Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.92.190.158', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : SANCHEZ DE CUBILLAS, Antonio (Francisco Domingo) : SANCHEZ DE CUBILLAS, Antonio (Francisco Domingo)

Ficha n° 1269

Creada: 15 noviembre 2006
Editada: 15 noviembre 2006
Modificada: 25 mayo 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 370 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

SANCHEZ DE CUBILLAS, Antonio (Francisco Domingo)

Algunos hechos notables sobre la vida de un impresor en la Ciudad de Guatemala durante la segunda mitad del siglo XVIII
Palabras claves :
Impresor, Imprenta, Taller
Cargo o principal ocupación:
Impresor
Nació:
En 18 de diciembre de 1723 en Sevilla (Bautizo el 23)
Murió:
Después de 1785 posiblemente en Sevilla
Padres:
Joseph Antonio Sanchez de Cubillas y Ana Rosa Moreno
Resumen:

1Antonio Sanchez de Cubillas pasó al Reino de Guatemala en el año de 1770 junto con el recién nombrado arcediano de Nicaragua Francisco de la Vega .Tenía 47 años y había pasado buena parte de su vida en Sevilla, donde había sido apadrinado por don Manuel del Puerto y era bien conocido del mercader de libros Francisco Xavier García y Osorio. Pero ¿cuáles fueron sus motivaciones para emprender este viaje? En el expediente de la contratación figura como criado del arcediano, aunque sospechamos que esto fue una maniobra para obtener un ventajoso permiso para cruzar el Atlántico. Partió de Cádiz en la Fragata « el Pájaro » y llevaba con él su imprenta y su tienda de libros junto con setenta balletas de papel. Es factíble que se haya puesto de acuerdo con el arcediano para introducir parte de su mercancía en Guatemala sin pagar impuestos, ya que el canónigo gozaba de una franquicia para ingresar 138 cajones que teóricamente contenían objetos de culto. Según el expediente del administrador general de alcabalas, se desembarcaron en Guatemala más de 138 cajones y el arcediano se resistió a todo tipo de pesquisas por parte de los agentes de aduana. El fiscal de la Audiencia deja en claro su parecer en un documento donde expresa : « (...) no afirma positivamente que el embarco y desembarco del arcediano de Goathemala don Francisco de la Vega haya intervenido engaño, colusion y fraude; pero si recela con sobrado fundamento el que no ha obrado con la correspondiente lisura y claridad (...) ».

2Toribio Medina añade que Sánchez Cubillas había hecho su aprendizaje en Sevilla pero al parecer nunca obtuvo imprenta propia seguramente por carecer de los capitales necesarios. Por esto mismo, es factible que haya visto la salida a Guatemala de Francisco de la Vega como una buena oportunidad de hacerse dueño de una imprenta, sueño que como profesional debe haber albergado, tras haber pasado años trabajando para otros. Toribio Medina dice además que Cubillas introdujo en los impresos guatemaltecos la práctica de numerar las páginas, hasta entonces desconocida.

3 Pero la oportunidad de hacerse dueño de una imprenta no era quizás la única motivación de su viaje. En el archivo de la curia diocesana de la ciudad de Guatemala aparecen, en la sección de ordenaciones, las discretas huellas de un hijo suyo, ilegítimo, que tuvo con María Josefa Diaz quien residía en Sevilla. ¿Desde cuando este niño se encontraba en Guatemala? Sabemos que José Guillermo Cubillas no llegó en el barco de su padre. Solo están en los archivos su expediente y la respuesta negativa que tuvo que enfrentar al querer ser ordenado sacerdote, por su defecto de nacimiento, en febrero de 1773. Para entonces, su padre ya tenía un año trabajando en Guatemala, siendo su establecimiento el único de la ciudad abierto al público.

4Tras los terremotos de 1773, Antonio Sánchez de Cubillas decidió instalar su taller en el pueblo de Mixco. Allí, en condiciones precarias publicó la « Breve descripcion de la noble Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala y Puntual noticia de su Lamentable Ruina ». Se mudó definitivamente en 1776 al valle donde está edificada hoy en día la Ciudad de Guatemala. Su éxito fue evidente al obtener el título oficial de impresor del Superior Gobierno y decidió entonces radicarse definitivamente en la ciudad, donde su única competidora era la viuda de Sebastián de Arévalo, Juana Martínez Batres. Ya instalado en la nueva capital, compró una casa al comerciante Francisco Martínez Pacheco.

5Durante el año de 1785 un acontecimiento importante lo convenció de que debía volver a España. Podría ser que María Josefa Díaz estuviese entonces enferma o que su hijo estuviese tan decepcionado que le haya presionado a volver. En todo caso el 18 de junio de 1785 firmó ante el notario Sebastián González un acto de venta de su imprenta, la cual se componía « de sesenta y cinco arrobas y tres libras de letras, en cuatro clases, dos prensas y además aperos, láminas de cobre y plomo, cubiletes, herramienta de encuadernar, novenas y demás resto de la tienda », a don Ignacio Quirós y Beteta quien trabajaba con él como encuadernador y tenía un vinculado de parentezco con Martínez Pacheco. El monto total superaba los 3100 pesos (incluyendo 1200 pesos de la imprenta). Al salir de Guatemala sus cuentas con el arcediano Francisco de la Vega no estaban todavía saneadas pero tenía una relación de confianza con el canónigo Antonio Carbonel , quien aceptó ser su fiador por todo tipo de deudas que Sanchez Cubillas pudiera tener al momento de dejar el país. Ambrosio Fernández compró su casa por 1500 pesos. Ignoramos al fecha exacta de su salida y las circunstancias de su fallecimiento.

6José Torribio Medina considera que la mejor muestra de su prensa es la edición de la Política christiana de Pérez Calama y que se debe a él de haber introducido en los impresos guatemaltecos de corto aliento la práctica de numerar las páginas.

7

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.