Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('107.22.30.231', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Ciudadanas por y para la dictadura: el Ala Femenina Liberal de Juventud Liberal Nicaragüense, 1954-1961 : Ciudadanas por y para la dictadura: el Ala Femenina Liberal de Juventud Liberal Nicaragüense, 1954-1961

Ficha n° 1826

Creada: 13 febrero 2008
Editada: 13 febrero 2008
Modificada: 17 enero 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 2730 (aprox.)

Autor de la ficha:

Ricardo BALTODANO MARCENARO

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Ciudadanas por y para la dictadura: el Ala Femenina Liberal de Juventud Liberal Nicaragüense, 1954-1961

Este trabajo aborda la fundación y organización del Ala Femenina Liberal (ALA), instancia auspiciada por Anastasio Somoza Debayle. En sus primeros años fue parte de Juventud Liberal Nicaragüense (JLN). A pesar de esta adscripción orgánica, el Ala Femenina logró mantener independencia de la misma, pero mantenía profunda subordinación de carácter político e ideológico al Partido Liberal Nacionalista, (PLN) controlado por los Somoza y los caudillos departamentales y locales. Esta agrupación logró crear una estructura de carácter nacional, departamental y municipal. Si bien es cierto la mayor parte de su dirigencia provenía de sectores medios, también logró influenciar y movilizar mujeres del campo y de sectores populares urbanos. De la mano de la Dictadura centenas y miles de mujeres, acompañaron a los Somoza y lograron acceder a puestos públicos, algunos de gran relevancia, forjaron muchas de ellas un discurso que veneró a los Somoza y les permitió proyectarse como indiscutibles liderezas políticas femeninas. Este discurso convirtió la conquista del voto femenino en una concesión que las mujeres debían agradecer eternamente a los Somoza, lo que efectivamente castró las posibilidades de desarrollo del propio movimiento, a pesar de ello, el Ala Femenina Liberal fue indiscutiblemente, el primer gran movimiento de mujeres en Nicaragua.
Palabras claves :
Ala Femenina Liberal, Somoza, Juventud Liberal Nicaragüense
Autor(es):
Ricardo Baltodano Marcenaro
Texto íntegral:

1

Introducción

2El sufragio de mujeres cobra mayor impulso continental a partir de las resoluciones emitidas en las reuniones Panamericanas, desde 1922. De tal manera que los primeros en acoger tal acuerdo fueron Ecuador en 1929, Brasil y Uruguay en 1932, Cuba en 1934, República Dominicana en 1942, Guatemala en 1945, Panamá en 1946, Venezuela y Argentina en 1947, Chile y Costa Rica en 1949, El Salvador en 1950. A partir de entonces de forma gradual se otorgó la ciudadanía y los derechos políticos. Bolivia, Haití, Perú, Honduras, Paraguay y Colombia, aún no permitían el sufragio femenino para la elección presidencial, y para las elecciones municipales, lo admitieron Perú, Haití y Bolivia1.
Sin embargo, este proceso no fue homogéneo y se debe a múltiples factores: “campañas prosufragistas llevadas a cabo por mujeres feministas y, en algunos casos, apoyadas por hombres, intereses políticos de las élites en el poder y de fuerzas subalternas, procesos de democratización o modernización internos y, finalmente, la presión internacional que, inmediatamente después de la segunda guerra mundial, fue ejercida a favor del ensanchamiento de la democracia en la mayoría de los países del mundo2.”

3En Nicaragua ha sido un tema olvidado, fuera de la exhaltación del rol de algunas mujeres como la española Rafaela Herrera o las tímidas referencias a algunas maestras de generaciones como Josefa Toledo de Aguerri y Delia Ramírez de Arellano, promovidas como mujeres ejemplares y entregadas a causas sociales como la educación, muy poco han dicho e investigado sobre ellas. Victoria González, en su artículo “Del Feminismo al Somocismo: Mujeres, sexualidad y política antes de la Revolución Popular Sandinista3 ”, rescató el esfuerzo de un grupo de feministas encabezadas por Josefa Toledo de Aguerri. Este grupo, entre 1937 y 1939, demandaron el derecho al voto, acceso a las escuelas, igualdad ante la ley y el trabajo, políticas de protección en su función de madres, demandas que en ese momento no llegaron a materializarse. Plantea además que “…a partir de la década de 1950, el feminismo fue subordinado por un poderoso movimiento de mujeres derechistas anticomunistas, que sin ser feministas valoraba los derechos políticos de la mujer…este movimiento… borró eficazmente de la memoria colectiva la existencia del feminismo en Nicaragua iniciado entre 1920 y 19404.” La autora se refiere al papel jugado por el Ala Femenina Liberal.
Las corrientes modernizantes de los años 30 en los Estados Unidos y en toda América Latina, el impacto en el mundo de la Segunda Guerra Mundial y la promulgación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, la permanente necesidad de la Dictadura de vender la imagen de demócratas, los obligó a adoptar en la década de los 50 un modelo, que les permitió a las mujeres jugar un papel más activo en la vida política nacional. Ese modelo político incorporó gradual pero sostenidamente a centenares de ellas en cargos y puestos públicos dentro del estado somocista y del Partido Liberal Nacionalista.
Muchas aprovecharon esos espacios para hacer carrera política, hasta convertirse en parte insustituible y necesaria. Desde jóvenes construyeron un mensaje político: considerar, y aún lo sustentan, que el somocismo ha sido lo mejor que ha tenido el país. Nicaragua en 1950, contaba con una población total de 1,057.023 habitantes y en 1971, alcanzó la cifra de 1,877.952 pobladores. De estos, 159,350 eran mujeres en 1950 y 247,350 en 1969, comprendidas entre las edades de 19 a 39 años. A la altura de 1950 el 64.8% de esta población era rural, evolucionando en 1971 al 52.3%.
El Pacto de los Generalessuscrito el 3 de Abril de 1950, por Anastasio Somoza García y Emiliano Chamorro, en su artículo octavo incorporaba el derecho al sufragio femenino5. Posteriormente la Carta Magna, reformada y aprobada el 6 de Noviembre de 1950, en su artículo 31, expresó, “Son ciudadanos los nicaragüenses varones y mujeres, mayores de 21 años de edad; los mayores de dieciocho que sepan leer y escribir o sean casados; y los menores de 18 que ostenten un título académico6”. Y en el Artículo, 32.- ampliaba los derechos políticos, “la mujer puede ser elegida o nombrada para el ejercicio de cargos públicos, salvo los casos expresamente exceptuados por la constitución”. Este último artículo se refería a casos, en que por problemas de salud mental, problemas judiciales, por determinado parentesco o consanguinidad, no estaba permitido ejercer algunos cargos.
En el caso nicaragüense, por conveniencias políticas del PLN, las mujeres ejercieron eso derecho en el proceso electoral de 1957, después de aprobado el Reglamento. Transcurrieron siete años para que este acuerdo se materializara, en ese tiempo se crearon las condiciones políticas para asegurarse el apoyo de las mujeres. Ese respaldo, lo construyeron a través de un instrumento, que funcionó de manera efectiva, el Ala Femenina Liberal de Juventud Liberal Nicaragüense.
Ala Femenina fue diseñada como una organización que le permitió al PLN y a la familia Somoza establecer vínculos de comunicación e influencia con las mujeres de Nicaragua. A partir de 1954, el grupo de mujeres fundadoras y la dirigencia de dicho partido desplegaron múltiples esfuerzos políticos, organizativos, sociales e ideológicos para movilizar a las féminas. Mujeres adultas y jóvenes se vieron envueltas en esta vorágine, la cual marcó cambios significativos en el modelo de relación política entre hombres y mujeres. Ellas salieron masivamente de sus casas a manifestarse públicamente, patrocinadas y apoyadas por la Dictadura.
El Ala formó parte orgánica de Juventud Liberal Nicaragüense (JLN) entre 1954 y 1961 cuando se produjo la desarticulación de JLN y la construcción de Juventud Somocista de Nicaragua. A partir de ese año, la agrupación continúo su trabajo totalmente independiente de cualquier organización juvenil hasta su disolución en Julio de 1979. Este estudio, abarca el período en que el Ala Femenina, fue parte de Juventud Liberal. La estructura o armazón de esta organización siguió la formalidad de los partidos burgueses tradicionales. Es decir una directiva nacional, departamental, municipal, comarcal; un programa; una asamblea general consultiva y/o resolutiva; la operatividad de las acciones a través de los elementos de base, los comités; la naturaleza de sus miembros, muy bien definidas, las mujeres de diferentes estratos sociales y del ámbito urbano y rural. Hasta aquí, se siguen las pautas de formación de los partidos políticos modernos planteados por Duverger, sin embargo, la dirigencia en todos sus niveles no fue seleccionadas por mecanismos de la democracia formal, sino por los vínculos familiares y lealtades a la familia Somoza7.

Fundación del Ala Femenina Liberal

4En los primeros meses del año 1954, el PLN, a través de la creación de lo que llamaron Frente Liberal Femenino, inició sus trabajos para organizar el Ala Femenina Liberal. Esta estructura permitió realizar los primeros trabajos de agrupación de mujeres y se incorporaron a la campaña para la reelección de Anastasio Somoza García. Al parecer los primeros grupos identificados como tal se manifestaron en el Mercado San Miguel y Central de la ciudad de Managua. En los Municipios de San Jorge, en el Departamento de Rivas; en el Sauce, Departamento de León; en el Valle de Esquipulas en Boaco. En los sitios antes mencionados eligieron sus respectivas juntas directivas8.

5El Ala Femenina fue oficialmente fundada en el mes de julio de 1954, este movimiento contó entre sus iniciales propulsoras con las jóvenes Alba Warren, Gladis Bonilla y Nora Pérez de Alfaro, ellas mismas se identificaron como “iniciadoras del primer movimiento político cultural de la mujer nicaragüense y organizadoras del Club Liberal Femenino y del Ala Femenina de Juventud Liberal Nicaragüense9”.

6Olga Núñez, en ese entonces Subsecretaria de Instrucción Pública, fue seleccionada para ponerse al frente de la organización de este movimiento. Fue la primera mujer graduada de abogada en Nicaragua, gozaba de la confianza del Presidente Somoza García. En diciembre de 1953, los matrimonios Somoza-Debayle, y Sevilla Sacasa-Somoza fueron padrinos de boda de dos dirigentes jóvenes, Olga Núñez de ALA y el novio Efrén Saballos, de JLN. Este padrinazgo sellaría una entrañable amistad y confianza absoluta, era también el sello de una lealtad política.

7Esta prominente liberal, fundadora, promotora y presidente desde sus inicios del Ala Femenina, en un discurso de aniversario, expresó, “Hace un año que por primera vez se reunieron un grupo de mujeres para considerar el ofrecimiento que el excelentísimo Presidente de La República, General Anastasio Somoza García, hizo en el Club Internacional en el homenaje que le ofreció Acción Liberal Intelectual, expresando su determinación de presentar ante el honorable Congreso Nacional, el proyecto de ley para conceder a la mujer nicaragüense el derecho al sufragio activo10 “.

8El 15 de febrero de 1954, se eligió la primera directiva de carácter provisional hasta la convocatoria de la Asamblea General en la cual se eligieron las primeras autoridades del Ala Femenina11. Según Núñez, el “ Ala Femenina de Juventud Liberal Nicaragüense, ha sido organizada para desarrollar actividades tendientes a la capacitación política de la mujer nicaragüense en general, a fin de que puedan prestar un eficaz concurso en la organización de los poderes del estado, por medio del voto, ahora que este es una hermosa realidad gracias a la clara visión de estadista del General Somoza12“.

9Esa definición encubría los objetivos por los que realmente construyeron el ALA, llevar a la mujer a las urnas agradecidas con los Somoza. Pero el Ala Femenina también se involucró en diversas actividades de carácter social, visitas y ayuda a los presos, atención a enfermos, aseguramiento logístico y de alimentación durante los días de votación13. Lucrecia Noguera Carazo, otra de las fundadoras, afirmó haber entregado 6,000 juguetes en los hogares nicaragüenses pobres en diciembre del 1955-56 en el marco de la campaña que denominaron “Árbol de Navidad General Somoza”. Para esta actividad, pretendían beneficiar a las madres pobres de toda la república, pero, los regalos se distribuyeron a través de los comités pro candidatura del General en cada localidad14.

Campaña electoral de 1957

10La campaña electoral del Partido Liberal Nacionalista para elección del Presidente de Nicaragua y de los miembros del Congreso Nacional se dividió en dos partes, la primera de ellas, desde las primeras proclamaciones en el año de 1954 hasta el 21 de septiembre del año 1956, fecha en que el General Somoza fue abatido a balazos. En la primera etapa, todos los organismos liberales, se encargaron de proclamar y promover la candidatura de Somoza García. La segunda etapa se inició después de un período corto de receso, en que los discursos estuvieron dirigidos a lamentar su muerte, para casi inmediatamente reiniciar la campaña por la candidatura de su hijo, Luis Somoza Debayle. Ala Femenina Liberal, mantuvo una posición beligerante en ambas etapas.

11Las mujeres de Nicaragua se aprestaban a ejercer su derecho al voto por primera vez, esa fue la motivación fundamental que incentivó a las liberales, respondieron al llamado Anastasio Somoza García y el PLN. La campaña electoral llevaría a un nuevo mandato al General. Acudieron de todos los estratos sociales, de todas las edades y de casi todos los rincones del país; las mujeres identificaron esta organización como un movimiento en pro del voto femenino. Alba Warren una de las activistas fundadoras, lo definió claramente en un discurso pronunciado ante las activistas pro voto del municipio de Juigalpa, en el Departamento de Chontales “Ala Femenina pretende reunir en un solo conglomerado nacional a todas las agrupaciones femeninas que se han organizado en todo el país, para trabajar por la consecución del voto femenino, que ha prometido conceder el General15“.

12Al hacer un recuento histórico de Ala Femenina, Olga Núñez de Saballos, expresó que “en Nicaragua desde hace muchos años se venía preparando este movimiento reinvidicador, pero primeramente estuvo reducido a un grupo de mujeres intelectuales y cultivadas que no lograron despertar el movimiento popular. No fue sino en época reciente que las masas populares femeninas despertaron entusiasmadamente a estos ideales y aportaron el calor de sus corazones y la fuerza numérica de sus legiones16“. En sus innumerables conferencias e intervenciones, logró desarrollar un discurso donde mezclaba, primero, el genuino interés de las mujeres por participar en la vida política y lograr superar el status de ciudadanas de segunda clase. Segundo, la promoción de la lealtad a la familia Somoza por ser los reinvindicadores de los derechos políticos de las mujeres. En la ciudad de Estelí, en una conferencia, lo dejó sentado: “Al reclamar sus derechos las masas populares femeninas no dijeron: ¡Queremos votar! Sino !Queremos votar por Somoza! y en nombre de ese deseo, en nombre de ese grito que les salía de lo íntimo del corazón, se conquistó el voto femenino en Nicaragua17 “.

13Somoza era presentado como el benefactor de las mujeres, como el padre de su libertad. En su capacidad histriónica para manejar con habilidad este planteamiento, destacaron en esta primera etapa, Olga Núñez, Alba Warren y Lucrecia Noguera de Carazo. Ellas supieron manosear el feminismo promovido por generaciones anteriores de mujeres18, para convertirlo en un movimiento fundamentalmente sufragista, protegido, salvaguardado y apadrinado por la familia gobernante. En muchos momentos, sus discursos encerraron legítimos planteamientos feministas demandando para la mujer, espacios hasta el momento ocupados exclusivamente por hombres. Núñez de Saballos en otra de sus conferencias señalaba: “El feminisno, tan combatido y mal interpretado en épocas pasadas, ha sido definido como una fuerza viva, como la más completa y vigorosa expresión de democracia, como la lucha de la mujer para ocupar en el mundo el lugar que le corresponde y por adquirir los derechos, que le pertenecen en su calidad de ser humano…la mujer de este continente tuvo que librar grandes batallas en el campo ideológico, exponerse al ridículo y a la burla, emprender vigorosas campañas y soportar enormes sacrificios. De las páginas inquietas de la historia surgirán siempre las figuras de Susan B. Anthony y Carrie Chapman, encabezando a las sufragistas norteamericanas en 1930, que después de constante lucha, obtuvieron el voto en los Estados Unidos de América, constituyéndose así en el primer país del continente en dar tan avanzado paso19”.

14En otra conferencia en Estelí, identificó lo que llamó factores retardatarios para la conquista del voto femenino, mencionando entre otros: “Las tradiciones sociales, el viejo concepto de división de funciones que le asigna a la mujer el cuido del hogar y al hombre la vida pública, el innato egoísmo masculino y la errada creencia de que el hombre es físicamente e intelectualmente superior a las mujeres, la mujer misma, su dócil sometimiento y más aún su inexplicable indiferencia frente al problema de sus derechos”, para luego concluir “en nombre de tan equivocados principios, la mujer se vio relegada a las sombras del hogar y a la sombra más densa aún de la ignorancia20 “.

15Las dirigentes del Ala, expresaron planteamientos que iban más allá de la reinvindicación del voto, propugnaron por la inserción de la mujer al mundo laboral y del estudio pero no lograron romper el esquema tradicional de la mujer al lado del hombre, como apoyo en las campañas políticas, dedicadas a tareas muchas de ellas de carácter doméstico, vinculados a la distribución de juguetes para los niños, obras de caridad, etc.

16Un enfoque profundamente alienante que impidió el desarrollo del movimiento mujeres, fue sin duda la subordinación y pleitesía a la imagen de los Somozas y a la relación también subordinada por distintos lazos a los caudillos locales. Esta práctica tradicional del quehacer político castró toda iniciativa propia de la organización. No podemos negar que la mujer en esta etapa, inició con paso firme su vinculación al mundo político y encontró en los gobiernos somocistas, espacios significativos, que comparativamente no pueden ser menospreciados en un mundo latinoamericano aún muy atrasado, en relación al rol de la mujer21.

17Lucrecia Noguera de Carazo en gira realizada por la ciudad de Juigalpa, Departamento de Chontales, insistió nuevamente en el eje de la campaña: “he querido expresar la satisfacción y el agradecimiento que siente y que debe sentir la mujer de pertenecer al partido liberal y por deberle su máxima conquista, ya que es para nosotros mujeres de mi patria, motivo de satisfacción y orgullo el entrar a formar parte activa como ciudadanos con derecho al voto electoral y este orgullo y honor que nos coloca como país de avanzada a la par de muchas naciones hermanas del continente americano, se lo debemos a Somoza22 “.

18Otras voces desde los grupos liberales, prestaron su pluma para sumarse a la campaña emprendida para lograr la adhesión de la mujer a las filas del somocismo, tal es el caso de Edgardo Prado. Este autor, en un artículo titulado La mujer en el Gobierno, afirma que Somoza García: “ha sido el primer presidente de Nicaragua que brinda a la mujer nuevos y amplios horizontes en su vida, llamándola a ocupar delicadas posiciones en el gobierno, en su gabinete, en cargos administrativos y diplomáticos…La mujer nicaragüense agradecida lo tiene como su legítimo apóstol23.”

19Las mujeres liberales, proclamaron a Anastasio Somoza García como candidato a la Presidencia, “te proclamamos porque te necesitamos en el poder y Dios nos da la bendición de tenerte con vida largo tiempo, no será esta la última vez que te proclamamos, lo volveremos a repetir en el 6324”. Las mujeres liberales a tono con los claros propósitos del General Somoza García, se adelantaron y reafirmaron lo que él quería oír, Somoza For Ever, Somoza para siempre.

20En el Casino Militar, el General Somoza García, señaló que “Por primera vez en un banquete propiamente político, toman asiento las mujeres de mi tierra, que han venido como un ramo de rosas a perfumar la nueva historia de Nicaragua y del Liberalismo25 “. La principal dirigente del Ala en su discurso central respondió “En el programa de esta noche regocijada, no estaba consignada la voz de la mujer nicaragüense. Quizás por que el hombre liberal no se ha acostumbrado aún a encontrar a su lado en los hechos políticos, la figura alerta y ágil de la mujer….pero tendrán que acostumbrarse General, porque usted nos ha colocado ahí, porque usted arrebatándonos de la sombra, nos ha situado frente a la luz26 “. Constantemente, este movimiento somocista, reiteraba la paternidad de este logro, a la gestión exclusiva del General Somoza García.

21Durante la celebración del cumpleaños de Núñez de Saballos, el 22 de marzo de 1956 en el Casino Militar, las instancias nacionales y departamentales del ALA, proclamaron solemnemente al General Somoza como único candidato del Partido Liberal, Somoza García agradecido les contestó “Es la proclamación más pura que he recibido en mi vida, me ha proclamado la mujer y como ella es todo corazón, me considero proclamado por el corazón de Nicaragua”, la cumpleañera respondió: “La mujer nicaragüense eleva el nombre de Somoza al altar sagrado de la Patria y enciende pebeteros de fé y le ofrenda rosas blancas y rojas, como la paz que nos ha prodigado. Manos de mujer consagradas por siglos de abnegación y sacrificio, agitan hoy con esperanza la victoria, las campanas todas de la Patria grande, pregonando al cielo el nombre de Somoza, para que lo aprendan las estrellas y para que los pilares celestes lo acepten en la magnificencia suprema de Dios, que desplegará sobre él su más sublime bendición27 ”.

22Ala Femenina, dio un toque especial a la campaña electoral, fortaleció la figura del Dictador. El mismo General Somoza, valoró con certeza, “Estoy seguro que el voto femenino me dará una mayoría en los comicios mucho más grande, que lo que he alcanzado con el voto masculino28 “. El diario Novedades, propiedad de los Somozas, mantuvo una campaña sistemática para asegurar que el voto femenino fuera a su favor, meses tras meses, entre otros muchos esfuerzos, publicaron la fotografía de centenas de mujeres de todas los lugares del país, a las que les preguntaban, ¿Por quién votará usted? Por Somoza, contestaban.

23Esta campaña fue el momento cumbre del ALA, en ningún otro período desplegó tantas energías y entusiasmo, las dirigentes jóvenes y adultas, se desplegaron por todo el país. En Villanueva, centenares de mujeres proclamaron la candidatura del General incorporadas en un comité pro damas, en Juigalpa, Chontales, en Asamblea abierta con la participación de 47 mujeres; en Granada, en Puerto Cabezas, en Santa Lucía, Boaco y Ticuantepe, y Esquipulas, entro otros sitios. (Véase Cuadro No. 1)

24La inesperada muerte de Anastasio Somoza, en septiembre de 1956, conmovió las filas del Ala Femenina Liberal, delegaciones de mujeres de todo el país se movilizaron, todos los organismos departamentales, en sendos pronunciamientos firmados por las principales dirigentes del Ala se publicaron día a día. Pero de todos los pronunciamientos, el discurso central de Olga Núñez, el 2 de octubre, recogió y representó la angustia de las dirigentes del ALA: “Siete puñales de angustia, clavados están en el corazón inmenso de la patria. Se oye correr el llanto en ríos desesperados y por todos los caminos va suelta una pena loca, traigo la voz de ellas en esta hora dolorosa, la voz de todas las mujeres de Nicaragua, a las que supo en todo momento dignificar y enaltecer. Porque fue el verdadero escultor de la nueva mujer en Nicaragua29 ”.
Los Comités Departamentales emitieron comunicados deplorando la muerte del General Somoza García: desde Jinotega, Matagalpa, Masaya, Zelaya, Puerto Cabezas hasta Jalapa. Algunos de estos organismos aprovecharon estas notas luctuosas, como el subcomité del Ala Femenina de Bluefields para mostrar su plena confianza en los sucesores, este seccional “reitera su fe del bienestar de La Nación en manos de los distinguidos hijos del General, para que se prosiga la paz y el progreso de La Nación30“. Ellas avalaron y confiaron en el proceso dinástico, como garantía de la estabilidad del país.
La Junta Directiva del ALA, actuando con la agilidad que el régimen requería, en un pronunciamiento público dirigido a La Gran Convención del Partido Liberal, demandaron la proclamación del Coronel Luis Somoza Debayle, como candidato a la Presidencia de la República31, De esta forma ellas consideraban que aportaban a la estabilidad del país y a la cohesión de las fuerzas del liberalismo. Como parte del necesario ajuste de la campaña, al producirse el cambio del candidato, algunos intelectuales orgánicos del somocismo, intentaron vincular a Luis Somoza, en sus funciones de Diputado y Presidente del Congreso Nacional, a la consecución del derecho al voto por parte de la mujer. Joaquina Vega desde las páginas de Novedades, afirmó que fue expresamente Luis Somoza, quien en 1950, personalmente mocionó para que se incluyera a la mujer, en la definición constitucional de quiénes eran ciudadanos nicaragüenses32.
En este proceso, Núñez de Saballos fue designada como Vice presidenta del Comité Nacional de propaganda pro candidatura del Coronel Luis Somoza. Este nombramiento refleja el nivel de importancia que se le otorgaba a la mencionada organización. En este misma campaña electoral, por primera vez en la historia de Nicaragua, tres mujeres, fueron seleccionadas diputadas, Olga Núeñez, Mina Hüeck de Matamoros y Mary Coco Maltez de Callejas, Presidente de Managua. La primera en calidad de miembro pleno y las otras en calidad de suplentes. Como Senadora no fue designada ninguna mujer.

25Para la formación del padrón electoral, acordaron la formación de patrullas electorales del Ala, a razón de 10 miembros por cantón. Para asegurar la inscripción de todos los ciudadanos y particularmente de las mujeres, también incluyeron la distribución de juguetes para los hijos de correligionarios pobres. Las Alas se convirtieron en patrulleras, solo en Managua se afirma que se movilizaron unas mil mujeres.

26En la capital, el 27 de enero del 1957, fue el cierre de campaña. Ala Femenina desplegó grandes esfuerzos, movilizó a muchas mujeres de comarcas y caseríos, Mary Coco Maltez, intervino y de manera contundente dijo: “Luis Somoza Debayle es el único que nos dará paz, trabajo, progreso, educación y cultura cívica, aunque joven de años es prenda de garantía para regir los destinos de la patria y para poner en práctica con amor, el magno programa que perfiló y englobó el presidente ido, que hoy le dirá espiritualmente a su hijo, aquí tienes lo que empecé y que mano artera no me dejó terminar, es el compromiso que dejó con la patria, es el grandioso programa a cumplir33 “.

La estructura

27El Ala Femenina Liberal, adquirió cuerpo nacional y se estructuró formalmente entre 1954 y enero de 1957. Sus dirigentes en estos primeros años eran en su mayoría jóvenes, aunque no trabajaban exclusivamente a los sectores femeninos juveniles, ellas eran el instrumento del somocismo para influenciar políticamente a las mujeres en diversos sectores sociales. Las dirigentes en el período estudiado mostraron una fuerte beligerancia, y la mayoría aún no ostentaba cargos públicos. El proceso inició gradualmente a partir de la campaña electoral de 1957.

28El ALA, fue un movimiento político, con estructuras dirigenciales organizadas en Comités, vinculadas por parentesco con los caudillos locales. Pero en su base, sus miembros no tenían mayor compromiso con las estructuras, eran relaciones de identificación política, fundamentalmente por tradición. Estas dirigentes llegaron a tener una especial influencia, por ejemplo, la Guardia Nacional, para salir al frente de una situación compleja, solicitaba el respaldo del ALA. Entre su membresía en el Pacífico y el Atlántico de Nicaragua, encontramos a maestras, trabajadoras de la salud, esposas e hijas de liberales.

29Este trabajo requería habilidades y un discurso especial, que fue hábilmente construido por ellas. Solo así podemos explicarnos, la profusa presencia de las primeras dirigentes nacionales en todos los departamentos del país, incluido Zelaya (hoy las regiones autónomas). La líder principal de Masaya, desde los inicios, fue Doña Lía Plata de Hüeck, esposa de otro líder liberal, Cornelio Hüeck. Fue una de las dirigentes de más larga vida política, su nombre figura desde la conformación de la Directiva Departamental de 1956 y tenemos constancia que a la altura de 1975, seguía siendo Presidente de esta organización. Sin embargo, su activismo es considerado como extensión del rol de su marido. Las antiguas dirigentes del Ala, en el Municipio de Masatepe, Departamento de Masaya, al ser entrevistadas, confirmaron la aseveración anterior34.

30Alba Rivera de Vallejos, protegida y amiga íntima del Senador Pablo Rener, ocupó la Presidencia del ALA en el Departamento de Zelaya desde 1956. Fue profesora destacada y logró desarrollar un liderazgo propio, llegando a ser nombrada Alcaldesa de Waspán, Diputada al Congreso Nacional y Viceministra de Educación Pública en 197035.

31Sara Mora de Guerrero, dirigente de la ciudad de Granada era esposa de Lorenzo Guerrero, caudillo local. María Elsa de Davidson Blanco, Presidenta del departamento de Matagalpa en 1955 y 1956 era esposa del Coronel Davidson Blanco. Esperanza de Callejas Presidenta del departamento de Chinandega en 1956, era esposa de Alfonso Callejas de Deshon, quien llegaría a ser Vicepresidente de Nicaragua. Todas ellas trabajaban a la par de sus maridos.

32Doña Mary Coco Maltez de Callejas, profesora destacada, figuró en la Presidencia Departamental de Managua, desde 1955 hasta el 1958, en 1961 fue miembro de la Junta Directiva Nacional de Juventud Liberal Nicaragüense, Vicepresidenta Nacional por varios años, sustituyó a Núñez de Saballos como Presidente Nacional desde 1971-1979, desde 1963 fue Diputada Propietaria hasta julio de 1979. De igual manera vinculada a los liberales por sus lazos familiares.

33Eveling Mayorga miembro de la Directiva Nacional y Departamental en Managua entre 1955 y 1961, fue una de las primeras abogadas de Nicaragua. Ofelia Padilla, abogada con responsabilidades en la Junta Directiva Nacional desde 1954 y miembro de la Junta Departamental de Managua en 1960. Zaida Fernández de Ruiz, una de las grandes organizadoras, profesora, fue dirigente Nacional y Departamental de Managua entre 1956 y 1961. Estas últimas son parte de las que lograron brillar por méritos propios, destacándose como fervientes oradoras.

34El fenómeno del parentesco, también se expresó a nivel municipal, tomaremos el caso de la ciudad de Masatepe. La esposa, e hija de Remigio Sánchez, diputado por Masatepe, Departamento de Masaya, y caudillo indiscutible de la localidad, fueron Presidentas del Ala Femenina en distintos momentos. Cuando la madre enfermó, Josefa Ramírez de Sánchez, su hija, Ligia Sánchez Ramírez, en ese entonces muy joven, la sustituyó.

35Cuando fue Presidenta Ligia, se encontraban como miembros: Zoyla Margarita Sánchez viuda de Rosales, el padre de su esposo don Julio Rosales, fue Alcalde y el marido fue por muchos años Secretario General del Seguro Social, ella se definió como prima en segundo grado de Ligia. La Profesora Emma Ramírez de Porras, fue del Consejo Municipal después de la muerte de Somoza García, ejercía un papel de relevancia política y social en el pueblo, su padre, Francisco Ramírez fue Alcalde, juez y formó parte del Consejo Departamental del Partido Liberal, su marido Miramón Porras Miranda, también fue Alcalde. Emma, era tía de Ligia Sánchez de Ramírez. Ellas eran de las activistas más conocidas del ALA en Masatepe. La estructura en este Municipio se subdividió en la práctica entre el sector de los de arriba y los de abajo, o digamos los del centro y los de la periferia, en términos de su ubicación geográfica en el pueblo, para ello lograron identificar e influenciar a una líder de los de abajo, que llegó a ser miembro de la Directiva del Municipio, Lucía Larios, ella era el canal de comunicación y convocatoria con los sectores populares, en los barrios y comarcas. En este grupo, el recuerdo de Luis Somoza, como promotor del derecho al voto femenino, es aún más fuerte que el de Anastasio Somoza García36.

36En el caso de masatepino, es evidente que nos encontramos ante un “complejo familiar notable”, de acuerdo a los planteamientos teóricos de Diana Balmori, Stuart F. Voss y Miles L. Wortman37. La familia Ramírez, por lo menos en los últimos cincuenta años de siglo XX, ha estructurado una red familiar puesta a prueba durante la Revolución Sandinista y aún en los gobiernos posteriores a ella38. Podemos presumir que situaciones parecidas las encontraremos alrededor de la familia de Cornelio Hüeck en el municipio de Masaya o de los Slaquit en el municipio de La Concepción.

37En el Ala Femenina en particular y en el somocismo en general, es evidente que determinados nexos familiares, de parentesco y de compadrazgo, jugaron un papel sumamente importante en la estructuración de las redes políticas. Este procedimiento no han sido una característica única del somocismo, prominentes familias conservadoras como los Chamorro, los Cuadra, etc., en la ciudad Granada, utilizaron los nexos familiares para mantener su preeminencia económica y política.

38La elección de la dirigencia nacional, se desarrollaban con cierta periodicidad, se convocaba a una asamblea y las candidatas propuestas contaban con la unanimidad de los votos. Este proceso ni siquiera era visto como una imposición, era asimilado con naturalidad, ya que formaba parte de la cultura política masculina, la cual fue asimilada39.

39Las membresía del ALA de manera directa no cotizaban, cuando sus esposos ostentaban puestos públicos ellos daban su aporte del 5%, como estaba estipulado por el Partido. El financiamiento de sus actividades tenía dos vertientes, una por la vía de prominentes liberales del Municipio, por lo general adinerados somocistas, con importantes puestos públicos y la otra por la vía de la estructura política departamental, para el caso de Masaya, a través de Cornelio Hüeck, Presidente del Partido en el Departamento. Es evidente que sus actividades en la mayoría de las ocasiones eran parte de las actividades de carácter social y de extensión del estado. Ellas utilizaban fondos estatales para realizar su actividad política, de acuerdo a las protagonistas, en esa época, era lo común. Para ellas no había confusión Estado-Partido, la acción del partido era natural al estar al frente del Estado.

40El proceso de estructuración, fue sin lugar a dudas un proceso pujante, ruidoso y entusiasta, duró unos tres años. Olga Núñez de Saballos, Eveling Mayorga, Alba Warren y Gladis Bonilla Muñoz, Nora Pérez de Estrada, Lucrecia Noguera de Carazo y Zaida Fernández, todas ellas se movilizaron en diferentes comisiones para dar empuje al proceso de organización, ellas llevaban el mensaje de la Directiva Nacional. Las directivas se instalaron en cinco departamentos y diversas seccionales en municipios, comarcas o barrios. (Véase cuadro No. 1)

41La modalidad de organización era bastante similar, primero un grupo bastante selecto conforman la Directiva Departamental, posteriormente comisiones de esta directiva se desplazan hacia los municipios para elegir en asambleas más o menos amplias a las juntas municipales y posteriormente se estructuran los comités comarcales o de los grupos cantonales, aunque no siempre logran llegar a este nivel. El diario oficial Novedades reconoció que el ALA se había constituido en “una de las fuerzas de mayor prestigio y acción en los departamentos,” con comisiones activas tanto en la parte urbana como rural para censar las fuerzas liberales y promover su inscripción en el padrón electoral, desarrollando asambleas en distintos lugares con “más de 200 mujeres de todas las clases sociales40”.

42Para las elecciones de 1957, dirigentes del ALA en el Departamento de Masaya, afirmaron que contaban en la zona urbana con 69 subcomités y en la parte rural con 23, con miles de mujeres afiliadas. Dos años más tarde, durante la elección de la Junta Directiva Departamental, nuevamente ratificaron como Presidenta a Lía Plata de Hüeck. Se presentaron “delegaciones de todos los municipios así como todas los miembros del Ala Femenina de esta ciudad (realizada en casa de Cornelio Hüeck41 ) “. En la mencionada Asamblea, acordaron reorganizarse en todos los municipios del Departamento.

43En la asamblea de constitución en Villa del Carmen, departamento de Managua, la Tesorera Departamental Lucrecia Noguera de Carazo afirmó “Gracias al entusiasmo y buena volunta de todos los miembros de Juventud Liberal, ésta se ha convertido en una asociación prestigiada de proporciones gigantescas que se desenvuelve en una forma compacta en toda Nicaragua42 ”. También en un artículo escrito por Edgardo Prado, afirmó que tal agrupación “está diseminada por toda La República y tiene a su cargo no solamente empresas de carácter político, sino también labores humanitarias y cristianas43 “.

Una directiva mixta de mujeres y hombres

44A menos de un año de fundada el ALA, Juventud Liberal Nacionalista dio los pasos necesarios para fusionar las estructuras, masculinas y femeninas, en una sola dirección nacional. Para preparar la Asamblea General Anual de JLN, se conformaron dos comisiones. Una, se encargó de la organización, en ellas figuraron, Olga Núñez y Antonio Borge de La Rocha La otra comisión, preparó el homenaje anual al General Somoza García, la integraron Federico López, Lucrecia Noguera de Carazo, Alba Warren, Mary Coco Maltes de Callejas, entre otros.

45En la Asamblea, celebrada entre el 27 y 29 de mayo de 1955, participaron 104 mujeres y 230 varones, representativos de todos los departamentos de La República. En la misma, se acordó conformar de manera mixta el organismo nacional de Juventud Liberal Nicaragüense integrado por siete cargos, Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero, Vicetesorero, Fiscal y Vocal, de manera alterna cada año, el Ala Femenina ocuparía tres cargos y al año siguiente cuatro, el año que el Ala Femenina ocupara cuatro cargos en la Junta Directiva, ese año también ocuparía la Presidencia. Además se conformarían lo que se conoció como Juntas Interdepartamentales, una para el sector femenino y otra para el sector masculino. Estas Juntas se constituyeron como las instancias de coordinación de actividades.

46En 1959, en comunicado oficial Ala Femenina Liberal y Juventud Liberal Nicaragüense, expresaban que contaban con Juntas Directivas en todas las cabeceras departamentales, municipios y principales poblaciones, apoyados en numerosos comités auxiliares. Dos años más tarde, se conformó una Junta Directiva mixta para ambas instancias, unión que en la práctica era simbólica ya que la constitución de las Juntas Interdepartamentales44. Esa estructuración no se reprodujo en las instancias departamentales y municipales, por lo que continuaron actuando por separado en el eje vertical de la estructura.

47Es importante hacer notar que entre 1954 – 1957 ALA mantuvo una dinámica política de base, mucho más intensa que Juventud Liberal. La motivación de ejercer por primera vez el voto y el hecho circunstancial de que estas mujeres, con excepción de Núñez de Saballos no tenían aún cargos públicos, las convertía en activistas casi de tiempo completo, mantenidas en la mayor parte de los casos por sus maridos.

48Las dirigentes de estos grupos, siempre dieron gran importancia a la figuración política, los incontables comunicados son firmados con nombre y apellido por las miembros de la instancia correspondiente, nombre por nombre se repiten insistentemente en las páginas de Novedades, esto contribuyó a que el ALA fuera vista como una organización con vida política propia. (Véase cuadro No. 2) Al producirse la independencia de JLN en 1961-62, continuó su ritmo normal, pareciera más bien que su adhesión orgánica a JLN nunca fue real, ni significó para la organización ventajas de ningún tipo.

49Olga Núñez de Saballos logró mantener un fuerte y permanente liderazgo entre las mujeres liberales, despertó simpatías a tal grado que en muchos lugares se le brindaban agasajos, la Promoción de Egresados de la Escuela Nacional de Comercio del año 1955, fue dedicada a su persona., la Unión de Mujeres Americanas, capítulo de Nicaragua, la escogió como “Mujer Nicaragüense 1955”. Era doctora en Derecho, Cónsul y Agregada Cultural en los Estados Unidos y obtuvo el Premio Rubén Darío en el género novela. Fue también electa Presidenta del Comité Nacional Femenino de los Frentes Populares Liberales Somocistas45. En esta misma ocasión Ernestina Pérez Vanegas (La Nicolasa), fue electa Vicepresidente y Aurelio Montenegro fue electo Presidente del Comité Nacional Masculino de los Frentes Populares Somocistas. Estos Frentes Populares Somocistas, en el terreno, siempre fueron dirigidos por La Incolaza, eran grupos de choque, para enfrentar las acciones de los opositores. Olga Núñez nunca fue mencionada como dirigente intelectual de tales grupos, aunque la decisión muestra los niveles de confianza que alcanzó dentro de la estructura de poder del somocismo.

50Núñez de Saballos recibió críticas por su gestión al frente del Vice Ministerio de Educación Pública, particularmente desde las páginas de La Prensa. Este periódico señalaba a la funcionaria, en constante “mesa redonda con sus compañeras del Ala Femenina, que llegan todas las mañanas a darle los buenos días, convirtiendo su despacho en sala de charla interminable, en asuntos completamente ajenos al cargo del Ministerio46 “. El reproche muestra efectivamente la confusión entre las funciones partidarias y estatales, ya que desde esa responsabilidad, ALA, tenía amplia influencia sobre las directoras de colegios y las maestras.

Ala Femenina Liberal durante el gobierno de Luis Somoza

51Durante el Gobierno de Luis Somoza 1957-1963, se produjeron una serie de levantamientos armados, entre ellos el conocido como el de Olama y Mollejones, el cual preocupó de manera muy especial al gobierno. La acción fue protagonizada, por jóvenes conservadores, vinculados a la dirigencia histórica del Partido Conservador de Nicaragua. Este levantamiento desarrollado en el mes junio del 59, motivó a las dirigentes del ALA, a repudiar lo que llamaron “_maniobras subversivas de elementos opositores y comunistas_” y manifestaron su respaldo incondicional al Sr. Presidente de la República y al Jefe Director de la GN. Más de 1200 mujeres de todas partes del país, enviaron comunicados firmados con su nombre y apellido. En Managua se contabilizan 125 mujeres; en Granada 260; del Rama 35 firmas; San Juan del Norte 45; Estelí 16; Masaya con 66; Rivas con 20; Nandaime 154; Chichigalpa, 13; Jinotepe 102; La Paz Centro, 27; Diriá 300; Madriz con 46; Puerto Cabezas con 60; Santo Tomás del Norte con 29; Cinco Pinos con 39; Nandasmo y El Castillo con 15; entre otros municipios del país47. Es importante valorar tras este incidente, la fuerza y adhesión que muestra el ALA, estas firmas ratifican la amplitud de esta fuerza política.

52El Ala Femenina, continuó su dinámica anual de reorganización, en enero de 1959, procedieron a la elección y/o ratificación de autoridades en Granada, y en el norte, en el departamento de Madriz, lo hicieron extensivo a los municipios de Palacagüina, Telpaneca, Yalagüina, Totogalpa, Las Sabanas, San Lucas: En febrero, se realizaron elecciones en el departamento de Carazo y en marzo, en Boaco48.

53Además de realizar homenajes a los hombres de la dinastía, también lo hicieron con sus esposas. Primero la vanagloriada fue Doña Salvadora de Somoza García. Posteriormente, lo hicieron con Isabel Urcuyo de Somoza, esposa de Luis. En Managua, 285 mujeres se reunieron y proclamaron a Isabel como Jefa Nacional del Ala Femenina Liberal49. Meses después, en el Casino Militar, unas 500 mujeres, rindieron otro homenaje a la primera dama. Esta vez Olga Núñez de Saballos, le impuso la medalla al mérito.

54De acuerdo a la información recabada Isabel Urcuyo desarrolló algunas relaciones con las mujeres del ALA en los encuentros en los que participaba. En una actividad en Masatepe, se sentó al lado de ella, la esposa de uno de los líderes liberales del municipio, el marido, pasado de copas, reclamaba a su conyugue. Doña Isabel al observar los hechos y la vergüenza, le dijo “no te preocupes así son los hombres, así es Luis”. La entrevistada recordaba a la primera dama “como muy distante, como muy orgullosa y esa vez yo me sentí como que estaba con una amiga vieja, como una amiga de mucho tiempo50 ”. El homenaje a las esposas mencionadas era una demostración de lealtad política incorporada en la agenda de la agrupación de mujeres.

55Luis Somoza, a lo interno del Partido Liberal impulsó una serie de iniciativas, dirigidas a mejorar la imagen del Gobierno y proyectar una visión más liberal doctrinaria en el quehacer partidario. Llamaron a un plebiscito, Para reformar La Declaración de Principios, Programa, Estatuto oficial del Partido liberal Nacionalista de Nicaragua y el Reglamento de la Casa del Partido. El objetivo era incorporar procedimientos democráticos en la elección de los Convencionales del PLN, quienes a su vez escogerían a los candidatos a cargos públicos.

56Flexibilizaron los requisitos para que las mujeres liberales pudieran ser nominadas a convencionales, redujeron la antigüedad que la misma debía tener dentro del Partido para optar a ese cargo, tomando en cuenta que el ALA, tenía solamente cinco años de fundada. El artículo 45 planteaba “La mujer liberal para ser nominada a convencional estará sujeta a los requisitos y prohibiciones especiales, establecidas en el Artículo 13 de los Estatutos, pero en la próxima elección de convencionales, en vez de exigírsele 5 años de ser reconocido liberal, sólo se necesitarían dos años51 “. Esta disposición despertó expectativas entre el sector femenino.

57Las dirigentes femeninas recibieron orientaciones de impulsar procesos electorales internos que permitieran apertura y posibilidades reales de competencia por el liderazgo de la organización. En Managua, en febrero del 61, se reunieron, más de 2500 mujeres para elegir Directiva Departamental del ALA. Las dos candidatas para Presidente eran, Clement Arcia y Angélica de Ortega, ésta última profesora normalista. El proceso según la crónica periodística, no contaba con la popularidad de Clement Arcia, pero ésta, finalmente fue electa por aclamación.

58Después de esta experiencia, no logramos identificar procesos similares en otros departamentos del país. La elección de la nueva Junta Directiva del Ala Femenina del Departamento de Matagalpa se desarrolló con los procedimientos utilizados en años anteriores52. Esta modalidad de elecciones internas competitivas, a todas luces, se estrelló con la cultura política caudillista y los feudos de poder desarrollados entre las mujeres del ALA. Los resultados fueron un completo fracaso, tan es así que el liderazgo fundador nacional y el control férreo que en los departamentos mantenían los caudillos locales, permaneció inalterable.

59En los últimos meses del año 1961, la actividad del ALA reflejó una dualidad en su comportamiento, su acostumbrado rol de promotoras del liderazgo de la familia Somoza en la sociedad nicaragüense y en su propia organización, tenía visiblemente dos cabezas, los hermanos Luis y Anastasio Somoza. En Masatepe y Managua, las Juntas Directivas Municipal y Departamental respectiva, se organizaron y agasajaron a Luis y en diciembre la Junta Directiva Nacional celebró el cumpleaños del General Anastasio Somoza Debayle, en casa de Olga Núñez de Saballos.

60Las miembros del Ala Femenina en Managua, en el marco del plebiscito liberal planteado, optaron por lo que llamaron la tendencia más fuerte, identificada con Anastasio quien era el Ministro del Distrito Nacional53. Con este propósito 600 mujeres se reunieron en el Casino Militar, y eligieron el comité de apoyo, el que fue encabezado por Núñez de Saballos y Zayda de Ruiz. El liderazgo bicéfalo en estos meses es evidente y marca en buena medida el crecimiento definitivo del rol de Anastasio Somoza Debayle, quien comenzaría a incidir en el rumbo de la política en Nicaragua y afianzarlo, al asumir el poder en 1967.

61En el año de 1961 Ala Femenina, ante el proceso de desestructuración de Juventud Liberal y la conformación de Juventud Somocista Nicaragüense, continuó su labor sin establecer vínculos orgánicos con la nueva organización juvenil, operó a través de los propios mecanismos establecidos con JLN. Ellas continuaron siendo una importante palanca en el sistema de reproducción y mantenimiento del Somocismo.

Reflexiones Finales

62El ALA en la primera etapa 1954-1961 alcanzó su activismo más alto. En el año 1956-57, previo a las elecciones de 1957, y en las elecciones del 63 contrario a otras opiniones, su rol fue mucho más modesto, recuperando nuevos bríos hasta el año 1966, antes de las elecciones de 1967. Y aunque en los primeros años de crecimiento y esplendor fueron parte de Juventud Liberal Nicaragüense, no hemos encontrado hallazgos que nos permitan concluir, que estos vínculos orgánicos hayan tenido algo que ver en el rol preponderante que jugaron.

63Los conflictos políticos militares obligaron a la Dictadura a establecer el Estado de Sitio en varios momentos, por los sucesos del 4 de abril de 1954, la muerte de Somoza García y por los intentos de toma de los Cuarteles de Jinotepe y Diriamba. Estas situaciones no inmutaron a las mujeres del ALA, la Dictadura les siguió pareciendo un cuerpo sólido por lo que continuaron exaltando a los Somoza. Veneraban la imagen de los gobernantes, como salvadores de la patria frente al comunismo y más precisamente como el factor de estabilidad que les permitía mantener su status, unas por los puestos que habían adquirido, otras bajo las prebendas de sus maridos y muchas por el fanatismo que llegaron a desarrollar. El estilo de relación clientelista fue iniciado por el viejo Somoza y seguido por el joven Luis Somoza Debayle. Edayl Avilés Vargas, entrevistada a la edad de 75 años, nos decía “El fue el único Presidente de todos los anteriores, que nos dio el lugar a nosotras las mujeres, porque nosotras éramos relegadas, eso tenemos que agradecérselo y se lo agradeceremos hasta la fecha, porque si no fuera eso, ninguna estaríamos votando ahorita54.” Sus palabras ratifican esta conclusión.

64Medir cuantitativamente la influencia del ALA entre las mujeres de Nicaragua es prácticamente imposible, es indudable también que sin manejar posiciones feministas el Ala Femenina contribuyó al desarrollo cívico y político de la mujer nicaragüense, y aunque jamás se propusieron crear un movimiento de mujeres para las mujeres, sino que nacieron ideológicamente subordinadas al somocismo. Tampoco podemos negar que el modelo de liderazgo desarrollado, promovió que cientos y miles de mujeres salieran de sus casas a trabajar, como activistas del Partido. Los nombres de mujeres como Mary Coco Maltez de Callejas, Irma Guerrero Chavarría en Chinandega, Ana María Herrera Cuaresma en León, María Elsa de Davidson Blanco en Matagalpa, Alba Rivera de Vallejos en el Atlántico Norte, son referencias que despiertan en el imaginario nacional, que a pesar del somocismo y bajo su sombra, la participación femenina en Nicaragua, adquirió una relevancia radicalmente distintas a la experimentada por las generaciones anteriores.

65En la actualidad cualquier análisis sobre el desarrollo y participación femenina en Nicaragua, no puede menospreciar el rol de “Las Alas” que ayudaron a subir a Luis Somoza, que apoyaron con menos entusiasmo a Anastasio y unas cuantas continuaron acompañándolo hasta el final de su “reinado” en Nicaragua, en 1979.

66
Cuadro No. 1: Detalle de actividades del ALA, noviembre del 54 – enero del 57

67
Localidad Nivel Miembros Directivos Fecha
León Junta Directiva Departamental Amalia Borge de Sotomayor, Consejera; Rebeca C. de Soza, Pte; Gertrudis Vanegas, Vicepresidente; Ena Balladares, Fiscal55 14-1- 55
Seccional en Mina El Limón Municipio de Larreynaga sd Junio, 56
Seccional en las Comarcas La Ceiba y Amatitán Municipio de León sd Noviembre 56
Rivas ( Reorganización) Comité Departamental sd 16-1-56
Juigalpa (Reorganización) Comité Departamental Nelly Abaunza de Bello Rueda, Presidente; Blanca Tablada, Secretaria. Febrero, 55
Reorgnización en Zelaya, Blueffields Junta Directiva Departamental Leonor Mena de Lacayo, Presidente y Adelaida Bustamante en su carácter de Vicepresidente56 Mayo, 55
Granada : Zona Este de la Ciudad Seccional Bertha Ortega de Echaverry Noviembre del 54
Granada : Zona Calle del gran lago Seccional Sd Noviembre del 54
Nandasmo Comité Municipal Sd Mayo, 55
La Concepción Comité Municipal Sd Mayo, 55
Managua Directiva Deptal. Presidenta Mary Coco Maltez de Callejas, Graciela Lara de Delgado Julio, 55
Barrios: Sajonia, Campo Bruce, Riguero Subcomités sd Noviembre del 54
Tipitapa Directiva Municipal sd Julio, 55
Barrios: Frixione, Buenos Aires, Portezuelo, Mercado Oriental, La Aviación y la Cervecería Municipio de Managua sd Agosto, 56
Matagalpa Directiva Deptal Presidenta, María Elsa de Davidson Blanco Julio, 55
Chinandega Directiva Deptal Presidenta, Esperanza Callejas de Callejas, Vicepresidenta Nena Meza de Juárez57 Marzo, 56
Puerto Corinto Comité Municipal Presidenta, Juana Silva de Espinoza Marzo, 56
Cinco Pinos Comité Municipal Angela de Quintana Abril, 56
San Juan de Telpaneca58 Comité Municpal sd Enero, 57

68Fuente: Diario Novedades , Elaboración propia

69Cuadro No. 2 : Resumen de dirigentes más destacadas del Ala Femenina, entre 1954 – 1961.

70
sd Dirigentes del Ala Ferminina
Olga Núñez de Saballos Abogada y Subsecretaria de Instrucción Pública desde 1950, ejerció la Presidencia del ALA, de manera ininterrumpida desde 1954 (año de su fundación) hasta su muerte en 1971, en algunos años incluso fue Presidente de Juventud Liberal Nicaragüense, Diputado desde 1957 hasta su muerte, siendo en algunos Vicepresidente del Congreso Nacional
Clement Arcia Presidente Departamental del ALA en Managua en 1954 Vice presidente Nacional en 1956 y Miembro de la Directiva Nacional de JLN hasta 1959, en 1961 fue electa nuevamente Presidente del Ala en Managua.
Esperanza Centeno Miembro de la Directiva Nacional en 1955 y 1956, Vicepresidente del Ala en Managua en 1957, Directiva de Juventud Liberal Nicaragüense en 1961
Mary Coco Maltez de Callejas Directiva Nacional del ALA en 1955,Presidente Departamental del ALA en Managua en 1955, 56 y 57. Presidente Nacional del Ala a la muerte de la Núñez de en 1971 hasta 1979. Fue Vice Ministro de Educación, Vice Ministro del Distrito Nacional y Diputada suplente desde 1957, Luego diputada propietaria hasta 1979.

71Fuente: Diario Novedades, 1954-1957.elaboración propia.

Bibliografía

72Diana Balmori, Stuart F. Voss y Miles Wortmann. Las Alianzas de familia y la formación del país en América Latina (México, FCE, 1990).

73Maurice Duverger. Los Partidos Políticos. Fondo de Cultura Económica. México 1994.

74Antonio Esgueva Gómez. Las leyes electorales en la Historia de Nicaragua. Tomo II. (Managua, Editorial el Amanecer, 1995).

75Antonio Esgueva Gómez. “El marco jurídico electoral en Nicaragua 1812-1990, cambios y continuidades”. Revista de Historia No. 7. IHN, Managua, 1996.

76Victoria González. “Del Feminismo al Somocismo, Mujeres, Sexualidad y Política antes de la Revolución Sandinista”. Revista de Historia, No. 11-12, IHN, Managua, 1997.

77Andrés Pérez Baltodano. Entre el Estado Conquistador y el Estado Nación: providencialismo, pensamiento político y estructuras de poder en el desarrollo histórico de Nicaragua. (Managua, IHNCA/UCA, 2003).

78Gema Santamaría. Alianza y Autonomía: las estrategias políticas del movimiento de mujeres en Nicaragua. Managua, Inédito.

79Rina Villars. Para la casa más que el mundo: Sufragismo y Feminismo en la Historia de Honduras. Tegucigalpa, Guaymuras, 1994.

Entrevistas

801. Alba Rivera de Vallejos. Managua, Abril de 2006.
2. Ángela Navarro de Pacheco, Masaya, 28 de Diciembre del 2004, ex posa de Ludenfork Hüeck, medio hermano de Cornelio Hüeck
1. Edayl Avilés Vargas, Managua, 19 de Marzo del 2005
2. Emilio Álvarez Montalván, Managua, 31 de Diciembre del 2004
3. Enelia Valladares Castro, Masatepe, 19 de Marzo del 2005
4. Emma Ramírez de Porras, Masatepe, 19 de Marzo del 2005
5. Enrique Cisne Blanco, Managua, 15 de Enero del 2005
6. Lidia Sánchez Ramírez, Masatepe, 28 de Diciembre del 2004
7. Luis Alberto Lovo Tapia, Masatepe, 19 de Marzo del 2005
8. Luis Felipe Pérez Caldera, León, 5 de Enero del 2005
9. Noel Lázaro Guerrero, Nagarote, León, 5 de Enero del 2005
10. Raúl Palacios Román, Managua, 11 de Febrero del 2005
11. Róger Guevara Mena, Managua, 9 de Febrero del 2005
12. Sergio García Quintero, Managua, 31 de Enero del 2004
13. Zoyla Margarita Sánchez, viuda de Rosales, Masatepe, 19 de Marzo del 2005

Notas de pie de página

81Este artículo es parte de la tesis de Maestría, Organizaciones juveniles de las paralelas históricas en Nicaragua, 1950-1969, presentada en la UNAN-Managua, en el 2007. Actualmente preparo su publicación.

821 Diario Novedades del 25 de enero de 1955. Conferencia dictada por Olga Núñez de Saballos.

832 Rina Villars, Para la casa mas que para el mundo: Sufragismo y Feminismo en la Historia de Honduras, pág. 146.

84fn3 Victoria González. “Del Feminismo al Somocismo”, en Revista de Historia No. 11-12, del IHNCA, Managua, 1998, pág. 55-75.

854 Victoria González, op. cit., pág. 56.

865 Antonio Esgueva Gómez. Compilador. Las Constituciones políticas y sus reformas en la Historia de Nicaragua, pág. 725.

876 Antonio Esgueva Gómez, op. cit., pág, 739.

887 Maurice Duverger, Los Partidos Políticos, 1980.

898 También se pronunciaron a favor del régimen y contra el intento de derrocamiento de la Dictadura conocido como los sucesos de abril de 1954.

909 Novedades, 22 de febrero de 1955, pág. 2.

9110 “Ala Femenina de Juventud Liberal Nicaragüense”, publicación mimeografiada. IHCA.

9211 Novedades, 23 de julio de 1954, pág. 13.

9312 Nvedades 23 de julio del 1954, pág. 13.

9413 Lidia Sánchez de Ramírez, entrevista con el autor, 19 de marzo de 2005.

9514 Novedades, 16 de julio, 1956, Pág. 11 y 18 de diciembre del 56, pág. 1.

9615 Novedades, 22 de febrero de 1955.

9716 Novedades, Conferencia en Estelí, 16 de enero, pág. 13

9817 Novedades, 16 de enero de 1956, pág. 13.

9918 Victoria Gonzalez, op. cit., pág. 56-57.

10019 Novedades, 25 de enero de 1955, pág. 3.

10120 Novedades, 16 de enero del 1956, pág. 13.

10221 En esta reflexión recojo el planteamiento de Andrés Pérez Baltodano, coincidente en el fondo con Victoria González, de que el Ala Femenina, castró el desarrollo feminista del movimiento al promover un análisis, que concluía en que la conquista del voto, era una concesión del iluminado General Somoza.

10322 Novedades, 19 de enero de 1956, pág. 1.

10423 _Novedades_11 de enero de 1956, pág.3.

10524 Novedades, 28 de julio de 1955.

10625 Novedades, 20 de febrero del 56, pág. 1.

10726 Novedades, 20 de febrero del 56, pág. 3.

10827 Novedades, 10 de marzo, 1956, pág. 1 ; 23 de marzo de 1956, pág. 1.

10928 Novedades, 11 de enero de 1956, pág. 3. 19 de enero, 1956, pág. 1.

11029 Novedades, 4 de octubre del 56, pág. 1.

11130 Novedades, 2 de octubre, pág. 11. En el mes de octubre se publicaron las muestras de condolencias y pesar.

11231 Novedades, 9 de octubre del 56, pág. 1. Firmaron el mismo las principales dirigentes del ALA en ese entonces, Olga Núñez de Saballos, Clement Arcia, Lucrecia Noguera de Carazo, Ada Rosa Pastora de López, Sabina Amador de Rener, Eveling Mayorga, Esperanza de Centeno, Gloria Zeledón, Inés Incer Lacayo, Dora Avendaño, Ruth León, Zaida Fernández de Ruiz y Rosibel Aguilar.

11332 Novedades, 8 de octubre 1956, pág. 1; 6 de noviembre de 1956. pág. 1, segunda sección.

11433 Novedades, 28 de enero, 1957. Pág. 4

11534 Entrevista a Enelia Valladares Castro, 19 de mazo de 2005.

11635 Entrevista a Alba Rivera de Vallejos, 30 de abril del 2006. Ampliar información en Revista Zelaya Progresa con Somoza, publicada por el Comité Regional de Desarrollo de la Costa Atlántica. Managua, 1976.

11736 Entrevista a Zoyla Margarita Sánchez viuda de Rosales, 19 de marzo de 2005. Esta red de parentesco, tiene aún mucha influencia, Noél Ramírez, ex presidente del Banco Central y miembro de la Directiva del Partido Liberal Constitucionalista es también sobrino de doña Emma Ramírez de Porras, el Dr. Sergio Ramírez Mercado, ex vicepresidente de Nicaragua, es también primo de ella y el padre del mismo, Don Pedro Ramírez, también fue Alcalde de este pueblo, Boris Gutiérrez, que recientemente entregó el cargo de Alcalde de Masatepe, es hijo de Doña Ligia Sánchez y sobrino nieto de Doña Emma.

11837 Diana Balmori, Stuart F. Voss y Miles Wortmann. Las alianzas de familia y la formación del país en América Latina. 1984, pág. 199- 202.

11938 Otro caso interesante cercano geográficamente a Masatepe, lo podríamos encontrar probablemente en el Municipio de la Concha alrededor de la Familia Slaquit. o en los familiares de Cornelio Hüeck en Masaya.

12039 Lidia Sánchez de Ramírez, Enelia Valladares Castro, y Edayl Avilés Vargas, afirmaron que el sistema para escoger a las dirigentes del Ala, eran por designación; aunque habían formalmente procesos de elección.

12140 Novedades, 6 de noviembre del 1956, pág. 11

12241 Novedades, 18 de enero de 1957, Pág. 9; 16 de enero del 1959, pág.9

12342 Novedades, 6 de agosto de 1955.

12443 Novedades,11 de enero de 1956.

12544 Novedades, 14 de septiembre del 1959, pág. 2.

12645 Novedades, 9 de marzo, 1955, Pág. 6; 4 de mayo, Pág. 1 y 9 de mayo, 1955, pág. 1; 12 de enero de 1956.

12746 La Prensa, 28 de agosto de 1956, pág. 1

12847 Novedades, 1 de junio de 1959, Pág. 1y 10; 2 de junio de 1959, Pág. 7; 3 de junio de 1959, pág.7

12948 Novedades, 7 de enero de 1959, Pág. 12; 25 de febrero de 1959, Pág. 14; marzo de 1959. Pág. 13 y 19.

13049 Novedades, 13 de enero de 1959, pág. 1

13150 Entrevista a Zoyla Margarita Sánchez viuda de Rosales, 19 de marzo del 2005.

13251 Novedades, 11 de julio de 1960, pág. 11

13352 Novedades,15 de junio del 1961.

13453 La función del Alcalde de Managua, era ejercida por el Ministro del Distrito Nacional. Novedades 15, 16, 19 y 30 de noviembre en sus primeras páginas.

13554 Entrevista a Edayl Avilés Vargas, 19 de marzo del 2005.

13655 Novedades, 19 de enero de 1955, pág. 12.

13756 Novedades, 4 de mayo de 1955, pág. 1

13857 Novedades, 21 de marzo de 1956. Pág. 3

13958 Novedades,19 de noviembre del 56. Pág. 3

140

Para citar este artículo :

Ricardo Baltodano Marcenaro, « Ciudadanas por y para la dictadura: el Ala Femenina Liberal de Juventud Liberal Nicaragüense, 1954-1961 », Boletín AFEHC N°34, publicado el 04 febrero 2008, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=1826

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.