Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.83.122.227', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : OLAECHEA, María Gertrudis de : OLAECHEA, María Gertrudis de

Ficha n° 1531

Creada: 15 junio 2007
Editada: 26 noviembre 2007
Modificada: 26 noviembre 2007

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 560 (aprox.)

Autor de la ficha:

Sergio Nicolás GUTIÉRREZ CRUZ

Editor de la ficha:

Sajid Alfredo HERRERA

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

OLAECHEA, María Gertrudis de

María Gertrudis de Olaechea es sin duda una mujer singular.
firma_afehc_olaechea_gertrudis.jpg
Casó:

1Salvador Esponda, en junio de 1768, en Tuxtla; en segundas nupcias con Juan José García

Nació:
hacia 1747, presumiblemente en Tuxtla, Provincia de Chiapas
Murió:
1800
Padres:

1Sebastián de Olaechea y Micaela Gerónima de Michelena

Resumen:

1María Gertrudis de Olaechea es sin duda una mujer singular. Posiblemente ocupaba el cuarto lugar entre los hijos de Sebastián Olaechea , menor que sus hermanos Esteban Vital, Manuel y Basilio Antonio y mayor que Josefa Antonia. En 1759, con sólo doce años de edad, fue pretendida por un comerciante, Pedro Martín de Estévez. El incidente dio lugar a que Estévez fuera perseguido por Sebastián de Olaechea, quien supuso que el interés del primero era únicamente para obtener créditos mercantiles en Oaxaca. Se le llegó a declarar loco y se dispuso el embargo de sus bienes. Estévez huyó a Tabasco.

2Por su parte, María Gertrudis declaró que su único interés había sido hasta entonces el de ser monja. El asunto llamó la atención incluso del propio obispo, fray José Vital de Moctezuma, quien se entrevistó con la niña. En todo caso, el destino de María Gertrudis no era el convento. Habría de servir más bien a los propósitos terrenales de su padre, pues en 1768 contrajo matrimonio con su primo, Salvador Esponda, venido de Navarra. Con ello, Olaechea aseguraba el patrimonio familiar, al mantenerlo cerrado a los extraños.

3Fallecidos Sebastián Olaechea – en marzo de 1778- y Salvador Esponda – en noviembre de 1779 -, María Gertrudis quedaba como heredera de buena parte de los bienes familiares, entre los que se encontraba una tienda de géneros en Tuxtla. Asimismo, se hizo cargo de la compañía comercial formada con su cuñado, Juan de Oliver , y renovada después con el segundo alcalde mayor, Luis de Engrava. Los bienes habrían de ser administrados por ella con la ayuda de su hermano, el presbítero Esteban Vital. La confianza entre ambos hermanos era tan grande que al fallecer Esteban en agosto de 1782 nombró como albacea a su hermana. Por otro lado, en enero de 1784 fallecía en la ciudad de Guatemala el coronel de milicias Basilio Antonio de Olaechea, quien designó a su hermana María Gertrudis heredera universal de sus bienes.

4De esta manera, María Gertrudis quedaba como sucesora de la mayor parte del patrimonio familiar. Pero, por otro lado, estaba dispuesta a incrementarlo. En 1784 adquirió la propiedad de San José Tamasulapa – también conocida como Don Ventura – a Agustín Ventura Aquino y a su esposa María de Salazar. Ello conllevó la protesta del hacendado José Antonio Pimentel, propietario en parte de la hacienda Las Animas, pues alegó su derecho de preferencia por poseer tierras colindantes. En todo caso, la propiedad habría de permanecer en poder de la familia. Asimismo, en 1790 adquirió la hacienda de Llano Grande a los albaceas testamentarios de Miguel Garaycoechea, sobrino suyo.

5Este deseo de preservar los bienes de la familia también se aprecia en el litigio que sostuvo con Marta Grajales, vecina de Tuxtla, en razón de la donación de 15,000 pesos hecha a los cinco hijos de ésta por el presbítero Esteban Vital. Iniciado el pleito por Marta Grajales a partir de 1787, se habría de prolongar indefinidamente. María Gertrudis se resistió a entregar la cantidad a pesar de las sentencias de la Audiencia de Guatemala y del Consejo de Indias favorables a Marta Grajales.

6Mas María Gertrudis aparece también vinculada a acciones de carácter social. En 1791 colocaba a censo 2,000 pesos sobre su hacienda El Rosario, suma que el obispo Olivares y Benito entregó para la escuela de niñas de Ciudad Real. Esta acción altruista bien puede haber proyectado una imagen positiva sobre María Gertrudis, quien se encuentra ligada a dos historias, la de las vírgenes de Copoya – poblado al sur de Tuxtla – y a la de doña María de Angulo en Chiapa de los Indios (hoy Chiapa de Corzo).

7En lo relativo a la primera, se afirma hasta hoy que una de las tres vírgenes de Copoya, precisamente la llamada de Olaechea, fue una donación de María Gertrudis a los indígenas zoques de Tuxtla. Una de las imágenes está referida a la virgen de la Candelaria, otra a la virgen del Rosario y la tercera a la de Olaechea – asociada a Santa Teresa de Avila -. Esta última es, por cierto, la de mayor tamaño.

8En lo que atañe a la segunda historia, se refiere que doña María de Angulo era una mujer rica que llegó al pueblo de Chiapa de los Indios en busca de curación para su hijo enfermo. El hijo se curó por lo que doña María quedó realmente agradecida con los pobladores. Cuando se abatió sobre la región algún tiempo después una plaga de langosta que conllevó hambre entre la población, doña María repartió víveres al pueblo de Chiapa de los Indios desde una carreta ayudada por sus criados y esclavos.

9Para la descendencia directa de doña María Gertrudis, la leyenda de María de Angulo refiere en realidad a su antepasada. El cambio en el nombre – de Olaechea a Angulo – habría sido un recurso de los frailes dominicos para impedir que una persona mortal se equiparara con la misma divinidad. En lo relativo a la virgen de Olaechea también podríamos pensar que hubo la intencionalidad de ligar a María Gertrudis con la deidad. Es de notar que si bien las imágenes de la Candelaria y el Rosario remiten a la Virgen María, la de Olaechea más bien refiere a Teresa de Avila, una mujer que del mundo pasó a la vida conventual.

10Todo ello viene a reforzar la imagen de grandeza que forjaron los Esponda y Olaechea en torno suyo y que llegó hasta el altar, a través de las vírgenes de Copoya. Y, aunque no se pueda afirmar tan contundentemente – pues no sabemos qué tan cierta es su relación con María Gertrudis -, la historia de María de Angulo apunta en la misma dirección, la de la grandeza de corazón por un lado y la riqueza material por el otro. Una historia que encuentra alguna correspondencia en los méritos de Sebastián y Basilio Antonio Olaechea consignados en el nombramiento de éste como alcalde mayor de Verapaz.

11Del matrimonio de María Gertrudis con Salvador Esponda nacieron cuatro hijos: Manuel, Sebastián , Salvador y María. Manuel fue capitán de milicias, mientras Sebastián se recibió de abogado; de Salvador y María no poseemos mayor información. Viuda a finales de noviembre de 1779, María Gertrudis se volvió a casar tiempo después, en esta ocasión con su apoderado, Juan José García, quien falleció en 1798, dos años antes que ella.

12

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.