Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.166.150.10', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Plata novohispana en la Basílica de San Juan de Dios de Granada : Plata novohispana en la Basílica de San Juan de Dios de Granada

Ficha n° 1870

Creada: 13 abril 2008
Editada: 13 abril 2008
Modificada: 25 abril 2008

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1930 (aprox.)

Autor de la ficha:

José Armando HERNÁNDEZ SOUBERVIELLE

Editor de la ficha:

Haroldo RODAS

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Plata novohispana en la Basílica de San Juan de Dios de Granada

Perdido entre cartas y documentos varios, se encuentra un impreso del s. XVIII existente en la biblioteca Ricardo B. Anaya de San Luis Potosí (México), que perteneció a la orden hospitalaria de san Juan de Dios y en el cual se refieren las cuentas y gastos realizados por el padre General de la Orden, fray Alonso de Jesús Ortega, en la obra del convento de Granada, lugar donde reposan los restos mortales de su fundador, San Juan de Dios. El documento tiene la virtud de que entre cuentas y números, describe con lujo de detalle la arquitectura, los materiales, el mobiliario, así como piezas de arte que engalanaron la basílica granadina en el momento de su fundación; pero, más importante aún, es la referencia que se hace de los ornamentos provenientes del Nuevo Mundo, en particular los enviados por la Provincia del Espíritu Santo, que abarcó durante los siglos XVII y XVIII a México, Guatemala, Honduras, Nicaragua y el Salvador; destacándose entre éstos, la Urna de Plata que contiene las reliquias del santo juanino, en la cual se ve reflejada no sólo la riqueza del material extraído de este lado del Atlántico, sino la mano de obra de los plateros novohispanos. La excepcional aportación americana, no sólo se limitó a la hechura y coste de la urna, que por otro lado supone uno de los elementos más significativos de la basílica; de Nueva España se mandó una parte considerable de reales pare el coste de construcción de la iglesia. Así, la iglesia y la urna de Granada se convierten en suspiros artísticos de la riqueza del pasado novohispano, y el documento referido, en una fuente primaria muy importante para la historia del arte, en particular de la orden de San Juan de Dios en el Viejo y el Nuevo Mundo.
233
Autor(es):
José Armando Hernández Soubervielle
Fecha:
Abril de 2008
Texto íntegral:

1De entre la riqueza bibliográfica y acervo documental que posee la Biblioteca Ricardo B. Anaya de la ciudad de San Luis Potosí, se encuentra un libro del siglo XVIII muy interesante en cuanto a su contenido histórico1 . Es una compilación de varios impresos de carácter eclesiástico reunidos en un tomo cosido y forrado en piel; una miscelánea de cartas, comentarios, cuentas, etc., principalmente impresos de algunos de los escritos de Francisco Antonio Lorenzana, quien fuera Arzobispo de México (1766-1772) e impulsor entre otras cosas de la extracción de la Compañía de Jesús en tierras novohispanas. El volumen curiosamente tiene una portada interior pintada a mano con el lema de la Compañía de Jesús y en la siguiente el monograma de la congregación, bajo el cual se aprecia – también escrita a mano – la fecha de 1784 y la referencia a Madrid, esto nos hace suponer que el documento probablemente perteneció a un colegio jesuita español, aunque no lo podemos comprobar ya que el canto superior del volumen ha sido mutilado, acaso para borrar toda evidencia de la marca de fuego.

2 Entre los documentos contenidos en este volumen, se encuentra también un impreso de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, fechado en 1746 (Fig. 1), compuesto de 52 folios, en que se certifican los aumentos, gastos e inversiones hechos por el padre General de la Orden, Fray Alonso de Jesús Ortega, en los conventos de Granada, Priego y Sevilla (todos en Andalucía), durante el tiempo que fue prelado de dichos lugares. Este documento es muy importante ya que consigna no sólo noticias, cuentas, referencias y permisos, sino que además se adentra en el mundo del arte a través de descripciones detalladas de los edificios y el origen novohispano de algunos de sus ornamentos, materiales y recursos, convirtiéndose en una fuente primaria muy importante para la historia del arte respecto de la orden de San Juan de Dios en España y Nueva España, en la cual sabemos jugó un papel fundamental al fundar en la hoy América hispana, la Provincia del Espíritu Santo, que abarcó durante los siglos XVII y XVIII, México, Guatemala, Honduras, Nicaragua y el Salvador, incluso Cuba y parte de la costa de Venezuela; lugares todos en los que dejó constancia de su vocación de servicio para con los enfermos al fundar hospitales y conventos destinados para la ayuda y de los que también extrajo recursos para llevar a cabo y consolidar sus obras materiales. El documento que contiene dicha relación administrativa, que en realidad es una adición dentro de la miscelánea de cartas escritas por Francisco Antonio Lorenzana, resulta de mucho interés para la historiografía del arte ya que contiene un meticuloso análisis arquitectónico y ornamental, tal como lo fue el _Festivo aparato con que la provincia mexicana de la Compañía de Jesús celebró en esta Imperial Corte de la América Septentrional, los inmarcesibles lauros y glorias inmortales de San Francisco de Borja_…, impreso de 1672, de autor anónimo, que trataba también de una minuciosa descripción de la transformación que tuvo el retablo principal de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús en México2 con motivo de las fiestas de canonización del santo jesuita, siendo ambos impresos una muestra clara del meticuloso y detallado mundo barroco.

3 El impreso juanino muestra en la parte superior de su frontispicio un grabado de san Juan de Dios con hábito de la orden hospitalaria, coronado de espinas, portando un crucifijo en la diestra, y junto a él el bordón, la capucha y el cesto que también lo distinguen; el frontis tiene una cenefa doble y dentro de ella, se aprecia con letra romana el siguiente título:

4Certificación dada por el R.P. Fr. Bartholome de la Peña, difinidor, y secretario/ general de la religion de N.P.S. Juan de Dios, de los gastos, que N. Rmo. P. General Fr. Alonso de Jesús y Ortega, ha tenido, y pagado en las obras de / enfermería, y otras del Convento de Granada, y limosnas dadas à los demás de / estas Provincias. / Razón de el Estado de la Obra de la Iglesia: / Alhajas, que para su estreno, y / colocar en el Camarín quedan:/ Privilegios concedidos à la Religion por la Santa / Sede, en / Tiempo de su Rma. / Fundaciones, que se han hecho, y otras cosas, que / Redundan en credito, y estimacion del Santo Avito. / Su fecha 15 de Septiembre de / 1746. / Está comprobada por la comunidad de dicho / Convento de Granada, y / firmada de sus Religiosos, en / Que testifican ser cierto quanto en ella se expressa. / Impresso en Granada por Joseph de la Puerta.

5

frontispicio
frontispicio

6 Este ejemplar, bastante bien cuidado, da cuenta de los asuntos relativos a las obras, permisos, cuentas y adecuaciones hechos a los conventos de San Juan de Dios en Granada, el convento de Sevilla y el de Priego, ordenados por fray Alonso de Jesús Ortega. Este fraile juanino nacido en Lucena (Córdoba, España) fue General de la Orden Hospitalaria3 en la época que esto se escribía (1746), fue también proto-notario apostólico y ministro del Santo Oficio de la Inquisición4 ; convirtiéndose así en una figura determinante en el mundo eclesiástico andaluz y fundamentalmente en la orden hospitalaria, así como un gran promotor de obras artísticas y pías, como lo demuestra el hecho de que en 1747 patrocinó la remodelación a fundamentis5 , de la iglesia y hospital de San Juan en su ciudad natal6 . Su interés por el arte al servicio de la Obra queda establecido de forma explícita en el propio impreso, ya que en éste podemos observar con todo detalle los “aumentos” hechos a los conventos ya mencionados en el título y que pueden resumirse de la siguiente manera: En el convento de Priego, acondicionó la iglesia con rejas en los coros, canceles, puertas nuevas, pilas de agua bendita, enladrillado de la iglesia, colocó altar con un retablo aderezado con lienzos dedicados a San Juan de Dios en los cuales se encontraba la vida del santo “_pintada con mucha curiosidad_”. Construyó la capilla de San Francisco de Paula, hermoseó las capillas de Nuestra Señora de Belén y la de San Vicente Ferrer; puso púlpito nuevo, aumentó la sacristía, consolidó el claustro del patio; más ropajes y enseres para la iglesia y la vida cotidiana del convento7 . Respecto del convento de Sevilla quedan manifiestas sólo adecuaciones y aumento de menaje para el uso litúrgico8 . Finalmente el convento e iglesia de Granada, los cuales deben todo su esplendor al patronazgo del fraile juanino, y es justamente de lo hecho en éste, donde encontramos los datos de mayor interés histórico y artístico que pueden servir de referencia para la obra hospitalaria en Nueva España.

7 De lo descrito acerca de las obras realizadas en Granada destacamos dos hechos fundamentales: el primero de ellos es que contiene una descripción minuciosa de la obra de la iglesia, en la que quedan manifiestas las características de la portada, de las torres, cúpula, nave, presbiterio y demás elementos tanto compositivos como ornamentales que, en líneas siguientes trataremos con detenimiento. El segundo hecho en importancia es que deja establecida la procedencia de la urna en la que se contienen los restos de san Juan de Dios, patrono de la Orden Hospitalaria y cuya hechura se le ha venido asignando al maestro platero español, natural de Ginés, Miguel de Guzmán9 y que al parecer fue tan sólo el artífice de las adecuaciones hechas a la urna original fabricada en el Nuevo Mundo. Importa en lo particular el párrafo que habla sobre esta urna y para hablar justamente de ella, debemos iniciar con la descripción que se hace del espacio que la contiene para comprender todo el fasto que se preparó para recibir las importantes reliquias del santo fundador; es decir, analizar el continente y enseguida el contenido.

8 En la parte que versa sobre el convento y la iglesia de Granada existen una serie de apreciaciones arquitectónicas de la iglesia así como de sus ornamentos; podemos intuir que el redactor, fray Bartolomé de la Peña, fue un conocedor empírico, pero claro, de la arquitectura. El primer párrafo anuncia ya el tenor del documento:

9Obra de la iglesia, camarín, sacristía, y panteón hasta el estado en que oy se halla.
Primer cuerpo de la portada.
Asimismo certifico, que he estado Administrando hasta Marzo de este año los recibos, y gastos, que ha tenido la magnifica Obra de Iglesia, que à solicitud, y cuydado de dicho nuestro Rmo. Padre General, se està haziendo en esta primitiva Casa de Granada, assi para dar mejor Culto à la Majestad de Jesús Sacramentado, como para sacar del hueco de la pared en donde se hallan las Reliquias de nuestro Santo Padre, cuya Obra tuvo principio en el dia diez de Diciembre del año antecedente de 1734, en el que su Rma. era Prelado de este Convento, y và prosiguiendo, la qual se halla en terminos de concluirse, y serà de las mejores, que tenga esta Ciudad, en superior, y hermosura, y la Portada no avrà otra en el Reyno que le iguale, siendo toda ella de piedra dura de la Sierra de Elvira, y se compone su pie de bazas, netos, y cornizas, para dar principio à el primer cuerpo, en el que està la puerta principal, y en la clave del arco el Escudo de la Orden, tallado primorosamente, su alto de todo el golpe vara, y media con la Fè por remate, y en las enjutas la Esperanza, y Caridad: à los lados se hallan dos postigos, y encima sus nichos, en los quales estàn el Señor San Rápael, y el Señor San Gabriel, de cuerpo entero, y de piedra mármol, y por remate encima de las conchas sus cornizas, y un frutero de vara de alto con dos chicotes teniendolo, tambien de piedra blanca: quatro columnas de cinco varas de alto, cada una sobre las bazas, y sus capiteles tallados , como estàn los de las pilastras, y estas con nueve embutidos de piedra verde cada una: sigue el alquitrabe, y friso de media vara de alto cada uno, y este con diez y nueve embutidos blancos todo èl, con molduras de piedra negra, y después la cornisa, que guarnece dicho cuerpo, excepto lo de en medio, que tiene dos frontis para adorno à el principio del nicho, en el que se halla una repisa de piedra blanca, tallada con dos chicotes de escultura à los lados, teniendo antes por tarimilla otra repisa de piedra parda tallada, y en medio un pecho de piedra blanca, con el letrero de hazer bien para nosotros mismos, y sus chicotes à los lados10 .

10 Ya en esta primera descripción encontramos una serie de datos muy interesantes. El primero de ellos es la fecha exacta de inicio de obras de la que sería nueva iglesia del convento hospital en Granada: 10 de diciembre de 1734. Esta iglesia, encargo de fray Alonso de Jesús Ortega, fue diseñada por D. José de Bada y Navajas11 y se concluyó hasta 175712 . El padre Ortega, no escatimó en gastos; todo lo descrito del primer cuerpo nos anticipa ya la riqueza de materiales: mármoles, piedras embutidas en las pilastras y piedras diversas para la portada, la cual, prometía ser “_de las mejores, que tenga esta Ciudad, en superior, y hermosura, y la Portada no avrà otra en el Reyno que le iguale_…”. La iconografía del primer cuerpo también nos es revelada en este texto: Fe, Esperanza y Caridad, las tres virtudes teologales, rodeando el escudo de la orden hospitalaria; enseguida un par de esculturas de cuerpo completo de los arcángeles Rafael y Gabriel; el primero hermano mayor de la orden de san Juan, cuyo nombre está relacionado con la curación y salud, y el segundo relacionado directamente con el mensaje más importante para el mundo cristiano: el nacimiento de Jesús encarnado en María. En la fiesta de la dedicación de la iglesia, fray Alonso Parra y Cote, hace mención del título con que fue consagrada: “templo de la Purísima Concepción de Nuestra Señora del Sagrado Orden de la hospitalidad de Nuestro Padre San Juan de Dios13” , con lo que la presencia de san Gabriel, mensajero de la Purísima Concepción de María, es más que coherente. El texto continúa con la descripción de los elementos y características del segundo cuerpo de esta portada:

11Segundo cuerpo de la portada.
sigue el segundo cuerpo, que tiene un soclo de piedra baza, netos, y cornisas, y encima las bazas sobre que cargan otras quatro columnas, tambien de cinco varas de alto con sus capiteles, estos, y los de las Pilastras tallados, y estas con sus embutidos; en medio se forma el nicho para nuestro Santo Padre, que se compone de ocho pilastras, quatro blancas, y quatro negras, talladas de primor, y sus capiteles, con su concha astreada, y por remate una cabeza de un tymbanillo, con un superior golpe de talla, y en las enjutas dos figuras de piedra de medio relieve, el alto del nicho es correspondiente à la Imagen de nuestro Santo Padre, que està colcocada en el de tres varas sobre la repisa blanca, todo de piedra, y hechura muy superior, y à satisfaccion de los mejores inteligentes, entre las columnas por baxo se hallan dos piedras de à vara, y media en quadro blancas, y en ellas escrito el año que se hizo la portada, con otras cosas, guarnecidas de molduras negras, y despues dos medallas de tres varas de alto de piedra blanca, en la una se halla el Señor San Ildefonso recibiendo la Casulla de nuestra Señora, y en la otra el Martirio de Santa Barbara, demàs de medio relieve, y de buena hechura, y por remate dos claraboyas, con su tocadura de moldura rehundida, y porcima de los capiteles sigue el alquitrabe,el friso, y cornisa, segun, y como el del primer cuerpo, y enmedio dos frontis grandes para conclusion de dicha cornisa, y dexa sitio donde está una lamina ovalada de piedra blanca de vara, y media, y en ella la Imagen del Salvador del Mundo de mas de medio relieve, con moldura de piedra negra, y siguen dos barandillas à los lados, con balaustres de piedra blanca, y sus remates en los soclos porcima de los capiteles, y al medio concluye con la Granada, Estrella y Cruz de alto de quatro varas, todo de piedra:[14] .

12 En este segundo párrafo es evidente lo que ya se apuntaba respecto del primero: los materiales empleados pero sobre todo el trabajo sobre ellos, manifestaban una calidad de “_hechura muy superior y à satisfaccion de los mejores inteligentes_”. En este segundo cuerpo el mensaje iconográfico es una continuación del primero, puesto que siguen exaltándose los atributos de la Purísima Concepción de María; así, es que aparece en uno de los medallones que flanquean la escultura de san Juan de Dios, san Ildefonso, obispo de Toledo, quien en vida fuera uno de los más fervientes defensores de la virginidad de María, razón por la cual, según cuenta la tradición, la propia Virgen María bajó para obsequiarle una casulla de uso litúrgico; tal y como se representa en el medallón izquierdo. En el otro flanco aparece santa Bárbara, mártir de los primeros años del cristianismo, a quien según la leyenda, su padre encerró en su castillo para obligarla a la apostasía; habiéndose negado a ello, el padre la asesinó y éste a su vez fue castigado al ser muerto por un rayo; en la portada de san Juan esta escena es la que se representa: santa Bárbara victimada por el padre en el momento que un rayo, cual castigo divino, desciende de una nube que corona el medallón. Pruebas de fe y amor a la iglesia quedan representadas en esta portada. Entre estos medallones, como ya se anticipó, encontramos una escultura de san Juan de Dios, la cual según palabras del redactor y, como podemos confirmar aún hoy en día, se trata de una muy buena talla del santo de la Orden dentro de un nicho con venera rematándolo. San Juan de Dios, presidiendo la portada, nos anticipa que se está en la morada de los restos mortales del santo de origen portugués que realizó su labor con los desamparados en la ciudad de Granada. Dentro de la descripción de este segundo cuerpo, se encuentra la del remate de la portada, la cual es presidida por Dios Padre dentro de un medallón, flanqueado por una barandilla abalaustrada, muy común en su momento. Finalmente un remate con la granada, símbolo de la ciudad pero sobre todo de la Orden Hospitalaria.

13 El siguiente elemento descrito en el impreso son las torres, es importante que se mencionen en el documento ya que tanto la portada como las torres en par y de un solo cuerpo – poco común en las construcciones andaluzas – conservan una esquematización muy renacentista aunque un programa y una concepción muy barrocas:

14A los lados de dicha Portada, estàn dos Torres de piedra de Alfacar, hasta el medio de ellas, en donde se hallan dos balcones de hierro, y cada uno tiene su portada de piedra Jaspe, cornisa, y remates para su mejor hermosura, despues siguen con piedra de la Puente Cuvilla, su color doradito, y el cuerpo de Campanas, tallado con el mejor primor, y en las quatro ochavas de las Tores (sic), sobre un arbotante se halla puesto un Angel de la misma piedra, su alto cinco quartas, y en todos son ocho; cada Torre tiene quatro balcones de hierro con otro tantos huecos para Campanas, y el chapitel hecho à la moda de los de Madrid, todo de pizarra, que para su colocacion traxo de Carboneros, quatro leguas mas allà de Segovia, y el maestro, que las armò vino de Toledo: tienen por remate una bola de cobre dorado, Veleta, y Cruz de hierro, correspondientes à la altura, doradas y pintadas15 .

15 Nuevamente se aprecia la distinción de los materiales en esta descripción, aunque más interesante aún es la comparación que hace de los chapiteles que rematan las dos torres: “_hecho à la moda de los de Madrid_”, con lo cual podemos inferir una construcción hecha de acuerdo a ciertos gustos y novedades de la sede del reino, así como la utilización de mano de maestros de reputada fama para la confección de una magnífica obra que enaltecería los más caros preceptos hospitalarios aunque cuestionaría la pobreza de la que hacían fama. Ocho ángeles resguardan las torres, cubriéndose así los cuatro puntos cardinales y ocho balcones permiten que la “voz” de las campanas resuene a los cuatro vientos a su vez. Enseguida nos habla de la cúpula y de sus características ornamentales y arquitectónicas, lo que, como se ha dicho, nos demuestra que quien redactó el original de este impreso conocía del arte de construir:

16Media naranja por defuera.
La iglesia se halla cogidas las aguas dias hà, con una media naranja muy hermosa, por de fuera està guarnecida con diez y seis netos, y encima de cada uno una Estatua grande de piedra franca: toda la copula cubierta de tejas verdes, y blancas, los ochavos de la linterna (que es bien grande) alicatados de azulejos, y el chapitel hermano de las Torres, tambien de pizarra con su bola dorada, Cruz, y Veleta correspondiente, y à las quatro esquinas de los machones de arcos torales (que hazen unas plazetas bien grandes) estàn quatro netos de tres varas de alto, y sobre cada uno una figura de piedra de mas de otras tres, y otras quatro en distintos remates del Presbiterio, y todo lo demàs tejado con teja ordinaria, excepto el chapitel de la media naranja del Camarin, que està de azulejos, y su Cruz dorada por remate16 .

17 La mención que se hace de los colores de las tejas que cubren la cúpula – verdes y blancas – coinciden con los usados en la bandera de Andalucía. Finalmente la cúpula se ve rematada con un chapitel del mismo estilo y a la moda de los usados en las torres, solución uniforme en todos sentidos. A continuación de esto, el texto hace referencia a la bóveda en su interior y a lo que llaman cuerpo de luces, es decir, los vanos (lucernas y linternilla) del mismo cuerpo, empezando por describir las medidas del tambor de la cúpula ochavada y la presencia de ocho apóstoles y diez y seis patriarcas:

18Cuerpo de luces, y media naranja por dentro.
Desde la clave de los torales, hasta la cornisa del arranque de la media naranja ay cinco varas de alto con dos y media de banquillo, donde empiezan las ventanas del cuerpo de luces, que son ocho, su alto tres varas y quarta y dos de ancho, con sus vidrieras, y rejillas, y en medio de cada una ay un nicho con su repisa, en los quales están puestos ocho apóstoles de Escultura bien acabados, y en los intermedios estàn diez y seis pilastras con sus capiteles, los quales se hallan tallados de yeso, dorados, y pintados, y entre cada uno de ellos un Patriarca, que son otros diez y seis, y en la parte superior està un boquete, en que se forma la linterna, que tiene quatro varas y media de circunferencia, y su alto cinco y media, hasta donde se forma la armadura, y haze una media naranja atomatada con su floron en medio correspondiente à el sitio, dorado, y pintado como todo lo demàs, tiene ocho ventanas para luz con sus vidrieras, y rejillas de alambre17 .

19 Esta minuciosa descripción da paso a la no menos precisa y detallada descripción del adorno y pintura que engalanó en el momento de su dedicación, la hoy Basílica de San Juan de Dios en Granada. En el párrafo siguiente se aprecia la descripción de un programa iconográfico basado en la Orden Hospitalaria, ya que hay escenas de la vida del santo, láminas historiadas y la presencia de los cuatro evangelistas en las pechinas de la cúpula como era costumbre disponer en este elemento arquitectónico:

20Adorno de las Bobedas de la Iglesia. En la Bobeda del Presbiterio està pintada la Coronación de nuestra Señora con un golpe de Gloria superior, y los lunetos pintados: las Bobedas de los torales, tiene cada una un Passo de la vida de N(uestro) Santo Padre, y à el lado de las ventanas del testero quatro Reyes Santos, con otros adornos para su mejor hermosura: los Arcos grandes, y sus agregados están pintados de varios ramilleteros, y fruteros, y en medio de su clave un golpe de talla de yeso, con el Escudo de la Orden dorado. En las pechinas estàn pintados los quatro Evangelistas, es estatura correspondiente à el sitio, cosa bien hecha, y sobre la cornisa està una barandilla de madera, que coge todo el hueco, que es de mas de cincuenta varas, pintada, y dorada, como todo lo demas de dicho sitio. La Bobeda de la Iglesia està en la propria forma, bien historiada, y con mucha variedad de figuras, Angeles, y Chicotes, y à los lados de las ventanas sus jarrones de flores: en el testero del Coro està un Pabellón, que sirve de adorno à una gran Lamina, en que està pintado un Passo de la vida de nuestro Santo Padre, muy hermosa à la vista de los inteligentes, y todo lo referido es à el oleo, y estofado de oro en los sitios que le corresponde18 .

21 Nuevamente se aprecia no sólo el conocimiento de los elementos y las técnicas constructivas de quien redactó el original del impreso sino de la pintura, ya que en este último párrafo nos hace referencia a partes específicas de la obra arquitectónica y a las técnicas de pintura y dorado.

22 Materiales no faltaron y así como encontrábamos hierro para dar solución a los balcones, también había yeso tallado para dar forma a las enjutas y ornamentar las entradas a las cuatro capillas laterales; pero sobre todo pintura, ya en formato horizontal como vertical, aunque no se nos comenta en esta oportunidad la iconografía descrita en ellas.

23 Lo siguiente en ser descrito es el retablo; aquí encontramos un detallado recorrido del aspecto del _aparato-, sus características formales y su iconografía. Su altura: 23 varas; luego encontramos una descripción del avance de la obra de dorado, así como la espera de una imagen de vestir de la Virgen, misma que remataría el arco del tabernáculo, el cual, con vidrieras “_para que sin ser abiertas vea el Camarin_”, permita observar la urna donde descansan los restos de san Juan de Dios. Se menciona a san Joaquín y santa Ana, padres de la Virgen a los costados del tabernáculo, sobre estípites, y cuya presencia es lógica por el hecho de que el retablo está dedicado a la Virgen de la Concepción, cuya figura estaría flanqueada por san Miguel y por san Carlos Borromeo, quien abandonó sus riquezas y se privó de lujos, como la orden hospitalaria predicaba, pero sobre todo porque en su momento, durante la peste de Milán, cuidó de los enfermos. Por ser el espacio de mayor importancia, aquí como en el resto de la iglesia, encontramos el uso de materiales de calidad, como jaspe, imágenes estofadas y espejos, pero sobre todo, de mano de obra especializada, que garantizaba un trabajo digno para un espacio de tanta importancia19 :

24Retablo de Altar Mayor.
En el testero del Altar Mayor se halla puesto un Retablo de particular idèa en su hechura, su alto veinte y tres varas, y ancho onze y tercia, muy bien tallado, tiene los netos de piedra jaspe negra con variedad, embutidos blancos, que hazen muy buena labor, enmedio sobre el Altar dà principio un Tabernaculo para manifiesto, y à los lados entre dos grandes estirpes20 ay su repisa, para colocar en ella al Señor San Joachín en un lado, y en el otro à mi Señora Santa Ana de cuerpo entero, buena hechura, y bien estofados de oro: en el remate del Tabernaculo empieza el Arco del Camarin, que tiene seis varas de alto, y quatro de ancho, todo su emboquillado entre la talla, y molduras, està adornado de espejos, como la figura, que haze el Arco por frontis desde su arranque, y lo demàs son puertas de cristales de tres cuartas en quadro cada uno, para que sin ser abiertas vea el Camarin: sobre dicho Arco està un Trono, y en èl se ha de colocar una Imagen muy hermosa de la Pura, y Limpia Concepcion, que està ya prevenida de hechura especial, y bien adornado el vestido de flores de oro, por ser de talla, y pisa sobre un mundo adornado de Chicotes, que està en una peana dorada, y a sus lados en lo alto se ponen el Señor San Miguel, y Señor San Carlos, tambien de cuerpo entero, en cuyo Retablo se hallan algunos Angeles vestidos, y bastantes Chicotes, que lo guarnecen, y todo su coste se ha pagado por nuestra Religion Sagrada, de cuya cuenta, y en virtud de su acuerdo celebrado à este fin, se ha hecho, para que semejante alhaja sirva de memoria en esta primitiva Casa, del amor con que se la dedica para mayor veneracion del Señor; para que en el todo quede dicha prenda perfeccionada, determinò asimimo la Religion en Junta de Difinitorio celebrado en esta Ciudad de dia primero de Noviembre del año passado, que se dorasse de cuenta de su Archivo, y se aplicasse todo lo que fuesse necesario para su mejor perfeccion, quanto nuestro Reverendísimo. Padre General reconociesse ser conveniente, quien con su gran zelo à el Culto Divino, ha procurado aplicar los mejores arbitrios, para que en su tiempo, y en el de los Reverendos Padres. Definidores sus Compañeros, que de conclusa dicha Obra, y assi se hallan dorados dos tercios del citado Retablo, que concluso, serà la Alhaja, que aya que ver en esta Ciudad21 .

25 Los retablos laterales tampoco quedaron sin descripción. Aquí queda asentado que para el momento que se consignaba esto, aún no estaba terminada la colocación de la iconografía, ya que estaban previstos dos doctores de la iglesia en cada uno (completando a los cuatro doctores de la iglesia) y que estos iban a estar destinados tanto a san Juan de Dios –subordinada su presencia respecto a la importancia del retablo mayor dedicado a la purísima Concepción– como a san Rafael que, como ya se comentaba, se encuentra en este espacio debido a que es el hermano mayor de la Orden.

26 El texto continúa y de nueva cuenta nos detalla la pintura contenida en el interior de la iglesia, nos habla de cuatro lienzos, dos a cada lado de los retablos laterales y lo interesante es que refiere que dos de ellos son “_pintura Romana_”, es decir con grutescos22 y los otros dos fueron “_hechos de mano de sugeto que los quiso imitar_”, con lo que ya expresa un juicio de valor estético respecto a la calidad de las pinturas referidas:

27Laminas en los lados de los Colaterales.
A los lados de dichos Altares , en cada uno ay un lienzo de quatro varas de alto, y dos y media de ancho, los dos pintura Romana, y dos hechos de mano de sugeto que los quiso imitar, tiene su moldura, que coge de alto mas de siete varas, con buenos golpes de talla, y embutidas de piedra de Lanjaròn23 .

28 También nos habla de escultura, no sólo en los retablos, sino de elementos que, individuales, estaban destinados a un uso particular, como el caso de los ángeles de talla de madera, encarnados y con adornos de oro, para ser empleados como lámparas y que nos permite deducir la calidad de cada elemento, ya aislado, ya en su totalidad, para mejor decoro de la iglesia.

29 Ahora bien, el recinto tenía cuatro capillas y cada una de éstas contaba con su retablo particular y de calidad manifiesta: embutidos, espejos, toda una serie de elementos que dotaban a éstos de una personalidad propia y que servían para dar cabida a una serie de advocaciones muy acordes con la Orden Hospitalaria y con la advocación del recinto: Cristo de la Salud, Nuestra Señora de Belén, Nuestra Señora Niña Colegiala y San José. En este párrafo vemos de nueva cuenta datos de procedencia y de calidad de los trabajos en especial cuando se refiere a la imagen de Nuestra Señora Niña Colegiala:

30Capillas del Cuerpo de la Iglesia
Las quatro Capillas del Cuerpo de la Iglesia, cada una tiene su Retablo, segun el hueco de ellas, y los dos inmediatos à la Mayor llevan embutidos de piedra de Lanjaròn, y espejos, y son para el Santísimo Christo de la Salud, nuestra Señora de Belèn, nuestra Señora Niña Colegiala de Vestir (hechura de Napoles muy especial) y el Señor San Joseph, cuya imagen ha de ser nueva24 . Era claro que el recinto se encontraba en proceso de construcción, prueba de esto es que cuando habla de determinados espacios, los datos son pocos y siempre se menciona que “aún se está construyendo” o que se encuentra “aún sin adorno”. La sacristía es un ejemplo de esto:

31Sacristìa.
A los lados del Altar Mayor se hallan dos puertas para entrar en la Sacristìa, cuya pieza se halla acabada de material con tres ventanas, que caen à un traspatio, con sus puertas, todas en el frontis de ella. Su largo de diez y seis varas, y su ancho ocho, y està todavia sin adorno25 .

32Una vez concluida la descripción del recinto, el texto pasa a detallar el Camarín de la iglesia, sitio en el cual descansan los restos mortales de san Juan de Dios. Es justamente en este espacio donde vamos a encontrar el elemento donde radica gran parte de la importancia de este análisis, sobre todo, por lo que supone para la historia del arte de Nueva España.

33 El Camarín fue un espacio de vital importancia en este proyecto, simplemente por el hecho de que aquí, se iban a resguardar las reliquias del santo más importante de la orden hospitalaria, y junto a éstas, las reliquias de otros santos y objetos sagrados:

34Camarin, sus tamaños, y adornos.
El Camarin està sobre la Sacristìa, y por el Arco, que se ha hecho en el Retablo Mayor, se descubre desde la Iglesia lo principal dél, se ha hecho para deposito de las Reliquias de nuestro Santo Padre, el qual es de ocho varas de largo, seis de ancho, y siete de alto hasta la cornisa, està todo vestido de madera, y adornado de talla con muchos espejos, Laminitas de cristal Estrangeras, embutidos de piedras muy particulares, se le han de poner muchas Laminas de Roma, y otras variedades de cristales: tiene repisas adornadas para Urnas de cristales, y Relicarios en que colocar Reliquias, luego que estè acabado de dorar, pues ya se ha dado principio à ello: enmedio esta un hermoso Tabernaculo de madera tallado, con su repisa para colocar en èl el Arca de plata donde estàn las reliquias de nuestro Santo Padre, à las quatro esquinas, en cada una un Santo Obispo de Escultura, y hechura muy peregrina, assi en cabeza, y manos, como en el ropaje y su adorno, y por remate tiene la Fè, que es hermana de la hechura de dichos Santos: La media naranja tiene su cuerpo de luzes, con ventanas, y en ellas vidrios y rejillas de alamvre, y pintada en ella la Gloria, con todo lo que corresponde, à lo que se nos representa quando fue recebida el Alma de nuestro Santo Padre, y se remata con su linterna, y ventanas mas pequeñas, que las baxas, y todo pintado à el Oleo, y estofado de oro con mucho primor26.

35

urna
urna

36 Ya se habla de la presencia de un tabernáculo que servirá para la colocación de la urna de plata que resguardaría los restos de san Juan de Dios, rodeada ésta por una serie de relicarios y urnas de cristal que contendrían un total de ocho cuerpos de santos mártires, más otras cuatro cabezas de mártires, además de reliquias varias como un pedazo del Santo Leño de la Cruz, y una de la Santa Espina para ser “colocadas en sus relicarios de plata, bronze y cristales como de madera dorados27” .

37 Este espacio, más la sacristía y los espacios contiguos, fueron planeados para contener toda una serie de elementos artísticos (pintura, escultura, tapices, cerámica) de la mayor calidad: Estaba previsto colocar cincuenta láminas de todos tamaños pintadas en cobre y guarniciones de cristales, que se compraron en Roma; diez y seis lienzos “_de à vara de diferentes devociones_” para colocar ocho en los antecamarines y ocho en la Sacristía, todos de Roma; figuras de “_Niños de Nápoles con sus vestidos de Tela y ropa blanca de Olan_”; una imagen de “_la Pura y Limpia Concepción de à vara de hechura especial, con su peana dorada; veintidós cornucopias grandes sobredoradas con sus espejos, dos tibores de China_ (¿Enviados vía Nueva España?), _à modo de tinajitas de mas de cinco quartas de alto_” para el Camarin, además, “_Quatro fruteros grandes de Genova con variedad de frutas, à el parecer, como si estuviesen en el arbol_”: más pintura para el recinto:

38“lienzo de señor san Bartolomé con su marco dorado, otro de señor san Joachin y Señora santa Ana, con la Pura y Limpia. Dos laminas de Jesús y su madre, de texido muy particular, con sus molduras grandes doradas, dos cabezas de pintura, dos lienzos fruteros, todo de pintura muy particular, y una lamina grande de christales pintada la Ciudad de Napoles con todos sus fuertes28” .

39 Todo un espacio lleno de elementos devocionales y ornamentales de todo el orbe, y en especial de Nueva España, la cual aportó la plata y la hechura de la urna para los restos de san Juan, además de una buena cantidad de “reales”, como se verá, para la construcción de este proyecto. Respecto de la urna, un párrafo esclarecedor nos da cuenta de su origen y modificaciones:

40Aumentos, que quedaron en este Convento de Granada, en el tiempo, que nuestro Reverendísimo Padre General fue Prelado de él.Quedó por aumento la Urna de plata, que en tiempo de su Reverendisima embió de Indias el Reverendo padre Barradas, para deposito de las Reliquias de nuestro Santo Padre; pero su Reverendisima compuso el Nicho con mas decencia de la que tenia, pues se colgó de tafetanes, hizo vna tarimilla para poner el Arca forrada en terciopelo carmesí, claveteada con bronze dorado, y su galon de oro fino por guarnicion, le añadió à el Arca quatro macetitas de plata en las esquinas, y en ellas se pusieron quatro ramos de flores de Napoles: quatro Serafines con sus remates; y tambien se hizo vn cofrecito forrado en damasco carmesí con su galon de oro, y claveteado, según, y como esta la tarimita, para que puesto dentro del Arca estuviesen en él las Sagradas Reliquias con mas recogimiento, y seguridad, pues tambien tiene su llave, y todo lo dicho lo costeò su Rma29.

41 El padre fray Francisco Barradas, Comisario General de la Orden de San Juan de Dios en Nueva España, al igual que el padre Jesús Ortega en España, mostró una fuerte actividad en materia fundacional, ya que en los 19 años que duró su comisariato en Nueva España, logró fundar varios hospitales e iglesias, mismos que embelleció y en cuyas fiestas de dedicación, no reparó en gastos, como lo demuestran los 4,000 pesos que pagó por los blandones, lámparas, trono de plata y alfombras con motivo de la dedicación de la iglesia de San Juan de Dios en la ciudad de México30 . Fue acaso por la reconocida calidad del trabajo de platería novohispano que le fue encargado al padre Barradas que contratara la hechura del arca que habría de contener las reliquias del santo más importante de la Orden Hospitalaria y así, en 1730 fue enviada a través de la flota que salía para España una urna de 125 marcos de plata cuyo coste fue de 1500 pesos, así como 100 pesos más para la celebración de una fiesta en el día en que fueran depositados los restos del santo en la urna de origen novohispano31 . El trabajo original debió de ser una obra excelsa de la platería del Nuevo Mundo, su coste así lo evidenciaba, sin embargo al parecer tal trabajo no fue del todo satisfactorio para el padre Alonso de Jesús Ortega, quien quizá imbuido en el cambio de estilo que empezaba a darse en Europa, la modificó con una serie adecuaciones de carácter ornamental, mismos que seguramente encargó al maestro platero Miguel de Guzmán32 , a quien se le ha atribuido la hechura de esta arca y quien en realidad tal parece sólo aderezó lo hecho en Nueva España para “_que recibiera con más recogimiento, y seguridad_”, los restos del santo. Obra magnífica, la urna del camarín de la basílica de San Juan de Dios en Granada (Fig. 2), guarda en el anonimato de su mano de obra33 , el nombre de un maestro novohispano y el metal extraído de las tierras de este lado del Atlántico.

42 La excepcional aportación material no sólo se limitó a la hechura de la urna que por otro lado supone uno de los elementos más significativos de la basílica granadina. De la Nueva España se mandó una parte considerable del coste de la hechura de la iglesia, por lo que en diversas remesas, se logró juntar poco más de 150,000 reales, que habían sido enviados de Indias en distintas ocasiones, tanto por el ya referido padre Barradas como por el que fuera presbítero de la provincia novohispana, Baltasar De la Vega, así como por el sucesor del padre Barradas en la comisaría general de la Orden, fray José Alfonso Mayoral, a quien se le señaló en una carta fechada en 1770, de haberle enviado al padre Alonso de Jesús Ortega la cantidad de 80,000 pesos en un lapso de 23 años34 . La cantidad recibida tan sólo para la obra de Granada fue reunida por el padre Venegas. Asimismo, queda consignado en el documento la remisión de dineros del virreinato del Perú (130, 420 reales) y de la Habana (3,134 reales); con lo que la plata del Nuevo Mundo, principalmente la del virreinato de Nueva España, ya fuese con la urna35 o en reales vellón, sirvieron para costear el gasto que suponía una obra de tales proporciones. Muy interesante resulta que entre los gastos referidos, se mencione el monto del retablo del Altar mayor y sus esculturas, así como el adelanto a su dorado, todo por un total de 83,363 reales. Aportaciones seglares tampoco faltaron y de Madrid, Cádiz y Puerto, se obtuvieron limosnas por un total de 119,106 reales. El total de lo hecho en la iglesia hospital de Granada, al momento que se hacía esta certificación, ascendía a 629,761, de los cuales al menos una cuarta parte provenía de tierras novohispanas:

43Coste que ha tenido la Obra de Iglesia, y dineros que para ella se han recogido. En cuya Obra de la Iglesia, Camarin, Sacristía, y Panteón, y todo lo que para su adorno se ha referido, vàn gastados hasta fin de Agosto de este año, un quento doscientos cincuenta y siete mil, doscientos veinte y quatro reales, y diez y nueve maravedis, de los quales diò nuestro Rmo. Padre Venegas (que estè en el Cielo) en nombre de la Religion cincuenta mil docientos cuarenta y quatro, de unos dineros que avian benido de Indias, años avia, y se recobraron por pleyto: de los que por mano de su Rma. embio el R. P. Barradas, Comissario General que avia sido de la Provincia de Nueva España, veinte mil ochocientos cincuenta y tres de la limosna, que recogiò para la Obra el P. Fr. Baltasar Diaz de la Vega, presbítero en dicha Provincia, onze mil setecientos treinta y cinco: de lo que dicho nuestro Rmo. P. Venegas juntò diez mil ciento y noventa: de los que diò de los de su uso, veinte mil quinientos y noventa: (hasta aquí dicho nuestro Rmo. Padre Venegas) despues se han recibido por nuestro Rmo. Padre General actual de limosna de la Provincia de Tierra firme, trece mil quinientos y noventa: de la dicha de Nueva España, y su Reverendo Padre Comissario General, Fr. Joseph Alphonso Mayoral cincuenta y siete mil reales vellon, que en dos ocasiones ha remitido: tres mil ciento treinta y quatro la de nuestro de Habana: ciento y treinta mil cuatrocientos y veinte, que remitiò el R.P.Fr. Francisco de Orve, à nombre de la Provincia del Perù, donde avia sido Comissario General: ochenta y tres mil trecientos sesenta y tres, que se han recebido del Archivo de la Religión, para el pago del Retablo del Altar Mayor, sus esculturas, y en quenta de su dorado: ciento y diez y nueve mil ciento y seis, que nuestro Rmo. Padre General ha juntado de limosna entre sus amigos seglares, assí en esta Ciudad, como la de Cadiz, Puerto y Madrid: quinze mil y cincuenta y ocho, que diò el R.P. Fr. Juan de Cueto, ExProvincial de la de Andaluzìa, è hijo de la Casa de Sevilla: cincuenta y un mil, que se han recebido de la cession hecha por la Comunidad de Granada, à quien se le han reintegrado con utilidad, como ya se lleva dicho: veinte y seis mil ochocientos setenta y ocho, que ha dado su Rma. de los maravedis de su uso: doze mil y seiscientos, que aplicò de unos reales que se hallaron, que todas estas diez y seis partidas importan la summa de seiscientos veinte y nueve mil setecientos sesenta y un reales, à los que se agregan trecientos treinta y dos mil ciento diez y seis, que se han tomado a censo, y suman en todo novecientos sesenta y un mil ochocientos setenta y siete reales, y diez y nueve maravediz, que faltan para cumplimento à el todo de los gastos, de ellos se hallan en ser los diez y siete mil ciento cincuenta y siete, y los demàs son pertenecientes à las limosnas, que se han juntado por su Rma. assi en el tiempo que fue Provincial, como en el de su Vicarìa General, de algunas Comunidades, Prelados, Presbíteros, y otros individuos de la Religion, como de otras aplicaciones, que se han hecho à favor de dicha Obra, que todo por menor consta en el Libro de Recibos, donde estàn anotados los dias en que se han percebido, y sujetos, que las han dado y siempre que llegue el caso de que se aprecie la dicha Obra, tendrà una mitad de mas valor, pues aunque se ha hecho à toda costa, ha sido con la mayor comodidad, y quasi parece imposible, à la vista de los inteligentes, que su costo aya sido tan corto; pero esto se ha conseguido con la asistencia personal de su Rma. y prevenciones de los materiales à tiempo, como tambien por el logro de las muchas maderas, que se han conseguido de gracia, y otras utilidades conocidas, que ha tenido la referida Obra: y el dinero que se ha tomado à censo en virtud de las determinaciones, y acuerdos de la Religion, quedarà satisfecho siempre que el Señor sea servido darnos paz, porque pudiendose traficar los Mares se consigan las Remesas del que està detenido en las Provincias de Indias para este fin, por averse juntado suficientes cantidades en las limosnas, que se han pedido por los Religiosos nombrados en aquellas Provincias para ello, en virtud de las facultades, que se concedieron por su Mag. y Real Consejo de Indias, de que se enviaron los correspondientes Despachos36 .

44 En especial queda manifiesto el hecho de restaban aún remesas por recibir, mismas que estaban en espera de que las condiciones fueran propicias para el tránsito marítimo “_porque pudiéndose traficar los Mares se consigan las Remesas del que está detenido en las Provincias de Indias para este fin_”, fruto éstas de las limosnas que los juaninos en Nueva España, solicitaban en particular para la hechura de este recinto.

45 Queda claro que Nueva España aportó arte y dinero para la Basílica de Granada, bastaría acaso, buscar en el archivo de notarías el contrato entre el padre Barradas a nombre de la orden hospitalaria y el maestro platero mexicano, para la fabricación de la urna de plata, con lo que se esclarecería la autoría de esta magnífica muestra de la orfebrería barroca novohispana.

46A guisa de conclusión podemos destacar tres cosas, la primera es que se confirma que la urna que contiene los restos de san Juan de Dios, es obra novohispana, y que las adecuaciones que se le hicieron, fueron pocas y no cambiaron de forma determinante el original y que en este sentido, dicha urna estaba de acuerdo a la calidad y magnificencia de un espacio que había sido concebido como el centro religioso por excelencia de la orden hospitalaria.

47Segundo, que el dinero que sirvió para costear la obra en Granada, provino en una cantidad considerable, también de Nueva España y los dominios americanos en general, por lo que la plata fluyó en forma de arte y como recurso para generar el mismo.

48Tercero, que el impreso en cuestión es una muestra de la minuciosidad del barroco, que el autor de esta Certificación era un conocedor de la arquitectura y que es por ello, que deja un testimonio tan detallado de las obras realizadas en los lugares referidos. Bastaría decir que el documento es una fuente directa y fidedigna de la historia de la orden hospitalaria y su obra material pero sobre todo, referente directo del importante aporte histórico y artístico de Nueva España para con la orden de san Juan de Dios por un lado y con España en general por el otro.

BIBLIOGRAFÍA.

49Solange Alberro, Apuntes para la historia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la Nueva España-México. 1604-2004, (México: Centro de Estudios Históricos, COLMEX; Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, 2005).

50Certificación dada por el R.P. Fr. Bartholome de la Peña, difinidor, y secretario general de la religion de N.P.S. Juan de Dios, de los gastos, que N. Rmo. P. General Fr. Alonso de Jesús y Ortega, ha tenido, y pagado en las obras de enfermería, y otras del Convento de Granada, y limosnas dadas à los demás de estas Provincias. Razón de el Estado de la Obra de la Iglesia: Alhajas, que para su estreno, y colocar en el Camarín quedan: Privilegios concedidos à la Religion por la Santa Sede, en Tiempo de su Rma. Fundaciones, que se han hecho, y otras cosas, que Redundan en credito, y estimacion del Santo Avito. Su fecha 15 de Septiembre de 1746. Está comprobada por la comunidad de dicho Convento de Granada, y firmada de sus Religiosos, en Que testifican ser cierto quanto en ella se expressa. Impresso en Granada por Joseph de la Puerta

51Rogelio Ruiz Gomar, “El retablo de la Profesa y su efímera transfiguración en 1672” en Los discursos sobre el arte, XV Coloquio Internacional de Historia del Arte, (México: UNAM, IIE, 1995), págs. 91 a 106.

52Manuel Toussaint, La pintura Colonial en México, México, UNAM, 1990.

Notas de pie de página

531 Que gracias a la dirección del Dr. Alfonso Martínez Rosales he tenido oportunidad de consultar y analizar.

542 Rogelio Ruiz Gomar tiene un análisis de este escrito en el cual abunda en los detalles del mismo y se permite hacer una serie de reconstrucciones hipotéticas de cómo pudo haber lucido dicho retablo: Rogelio Ruiz Gomar “El retablo de la Profesa y su efímera transfiguración en 1672”, Los discursos sobre el arte, XV Coloquio Internacional de Historia del Arte, (México, UNAM, IIE, 19959, págs. 91 a 106.

553 Lo fue durante treinta y tres años seguidos.

564 Certificación dada por el R.P. Fr. Bartholome de la Peña, difinidor, y secretario general de la religion de N.P.S. Juan de Dios, de los gastos, que N. Rmo. P. General Fr. Alonso de Jesús y Ortega, ha tenido, y pagado en las obras de enfermería, y otras del Convento de Granada, y limosnas dadas à los demás de estas Provincias. Razón de el Estado de la Obra de la Iglesia: Alhajas, que para su estreno, y colocar en el Camarín quedan: Privilegios concedidos à la Religion por la Santa Sede, en Tiempo de su Rma. Fundaciones, que se han hecho, y otras cosas, que Redundan en credito, y estimacion del Santo Avito. Su fecha 15 de Septiembre de 1746. Está comprobada por la comunidad de dicho Convento de Granada, y firmada de sus Religiosos, en Que testifican ser cierto quanto en ella se expressa. Impresso en Granada por Joseph de la Puerta, f. 1.

575 Es decir, desde sus cimientos.

586 http://www.legadoandalusi.com/legado/contenido/rutas/monumentos/2491.htm (01 de noviembre, 2006).

597 Certificación…, ff. 2 a 5.

608 Certificación…, ff. 6 a 8.

619 http://www.moebius.es/ggranada/monu/sanjuan.htm (01 de noviembre, 2006).

6210 Certificación…, f. 35.

6311 http://dns.sanjuandedios-oh.es/betica/index.php?pagina*69 (7 de noviembre de 2006).

6412 Idem.

6513 Idem.

6614 Certificación…, f. 35.

6715 Certificación…, f. 36.

6816 Idem.

6917 Certificación…,f. 37.

7018 Idem.

7119 http://dns.sanjuandedios-oh.es/betica/index.php?pagina*69 (7 de noviembre de 2006). Este retablo, junto con los laterales, fueron elaborados por el maestro lucentino, José Francisco Guerrero.

7220 Por estípites.

7321 Certificación…, ff. 38 a 39.

7422 Manuel Toussaint, La pintura Colonial en México, (México, UNAM, 1990), pág. 36. Al respecto menciona que en las ordenanzas del Gremio de Pintores de la ciudad de México de 1555 (Tomadas de las ordenanzas de Sevilla), la pintura a la romana era compuesta por una serie de elementos decorativos agrupados bajo el término grutesco, es decir: roleos, guirnaldas, florones, máscaras, ángeles, tritones, adornos vegetales, ramos y frutos; escudos y símbolos.

7523 Certificación…, f. 39.

7624 Idem.

7725 Idem.

7826 Ibidem, ff. 40 a 41.

7927 Ibidem, ff. 43 a 44.

8028 Idem.

8129 Ibidem, f. 11.

8230 Solange Alberro, Apuntes para la historia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la Nueva España-México. 1604-2004, (México: Centro de Estudios Históricos, COLMEX; Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, 2005), pág. 91.

8331 Idem.

8432 Loc. Cit., 8.

8533 Es de desear la existencia de una inscripción que pudiera esclarecer la autoría de la urna.

8634 Solange Alberro, Op. Cit., pág. 92.

8735 Ibidem, pág. 91. A decir del autor tan sólo el coste de la urna más 4700 pesos que se gastaron en los aumentos de la iglesia de México para el festejo de la fiesta de san Juan de Dios en 1730, equivalían a tres cuartas partes del ingreso anual del hospital de los Desamparados que existía en la ciudad de México.

8836 Certificación…, ff. 41 a 42.

89

Para citar este artículo :

José Armando Hernández Soubervielle, « Plata novohispana en la Basílica de San Juan de Dios de Granada », Boletín AFEHC N°35, publicado el 04 abril 2008, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=1870

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.