Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.163.157.48', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Las instrucciones para elegir diputados al primer congreso constituyente mexicano: un intento para controlar a las provincias. : Las instrucciones para elegir diputados al primer congreso constituyente mexicano: un intento para controlar a las provincias.

Ficha n° 1834

Creada: 16 febrero 2008
Editada: 16 febrero 2008
Modificada: 15 septiembre 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 1
Total de visitas : 2500 (aprox.)

Autor de la ficha:

Xiomara AVENDAñO ROJAS

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Las instrucciones para elegir diputados al primer congreso constituyente mexicano: un intento para controlar a las provincias.

El primer congreso mexicano, en 1822, fue un poder disputado por las provincias novohispanas. Ante esa situación el poder central, la Soberana Junta Provisional Gubernativa y Agustín de Iturbide diseñaron una instrucción electoral que pretendía controlar la representación política. Las reglas entregaban la elección a los antiguos centros urbanos coloniales; sin embargo el proceso de formación de nuevas diputaciones provinciales demandó una recomposición del poder legislativo. El reino de Guatemala, unido al Imperio en enero de 1822, eligió diputados por medio de dos instrucciones electorales, una elaborada en la ciudad de México y la otra en la ciudad de Guatemala. Para las provincias centroamericanas, esta elección fue un paso importante para el resguardo de la autonomía provincial frente al grupo guatemalteco que pretendía continuar como centro político.
Palabras claves :
Poder, Siglo XIX, Congreso, Elección, Instrucciones
Autor(es):
Xiomara Avendaño Rojas
Fecha:
Fevrero de 2008
Texto íntegral:

1

Introducción

2La declaración de independencia de los reinos de Nueva España y de Guatemala, en septiembre de 1821, sentó las bases para la creación del Imperio del Septentrión. El reino de Guatemala se unió al nuevo gobierno el 5 de enero de 18221. Este proceso era una respuesta a la segunda crisis monárquica hispánica entre 1820 y 1823.

3 La ruptura del pacto político – de forma contractual – en la declaración de Independencia en 1821 retornó el ejercicio de la soberanía a las comunidades territoriales. Por ello encontramos la extensión de un proceso iniciado por la crisis de 1808: el aumento de los ayuntamientos constitucionales y sobre todo la formación de nuevas diputaciones provinciales. En éste aspecto el constitucionalismo gaditano fue el marco jurídico-político de referencia entre los años 1821-1823.

4 Tras la guerra de independencia novohispana, la representación política fue un aspecto central en la organización del gobierno, por ello, la discusión y la elaboración de la instrucción electoral fue un tema que ocupó a la Soberana Junta Provisional Gubernativa y al mismo Agustín de Iturbide. En noviembre de 1821 la Soberana Junta emitió una instrucción donde limitó el ascenso de los poderes locales y entregó a ciertos grupos provinciales una mayor cuota de poder. Por un lado reglamentó seleccionar un diputado por cada tres partidos y de otra forma incorporó al electorado de provincia – en el tercer grado – a los miembros de los cabildos cabeceras. Además mandó realizar elecciones de ayuntamientos y de diputaciones provinciales, a pesar de algunas restricciones el gobierno imperial no logró el control sobre los gobiernos regionales.

5 El fundamento de éste movimiento político lo encontramos en la fuerte presencia de las ideas pactistas de gobierno y en la constitución de Cádiz. Varios artículos apoyan la organización de ayuntamientos en poblaciones de quinientos a mil habitantes y ampara la organización de diputaciones provinciales, ambos como órganos de carácter administrativo. Pero a partir de la Independencia y durante el primer imperio las diputaciones se convirtieron en la entidad de un gobierno autónomo. La primera evidencia la encontramos en las elecciones de 1822. A la par de las elecciones de diputados surgió un movimiento de distritos que eligieron nuevas diputaciones y reclamaron un delegado en el legislativo. Territorio y representación política son los elementos que sustentaron la elección del poder legislativo mexicano, los intereses regionales y centrales, surgen entonces como los asuntos vitales del nuevo gobierno. La monarquía constitucional mexicana se sustentaba en una inestable alianza de provincias, unas enfrentadas entre sí, otras enfrentadas con el poder central, la ciudad de México2.

6Esta reorganización de los poderes regionales necesita de un estudio más profundo, en el presente trabajo expondremos el mecanismo electoral donde el reino de la Nueva España y el reino de Guatemala, se incorporaron al gobierno monárquico constitucional emergido después del Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba.

Dos instrucciones electorales

7El tema electoral era fundamental en la organización del gobierno. En periódicos y hojas sueltas de la época se encuentran diversas opiniones respecto al reglamento. Existió una coincidencia en que las elecciones fuesen indirectas pero no se debía otorgar igualdad proporcional según el número de habitantes. Las opiniones apuntaban a sustituir el reconocimiento social hacia uno más censatario or ello era necesario que la inscripción “se efectuara en un libro donde registraran la edad, profesión, ingresos”, entre otros requisitos3.

8 Por otra parte una comisión nombrada por la Junta Soberana proponía la elección de un representante por cada cincuenta mil habitantes para obtener 126 diputados. Votarían los hombres adultos nacidos o residentes en el Imperio – incluyendo los sirvientes domésticos -. Una propuesta interesante resultó ser la eliminación del requisito de residencia en la provincia para elegir un diputado pero la región electoral debía cubrir los gastos4.

9 La elaboración de la instrucción electoral fue objeto de largas discusiones, por un lado la Junta Soberana se inclinó por tomar como base la población y de otro Iturbide insistía en tomar la representación corporativa y el número de partidos en cada provincia. Finalmente prevaleció la idea iturbidista. Esta decisión tendría sus efectos meses más tarde. Igual que la experiencia gaditana, las provincias se quejarían y demandarían una verdadera representatividad.

10 El reglamento mexicano exigía que los electores tuviesen presentes que los electos debían llenar los “requisitos de buena fama, afecto a la Independencia; y servicios hechos a la causa… además de integridad, buen nombre e instrucción5 ”. En el caso de Centroamérica se agregó que fuesen proclives a unirse a México.

11 La nueva instrucción señalaba que la elección de munícipes se haría de acuerdo al reglamento emanado por las Cortes españolas. La de electores primarios, de parroquia, y de partido, se efectuó del mismo modo utilizado en 1812, 1813 y 1820. Para la representación política la instrucción señaló que por cada tres partidos escogerían dos diputados y los territorios que contaban con un partido elegirían un diputado. De un total de 242 partidos, en la Nueva España se elegirían 162 diputados propietarios y 29 suplentes6.

12 Las medidas anteriores limitaban la participación de los electores de tercer grado al interior de cada provincia. La primera restricción ocurrió al designar la base electoral por partidos y no por la cantidad de población en cada territorio. Una segunda maniobra fue el incluir como electores de provincia a los miembros de los cabildos de las capitales. Estos elementos contenidos en la instrucción de la Junta del Imperio tendió a entregar la selección de los diputados en manos de las élites de las ciudades principales. El peso político de los centros urbanos dentro de cada partido y provincia obtenía así el respaldo de la nueva monarquía. Además quedó demostrado que la base de la representación política continuaba siendo las entidades políticas de antiguo régimen. Sin embargo, esta medida desconocía a las cabeceras de las nuevas Diputaciones provinciales que se estaban organizando durante los años 1821 y 1822. Era lógico entonces que las nuevas élites reclamaran su derecho a la representación política, este argumento fue uno de los factores que contribuyeron para una aceptación amplia del Plan de Casa Mata, mecanismo político que llevó al derrumbe de Iturbide en marzo de 1823.

13 La convocatoria elaborada por la Junta Provisional Consultiva de Guatemala, no consideró la instrucción mexicana, porque en éste reino algunos partidos contaban con ochenta mil personas y otros con diez mil. Pero esto también es un buen ardid porque no se tenía datos exactos, lo que se quería era justificar la cantidad de diputados centroamericanos. México, “según Humbolt, tenía seis millones de habitantes, Guatemala un millón y medio, hallándose en razón de una cuarta parte de aquella población: se vio que a Guatemala le correspondían 40 diputados, cuarta parte de 162 que México elije. Y repartida la población entre éste número de diputados, se encontró que correspondía uno por cada veinte y siete mil almas; siendo esta la razón de haberse fijado esta base7 ”. Abultando las cifras demográficas, las élites obtenían elevar a sus intereses la representación política. En el reino de Guatemala se eligió con dos instrucciones, la mexicana y la elaborada por la Junta electoral preparatoria del Reino en 18228. La segunda, amplió la base electoral de un diputado por cada 70,000 habitantes -dictada por Cádiz – a un diputado por 27,000 habitantes, reglamentada en Guatemala9.

La instrucción electoral para la Nueva España

14Las elecciones para diputados en Guadalajara, Guanajuato, Oaxaca, Yucatán, Sonora y Sinaloa, México, Veracruz, Tabasco, Texas, Tlaxcala, Nuevo México, Valladolid, Puebla, Querétaro, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas, evidencian una rápida reorganización de los territorios.

15 Este nuevo ordenamiento político-territorial se sustentó en la instrucción electoral, el mismo señalaba que los diputados se nombrarían de acuerdo a los partidos de cada provincia. En 1822 los grupos locales y de las ciudades cabeceras establecieron alianzas que fueron selladas con la elección de diputados y de miembros de la diputación provincial.

16 Recurriendo al principio de soberanía delegada, establecida por la monarquía de los Austrias, y tomando el reglamento electoral del nuevo constitucionalismo las antiguas provincias de la Nueva España organizaron su propio espacio político.

17 Hasta hoy se ha observado solamente el papel de los diputados en el primer Congreso mexicano, aún falta profundizar en la relación de los distritos con la diputación y la representación en el legislativo. Una forma de acercarse al problema sería analizando las actas de diputaciones provinciales, actas de cabildos y las instrucciones emitidas para ambos órganos de gobierno. Por ejemplo en Yucatán,
“el mandato de los diputados a Cortes generales mexicanas seguía siendo Imperativo y en las instrucciones que llevaron a México destacaban – a parte de la condena usual al “ominoso despotismo” español y al mismo tiempo a la guerra civil – algunas peticiones hechas diez años antes a las Cortes de Cádiz, tales como una audiencia y el derecho de libre comercio; y otras nuevas, como un situado – un subsidio colonial del que Yucatán había gozado para cubrir los gastos militares – que ahora indemnizaría las eventuales pérdidas en el comercio y el reconocimiento de las deudas contraídas con la provincia por las Cajas de México y Veracruz. Finalmente, se hacía hincapié en la necesidad de introducir Jueces de letrados en los partidos, y en modo especial en Mérida y Campeche de manera que los alcaldes de voto sólo “conocieran” juicios de conciliación10 ”.

18En este tipo de documentación encontraremos reflejados los intereses de las élites locales y provinciales. El congreso entonces congregó un grupo de diputados que en primer lugar estaban instruidos para defender la autonomía provincial, entiéndase el poder regional.

19 La elección de 1822 recogía la propuesta de Iturbide a la Junta, debía formarse un congreso, “basado en clases sociales o Estados (una forma modificada del concepto de “estamentos” conocido en España), aparentemente en un sistema unicameral, en el cual los funcionarios públicos tendrían 24 escaños, los clérigos y pensadores 18, comerciantes, manufactureros y mineros 10, los militares seis, el resto de la población nueve, y los nobles con títulos tendrían dos o tres11 ”. De acuerdo a lo anterior la instrucción señaló que la provincia con más de tres diputados elegiría entre ellos, un eclesiástico, un militar, un magistrado o abogado. El resto no podía ser de éstas profesiones. Se especificó que la Intendencia de México escogería un minero, un noble con título y un mayorazgo. Yucatán y San Luis Potosí un empleado; Durango, Valladolid un industrial; Puebla y Sonora un artesano, y un comerciante para Guadalajara y Veracruz12.

20 Una pregunta interesante de hacer sería ¿se cumplió lo señalado? Las actas de las elecciones en la Nueva España, reflejan una participación entre un mínimo de 20 y un máximo de 40 electores. Aún cuando los electores de provincia se resistieron a aceptar a los munícipes de la ciudad cabecera como electores porque no “daban la opinión a los partidos, sino solo de los del ayuntamiento13 ”, en general la reglamentación se cumplió. Solamente en Arizpe encontramos una modificación. El jefe político reconoció un elector por parte del cabildo, en este caso los electores de partido, siendo mayoría, eligieron diputados14. Pero la razón de fondo era salvar su candidatura como representante ya que el ayuntamiento no estaba de acuerdo.

21 Una revisión general de los resultados electorales nos lleva a observar que 18 territorios eligieron diputados al congreso. La actividad electoral se realizó durante el mes de enero de 1822 y unas pocas en el primer semestre del mismo año. En este caso la instrucción sirvió de orientación de cómo realizar el proceso pero finalmente los distritos se reagruparon según sus intereses.

22Después de la elección del legislativo los mismos electores procedieron a elegir diputaciones provinciales. Al mismo tiempo se dio un proceso de afianzamiento de éstos órganos del gobierno provincial15. Entre los representantes al cuerpo legislativo y los miembros de las diputaciones existió una gran diferencia. En las segundas los miembros representaban a cada uno de los distritos electorales, en cambio los diputados provenían de las ciudades principales.

23Finalmente se eligieron 167 diputados, 150 propietarios y 17 suplentes. El apoyo de los grupos provinciales al Plan de Iguala se vio reflejado en estas elecciones. De acuerdo al total de diputados para la Nueva España 80 de ellos pertenecían al clero, al ejército, a funcionarios del estado y algunos letrados. Estos también eran vecinos de las capitales provinciales. Un segundo elemento a señalar es la presencia de 55 diputados bajo el requisito de vecinos o “particulares” señalados en las actas. Un grupo menor, 13 diputados eran propietarios de los territorios del norte. Solamente dos comerciantes, cinco propietarios de talleres artesanales, dos dueños de minas y dos nobles16. (Véase cuadro No. 1)

24A pesar de querer representar a una sociedad estamentaria – como una sociedad europea – la verdad es que los electos representaban a sus regiones. La prueba de ello la encontramos en las instrucciones enviadas a los diputados, no se hicieron por estamento, sino por medio de los electores de provincia y los cabildos cabeceras.

25El resultado electoral no satisfizo totalmente los intereses de los territorios. Durante el primer imperio se desarrollaron tres elementos ligados al poder regional: la organización de diputaciones provinciales, la petición de reforma de la instrucción electoral para elegir diputados y la apropiación de ingresos fiscales por parte de las provincias. Entre los años de 1821-1823, hubo conflictos entre las funciones del ejecutivo y del legislativo – problema que se alargó durante el siglo XIX – que se puede traducir como un conflicto por la soberanía, entre el poder regional y el gobierno federal. Las provincias novohispanas respaldaron el Plan de Casa Mata y finalmente derrumbaron el Imperio de Iturbide en marzo de 1823. De inmediato se llamó a nuevas elecciones de diputados para recomponer el órgano legislativo.

Las instrucciones electorales en el reino de Guatemala

26 El pacto con el Imperio mexicano, en 1822, se concretó en la elección y envío de diputados al Congreso. La reasunción del poder por parte de los territorios ocasionó la recomposición de cabeceras y distritos en 1822. Partidos y provincias asumieron tres posiciones:

271- los que reconocían al Imperio y no querían depender políticamente de Guatemala: la provincia de Chiapas, el partido de Quezaltenango en la provincia de Guatemala, el partido de Comayagua en Honduras; el ayuntamiento de León sus distritos aledaños de El Realejo, Segovia, Managua, Sutiava, Matagalpa; y la provincia de Costa Rica.

282- Los que posteriormente declararon su adhesión a México y aceptaron a Guatemala como su centro político: provincia de Guatemala; Tegucigalpa y Olancho en Honduras; Granada y Masaya en Nicaragua; Santa Ana y San Miguel en El Salvador.

293- Los ayuntamientos de El Salvador, que rechazaron la unión al Imperio y fueron anexados por una acción militar. Estas circunstancias explican el porqué las provincias de Centro de América adoptaran dos tipos de instrucciones para la elección de diputados al Congreso: las del 17 de noviembre de 1821, elaboradas por la Junta Gubernativa Provisional del Imperio, y las establecidas por la Junta Preparatoria en Ciudad Guatemala. La base de ambas instrucciones partía de lo reglamentado por las Cortes españolas en 1812. Cada provincia, al establecer su autonomía, reorganizó su territorio y aumentó su representación política.

30 Las provincias de Chiapas, León en Nicaragua y Costa Rica realizaron sus elecciones de acuerdo con las instrucciones del Imperio. El reglamento mexicano exigía que los electores tuviesen presente que los electos debían llenar los “requisitos de buena fama, afecto a la Independencia; y servicios hechos a la causa… además de integridad, buen nombre e instrucción17 “. En el caso de Centroamérica, se agregó también la fidelidad al Imperio.

31 La convocatoria elaborada por la Junta Preparatoria guatemalteca distribuyó la representación entre las provincias de Guatemala; el partido de Tegucigalpa y Olancho, en Honduras; Santa Ana y San Miguel, en El Salvador18. La base electoral partió de la jurisdicción correspondiente a la diputación provincial de Guatemala, la cual estaba formada por las provincias de Honduras, El Salvador y Guatemala.

32En la provincia de Guatemala se designaron 11 diputados propietarios y nueve suplentes. El partido de Quezaltenango, eligió un diputado propietario y un suplente. La provincia quedó dividida en diez partidos electorales: Quezaltenango, ciudad Guatemala, Sacatepéquez y Amatitlán, Verapaz y Petén, Sonsonate, Chimaltenango, Totonicapán, Escuintla, Sololá y Suchitepéquez, y Chiquimula. Los partidos de Sololá, Sonsonate y Totonicapán no eligieron diputados. (Véase cuadro 2)

33 La provincia de Honduras también se encontraba dividida. Por un lado Tegucigalpa reconoció a Guatemala y Comayagua buscaba la relación directa con México. En la época se reconocía cuatro distritos, Tegucigalpa y Olancho eligieron 2 diputados propietarios y un suplente, Gracias un propietario y Comayagua 3 propietarios y tres suplentes. Mientras se realizaban los comicios Joaquín Lindo y su hijo Juan Fernández Lindo, electos apoderados ante el gobierno imperial, fungieron como diputados mientras llegaban los propietarios al congreso.

34 Entre las dos instrucciones señaladas, ¿existe alguna diferencia? Creo que sí. En la guatemalteca se incorporó un elemento nuevo, el número de población. Es posible que las cifras utilizadas no sean tan exactas, pero sobresale la idea de relacionar la representación política con la población. Sin embargo la división de los distritos electorales retomó la antigua división administrativa. Hubo entonces una mezcla de las antiguas entidades políticas relacionadas con la cantidad de pobladores.

35 Previo a la apertura del congreso en febrero de 1822, la Junta Provisional Gubernativa del Imperio aceptó que la representación centroamericana sea? de 40 diputados. Mientras éstos se incorporaban ordenó, al estilo de las Cortes de Cádiz, que los residentes en la capital y originarios de la provincia de Guatemala, Yucatán, Tabasco, Californias, e Internas de oriente y occidente, funcionaran como electores. Para ello el 21 de febrero acreditarían su naturaleza a satisfacción del jefe político quien les comunicaría cómo realizar las elecciones de diputados suplentes. También se acordó que si los convocados eran igual al número de diputados establecidos para cada provincia entraban todos como suplentes, si el número era mayor, elegirían los individuos necesarios para abrir el congreso. Al momento de llegada de los diputados propietarios, los suplentes saldrían.

36 De acuerdo al decreto anterior a los naturales de la Capitanía General de Guatemala les correspondía elegir cuatro suplentes para iniciar las sesiones del congreso. Actuaron como electores los ciudadanos residentes en México: Antonio Batres, tesorero de las cajas nacionales; Felipe de León, capitán del Ejército imperial; el médico Cirilo Flores diputado por Quezaltenango; el doctor Mariano Larrave; Manuel Escandón, Teniente coronel de Húsares; el licenciado Manuel Peña y Peña; Primo Gálvez Melgarejo, Teniente del Ejército; Pedro José Lanuza; Francisco Aguilar y Manuel Tejedor. Los suplentes electos, en tanto llegaban los propietarios fueron: Florencio del Castillo, canónigo en Oaxaca, Manuel Escandón, Pedro José Lanuza y Mariano Larrave19.

37 Esta experiencia indica varios aspectos importantes sobre el ejercicio de la ciudadanía. Los convocados actuaron – ante la necesidad de formar el Congreso del Imperio – como electores provinciales, y el reconocimiento de las provincias del Reino de Guatemala como parte del nuevo Imperio. La constitución gaditana no lo reglamentó pero el antecedente de elegir en la metrópoli diputados americanos suplentes en 1810 y 1820, avaló el procedimiento. La elección efectuada en la ciudad de México se funda entonces en dos prácticas: la costumbre y el nuevo constitucionalismo. Por otra parte los que actuaron como electores de provincia tenían algunas características importantes de señalar. El grupo lo integraban funcionarios, militares, profesionales y un canónigo, originarios del Imperio pero vecinos y residentes en la ciudad de México. En éste aspecto se cumplía con la calidad ciudadana para votar estipulada en la constitución de 1812.

38 Al interior del territorio, los resultados electorales de cada provincia evidencian el reconocimiento de las antiguas alcaldías mayores o partidos como la nueva base de la representación política. En este caso Chiapas eligió nueve diputados, Guatemala 16, San Miguel en El Salvador dos, Honduras ocho, Nicaragua ocho y Costa Rica dos20. A pesar de la apertura de la base electoral, los representantes no necesariamente fueron originarios de los distritos electorales donde lo eligieron, los electos en su mayoría procedían de los cabildos más importantes. (Véase cuadro no. 3)

39 En la provincia de Guatemala se puede observar que la mayoría de los representantes eran vecinos de la ciudad de Guatemala. Capitalinos eran también los delegados de San Miguel en la provincia de San Salvador. Fuera de la capital tres ciudades aportaron diputados. Los diputados de Quezaltenango originarios y vecinos del mismo, de igual manera lo eran los de Chiquimula y Ciudad Antigua. Los diputados de Honduras provenían de las dos ciudades principales Comayagua y Tegucigalpa. Los representantes de Nicaragua también llegaban de las dos ciudades coloniales: León y Granada. En el caso de Costa Rica, el diputado Peralta era oriundo de Cartago y Alvarado de San José. Y en Chiapas predominaron en las elecciones las ciudades de Ciudad Real y Comitán.

40 Podemos apreciar que de los 45 diputados electos en la Antigua Capitanía General: 22 eran profesionales, 19 bachilleres en leyes o filosofía, y tres médicos. Además ocho presbíteros, cinco comerciantes, dos militares, tres funcionarios y dos hacendados (tres de ellos no pudimos identificarlos). Dos tercios del total de electos (31 diputados) correspondían a profesionales y religiosos21. (Véase cuadro No. 3)

41 Al analizar la trayectoria de los electos resulta la relación de los representantes con la sociedad corporativa colonial, eran miembros del: Colegio de Abogados, Clero, Cabildo, Milicias, Claustro universitario y Consulado de Comerciantes. Habían ejercido o tenido cargos en la administración colonial o en el ayuntamiento constitucional. Varios pertenecían a la Sociedad Económica de Amigos del País y a las tertulias patrióticas.

42 En síntesis, la representación política centroamericana al Primer Congreso del Imperio Mexicano respondió a individuos mayores de 25 años, poseedores de bienes, americanos o naturales del reino, seglares o seculares, profesionales, funcionarios civiles o militares, comerciantes, cabildantes y electores. En estos años, los criollos centroamericanos en ascenso desde el siglo XVIII, ocupaban la esfera del poder local y provincial.

43 Los grupos locales, entre 1820 a 1823, presentaron tres posiciones políticas diferentes: los monarquistas, los monárquicos constitucionalistas y los republicanos. Igual que en la primera experiencia constitucional gaditana, las corrientes de opinión tenían como fundamento la adhesión al sistema político de su predilección.

Conclusiones Las elecciones para formar el primer Congreso Constituyente mexicano tuvo como marco legal a dos instrucciones electorales. Pero en algunos territorios se hicieron “adaptaciones”, según el interés del Jefe político o del ayuntamiento cabecera. Para las nuevas diputaciones provinciales novohispanas las reglas no los beneficiaba, por ello reclamaron su derecho a la representación y apoyaron la caída de Iturbide en 1823.

44 En cambio las élites centroamericanas, utilizaron dos instrucciones, la mexicana y otra elaborada en la ciudad de Guatemala. Lo anterior evidencia un forcejeó entre las provincias y la antigua capital del Reino. La unión al Imperio fue una estrategia para defender su autonomía, por ello las instrucciones fueron mecanismo para asegurar una representación política que de manera directa gestionara y velara por sus intereses, sin la intervención del grupo guatemalteco.

45
Cuadro No. 1, Diputados de Nueva España, 1822

46
Provincia Clero Militar Func. Letrado Vecino Ayunt. Hac. Comer. _.Artes. Minero Noble
Guadalajara 1 3 5 1 4 2 2 1 - - -
Oaxaca 2 1 1 1 10 - - - - - -
Sonora-Sinaloa 1 2 4 - 4 - - - 1 - -
Querétaro 1 - - - - 1 - - - - -
Tlaxcala 2 - - - - - - - - - -
Guanajuato 1 1 1 3 1 - - - - 2 -
Valladolid 1 1 - 3 2 - 7 - - - -
Durango 1 1 2 1 02 - - 3 - - -
S. L. Potosí 1 1 1 1 3 - - - - - -
Zacatecas 1 1 1 1 - 1 - - - - -
Puebla 2 5 1 4 - 1 - - 4 - -
Veracruz 1 3 2 - 1 2 - - - - -
Yucatán - - - - 10 - - - - - -
Int. De México 2 2 1 5 15 1 1 1 - - 1
Coahuila - 1 - 1 - - - - - - -
Tabasco - 1 - - 3 - - - - - -
Nuevo México - - - - 2 - - - - - -
Tabasco - - - - - - - - - - 1
Totales 17 23 19 21 55 8 13 2 5 _.2 2

47Cuadro No. 2: Tabla para las elecciones de diputados del Reino de Guatemala, 1822
Provincia Distritos Elector Partido Diputado Propietario. Diputado Suplente
Guatemala Ciudad Guatemala 6 1 1
Guatemala Sacatepéquez y Amatitlán 6 - 2
Guatemala Verapaz y Petén 6 2 1
Guatemala Sonsonate 6 1 1
Guatemala Chimaltenango 6 2 1
Guatemala Totonicapán 6 2 1
Guatemala Escuintla 6 1 1
Guatemala Chiquimula 6 1 1
Guatemala Sololá y Suchitepéquez 6 1 1
Honduras Tegucigalpa y Olancho 7 2 1
El Salvador Santa Ana, Metapán y Quezaltepeque 6 1 -
El Salvador San Miguel, Gotera, Olocuilta 7 1 1
Nicaragua Granada y Masaya 6 1 1
Totales - 80 16 12

48Fuente: Boletín del Archivo General de Guatemala, 1938, IV, 4, pp. 441-444.

49Cuadro No. 3: Diputados del Reino de Guatemala en el Congreso del Imperio mexicano, 1822

50
Provincia Distritos Diputado Vecindad/Oficio/Cargo.
Chiapas Ciudad Real, Tuxtla, Tapachula Juan M. Lazaga_ vecino de Ciudad Real, Hacendado, Regidor ay. Ciudad Real
Chiapas Comitán y Ocosingo Pedro Celis_ vecino de Comitán y Alc. 1 de Comitán
Chiapas Simojovel, Tonalá y Palenque J. Anselmo Lara_ Vecino de Ciudad Real, Labrador, comerciante, Vocal de la Diput. Provincial
Chiapas Tila Luciano Figueroa_ Presbítero
Chiapas Llanos y Histán Marcial Zebadúa_ Vecino de Guatemala, Bachiller en leyes
Chiapas Iztacomitán José Garrido_ Hacendado
Chiapas Iztacomitán Manuel Mier Terán_ Vecino de México y Tente. Coronel del Ejército Trigarante
Chiapas Iztacomitán José Garrido_ Hacendado
Chiapas Iztacomitán Bonifacio Fernández_ Vecino de Ciudad Real, Sociedad Económica
Chiapas Iztacomitán José Canda Vallejo+ Vecino de Ciudad Real, Administrador de Alcabalas
Guatemala Ciudad Guatemala Pedro Arroyave_ vecino de Guatemala, Bachiller en leyes, Síndico del ayuntamiento, Colegio de abogados
Guatemala Ciudad Guatemala Mariano Larrave+ vecino de Guatemala, Médico, Alc. 1 del ayunt.
Guatemala Escuintla José Vicente Orantes_ vecino de Guatemala, Presbítero , Bachiller en filosofía
Guatemala Chiquimula Juan de Dios Mayorga_ Bachiller en leyes, Colegio de abogados
Guatemala Chiquimula José Ignacio Grijalva_ vecino de Chiquimula
Guatemala Sacatepéquez Miguel Larreynaga_ vecino de Guatemala, Bachiller en leyes, Ministrio de Audiencia, Colegio de abogados, Junta Provisional 1821-22, Comisión de Instrucción JP, Sociedad Económica
Guatemala Sacatepéquez Isidro Montúfar_ vecino de Antigua Guatemala
Guatemala Verapaz Tomás Beltranena_ vecino de Guatemala, Br. en leyes, Juez de Capellanías
Guatemala Verapaz Ant. Rivera Cabezas_ vecino de Guatemala, Dr en Leyes, DProvincial 1820, Junta Provisional 1821-22, Colegio de Abogados, Profesor Universitario
Guatemala Verapaz Joaquín Yúdice+ vecino de Guatemala
Guatemala Chimaltenango Mariano Aycinena+ vecino de Guatemala, bachiller en leyes, Comerciante, Regidor de Guate. 1815, Junta Provisional 1821-22, Sociedad Económica, Colegio de Abogados
Guatemala Chimaltenango Antonio Larrazábal_ vecino de Guatemala, Presbítero y Dr. en Teología, Cabildo Eclesiástico, Rector Universidad, Diputado a Cortes 1810, Sociedad Económica
Guatemala Sacatepéquez José Ant. Alcayaga_ vecino de Guatemala, Presbítero y Dr. en Teología, Cabildo Eclesiástico, Colegio de Abogados, Sociedad Económica, Tertulia Patriótica, Director de periódico
Guatemala Sacatepéquez Pedro Molina_ vecino de Guatemala, Médico, Profesor Universitario, Sociedad Económica
Guatemala Quezaltenango Cirilo Flores_ vecino de Quezaltenango, Médico
El Salvador San Miguel Miguel Alvarez_ Vecino de Guatemala, Bachiller en leyes
El Salvador San Miguel Manuel Pavón+ Vecino de Guatemala, Bachiller en leyes, Regidor 1800-1809, Agente fiscal Audiencia, Sociedad Económica, Diputación provincial 1814
Costa Rica Cartago J. Francisco Peralta_ Presbítero, Cura de Olocuita, Guat.
Costa Rica Cartago J. Antonio Alvarado+ Presbítero, Cura de Olocuita, Junta Provisional 1821-22
Honduras Tegucigalpa José del Valle_ vecino de Guatemala, Lic. Leyes y del Colegio Abogado, Auditor de Guerra, Secretario de la Capitanía, Alc 1 de Guatemala en 1821, Junta Provisional 1821-22, Comisión de Hacienda de JP, Director de periódico
Honduras Tegucigalpa Próspero Herrera+ vecino de Tegucigala, Comerciante
Honduras Tegucigalpa Francisco Márquez_ vecino de Tegucigala, Presbítero y Br. En filosofía
Honduras Gracias Santiago Milla_ vecino de Tegucigala, Br. en leyes y Colegio Abogados, Fiscal de Hacienda, Diputado a Cortes 1813
Honduras Comayagua Manuel Gutiérrez_ vecino de Comayagua
Honduras Comayagua Jacinto Rubí_ vecino de Comayagua
Honduras Comayagua J.Tinoco de Contreras_ vecino de Comayagua, Tnte. Coronel, Intendente de Honduras
Honduras Comayagua Joaquín F. Lindo+ vecino de Comayagua, Bachiller en leyes, Secretario Dip. Provincial
Honduras Comayagua Juan Fernández Lindo+ vecino de Comayagua, regidor perpétuo
Honduras Comayagua Cayetano Bosque vecino de Comayagua, Tente. Coronel
Nicaragua Granada y Masaya Víctor de la Guardia_ Vecino de Granada, Bachiller en leyes, Jefe Político Subalterno, Juez de Letras
Nicaragua Granada y Masaya Joaquín Herdocia+ vecino de Granada, Presbítero
Nicaragua León, Subtiava, Segovia y Nicoya Pedro Chamorro_ vecino de Granada, comerciante, Bachiller en leyes, Consulado de Comerciantes
Nicaragua Managua y Reales Juan José Quiñónez_ vecino de León, Bachiller en leyes
Nicaragua Rivas y Matagalpa Manuel López Plata_ vecino de León, Bachiller en leyes
Nicaragua Heredia Juan Fco. Aguilar_ vecino de León, Bachiller en leyes
Nicaragua Heredia Juan José Villar_ vecino de León, comerciante
Nicaragua Heredia Desiderio de la Cuadra+ vecino de Granada

51—————————————————————————————————-
FUENTE: Actas de elecciones de diputados de las provincias del Reino de Guatemala para el Congreso Mexicano, 1822. AGN, Gobernación, 11. Lista de funcionarios del reino de Guatemala, 1822. AGN, Gobernación, s/s, 27, E-11. BENSON, 1989. _ Diputado propietario + Diputado suplente

Bibliografía

521. Anna, Timothy. La caída del gobierno español en México. (México, Fondo de Cultura Económico, 1981).
2. Anna, Timothy. El imperio de Iturbide. (México, SEP, 1992).
3. Bellingeri, Marco. “Soberanía o representación: la legitimidad de los cabildos y la Conformación de las instituciones liberales en Yucatán”, _Actas del IX Congreso Internacional de Historiadores Latinoamericanistas Europeos_, 1992, págs. 365-381).
4. Benson, Nettie Lee y Berry, Charles R. “La delegación centroamericana al primer congreso constituyente de México, 1822-1823”. En: _Lecturas de historia de Centroamérica_. (San José, BCIE, 1989).
5. Benson, Nettie Lee. La diputación provincial y el federalismo mexicano. (México, El Colegio de México, 1994).
6. Durón, Rómulo. Bosquejo histórico de Honduras. (San Pedro Sula, Tipografía el Comercio, 1927).
7. Fernández Guardia, Ricardo. La independencia. San José. (San José, Comisión Nacional del Sesquincentenario de la Independencia de Centroamérica, 1971.
8. Guedea, Virginia. “Las primeras elecciones populares en la ciudad de México, 1812
-1813”. En: Mexican Studies, 7, 1, págs. 1-28.
9. Indice del Archivo de la enseñanza superior de Guatemala. (Guatemala, Editorial Universitaria, 1962).
10. Lemoine, Ernesto. Insurgencia y república federal, 1808-1824. Estudios históricos. Selección. (México, Banco Internacional, 1986).
11. Ocampo López, Javier. Las ideas de un día. El pueblo mexicano ante la consumación de la Independencia. (México, El Colegio de México, 1969).
12. Pensamiento político de la Independencia. (Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1977).
13. Peralta, Hernán G. Iturbide y Costa Rica. (San José, Editorial de Costa Rica, 1968).
14. Rodríguez, Mario. El experimento de Cádiz en Centroamérica, 1808-1826. (México, Fondo de Cultura Económico, 1984).
15. Rodríguez, Jaime. La independencia de la América española. (México, Fondo de cultura económica, 1996).
16. Trens, Manuel B. Historia de Chiapas. (México, La impresora, 1942).
17. Valle, Rafael Heliodoro. La anexión de Centroamérica a México. (México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Vol. 1, 2, 3 y 4, 1936-38).
18. Varela Suanzes-Carpegna, J. La teoría del estado en los orígenes del constitucionalismo hispánica (Las Cortes de Cádiz). (Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1983).
19. Wortman, Miles. “Legitimidad política y regionalismo. El imperio mexicano y Centroamérica”. En: Historia mexicana, 26, 2, 1976, págs. 238-262.

Noras de pie de página

531 Acta de unión de las provincias de Guatemala al Imperio mexicano, 5 de enero de 1822. Boletín del Archivo General de Guatemala (BAGG), IV, 3, 1938, págs., 394-395.

542 Nettie Lee Benson, La diputación provincial y el federalismo mexicano, (México, El Colegio de México,1994).

553 Biblioteca Nacional de México, Fondo Lafragua, 207, 210.

564 Timothy Anna, La caída del gobierno español en México, (México, Fondo de Cultura Económico, 1981), pág., 63.

575 Instrucciones para las elecciones de los diputados al Congreso del Imperio, 17 de noviembre de 1821. Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, Colección antigua (BMNAH), Colección antigua, T 3, 35.

586 En ésta distribución la Junta mexicana no tomó en cuenta a Centroamérica, la unión se efectuó después de emitida la instrucción electoral. El texto de Anna señala algunos datos: la intendencia de México, con 43 partidos, obtendría 28 diputados; Guadalajara con 28 partidos, a 17; Guanajuato, solamente llegaría a siete; y las provincias Internas de oriente (Nuevo León, Nuevo Santander, Coahuila y Texas) un diputado por cada una. En cambio provincias internas de occidente tendrían mucho más. Durango contaba con 34 partidos, llegó a tener 23 diputados; Arizpe con 12 partidos, elegía a 8; Nuevo México, con un partido solamente le correspondió un diputado.

597 Actas de la Junta Provisional Consultiva de Guatemala, 1821, pp. 424-425. La Junta Gubernativa del Imperio conoció de la decisión en su sesión del 18 de febrero de 1822 y las aprobó en “consideración a las circunstancias que obligaron a esta medida”. Actas Junta Gubernativa del Imperio, págs., 310-311.

608 Instrucción electoral, 1822. Archivo histórico de Quezaltenango, Caja 1822.

619 Tomando en cuenta que la Junta designó 162 diputados propietarios para la Nueva España más los 40 diputados centroamericanos, la representación política del Imperio llegó a ser de 202 diputados, pero no todos llegaron al Congreso.

6210 Marco Bellingeri. “Soberanía o representación: la legitimidad de los cabildos y la conformación de instituciones liberales de Yucatán”. Actas del IX Congreso Internacional de Historia de América, Sevilla, Asociación de Historiadores Latinoamericanistas Europeos, 1992.

6311 Timothy Anna, La caída del gobierno…, op. cit., pág. 64.

6412 Instrucciones para las elecciones…, op. cit. .

6513 Queja de los electores de Veracruz. Archivo General de la Nación de México (AGNM), Gobernación, expediente 10a.

6614 Acta electoral de Arizpe. AGNM, Gobernación, expediente 11a.

6715 Nettie Lee Benson, _La diputación provincial…. _, op. cit. .

6816 Uno por Texas y otro por la Intendencia de México. A la primera se le mandó realizar una nueva elección porque el electo, un noble de origen francés no “era adicto a la nación”. AGNM, Gobernación, expediente 11a.
fn17. Instrucciones para las elecciones de los diputados al Congreso del Imperio. BMNAH, Colección antigua, T3, 35.

6918 Instrucción para las elecciones en el Reino de Guatemala, 1822, Archivo histórico de Quezaltenango (AHQ), Caja 1822.

7019 Biblioteca Nacional de México (BNM), Gaceta Imperial de México, 2 de marzo de 1822.

7120 La representación centroamericana nunca llegó a completarse en el congreso. Sobre la incorporación de los mismos al legislativo consultar a Nettie Lee Benson, La diputación provincial y el federalismo mexicano, (México, El Colegio de México, 1994).

7221 Actas de elecciones de diputados de las provincias del reino de Guatemala para el Congreso mexicano, 1822. AGNM, Gobernación, 11. Ver también lista de funcionarios del reino de Guatemala, 1822, AGNM, Gobernación, s/s, E-11. Nettie Lee Benson. “La delegación centroamericana al primer congreso constituyentte de México, 1989. Indice del archivo de la enseñanza superior de Guatemala, 1962.

73

Para citar este artículo :

Xiomara Avendaño Rojas, « Las instrucciones para elegir diputados al primer congreso constituyente mexicano: un intento para controlar a las provincias. », Boletín AFEHC N°34, publicado el 04 febrero 2008, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=1834

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.