Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.92.133.186', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Catedral de Comayagua : Catedral de Comayagua

Ficha n° 1876

Creada: 13 abril 2008
Editada: 13 abril 2008
Modificada: 09 enero 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 8290 (aprox.)

Autor de la ficha:

Mario Felipe MARTINEZ

Editor de la ficha:

Haroldo RODAS

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Catedral de Comayagua

El trabajo de la Catedral de Comayagua fue incluído inicialmente en la obra Cuatro Centros de Arte Colonial Provinciano Hispano Criollo en Honduras, publicado hacia 1992. Posteriormente lo amplió y modificó, obteniendo una mayor apreciación de los logros artísticos que este centro urbano posee, para darlos a conocer y contribuir a su mejor conservación, fortaleciendo una visión panorámica de éste y otros templos de dicha ciudad enlazandolos al resto de la Capitanía General de Guatemala. El estudio revela fechas de la construcción de la mencionada Catedral, la participación en la misma de personajes, tanto en su diseño, elaboración, financiamiento y apoyo. Agrega algunos contratos de las principales obras conservadas en este recinto, especialmente los retablos, además de las referencias de autorías de esculturas y pinturas, indicando su procedencia, ya sea española o bien de la ciudad de Santiago de Guatemala, lo cual permite destacar una unidad entre Comayagua y la ciudad de Santiago. El autor refiere varios nombres de artistas, especialmente a Blas de Mesa un pintor que ejecutó varias obras para la citada catedral, el cual tiene un enlace directo con la que fue provincia de Guatemala, ya que el mismo realizó varios contratos para iglesias del interior de la misma, demostrando así que los artistas actúan a nivel regional, como un todo, dentro de lo que fue la Capitanía de Guatemala. Destaca la referencia documental y descripción de un retablo muy singular no sólo para Honduras, sino que para toda la región Centroamericana, dedicado al Rosario, en el que se observa una lectura con un movimiento helicohidal, el cual posee fecha y autor, colocándose como una de las obras significativas del área, pudiéndose a través del mismo ubicar obras de este mismo tallador y realizar equiparaciones artísticas que permitan reconstruir una época del arte hispánico en el medio.
243
Palabras claves :
Edificios religiosos, Catedral, Retablo, Arquitectura, Siglo XVII, Siglo XVIII
Autor(es):
Mario Felipe Martínez Castillo
Fecha:
Abril de 2008
Texto íntegral:

1Como en el caso de todas sus congéneres en América, la historia de la traza y alzado que presenta actualmente la Catedral de Comayagua, ofrece un largo proceso de construcciones y reconstrucciones que hay que remontarla hasta mediados del siglo XVI. El obispo Fray Jerónimo de Corella (1547 y 1570) después de unos pocos años de ejercer su pontificado en la iglesia parroquial de la Villa de la Concepción del valle de Comayagua (actual iglesia de La Merced) sin haber sido consagrado y sin existir hasta ese momento Bula Papal que diera a la iglesia de Honduras la categoría de Catedral, en 1563 al regresar de México, de su consagración, trajo albañiles y campanero que, a su llegada a Comayagua se dieron a la tarea de hacer arcos de capillas para su iglesia y que ésta fuera consagrada como catedral1.

2Desconocemos cual haya sido la traza original de esta primera construcción, por una carencia absoluta de documentos de ese período. Sin embargo en 1610 nos encontramos con un documento en que Gaspar de la Esquina, en nombre del Cabildo de la catedral de Comayagua informa que: “debido a una grande tempestad de viento y agua muchas casas y torres de la ciudad de Comayagua se cayeron y en cuenta resultó muy dañada la catedral encontrándose la capilla mayor en gran peligro de caerse por lo que el Santísimo se trasladó a una capilla pequeña de la iglesia2”.

3Por este documento se desprende que la catedral era de tres naves de pilares de madera, que tenía una capilla mayor y otras capillas más pequeñas; aparece que el retablo mayor que es muy grande (el traído de México por el Obispo Corella) está en gran peligro pues las paredes de la capilla mayor se sustentan únicamente por unos puntales que por el lado de la calle en las esquinas le han colocado. Haciendo un análisis crítico de este documento, vemos, que sus paredes eran de adobe y su cobertura de teja con un artesonado de madera que por esa época también amenazaba ruina, que se trataba de un edificio diferente al de La Merced nos lo pone de manifiesto, los documentos que aparecen al final del trabajo.
A partir de esta fecha la documentación sobre los donativos hechos a la catedral para su construcción va siendo cada vez más numerosa y de mayor cuantía, pues mientras en 1593 de las Cajas Reales de Comayagua se dieron apenas 384 tostones dos reales para su construcción3 en 1603 se habían pagado al mayordomo de la fábrica material de la catedral don Pedro Manuel Pimental 1919 tostones4 ahora en 1617 primero se autoriza al pago de 2000 ducados y luego el obispo Galdo en 1621 dice: “que con los 14.000 tostones que ha recibido ha quedado su catedral terminada y muy colmada5”. Esta construcción debió subsistir hasta bien entrado el siglo XVII. Desde el año de 1646 el Rey había concedido la tercera parte de la vacante del Obispo Fray Luis de Cañizares que los había empleado el obispo Merlo en los aumentos hechos entre 1656-65 en que manda construir la torre, la sacristía y el sagrario de cantería y ladrillo con cobertura de bóveda de cañón corrido y cúpula sin tambor; como el obispo Merlo de la Fuente estaba tan interesado en terminar las obras que había iniciado a alto costo, solicita que como los diezmos y vacante del Obispo anterior son muy pocos se agreguen a la fábrica material de su catedral los quintos de la plata que entran de la Alcaldía mayor de Tegucigalpa y que además los indios que producen frutos de Castilla y que los comercian libremente paguen como los españoles el diezmo de ellos; también se niega a devolver los 2.860 pesos que cobró como canónigo de la catedral de la puebla de los Ángeles6 sin contar con la ayuda de 4.000 pesos dados por la Corona; (como generalmente se acostumbraba como ayuda para los obispos nombrados en América). Todo cuanto podía el Obispo Merlo lo invertía en su catedral sin respetar aún las Reales Cédulas, por lo que se le inicia un proceso con castigo de ser “extrañado de los reinos7”.

4Nuevamente en 1675 se concede la vacante del Obispo Merlo8; a partir de este momento es cuando el Obispo Monzón primero y el Obispo Vargas después obtienen de la Real Corona los tributos de los pueblos de Támara, Lepaterique y Reitoca y según una información de los Oficiales Reales se han pagado de la Caja Real de su Majestad para la reconstrucción y fábrica de la Catedral desde 1665 hasta 1704 la cantidad de 32,062 tostones cinco reales treinta y tres maravedíes9.

5Es probable que en este período se destruyó el viejo templo de tres naves para ser sustituido por otro de mampostería; en esta época se construye en Cantaría la capilla mayor y las dos capillas laterales: la capilla del Rosario y la del Señor de Salame con sus cúpulas sin tambor; por ese entonces la capilla del Rosario era del Patronazgo de la familia Ortega de la Cueva quien había gastado crecidas sumas de dinero en la reconstrucción de la catedral10.

6

Altar del Rosario
Altar del Rosario

7Hay otro documento fehaciente sobre la existencia arquitectónica de la catedral antes de 1700 y es el que se relaciona con la prebenda interina que se hizo a don Juan Antonio Pineda Maestre escolía de la Catedral con una congrua de 400 pesos anuales; al momento de tomar posesión de su prebenda dice: “que el vicario general del Obispado le tomó de la mano le llevó al altar mayor y lo subió al dicho altar en donde le hizo doblar unos corporales y pasar el atril de una a otra parte, paseándolo por el cuerpo de la iglesia, lo llevó al coro, donde lo sentó en el quinto asiento que es uno de los de las prebendas vacas en esta santa iglesia catedral”. Esta declaración está firmada por el Secretario del Cabildo catedralicio en tres días del mes de octubre de 168211. También durante el pontificado del Obispo Monzón además de hacerse las tres medias naranjas de las cabeceras de las bóvedas se cubren de bóvedas dos tramos del cuerpo de la iglesia quedando por cubrir tres12.

8Por eso no debemos extrañamos que en 1703, el Obispo Pérez Carpintero al escribir al Rey sobre el estado ruinoso en que encontró la catedral comentó que tuvo que traer maestros de alarifes y que sólo la capilla mayor gastará en su reconstrucción 12000 pesos13 a este Obispo Fray Juan Pérez Carpintero se debe pues, según lo demuestran los abundantes documentos la finalización de la fábrica material de la catedral que fue, según informa el Cabildo catedralicio inaugurada solemnemente el 8 de diciembre del año de 171114. Cuando ya estaba adornada con una serie de retablos, construidos el del sagrario en 1677 y el retablo Mayor, el de Salame y de El Rosario entre 1703-1707.

9Además de esta documentación oficial tanto de parte del gobierno eclesiástico como del gobierno civil, existe otra más preciosa, aunque de carácter particular, relacionada con los testamentos hechos por vecinos de Comayagua, por ellos nos damos cuenta como ya desde el último cuarto del siglo XVI, al momento de ordenar su enterramiento, dejar capellanías o fundar obras pías, los testadores ponen bien en claro la existencia por un lado de la Iglesia de La Merced y por otro lado de la catedral en que ocasionalmente llaman “Iglesia Mayor” el primero de estos testamentos es el del mercader Hernán Tellez dado en Comayagua en junio de 156415 ordena ser enterrado en la “Iglesia Mayor”, pero, no hace mención de la Iglesia de La Merced; en cambio a partir del testamento de Alonso Rodríguez en 1574 sí ya son más claros al ordenar su enterramiento y ordenar misas por el eterno descanso de su alma en la iglesia mayor y en la iglesia de Nuestra Señora de La Merced16. El lector puede, en apéndice documental leer extractos de testamentos que más claramente hacen la diferencia entre la iglesia mayor o catedral y la iglesia de La Merced.

10Creemos pues que con estos dos tipos de documentos oficiales, y particulares hay que descartar por completo la vieja tradición de que la iglesia de La Merced sirvió de catedral por espacio de 150 años hasta que se construyó la actual y dejar bien sentado que la actual, catedral, desde el momento de su erección en el último cuarto del siglo XVI estuvo en el sitio en que actualmente se encuentra sólo que como ya dijimos al principio de esta introducción sufrió una serie de ampliaciones, restauraciones, reconstrucciones que algunas perduran hasta nuestros días y otras desaparecieron para dar paso a nuevas ampliaciones o reconstrucciones que a veces fueron totales.

11

Catedral de Comayagua
Catedral de Comayagua

Aspectos artísticos

12Después la introducción histórica de la Catedral de Comayagua, tan necesaria para comprender el por qué, en un templo construido supuestamente a principios del siglo XVIII (por ser la documentación que está más a la mano de los que sobre la catedral han trabajado en el archivo de la ciudad, en el de Centro América de Guatemala o en el de Indias de Sevilla) se encuentran tantos arcaísmos como hacen alusión al referirse a la Catedral de Comayagua, nos adelantaremos en el perfil arquitectónico y artístico y tratar de señalar cuáles son las construcciones de la actual catedral, que aún quedan en pie, a que algunas de ellas se remontan a finales del siglo XVI o principios del siglo XVII.
La portada anexa a la torre y que servía de entrada al antiguo patio de los naranjos, o cementerio aunque no hay documentos que lo afirmen debió ser construido durante el episcopado de Fray Gaspar de Andrada (1589 a 1611), único obispo de la orden de San Francisco que llega a Comayagua, en una época en que corresponde exactamente al estilo arquitectónico en que está construida esta portada y que consiste en un lienzo de muro de más de una vara de grosor hecho de cantería y ladrillo; al centro una puerta de arco de medio punto formada por dos altas pilastras con impostas; una corniza horizontal sirve de remate a esta portada sobre la cual hay un coronamiento de cornizas, que forman un triángulo en medio del cual se encuentra esculpido en piedra, el emblema de la orden franciscana; tanto la corniza como el remate triangular están adornados con almenas triangulares talladas en cantera, la sola presencia del escudo franciscano y la insistencia de las almenas tan del gusto mexicano en las iglesias estilo fortaleza nos indica que esta construcción debió ser ejecutada en tiempo del Obispo Andrada puesto que él pertenecía a la orden de San Francisco y ni el Obispo anterior ni posterior pertenecieron a esta orden, no hay que olvidar que esta portada y el palacio que el obispo Andrada construyó para su morada a principios del siglo XVII en donde hoy está el palacio Arzobispal, era un edificio de 2 pisos17.

13

Portada anexa a la torre
Portada anexa a la torre

14El cuerpo de la catedral es de planta de cruz latina sin crucero pronunciado formando un rectángulo de “cincuenta varas de largo y veinte de ancho”.

15

La fachada de la catedral
La fachada de la catedral

16Hay diez pilares cruciforme muy corpulentos cubiertos casi a una misma altura por bóvedas de cañón corrido con arcos fajones apiados sobre pilares que arrancan de los capiteles de los pilares cruciformes dejan pasar la luz del exterior que entra por las diez ventanas laterales a la nave central; el cuerpo de la iglesia es más bajo que la fachada, sus bóvedas de cañón corrido están coronadas en la parte posterior por tres cúpulas esféricas; la central más grande y más alta que las otras dos; está construida sobre una planta de tambor octagonal (con ventanas de arco de medio punto a sus lados) que descansa sobre el cubo del presbiterio, sus estrados están recubiertos de ladrillo esmaltado en color verde y amarillo y rodeada de una artística baranda con típicos remates , sus intradós aún conservan parte de su antigua yesería.

17

Cúpulas de la Catedral
Cúpulas de la Catedral

18Esta cúpula que cubre la capilla mayor fue la reconstruida por el Obispo Pérez Carpintero entre 1704 y 1708 y tiene una altura según él mismo la describe de “26 varas, las dos naves laterales tienen una altura de 15 varas y la nave central 18” y es por eso que a veces da la sensación de ser un templo de planta de salón. La solución de que los arcos torales de los cañones descansan sobre pilares que alojándose en las enjutas de las arcadas, surgen como continuación de los fustes de los pilares, nos recuerda a Diego de Siloé en la catedral de Granada España, sólo que aquí en Comayagua les falta a los pilares las cornizas y entablamentos tan característicos en las construcciones de este maestro, pero que en el caso de Comayagua permite que los arcos se eleven hasta las mismas bóvedas lo que hace de la catedral de Comayagua en este sentido caso único en Centro América. Cinco grandes ventanas con arco de medio punto de cada lado dan al interior del templo la claridad suficiente para convertirlo sino en el más claro, en uno de los más ventilados templos de América; cada vano de ventana está enmarcado con pilastras y frontón recto lo que hace darle a los cuerpos laterales de la catedral ese aspecto arcaizante que presenta toda la construcción inclusive su corniza, adornada de pináculos triangulares tan del gusto herreriano; las ventanas del lado de la calle presentan diferente tipo de decoración, esto se debe en parte a que este sector de la catedral fue el más dañado en el terremoto de 1774 y que al ser reconstruida algunas de ellas hayan sufrido alteración en la decoración que a simple vista pasa desapercibida.

19

Las ventanas del lado de la calle
Las ventanas del lado de la calle

20Sobre la puerta principal se encuentra actualmente en un improvisado coro el órgano que fuera el orgullo de la catedral y que formaba parte del antiguo coro rodeado de elegantes sillones que según la documentación que de la catedral hemos consultado originalmente, fue una sillería barroca “perfilada de oro18 ” y después del terremoto de 1774 fue sustituida por una nueva de estilo neoclásico: destruida ésta en un intento de darle a la nave central más amplitud en la década de 1930. Al lado del evangelio, se encuentra la sacristía de bóveda de cañón corrido sin cúpula y testero plano y el sagrario con cúpula esférica y linternilla similares a las que coronan las dos cúpulas laterales de la catedral que tiene “18 varas de altura”; estas dos construcciones forman como un aparte del cuerpo de la iglesia así como el palacio de la sala Capitular en la parte de atrás de la catedral; el intradós de las bóvedas tanto del sagrario como de la sacristía, están totalmente recubiertas de bajorrelieve de flores y estrellas poliformas, todas ellas enmarcadas en recuadros iguales, característica geométrica más del bajo renacimiento que del Barroco del siglo XVII y trabajadas sin mucho relieve, lo que da la impresión de ser trabajos ejecutados en madera; en el Sagrario que es casi un anexo y que tiene magníficas proporciones, el árbol de palma y el sol son usados nuevamente como motivo para decorar el intradós de la cúpula; según Pal Kelemen en su Barroco y Rococó en América Latina, estos motivos no han sido encontrados en ningún otro lugar de América. El sol del centro es bastante raro. Impresiona sobremanera los ángeles que están en las pechinas y que son copia de esas criaturas inanimadas que se ven en los cielos de los cuadros bizantinos, por la rigidez que presentan.
Las tres portadas que posee la catedral presentan características que nos hace suponer fueron construidas en diferentes épocas, la más antigua es la que da al patio de los naranjos, con columnas toscanas lisas tanto en el primero como en el segundo cuerpo y que denotan las mismas características de haber sido construidas en la misma época en que se construyó la portada del sagrario (1656-65), la fachada principal o de los pies fue lo último en construirse en la catedral, según la describe el Obispo Pérez Carpintero, “de 22 varas de frente y 2.5 de alto”, aunque su organización corresponde al estilo renacentista, tal vez por haber sido concebida en una época anterior, su decoración ya es barroca del siglo XVIII. Consta de tres cuerpos y un remate; en el primer cuerpo se alza un alto arco de tímpano rehundido con puerta de medio punto; a los lados cuatro columnas lisas que en el centro llevan diferentes signos religiosos, tanto los capiteles de las columnas del primero como el segundo cuerpo están trabajados en una forma de diseño original; en la clave del arco, palmas y ángeles que sostienen un escudo; a los lados dos nichos con estatuas cuyos nombres corresponden a San Agustín y San Jerónimo. La combinación de las palmas y las uvas eucarísticas en este primer cuerpo tienen un carácter único en Hispanoamérica, pues no se ha encontrado en ninguna otra catedral esta combinación decorativa. El segundo cuerpo (está dividido igual que el primero y el tercer cuerpo en tres calles limitadas por columnas del mismo estilo que las del anterior, sólo que éstas son más cortas en sus fustes, como Bonet Correa en su estudio sobre las iglesias barrocas de Guatemala señala y llevan diferentes signos religiosos en el centro de las cuales, completan con los cuatro de abajo, los ocho símbolos de la Inmaculada Concepción, la palma, la torre, la puerta del ciclo, el cedro, el espejo, el pozo, el templo salomónico y la fuente. Esta particularidad confiere a la catedral de Comayagua un carácter de sumó interés, pues es rarísimo encontrar estos símbolos en la decoración de las fachadas de los demás templos de América, sin embargo no hay que olvidar que la fachada fue concebida como una exaltación a la Concepción de María que señorea en el tercer cuerpo de la calle central acompañada de San José y San Juan Evangelista, ambos testigos de la Concepción Inmaculada de María, por eso San José lleva de su mano al Niño Jesús, mientras que San Juan lleva de la mano el testimonio escrito que dejó el nuevo testamento. En el tramo central de este segundo cuerpo se encuentra una ventana circular, enmarcada en un rectángulo altamente original y que es igual a los rectángulos que custodian los nichos del primero y segundo cuerpo, este marco fue hecho para relacionar el primero con el segundo cuerpo y está adornado con seis rosetones finamente trabajados completando con los doce rosetones de las calles laterales el número de 18 que representa a los 18 pueblos indígenas tributarios que trabajaron en la construcción de la catedral.
El tercer cuerpo es mucho más pequeño que los anteriores, pero al igual que los otros, está limitado por cuatro columnas que también lo separan en tres calles, teniendo en los tramos laterales medallones rodeados de ramazones simples que ostentan en el centro la figura de estilizadas palmeras, que dan la impresión de haber sido ejecutadas en una época anterior. La parte central está cuajada de flores de pétalos estallantes perfectamente ordenados en cuadros iguales, que rodean los 3 nichos centrales, donde se encuentra la Inmaculada, San José y San Juan. Este cuerpo se conecta con el anterior por un ancho friso que al decir de unos es una conjunción de serpientes de origen mayoide, por lo menos así lo sugiere Martín H. Soria ab. cit. El cuarto y último cuerpo o sea el remate, está dividido en tres partes por dos columnas, cuyos tramos laterales ostentan una única ramazón que los atraviesa de arriba a abajo; en el tramo central aparecen dos medallones simples que guardan una hornacina con un Cristo con vestiduras pontificales, con la mano extendida bendice la ciudad.
Toda la fachada adquiere gran plasticidad al ser recortada por los graciosos movimientos de una corniza que proyecta un finísimo toque de sombra a toda la fachada, que tiene además, un contraste muy marcado entre las limpias paredes de su maciza y única torre con el resto de imafronte, que es tan elaborada. La torre campanario está echada hacia enfrente de la fachada. Es notable y completamente diferente la composición de esta fachada a la solución fachada campanario del resto de Centro América, comentados sobre todo en Antigua Guatemala por Angulo Iñiguez, Markman, Luis Luján Muñoz, Antonio Bonet Correa, Pal Kelemen, etc. pues al adelantarse la torre, forma una escuadra y así delimita de esta manera la profundidad del atrio. La torre consta de cuatro cubos donde se encuentran repartidas veinte ventanas, siendo las del último cuerpo más largas en donde se encuentran colocadas ocho campanas. Según González Galván esta torre campanario es la única que existe en Centro América que pueda clasificarse de eso, pues difiere grandemente con el resto de torres campanarios de Centro América “pues ésta, al estar compuesta de dos cuerpos de campanas en cuyos lados llevan una doble hilera de ventanas de arco de medio punto con un total de 16 ventanas para campanas (caso que no se encuentra en ningún otro templo de Centro América), hacen de esta torre un gigante que fue concebido para hendir las alturas, pero que por las circunstancias císmicas de Centro América o por haberse construido la fachada principal adosada a él en proporciones mayores de los que estaba planificada la torre, se queda como un gigante al cual se le ha cercenado parte de su cuerpo19”. En la base de la torre, en su interior, hay una pequeña capilla con un nicho a cuyos lados se encuentran dos pilastras que sostienen una corniza recta y su remate triangular que denota una ejecución muy anterior a la del resto de la construcción; por la parte de atrás de este primer cuerpo se encuentra una ventana geminada tan clásica de las construcciones de final del siglo XVI en el resto de América; en el tercer cuerpo da la torre y en medio de ventana de arco de medio punto se encuentra la carátula de un reloj que según la tradición se encontraba en la alhambra de Granada y que fue un obsequio Regio, de ser esto cierto este reloj se convertiría en uno de los relojes en funcionamiento más antiguo, que hoy existen en el mundo.
La torre está coronada por una cúpula esférica revestida de ladrillo esmaltado en color verde y amarillo, iguales ladrillos se siguen por debajo de la corniza dándole un suave contraste cromático al blanco puro de sus paredes. Desconocemos quiénes hicieron los planos de la catedral y quiénes fueron sus primeros constructores, a fines del siglo XVIII aparecen trabajando el maestro albañil Félix Cordero y Benito Quiñónez y los oficiales Francisco Cáceres, Francisco de la Rosa, Apolinario Ramos, Florencio Rojas, José Bardales20.
El material usado en la construcción de la catedral de Comayagua fue el ladrillo cocido y la piedra de canto aglutinados estos materiales con mezcla de cal; de piedra sillada es todo el lado izquierdo que forma un anexo de la fachada, que a la vez sirve de contrafuerte sin dar esa impresión y que está rematado por un pináculo con una gran bola de argamasa.
El enladrillado primitivo de sus pisos era igual al que cubre la cúpula o sea ladrillo esmaltado en verde y amarillo y toda la decoración tanto interior como exterior están ejecutados en estuco, ya que este material da mayores facilidades para el manejo, y el modelaje de los escudos, de los ángeles, de las estrellas poliformes, de las ramazones y de los santos en sus hornacinas.
La decoración interior de la catedral estaba completada por una serie de esculturas y pinturas, todas ellas de estilo barroco; de los 15 grandes retablos que adornaban el interior de la catedral han llegado hasta nuestros días 4 que se conservan en magnífico estado.

El Retablo Mayor

21Es el más grande de los retablos construidos en Honduras, es un retablo cuyo trabajo de ensambladura es de principios del siglo XVIII con imágenes que datan de cien años atrás; todo el retablo llena por completo el ábside de la iglesia. Es de talla dorada organizado con veinte columnas salomónicas pareadas así: ocho en el primer cuerpo, ocho en el segundo y cuatro en el remate; los fustes de los cuatro pares de columnas del primer cuerpo tienen dos diferentes clases de adornos, en el tercio inferior tres superposiciones de hojas de acento y los dos tercios superiores están cubiertos de parras. El alquitrabe y el friso son muy originales, una corniza quebrada adornada de una serie de pequeñas piñas separa el primero del segundo cuerpo, en los nichos laterales de este cuerpo se encuentran las imágenes de San Pedro y San Pablo que según documentación son obras de Francisco de Ocampo21.

22

El retablo mayor
El retablo mayor

23Al centro, un alto sitial de plata tallado en estilo neoclásico y que seguramente no es el que hizo el obispo Guadalupe López y Portillo por el año 1735 junto con el frontal de altar que todo es de plata blanca y dorada y que lleva los escudos del Obispo Guadalupe. El sitial que construido en Guatemala en el año de 1808 a un costo de 2.752 pesos medio real22.

24El segundo cuerpo igual que el primero tiene cuatro pares de columnas, sólo que éstas tienen diferentes tallas en sus fustes, y los capiteles son corintios, tres imágenes llenan los nichos en este cuerpo: San José y San Juan a los lados y al centro la bellísima imagen de la Inmaculada Concepción obra de Francisco de Ocampo y que fuera obsequiada junto con ocho imágenes más para el templo catedralicio de Valladolid de Comayagua por Felipe III el año de 162023. Don Diego Angulo Iñíquez y don Enrique Marco Dorta se han ocupado largamente sobre estas imágenes, haciendo las respectivas comparaciones con las que existen en Sevilla.

25El tercer cuerpo o remate está ocupado por otras tres imágenes, que en sus nichos difieren de los del primero y segundo cuerpo, pues aquí son un poco más pequeños y más sencillos y están guardados a su vez por dos pares de columnas restantes que custodian un nicho central, las cuatro columnas de este tramo parecieran denotar una época anterior, dos anillos dividen sus fustes en tres partes, el tercio Inferior con estrillas en espiral, el tercio medio con un helicoide de tres vueltas y el tercio superior ton estrillas verticales, y más parecen esas columnas candelabro que usó el plateresco mexicano en el siglo anterior. Un padre eterno, sirve de remate al nicho central. Podría pensarse que esta talla por su composición fue parte del retablo enviado de España en 1620 pues en el contrato de este retablo dice bien claro que lleva en el remate una talla de Dios Padre, y es probable que al destruirse éste, la talla del Padre Eterno se haya empleado para coronar el nuevo retablo. El retablo anterior a que me refiero fue ejecutado por el maestro sevillano Diego López Bueno a un costo de 5859 reales 34 maravedíes24. Todo el retablo está concebido igual que la fachada como una exaltación a la Inmaculada Concepción, por lo menos la iconografía así nos lo hace suponer. En la calle central, en el remate, el Dios Padre, bajo de él, Santa Ana, madre de María que ocupa el nicho inferior. María concibió a Cristo que se quedó en la tierra en forma de Eucaristía y de allí que a los pies de la Inmaculada esté el manifestador en cuyo centro se encuentra un Cristo Crucificado. El resto de las imágenes son también testimonios de la idea concepcionista; así San Pedro y San Pablo son la autoridad de la Iglesia, San Juan precursor y San José testigos y contemporáneos de la presencia terrenal de Cristo, concebido sin pecado original y las otras dos imágenes representan obispos continuadores del Dogma Mariano.

26

La plata dorada
La plata dorada

27Un marco de hojas planas en una hilera en zigzag da la vuelta al retablo; en el año de 1703 según informe del Obispo Pérez Carpintero se labró este retablo en blanco a un costo de 1550 pesos, faltándole únicamente el dorado25.
h4. Retablo del Señor de Salamé
También de principios del siglo XVIII fue dedicado al Cristo de policromía morena, que lleva ese nombre (una degeneración del nombre antiguo Cristo de Salameda, nombre con que aparece en varios documentos del archivo eclesiástico de Comayagua).

28

El retablo mayor
El retablo mayor

29El retablo está construido con los mismos elementos del altar mayor, lo que hace suponer es de manufactura comayagüense con ocho columnas salomónicas, cuatro en el primer cuerpo y cuatro en el segundo; cuatro tableros con pintura de la pasión ocupan las calles laterales y en la calle central dos grandes nichos; el del primer cuerpo, es en forma de cruz y da cabida a la imagen del Cristo que Andrés de Ocampo ejecutara en 1620 a un costo de 1572tostones26, incluyendo los 360 reales que cobró el pintor Antonio Pérez por el encarnado de la imagen.

Pintura del retablo de Salame
Pintura del retablo de Salame

30En el nicho superior una imagen de la Dolorosa ricamente estofada y tallada en tamaño natural; sirve de remate la pintura de un Divino Rostro y nuevamente en este cuerpo otras columnas candelabro. Sobre el retablo hay tres pinturas con sus marcos dorados y unas tallas en relieve de la pasión que completan este conjunto por el lado del evangelio.

Retablo del Sagrario

31Con pinturas, en lugar de estatuas, es, a mi parecer, el inspirador del resto de los retablos de la catedral, debe de tratarse del retablo que se hizo en 1677 y que según informa el cabildo catedralicio de Comayagua se hizo con la tercera parte de la vacante del Obispo Juan Merlo27.
Este retablo presenta características muy especiales en el tallado de sus columnas como las estrillas aperladas clásicas de los retablos que en esta primera mitad del siglo XVII se usaron en Centro América. La ingenuidad de los evangelistas que adornan el tabernáculo son una muestra fehaciente del tipo de talla de principios de la segunda mitad del siglo XVII, en el tabernáculo se encuentra otra de las inmaculadas concepciones esculpidas por Francisco de Ocampo, el resto del retablo está adornado por ocho tableros pintados con escenas de la vida de la Virgen firmados por Álvarez, notablemente influenciado por la pintura sevillana de principios del siglo XVII. El árbol genealógico de Jesús es de gran tamaño y no es falto de calidad en la composición de sus figuras; otras pinturas que estaban en la catedral han sido trasladadas recientemente para el museo religioso de la ciudad, entre ellas se destacan las pintadas por Blas de Mesa en el año 1724 y sobre todo, el San José del pintor indígena hondureño José Miguel Gómez firmado y fechado en 1778; al respecto de este pintor dice Pal Kelemen que tiene marcada tendencia por la escuela cusqueña, pues emplea como los maestros qusqueños, el oro directamente aplicado al lienzo. Las pinturas de Gómez evocan las esculturas sevillanas con todo el esplendor del barroco y estofados, que más parecen esculturas trasladadas al lienzo, que propiamente pinturas. El oro invade los lienzos, cubiertos de pequeñas flores doradas, los mantos, las vestiduras, los nimbos y los resplandores. La pintura del niño Jesús bajo el tornavoz del púlpito y que representaba como lo habían encontrado sus padres predicando en el templo, también se encuentran en el museo. Una característica muy especial que denota una escuela local es el de las pinturas de San José que se encuentra tanto en catedral como en el museo y en algunas casas particulares, por presentar la peculiaridad de que tanto el San José como el Niño Jesús tienen en sus cabezas grandes coronas imperiales, probablemente esto sea una solución dada a una Bula Papal llegada a Comayagua en 1775, por la que se declaraba a San José Patriarca de América.
A principios del siglo XIX la catedral de Comayagua sufrió una serie de restauraciones que se hicieron necesarias después de los terremotos de 1804 y 1808 haciéndole algunos aumentos principales en lo referente al ornato28. Probablemente estos fueron algunos de los últimos arreglos que se hicieron en la catedral, además del cortinaje de damasco y tafetán que en 1812 consumió una cantidad de doscientos cincuenta y seis pesos dos reales y que fueron comprados a Manuela Arriaga y al sastre Vasilio Montes. El 1ibro de fábrica de catedral termina ese año y es por eso que no podemos saber pues no poseemos más datos, si durante el resto del siglo XIX se hicieron otros gastos, con excepción del nuevo órgano que en 1855 enviara desde Londres don León Alvarado.

Notas de pie de página

321 Archivo General de Indias, (AGI), Legajo Guatemala No. 8; Cartas escritas a S.M. por el Obispo de Honduras, 1547-1570

332 Informe de lo acaecido en Valladolid de Comayagua, el año de 1610 en que a causa de una gran tempestad de viento y agua que hubo, se cayeron muchas casas y torres de ellas, se abrieron las paredes de la capilla Real de la iglesia Catedral.

343 AGI, Contaduría Legajo 988. Cuentas de lo gastado por esta Caja Real de Comayagua en la fábrica material de la Catedral, 1603.

354 Ibíd.

365 AGI Guatemala Legajo 167 ; Ayuda de dos mil Ducados para el repaso de la capilla mayor de la Catedral de Valladolid de Comayagua, por una sola vez. 1615

376 AGI Guatemala Legajo 4 y 365 ; El Obispado de Honduras solicita los diezmos de los productos de Castilla que los indios no pagan. 1656.

387 Ibíd.

398 AGI. Guatemala Legajo 47 ; El Obispo Monzón solicita la vacante del Obispo Merlo de la Fuente, 1675.

409 AGI. Guatemala Legajo 903-907 ; Cartas e informes del Obispo de Honduras, sobre lo gastado en la fábrica material de la catedral, según informe del 10 de octubre de 1685 de los jueces oficiales de la Real Hacienda.

4110 AGI., Guatemala Legajo 220 ; Relación de Méritos de don Antonio Ortega de la Cueva “quien ha contribuido con crecidas sumas de dinero para la reconstrucción de la Catedral, prometiéndose el costo de la capilla del Rosario, con cargo de que se le conceda el Patronato de ella. 1684.

4211 AGI, Guatemala Legajo 212 ; Prebenda dada al cura de Gracias a Dios, don Juan Antonio de Pineda, año de 1682.

4312 AGI. Guatemala Legajo 47 ; Cartas del Obispo de Honduras, informando a Su Majestad de lo gastado en la fábrica material de su iglesia, 1682-1691.

4413 AGI. Guatemala Legajo 363-364 ; Cartas a Su Majestad del Obispo Pérez Carpintero, informando sobre su catedral, 1700-1715.

4514 AGI. Guatemala Legajo 363 ; El Cabildo Catedralicio de Valladolid de Comayagua, informa sobre su Obispo y su iglesia catedral, 1711.

4615 AGI. Guatemala Legajo 202-213 ; Testamento de Hernán Tellez, dado en Valladolid de Comayagua el año de 1564.

4716 AGI, Contratación Legajo No. 473. Testamento de Alonso Rodríguez, natural de Pavia, Reino de Asturias, dado en Valladolid de Comayagua, 1574.

4817 Archivo General de Centro América, (AGCA) A1.11.32. Leg. 125 Mortual del Obispo D. Fray Gaspar de Andrada, 1613.

4918 AGI, Guatemala Legajo 364 ; Cartas a su Majestad escritas por el Obispo de Honduras, 1700-1715..

5019 Manuel González Galván, “De Guatemala a Nicaragua”. (México 1957).

51fn20.José Reina Valenzuela, “Comayagua Antañona”. (Tegucigalpa, Honduras : Imprenta La República, 1968).

5221 AGI, Contratación Legajo 3309 ; Pago a Francisco de Ocampo por la hechura de unas imágenes para el templo catedralicio de Valladolid de Comayagua. 1620.

5322 AGI, Guatemala Legajo 824 ; Cuentas de fábrica de la Santa Iglesia Catedral de Comayagua. 1793-1808.

5423 AGI, Libro de asientos de Contratación. Legajo 3309 ; Cartas de Pago a Francisco de Ocampo, por dos tabernáculos con dos imágenes de la Limpia Concepción y tres santos más. 1620.

5524 AGI, Libro de asientos de Contratación, Legajo 3309 ; Pagos al maestro Diego López Bueno, por la construcción de un retablo para la catedral de Valladolid de Comayagua. 1620.

5625 AGCA, A1.11.29 Leg. 138. Exp. 1527 ; Carta del Obispo de Valladolid de Comayagua Fray Juan Pérez Carpintero, sobre la construcción del retablo mayor de la Catedral, año 1703.

5726 AGI, Libros de Asientos de Contratación, Legajo 3309 ; Pagos hechos a Andrés de Ocampo y Antonio Pérez por la hechura y pintura de un Cristo Crucificado, 1620.

5827 AGI, Guatemala Legajo 47 ; El Obispo Monzón solicita la vacante del Obispo Merlo de la Fuente. 1675.

5928 Archivo Eclesiástico de Comayagua. Libro de disposiciones de la Santa Catedral de Comayagua, 1840.

60

Para citar este artículo :

Mario Felipe Martínez Castillo, « Catedral de Comayagua », Boletín AFEHC N°35, publicado el 04 abril 2008, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=1876

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.