Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.33.183', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : DÍEZ NAVARRO Y ALBURQUERQUE, Luis : DÍEZ NAVARRO Y ALBURQUERQUE, Luis

Ficha n° 1888

Creada: 21 abril 2008
Editada: 21 abril 2008
Modificada: 10 noviembre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 9
Total de visitas : 6010 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

DÍEZ NAVARRO Y ALBURQUERQUE, Luis

Uno de los ingenieros militares y quizás uno de los mas talentuoso que los Borbones mandaron a América.
Palabras claves :
Arquitecto, Ingeniero, Gobernador
Cargo o principal ocupación:
Arquitecto militar (1741-1776), Gobernador interino de Costa Rica, de 1748-1750.
Casó:

1El 23 de enero de 1742 en la Ciudad de México con Bernarda de Torres y Vergara y Cuevas(1723-1758). Se caso en segunda nupcias en 1770 en Santiago de Guatemala con Luisa Antonia de Esplugas Sigarán (1712- 1777), h.l. de Francisco Ponciano de Esplugas y Gertrudis de Sigarán de la Fuente casados 11 de noviembre de 1708 en Santiago de Guatemala.

Nació:
En 1699 en Málaga
Murió:
11 de abril de 1780 en la Ciudad de Guatemala
Padres:

1Agustín Díez Navarro y Jerónima Alburquerque

Resumen:

1A lo largo del siglo XVIII la nueva dinastía de Borbón fomentó la edificación de fortificaciones permanentes con el fin de proteger los puertos caribeños de sus enemigos (ingleses, piratas, contrabandistas…). Este cambio explica la presencia en el Reino de Guatemala de numerosos ingenieros militares formados en España: José María Alexandre, José Firmino, Simón Desnaux y, quizás el más destacado, el ingeniero Luis Díez Navarro, quien llegó a Guatemala a principios de 1742 procedente de México. Es posible que su llegada haya sido preparada por la familia Juarros, porque a la hora de morir Domingo Juarros asienta en su testamento que goza de una capellanía de 1000 pesos, que obtuvo de su hermano Tomás y que había sido fundada por Juan Ignacio Díez Navarro, hijo de Luis y de su primera esposa Bernarda de Torres y Vergara y Cuevas. De la familia de Luis Díez Navarro se sabe por otra fuente que hubo por lo menos cuatro hijos: Manuel, José Melchor, Juan Ignacio y por fín Luis Antonio hijo natural que tuvo con Ambrosia Bonilla Saénz. Tuvo tambien dos hijas con su primera esposa: María Isabel y Margarita.

2De su periodo español se sabe muy poco: Horacio Capel Sáez dice que era soldado de artillería en 1717, que ingresó en el cuerpo de ingenieros en 1720, que fue discípulo del ingeniero Sala y Jorge Luján Muñoz en la Historia General de Guatemala menciona que trabajó en la ciudadela de Barcelona y en las fortificaciones de Cádiz (1727-1730). Era entonces alférez de Granaderos del regimiento de la Soya en Málaga.

3Salió a América para ocuparse de la reparación del puerto de Veracruz y pasó a la ciudad de México donde tomó a su cargo las obras del nuevo edificio de la Casa de la Moneda. Volvió a trabajar en las fortificaciones de Veracruz (1736-1737 y 1739-1740). Levantó el Santuario de la Villa de Guadalupe. Mas tarde realizó labores de limpieza de los ríos en las afueras de la ciudad de México mejorando el desagüe del Valle. Quiso ensayar nuevos tipos de construcciones liberándose por lo tanto de las consabidas plantas de salón o de “cajón”. En la destruida Iglesia de Santa Brígida (1740-1744) implementó una planta de tendencia oval.

4En Guatemala recorrió toda la Costa atlántica – era Visitador General de las Fortificaciones del Reino de Guatemala entre 1743 y 1745 – y realizó el único estudio serio para su defensa efectuado hasta entonces. Inspeccionó todos los fuertes: por ejemplo, en 1744 visitó el Castillo de San Felipe y lo describió como una pequeña fortificación maltratada, de figura cuadrilonga por un lado y por el otro circular. De acuerdo con su guarnición y armamento se consideró casi indefenso. Sobre todo, adquirió la convicción de que los ingleses podían ser repelidos si se levantaba un fuerte idóneo en la Bahía de Omoa. Desde el lado estratégico militar su elección se podría entender, ya que el lugar era adecuado para combatir al contrabando y permitía el ingreso de barcos de gran calado, pero económicamente resultó ser un desastre. Los sacrificios que implicó la construcción eran enormes: la piedra se trajo de muy lejos y la mano de obra era tan escasa que hubo necesidad de llevar esclavos negros, que se compraron a los ingleses en Jamaica. En 1756 se terminó un costoso camino, trazado por Díez de Navarro, que vinculaba Guatemala con Omoa pasando por Chiquimula de la Sierra y San Pedro Sula. Más tarde elaboró un mapa del Golfo de Matina hasta el Santo Tomás, tareas absorbentes que implicaban una complexión fuerte y buena resistencia al clima tropical.

5Era comandante del Fuerte de Omoa cuando Alonso Fernández de Heredia lo nombro Gobernador interino de Costa Rica el 22 de noviembre de 1747 cargo que asumió hasta el 14 de marzo de 1750.

6Entre 1755 y 1759 es probable que se haya dedicado principalmente a las obras públicas, en particular a la construcción del Real Palacio de la capital del Reino. Perdió su esposa en abril de 1758. En 1768 estaba al servicio del Capitán General Pedro de Salazar para construir la fábrica y molino de la pólvora, fuera de la capital, en el sitio conocido como el Cabrejo.

7Si la vida profesional del arquitecto es bastante bien conocida poco se sabe del entorno social y económico. Sabemos que era dueño, por lo menos, de una casa en Santiago que arrendaba 150 pesos por año en 1772 al comerciante Francisco Carbonell.

8Durante el año de 1773, el arquitecto vivió los violentos terremotos que destruyeron Santiago Guatemala. Los daños fueron tan importantes que las autoridades locales se convencieron de que valía la pena mudar la capital de sitio para reconstruirla en otro lugar. Se atribuyó entonces a Díez de Navarro la responsabilidad de dibujar los planos de la futura ciudad. Jorge Luján Muñoz pone en duda que él personalmente lo haya ejecutado por su edad avanzada – tenía 75 años – y sobre todo por su mala salud – era casi ciego. Sostiene que su hijo Manuel, siguiendo las indicaciones de su padre, lo pudo haber hecho junto con un amigo de la familia, Joaquín Carbajal, nombrado sobrestante a propuesta de Díez Navarro.

9De todos modos, el primer borrador se terminó el primero de marzo de 1776 cuando la ciudad estaba ya levantándose. Según Sydney D. Markman, el arquitecto de la corte Francisco Sabatini vio el proyecto y pidió cambios importantes más conforme a las normas y al gusto en vigor entonces en España. De hecho, Díez de Navarro perdió su puesto a favor de Marcos Ibáñez, el cual presentó un nuevo plano en 1778 pero, se admite, que al final de cuentas el proyecto de Ibáñez no cambió fundamentalmente el de Díez de Navarro.

10Luis Díez de Navarro firmó también en 1775 un plano de la iglesia y del convento de Santa Clara (parece que trabajaba entonces junto con el arquitecto fray Juan José de la Fuente), pero si la construcción se hizo siguiendo sus planos lo cierto es que la obra avanzó muy lentamente y las monjas solamente pudieron alojarse en el convento en 1795 sin que la iglesia estuviese levantada.

11Poco después de 1776 se acabó la vida un hombre que fue un militar de carrera (capitán en 1749, teniente coronel en 1752, brigadier en 1756) y, sin duda alguna, un arquitecto de talento.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.