Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.72.162', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Identidad Social y Comunicación en el caso de las Organizaciones Civiles de Derechos Humanos en el conflicto de Chiapas : Identidad Social y Comunicación en el caso de las Organizaciones Civiles de Derechos Humanos en el conflicto de Chiapas

Ficha n° 1786

Creada: 22 noviembre 2007
Editada: 22 noviembre 2007
Modificada: 17 diciembre 2007

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 900 (aprox.)

Autor de la ficha:

Tanius KARAM

Editor de la ficha:

Nathalie GALLAND

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Identidad Social y Comunicación en el caso de las Organizaciones Civiles de Derechos Humanos en el conflicto de Chiapas

En este trabajo se presenta el análisis de las estrategias comunicativas que han desarrollado las organizaciones civiles de derechos humanos en el conflicto del sureste mexicano. Para ello, se presenta una breve contextualización histórica de las organizaciones civiles y dentro de éstas, de las más renombradas en materia de derechos humanos. Finalmente se describen y analizan algunas de sus estrategias comunicativas así como el impacto que éstas tuvieron.
Autor(es):
Tanius Karam
Fecha:
Noviembre 2007
Texto íntegral:

1Conformen pasan los años después del levantamiento del 1 de enero, los análisis se multiplican así como las perspectivas. El problema ha sido complejo y sobre los investigadores de muy diversas áreas han llamado la atención aspectos más específicos o interrelaciones de los mismos.

2Nuestro análisis de centrará en una doble perspectiva: por una parte la caracterización del conflicto en Chiapas y de las organizaciones civiles; por la otra el papel estratégico de la comunicación como un aspecto en la construcción de estos grupos. El eje que une ambos temas es la formación de nuevas redes informativas que han dado un dinamismo a las organizaciones civiles (tanto a las que trabajan en la zona de los Altos de Chiapas, como a las que no) en su acción interior y en sus nexos con el exterior; de hecho el conflicto Chiapas ha demandado nuevas mediaciones de estos grupos, y nuevos retos importantes.

3La reflexión y análisis de las organizaciones civiles de derechos humanos (OC de DH), a pesar de la importancia que tienen en el ámbito nacional, ha quedado en ocasiones reducido a un plano academicista, que poca cuenta da, de su complejidad, dinámica e importancia. No caeremos, como bien lo advirtió el escritor Carlos Monsiváis, al principio de la aparición social de estos grupos en la década de los ochenta, en su vituperación y triunfalismo, por el contrario, cuanto más acercamiento y diversas aproximaciones, se contribuyé a su consolidación, aun cuando esto suponga evidenciar las no pocas contradicciones en las que en ocasiones incurren; de cualquier forma en nuestro ánimo priva el deseo, sobre todo, de ponderar sus aportaciones.

1. La emergencia de las organizaciones sociales de Derechos Humanos en México.

4Desde hace poco menos de 15 años, uno de los temas dominantes del discurso político mexicano ha sido el de ‘sociedad civil’ y la ‘ciudadanía’ ( Cf Fernández Santillana, 2001:12). Esto se debe en buena medida a su íntima relación con la democracia, la que sin duda, es el asunto más importante de nuestro tiempo: la sociedad civil es la base de sustentación de cualquier proyecto alternativo al juego de poder de grupo.

1.1. Una caracterización conceptual

5En términos generales se entiende por Organización Civil (OC) aquellos sectores civiles organizados y con acciones reivindicativas concretas en el campo de lo social. Silvia Bolos (1999: 21) destaca el carácter marginal del que surgen estos grupos, ya que en muchas ocasiones se sienten excluidos de la distribución de recursos económicos, políticos y sociales. Las entenderemos como sinónimo de Organizaciones no Gubernamentales (ONG’s), si bien existen algunos matices terminológicos. Tanto en las OC como en las ONG’s se recupera lo cívico (no gubernamental) se constituye a partir de los profundos cambios en las relaciones tradicionales y el contrato social, un ambiente dominado por el escepticismo hacia las instituciones, los grandes proyectos y las promesas de bienestar.

6En las sociedades latinoamericanas el concepto de “sociedad civil” (SC) se interpreta en base a la conjugación de cinco procesos estructurales que indican la transformación de los últimos años (Morales Gil de la Torre, 1995: 35) que incluye la transición de estados autoritarios hacia la implantación de democracias formalmente liberales; el cambio de modelo económico de la sustitución de importaciones e intervención estatal reguladora a un modelo de mercado neoliberal dependiente; la pérdida de poder y soberanía de los Estados ante la globalización económica y la influencia de organismos supra-nacionales; la constitución de actores colectivos, desde el ámbito de la vida cotidiana, como una estrategia de sobrevivencia, autogestión de bienes colectivos y movilización de protesta contra las consecuencias más funestas de la crisis económica y la exclusión social y política; y la des-estructuración de los pactos corporativistas y de clases para el desarrollo nacional, en la que los actores y las clases sociales se subordinaban a un Estado paternalista y constituyente del sistema social y, como consecuencia, el deseo de autonomía de dichos actores frente al Estado. Así, la SC entra en escena como la expresión de una pluralidad de actores colectivos y sociales que democratizan e interpelan al Estado, al mismo tiempo que, con su participación más activa, acelera procesos de diferenciación entre el estado, el sistema político y la misma sociedad.

7Las organizaciones civiles (OC) se inscriben en la conformación de la nueva identidad social concretada en el conjunto de nuevos movimientos sociales, algunos de los cuales funcionan en dirección contraria a los intereses del poder. Si bien la presencia de OC se asocia a los cambios en la acción colectiva, son una respuesta a la aplicación de las políticas de ajuste, al adelgazamiento del Estado, la contracción del gasto social, a la crisis de los partidos y al sistema de partidos, a la incapacidad del gobierno para responder eficientemente a la compleja gama de funciones que le corresponde ( Cf Charry y Calvillo, 2000: 11). Sin embargo estas causas no puede reducirse a la dimensión social o política, sin tomar en cuenta consideraciones culturales, simbólicas y tecnológicas.

8La complejidad de las OC no impide subrayar ciertos para una clasificación general. París Pombo (citada por Charry y Calvillo, 2000: 10) agrupa los nuevos movimientos sociales en dos tipos (simbólicos y comunitarios) que son al mismo tiempo dimensiones de la acción. Los movimientos de DH corresponden a los primeros (simbólicos) porque suelen agrupar a un número reducido de individuos, pero tienen una profunda influencia ideológica al nivel de toda la sociedad (en dirección a un cambio en la cultura política). A diferencia, los comunitarios pueden ser mucho más masivos y su tendencia es a agruparse en coordinadoras o uniones; sus prácticas son más instrumentales, con demandas más concretas (agua, abastecimiento, escuela, transporte). Las OC también pueden dividirse de acuerdo a la espacio-temporalidad de su acción, por los plazos de acción (corto, mediano y largo plazo, acotado o amplio), por su ámbito prioritario de acción (local, regional, nacional, internacional). Resulta frecuente encontrar que algunas OC se inicien con acciones comunitario instrumentales y en su trayecto surjan demandas o aspiraciones más elaboradas que dan cuenta del crecimiento cultural de los grupos; tal es el caso de algunos grupos locales que de demandas concretas han dado un salto cualitativo en la organización para formar organizaciones preocupadas por los DH. Por otra parte, las organizaciones simbólico culturales desarrollan su trabajo en torno a demandas más representativas (ciudadanía, equidad, medio ambiente) tienen logros y presencia de más largo plazo, aunque en sus estrategias de trabajo incluyan acciones y obtengan resultados a corto, mediano y largo plazo, como el caso de las OC de DH. Charry y Calvillo completan la especificación de las OC al señalar su rasgo de heterogeneidad; son grupos que se conciben en “sujetos de su propia historia”, poseen un nuevo principio de autonomía y tiene un vínculo ético con la democracia, su composición social es poli-clasistas o trans-clasistas.

9El movimiento por la lucha y defensa de los DH destacan un conjunto de demandas amplias: supresión de la tortura, aplicada a los acusados y de la represión utilizado por el gobierno con la población, asimismo en contra del abuso de las autoridades. Algunas de las luchas tradiciones han sido por la presentación de desaparecidos, la libertad de los presos políticos, a favor de los perseguidos y exiliados políticos, por el castigo al os represores y por las libertades políticas. Lucha por limitar la impunidad a las autoridades infractoras de los DH y por obligarlas a reconocer y respetar los derechos que asisten a las víctimas. Para Ramírez Saís (1997: 203) los agrupamiento defensores de DH no conforman un movimiento sectorial, sino una red de movimientos, porque la lucha por estos derechos adhieren no sólo un número amplio de comisiones, academias, centros, ligas, coordinadoras y organismos específicos, sino también diferentes grupos sociales del campo y la ciudad, así como numerosas ONG’s, partidos políticos y diferentes congregaciones religiosas.

1.2 Algunas notas históricas

10En México los DH fueron un tema marginal durante muchos años. En el exterior el gobierno mexicano y sus autoridades argumentaban que en México había violaciones asiladas, pero no un patrón recurrente. Dentro del país, los gobernantes insistían en que se trataba de ideas exóticas y ajenas y no faltó quien dijera que era un instrumento del intervencionismo yanqui. Se insistía estaba la constitución y, en los último casos, algunos derechos — como la democracia — tenían que esperar a que se alcanzara la justicia social. Por inocencia, convencimiento o miedo, la sociedad mexicana aceptó este dictamen oficial que poco a poco se fue erosionando y perdiendo validez.

11Por otra parte, el fenómeno de la sociedad civil mexicana ha sido complejo y también hasta hace no mucho (prueba los cambios que hemos vivido) considerado con poca frecuencia. En término formales en el país ha existido un estado de derecho, las garantías individuales han estado consagradas en la Constitución, la propia Carta Magna define un régimen político representativo, democrático y federal, existe una legislación para la elección democrática de los gobernantes y hay una serie de derechos sociales consagrados en la constitución que van de lo laborales a los servicios básicos. Sin embargo en la realidad el derecho no había siempre la norma que rige las relaciones de los mexicanos con el Estado; como es conocido y respaldado por abundante evidencia empírica y documental los derechos civiles habían sido conculcados por la corrupción y la impunidad de las autoridades; el federalismo negado por un centralismo presidencial que también ahoga los poderes legislativos y judicial, los procesos electorales frecuentemente fraudados por el gobierno y finalmente los derechos sociales obligatorios son escamoteados a amplios sectores de la población. Por lo tanto podía decirse que los mexicanos no éramos (o seguimos siendo) ciudadanos o al menos no plenamente, o unos más que otros. Esto es fue lo que caracterizó al régimen político mexicano (Smith 1995: 52), desde aquí podemos decir que estudiar los derechos humanos en México, presupone ver cómo ésta ha cambiado, cuáles han sido los rasgos del nuevo pacto social.

12La aparición de movimientos reivindicativos de derechos humanos emergió a partir de la represión política de 1968. Los setenta fueron una década de fuerte represión al interior, justificado desde el discurso de la “seguridad nacional” muy de boga en otras partes de la región; en el sexenio del presidente Echeverría se dio lo que se ha llamado la “Guerra Secreta” entre el gobierno y los grupos disidentes armados que surgieron principalmente a partir del movimiento de 1968. De 1970-1976 desaparecieron más de 360 ciudadanos; en este marco, surgió en agosto de 1977 formalmente el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos, ha estado compuesto desde entonces por los familiares de las víctimas de las violaciones de los derechos humanos ( Cf REDTDT 1996 T.2: 15).

13A partir de mediados de los ochenta la expresión organizaciones de la sociedad civil se populariza. Según Monsiváis (1988: 78-79) su aparición se hace explícita a partir de los sismos de la ciudad de México, en septiembre de 1985:

14“Entre nosotros es accidentada la trayectoria semántica de la expresión sociedad civil. Durante mucho tiempo, sólo significa la ficción que el Estado tolera…Luego , reintroducida por teóricos gramsciano la expresión se restringe al debate académico…“Pero el terremoto determina el auge del término. Y ya el 22 de septiembre (1985, dos días después) su uso se generaliza, al principio sinónimo de sociedad, sin ningún acento en los aspectos organizativos. Y a principios de octubre la práctica es dominante: sociedad civil es el esfuerzo comunitario de autogestión solidaria, el espacio independiente del gobierno, en rigor la zona del antagonismo. Y las objeciones teóricas, por fundadas que sean, resultan inoperantes…“Ante el éxito del término, sustentado en el rechazo de la impunidad gubernamental, los funcionarios se lanzan a la recuperación de las confianza…”

15Una de las consecuencias de la movilización generada por estos acontecimientos fue, un par años más tarde, la formación de nuevos grupos defensores de los DH. Tras los pioneros Frente Nacional contra la Represión y el Frente Nacional de Abogados Democráticos, vinieron otros muchos organismos como Servicio Desarrollo y Paz A.C (SEDEPAC), la Academia Mexicana de los DH, el Centro Fray Francisco de Vitoria, el Comité de Solidaridad con Grupos Étnicos Marginados, la Comisión para la Defensa d los DH, el Centro Binacional de DH, el Centro de DH Miguel Agustín Pro, que adquirieron una presencia social significativa, y coincidían en el deseo de responder con nuevas mediaciones a los desafíos que planteaba la debacle económica del régimen de la madrista.

16En el periodo del presidente Carlos Salinas (1988-1994) se dio un incremento en la violencia política. Desde los primeros meses, los golpes espectaculares al sindicalismo petrolero, falta de respeto de las elecciones locales (con la excepción de la primera elección en Baja California, a los pocos meses de tomar el poder). Más allá del afán de control del “hombre que quiso ser rey1 ”, Morales H. (1995: 75) atribuye el clima de violencia política a un conjunto de hipótesis en las influye: a) el desplazamiento de grupos de poder dentro (los tecnócratas, en su mayoría economistas egresados de universidades extranjeras, a la vieja política, en su mayoría abogados de universidades públicas nacionales); b) el entorpecimiento del tránsito hacia la modernidad; c) la descomposición del sistema político mexicano tradicional; d) nuevos poderes allegados al sistema político: narcotráfico, el gran capital, la cúpula eclesial, los políticos desplazados, los militares. En resumen, una modernización muy anunciada pero contenido; un nuevo proyecto neoliberal anunciado desde el periodo de Miguel de la Madrid, pero sin una estructura social y política que la soportara. El autoritarismo salinista en lugar de contener estas fuerzas, las detono, y la bonanza económica, la proyección internacional anunciada, solamente radicalizó las diferencias sociales y políticas (tanto al interior de el partido oficial, como en la relación con otras agrupaciones, en especial del Partido de la Revolución Democrática)

17Por tal motivo el recuento de daños en materia de derechos humanos de tinte político es notorio. Más de 400 asesinatos políticos, de los cuales el 75% correspondía a militantes opositores de centro-izquierdista PRD. No resulta casual la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 1990, que ha funcionado desde entonces como ventanilla de quejas del aparato gubernamental; su interés por los DH fue meramente pragmático: el gobierno los asumió como una estrategia de recomposición de la imagen ante el exterior, como parte de una campaña de relaciones públicas y como vehículo para paliar algunas disfunciones en los malos manejos de la autoridad, mediante “recomendaciones”, sin valor jurídico; todo ello, lejos de medidas sociales integrales o de acuerdos políticos con la oposición.

18En el periodo del presidente Zedillo (1994-2000) inició tuvo que devaluar a moneda que sobrevino en enero de 1995, en el Efecto Tequila ; las consecuencias socio-económicas fueron insospechadas en la historia social: desmantelamiento de las instituciones encargadas de la procuración de justicia; incremento impresionante de la inseguridad (sobre todo en ciudad de México), perdida de control en la lucha contra el narcotráfico, constante cuestionamiento sobre policía, y sobre todo, impunidad. Si bien Zedillo no fue el presidente más autoritario y despótico dentro del nacionalismo revolucionario mexicano, su sexenio en cambio devino en uno de los más violentos. Repertorio de asesinatos, secuestros, inseguridad trepidante, falta de control institucional pueblan los diarios del periodo. El listado de eventos violatorios impresiona por su diversidad: su mandato, el 1 de diciembre de 1994 se inaugura con agresiones a periodistas, siguen los eventos en Chicomosuelo (Chiapas), detenciones de presuntos miembros zapatistas, allanamiento de la policía judicial, el conflicto del sindicato del transporte público en la ciudad de México “Ruta 100”, el asesinato del magistrado Pola Uscanga, el caso Aguas Blancas (en la provincia de Guerrero) y una serie de matanzas en el estado, el caso Tepoztlán (a menos de 100 km de la capital del país); al mediar el sexenio la masacre de Acteal y un larguísimo etcétera. Se podrá argumentar que siempre ha habido detenciones, allanamientos y matanzas; dos puntos piden una matización a este argumento: por una parte, el incremento cuantitativo de los hechos represivos; por la otra el contexto de fragilidad institucional, de zozobra social, el incremento de la militarización, creación de nuevas zonas militares, replanteamiento oficial de la seguridad pública; en una palabra, ingobernabilidad, impunidad, ausencia del estado del derecho.

19En resumen, un recorrido del tema de derechos humanos por la historia de los gobiernos nacional-revolucionarios (1929-1970), populistas (1970-1982) y neoliberales (1982-2000) revela el desgaste del estado mexicano y sus mecanismos de control social. La historia de los DH en el país y sus organizaciones es unos de los principales para entender la historia de la participación de la sociedad en la vida pública y política. Los DH como discurso e institución es la respuesta a este deterioro; su camino es paralelo a la democratización del país, y el eje de su lucha, defensa y promoción ha permitido a algunos sectores de la sociedad orientar sus luchas y dirigir sus acciones, creando consensos a partir de los argumentos vinculados a los DH.

2. Las Organizaciones Civiles de Derechos Humanos en Chiapas

20Desde los primeros días del evento, algunos sectores de la sociedad se vieron interpelados por los comunicados del Ejército Zapatista (EZ), lo que llevó a la formación de plataformas para responder a este llamado como fue la Coordinadora de Organismos Civiles por la Paz (CONPAZ). Este llamado del subcomandante Marcos tiene como antecedente del trabajo que organizaciones civiles venían realizando desde años atrás y el prestigio de autonomía, independencia y crítica con respecto al gobierno (sobre en el periodo de Carlos Salinas) que algunos de otros grupos habían adquirido. Marcos no hubiera apelado a ellas si la experiencia hubiera sido negativa; al hacerlo quiso montar sus propias redes; revitalizó los grupos y reconoció — sin hacerlo explícitamente en sus comunicados — su trabajo. El estado de estos grupos en Chiapas era mínimo, inexistente, por eso la movilización de la sociedad civil nacional e internacional animó la creación de grupos y redes de organizaciones que asumieron en primer lugar las demandas del EZ como propias. Haremos una breve mención a estos actores.

2.1 Organismos Civiles de Derechos Humanos

21Existen en México algunas centenas de organizaciones civiles que tienen interés por derechos humanos, éstos incluyen desde los comités que existían en los setenta, las nuevas organizaciones que emergieron a raíz de los terremotos en la ciudad de México, más la pléyade de ONG’s que formalizaron su actividad a finales de los ochenta. De manera reciente se incluyen incluso universidades, las cuales hacen trabajo de denuncia, investigación y estudio de los DH.

22El crecimiento de los OC de DH planteo la necesidad de nuevos mecanismos de trabajo al interior y al exterior. Las necesidades que tenían que cubrir, los grupos y actores con los que se vinculaba, la nueva relación con el estado, interpelaban las formas organización.

23a) El _Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas”(CDHFBC) _
El CDGFBC es uno de los centros más activos, y quizá de las organizaciones civiles (en esta nueva modalidad de estructura). Este Centro es una organización no gubernamental que concibe su tarea como la promoción y la defensa de los derechos humanos. Es una instancia creada por la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, cuyo obispo fue Samuel Ruiz García. Atiende todos los casos de violación de derechos humanos que se le presentan, sin distinción de credos u opciones políticas, dando preferencia a aquellos en los que las víctimas se encuentran marginadas de la sociedad por su pobreza.

24Desde su fundación en 1989, el CDHFBC ha atendido múltiples casos de violación a los derechos humanos, y esto le ha atraído en ocasiones ataques por parte de quienes están interesados en perpetuar una cultura de violencia y una estructura de discriminación y represión. A pesar de ello, este Centro ha procurado en todo momento ser fidedigno y veraz, contando para ello con el trabajo de muchos hombres y mujeres.

25Algunas de las funciones principales de este centro son defender las víctimas en los casos de violaciones a los derechos humanos así como la defensa legal de los casos que lo ameriten ante los tribunales y las instancias estatales, nacionales e internacionales pertinentes con el fin de obtener la restitución que corresponda, el cumplimiento pleno de la justicia, la sanción de los responsables y la aclaración pública de los hechos; recopilar datos fidedignos sobre casos y situaciones de violación a los derechos humanos, difundir y denunciar a través de diversos medios de comunicación social los casos que lo ameriten; promover y desarrollar la investigación y análisis sobre los derechos humanos en sus diferentes dimensiones y buscar la solidaridad con instituciones, grupos y personas afines con la defensa y promoción de los derechos humanos. El CDHFBC ha procurado multiplicar sus esfuerzos a través de nuevas organizaciones de base llamadas Comités de Derechos Humanos. Éstos nacen del trabajo de capacitación realizado por el Área de Educación. El trabajo de las parroquias de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, ha sido muy importante en la formación de los Comités. En algunos casos, este trabajo precedió ó se inició al mismo tiempo que el del Centro.

26b) Coordinadora Nacional de ONG’s por la Paz (CONPAZ)

27En los llamados directos del EZ a la sociedad, la respuesta más integrada en el estado de Chiapas fue la CONPAZ, que cumplió una función importante del inicio de las hostilidades en 1994 hasta su desaparición en noviembre de 1997. Esta coalición de ONG’s surgió a los pocos días del levantamiento zapatista, el 4 de enero de 1994, como una primera respuesta civil a la nueva coyuntura. Su proceso de gestación tuvo que ser rápido, unos días después, el 18 de enero CONPAZ organizó una caravana al Ejido Morelia organizó las visitas y colaboró en la formación de los primeros informes sobre la situación en la zona. La creación de CONPAZ — señala Bellinghausen (1997) — no se trató de un nuevo grupo de actores de la vida social chiapaneca, sino justamente de la sociedad civil que ya se encontraba trabajando con las comunidades indígenas. En su origen está la lucha por la paz en condiciones favorables par los grupos indígenas; las diversas ONG’s que operaban en la región, unas vinculadas a la diócesis de San Cristóbal, y otras no, al verse frenadas por la conmoción, la ocupación militar casi inmediata y en un nuevo y peligroso escenario político, se volcaron a la defensa de los derechos humanos y el apoyo material a las comunidades.

28CONPAZ también surgió como una medida de sobrevivencia de las propias organizaciones — que después de los antropólogos que ahí trabajaban, fueron el primer puente moderno entre los grupos indígenas de la selva y la sociedad mestiza —, sobre todo por el aumento de efectivos militares en la zona, guardias blancas, grupos paramilitares, y la guerra de baja intensidad promovida por el gobierno.

29Su trabajo de convirtió en un aglutinador de la ayuda externa, así como permitió acciones más organizadas entre las organizaciones. En 1995, después de la ofensiva gubernamental de febrero, esta coordinadora solicitó al gobierno que toda la ayuda gubernamental fuera canalizada a través de las instancias civiles y no militares. También se destacó por la defensa de los extranjeros que trabajan en la zona. CONPAZ denunció las estrategias de intimidación y las medidas que el Instituto Nacional de Migración ha seguido para identificar y eventualmente detener a extranjeros. En 1996 su labor se intensificó con la denuncias de nuevos ataque y conflictos, como los ocurridos en Tila, Sabanilla y Simojovel (20 de junio 1996), e hicieron severas críticas a la actitud negligente de las autoridades. Este trabajo ocasionó que sus instalaciones fueran allanadas (febrero, septiembre de 1996) y 28 de sus integrantes se convirtieran en objeto de amenazas e intimidaciones (noviembre 1996). En abril de 1997 publicaron Informe y Análisis de la respuesta del gobierno a los acuerdo de San Andrés, en el que se denunció la estrategia político-militar en el marco de la Guerra de Baja Intensidad (GBI).

30CONPAZ se disolvió a finales de 1997. Su desaparición marcó una crisis del modelo de trabajo de las ONG en la misma medida que es crítica la situación social y política en las regiones indígenas de Chiapas; Bellinghausen (1997) ve más que una desaparición, una transformación, una adaptación a las nuevas circunstancias. Sin embargo, podemos ver la desaparición CONPAZ como un signo también del debilitamiento del proceso de negociación en la zona y de las instancias mediadoras (como fue el caso también de la Comisión Nacional de Intermediación, disuelta seis meses después, en junio 1998).

31c) Red de Organismos Civiles de Derechos Humanos, “Todos los Derechos para Todos” (REDTDT)

32A nivel nacional hay que mencionar a que articula a varias OC de DH en Chiapas2 y a varias docenas de organizaciones más en el país. La REDTDT tiene poco más de 10 años. Se formó en mayo de 1991, su objetivo fue conformarse en un espacio de encuentro, coordinación, reflexión, análisis e intercambio de las ONG’s de DH que por entonces aparecían, y se formaban principalmente en las zonas más empobrecidas y excluidas de 17 estados de México. Sus principales tareas son la denuncia, defensa, educación popular, promoción e información; algunos de los resultados concretos de la red han sido la liberación de ciudadanos inocentes y la posibilidad de castigar a las autoridades a pesar de la cultura de impunidad que persiste en varias regiones del país y en las instituciones. Otro logro, menos evidente, pero no menos importante, es una concepción más integral de los derechos humanos que va más allá de entendimiento jurídico de los derechos (REDTDT, 1996, Vol. II: 59).

33Según Concha (2000, 9 de septiembre, p.15) la REDTDT ha atravesado por 5 etapas: la primera (1989-1991) se caracteriza por reuniones y talleres previos a su fundación. La segunda (1991-1993) se institucionaliza y opta por una concepción integral de los DH; de ahí el tema “todos los derechos para todos”. La tercera (1994-1996) se distingue por una gran participación y movilización en los primeros días del conflicto armado en Chiapas y en las mesas posteriores de diálogo: los Acuerdos de San Miguel y San Andrés Larrainzar. Hasta la fecha forma parte de la Comisión de Seguimiento y Verificación estos Acuerdos (Cosever), creada por decreto del Congreso de la Unión. Desde enero de 1994 la Red reunió información en el lugar de los hechos; envió acciones urgentes a nivel nacional e internacional; formó brigadas por la paz y el diálogo y presionó, junto con otras ONG’s para restablecer el libre tránsito en la zona; elaboró informes sobre la situación de los DH en la región, que se presentaron en el pleno de la sesión ordinaria de la CIDH de la OEA y ante la 50 sesión de la CDH de la ONU (febrero 1994); presentó propuestas para la Ley de Amnistía ante el Congreso de la Unión; investigó casos concretos y elaboró denuncias ante la CIDH; denunció las violaciones cometidas contra ciudadanos señalados por el gobierno mexicano como “presuntos colaboradores del EZLN” y logró la libertad de algunos de ellos.

34La quinta etapa, que Concha ubica a partir de 1998, es una extensión de la anterior: fortalecimiento de los vínculos internacionales, presencia de la opinión pública nacional e internacional. Por ejemplo, la CIDH hizo público la información sobre DH presentada por la REDTDT; también en 1998 la REDTDT se reunió con el secretario general de la ONU, Kofi Annan. En noviembre de 1999 viene a México la titular el Alto comisionado par los Derechos Humanos de naciones Unidas, la Red organiza reuniones con ONG y con víctimas de familiares en varias ciudades del país. Esta etapa también se caracteriza por una acuciosa producción de materiales, como la presentación en marzo del 2000 de la Agenda mínima de justicia y derechos humanos. Sin embargo, la historia de la REDTDT tiene reveses y sinsabores, como las amenazas, hostigamientos, atentados de muerte, acusaciones públicas y denuncias penales, de las que han sido objeto alrededor de 150 miembros de esta Red en todo el país.

3. Formas de comunicación de las OC de DH

35Uno de los elementos que estudiamos para caracterizar a estas organizaciones son las formas de comunicación, como un elemento estratégico en su definición como grupo social; a su vez que hemos hecho una presentación de estos grupos, nuestro análisis quedaría incompleto sin una breve mirada al interior de los mismos. Los nuevos retos para su eficiencia y presencia en la opinión pública no están distantes de los criterios y formas para organizar su trabajo hacia adentro. En este sentido, hay que decirlo, queda mucho trabajo por delante; la visibilidad y cierto reconocimiento exterior, no siempre coincide con formas eficientes de trabajo al interior. No es fácil para las OC de DH, tradicionalmente envueltas en un verdadero mar de tareas, con problemas tan imperiosos y en contextos en los que no pocas veces la misma vida de sus miembros se encuentra en peligro, hablar de cultura organizaciones, identidad corporativa, comunicación interna, estrategias de relaciones públicas. Este es un tema, sobre el que las mismas organizaciones, en los foros y encuentros, ha debatido, pero donde muchas veces los imperativos de la realidad, rebasan las necesidades orgánicas internas.

3.1 Para una crítica de la comunicación (interna y externa) de las OC de DH

36El principio de cualquier estrategia de comunicación es la organización propia de cada grupo. Sus acciones, su visibilidad y sus medios de contactos con otros agentes, dentro y fuera de su ámbito de acción, se vincula con la propia forma de organización, con la división del trabajo al interior, con el proceso de toma de decisiones y los vehículos en la formación de consensos; con las mediaciones analíticas que utilizan para construir una visión de la realidad, con el plan de trabajo que les permite priorizar, en un medio donde lo que sobra es el trabajo, las actividades fundamentales que les permiten la confirmación de una identidad reconocible operativa.

37Para Rocío Culebro3 el estudio de las formas de comunicación de estos grupos tiene que ver con el fortalecimiento institucional de las OC. Las organizaciones se han caracterizado en una primera etapa (1985-2000) en hacer un trabajo de solidaridad, combinado con el trabajo voluntario. Con el tiempo, y el reconocimiento social que han adquirido estas organizaciones se han convertido en actores importantes con cierto impacto social en el trabajo que realizan, las va obligando a profesionalizarse en otro sentido: relación con los medios, gestión interna, centros de documentación, vínculos con otros públicos, actores e instancias. No siempre de debate con la debida profusión el tema de la comunicación interna y la gestión institucional. Las categorías para el análisis institucional de las organizaciones, suele quedarse en la buena administración y finanzas de la organización; sin embargo, esto es distinto de la necesaria profesionalización. “El fortalecimiento — menciona Culebro — tiene que ver con los objetivos, hacia donde van trabajar, cual es su impacto y como se van a relacionar. Tiene que ver con lo administrativo, con lo organizativo y el sentido social. Hay que tener mucha claridad sobre lo que se quiere hacer.”

38Las mismas características del trabajo, las condiciones de premura y las condiciones de tensión social en las que se mueven estos grupos han dificultado hacer el trabajo “ad intra”. Uno de los principios básicos de la comunicación organizaciones, es que interdependencia entre el sistema interior y exterior de la organización. La solidez de la organización se relaciona con el tipo de posicionamiento que puede llegarse a establecer y el estado de las relaciones entre los públicos internos y externos. Culebro concluye que en el caso de las OC de DH en Chiapas, no hay un fortalecimiento institucional; con la excepción del CFDHFBC, ningún otro centro de la zona ha intentado hacer un trabajo en esta dirección.

39Las consecuencias de este debilitamiento institucional pueden ser varias: dificultad para recuperar la información que producen, duplicación de actividades, problemas con la gestión del voluntariado, y el gran problema: el financiamiento, falta de recursos y las precarias situaciones en las que muchas veces realizan su trabajo. La mirada internacional de Chiapas ha privilegiado el área de trabajo, generando algunos insumos; pero los problemas, no siempre son únicamente de recursos, sino que se vinculan a cuestiones estrictamente organizativas; es ahí, donde lo que en apariencia es superfluo, se convierte en vital.

40La comunicación externa de las OC de DH es distinta, es la parte externa y más visible. A diferencial de lo que sucede en el interior, las OC de DH han logrado un cierto posicionamiento en algunos medios, y son identificados por regiones un poco más amplias de la opinión pública. Algunas de sus principales estrategias de comunicación externa son el cabildeo que realizan, los informes internos y los que conjuntamente elaboran con otro grupos, las presentaciones que pueden hacer en distintos foros, son escenario idóneos para la denuncia, porque su trabajo es identificado como el contrapeso a la visión oficial que no pocas veces minimiza y reduce a unas cuantas variables el problema. No puede desdeñarse en este listado los nuevos soportes, aunque algunas deficiencias al interior son inocultables. El uso del internet permite un carácter planetario (redes de información se entrecruzan Estados, empresas y personas), permanente (disponibilidad tecnológica durante las 24 horas del día en las redes informatizadas), inmediato (sensación de hacerse parte de acontecimientos diversos), e inmaterial (realidad virtual se sedimenta en un universo imaginario que se entrecruza con la propia realidad material) de la información ( Cf Contreras, 1999:75-76) que facilita esa presencia exterior y la coordinación de tareas que ya no se circunscriben a cuestiones meramente locales.

41Uno de los aspectos más importancias para las OC en su comunicación externa es la vinculación con los medios masivos. Varios promotores de DH son conscientes que la información es un “producto” que se fabrica, y que la relación con los medios tiene que construirse. Y hoy hay una mayor relación entre medios y grupos productores de información sobre DH. Comunicación y Derechos Humanos es un binomio que ha sido considerablemente poco explorado, si tomamos en cuenta la importancia estratégica que tiene para la consolidación de la democracia en el país.

42Las OC DH, se han convertido en fuentes de credibilidad e interés para los medios tradicionales, proveyéndolas de noticias y comentarios alternos. Su trabajo les da un capital moral para denunciar. Esto nos lleva a analizar la relación ente los medios, los movimientos sociales y las organizaciones civiles. A pesar de la pertinencia de este tema es comparativamente poca la información al respecto; de hecho hasta poco su vinculación era casi inexistente: estos grupos y movimientos “no existían para los medios”. Entre las causas de este distanciamiento se destaca la tradicional resistencia de los movimientos sociales hacia los grandes medios mexicanos asociados a intereses capitalista y progubernamentales en una estructura de comunicación que por décadas fue impermeable a voces disidentes. Debido a la cerrazón tradicional de los grandes medios, los movimientos sociales y las organizaciones populares generaron sus propios circuitos informativos, por lo general circunscritos a pequeños grupos y áreas de difusión; así, si bien su información era de sumo interés por el contexto socio-informativo, ésta no podía ser pública. La emergencia de las OC de DH en un nuevo estado de los medios ha facilitado su incursión en los relatos mediáticos, aunque ésta dista de ser óptima y frecuente. Desde las OC de DH se reconoce la importancia de su presencia en los medios. La cobertura masiva de los medios garantizan una ampliación de la denuncia social hacia ámbitos que de otra manera no podría alcanzar; por su parte, los movimientos proporcionar material noticioso a los medios y de hecho se convierte en factores que incrementan el capital social de la información que algunos medios transmiten ( Cf Aceves 1991: 25).

3.2 Las Redes de DH y la formación de una cibercultura

43Una de las características del tiempo que vivimos, es que somos testigos de la revisión del componente psicológico y social del conocimiento, en el cual las tecnologías informativas juegan un papel fundamental. Corominas (citado por Sierra, 2000: 33) señala que las transformaciones de dichas tecnologías tiene un triple efecto en el campo de la cultura: el cambio de la estructura de intereses (las cosas en las que se piensa), el cambio de la naturaleza de los símbolos (las cosas sobre las que se piensa) y el cambio de la naturaleza de la comunidad (las relaciones interpersonales en las que se comparten los pensamientos).

44La sociedad red se basa en un espacio de flujos, en la concepción “atemporal” del tiempo. La sociedad se ha ido construyendo en flujos y redes de capital, información, tecnología, interacción organizativa, imágenes y símbolos. La nueva forma espacial del capital, la finanzas, los recursos humanos, es la de flujos y redes, que se caracteriza por una organización material de las prácticas sociales en tiempo compartida, las cuales funcionan a través de secuencias de intercambios e interacciones determinadas

45Entendemos la formación de redes como un imperativo de trabajo, que conlleva una nueva “epistemología” que dota de nuevos retos a los actores sociales; es u elemento fundamental que los derechos humanos fue el primer elemento semántico que permitió un aglutinamiento considerable de organizaciones; no es el primer objeto que conlleva la agrupación de sectores de la sociedad civil, pero sí el que logra una red nacional visible, co poder interlocución y presencia en la prensa.

46La organización red, puede ser una nueva mediación que permita, a algunos sectores de la sociedad civil organizada, explorar nuevas vías hacia una racionalidad crítica y “analógica” que ofrezca otras posibilidades al ciber-espacio y supere la lógica dominante del consumo y la satisfacción inmediatista de las necesidades. Nos parece que la formación de redes solidarias locales, nacionales e internacionales recupera nuevas funciones del ciber-espacio. No negamos ciertas contradicciones de la sociedad red — señaladas por Castells (1999:29) — al dejar, como la globalización (llamada neo-imperialismo por Petras lo hace en el plano de la economía global, a grupos, pueblos y territorios enteros, que carecen de importante desde la perspectiva del libre flujo mundial de bienes, servicios y recursos humanos. Para Petras ( Cf Serrano 2001) uno de los retos, es justamente la consolidación de la vinculación con movimiento populares como los zapatistas en México, los Sem Terra en Brasil, o con los cocaleros en Bolivia.

47La red ofrece formas para poblar la comunidad virtual; recuperar la virtualidad como nuevo imaginario. Si los actores social tienen una imagen e lo que son y del contexto en el que se desenvuelven, y éstos son la clave de su representación en lo social; la formación de redes es una estrategia para ensanchar su imagen y adecuarla al tamaño y complejidad de esa imagen. El principal reto de las organizaciones y grupos es recomponer el sentido de la organización y adecuarla a las nuevas viñetas del mundo de la vida. El mundo discursivo es más plural, no necesariamente porque surjan más voces, sino porque es posible generar espacio donde voces que se excluían se encuentran ( Cf Galindo 1998).

48Otro factor es la ida de tiempo y espacio; el tiempo moderno existía como sucesión reiterada de los mismo, circunscrito principalmente alo espacial; ahora el tiempo y el espacio tiene variaciones; el reto del a imaginación se extiende sobre lo que no se ve en el espacio cotidiano. Las disposiciones ecológicas cambiantes y las configuraciones sociales traman nuevas reacciones y acciones. Las relaciones horizontales cobras más importancia que las verticales, justamente las redes surgen como mecanismos para potenciar las primeras; la sociedad — menciona Galindo — se “achata” y se hace más compleja la organización horizontal. La red nos permite habitar el ciber-espacio, y componer una ciber-cultura por medio de la conformación de un estilo de presencia en medio de esta nueva diversidad y complejidad. La sociedad de la información es por naturaleza una sociedad más abierta que funciona sobre el fortalecimiento de los lazos horizontales; la función de las redes es expandir las vías horizontales. Las formación de redes por Internet funciona como una metáfora vital de la posibilidades del contacto múltiple, horizontal y multi-interactivo. La ciber-cultura — y sus redes como posibilidad — han nacido como una nueva forma de construcción de la vida social a través de nuevas formas de contacto, relación y vínculo. En el pasado reciente se consideraban mundos reales al os que los actores vivían desde sus miradas y desde sus situaciones de vida. Ahora esos mundos también forman parte de la virtualidad y es la “materia prima” desde la que se forman las redes

4. La internacionalización del conflicto chiapaneco

49La comunidad internacional ha tenido un papel importante como actor dentro del conflicto. Desde los primeros meses de 1994 iniciaron la afluencia de grupos que empezaron a destinar ayuda a las comunidades; organismos internacionales de DH insistieron desde la primeras semanas sobre el respeto a los derechos humanos. La razón de este fenómeno no puede ser reducido a los comunicados de Marcos por Internet, obedece a la función simbólica del movimiento, a la globalización que se extiende al campo de la solidaridad y los derechos humanos. En agosto de 1994, inició en San Cristóbal la Convención Nacional Democrática convocada por el EZLN y que concluyó con la formación del primer Aguascalientes construidos por los zapatistas en Guadalupe Tepeyac; al evento no sólo asistieron cerca de 7000 mexicanos, sino que hubo también cientos de observadores internacionales.

50En febrero de 1995 el gobierno de Zedillo organizó una ofensiva con la finalidad de desmantelar el movimiento: se anuncia la supuesto identidad del sub-comandante Marcos, se libran órdenes de aprehensión con integrantes del EZ, se detienen a varios civiles acusados de ser miembros del EZ y se lanza una vasta ofensiva militar contra las comunidades de apoyo, con el pretexto de cumplir las órdenes de aprehensión; a partir del 12 de febrero se inicia una oleada de grandes movilizaciones nacionales internacionales. Un mes después Marcos agradeció el apoyo a la sociedad civil nacional e internacional; a partir de entonces se instalaron campamento permanentes de presencia civil en la zona del conflicto con la finalidad de evitar agresiones. Desde entonces, la presencia internacional ha jugado un papel importante, no sólo como actor “virtual”, sino como “real”; los dos mundos se han dado la mano, se han fortalecido.

51Las interpretaciones de dicha presencia oscilan de la negación ante el atentado de la “soberanía nacional”, hasta las funciones del movimiento zapatista en la mundialización de un movimiento internacional anti-globalización, en la cual dicha presencia es muy importante y se ha conformado como un elemento esencial en la formación de redes alternas: grupos que llegan, campamentos que se instalan, son nuevas fuentes de información que de “primera mano” incorporan insumos a la construcción social de la información.

52En términos generales la actitud del gobierno priísta fue, desde esta presencia internacional, deslegitimar y desprestigiar al movimiento zapatista, al atribuirle infiltraciones o presencias “ajenas”. La presencia internacional, tiene otras lecturas: el incremento de la presencia de extranjeros es una medida que regula la fuerte tensión que prevalece en muchas comunidades. Las expulsiones, la actitud agresiva de las autoridades migratorias y de la Secretaría de Gobernación evidencian la hostilidad y clima de guerra fría que prevaleció en la zona durante varios años.

53Los ejemplos de este clima tenso abundan. Quizá uno de los llamativos fue el caso de los observadores italianos que vinieron en mayo de 1999. Se informó que los observadores italianos estarían primero en San Cristóbal par luego desplazarse a La Realidad, Polhó y Oventic . Durante su estancia, la Secretaría de Gobernación señaló que los observadores entregarían material didáctico, donativos económicos y medicinas en diversas comunidades. Cuatro días después el grupo desafío al gobierno: pese a no contar con el permiso respectivo, anunció su intención de visitar las comunidades de “Taniperlas” y “Amparo Aguatinta”, donde habían sido desmantelados los autoproclamados” municipios autónomos “Ricardo Flores Magón” y “Tierra y Libertad”. La respuesta no se hizo esperar, Solís Cámara, subsecretario de Población y Servicios Migratorios advirtió que el gobierno no caería en provocaciones. Llamó a los observadores “turistas revolucionarios”; explicó que de los 118 observadores que habían solicitado el permiso para ingresar a dichas comunidades, únicamente se permitiría la entrada a diez. La llegada de los observadores a Taniperlas la mañana del jueves 7 de mayo derivó en un enfrentamiento a golpes entre campesinos priístas y simpatizantes de la guerrilla zapatista . Entre los golpeados figuraron una italiana y la diputada mexicana Patricia Jiménez. Pedro Chulín, indígena priísta de Taniperlas, acusó a los extranjeros que viven en la selva Lacandona de ser responsables de “la prolongación del conflicto” armado por “estar mal orientado a la gente”. Este incidente fue interpretado por como una estrategia xenofóbica del gobierno que en todo discurso se encarga de recordar que México ha sido un lugar abierto para todos aquellos que respetan sus leyes. El 12 de mayo el politólogo Arnaldo Córdoba mencionó “El caso de los 134 italianos – señala el connotado politólogo Arnaldo Córdova – no solo resulta patético sino también ridículo; ‘violaron las leyes’ sólo porque reclamaron el derecho a circular libremente por el territorio mexicano; fueron calificados como ‘aventureros’, ‘criminales’ ‘provocadores profesionales’....” (Periódico La Jornada 12/5/98)

54Este incidente provocó que el martes 12 de mayo, más de 500 intelectuales y grupos europeos repudiaran la expulsión de los observadores. Encabezados por el escritor Manuel Vázquez Montalbán los firmantes del documento “Paremos la Guerra” sostuvieron que la vigilancia y la observación de los derechos humanos es legítima y necesaria y que deben realizarse informes periódicos sobre los evolución de los acontecimientos en Chiapas. El texto hace un llamado a la sociedad civil a mantener la presencia de observadores y al gobierno mexicana pide permitir esa presencia conforme al derecho internacional.

4.1 La Presencia Zapatista en el ciberespacio

55Uno de los elementos más distintos que han supuesto señidos y diversos análisis sobre el caso de Chiapas (si bien hoy día ya no es objeto de tan marcadas observaciones) es la presencia en el ciberpesacio. Esta presencia conflictiva no sería explicable sin dos fenómenos; el primero y más evidente es el exitoso intercambio de flujos informativos con el exterior ha sido la presencia en el ciberespacio del movimiento y su difusión internacional, permanente y actualizada de discursos, actividades, eventos, libros de firmas, colectas de fondos; la segunda, que referiremos en el siguiente subinciso, son los “Encuentro internacionales…”.

56No es sólo el hecho de la cuantiosa información vía web como la puede tener cualquier otro tema; la razón estrategia da la posibilidad de superar la construcción mediática y la recurrencia de los medios al evento. Los criterios de presencia y consumo de información no están regulados por las dinámicas de los medios nacionales, y se extienden — por encima de barreras lingüísticas — a otras latitudes.

57La presencia del movimiento zapatista en el ciberespacio ( Cf Galindo 1996: 319-344), significó una invitación a la imaginación de mundos posibles, al rompimiento de las categorías tradicionales de observaciones de los fenómenos sociales en comunicación; a la composición de un discurso virtual, como un nuevo actor; al ensanchamiento de la ecología informativa, y la crítica, “negación” en algún sentido, de las posibilidades que alcanzaron los medios tradicionales en la segunda mitad del siglo XX, dentro del circuito de mercado y capital en el que se mueven. Esta presencia aparece como un nuevo horizonte de la interacción social y una nueva hermenéutica de las relaciones sociales. La Internet ha promovido una estructura social distinta; desde la “telaraña mundial” ( world wide web ) se impulsó un tipo de relaciones que sobrepasan el esquema producción-consumo en el que tradicionalmente se sustentan las tecnologías; se propusieron otras formas sociales sustentadas en cooperación y la participación local, nacional e internacional. Alrededor del ciberespacio se ha configurado un movimiento virtual y real; los dos tiempos convergieron, se con-formaron y re-significaron; esta agrupación permitió no sólo la amplificación de voces provenientes de la selva y la montaña del sur de México, sino que permitió escuchar otras voces provenientes del ciberespacio.

58Jaustin Paulson, miembro del Consejo de Estudio en Historia de la Conciencia, creó en la primavera de 1994 una de las primeras páginas web del EZLN; en 1998, el contador de esta página ( [http: //www.ezln.org] ) contaba con más de 190 mil visitas. Se calcula que diariamente la consultan 200 cibernautas. El internet permite el seguimiento detallado de ciertos acontecimientos, como los acaecidos en Acteal, municipio de Chenahlo en diciembre de 1997. Frente a los sucesos de Acteal es importante destacar la notable capacidad de respuesta que mostraron grupos y organizamos solidarios con el EZ; dos semanas después de los hechos, se encontraban en el ciberespacio 43 URLs que ofrecían amplia información. En el éxito informativo del movimiento zapatistas hay que destacar el aprovechamiento del manejo de la información. Si bien otros actores del conflicto, como la Presidencia de la República o el mismo ministerio del interior, cuentan con sus propias páginas; la difusión por internet, y el intercambio puntual de información, rebasaron la capacidad de respuesta del estado Mexicano ( Cf Gutiérrez et al, 1998).

59En España por ejemplo, se han desprendido una serie de iniciativas que básicamente han encontrado en el ciberespacio una nueva manifestación para actualizar y renovar la solidaridad, por ejemplo se encuentre la Red de apoyo zapatista ( http://www.nodo50.org/raz/## ) que incluye no sólo enlaces, sino promoción de proyectos, sinopsis informativa y detalles actualizados sobre el EZLN y sus movilizaciones. Dentro de las líneas se acción sobresalen apoyo político y económico al Movimiento Zapatista; información sobre la situación social y política de México, en especial la denuncia de la militarización y violencia que se vive en la región, así como las agresiones sufridas en las distintas comunidades indígenas (incluye un listado) por las bandas paramilitares, más conocidas por Guardias Blancas; la difusión y debate del ideario zapatista.

4.2 Los Encuentros a favor de la Humanidad y contra el Neoliberalismo

60La activa presencia y diversidad de grupos no es el único medio de presencia internacional. Hasta el momento el EZ ha organizado dos encuentros, llamados “a favor de la humanidad y contra el neoliberalismo” Con sus pasamontañas y sus llamativos vestidos tradicionales, hicieron su entrada en los edificios donde debía darse el Encuentro en presencia de unos 300 observadores y de más de 200 periodistas y fotógrafos. Entre el 20 y 22 de noviembre de 1998, más de 3.000 ciudadanos y representantes de distintas organizaciones mexicanas se reunieron en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con una delegación zapatista conformada por 29 personas.

61Teniendo como contexto el fin de la primera de diálogo sobre Derechos Indígenas y el inicio (21/3/96) de la segunda “Democracia y Justicia”, del 4 al 8 de abril se lleva a cabo el I Encuentro continental Americano por la Humanidad y contra el neoliberalismo en La Realidad, Chiapas. Al mes siguiente de este primer encuentro, se suspenden las conversaciones entre gobierno y el EZ en San Andrés. Al año siguiente, en julio 1997 por primera vez, una delegación del EZLN sale a Europa para participar en el II Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, logrando un eco importante a nivel internacional. Dos meses después en septiembre de 1997 otra delegación del EZ viaja a Europa, pero esta vez a participar en las Jornadas Italianas en contra de la secesión de Italia; ante 30 mil personas el EZ dan un mensaje.

62Más allá de los eventos como tal, su importancia radica en primer lugar porque es la concreción de una serie de llamados que ha hecho el EZ. A pesar de todas las críticas, en estos foros quienes se consideran “sociedad civil internacional” pueden identificarse, reconocerse y fortalecer el trabajo o conocimiento previo realizado a través de la web. Otro elemento simbólico importante es las funciones que cumple el movimiento zapatista en el marco de los movimientos sociales mundiales; así, estos encuentros no son únicamente para apoyar las demandas del EZ o para ejerce algún tipo de presión al gobierno mexicano; son sobre todo, espacios para re-construir la identidad de los movimientos sociales reivindicativos. Algunos críticos a los participantes de estos foros, han señalado que la acuciosa presencia se deben a que el zapatismo llena un vacío simbólico dejado después de la caída del Muro de Berlín. Si el carácter utópico y mesiánico ha estado presente en el discurso y presencia zapatista, pero más que una limitación, es un potencial, una contribución, y justamente es la amplitud de las convocatorias la que permite que grupos variados que quizá en otro contexto no participasen de ciertos referentes, esta vez lo puedan hacer.

5. A manera de conclusión

63A raíz del conflicto en Chiapas, algunos de los principales cambios que se han venido consolidando en nuestro país durante las últimas décadas se hicieron evidentes. Entre ellos debe destacarse la enorme importancia de las acciones y las propuestas que han desarrollado diversos grupos que integran la sociedad civil. Señala al respecto Vásquez Hernández (2001):

64“ La sociedad civil, especialmente las organizaciones no gubernamentales, han sido indispensable durante las semanas transcurridas después de iniciado el conflicto chiapaneco, así lo han reconocido diversos sectores de la sociedad y ha sido puesto de manifiesto por distintos autores, entre ellos Carlos Monsiváis para quien la sociedad civil junto con la opinión pública internacional, ha contribuido a detener, hasta ahora, la mecánica belicista; ha proporcionado ayuda efectiva a poblaciones aisladas; ha nacionalizado la comprensión de los hechos; ha sido factor indispensable en el entendimiento de las razones profundas del levantamiento y, lo fundamental, ha luchado activamente por la paz“.

65En primer lugar las OC han sido instancias permanentes de movilización y articulación. Su presencia constante en los medios, así como las actividades que han generado, les ha permitido — no sin contradicciones o crítica — ser un lugar de encuentro, de renovación, de diseño de estrategias al margen del gobierno y los partidos políticos. Su presencia es Chiapas, forma parte de un proceso de consolidación in crescendo, y se consolida a partir de este conjunto de hechos. La sociedad civil ha tenido durante décadas un papel fundamental en la construcción de una conciencia ciudadana acerca de las vías legítimas para lograr los cambios políticos, lo cual se puso de manifiesto tanto en la respuesta y el cambio de actitudes frente al conflicto. La presencia e impacto de estros grupos es probablemente unos de los principales acontecimientos sociales del último cuarto del siglo XX; la sociedad es diferente porque ha encontrado causes para la participación; una prueba de este dinamismo es la variedad de grupos: mujeres, derechos sexuales, ecología, derecho al voto, entre otros.

66Por otra parte la labor de documentación y análisis ha permitido generar vías alternas para entender los acontecimientos con otras mediaciones analíticas. Las ONG’s han documentado y contrarrestado flujos de opinión que han impactado por la credibilidad obtenida. Por ejemplo, a partir de 1995 CDHFBC y CONPAZ documentaron e informaron la “versión mexicana” de la Guerra de Baja Intensidad (GBI), como una estrategia global de contrainsurgencia que abarca aspectos económicos y psicológicos y que comprende tres frentes: el castrense, el civil, y el de la opinión pública. En esta labor cabe mencionar los informes, declaraciones, y de más productos educativos producidos desde las ONG’s, uno de ellos fue la Carpeta Informativa que incluye información histórica sobre DH, así como aspectos metodológicos para trabajarlos en grupo, y un inventario sobre qué hacer en caso de violación de DH. Por ejemplo, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro (miembro fundador de la REDTDT), tiene un informativo diario sobre temas de DH difundidos por correo electrónico; periódicamente lanzan a la opinión pública informes y análisis para analizar los aspectos más importantes de los DH en México, algunos de éstos son Primer Informe sobre la Impunidad en México (1993), Los derechos humanos en México, durante la transición sexenal (1995), Los Derechos Humanos en México . La tentación del Autoritarismo (1996), ¿Letra muerta? Los derechos humanos de los periodistas (1997) y varios más; aunado a los balances que anualmente realizan donde actualizan estadísticas, documentan denuncias y acciones (y que pueden consultarse en su hoja web, http://www.sjsocial.org ).

67Vinculada a esta labor de documentación y análisis se encuentran la labor informativa. Las ONG’s han generado vías alternas de información. Tradicionalmente la “alternatividad” de la comunicación implicaba marginación; el nuevo contexto coloca la alternatividad en una nueva posición política, en la que convergen el uso de las nuevas tecnologías, la naturaleza de los mismos actores y el capital simbólico puesto a funcionar en el nuevo discurso, que como hemos mencionado tiene un eje fundamental en los derechos humanos (entendida como una categoría más amplia que barca los derecho indígenas, derechos culturales, etc.). Las mismas necesidades informativas han llevado a la formación de organizaciones con tareas más específicas que solicitan un cierto grado de profesionalidad, como el caso de Centro de Investigación Económica y Política de Acción Comunitaria (CIEPAC), creada en 1998.

68Otro aspecto no menos importante, es la “mediación espacial” que realizan; el papel de interlocución entre instancias muy locales y otras la comunidad internacional. Estas OC se han convertido en interlocutores importantes para las grandes organizaciones internacional de DH. La REDTDT, a partir de 1996, REDTDT incrementó sus comunicaciones con organismos internacionales de DH. Sus principales interlocutores en el exterior son Human Rights Watch Americas, Amnistía Internacional, Abogados de Minnesota, Inter-Church Committee for Human Rights in Latin America, Comisión de Juristas Internacionales, Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, Comisión de Derechos Humanos de la ONU ; este diálogo se ha fortalecido durante las visitas que algunos de estos organismos han realizado a México para verificar el respeto a acuerdos o recomendaciones emitidas. Por ejemplo, la vista de la CIDH de la OEA a México. La Red ha promovido y acompañado la vista del relator especial de Naciones Unidas para la tortura, así como la presentación de distintos informes sobre diversos temas tales como discriminaciones, tortura, detenciones arbitrarias, derechos económicos, sociales y culturales. Algunas organizaciones han sido objeto de reconocimiento: en noviembre de 1996, la organización estadounidense American Watch dio en Washington el premio que otorga anualmente a personalidades y grupos destacados en la defensa y denuncia de violación de los derechos humanos, a quien era el director del centro PRODH, al jesuita David Fernández.

69Finalmente un aspecto cognitivo a subrayar es la nueva visión de sociedad que acompaña la lucha, defensa y promoción de derechos humanos. Noe Jitrik (1993) decía que el discurso político mexicano del nacionalismo revolucionario, se caracterizó por ser un discurso de una promesa que si bien desde lustros atrás cabía la sospecha de su irresolución; en la “década pérdida” de los ochenta aconteció la certeza de su incumplimiento. La respuesta discursiva fue el “discurso de los derechos humanos”, que subrayó no ya las categorías tradicionales de desarrollo o modernización; sino legalidad, democracia, pluralismo, gobernabilidad. Cambian los ejes del discurso y también cambió la forma de gestión por parte de la sociedad. Chiapas es una compleja y maravillosa (y dolorosísima) síntesis de este entramado en el que las OC de DH tiene un papal muy importante.

Notas de pie de página

701 Hacemos alusión al título de video Carlos Salinas de Gortari. El hombre que quiso ser rey (1998). Hank Heifetz (dir.), Eva López Sánchez (realizadora) Olga Cáceres (guión). Ed. Clío. México.

712 Las organizaciones de DH, miembros de la REDTDT son el Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas” (CDHFBC), Centro de Derechos Indígenas (CEDIAC), Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova (CDHFMC), Colectivo Educación por la Paz (CPEAZ), Comité de Derechos Humanos “Fr.Pedro Lorenzo de la Nada O.P.” (CDHPLN). Hay muchas organizaciones civiles cubriendo sobre todo necesidades asistenciales. De éstas, la que ha tenido más presencia en la prensa es el CDHFBC, y que incluso es anterior a la aparición del EZ.

723 Entrevista, Ciudad de México, Mayo 2001. Rocío Culebro fue miembro fundador de la REDTDT, secretaria técnica de la misma; ex coordinadora de Amnistía Internacional en el capítulo México (1999-2001).

Fuentes Documentales

73Aceves, Francisco de Jesús (1991) “Medios masivos y movimientos sociales: una dimensión comunicativa inexplorada” en Revista Mexicana de Comunicación, Nº 18, México.

74Alsina, Miquel Rodrigo (1989) La construcción de la noticia, 1ª, 2ª reimp. Barcelona, Paidos Comunicación

75Álvarez, Rubén (1994) “No faltó objetividad, sino ponderación” en Revista Mexicana de Comunicación Nº 34, Fundación Manuel Buendía, México, Abril-Mayo 1994

76Asís Alberto (1994) “Los zapatistas trajeron la modernidad” en Revista Mexicana de Comunicación Nº 34, Fundación Manuel Buendía, México, Abril-Mayo 1994

77Bellinghausen, Hermann (1997) “Crisis del modelo de trabajo de las ONG, por la desaparición de CONPAZ, en Periódico La Jornada, 24 de noviembre 1997. Disponible en línea, http:// www.jornada.unam.mx/1997/nov97/971124/crisis.html www.jornada.unam.mx/1997/nov97/971124/crisis.html

78Bolos, Silvia (1999) La construcción de actores sociales y la política, UIA-Plaza y Valdés, México.

79Castañeda Jorge (1994) Sorpresas te da la vida. México 1994, Aguilar Nuevo Siglo, México.

80Castells Manuel (1999) La Era de la información. La sociedad Red. Vol. I, Ed. Siglo XXI, México.

81Charry, Clara Inés y Miriam Calvillo (2000), Organizaciones Civiles: Nuevos Sujetos Sociales. Universidad Autónoma Iztapalapa, México. No impreso.

82Concha, Miguel (2000, 9 de septiembre) “Décimo Aniversario de la Red”. La Jornada, p.15.

83Contreras, Adalid (1999) Vuela, que no te corten las alas. Por la palabra sin discriminación ni censuras, OCLACC, Quito. (Col. Comunicación Educativa Nº 2)

84EZLN (1994) Documentos y Comunicados. Prol. Antonio García de León. Era, México.

85Galindo, Jesús
(1996) “Comunidad virtual y cibercultura. El caso del EZLN en México” en Sierra, Francisco (coord.) Comunicación e Insurgencia, HIRU, Guipúzcoa (España).
(1998) “Cibercultura, Ciberciudad, Cibersociedad. Hacia la Construcción de Mundos Posibles en Nuevas Metáforas Conceptuales”. en Revista Electrónica Razón y Palabra.
Nº 10, Abril-Junio. Disponible en http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n10/galindo2.htm .

86Gutiérrez, Fernando, Octavio Islas y Leonardo Peralta (1998) “Ciberespacios solidarios con el movimiento zapatista” en la Revista Mexicana de Comunicación Nº 52, Enero-Febrero 1998. Fundación Manuel Buendía, México.

87Jitrik, Noe (1993) Las variables y el continuo. El discurso político en México, UNAM, México (Serie Discurso y sociedad Nº 3).

88REDTDT, et al (1996) La Integralidad de los Derechos Humanos. Primer Paquete Didáctico, 5 volúmenes. México.

89Monsiváis Carlos (1987) Entrada Libre. Crónicas de la sociedad que se organiza, Era, México.

90Morales Gil de la Torre Héctor (1995), “El concepto de Sociedad Civil” en Centro Antonio Montesinos (CAM) Revista Phronesis, México.

91Morales Héctor (1995) “Para un balance de los derechos humanos durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, 1988-1994” en Regil, Vélez, Jose Rafael de (coord.) 1988-1994 Ilusión y Desaliento Balance del Sexenio Salinista, Universidad Iberomericana-Centro de Integración Universitaria, México.

92Santillana Fernández, José (2001) “Sociedad civil y derechos ciudadanos” en Revista Letras Libres Nº 26.

93Serrano Pascual (2001) Los zapatistas son la piedra en el zapato del imperialismo. Entrevista a James Petras… . En línea, disponible, “http://www.rebelión.org/petras/pascual/140301.htm (http://www.rebelión.org/petras/pascual/140301.htm)”:http://www.rebelión.org/petras/pascual/140301.htm .

94Sierra, Francisco (2000) Introducción a la Teoría de la Comunicación Educativa, Ed. MAD S.L., Sevilla.

95Smith Ma. Marcia y Victor Manuel Durband (1995). “Actores y movimientos sociales urbanos y el acceso a la ciudadanía: el caso de México”, en Revista SODEPAZ No 18 Madrid, 2-95.

96Vásquez, Hernández (2001) Construyendo otro país. Mujeres de la sociedad civil. En línea, disponible en http://www.iztapalapa.uam.mx/iztapala.www/topodrilo/35/td35_09.html .

97Veron Eliseo (1995) Construir el acontecimiento. Los medios de comunicación masiva y el accidente en la central nuclear de Three Mile Island, 2ª ed. Ed. Gedisa, Barcelona [1ª ed. en francés, 1981].

Para citar este artículo :

Tanius Karam, « Identidad Social y Comunicación en el caso de las Organizaciones Civiles de Derechos Humanos en el conflicto de Chiapas », Boletín AFEHC N°33, publicado el 04 diciembre 2007, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=1786

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.