Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.198.118.102', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : CARRIOLA DE LECCA, Alonso : CARRIOLA DE LECCA, Alonso

Ficha n° 1199

Creada: 14 septiembre 2006
Editada: 14 septiembre 2006
Modificada: 27 octubre 2012

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 260 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

CARRIOLA DE LECCA, Alonso

Uno de los cirujanos que practicó él mismo la inoculación durante la epidemia de viruelas de 1780.
Palabras claves :
Hospital, Médico, Inoculación, Viruela
Cargo o principal ocupación:
Cirujano y despuès presbítero
Nació:
Primera mitad siglo XVIII, Ciudad de Andujar, Jaen, España
Murió:
Después de 1791
Padres:

1No se conocen

Resumen:

1
Pasó a vivir a la Ciudad de Cádiz a la edad de 16 años para estudiar en el colegio del Real Seminario de Cirugía de aquella ciudad. Permaneció allí cerca de cinco años, donde obtuvo el grado de bachiller en medicina. El 3 de noviembre de 1763 el Rey lo nombró Cirujano primero de su Real Armada con cuya calidad sirvió diferentes destinos e hizo varios viajes á América; esto durante casi diez años.

2En 15 de febrero de 1773 el Rey lo mandé en calidad de Cirujano titular á la Ciudad de Guatemala. Al llegar al Castillo del Golfo, el Capitán General don Martín de Mayorga le pidió pasar al puerto de Omoa para inspeccionar el Hospital. Poco después de la ruina de la ciudad capital, le tocó dar asistencia, junto con los otros médicos de la ciudad principalmente los doctores Avalos y Porres, Vásquez de Molina, Sanz, Rodríguez Del Valle, a las víctimas de una epidemia de tifus. Esta pestilencia duró cerca de un año. Se organizó una junta de salud pública y Antonio Alonso de Lecca rindió entonces un extenso informe, parcialmente reproducido en la obra de Carlos Martínez Durán, donde propuso diez y siete medidas preventivas. Este historiador nos dice que “el tratamiento propuesto por don Alonso de Carriola merece amplio comentario, por las lógicas y avanzadas ideas que lo dominan”. Laboró entonces en el Hospital como en los ranchos donde estaban los mas pobres y se mantuvo allí hasta el año de 1779, cuando el nuevo Gobernador don Matías de Gálvez juzgó necesario que pasase a la nueva capital.

3 Al producirse, en 1780, una epidemia de viruelas recibió el cuidado de un nuevo Hospital y las autoridades le señalaron la atención de algunos de los nuevos Cuarteles, jurisdicciones menores en que se dividió la ciudad. Según su “relación de méritos y servicios” aparece como uno de los profesores – junto con José Felipe de Flores y José Antonio Córdoba – que introdujeron en el Reino de Guatemala el remedio precautorio de la inoculación. Carlos Martínez Durán dice que “su informe fue favorable y desfavorable la vez (...), terminó por aprobar el método”. De hecho la crisis de 1780 involucró a casi toda la población del Reino y los medios tradicionales de luchas contra las epidemias fueron utilizados (desinfección por el fuego, caridad publica, medidas muy estrictas contra los vagabundos) pero fue durante esta crisis que la enfermedad fue inoculada a la población de manera preventiva. A raíz de algunas inoculaciones que se hicieron en unos barrios muy afectados, las autoridades tuvieron que constatar la eficacia del nuevo método. El cirujano practicó él mismo la inoculación “ (...) en muchas de las principales familias de la Capital, sin que hubiese peligrado ni una de las muchas que se pusieron en sus manos (...)” y esta labor le valió por parte del fiscal de la Audiencia, don Francisco Saavedra, un escrito que subrayaba sus méritos. En esta época parece que el cirujano se acercó al prelado Cayetano Francos y Monroy y decidió dejar el estado seglar por el eclesiástico. Fue ordenado presbítero en 1785, y a poco tiempo el prelado lo admitió en su familia. Parece que su situación económica no era tan próspera puesto que tuvo que prestar 6.000 pesos al juzgado de capellanías para reunir la cantidad de dinero que se pedía a los pretendientes a los Órdenes mayores.

4Santiago Carriola – posiblemente un pariente suyo – y el comerciante Jerónimo Malagamba y Vallarino le otorgaron la fianza necesaria para recibir el dinero. Estuvo de hecho al lado del arzobispo cuando, durante ocho meses, éste hizo la visita pastoral de buena parte de la extensa diócesis de Guatemala.

5Su estancia en Guatemala terminó en 1787. Regreso a Cádiz con Letras Testimoniales y fue nombrado Director del Hospicio de Caridad y poco tiempo después renunció para servir el puesto de Director, Administrador, Mayordomo Mayor y Capellán de la Casa Hospital de Mujeres, llamada de Nuestra Señora del Carmen. Pensamos que el padre Carriola de Lecca se mantuvo en relación estrecha con su prelado y cuando decidió, en octubre de 1791, hacer imprimir su “relación de méritos y servicios” era porque se hallaba vacante la tesorería de la Santa Iglesia de Guatemala pero sabemos que no obtuvo tal prebenda e ignoramos las circunstancias y el lugar de su fallecimiento. Era entonces su representante en Madrid Julián Yela.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.