Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.92.136.230', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : El rey encargó a Cerrato que le enviara información sobre el número de religiosos de Santo Domingo que residían en Chiapas. : El rey encargó a Cerrato que le enviara información sobre el número de religiosos de Santo Domingo que residían en Chiapas.

Ficha n° 1101

Creada: 28 febrero 2006
Editada: 28 febrero 2006
Modificada: 28 febrero 2006

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 130 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

El rey encargó a Cerrato que le enviara información sobre el número de religiosos de Santo Domingo que residían en Chiapas.

López Cerrato, Alonso, Presidente de la Audiencia de los Confines, Guatemala.
Autor:
López Cerrato, Alonso, Presidente de la Audiencia de los Confines, Guatemala.
Ubicación:
AGCA, A1.23; Leg. 511; Tomo I, folio 87
Fecha:
1548-09-27
Texto íntegral:

1“Licenciado Cerrato, Presidente de la Audiencia Real de los Confines, ya tenéis entendido los Religiosos de la Orden de Santo Domingo, que residen en la provincia de Chiapas y el fruto que han hecho y hacen, en la instrucción y conversión de los naturales de ella y ahora, por parte de los dichos religiosos me ha sido hecha relación que en la dicha Provincia no hay monasterios hechos y que convenía que los hubiese, para que ellos y los religiosos que de nuevo fuesen, se recogiesen en ellos, porque de haberlos, Dios nuestro Señor será muy servido y la tierra recibiría gran beneficio, y nos fue suplicado les hiciésemos merced de mandar que los indios de la dicha provincia les hiciesen las casas y monasterios de adobes y madera por su alquiler, y que de nuestra Real Hacienda se pagase a los dichos indios cada día, lo que se solía pagar a los españoles por el alquiler de los indios, que para semejantes obras suelen alquilarse, porque en la dicha Provincia había algunos pueblos que estaban puestos en Cabeza de su majestad y ellos podían entender en ello, o como la mi merced fuese, y porque como tenéis entendido el principal intento de su Majestad en la provisión de la tierra es dar orden cómo los naturales de ella, que tanto tiempo han estado sin lumbre de fe, sean instruidos en ella y se salven y el medio más provechoso que para esto se ha hallado es los religiosos, que con celo de esto han pasado y pasan a estas partes, y así es justo que los dichos religiosos sean ayudados y favorecidos en tan buena y santa obra, especial los que en la dicha provincia de Chiapa residen y teniendo de vuestra persona la confianza que es razón, habemos acordado de mandar dar sobre ello para vos esta mi cédula por la cual vos ENCARGO Y MANDO que luego que la veáis os informéis y sepáis de los religiosos que en la dicha provincia de Chiapa residen y de las casas y monasterios que tienen, y donde hallaredes que no hay casa donde los dichos religiosos puedan habitar cómodamente, proveeréis que a costa de su Majestad o de los Comenderos a quien estuviesen encomendados los indios del lugar, donde pareciese que se debe hacer casa para los dichos religiosos, se hagan las que pareciese que hay necesidad, teniendo intento que las casas sean humildes y no haya en ellas superfluidad, más de aquello que forzosamente es necesario para su habitación y orden; y haréis que también ayuden, en la obra de las dichas casas y monasterios, los indios de los tales pueblos y su comarca que hubieren de gozar del fruto de la dicha instrucción, de manera que en los lugares donde se hubieren de hacer, si fueren pueblos que estuvieren en la corona de ellos, lo indios de los tales pueblos, y si fueren encomendados a personas particulares, haréis que se hagan a costa de su Majestad y del tal encomendero, y que también ayuden los indios de los tales pueblos encomendados, como dices que siendo como ha de ser en beneficio de todos y la obra tan buena, justo es que todos ayuden a ella, y así como es tan importante tendréis de ello el cuidado que conviene y esteréis advertido que en un pueblo ni en la comarca de él no se haga de nuevo monasterio de más de una Orden, y siempre tendréis cuidado de nos avisar, de lo que en ello se hiciese y del fruto que los dichos religiosos hacen. Fecha en la villa de Valladolid a XXVII días del mes de setiembre de mil y quinientos y curenta y ocho años.”