Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.19.6', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Nombramiento de sargento mayor. : Nombramiento de sargento mayor.

Ficha n° 1922

Creada: 06 junio 2008
Editada: 06 junio 2008
Modificada: 06 junio 2008

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 160 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Nombramiento de sargento mayor.

«Título de Sargento Mayor de la gente que va a la facción de las Islas de Roatán, Maza y Utila, Don Juan Ordóñez de Romana, con sueldo de 40 pesos cada mes.»
Palabras claves :
Roatán. Nombramiento. Sargento Mayor.
Autor:
Juan Ordóñez Romana
Ubicación:
Archivo General de Centroamérica. Ciudad de Guatemala
Fecha:
1647
Paginas:
54 - 55
Texto íntegral:

1«En la ciudad de Santiago de Guatemala en diez días del mes de mayo de mil y seiscientos y cuarenta y siete años, su señoría el señor licenciado don Diego de Avendaño, del Consejo de Su Majestad, Presidente de esta Real Audiencia, Gobernador y Capitán en su distrito. Dijo que por cuanto su señoría ha tenido avisos de que en las Islas de Roatán, Maza y Utila, de la costa de Honduras, asiste el enemigo corsario con ochenta y cinco hombres y algunas embarcaciones de las cuales una tiene cuatro piezas y cuatro pedreros. Y que en dichas islas están algunos indios que sustentan y siembran para dicho enemigo, por haber dejado catorce o diez y seis los vecinos de Trujillo cuando, por mandado de su señoría, se sacaron de las islas de la Guanaja al pie de setecientas almas a tiempo que volviendo el corsario mulato Da Aguillo que estaba apoderado de ellas, quedó burlado, con que jamás volvió a aquellas costas y los enemigos que están en la dicha isla de Roatán están pirateando, entrando y saliendo como en su casa propia, de donde por dos veces, de poco tiempo a esta parte, han entrado en Trujillo y hecho mala guerra sin guardar cuartel; matando a sangre fría a algunas personas y llevándose algunas mujeres, que aunque las volvieron están publicando han de matar toda la gente y llevarse los niños y mujeres. Y porque tratando del remedio que semejantes osadías piden se han hecho diferentes juntas en las cuales las personas a cuyo cargo vinieron de los Reinos de Castilla las dos naos que están en el golfo, se obligaron a que desalojarían al dicho enemigo y sacarían los dichos indios de las dichas islas de Roatán, Maza y Utila a la vuelta de su viaje, pasando por allí, respecto de que habían de hacer escala en Trujillo por haberse intentado antes de lo susodicho fuese una de dichas naos al efecto y haber representado los daños que hacían y enviarla, así por el riesgo que tenía de perderse, por los vientos contrarios que en aquella sazón corrían, como porque cesarían en la carga que estaba recibiendo, y otras causas que se refieren en dichas Juntas, y después han representado la poca gente que estas naos tienen, y que sin ella se aventuraba la facción por estar los dichos enemigos cada una con tres bocas de fuego, pidiéndoseles diesen sesenta hombres en una compañía que se conduzca en esta dicha ciudad, y otros veinte que bajasen de Comayagua con el maese de campo Baltasar de la Cruz, gobernador y capitán general de aquella provincia y por Juntas de Guerra, que en esta razón se hicieron, se resolvió que las dichas dos naos, a la vuelta de su viaje para los dichos Reinos de Castilla, fuesen a esta facción a orden del dicho maese de campo Baltasar de la Cruz. Y que el susodicho haya de aguardar en el puerto de Caballos, que es paso, con veinte soldados y que allí disponga, como tan gran soldado, lo que le pareciere y que se embarcase con ellos y la compañía de los sesenta hombres pagados; que de esta dicha ciudad de Guatemala se había de despachar, resolviendo en todo el modo más a propósito y conveniente para que se consiguiese el efecto que se pretendía. Después de lo cual, las dichas personas a cuyo cargo vienen dichas naos presentaron, ante Su Señoría, petición por la cual alegaron ciertas cosas tocantes a esta materia y ofrecieron, para esta facción, dos mil pesos y lo demás que en dicha petición se refiere, lo cual se remitió a Junta de Guerra y de Hacienda, donde se resolvió se continuase en levantar dicha compañía [fol. 55] de sesenta hombres pagados y se enviase a que el dicho gobernador y capitán general de la dicha provincia de Honduras bajase al dicho puerto de Caballos con los veinte soldados más, que había de conducir en ella para que embarcándose en dichas naos fuese e hiciese el castigo de dichos enemigos y sacase los indios de dichas islas de Roatán, Maza y Utila; y se aceptó el ofrecimiento que por dicha petición hicieron dichas personas, de dos mil pesos para ayuda a la costa y paga de dicha compañía. Y habiéndose hallado en dichas Juntas Martín de Arvide, que es una de las personas a cuyo cargo vienen dichas naos y dueño de una de ellas, ofreció dar a los dichos soldados, que han de ir de esta dicha ciudad, el sustento necesario desde que llegasen a Las Bodegas hasta acabada la dicha facción; y vuelta a ellas con más la pólvora, cuerda, balas y demás pertrechos necesarios para todo el tiempo que durase lo susodicho, y así mismo que para la vuelta, desde el dicho puerto de Trujillo a dichas Bodegas, fletando por su cuenta fragata u otra embarcación en que volviesen, con que se le diese nombramiento de capitán de la dicha compañía y con que por ausencia o muerte u otro impedimento del dicho maese de Campo Baltasar de la Cruz pudiese el hacer dicha facción, castigando y desalojando al dicho enemigo, y sacando a tierra firme los indios de dichas islas, tajándoles y quemándoles sus casas y sementeras; y se aceptó dicho ofrecimiento y fue nombrado por capitán de la dicha compañía de sesenta soldados que se están conduciendo para dicha facción. Y por que para ello y su mejor efecto conviene, y es necesario, crear y nombrar persona de toda satisfacción, vigilancia y cuidado para que use y ejerza el cargo de Sargento Mayor, y atendiendo a que en la del alférez don Juan Ordóñez de Romana concurren las partes, requisitos y calidades necesarias para el uso y ejercicio del dicho cargo de tal sargento mayor, calidad y nobleza de su persona, ya que ha servido a su Majestad en algunas ocasiones en plaza de soldado aventajado, con dos escudos de ventaja, en el presidio de la ciudad y puerto de Cádiz, en los Reinos de Castilla, en la compañía de Infantería Española del capitán Pedro Luque de Alcántara, y que vino sirviendo en ella el año pasado de seiscientos y cuarenta y cuatro en la almiranta de la flota del cargo del general don Martín Carlos de Mencos, caballero de la Orden de Santiago, del Consejo de Guerra y capitán General de la Armada Real del Reino de Nápoles, que vino al puerto de la Veracruz de la Nueva España donde sirvió, con aprobación general, a satisfacción de sus oficiales. Y ha servido, asimismo, en la compañía de Infantería española del capitán don Juan de Avendaño Caja, en plaza de Cabo de guzmanes de ella, por nombramiento del dicho capitán y maese de Campo don Juan de Avendaño, tiempo de dos años poco más o menos, muy honradamente a satisfacción de todos los oficiales y soldados de ella; después de lo cual fue alférez de la dicha compañía del dicho capitán y maese de Campo don Juan de Avendaño Caja, que es la del cuartel de la plaza principal de armas de esta dicha ciudad, en que sirvió con general aprobación y con la vigilancia y cuidado que de su persona y proceder se esperaba, dando de todo muy buena cuenta. En consideración de todo lo cual, su Señoría: Dijo que nombraba y nombró al dicho alférez don Juan Ordóñez de Romana, por tal sargento mayor de la gente de Infantería española, de la Compañía de sesenta soldados que se están conduciendo en esta dicha ciudad de Guatemala, para la facción de que se ha hecho mención, y de los veinte que se han de conducir en la dicha ciudad de Comayagua, de que es capitán el dicho Martín de Arvide, del cual dicho cargo use en forma. Y señalaba y señaló al susodicho cuarenta pesos, en cada mes, de sueldo cada mes. Y mandaba y mandó que enterando en la Real Caja de esta Corte, lo que se le señalase por el servicio de Media Anata y nuevamente acrecido conforme a la real cédula y arancel que lo dispone, se despache título de tal sargento mayor en forma al dicho alférez don Juan Ordóñez de Romana, para la dicha facción. Y así lo proveyó y señaló su señoría.
Ante mí Diego de Escobar.
Despachósele título en forma.»

Fuentes :

AGCA., A1.1, Leg. 212, Exp. 5039