Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.92.190.158', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Real provisión sobre acusación contra alcalde ordinario : Real provisión sobre acusación contra alcalde ordinario

Ficha n° 1103

Creada: 01 marzo 2006
Editada: 01 marzo 2006
Modificada: 01 marzo 2006

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 130 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Real provisión sobre acusación contra alcalde ordinario

Herrera, Juan de y Diego Trejo
Autor:
Herrera, Juan de y Diego Trejo
Ubicación:
AGCA, A1.23, Leg. 4675, Exp. 40176
Fecha:
1574/11/21
Paginas:
folios 1 - 2
Texto íntegral:

1«Don Felipe, por la gracia de Dios rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorcas, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de Cosalgarves, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas Canarias, de las Indias, Islas de Canaria y Tierra Firme del mar océano, conde Barcelona, señor de Vizcaya y de Molina. Y a vos Juan de Herrera, nuestro alcalde ordinario de la ciudad real de Chiapa, salud y gracia. Sepades que Felipe de Aniñon, en nombre de Diego de Trejo, vecino de la ciudad Real de la provincia de Chiapa y regidor de ella, pareció ante nos en la nuestra Audiencia y Cancillería real que está y reside en la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala, y en ella presentó un petición y querella del tenor siguiente “Muy Poderoso Señor. Felipe de Aniñon, en nombre de Diego de Trejo, regidor perpetuo de la ciudad real de Chiapa, premisas las solemnidades del derecho, me querello criminalmente de Gabriel de Mendaño, alcalde ordinario, y contando el caso digo que estando mi parte en el monasterio de Santo Domingo, día de San Lorenzo que se hacía procesión para recibir la Santa Bula de Cruzada, habiéndole dicho, mi parte tomado una vara del palio, que en semejantes días es preeminencia de los regidores antiguos llevar las varas por su antigüedad, Hernando del Saz, regidor cadañero, favoreciéndose del dicho alcalde, tomó la vara que mi parte tenía; y mi parte, por evitar escándalo, entendiendo que por enemistad que le tiene el dicho alcalde, buscaba aquella ocasión para le maltratar, desistió la dicha vara y se hincó de rodillas, y el dicho alcalde visto no haber sucedido lo que tenía pensado, con poco temor de Dios y en gran escándalo de la república y en desacato del Santísimo Sacramento, ante quien mi parte estaba hincado de rodillas, arremetió con el dicho mi parte diciéndole palabras injuriosas, dándole de rempujones y puñadas; haciéndole otras ofensas le trajo por fuerza, con semejantes injurias, a donde estaba el palio y le dijo que tomase otra vara, y viendo el dicho mi parte que aquella vara que le fue quitada era la que le pertenecía por ser, como era, regidor propietario por vuestra real persona y antiguo, y el dicho Hernando del Saz regidor cadañero; el dicho alcalde le hizo tomar por fuerza otra vara, prefiriendo al dicho Hernando del Saz, en quebrantamiento de sus preeminencias, la cual, el dicho mi parte llevó forzado y por no ser maltratado más de lo que había sido; y no paró el dicho alcalde en esto, antes luego que mi parte salió de la iglesia, sin haber cometido delito le prendió, y haciéndole muchos malos tratamientos le llevó a la cárcel pública, donde le puso con grillos en una cadena gorda y estuvo en semejante maltratamiento tres o cuatro días, y le ha tenido preso hasta hoy, en la dicha cárcel y en su casa y ciudad, procediendo contra él sin haber cometido delito, en todo lo cual y en cada una cosa y parte de ello, el dicho Gabriel de Mendaño cometió graves y atroces delitos, dignos de punición y castigo. Por tanto, a vuestra alteza pido y suplico que habida mi relación por verdadera y parte que baste, de la cual daré información, condene y apremie al dicho Gabriel de Mendaño, en las mayores y más graves penas en derecho establecidas, y las mande ejecutar en su persona y bienes, para que le sea castigo, y a otros, ejemplo; sobre que pido justicia y en lo necesario es, y juro en forma, en ánima de mi parte, que esta querella no es de malicia, sino por alcanzar justicia; el conocimiento de esta causa pertenece a vuestra alteza, por ser el dicho Gabriel de Mendaño alcalde ordinario de la dicha ciudad. Otro sí, porque la información que se ha de dar de lo por mí dicho, ha de ser en la ciudad real de Chiapa; suplico a vuestra alteza señale persona ante quien se haga y se me dé despacho necesario, y siendo vuestra alteza servido, se podrá cometer a Matía Hernández de Cobarrubias, juez de comisión de vuestra alteza, que está en la dicha ciudad, para lo cual es. Felipe de Anino.”
Lo cual visto por el presidente y oidores de la dicha nuestra Audiencia fue por ellos acordado que debíamos de mandar dar esta nuestra carta, para vos en la dicha razón, y nos tuvimos por bien, por la cual vos mandamos que luego que con ella fueredes requerido, por parte del dicho Diego de Trejo, recibáis la información e informaciones que la parte del dicho Diego Trejo diere sobre lo susodicho examinando a los testigos que para ello, ante vos presentare, por el tenor de lo contenido en la dicha querella susoincorporada [folio 2] recibiendo de cada uno de ellos, primeramente juramento en forma de derecho, que dirán verdad de lo que supieren del caso y les fuere preguntado. Y así, hecha la dicha información la enviad a la dicha nuestra Audiencia para que en ella visto se provea lo que convenga y se administre justicia, que para lo susodicho, y lo a ello anejo y dependiente, y para que podáis compeler a los testigos a que parezcan ante vos, a decir sus dichos y exposiciones a los plazos y tiempos, y so las penas que les pusiéredes de nuestra parte, en qué cosa vemos por condenados, lo contrario haciendo por esta nuestra carta, vos damos poder cumplido con sus incidencias y dependencias, cual de derecho en tal caso se requiere y no hagades en contrario por alguna manera, so pena de la nuestra merced y de cada cien pesos de oro de para la cámara. Dada en la ciudad de Santiago de Guatemala, a veinte y un días del mes de noviembre de mil y quinientos y setenta y cuatro años. Yo Diego de Robledo, escribano de Su Majestad y escribano mayor de gobierno la hice escribir por su mandado, con acuerdo de su presidente y oidores, el doctor Villalobos y licenciado Palacio. Registrada Gonzalo Martínez y Canciller Gonzalo Martínez.»