Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.166.157.192', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : BERGAÑO Y VILLEGAS, Simón : BERGAÑO Y VILLEGAS, Simón

Ficha n° 1841

Creada: 22 febrero 2008
Editada: 22 febrero 2008
Modificada: 22 junio 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1510 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

BERGAÑO Y VILLEGAS, Simón

Fue el iniciador en Guatemala de la sátira política por medio de la herramienta periodística.
989
Palabras claves :
Periodista, Poeta, Gazeta de Guatemala, Escritor
Cargo o principal ocupación:
Oficial de la Secretaría del Gobierno. Segundo editor de la Gazeta de Guatemala
Nació:
Hacia 1781 en Asturias, España
Murió:
Hacia 1820, probablemente en España
Padres:

1No se conocen

Resumen:

1
Figura emblemática del “grupo letrado de la capa mediana que desarrolló una gran labor de lucha ideológica por medio de la palabra escrita” y evocado por Severo Martínez Peláez en su libro “La Patria del Criollo”, Simón Carreño, alias Simón Bergaño y Villegas, fue el iniciador en Guatemala de la sátira política por medio de la herramienta periodística.

2Llegó desde la Ciudad de Veracruz al servicio del Capitán don José Ximenez, con un pasaporte que llevaba el nombre de Simón Carreño (diciembre de 1799). Apenás radicado en Guatemala, “se cae de un árbol en Escuintla, fracturándose gravemente la pelvis”. Su convalecencia fue larga y como resultado de la caída desarrolla una “fistula que dicen es incurable”.

3Protegido de Alejandro Ramírez , secretario de Cámara y Gobierno, Simón Bergaño y Villegas entró primero al servicio del Rey para servir como archivero en la secretaría de la Presidencia, hacia 1802: “ (…) por tanto he pensado que se debe confiar a una mano activa, diestra y versada en semejantes operaciones…y concurriendo estas y otras buenas circunstancias en Simón Bergaño y Villegas lo hago presente a V.S. por si mereciese su superior aprobación (…)”. En esta misma epoca pudo haber asumido la dirección editorial de la Gazeta de Guatemala. La historiadora Catherine Poupeney-Art considera que el tono ligeramente irreverente del prologo al tomo V (2 mars 1801) representa el momento en que Bergaño y Villegas entra en el proyecto editorial asumido desde varios años por Ramírez y Villaurrutia.

4Al actuar como editor de la Gazeta de Guatemala no cabe duda que acumuló problemas con diversas personas. Por ejemplo, don Antonio Juarros, en octubre de 1808, admitía que su destierro podía haber sido vinculado a las “especies que vertió contra mí”. Un año antes un juicio muestra que sus relaciones con algunos oficiales reales, en particular Miguel de Talavera, fueron particularmente duras. El Arzobispo Luis Peñalver y Cardenas lo detestaba: « El Redactor actual de la Gazeta, se dice llamar Simón Bergaño Villegas, joven de origen desconocido, pero lleno de amor propio, y no de buenos pensamientos »

Proclama
Proclama

5El 24 de octubre de 1808, a las doce de la noche, fue aprehendido por el alguacil mayor de la Ciudad de Guatemala “por sospechoso de infidencia” en particular por su correspondencia con dos vecinos de México: el abogado don Agustín Pomposo Fernández y don Ramón Quintana. En el expediente que se le formó en su causa aparecen unas notas del puño de Bergaño que escribió en algunos de sus libros, las cuales resultaron apabullantes en su contra: “España ha sido y siempre la mayor mas preocupada, por que con capa de piedad imperan en ellas ciertos tribunales; ciuo instituto es el de recoger y sepultar obras excelentes (…)” y sobre todo denunciaba la actitud de la monarquía española al compararla con la francesa, pues consideraba a ésta como más abierta “El gobierno francès aunque monarquico hasta el año de 1789 facilitava a los escritores quanta libertad se queria. Voltaire, Rosseaut, Dorat, Mercier, Montesquiu y otros cuyas obras están prohibidas en España escribieron en tiempo de los Reyes”.

6Todos sus bienes fueron inventariados y hubo después una almoneda publica de su biblioteca — de hecho la mayor parte de sus bienes fueron libros que se vendieron por un poco más de 200 pesos — que incluía, por ejemplo, El Espíritu de las Leyes de Montesquieu que fue vendido sin ningún problema a don Joaquín Lindo. El expediente revela una relación muy cercana con Don Ricardo Aguilar y con Rafael Trulle quien le prestaba libros de poesías.

7Fue remitido España, llegando a la Habana en mayo de 1809 (se detuvo en Omoa cinco meses por falta de buques). Estuvo más de dos años encarcelado en España a pesar de sus quejas y de sus achaques. Finalmente pudo salir de la prisión, por sus enfermedades, bajo la fianza del Real Hospital de San Ambrosio. La Real Audiencia de Guatemala autorizó que fuera puesto en libertad, lo que al propio Bergaño le hizo pensar, en octubre de 1810, que ya no era considerado reo de Estado. De hecho, aprovechando el indulto general decidido por las Cortes, fue declarado libre en noviembre de 1812 por la Audiencia de Guatemala, y le permitieron el regreso a Guatemala. En este año ya Bergaño se encontraba en Cuba.

8Cuando fue deportado de Guatemala, en octubre de 1808, había en el inventario de sus pertenencias un “expediente sobre arreglo de Reales Cedulas y Ordenes respectivas al Superior Gobierno” lo cual hace pensar que se encontraba ocupado en el tema.

9De 1811 a 1814, fundó y dirigió en la Habana varios periódicos que tuvieron por nombre “El patriota americano, ” “El Correo de las Damas”, “El diario Cívico”, “El esquife”. En diciembre de 1816, la Audiencia de Guatemala recibía una Real Orden notificándole la puesta en libertad de Bergaño.

10En 1820, según Josefina Alonso De Rodríguez, sostuvo una polémica con “El Tío Bartolo” del que era redactor José Maria Aguiar, que servia fielmente a la facción Piñerista, que atacó rudamente a Alejandro Ramírez.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.