Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.163.157.48', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Pierre Rouhaud y Alphonse Dumartray : Tempranos visionarios franceses de un canal interocéanico en América Central : Pierre Rouhaud y Alphonse Dumartray : Tempranos visionarios franceses de un canal interocéanico en América Central

Ficha n° 1666

Creada: 15 agosto 2007
Editada: 15 agosto 2007
Modificada: 15 enero 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 2190 (aprox.)

Autor de la ficha:

Ronald SOTO-QUIROS

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Pierre Rouhaud y Alphonse Dumartray : Tempranos visionarios franceses de un canal interocéanico en América Central

El objetivo de nuestro artículo es presentar un balance preliminar sobre las obras de Pierre Rouhaud y Alphonse Dumartray publicadas en la década de 1830 y que han sido olvidadas en los estudios sobre los franceses en América Central. Estos documentos constituyen unos de los primeros documentos franceses en preocuparse por promocionar la imagen de Nicaragua y Costa Rica y, en particular, en argumentar la construcción de un canal interocéanico en el contexto de la República Federal.
Palabras claves :
Canal interocéanico, Franceses, República Federal
Autor(es):
Ronald Soto-Quiros
Lugar de Publicación:
Inedito
Fecha:
Agosto de 2007
Texto íntegral:

1Muchos estudios se han realizado sobre la historia del canal de Panama1 y algunos sobre el posible canal por Nicaragua2. Sin duda, para muchos la idea de una comunicación en la región ístmica del continente americano que permitiera el paso entre el océano Pacífico y el Atlántico provocó sentimientos que llevaron de la pasión a la obsesión. La impresionante cantidad de libros y artículos que fueron publicados en diferentes países en el siglo XIX por comerciantes, diplomáticos, intelectuales y viajeros es prueba de ese marcado interés. Realizar solamente un balance bibliográfico exhaustivo sería sin duda una tarea de titanes. No obstante, poco se ha escrito sobre las primeras intenciones francesas de promoción de un canal en América Central en el siglo XIX. El objetivo de nuestro artículo es presentar un balance preliminar sobre las obras de Pierre Rouhaud y Alphonse Dumartray que se ocuparon particularmente de este asunto. Nuestro interés es contextualizarla y poder conocer algo sobre la imagen francesa de la región centroamericana en sus primeros años de vida independiente. Por otro lado, la intención es sacar del olvido estos documentos que no son mencionados en los diferentes estudios sobre los franceses en Centroamérica.

Obras pioneras de promoción de América Central

2En 1832 y en el año treinta y cinco del Journal général de la litérature de France o « indicador bibliográfico y razonado de los libros nuevos de todo género que aparacen en France, clasificados por orden de materia » y bajo la rúbrica “Geografía. Topografía” se cataloga la obra “Coup d’oeil sur la république de l’Amérique centrale, et particulièrement sur les états de Nicaragua et Costa-Rica. Par MM. Dumartray et Roubaud, in-4. Avec carte. Chez Goujon3.”

3De igual manera, el inventario de Joseph Marie Quérand llamado La France Littéraire o “diccionario bibliográfico de sabios, historiadores et gentes de letras, así como de literarios extranjeros que han escrito en francés, más particularmente durante los siglo XVIII y XX” apunta en 1846 entre sus documentos: “ROUHAUD (Pierre). Coup d’oeil sur la république de l’Amérique centrale (1832) [4]. Dos años más tarde, La Littérature française contemporaine nos señala :

4« DUMARTRAY [Alfonse].- Avec. M. Rouhaud: Coup d’oeil sur la république de l’Amérique centrale, particulièrement sur les États de Nicaragua et Costa-Rica, accompagné d’une carte de ces deux États. Paris, Andriveau-Goujon, 1832, in-4 de 16 pag. avec une carte.
Cet ouvrage a été traduit en espagnol sous le titre: Opusculo sobre la República Centro-America, y particuliarmente sobre los estados Nicaragua y Costa-Rica, con un mapa de ambos estados (Paris, imp. d’Auffray, 1834, in-8 de 16 pag5.).”

Se trata de folletos de información que no pasaban la docena de páginas y que buscaban promocionar los negocios de la sociedad Dumartray en América Central y la posible explotación de un canal interoceánico en Nicaragua. Los folletos probablemente fueron escritos hacia finales de la década de 1820. Dichas obras fueron repertoriadas también en diccionarios en inglés pero algunas veces se consignaron erróneamente los apellidos o los nombres. Por ejemplo, la Bibliotheca Americana Nova de 1846 entre los libros publicados en 1832 menciona el numéro 42 “COUP D’OEIL SUR LA REPUBLIQUE DE L’AMERIQUE CENTRALE, et principalement des Etats de Nicaragua et Costa Rica. Par MM. Demartray et Rouhand. Caprelet. Paris .4to. Map.” y el número 71 “OPUSCULO SOBRE LA REPUBLICA DE CENTRO-AMERICA, y particularmente sobre los Estados de Nicaragua y Costa Rica, con un Mapa de ambos estados, publicanle don Alonzo Dumartray y Don Pedro Rouhaud. Paris. 8vo. 1 sheet6.” Es interesante observar que los diferentes catálogos aunque mencionan la obra Coup d’oeil sur la République de l’Amérique Centrale7 o el documento en castellano no apuntan otra obra de Dumartray sobre sus explotaciones agrícolas en los estados de Nicaragua y Costa Rica que ve la luz pública también en 18328. El documento Coup d’oeil sur la République de l’Amérique centrale viene acompañado de un mapa de los Estados de Nicaragua y Costa Rica levantado en 1828 y 18299. En las observaciones del Bulletin de la Société de Géographie de Paris de 1852 sobre los diferencias existentes en los mapas de América Central con respecto a las latitudes del río San Juan de Nicaragua del capitán Gabriel Lafond y donde se comparan – un mapa del Ministerio de la marina francesa de 1823, otro de Brué de 1823, otro de Brué de 1832, otro como obra postuma de Brué de 1833, un mapa de Rouhand et Demartray (sic) de 1832, otro de Huerne de Pommereuse también de 1832, uno de E. B. Barnett de 1844, otro de Squier de 1851 y el mapa hecho bajo la dirección del capitán Lafond en París en 1851 – se explica que el mapa de Nicaragua y Costa Rica de Rouhaud y Demartray (sic) pudo servir de modelo a otro de Joachim Rousseau o bien los mapas de éste fueron copiados por aquellos10.

5

Mapa de los Estados de Nicaragua y Costa Rica
Mapa de los Estados de Nicaragua y Costa Rica

Mapa de los Estados de Nicaragua y Costa Rica que forman parte de la República de América Central. Levantado en 1828 y 1829. Por MM. Rouhaud & Dumartray. 1832. Grabado sobre piedra litográfica par H. Jouy. Impr. Lithog. De C. Motte à Paris11.

Francia y los primeros franceses en la República Federal

6Como señala Arturo Taracena, antiguos militares franceses de las guerras napoléonicas y de las luchas de independencia en Sudamérica vinieron a ofrecer sus servicios en el istmo y luego, jugaron un papel relevante en la política centroamericana y en las guerras federales. Es el caso de Nicolas Raoul e Isidore Saget, Henri Terralonge y los oficiales Aluard, Courbal, Duplessis, Gibourdel y Goudot12. En un documento oficial de 1830, se dice que Raoul, “antiguo jefe de Batallón de la artillería a pie de la guardia, quien ha adquirido una gran celebridad en el país13”.

7En estos años las relaciones diplomáticas entre Francia e Hispanoamérica apenas empiezan a regularizarse. Los franceses no reconocen la independencia de las diferentes nuevas repúblicas hispanoamericanas hasta 1830-3114. A fines de 1830, el gobierno francés envía al capitán de fragata Duhaut-Cilly como portador de una oferta para un tratado bilateral con la República federal quien comunica también el reconocimiento oficial de las autoridades francesas la Independencia centroamericana15. No fue sino hasta el 30 de octubre de 1830 que el diputado Doroteo Vasconcelos propone al Congreso federal de Centroamérica, el 30 de octubre de 1830, el nombramiento del representante diplomático ante el gobierno de Francia. Se nombra para este cargo a José Cecilio del Valle, pero éste no acepta y se designa al hondureño Próspero Herrera, quien se encuentra en Londres en igual cargo. Luego se agrega a dicha legación al coronel francés Isidoro Saget16.

8Vinchon de Quémont apunta que un importante número de ciudadanos franceses necesitan protección y solicita un puesto de agente consular en America17. Desde 1830, la labor de informar sobre la región centroamericana le corresponde a A. O. Cochelet, cónsul general de Francia en México. El diplomático francés se lamenta de no existir un apropiado representante en Guatemala, mientras que los holandeses negocian un canal en Nicaragua. Los holandeses reciben una concesión pero encuentran dificultades para obtener capital y Quémont y Cochelet se interesan en el capital posible para retomar el proyecto y no dejarlo en manos de los británicos. Cochelet también a finales de 1831 argumenta por una política para facilitar la actividad francesa en Centro América pero meses más tarde parece considerar que el desorden interno en la región reducen el potencial como mercado y hacen de la construcción de un canal un desafío poco prometedor. No es sino hasta julio de 1832 que Bernard-Bienvenu de Clairambault es nombrado primer vicecónsul para Centroamérica con residencia en ciudad de Guatemala18.
En este contexto se sitúan los negocios de MM. Dumartray y Cía. Los establecimientos agrícolas que administra se encuentran localizados: “uno en el estado de Nicaragua, en las orillas del lago de ese nombre y en la dirección del canal proyectado para la confluencia de los dos océanos; el otro, en el estado de Costa Rica, en las dos riveras del río Sarapiquí, en el punto donde este comienza a ser navegable, y donde llega el camino que conduce a la capital del estado de Costa Rica”[19]. Sin embargo, la casa Dumartray quizás no esté todavía formada en 1830, sea muy poco conocida o tenga poco prestigiosa, pues en un informe de ese año sobre Centroamérica de Cochelet, cónsul general de Francia en México, se puede leer:

9“En la República hasta el momento sólo hay tres casas de comercio extranjeras un poco respetables: 1° La de Marshal Bessess de Belice que tiene depósitos en Guatemala, San Salvador, San Miguel y Tegucigalpa..2° La casa de M. Desbarreaux, francés, que realiza casi todo el comercio de Trujillo..3° Por último, la de M. Pierre Schepele de Jamaica, que tiene un depósito de mercancía inglesas en Granada20.”

10Aunque Schoonover apuntan un estimado de 100 residentes en 1827 en Guatemala21, el cónsul Cochelet apunta que el número de extranjeros en toda la República no excede los cincuenta y entre los cuales se cuentan una docena de franceses: en Costa Rica, el señor Longer de Havre, que era médico; el señor Millet de Libourne que lleva un pequeño negocio en Nicaragua; Cary que trabaja en medicina y tiene un poco de comercio y un antiguo oficial de caballería Pierre Gommer de París que es empleado en las minas en Honduras. En El Salvador se cita a un cirujano de marina Gibourdel de L’Orient como médico. En Guatemala Cochelet menciona a Barneaud, Jourdan, Capuron, Courval, Salaberry y Vinchon de Quemont quien había sido antiguo oficial de marina y sub-gobernador del Castillo de Pau y que había hecho malos negocios en la Bolsa de París. También apunta como conocidos a los ya mencionados arriba: Isidoro Saget de l’Orient, ex-miembro de la guardia real que fungía como comandante en Trujillo y, a Raoul22. Como vemos no se menciona ni a Dumartray ni a Rouhaud. Arturo Taracena en su breve estudio también menciona de estos primeros franceses en los estados que conforman la Federación pero tampoco nos habla ni de Dumartray ni Rouhaud; aunque agrega que en Guatemala también se encontraban el médico Jean-Baptiste Fauconnier y el músico François Laumonier y que en junio de 1827, las casas comerciales Franque Paumelle Fils y Co. de Le Havre y J. Line Chauviteau Co. de París inauguran una línea de navegación entre Le Havre y Omoa y cuyo agente en Guatemala era Nicolas Lebre23.

11 Los motivos que llevan a Dumartray a asentarse en esa región son diversos. El primero parece ser “su posición en la dirección del canal proyectado, posición del canal proyectado, posición que, con la apertura de dicho canal, le va a dar un valor colosal24.” Dumartray es consciente de que la región donde se ha instalado y que promociona se conoce poco en el concierto de la naciones, a tal punto de poder considerarla como “una comarca por así decirlo desconocida25”. Al respecto, Vinchon de Quémont en 1830, señalaba en un documento para las autoridades diplomáticas francesas:

12“Este estado ha sido hasta hoy casi desapercibido. No habiendo sido todavía visitado por ningún viajero, no ha podido fijar la atención de los europeos que no tienen ningua relación ni sobre la riqueza de su suelo, ni sobre las ventajas de su posición, ni sobre las costumbres y usos de sus habitantes. Sin embargo, su territorio tan extenso como el de Francia, poblado de 1800.000 habitantes merita ser distinguido incluso entre los estados más importantes de las dos Américas. Posee como los más ricos, minas de oro y de plata, que han sido poco o nada explotadas. Su posición sobre los dos océanos Atlántico y Pacífico es casi única en el Globo. Sólo México y Colombia gozan de estas ventajas, pero lo que es muy particular es que estos dos mares que lo bañan al Este y al Oeste están ya casi unidos por el inmenso y profundo lago de Nicaragua26”.

13Las ideas expresadas por Dumartray y Rouhaud no son nuevas pero sus publicaciones representan los documentos franceses publicados más difundidos sobre el asunto en esos años. El proyecto del canal parecía ser un tema de moda y en boca de muchos franceses. En 1827, un funcionario francés del Consulado General de Francia en Estados Unidos en sus notas dirigidas al Cónsul General de dicha legación y hablando del río San Juan y el lago de Nicaragua nos dice:
bq. “Es por estos medio que tenemos el proyecto de abrir uun canal permitiendo a los navíos de más gran tonelaje de paser de un lado al otro. Ya un contrato ha sido hecho el 17 de junio de 1826 entre el Gobierno de Guatemala y dos individuos de los cuales uno pertenece a los Estados Unidos y el otro es uno de los antiguos edecán de Iturbide el coronel de Beneski. Ellos acaban de dirigirse a Inglaterra con el fin de formar ahí una compañía y de montar los fondos necesarios para esta importante empresa…La Compañía tiene por título: The Central American and United States Atlantic and Pacific Canal Company…Si este canal de comunicación entre los dos mares es ejecutado, el lago de Nicaragua y sus aguas se convertirán en una fuente inagotable de riquezas para el país volviéndolo por así decirlo la Gran Ruta y el Depósito del Mundo Comercial. Bajo este aspecto, la República del Centro tiene la situación más bella y la más feliz y posee ventajas verdaderas sobre todas las Naciones…resulta ser el centro natural de las relaciones que podrían establecerse entre las diversas naciones del antiguo y del nuevo mundo27.”

14En mismo sentido, en 1827 un francés que reside en Guatemala, F. L. Voidet de Beaufort, sugiere a las autoridades francesas que los colonos franceses deberían establecerse cerca de la probable ruta del canal de Nicaragua28. También en 1835, tenemos varios documentos del coronel Mercher sobre las ventajas económicas del imperio francés de un canal interocéanico29.

La imagen promocionada: una América Central de riqueza y canales

15Habiendo esbozado un poco el contexto histórico en que Dumartray y Rouhaud escriben pasamos ahora a hacer un balance general de los folletos.

16La mencionada obra Coup d’oeil sur la République de l’Amérique centrale y su versión en castellano30 incluyen casi la misma información. Los textos comienzan por dar un balance histórico que empieza en el año 1524 cuando, según los autores, los “Españoles, después de haber destruido ó dispersado los indígenas de la América central, fundaron un provincia que, con el nombre de reino de Guatemala, subsistió por espacio de doscientos noventa y siete años, bajo la administracion de una real audiencia”[31] hasta llegar a comentar la conformación de una república federal con el título de “Estados Confederados de Centro-América”. República que según los autores sufrió “algunas disenciones intestinas” hasta abril 1829 cuando finalmente “la nación logró restablecer sus instituciones, y con ellas la paz de que goza desde entónces32”. A pesar de esta imagen bastante positiva de la vida política de la región, recordemos que la realidad era otra en el período de la publicación.

17El Congreso Constituyente había proclamado la independencia absoluta en julio de 1823 y en noviembre de 1824 fue promulgada la constitución de la república federal. Aunque se puede decir que entre 1823 y 1826 hubo un período de una frágil paz, hubo guerras federales de 1826 a 1829, de 1831 a 1833 y de 1837 a 1839. El proyecto federativo llegó al fracaso por la falta de integración regional, resentimiento hacia Guatemala, desigual distribución de la población, el localismo, los errores de la Constitución, las ambiciones de líderes y de élites locales, problemas de orden ideológico entre liberales y conservadores y la falta de una base económica de tipo sólido33.

18 En una segunda parte de los documentos se guía al lector en materia de ubicación topográfica de dicha región y se menciona una población de “cerca de dos millones de almas; su clima generalmente sano34” Otro aspecto que se destaca es una muy breve mención de las principales ciudades entre las que se mencionan Guatemala, San Salvador, Comayagua, Granada, León, San José, Cartago y de otras ciudades y villas como Chinandega, Managua, Masaya, Nandaime, Nicaragua, Alajuela y Villavieja. Sin duda, la información es muy vaga y nos recuerda a los documentos esencialmente descriptivos de la geografía de principios del siglo XIX. Los puertos que Dumartray y Rouhaud señalan en sus folletos son en el Atlántico: Matina, Isabal, Omoa, Trujillo y San Juan (considerado como “vasto y segurísimo35”) y, en el Pacífico: Las Mantas, Punta de Arena, la Culebra, San Juan del Sur, Nacascol, Brito, Tamarindo, Realejo, la Unión, La Libertad, Sonsonate, Acajulla e Iztapa36.

Luego, los documentos se encargan de profundizar en los estados de Nicaragua y Costa Rica pues, según sus autores, “despues de haber esplorado (sic) toda la República, nos han parecido los mas dignos de particular atencion; y con efecto su posicion para establecer relaciones con Europa, por los rios San Juan y Sarapiqui, es tan ventajosa, que en llegándose á juntar los dos océanos Atlántico y Pacífico, por medio del canal proyectado entre este último mar y el lago de Nicaragua, no pueden menos de llegar á ser aquellos estados uno de los emporios del comercio del mundo37”.

19 Los autores explicitan que convencidos de este potencial de los estados de Costa Rica y Nicaragua han “esplorado y estudiado con el mayor esmero y cuidado, durante nuestra larga estancia en ellos” y que no se han decidido a “publicar este Opúsculo, y la Carta geográfica que le acompaña, hasta que los hemos conocido á fondo; para los cual debemos confesar que el Señor de Herrera, ministro plenipotenciario de la República de Centro-América en Paris, se ha servido ayudarnos con sus luces38.”

20 Dumartray y Rouhaud se avocan luego a hablar del “Canal proyectado para la union de los dos Océanos” y apuntan que de la ciudad de “Nicaragua” a orillas del lago del mismo nombre saldría “un canal que, sin recorrer sino seis leguas de un pais casi enteramente llano, establecerá del modo menos costoso, mas natural y mas corto, la union de ámbos Océanos, y le alimentarán los rios y arroyos, que riegan dicho espacio. La utilidad de este canal la han reconocido y demostrado todos los sabios de Europa, que escrito sobre la materia. Ninguno otro punto de América conviene mejor para la ejecución de esta grande empresa39.” Sin duda, este es uno de los objetivos principales de los documentos: vender la imagen de una región ideal de un paso interoceánico.

21Para poder lograr convecer al público lector de la importancia de esta zona, los autores se encargan de hacer un balance general de las “riquezas territoriales” y apuntan que “lo afable y bondadoso de los habitantes, junto con la suavidad y lo sano del clima, en una infinidad de puntos, permiten al cultivador europeo establecerse en ellos sin riesgo alguno, ni de parte de los hombres ni de las enfermedades, que tan de temer son en otras partes de América40.” De tal forma, se da constancia de los productos factibles de producción: la caña de azúcar, el arbol de café y el añil. Según, el documento la sociedad A. Dumartray y Ca. “a orillas del Sarapiqui, es un ejemplo constante de tan estraordinaria (sic) fertilidad41”. También se mencionan otros productos como las plantas medicinales, cacao, cúrcuma, algodón, tabaco, grana, vainilla, cera, bálsamo y resinas de toda clase. Otro aspecto relevante que los autores no dejan de lado, y que podría interesar mucho a los futuros colonizadores o empresarios es la mención de minas de oro, plata, plomo, piedras preciosas, bueyes caballos, mulas y ganado menor, legumbres, granos y frutas.
Los fascículos terminan con una nota sobre el comercio de Centro América que consideran que “muy distante de ofrecer las ventajas que la agricultura é industria” pues “pocos son los artículos de importacion que dejan ganancia, por la escasez del numerario; por hallarse todavía reducidos los retornos al añil, al palo de Campeche y á alguna grana, y porque, en cuanto á los demas frutos, los indígenas y los criollos no cultivan ni elaboran sino lo indispensable para sus necesidades que son pocas42.” Sin embargo, la conclusión es un llamado más bien alentador:

bq. “Las riquezas y las ventajas de aquel pais consisten pues, en la abundancia de sus producciones naturales y tan variadas, en la gran cantidad de otras de toda clase, que lo sano del clima, la diversidad de temperamentos, y lo fertílisimo de la tierra están convidando á cultivar, y por consiguiente el fruto de este manantial de riqueza es para los primeros brazos agricultores é industriosos que vayan á establecerse en aquellas provincias con caudales suficientes para beneficiar la tierra y sus productos43.”

22El trabajo de Dumartray y Rouhaud parece haber suscitado interés en las autoridades francesas que manifiestan en una carta al diplomático guatemalteco Próspero Herrera que la “firma Dumartray…ya establecida en Nicaragua y Costa Rica, ha preparado el camino de la influencia con la que Francia parece llamada a ejercer en Centro América un atractivo y rico futuro” y que la localización de la repúblicas centroamericanas entre dos océanos podría servir “al destino de nuestro comercio44”.

Rouhaud y Dumartray: trayectorias de vida por estudiar

23 Poco a sabemos a ciencia cierta sobre la vida de estos dos franceses que se aventuraron a fundar negocios en la Centroamérica apenas salida de su período colonial. La información que tenemos es fragmentaria; sin embargo, tenemos algunas pistas.
En 1825, se indica que Pierre Rouhaud tenía las intenciones de establecer una colonia de 100 familias francesas en el Río Grande y puerto de las Matas y de otras 100 familias francesas en Puntarenas y Esparta, sitios ubicados en el Pacífico central de Costa Rica45.
En la reproducción de un itinerario de San Juan de Nicaragua a Acajutla por parte de un joven viajero que sale de Francia y que llega a San Juan de Nicaragua en abril 1836, cuando este personaje menciona Granada hace constar de su estancia de ocho días en la “casa de MM. Dumartray et Rouhaud” y nos comenta de la presencia de otro francés, Chéron, que parece había llegado a América Central precisamente interesado por los negocios de la casa Dumartray46. El marino Gabriel Lafond de Lurcy señala que Chéron era cuñado de Dumartray47.

24El interés de Rouhaud por una vía interocéanica parece ir más allá de su actuación como empresario. En 1838, según Frances Kinlonch, el gobierno nicaragüense encomienda a Pierre Rouhaud la misión de buscar capital para el proyecto canalero en Francia pero que dichas gestiones no tienen ningún éxito48.

25Los relatos del viajero francés Adolphe Boucard sobre su estancia en Granada entre diciembre de 1852 y mayo de 1853 nos dan cuenta de la colaboración que le da Rouhaud, ya al parecer con el cargo de cónsul, para poder encontrar una casa y también señala que la hacienda de Rouhaud sería luego vendida al célebre parisino productor de chocolate Menier y luego llamada Valle Menier49. También en los años 1850, Rouhaud aparece entre los firmantes para apoyar las reclamaciones de Philippe – Auguste de Barruel – Beauvert a favor de las víctimas de la destrucción el 13 de julio de 1854 de Grey-Town por las fuerzas norteamericanas50. Más tarde, “Pedro” Rouhaud es mencionado en diferentes obras sobre la presencia de William Walker en Nicaragua51. También podemos verificar que Rouhaud pasa muchos años involucrado en un litigio contra los gobiernos hondureño y nicaragüense y que éste no será resuelto sino hasta 187052.

26En un documento probablemente de los años 1850, aunque no podemos precisarlo con exactitud, Dumartray continua interesado en promocionar la zona bajo la forma de la Sociedad Franco-Inglesa de Nicaragua. Este empresario sigue considerando que el “río San Juan y el lago de Nicaragua se convertirán en la vía más corta, más fácil y menos dispendiosa de todas las que conducen a Chile, Perú y otros puntos orientales de América” y que Nicaragua y Costa Rica gozan de “una posición topográfica que será forzosamente un día, que no está lejano, el rendez-vous del mundo entero53.” En su documento Dumartray trata de mostrar su conocimiento un poco más preciso que en sus obras anteriores sobre el potencial de sus tierras. Da como fe de sus conocimientos teóricos y prácticos de la región fundamentados en su larga estancia y comenta sobre las diversas pruebas realizadas en laboratorios parisinos de materiales como arenas o tierras de aluvión y opales. Para dar mayor veracidad a su ensayo se encarga de detallar datos sobre superficies de producción, precios, gastos, períodos de cosecha, resultados de producción, posibles volúmenes de negocios y la importancia de “una mano de obra barata54”. También se ocupa de destacar la presencia de minas, maderas de cedro o caoba, ganado y otra serie de plantas . Pero especialmente se enfoca en el valor productivo y lucrativo de tres cultivos en particular : bananos, caña de azúcar y café. Ya incluso se menciona que el “café de América central, el de Costa Rica especialmente, es de una excelente calidad55”.

Conclusión

27Sin duda, queda mucho por investigar sobre estos dos personajes que fueron unos de los primeros en promocionar no sólo en lengua francesa sino también castellano Nicaragua y Costa Rica como zonas de posible colonización, explotación y construcción de una vía interocéanica. La imagen que transmiten es la de tierras de gran riqueza y potencial comercial. Por otro lado, estas obras sirvieron de material para viajeros o intelectuales de gran renombre que se interesaron o visitaron América Central en el siglo XIX. Este es el caso, por ejemplo, de Michel Chevalier56, Carl Scherzer57, E. Squier58 y el mismo Napoléon-Louis Bonaparte59. El material de propaganda de Dumartray y Rouhaud iba incluso a países como Italia donde llega como parte de las obras ofrecidas en un Congreso de científicos italianos que se celebra entre setiembre y octubre de 1845 en Nápoli60.

Notas de pie de página

281 Para poner un ejemplo, la clásica obra de David McCullough, The Path between the Seas. The Creation of the Panama Canal, 1870-1914. (New York: A Touschtone Book, Published by Simon & Schuster, 1977).

292 Una muestra es el trabajo de Felipe Rodríguez Serrano, El Canal por Nicaragua. Managua, Nicaragua: Impreso en Editorial Alemana, 1968.

303 Traducción nuestra de la parte del título. Loos, P. W. ; G. Boucher de la Richarderie. Journal général de la littérature de France ou indicateur bibliographique et raisonné des livres nouveaux en tout genre, qui paraissent en France, classés par ordre de matières. Suivi d’un Bulletin de la littérature étrangère. Année 1832. Paris: Chez Treuttel et Würtz, Libraires, 1832, p. 149.

314 Traducción nuestra de la parte del título. Quérard, Joseph Marie. La France littéraire, ou Dictionnaire bibliographique des savants, historiens et gens de lettres de la France, ainsi que des littérateurs étrangers qui on écrit en français, plus particulièrement pendant les XVIIIe et XIXe siècles. Tome Huitième. Paris : Chez Firmin Didot Frères, Libraires, 1836, p. 182.

325 Mantenemos el idioma original. Ch. Louandre, y F. Félix Bourquelot, La littérature française contemporaine. XIXe siècle. 1827-1844. Continuation del France littéraire, Dictionnaire bibliographique…Tome Troisième. Paris : Félix Daguin, Éditeur, 1848, p. 331. Vemos que se menciona el año 1834 cuando en realidad es se trataba de 1833.

336 Cursiva nuestra. Rich, O (Obadiah). Biblioteca Americana Nova. A Catalogue of Books Relating to America in Various Languages, including Voyages to the Pacific and Round the World, and Collections of Voyages and Travels printed since the year 1700. Compiled principally from the works themselves. By. O. Rich. Vol. II. 1801-1844. London : Rich and Sons, 1846, pp. 244 y 255. Véase también que no se utiliza el término “particulièrement” sino “principalement”.

347 A. Dumartray ; P. Rouhaud, Coup d’oeil sur la République de l’Amérique centrale et particulièrement sur les états de Nicaragua et Costa-Rica. Paris : J. Andriveau-Goujon, 1832. Aunque la publicación de 1832, Coup d’oeil sur la République de l’Amérique centrale, es apuntada en algunos casos como un producto del editor J. Andriveau-Goujon que tenía su casa en el número N° 6 calle de Bac cerca del puente Royal; en otros simplemente se señala la imprenta de Crapelet en el número 9 de la calle de Vaurigard. Recordemos que Charles George-Andrieu Crapelet (1789-1842) era un impresor e hijo del también conocido impresor Charles Crapelet (1762-1809).

358 A. Dumartray, Note sur l’importance des établissemens (sic) de MM.A Dumartray et Cie. dans les Etats de Nicaragua et Costa-Rica (Amérique Centrale). Paris : De l’Imprimerie de Crapelet, 1832. [In-8°. 8 p.] Tampoco se menciona la obra de Dumartray. Métodos preservativo y curativo de la cholera-morbus, practicado en Paris en la época de la invasión. Par Juge; Alphose Dumartray. Méjico: Imprenta de Galvan a cargo de Mariano Arévalo, 1832.

369 Carte des États de Nicaragua & Costa Rica fesant (sic) partie de la République de l’Amérique Centrale. Levée en 1828 et 1829. Par MM. Rouhaud & Dumartray. Paris, 1832. Gravée sur pierre lithographique par H. Jouy. Imp. Lithog. De C. Motte à Paris.

3710 Bulletin de la Société de Géographie. Quatrième Série. Tome Troisième. Année 1852. Janvier-Juin. Juin 1852. Paris: Chez Arthus-Bertrand, 1852, pp. 568-569.

3811 Esta imagen fue escaneada a partir de una reproducción fotográfica hecha por el servicio de la Bibliothèque de Bordeaux (Burdeos, Francia, 8/11/2001) y con base al documento original resguardado en el servicio de Fonds Patrimoniaux de dicha biblioteca Habiéndose hecho la petición a las autoridades de la Biblioteca para su publicación, se nos otorgo el acuerdo sin tener conocimiento de la existencia de otro individuo, institución u organismo que se resguarde los derechos del libro donde viene incluída la imagen.

3912 Arturo Taracena, “ Esbozo de las relaciones entre Francia y Guatemala (1823-1954).” En: A.F.E.H.C. Asociación para el Fomento de los Estudios Históricos en Centroamérica. Mayo 2007. Ficha N° 1497. Véase: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action*fi_aff&id*1497 (12/06/2007) [3] Cabe señalar que este aporte del profesor Taracena Arriola no toma en cuenta en su bibliografía ni el importante trabajo del profesor Schoonover publicado en 2000 sobre los franceses en Centro América entre 1820 y 1930 ni con nuestro estudio sobre los franceses y su visión de la región entre 1821 y 1930 publicado en 2001 y cuyas referencias mencionamos más abajo.

4013 Traducción nuestra. Carta de Cochelet (Consulat Général de France à México. 2ème Direction. Affaires Commerciales. A. S. Ex. Monsr. Le Ministre des Affaires Etrangères à Paris). México 8/5/1830. f. 7. En : Affaires étrangères. A.E.B3. (Consulats. Mémoire et documents) 456. Archives Nationales. Sobre Nicolás Raoul véase las fichas de Christophe Belaubre en el sitio de A.F.E.H.C.: N° 1345: “ Raoul, Nicolás Luís ” y la ficha N° 1525. “ Una biografía de Adam Szaszdi sobre el francés Nicolas Raoul publicada en Madrid en 1958 ”. En: A.F.E.HC. Asociación para el Fomento de los Estudios Históricos en Centroamérica. (13/07/2007).

4114 Iwan Morgan, “French Policy in Spanish America: 1830-1848”. En: Journal of Latin American Studies. 10, 2, 1978, p. 309.

4215 A.Taracena, Op. cit. [7]

4316 Miguel Calix Suazo, “La República Federal de Centroamérica y la comunidad internacional”. En: Cuadernos Americanos. Nueva época. Año XVIII. Vol. 6. N° 108. Nov/dic. del 2004, p. 24 [Relaciones con Francia]

4417 Thomas D. Schoonover, The French in Central America. Culture and Commerce, 1820-1930. (Wilmington, Delaware: A Scholarly Resources Inc., 2000), p. 6. Taracena apunta que en 1827 se le dio el cargo de “chargé de mission”. En: Taracena, A. Op. Cit. [5]. Véase la lista que hemos preparado en un trabajo anterior : “Anexo 1. Representantes de Francia en América Central. Lista cronológica (1823-1921).” En: Soto Quirós, “ “Viajes, geografías, imágenes e identidades”. Los franceses y América Central: su visión particular de Costa Rica, 1821-1930”. En: Revista de Historia de América. [Instituto Panamericano de Geografía e Historia] N° 129. Julio-diciembre de 2001, pp. 194-195.

4518 T. D. Schoonover, Op. cit., p. 6-7.

4619 Traducción nuestra. Dumartray, Notes…, p. 3.

4720 Traducción nuestra. Carta de Cochelet (Consulat Général de France à México. 2ème Direction. Affaires Commerciales. A. S. Ex. Monsr. Le Ministre des Affaires Etrangères à Paris). México 8/5/1830. ff. 6-7. En : Affaires étrangères. A.E.B3. (Consulats. Mémoire et documents) 456. Archives Nationales.

4821 T. D. Schoonover, Op. cit. p. 6. Cita: F. L. Voidet de Beaufort to MAE, June 20, 1827, CP 1871, Amér. Cent., V. 1, AMAE.

4922 Traducción nuestra. Carta de Cochelet (Consulat Général de France à México. 2ème Direction. Affaires Commerciales. A. S. Ex. Monsr. Le Ministre des Affaires Etrangères à Paris). México 8/5/1830. ff. 6-7. En : Affaires étrangères. A.E.B3. (Consulats. Mémoire et documents) 456. Archives Nationales.

5023 A. Taracena, Op. Cit. [4] Taracena precisa el nombre de Jacques Millet. También apunta Courbal en lugar de “Courval”.

5124 Traducción nuestra. Dumartray, Notes…, p. 3.

5225 Traducción nuestra. Loc.cit..

5326 Traducción nuestra. Quémont, Vichon de. « Mémoire sur Guatemala ». 12/6/1827. ff. 2-3 En : “Matières générales. Mémoire et documents divers sur les États de l’Amérique espagnole”. En : Affaires étrangères. A.E.B3. (Consulats. Mémoire et documents) 456. Archives Nationales (Paris).

5427 Traducción nuestra. Subrayado original. Hersant, [Elève vice-consul attaché au Consulat Général de France aux Etats-Unis ] “Notes sur la Repúblique du Centre de l’Amérique ». Consulat Général de France aux États-Unis. Washington, 15/3/1827. ff. 3-6. 3 En : “Matières générales. Mémoire et documents divers sur les États de l’Amérique espagnole”. En : Affaires étrangères. A.E.B3. (Consulats. Mémoire et documents) 456. Archives Nationales (Paris).

5528 T. D. Schoonover, Op. Cit., p. 5.

5629 Colonel Mercher, « Communications de l’Europe avec l’Asie de préférence par l’isthme de Nicaragua à tout autre point du continent américain », 25/11/1834 y « Avantages politiques, commerciaux, coloniaux, et financiers de la communication océanique par l’isthme de Nicaragua », 2/4/1835. Citados por Schoonover, Ibid., p. 19.

5730 Alonso Dn. Dumartray, Pedro Rouhaud, Opusculo sobre la república de Centro-América y particulariamente sobre los estados de Nicaragua y Costa Rica. Publicanlo Dn. Alonso Dumartray y Dn. Pedro Rouhaud. Paris: Librería Americana, Imprenta de Auguste Auffray, 1833. [In-8°. 16 p. ]

5831 Opusculo sobre la República de Centro-América, p. 5.

5932 Ibid., pp. 6-7.

6033 Elizabeth Fonseca, Centroamérica: su historia. San José: EDUCA, FLACSO-Costa Rica, 1996, p. 133-138. Sobre las redes sociales en el proyecto de Federación puede verse: Christophe Belaubre, “Frontières étatiques et réseaux sociaux: le projet de Fédération centraméricaine (1822-1827).” En : Revue d’histoire moderne et contemporaine, 2006/2 (n° 53-2), pp. 70-91.

6134 Ibid., p. 7. En el documento en francés se habla de “quinze cent mille âmes”, Coup d’oeil sur…., p. 3.

6235 Ibid., p. 8.

6336 Mantenemos los nombres originales del documento. Cuando utilicemos la información de la versión castellana guardamos la ortografía del documento original.

6437 Ibid., p. 9.

6538 Ibid. P. 9. .

6639 Ibid., pp. 12-13

6740 Ibid., p. 14.

6841 Ibid., p. 14.

6942 Ibid., p. 16.

7043 Ibid., p. 16.

7144 Traducción nuestra del inglés al castellano. Correspondencia de setiembre de 1832 a junio de 1833. Thomas D. Schoonover, Op. Cit. , pp. 7-8 y cita 19 de página 20.

7245 Eugenio Herrera Balharray, “Los inmigrantes y el poder en Costa Rica”, en Revista de Historia, vol. VI, no. 11, enero-junio, 1985, p. 138. Este autor menciona “Ruahaud”.

7346 Nos habla de M. Chéron “uno de los franceses más distinguidos de los que estén en América Central. Es autor de una obra sobre la teoría musical, miembro del Instituto histórico, ha pasado muchos años en las Indias Orientales…Venido a América Central por los intereses de la casa Dumartray y Rouhaud, luego se separó para fundar una hacienda en las orillas dle lago.” (Traducción nuestra). Sólo aparecen las iniciales M. E. P…E.C. y se dice que el espacio recorrido por el autor es bastante extenso. En: “Itinéraire de San-Juan de Nicaragua (mer des Antilles) à Acajutla (océan Pacifique) en traversant l’Amérique du centre”, par M. E. P…E.C. » Bulletin de la Société de Géographie. Deuxième Série. Tome XV. Juin 1841. Paris : Chez Arthus-Bertrand, Libraire de la Société de Géographie, 1841 p. 337.

7447 Gabriel Lafond de Lurcy, Voyages autour du monde et naufrages célèbres. Voyages dans les Amériques. Paris : Administration de Librairie, 1844, p. 365.

7548 Véase : Frances Kinloch Tijerino, Nicaragua. Identidad y cultura política (1821-1858). Managua, Nicaragua : Banco Central de Nicaragua, 1999, p. 72 y cita 25, p. 92. También referimos a : Ministerio General del Supremo Gobierno del Estado de Nicaragua. Facultado que por decreto 28 de setiembre del año proximo pasado se consede al señor Pedro Rouhaud para contratar en Francia la canalización de los Rios San Juan y Tipitaba.” León, Nicaragua, Mayo 25 de 1839. Documento que se puede localizar en la Bancroft Library de la biblioteca de la University of California in Berckley.

7649 A. Boucard, Travels of a Naturalist. London: Pardy and son, printers, Bournemouth, 1894, pp. 91, 93, 101 y 108.

7750 Pierre Rouhaud es representado por Jean Mesnier en una carta del 14 de mayo de 1855. Cf. Barruel-Beauvert, Philippe-Auguste de. Bombardement et entière destruction de Grey-Town, 2ème lettre du délégué de la population française de Grey-Town (Royaume Mosquite, Amérique Central), 2ème éd. Paris, 20 sep. 1856, pp. 26-27. También en los Archivos Diplomáticos de Nantes y bajo un expediente de 1848 aparece una reclamación de Pierre Rouhaud: Ministère des Affaires Etrangères. Centre des Archives Diplomatiques de Nantes. Etat de versement des Archives de la Légation et du Consulat Général de France au Centre Amérique (Guatemala, Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Honduras). 1828-1949. Série A. Février. 1992, p. 13 (Chancellerie ; affaires judiciaires ; réclamations ; successions ; procès)

7851 William Walker, The War in Nicaragua. Mobile, New York: S.H. Goetzel & Co., p. 124 y James Carson Jamison, With Walker in Nicaragua or, reminescenses of an officer of the American Phalanx. Columbia, MO: E. W. Stephens Pub. Co., 1909, p. 48.

7952 Contentieux. 29/07/1870. Rtre. No. II. Tome 5. Correspondance avec les Départements des Affaires Etrangères. Direction Politique. Gestion de M. Tallien de Carrabus. Année 1870. Guatemala A. 11. Légation et Consulat Général de France au Centre Amérique, f. 222 (v). Centre Des Archives Diplomatiques de Nantes, Ministère des Affaires Etrangères.

8053 Traducción nuestra. Retenemos del texto original el término en francés. Alphonse Dumartray, Exploitation de mines d’or et mise en culture de terrains dans l’Amérique centrale par la Société franco-anglaise de Nicaragua. S.d. Paris: Imp. Bénard et Cie. [In-4°. 8 p.], p. 2. En el documento se dan datos de 1851 en la página 3.

8154 Ibid., p. 2.

8255 Ibid., p. 5.

8356 Michel Chevalier, L’isthme de Panama. Paris : Librairie de Charles Gosselin, 1844, pp. 81, 82, 85, 88 y 97. Se refieren en particular a : Notice sur l’Amérique centrale. (p. 78).

8457 C. Scherzer, Wanderungen durch die mittel-amerikanischen Freistaaten Nicaragua, Honduras und San Salvador. Braunschweig, G. Westermann, 1857, p. 510. Se refiere a la obra Coup d’oeil.

8558 E. G. Squier, Notes on Central America. New York : Harper & Brothers, 1855, p. 390 y E. G. Squier, The States of Central America. New York : Harper & Brothers, 1858, p. 767. Utiliza como referencia el folleto Coup d’oeil.

8659 N. L. B. Canal of Nicaragua, or, A project to connect the Atlantic and Pacific Oceans by means of a canal. London : Mills and son, 1846, p. 18, 21 y 22. Mencionado también por: Belly, Félix. Percement de l’isthme américain. Canal de Nicaragua; exposé de la question. 2ème éd. Paris : Aux Bureaux de la direction du canal, 1859, p. 94.

8760 Véase : Elenco de libri e delle altre scritture offerte o inviate in dono al Congreso. En : Atti de la settima Adenanza degli scienziati italiani tenuta in Napoli dal 20 di settembre a 5 di ottobre del MDCCCXLV. Parte Seconda. Napoli : Nella Stamperia del Fibreno, 1846, p. vi. [Chevalley de Rivaz cav. Stephano. Coup d’oeil sur la République de l’Amérique centrale par Messieurs Dumartray et Rouhaud. In. 8°.]

88

Para citar este artículo :

Ronald Soto-Quiros, « Pierre Rouhaud y Alphonse Dumartray : Tempranos visionarios franceses de un canal interocéanico en América Central », Boletín AFEHC N°31, publicado el 08 agosto 2007, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=1666

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.