudido tarde, importunado de todas partes al maestro Director, y á los Diputados, para que se les admitiese. Esto hizo apresurar la translacion de la escuela a la casa que en el dia ocupa, que se verificó en veinte y quatro de Abril, y de que despues se hará mencion. En ella pudo darse lugar á mayor numero de dicipulos, y aun con haberse aumentado considerablemente, son muchos los que desean entrar, y que no pueden recibirse por no haber donde colocarlos. Cinquenta y siete son en el dia estos dicipulos. De ellos son los mas adelantados, segun el informe de el maestro Director, de primera clase Don Felix Castrillo, Hipolito Valverde, Martin Abarca, Juan Bautista Mesa: de segunda, Don Francosco Ezeta, Don Miguel Ribera, Don Domingo Payes, Teodoro Guerra, Juan José Garcia, Manuel Antonio Salazar, José Laurelio Guerra y de tercer, Don Joaquin Mariscal, Rafael Benitez, Rafael Gerra, y Mateo Benitez y generalmente se nota en ellos mucha disposicion apego, y constancia, que son las calidades precisas para hacer progresos en qualquiera de las bellas artes. El publico está viendo estas calidades, y estos progresos en los dicipulos. ¿Quien no conoce las ventajas que de esta enseñanza deben resultar á la patria ? Ellas se harán palpables á vuelta de pocos años: aun ahora mismo se dexan sentir y nunca podrá alavarse bastante el zelo de los que han cooperado á este establecimiento, y de los que han contribuido para hermosearle. Entre estos no me es permitido pasar en blanco el elogio de algunos sugetos, de cuyos donativos ha puesto lista por menor el maestro Director, como se seguirá haciendo en los succesivo, anotandolos todos en un libro que obrará en Secretaria para que conste, y que los buenos patricios logren su merecida recompensa. Unos, como los Señores Don Francisco Naxera, Don Juan José Barrutia, Don Juan Francisco de Tavoada, Don Francisco Galin, Don Francisco Ezeta, Don Anselmo José Quiros, y otros individuos de la misma escuela, han costeado bancos y mesas: otros como los Señores Don Antonio Carbonel Canonigo de esta Santa Iglesia Don Bernardo Dighero, Don Juan Payes, y varios que no han querido descubrir su nombre, han donado estampas, y marcos; y el importe de todo asciende á unos ciento catorce pesos, sin contar algunos donativos periodicos, como el de D. Anselmo Quiros, que ofrece veinte y cinco pesos anuales, y otros que no han podido valuarse con exactitud como el pabellon imperial que costeará Don Juan Payes, para que sirva de dosel al retrato de nuestro Soberano. Hasta el maestro de albañileria José Arroyo es digno de la memoria publica en esta Junta. Cedio á beneficio de la escuela el honorario que le correspondia por diez y siete dias que trabajo en la obra de la casa. La Sociedad hace el aprecio justo del merito que está contrayendo en esta escuela su maestro Director Don Pedro Garcia Aguirre; y para corresponderle, ha acordado en dos Juntas, y por votacion secreta conforme al estatuto, hacer mencion honrosa en su libro dorado de este servicio singular de el zelo y eficacia con que le desempeña: de los gastos que ha hecho de su cuenta en este establecimiento, de un copioso numero de muestras trabajadas por dos dicipulos suyos nombrados Correctores de la misma escuela, que sin el no se hubieran encontrado á ningun precio de la cesion que ha hecho de lo que importe la lamina de las patentes de Socios gravada poe él, y de los sellos grande y chico de la Sociedad, que tambien ofrece gravar gratuitamente, del mismo modo que los troqueles que fuesen necesarios para le acuñacion de medallas de los premios qua se han de dar alumnos de la escuela: y de otros servicios que han hecho á la Sociedad desde su ereccion, formando el reglamento para aquella, y desempeñando otras comisiones que se le han confiado Los gastos hechos en el establecimiento de le escuela de dibuxo , y los periodicos que ha causado hasta esta fecha importan quinientos quarenta y ocho pesos siete reales.

12ECONOMIA.
CASA DE LA SOCIEDAD

13LA Sociedad ocupaba en alquiler una casa frente á las Beatas Indias, donde tenia puesta su escuela de hilazas. El alquiler de esta casa montaba trecientos treinta y seis pesos anuales: su situacion era incomoda, apartada del centro: y en el establecimiento de la escuela de dibuxo se vió que la pequeñez de su sala no admitia mas que el reducido numero de treinta y dos discipulos , y que en su distancia era un estorbo, asi respecto de estos, como del maestro Director. Estas consideraciones expuestas por el Señor Director en Junta preparatoria de treinta de Enero, le induxeron á proponer la compra de una casa en mejor parage, conciliando los mayores ahorros de los fondos de la Sociedad para emplearlos en utilidad publica, con las mejores proporciones de todos sus individuos. Estando de venta dos casas contiguas, enfrente de la Universidad, se acordóla compra de las dos, comisionando para hacer postura á la una á el Socio Don José Tomás de Zelaya, que lo verificó, rematandose en él por las dos terceras partes de su avaluo, de importe mil trecientos cincuenta pesos, á reconocer á usura pupilar, con descuento de la alcavala, que abonó la Sociedad de contado, reconociendo el capital por escritura que el mismo Socio otorgó á su nombre. La otra se compró en la cantidad de tres mil trecientos pesos, á pagar los mil al contado, y á reconocer el resto á usura pupilar. De los mil pesos se expidio el correspondiente libramiento contra los fondos de la Sociedad, y por el resto se otorgará escritura de reconocimiento, con hipoteca de la misma finca, y fianza que se ofrecieron á dar voluntariamente los Señores Socios Don Juan Antonio de la Peña, Don Juan Rubio y Gemmir, Don Juan Payes y Font, y Don Juan Jose Barrutia, contrayendo en esto un merito distinguido, que la Sociedad tendrá siempre presente. Estas dos pequeñas casas, de las quales puede hacerse una comoda, espaciosa, y correspondiente á los objetos á que se destina, está en una sutuacion que reune todas las ventajas apetecibles, y forman una área de quatro varas de frente, y cinquenta de fondo. Su costo no ha sido á la Sociedad por el pronto mas que mil pesos, y la es de ahorro y de utilidad, puesto que el redito del censo es muy inferior á los alquileres que pagaba por la otra, y que podrá dentro de pocos años redimir el capital, y tener casa propia sin ningun gravamen. Hechas por de pronto las obras precisas en estas dos casas contiguas, se han trasladado á ellas la escuela de dibuxo, y de la hilazas, como va dicho por lo respectivo á aquella.

14RIFA DE DINERO.

15EL principal fondo de la Sociedad consiste en los productos liquidos, deducidos gastos, del once por ciento de la rifa de dinero, que debia ser de tres mil pesos cada mes segun lo concedido por Su Magestad, y de que está noticioso el publico. En el anterior semestre no pudo nunca jugarse con esta suma por que no se llegó á juntar: y en este, en vez de tomar aumento la rifa, ha ido cayendo progresivamente, en terminos que la Sociedad ha tenido que jugar siempre con un gran numero de billetes, dexando de ganar lo que la corresderia si los sorteos pudiesen hacerse como se pensó á los principios, exponiendose á perder sus fondos, y perdiendo alguna vez efectivamente por no suspender los sorteos en los dias señalados. Por esta razon ha habido que disminuirlos, y la rifa ha rendido muy poca utilidad á los fondos de la Sociedad.
RIFA DE ALHAJAS.

16LA escases de estos fondos, y lo doloroso que seria tener que abandonar los establecimientos comenzados por falta de medios, movióá suplicar al M. I. S. Presidente que tuviese á bien conceder interinamente su permiso para la rifa de alhajas, que el Rey se reservó hasta tanto que se viesen los efectos que surtia la de dinero. Su Señoria concedió este permiso, y considerando quanto podia perjudicar á esta rifa las particulares, que se habian recrecido en gran numero, como perjudicaban conocidamente á la rifa principal, á propuesta de el Señor Ministro Fiscal, mandó publicar bando, prohibiendolas en conformidad de las leyes. La sociedad, mediante estesuperior permiso, procederá á hacer su primera rifa de alhajas, tentando este medio de dar algun ingreso á sus utiles fondos, en quanto se halle con un numero competente de ellas: á cuyo efecto ha hecho saber al publico que las comprará siendo piezas de plata ú oro quintadas, por su intrinseco valor, quando sean antiqüadas y de poco uso , y pagando en las nuevas y corrientes las hechuras que merezcan segun la estimacion general, conforme al reglamento hecho en esta razon y aprobado por el Superior Gobierno.

17CASA Y ALHAJAS DE D. JUAN HURTADO.

18SOlo resta hablar en este articulo de la rifa de la casa y alhajas de Don Juan Hurtado, para que se imponga el publico de que en su demora no es culpada la Sociedad, y de la buana fe que acostrumbra observar esta en sus contratos, tanto con los particulares, como con el publico. Propuso Don Juan Hurtado á la Sociedad la rifa de una casa suya propia, completando con ella en alhajas hasta el valor de doce mil pesos. Admitida su propuesta, se impetró la licencia del Superior Gobierno, se fixaron carteles, y se procedió á la venta de billetes, señalando un plazo fixo, que se prorrogó despues. El expendio no correspondió á las esperanzas de Hurtado, y de la Sociedad: pasados estos plazos se halló no haberse vendido mas que una quarta parte de el total. En estas circunstancias, acordó la Sociedad lo que la parecio conveniente sobre el modo de satisfacer al publico, sin faltar á lo contratado con Hurtado, antes bien cumpliendo en todas sus partes. Hurtado se opuso á este acuerdo; y habiendo mediado algunas contestaciones con el, pende su decision en la Superioridad. El contrato celebrando entre Hurtado y la Sociedad, segun consta literalmente de sus actas, con que el se conformó sin oposicion alguna, se reduce á que ,, solo se rifaria la casa y aquellas alhajas á que alcanzase el importe de las acciones que se vendiesen en el tiempo prefixado; pero con preferencia la casa, pues no juntandose el valor de esta, no se rifarian las alhajas.,, La solicitud de Hurtado, dirigida á que se rifen estas desde luego, se funda en las expresiones del cartel que se fixó al publico. De las resultas que tuviese este asunto se dará aviso á su tiempo. Todo lo relacionado consta de los libros, papeles, y documentos que obran en Secretaria, á que me refiero. Concluida esta relacion intermedió la musica, mientras que los M. I. S. Presidente, y Presidenta, su Sra. Hija, y demas concurrentes, examinaron la muselina y pañuelo mencionados, y hecha una breve pausa, el M. R. P. Dr. Fr. Mariano José Lopez Rayon, Comendador del Convento de la Merced, y ex-Provincial de la misma Orden, pronunció el siguiente

19DISCURSO.

20CIudadanos: ¿quales son los fines que se propone la nueva Sociedad de Guatemala en todas sus tareas? Tiempo ha que con infatigable zelo convina ideas, tira proyectos, sacrifica el reposo de sus alumnos, á quienes dulcedmente compele á olvidar los negocios propios por emplearlos en los de su instituto. Una multitud de desafectos, una porcion de hombres para quienes no es grande sino lo que es grande sino lo que es parto de sus propios talentos, las improporciones que presenta un pueblo , en quien la antiquisima inercia se ha convertido en el mismo ser con que vive, no han podido apagar aquel fuego patriotico que la formó, la anima, la sostiene. Cada paso que dá es á costa de dificultades ingentisimas; pero estas solo sirven de avivar mas y mas sus conatos. En todos sus proyectos tan solo cuenta con que hace milagros un zelo sin medida. Y á el se sabe ¿qué? Una multitud de operaciones que poco ha se consideraban impocibles. Vosotros habeis visto nacer este cuerpo: vosotros esperabais no llegase á ver la luz publica. Sus proyectos se consideraban como unos hermosos sueños de gente despierta; pero los efectos han acreditado que á donde no llegaban los alcances de muchos, legó sobradamente su operacion. ¿Que ha proyectado que no haya conseguido? ¿ Que ha conseguido que no sea á beneficio vu. estro? Sus primeros partos aun no han tenido la perfeccion debida. Si, yo no pienso disimular cosa alguna. ¿Pero qual es el establecimiento que en su cuna tiene ya la robustez de un hombre consumado? Este mundo, fabrica admirable, este mundo en todas sus partes perfecto este mundo, obra no de las criaturas, sino del mismo Dios omnipotente, no es en los primeros arranques de su ser otra cosa que una masa sin perfeccion, sino ornato, sin hermosura ¿ Pero veremos este cuerpo llevar al cabo sus grandes producciones? ¿Tendremos la desgracia de que no sea otra cosa que una pasagera nube, cuyo riesgo tan solo sirve para irritar exasperar la sed de la tierra? Ciudadanos, vosotros sois los que habeis de resolver esta duda: vosotros los los que podeis arruinarle con sola la inaccion ¿Se arruinarà ? ¡Que pensamiento tan funesto! Habitadores de Guatemala, ilustres hijos de una tierra tan admirable, yo no puedo ver vuestro deshonor sin que se me estremezca toda el alma. Vosotros sois aquellos varones llenos de generosidad cuyas acciones, cuya clemencia han podido hacer os vea aun con mayor afecto que el que la cuna debia producir en mi àzia mi patria: los intereses vuestros son igualmente mios: el zelo de vuestra propia estimacion ha tiempo que dirige todos mis pasos, todos mis movimientos. No puedo sufrir que la fama lleve à las naciones remotas la noticia que la ruina del tal curpo. Yo el amo; pero el amo por vosotros mismos. Si estuviese interesada vuestra reputacion en sofocarle en la misma cuna, tiempo ha que unido con vosotros hubiera practicado al efecto las mas esquisitas diligencias. Amo con todos los impetus de mi corazon à ( permitidme en fuerza de vuestra generosidad usar de una expresion para mi la mas amable, y que no llevará à mal vuestra antigua bondad àzia mi mismo) amo con todos los impetus de mi carazon à mi patria, entendiendo baxo de este nombre la hermosa Guatemala. Si, el honor de ella misma me empeña en manifestaros la infamia eterna que traheria à su nombre la ruina de este cuerpo. Vosotros veis una porcion de hombres empeñados en hacerla feliz. A este solo punto de vista reunen todas sus atenciones. Los primeros ensayos de su zelo os son infinitamente notorios. Los frutos que ha conseguido su actividad arrebatan ya vuestra atencion. Una multitud de jovenes à quienes su misma miseria podria llevar à una horrorosa prostitucion, se hallan en el dia capazes de apartar de si la peligrosa necesidad. Y mientras han encontrado unos principios estables para su subsistencia, los trabajos de ellas mismas nos van acercando aquellos momentos en que no necesitaremos, con dispendio de nuestras cortas facultades, enriquecer à nuestros mismos enemigos. Las repetidas convinaciones, los mas exactos calculos, las tentativas de algunos à quienes han estimulado los premios, las de otros que no buscan otras recompensas que las delicias que hallan en ser utiles à sus ciudadanos, nos han acabado de convencer que la divina providencia nos colocó en unas tierras, en que todo nos sobrarà mientras no nos falte la industria, y de las que puede nacer la abundancia de nuestros vecinos, la felicidad de la misma metropoli. Nosotros, que hasta aqui no hemos sido mas que unos infelices tributarios de las naciones, veremos quizà à estas à nuestros puertos ofreciendonos à competencia sus caudales. Los frutos mas preciosos los encontramos baxo de nuestro cielo: las drogas mas solicitadas las producen con abundancia nuestros campos: la tierra està impaciente por enriquecernos, y no quiere mas sino que damos nuestro nombre à las milicias de la industria. Los Guatemaltecos capaces de todos los conocimientos, los Guatemaltecos, à cuya penetracion pagan tributo con facilidad todas las facultades, comienzan à romper aquellos muros que habia formado su mismo abatimiento. Las bellas artes, para decirlo asi, determinan tocar en nuestros puertos, prometiendose con los mayores fundamentos levantar en este hermoso reyno unas grandes reclutas. ¿Pero de que especie de gente? Los que en otro tiempo se juzgaban ineptos aun para soldados, hoy se percibe que en sus primeros pasos pueden con justicia reputarse por xefes. ¿ Y de que conocimientos no es capaz nuestra juventud ? La experiencia ns ha enseñado la gran penetracion de esta misma. Una tierra llena de proporciones, unos talentos universales ¿ que no prometen para lo venidero? Nuestro suelo es fecundo, la variedad de sus temperamentos nos proporciona sin limitacion todos los frutos. Los pequeños ensayos manifiestan que á los primeros pasos nos hemos acercado á la perfeccion de los hilados y los texidos: y no se si me atreva à decir que en algunos hemos excedido á los que hasta aqui se veian como los ultimos esfuerzos de las naciones. Una multitud de sugetos pocos años hà incognitos, comienzan á manifestarnos sus grandes talentos: todo se ha puesto en movimiento: los mas importantes secretos empiezan á salir á luz: y quando se meditan las cosas sin preocupacion, se encuentra que el ilustre cuerpo de Sociedad en pocos años alimentarà á los hambrientos, vestirà à los desnudos, cultivará los campos, desterrarà la ociosidad, harà preciosas una multitud de manos, que ahora solo sirven para llenar de llanto, y de terror à la patria: enjugarà las lagrimas de los infelices, desterrará la miseria, atraherà la abundancia, debilitarà las fuerzas de los enemigos, pondrà en un pie respetable el preciosisimo Reyno de Guatemala. Estas son cavalmente las cosas à que aspira por su instituto. Veis aqui un cuerpo encargado de buestros intereses, empleado tan solo en hacernos felices, destinado à sacrificar el reposo de sus alumnos, la quietud y el descanso de sus miembros, lleno de un generoso desinteres, infatigable en sus operaciones, y para quien la mas pequeña incomodidad vuestra és motivo de serias reflexiones, de penosas tareas, de los mas amargos é inconsolables llantos. La sencilla relacion de sus hechos han admirado à sugetos de bastante juicio: ellos hablan con asombro de sus operaciones: confiesan de buena fé que no saben cómo en tan corto tiempo se han hecho tantos, y tan grandes progresos; pero ¿qual serìa su admiracion si supiesen el cortisimonumero de aquellos, à cuyo zelo, à cuya actividad se deben estas cosas. Si una relacion semejante à ésta se os comunicase por los papeles publicos, si se os hablase de una tal Sociedad fundada en alguno de los Reynos extrangeros ¡que sensaciones tan vivas harian en vuestro corazon semejantes especies! ¡ Como apeteceriais ver en vuestras tierras, no otro tanto, que esto era verdaderamente pedir mucho, sino por lo menos una cosa que se le asemejase! ¡ Felices tierras, diriais, aquellas que abrigan en su seno tales hombres ! ¡ Dichosas ciudades las que se contienen en aquellos recintos ! El Señor les ha visto con los ojos de su clemencia. El solo puede haber inspirado tales pensamientos.¡ O si lograsemos nosotros igual dicha! En el momento desaparecerian las grandes calamidades que nos oprimen. Florecerian nuestras ciudades: dariamos destinos honrrosos à nuestra juventud : facilitariamos sus matrimonios: poblariamos nuestros vastos terrenos : nuestros hijos nacerian entre la abundancia, de la que no podrian gozar sin lebantar las manos al cielo, sin llenar de bendiciones á aquellos à quienes eran deudores de su propia vida. Y no contentos con esto solo, diarias à vuestros compañeros: ¿ por que no pensamos del mismo modo? ¿ por que nos olvidamos de nuestros intereses? ¿ Que insensibilidad se ha apoderado de nuestros corazones ? ¿ Es posible que no nos muevan las utilidades ? ¿ Nos hemos de negar siempre à los impulsos de la humanidad ? ¿Hemos nacido solo para nosotros mismos? Pero en medio de tales reflexiones se os comunicase por los mismos conductos , que aquel cuerpo habia desaparecido instantaneamente, que entre su cuna y su sepulcro habia dado un pequeño paso ¡ que asombro! ¡ que afliccion ! ¡ que angustia! ¡ que impaciencia por saber el origen de tal extrago! Figuraos si os parece que en tal situacion encontrais quien pueda imponeros en las mas menudas circunstancias. ¿ Que ha sido, dariais à este, lo que pudo trastornar su establecimiento tan admirable ? ¡Ay! los mismos, que debian haberle fomentado aun à costa de sus propias vidas, aquellos de quienes se esperaba que solo pensasen seriamente en sostener una tan benefica fundacion. Aborrecieron de muerte à su gran bienhechor aquellos ciudadanos: con cada beneficio se excitaban mas al furor: no fue posible contenerle con las reflexiones mas vivas: se obstinaron á vista de las mismas utilidades: el uen exemplo de algunos ciudadanos encendia mas su ira : los progresos del cuerpo provocaban su indignacion: la proteccion del Monarca parece que les estimulaba mas y mas à jurar su ruina. ¿ Faltaron à lo que prometieron? Ellos cumplian con toda exactitud su instituto. ¿ Contenia este algunas maximas, cuyas conseqüencias pudiesen atraher daños à la republica? Ella solo podia subsistir llena de explendor baxo la sombra de la Sociedad . Todas sus miras, todas sus maximas se encaminaban à zanjar perfectisimamente los cimientos de la dicha, à lebantar el gran edificio de la prosperidad. La educacion, los progresos de la industria, el nacimiento y perfeccion de las bellas artes, el destierro de la miseria, la destruccion de la ociosidad, el arreglo de los artesanos, el descubrimiento y fomento de la verdadera riqueza de las naciones, el perseguir hasta sus ultimas trincheras, y en ellas atacar y destruir al indignisimo egoismo ¿ en que podia perjudicar à la republica ? Pero ultimamente ¿ se arruinó aquel cuerpo ? Si. ¿ No pudo subsistir tan util establecimiento entre aquellas gentes? No. No quiero ya saber las causas: no pueden menos de ser muy vergonzosas. Ciudadanos, juzgad vosotros mismos: determinad con aquella madurez que acostumbrais: determinad que corresponde à esta accion: ¿ que nombre daremos á semejante delito? La juventud perdida: las familias ilustres arruinadas: falto el pueblo de la subsistencia precisa. multiplicado el numero de los perdularios: expuesta à la mendicidad ó à la prostitucion una multitud de jovenes: tributaria la republica no solo de los extrangeros, sino lo que es mas, de sus mas implacables enemigos: trastornando el bello orden, y todo todo nacido de no sé que vergonzosa desidia , de no sé que viles ideas, de no se que preocupaciones groseras. ¿ Dudaremos dar à aquella inaccion el detestable y horrible nombre de parricidio? ¿ Podemos menos de pensar que aquella era una gente traydora à su Rey, à su patria, y à si misma ? ¿ Tendremos colores bastantemente negros para borrar los nombres de aquellos, del catologo de los recionales, y aun del de los sensitivos? ¿ Que bruto, por mas que sea tal,dexa de amar à su bienhechor ? ¿ Qual es el que se obstina en destruir la mano de donde le viene el preciso alimento? ¿ Qual es por ultimo el que à bocados se debora á si mismo? Aquellos ciudadanos se han destruido mientras destruìan la Sociedad, se han arruinado quando arruinaban aquel ilustre cuerpo, y lleno de impiedad para consigo mismo han cometido un suicidio por llevar à debido efecto su desatinado modo de pensar. ¿ Que delito les falta que cometer? ¿Que delito les falta que cometer? ¿ De que vileza no son capaces despues de ésta accion? ¿ Que no se puede temer de : : : Pero no demos toda la extension à estos pensamientos. Cubramos con el velo del silencio un retrato tan vergonzoso al genero humano. Hay ciertas monstruosidades de algunos hombres, que no pueden referirse sin que se llenen de rubor los quer tienen la fatalidad de ver semejantes borrones en los individuos de su misma especie.
Y quando una ficcion nos ha dado a conocer el deshonor que resultaria á Guatemala de la ruina de su Sociedad, démonos los parabienes de habitar en medio de una gente, de quien podemos prometernos la permanencia de un cuerpo tan precioso. Entiendo tiene este sus emolumentos ; pero veo sugetos de primer orden, y lo que es mas los mismos Principes empeñados á beneficio nuestro. Llenos de zelo del bien publico, no han dudado honrarnos con su incorporacion : contribuyen en el modo que pueden al instituto : y nosotros, si aun necesitasemos de estimuo para nuestras bien penosas tareas, le tendriamos bastante en la bondad de quellos que llenos de gozo condecoran este acto.
La Real Sociedad há acordodado dar a la prensa este quaderno, cuyos originales obran en Secretaría, como consta del libro de actas de mi cargo.
Nueva Guatemala, 17 de septiembre de 1797
Sebastian Melon.
Secretario.