Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.92.153.126', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Características curativas del Bálsamo Virgen : Características curativas del Bálsamo Virgen

Ficha n° 1202

Creada: 14 septiembre 2006
Editada: 14 septiembre 2006
Modificada: 24 mayo 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 3650 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Características curativas del Bálsamo Virgen

VIRTUDES DE LA ESENCIA TINTURADA DE EL BÁLSAMO VIRGEN. Sacadas a luz por su inventor el Br. D. José Eustaquio de León, presbítero Domiciliario de el Arzobispado de México, director y fundador de la Real Casa de Moneda de Guatemala.
Palabras claves :
Medicina, Bálsamo,
Autor:
De Leòn, Jose Eustaquio
Ubicación:
AGCA, A1.4, Leg. 4026, Exp. 30988
Fecha:
1756
Texto íntegral:

1«VIRTUDES DE LA ESENCIA TINTURADA DE EL BÁLSAMO VIRGEN.
Sacadas a luz por su inventor el Br. D. José Eustaquio de León, presbítero Domiciliario de el Arzobispado de México, director y fundador de la Real Casa de Moneda de Guatemala.

2ADVERTENCIAS

3Más ha de doce años que descubrí tan singular medicina, la que puse en manos de el Sr. Arzobispo que due de esta Diócesis, D. Fr. Pedro Pardo de Figueroa; (que de Dios goce) y por los admirables efectos que con ella se experimentaron, y la caridad con que Su Señoría Ilustrísima la repartía, fue conocida con el nombre del Balzamito de el Sr. Arzobispo.
Quise en aquel tiempo dar a luz sus virtudes, pero por divina providencia se demoró hasta la presente, con cuyo motivo estudiando y recabando en su mayor acierto, eficacia y prontitud, valiéndome de los principios y operaciones químicas, conseguí reducirla a su total perfección.
Sácanse de la que llaman semilla del Bálsamo, de la almendra, aceite y de la cápsula, el Bálsamo blanco; pero se ha de coger en distintos tiempos y sazones, o para lo uno, o para lo otro.
Sácanse de estos simples, esencia simple, esencia tinturada, esencia oleosa, espíritu de la esencia simple, espíritu de la esencia tinturada, espíritu de la esencia oleosa, y también se sacan espíritus y aceite empireumático, sal fija y tierra alcalina. No digo de las virtudes de cada cosa, por que no tengo licencia para tanto, y así lo reservo para mis manuscritos.
De los principios que se deducen, se eligen los conducentes, y mediante un espíritu alcoholizado, se fabrica dicha esencia tinturada. Vean los que intentan contra hacer dicha tintura cuán lejos están de fabricarla en el modo que se debe para poder con seguridad usarla; que ya me han hecho manifiesto algunas personas, que en accidentes graves no pueden conseguir con la contrahecha aún en excesiva cantidad, lo que con pocas gotas de la mía han experimentado.
No es mi ánimo el oponerme a que otros la fabriquen, ni entrarlos en escrúpulos de que en algún accidente no alcance, para que algún paciente se restablezca, o para que pueda disponerse como Cristiano, o para dar lugar a otras medicinas con que se convalezca; que yo me contento con haber sido inventor de la que hago, en el modo que se debe, sin tener el rubor de usurpar la ajena industria para utilizarme, dejando a su contento a los que quieran tener vanidad de que saben el secreto, ni a los que quieran hacer negociación de su agua tibia.
Es lamentable, que en muchas medicinas de la primera estimación no se experimente con ellas los efectos que en tiempo de sus autores se admiraren, y es razón, por que quisieron defraudar otros su industria, y en medicinas adulteradas no se halla lo que en las legítimas; véase en el agua de la vida de Alderete, que en tiempo de su autor obraba con ella maravillas, y llegó a tener en la corte diez y seis pesos de estimación una onza. Supieron que se hacía de el maná, y llenaron las Farmacopeas de su noticia, pero ignoraron los medios por que se organizaba para conseguirlo, y de una ú otra mendigada noticia ligeramente creídos publicaron un algo, quedándose lo más esencial sin saberse. Esto baste para los que buscaren para su salud lo más seguro.
Es cordial, corroborante y diurético, disuelve los humores viscosos y tartáreos, que impiden la circulación de la sangre, o la digestión, purifica los humores y expele los corruptos, que se oponen a la conservación de la vida.
Se toma sola (sin mezclarla con otra cosa) en cantidad de una dracma o poco más (que es como media cucharada con poca diferencia) en la Epilepsia, Perlesía, Apoplejía, y en todas las ocasiones que haya privación de sentidos.
Se toman hasta veinte gotas, en caldo, vino u otras aguas cocidas, como más apropiados vehículos a los accidentes que se padecen; pero no habiendo esta comodidad, en agua común templada, en poco más de una onza.
Para la Cólica biliosa, o ventosa, dolor de estómago, u otro que moleste la cavidad vital, crudeza o indigestión, dolor de cabeza ocasionado de ella, se toma en agua de anís, hinojo o manzanilla.
Para abatir los vapores histéricos (que llaman mal de Madre) se toma en vino, agua de anís, o artemisa.
Para las lombrices, en agua de hierbabuena, o epazote.
Para facilitar el parto, o arrojar las parias, en agua de Artemisa.
Para atajar los vómitos, corregir la diarrea, o lientería en agua de Lanten.
Para fortificar el estómago, en vino o agua de anís, y para los flatos, en la misma forma.
Para arrojar las piedras de la orina, en agua en que [se] haya cocido semilla de cebolla, cosa de un escrúpulo (que es casi la tercera parte de lo que pesa un real) y ya se ha visto al primer día quitar el dolor, y al segundo sentirse más alivio, y continuándolo al cuarto día, comenzar a arrojar en arenas la piedra, sin tormento alguno.
Para los que se privan, o quedan temblando por haber tenido alguna cólera, en agua templada.
Para las opilaciones en agua de Cardosanto, Doradilla, u otra diurética.
Para corroborar el cerebro, en agua de Cantueso, Mejorana, u otra capital.
Para fríos, 7 calenturas, en vino.
[fol. 2] Para letificar el corazón, en vino o agua de toronjil, claveles, azahar, borraja u otra cordial.
Sorbido algo de esta esencia por las narices, quita el temblor de cabeza que sobreviene de pasmo.
Echado un poco en agua común, como dos onzas, se hace como leche, y mojado un lienzo se usa en la cara para hermosear el rostro, y preserva de aires corruptos, consérvalo con esplendor, y preserva de que se arrugue; acostumbrándose a usarlo quita las señales y manchas.
Aplicado exteriormente en un cabezalillo de lienzo liste la sangre de las heridas, y las cura maravillosamente. Sirve también para los golpes, quita el ardor, comezón y dolor que queda sacada una nigua, y preserva de inflamación y de que sobrevenga otro daño.
Mojado un lienzo, y puesto sobre el empeine, corrige el ardor, y dificultad en la orina.
Todo lo referido se ha experimentado. Las dosis se pueden aumentar o disminuir a discreción de quien lo administrare. Los vehículos pueden elegirse los más apropiados a los fines que se dirigen. Puede repetirse hasta corregir el accidente, puede tomarse a cualquier hora, aunque sea acabado de comer, en agua caliente, y le hará mejor digestión.

4Impresa en Guatemala en la Imprenta de Joaquín de Arévalo, Impresor de los Tribunales Eclesiásticos, en el año de 1756. Con licencia del Superior Gobierno, con aprobación de los Médicos, y Maestro de Cirujano, que se expresan:

5Licenciado don Cristóbal de Hincapié. Br. don Francisco Aceituno. Maestro
Maestro [el título anterior está manuscrito] don Manuel Artiaga y Carranza.

6Véndese en la casa del mismo autor.»