Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.158.212.93', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : bibliografia : Percement de l'isthme de Panama par le canal de Nicaragua: exposé de la question : Percement de l'isthme de Panama par le canal de Nicaragua: exposé de la question

Ficha n° 1606

Creada: 12 julio 2007
Editada: 12 julio 2007
Modificada: 11 agosto 2007

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 400 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Percement de l'isthme de Panama par le canal de Nicaragua: exposé de la question

Un ensayo publicado en París en francés en 1858 por un periodista que vivió algunos meses en América Central con la esperanza de fomentar la excavación de un canal en Nicaragua.
127
Palabras claves :
Nicaragua, canal, impreso, siglo XIX, Belly, Proyecto
Categoria:
Impreso
Autor:

Félix Belly (1816-1886)

Editorial:
Librairie Nouvelle
Fecha:
1858
Reseña:

1Este voluminoso ensayo es fácilmente consultable por medio de la biblioteca numérica Gallica de la Biblioteca Nacional de Francia. Se puede leer en línea o descargar en su propia computadora. Es un archivo “pdf” que pesa cerca de 7 mbyte (Google Book propone también una versión idéntica de 3 mbyte y ofrece una texto reconocido por OCR de muy mala calidad). El texto tiene cierta calidad literaria, y de alguna manera podría inscribirse dentro del género de “relatos de viaje”, más que todo por su vocación de servir a los intereses económicos de un proyecto individual.

2Un artículo de 1958 publicado por The Hispanic American Historical Review, redactado por Cyril Allen, da algunos detalles sobre el autor y el contexto histórico que pudiera explicar las apuestas vinculadas a la redacción de este informe. La presencia de este periodista francés en América Central provocó numerosos rumores en cuanto a las motivaciones de su visita: ¿actuaba por su cuenta o era un agente enviado por Napoleón III o se trataba de un diplomático formalmente establecido?

3Según Cyril Allen, el interés de Belly en los asuntos centroamericanos surge en 1856 cuando por primera vez publica en la prensa francesa un artículo donde denunciaba la política norteamericana hacia esa zona, poniendo mucho énfasis en la guerra provocada por William Walker1. Desde ese espacio, decide movilizar a sus amigos en la defensa del proyecto original de unir el Océano Atlántico y el Pacifico por medio de un canal cuya apertura se haría por Nicaragua2.

4El proyecto del canal por Nicaragua no era nuevo, ya diez años antes, en 1846, Louis-Napoleón había publicado en Londres un panfleto titulado el “Canal de Nicaragua ou projet de jonction des océans Atlantique et Pacifique au moyen d’un canal” el cual sería reproducido y traducido al francés en 1849, en la Revue britannique (véase la copia del documento en la sección de documentos de la obra de Belly). Según el propio Belly Fernando Cortes había enviado en 1528 un primer informe sobre la posibilidad de abrir una ruta entre ambos océanos (no se cita ninguna fuente en particular sino que se hace una pequeña referencia a un texto). Belly se haría famoso entre los letrados europeos por sus escritos en defensa de la “raza Latinoamérica”.

5En los documentos y/o Convenciones firmadas en Rivas Nicaragua el primero de mayo de 1858, entre los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica, relacionado a los límites fronterizos y la construcción del canal, se hace pasar como “Publiciste chevalier de l’Ordre des ordres de Saint Maurice et Lazare, et du Medjidie3”. Para echar a andar su proyecto, en un primer momento, se acercaría a algunos grupos financiero, particularmente al “Credit Mobilier” dirigido por Moses Millaud. En Costa Rica la persona clave de sus contactos sería el francés Gabriel Lafond de Lurcy quien arreglaría la cita con el presidente de Costa Rica.

6En febrero de 1858 sale de Francia con ciertas garantías financieras, su viaje es financiado por medio de un préstamo realizado por el banquero Antonin Prous. Cyril Allen subraya un hecho muy importante: los archivos no permiten comprobar que él haya realizado ese viaje y esos contactos en calidad de representante oficial del gobierno francés aunque se menciona la existencia de una carta de presentación firmada por Louis-Napoléon. La prensa francesa sometida a censura habla de sus actividades en Centroamérica. Se puede deducir que Belly no tenía un apoyo abierto de parte del Presidente de la segunda República Francesa, el cual hubiera sido decisivo en un asunto de tanta trascendencia como el del canal.

7No hay duda que Belly fue recibido en calidad de diplomático por el Presidente Juan Rafael Mora a su llegada a Costa Rica. De la misma manera, poco después, lo haría el Presidente de Nicaragua Tomás Martínez. Sus buenos oficios permitieron la firma de un convenio donde se establecía el derecho de ambos estados al control sobre el futuro canal, con lo cual se solucionaba, en apariencia, el problema de los límites territoriales entre ambas fronteras. Belly supo establecer buenas relaciones con esos dos actores importantes, firmantes de la Convención Internacional de Rivas, y arrancarles una generosa prerrogativa como concesionario de la construcción de un canal transoceánico vía el lago Nicaragua (véase una copia del tratado en el libro p. 6-19). Siendo generoso y cumplimentando la deferencia, Belly dice en el libro que ambas naciones habían decido por este acto: “vivir su propia vida y caminar hacia la civilización bajo los auspicios de los Europeos”.

8En una de las partes del tratado firmado por ambos países y Belly, se establecía el derecho del gobierno francés a mantener dos naves armados en el Lago de Nicaragua durante el periodo de construcción (art. 26). Ambos estados recibirían el 4% de los derechos cobrados por la Compañía durante 99 años (art. 9).

9Durante el verano de 1858, Belly salió hacia Nueva York en busca de apoyo financiero. La idea era fortalecer la estructura financiera del proyecto, y a pesar de las obligaciones contraídas con la firma francesa de Millaud. Sus gestiones en Estados Unidos no prosperaron debido a razones políticas, regresando desilusionado a Francia en agosto de 1858. Es pertinente señalar lo que William O. Scroggs dice sobre este viaje, especialmente a su llegada, donde se encuentra una sorpresa, los titulares de los periódicos destacaban: “Monsieur Belly desautorizado” por el gobierno de Louis Napoleón III4.

10Cyril Allen continúa su relato acerca de cómo surgió la idea de publicar el texto “Percement de l’isthme de Panama par le canal de Nicaragua”. Al regreso a Francia, Belly se dio cuenta que Millaud ya no era solvente debido a otras especulaciones hechas por él, rompiéndose el acuerdo entre ellos. Belly se asociaría con el ingeniero Aimé Thome de Gammond quien era bastante conocido en Europa ya que defendía la idea de la posibilidad de excavar un túnel bajo el Canal de la Mancha. Esa asociación daba crédito a la parte técnica del proyecto, razón por la cual decide publicar el libro, y con ello buscar como juntar el capital necesario para la empresa. Ambos hombres buscaban 90.000.000 francos y pretendían, pensando que la empresa podía ser rentable en cuatro años, por los derechos de circulación a cobrar. En cuanto al proyecto de trazado del canal, Belly subraya la importancia de los puertos de San Juan de Nicaragua (Atlántico) y Salinas del lado Pacifico, a la diferencia del trazado de Napoleón quien ambicionaba una salida hacia el viejo puerto colonial de El Realejo.

11Esa salida a Salinas permitía ubicar el canal en una zona fronteriza entre ambos países y de esa manera solucionar el problema de limites. El canal debía seguir exactamente el trazado del rió San Juan desembocando en el lago Nicaragua. Las partes más difíciles eran sin duda la porción que debía vincular el Lago de Nicaragua y la bahía de Salinas (hay un punto alto ubicado a 78 metros encima del Pacifico lo que implica un gasto superior a 55.000.000) y la parte superior del Rió San Juan (se estima los gastos de las obras a realizar incluyendo esclusas a 24.000.000). El Gran Lago debía ser el punto clave del proyecto – la fuente principal de abastecimiento del canal – puesto que se ubicaba a 36 metros por encima del Océano Atlántico y 38 metros del Océano Pacifico (detalle interesante la profundidad del Lago en la parte del trazado estaría entre 18 y 84 metros o más5).

12En cuanto a rentabilidad del proyecto, es la parte del texto que se detalla con más prolijidad, revelándose el texto interesante para los que quieren estudiar la historia económica y la actividad comercial centroamericana y compararla con el resto del mundo. El texto en sí debe ser tomado con precaución por las múltiples aproximaciones que tiene. Por ejemplo se hace una grosera alusión a la guerra que el Capitán General Matías de Gálvez libró contra los ingleses en la Costa de Honduras entre 1780 y 1783. Belly sólo menciona la entrada de los ingleses en el río San Juan donde un levantamiento nacional encabezado por una mujer pariente de Tomás Martínez (gesta de Rafaela Herrera), provocaría la muerte de 4000 ingleses. Esa aseveración es tendenciosa, exagera, pues se sabe que el cuerpo expedicionario inglés contaba apenas con 1000 hombres durante esa acción militar y su retiro de la región se debió más que todo a las enfermedades que estaban diezmando a las tropas inglesas, luego de haber sido rechazadas por las fuerzas de Gálvez.

13Por fin Cyril Allen explica por qué el proyecto fracaso. No deja duda que la intervención norteamericana fue decisiva (en particular los intereses de Cornelius Vanderbild quien inauguró el Panamá Raywail en 1855) a la hora de ratificar el proyecto por parte del congreso de Nicaragua alterando el texto de la convención de Rivas. No se aceptó la idea que el trazado del canal sirviera de frontera entre ambos países. Otros cambios hechos, reducían el interés de los franceses (en particular la disminución la concesión de tierras). Los ticos se negarían después a ratificar el tratado.

14La expedición francesa encargada de evaluar los aspectos técnicos resultó ser un “camouflet” para Belly al dar cuenta (públicamente) de sus cálculos relacionados a gastos de excavación. Desde allí todo fue de mal en peor, hasta que en 1860 el socio Thome de Gammond se declararía en quiebra. Este mismo año el principal abogado de Belly en América Central fue ejecutado tras una revolución en su país. Se puede decir que con este fracaso, la estrella de Belly en Francia estaba definitivamente apagada aunque lo encontramos nuevamente defendiendo la opción de Nicaragua en el Congreso de 1879, donde se decidiría la construcción de un canal por Panamá.

Bibliografia

15Félix Belly, “Carte de l’Isthme du Centre Amérique,” in À travers l’Amérique Centrale: Le Nicaragua et le canal interocéanique (Paris: Librairie de la Suisse romande, 1867). Newberry Library call number: H6163.08 Félix Belly, « L’Isthme américain, note d’un premier voyage, 1858, précédé d’une biographie de l’auteur par Ch. Potvin », Brussels, 1889.

16Cyril Allen, “Félix Belly: Nicaraguan Canal Promoter”, The Hispanic American Historical Review, Vol. 37, No. 1 (Feb., 1957), pp. 46-59.
Linda Ledford-Miller, “Tres viajeros franceses a Guatemala: H. de T. d’Arlach, Félix Belly y Alexandre Lambert de Sainte-Croix.” Caminería Hispánica.
Actas del V Congreso Internacional, 2 vols.. Madrid, Spain: AACHE Editions, 2002. Volume II, 1255-1265.

17Jean Sagnes, Les racines du socialisme de Louis-Napoléon Bonaparte. Le paupérisme des années 1840, (Toulouse, Privat, 2006).

18Richard J. Houk, “The Development of Foreign Trade and Communication in Costa Rica to the Construction of the First Railway”, The Americas, Vol. 10, No. 2 (Oct., 1953), pp. 197-209.

19Scroggs, William O. (1974) Filibusteros y financieros: la historia de William Walker y sus asociados, Managua, colección cultural banco de América

Notas de pie de página

201 Fèlix Belly (1816-1886), Percement de l’isthme de Panama par le canal de Nicaragua, Paris : Librairie nouvelle, 1858, pág. 26. Belly denuncia también las pretensiones norteamericanas a controlar las riquezas mineras de los Chontales y de la región de Nueva Segovia. Véase también a Víctor Hugo Acuña, Historia y memoria de la guerra contra los filibusteros (siglos XIX-XXI) , en boletín de la AFEHC, N° 31, (Julio-agosto de 2007).

212 Véase Ivonne Suárez Pinzón, “Le regard français sur l’autre. L’exemple du Panama et du Darién au XIXe siècle”, (Thèse de doctorat, Paris, 2000), pág. 65. Tiene dificultades para conseguir los fondos necesarios a su misión y la administración francesa en 1857 le niega todo tipo de apoyo.

223 Fèlix Belly (1816-1886), op. cit. , pág. 10.

234 William O. Scronggs, Filibusteros y financieros, pág., 376.

245 Félix Belly (1816-1886), op. cit. , pág. 43.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.