Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.211.0.142', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : MUÑOZ Y BARBA, Gabriel : MUÑOZ Y BARBA, Gabriel

Ficha n° 1794

Creada: 09 diciembre 2007
Editada: 09 diciembre 2007
Modificada: 09 diciembre 2007

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1240 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

MUÑOZ Y BARBA, Gabriel

Fue un eclesiástico que desempeñó un importante papel en la vida económica de la ciudad de Guatemala y sus alrededores a finales del siglo XVIII y principios del XIX.
193
Cargo o principal ocupación:
Capellán, administrador de los fondos del monasterio de Santa Catalina
Nació:
18 de marzo de 1740 en Santiago Guatemala
Murió:
Antes de 1816, en la Ciudad de Guatemala
Padres:

1Juan Martín Muñoz y Martínez de la Carra, (1685 en Villa de Soto de Cameros, Calahorra, La Rioja-?), y María Josefa Barba de Figueroa y Alvarez de las Asturias (1702- Santiago de Guatemala-), casados el 2 de febrero de 1726 en Santiago de Guatemala

Resumen:

1Los Muñoz constituyen uno de los más sobresalientes procesos de movilidad social ascendente que tuvo lugar en la Ciudad de Santiago Guatemala. Su vinculación con la familia Barba de Figueroa consolidó el grupo hasta tal punto que a mediados del siglo XVIII la familia Muñoz y Barba de Figueroa se encontraba en una posición dominante en la sociedad colonial guatemalteca. Los fundadores del linaje, los hermanos Manuel y Juan Martín Muñoz y Martínez de la Carra eran oriundos de la región de La Rioja, España. El primero fue alcalde mayor y el segundo ocupaba el papel clave de Tesorero de la Real Hacienda. Ambos se casaron con dos hijas del caballero de la Orden de Santiago Jacobo Barba de Figueroa. Los hijos de esas dos parejas se vincularon con las familias más importantes de la ciudad: González Batres, Piñol, Manrique, Croquer de los Cameros, Mencos y Varón de Berrieza, Arroyave y Beteta. Juan Martín tuvo nada menos que 14 niños, 11 varones y 3 mujeres. Tres ingresaron en la prestigiosa Compañía de Jesús de México y Gabriel, en quien centramos nuestro interés, fue el último varón que nació de esa familia y el segundo, después de su hermano José Bernardo, en vincularse al clero secular de la ciudad. Su padrino de nacimiento fue su tio, Manuel Muñoz.

2Entre la fecha de su ordenación hacia 1764, y su primera salida de la Ciudad de Guatemala hacia el pueblo cercano de Santo Domingo Mixco en 1786 para desempeñarse como cura interino, pasaron 32 años de vida urbana, que Gabriel Muñoz y Barba supo aprovechar para dedicarse a múltiples actividades: venta de esclavos, préstamos, comisiones a cuentas de diversos curas. Curiosamente hacía también oficio de boticario para el Hospital, alquilaba cuartos en su casa – por ejemplo al padre Manuel José Cañas y Escamilla -, servicios que hacía pagar y que le permitían residir permanentemente en la Ciudad. De hecho no le faltaban fondos para vivir de rentas: era capellán por canónica colocación de la capellanía que fundó don Bernardo Santín como albacea de Blas Juárez Santín. La dote era de 3000 pesos, sometidos a censo sobre la hacienda San Ysidro, situada en la jurisdicción de Soconusco. Los libros de capellanías conservados en el archivo de la curia diocesana de Guatemala nos indican que su padre había fundado una capellanía con 4000 pesos y que empezó a gozar de los intereses en abril de 1780. Además gozaba de otro ramo de 4000 pesos fundado por el presbítero Felix Migues cuyos intereses estaban pagados por Juan Pedro Oyarzabal. Por si no fuera suficiente gozaba también de una capellanía de 1020 pesos fundada por la beata María Manuela de Figueroa, de otra de 4000 pesos fundada por el padre Joaquín Barba de Figueroa con la obligación de decir 67 misas cada año, de otra de 373 pesos fundada por don Francisco Zorrilla, y por fin de otra de 3500 pesos fundada por doña Maria Aparicio (la cual había sido fundada en 1707 y era fincada sobre la hacienda San Sebastian de Sija que pertenencia a don Mariano Gálvez).
En 1798 residía de nuevo en la ciudad de Guatemala donde desempeñaba una función financiera importante: era administrador de las rentas del Convento de Monjas de Santa Catalina Virgen y Mártir y se mantuvo en ejercicio de esa función por lo menos hasta 1801. Vendió entonces a doña Rita Palacios una parte del convento arruinado en la Antigua Guatemala. A partir de este periodo aparece como poseedor de varias propiedades urbanas y de haciendas rurales, en particular la de San José de los Ocotes donde quiso fundar un oratorio público en 1803. Esta propiedad de una de sus hermanas se volvió suya en 1804: estaba avaluada en 20500 pesos incluyendo un gravamen de 7000 pesos. En el mismo periodo, los indígenas del Pueblo de Santa Isabel, ubicados a las afueras de la ciudad, se quejaron de su conducta, en particular por los cobros de derechos que consideraban abusivos. Abrió también un pleito contra los indios Juan Apolinario, José León Pérez, e Isidro y Cecilio López, por haber alterado los mojones de su hacienda.

3Sus actividades comerciales no se detienen allí y lo encontramos negociando un esclavo con los dominicos (José Quirino Ramírez, de 35 años, por 150 pesos) y con Julián Croquer (José Ignacio, de 13 años, por 150 pesos) quizás con el afán de invertir en su nueva hacienda. En febrero de 1808 tuvo que enfrentar problemas de liquidez y obtuvo entonces a usura pupilar 2000 pesos de Gertrudis Asturias, viuda de Juan de Oliver, bajo la fianza de todos sus bienes por un año, al rédito de 5 %.

4En octubre de 1810 redactó sus últimas voluntades pidiendo ser sepultado en el campo santo de la parroquia donde la muerte lo sorprendiera. Nombraba por tenedor de bienes a María de la Cruz Bello, familiar suyo, y como albacea al presbítero José Ignacio Figueroa. Las últimas noticias que tenemos de gabriel aparecen en el periódico la Gazeta de Guatemala que informa que el 6 de enero de 1811 fue electo Hermano Mayor de la Hermandad de la Caridad de los Reales Hospitales. Pero ignoramos qué papel desempeñó exactamente en aquella institución. Sabemos que en 1816 había fallecido pero no disponemos de la fecha exacta.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.