Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.161.73.123', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : ALCAYAGA, Jose Antonio : ALCAYAGA, Jose Antonio

Ficha n° 1328

Creada: 23 febrero 2007
Editada: 23 febrero 2007
Modificada: 18 agosto 2016

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1010 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

ALCAYAGA, Jose Antonio

En la primera mitad del siglo XIX el clero centroamericano no cuenta con muchas figuras liberales con un pensamiento afirmado y coherente. ¿José Antonio Alcayaga y Lambur fue uno de los animadores de esa tendencia política?
firma_afehc_alcayaga.jpg
Palabras claves :
Biblioteca, Liberal, Senador
Cargo o principal ocupación:
Vicario general de la diocesis de Guatemala, cura de San Miguel Dueñas
Nació:
En 1774
Murió:
Ignoramos
Padres:

1Pedro de Alcayaga y Andres de Lamburu

Resumen:

1En la primera mitad del siglo XIX el clero centroamericano no cuenta con muchas figuras liberales con un pensamiento afirmado y coherente. ¿José Antonio Alcayaga y Lambur fue uno de los animadores de esa tendencia política? A la luz de la lectura de la Historia general de la Iglesia dirigida por Ricardo Bendaña, este presbítero era incluso un “volteriano”. Habría sido un amigo cercano de Francisco Morazán. Como suele suceder ese típo de estudio muy general tiende a veces a simplificar y a pegar etiquetas sobre cualquier personaje. No cabe duda de que Alcayaga no formaba parte del grupo conservador, pero no hemos encontrado documentos lo suficientemente claros que hagan de aquel padre un político tan erudito y influyente como Juan Barrundia, o incluso tan virulento como el presbítero hondureño Márquez.

2El retrato familial todavía está muy incompleto y no tenemos la certeza de que sus verdaderos padres fuesen Pedro Alcayaga y Andrea Lamburu. Si futuras investigaciones lo confirman, habría tenido por lo menos un hermano llamado Pedro María, bautizado en diciembre de 1782. Su padre era un notario que fue relator de la Audiencia, un funcionario real de secundo rango. Es factible que haya tenido otro hermano, Cayetano, quien ingresó en la Orden Franciscana y aceptó su secularización en 1829. Esta información es evidentemente muy escueta para ubicar el universo social de nuestro individuo, y sobre todo esto no nos dice nada sobre su red social más allá del núcleo familiar.

3Parece que sus padres asumieron una parte de los gastos que le permitieron acceder a la universidad y alcanzar su grado de bachiller en filosofía a la edad de 15 años, y obtener el mismo título en teología cuatro años más tarde. Se dedicó después a la docencia universitaria y siguió sus estudios para obtener en 1804 un doctorado en teología – siendo su padrino entonces el regidor Francisco Nájera.

4Su formación nos aparece entonces bastante clásica. Fue ordenado presbítero por Ambrosio Llano el 20 de noviembre de 1802. El regente de la Audiencia lo nombró entonces capellán de una obra pía instituida por don Fernando Checa y Quesada, actuando como ejecutor testamentario de Antonia Suluaga Escobedo. Es probable que este nombramiento haya estado vinculado a las dificultades económicas que enfrentaba entonces en el seno de la Universidad para asumir los gastos de graduación de su doctorado. De hecho se sabe que al final del año 1803 José Simeón Cañas lo defendió para que pudiera obtener su doctorado sin tener que desembolsar el dinero que tenía que cancelar, lo que siempre era una barrera para los que pudieran pretender al mismo grado. A pesar de la oposición del fiscal Crisanto Tejada, parece que hubo, a raíz de esta graduación, un debate interno que tuvo como consecuencia una primera evolución de la jurisprudencia universitaria en este campo particularmente sensible políticamente. En 1804, Alcayaga fue titularizo profesor de teología. Al final del año 1806, estuvo a punto de ganar el concurso para la parroquia del Sagrario pero resultó nombrado José Valdés . Su grado de doctor y las funciones académicas que había desempeñado siendo dos veces consiliario de la Universidad y once años bibliotecario, le daban cierto conocimiento de los círculos sociales que gravitaban alrededor de aquella institución. En 1810 dejó la ciudad por primera vez con el fin de servir el beneficio de San Miguel Milpa Dueñas (pueblo mayoritariamente ladino al final de la época colonial según el historiador Christopher Lutz). Dejó entonces su cargo de enseñanza quizás decepcionado por no haber podido ganarse un una posición más honorable en la ciudad. Se retiró entonces de la vida urbana hasta 1822, aunque mantuvo una casa en la capital ubicada en el barrio de la Merced. Mas tarde fue diputado para representar a la provincia de Chimaltenango en el Congreso Imperial Mexicano. Pero según parece Alcayaga fue uno de los pocos que no hizo el viaje por razones que ignoramos. Después fue elegido diputado a la Asamblea Nacional Constituyente donde demostró un gran celo. Más tarde fue elegido senador junto con Jerónimo Zelaya y Mariano Córdova, y huyó de la ciudad tras la crisis provocada por el encarcelamiento de Juan Barrundia en julio de 1826. Volvió a su parroquia de San Miguel Dueñas y sabemos que poco tiempo después se negó a pagar el préstamo de 100 pesos que el régimen de Aycinena imponía a todos los curas de la diócesis para financiar la guerra contra las tropas liberales de Morazán. Fue encarcelado y seguramente liberado cuando Morazán ingresó en la ciudad en 1829 .

Tras la llegada de Morazán y la decisión de expulsar al arzobispo Casaus y Torres , Morazán hizo presión, según parece, para que Alcayaga ocupase el puesto de vicario general. En ese momento el obispo aceptó pero, en una carta fechada el primero de abril de 1830, se retractó y le retiró las funciones de vicario por sus simpatías demasiado marcadas hacia el doctor Delgado. El arzobispo se inclinaba hacia el doctor José Ignacio Avila . Mientras tanto Alcayaga fue elegido diputado al Congreso Federal en agosto de 1830 por la región de Zacatepequez, e el mismo hizo entender al gobierno que esta función no era compatible con la de vicario general de la diócesis de Guatemala, por lo que la dejaba a su sucesor en la terna, el doctor Batres. Por fín los canónigos del capítulo escogieron a Bustamante pero el jefe de Estado, Antonio Rivera Cabezas, no lo aceptó. Finalmente Diego Jose Batres fue elegido gobernador, vicario general de la diócesis. En 1834 la carrera política de Alcayaga seguía su curso, siendo entonces elector diputado de la asamblea legislativa de Guatemala en representación del departamento de Quezaltenango. Hasta la fecha ignoramos las circunstancias de su fallecimiento.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.