Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.19.6', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : ÁNGEL DE TOLEDO, Manuel : ÁNGEL DE TOLEDO, Manuel

Ficha n° 2036

Creada: 06 octubre 2008
Editada: 06 octubre 2008
Modificada: 11 octubre 2008

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 440 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

ÁNGEL DE TOLEDO, Manuel

El año de 1794 fue decisivo en su carrera, ya que obtuvo el puesto de canónigo penitenciario en el cabildo eclesiástico de la Nueva Capital del Reino de Guatemala.
312
Cargo o principal ocupación:
Canónigo del cabildo eclesiástico de la diócesis de Guatemala (1794-1808)
Nació:
El 19 de junio de 1748 en Santiago de Guatemala
Murió:
El 20 de septiembre de 1808 en la Ciudad de Guatemala
Padres:

1Don Tiburcio Ángel de Toledo, natural de Cádiz (1717- 1777) y doña María Manuela Gutiérrez y González de Andia-Xerón, hija de don Alonso de Gutiérrez. El padre fue hijo de Don Bernabé Ángel de Toledo y de Doña Fulgencia Del Valle.

2

Resumen:

1El caso de la familia Ángel de Toledo podría constituir una excelente oportunidad para realizar una investigación de historia familiar, como lo muestra el estudio del historiador francés Didier Lett, poco conocido por los historiadores centroamericanistas, quien enfocó su ensayo sobre la difícil relación que une o desune a los hermanos y hermanas. La ubicación de un hermano en la fratría es siempre un asunto determinante para la vida de un adulto y no se puede seguir las huellas de un hijo mayor como la de uno menor.

2La familia Ángel de Toledo es suficientemente bien conocida como para poder ubicar con certeza la posición de cada uno de los hermanos. El que nos interesa aquí, Manuel, igual que el mayor Bernabé (1745) y otro menor, Mariano (1765), escogió la carrera eclesiástica. Sólo Antonio (1766) se casó, con la hija de un comerciante vasco, Juana del Camino Mella. Un otro hermano, Luis (1752), se quedó soltero. Aunque la documentación disponible no nos permite analizar los vínculos siempre muy complejos entre hermanos, tenemos la intuición de que la familia Ángel de Toledo formó un grupo compacto apegado a los intereses de la Iglesia y sin mayores conflictos internos, lo que facilitó la adquisición, en una generación, de ciertas posiciones sociales. Hay que tener en cuenta que Manuel tuvo también ocho hermanas, aunque no sabemos mayor cosa sobre ninguna de ellas.

3Manuel creció sin duda en una familia adinerada: el padre Tiburcio había contraido un buen matrimonio con María Manuela Gutiérrez González, alcanzó el puesto envidiado de alcalde mayor de Totonicapán, y después el de director general de la renta de tabacos (1768-1777). El niño pudo seguir la carrera eclesiástica sin problemas financieros: así se ordenó diácono en 1777 y con la confianza del arzobispo Cortès y Larraz sirvio cinco años de promotor fiscal de la curia. Es posible que sus buenas relaciones con el Obispo le hayan valido un cierto ostracismo en la decada siguiente pero, por lo menos, pudo seguir sus estudios universitarios.

4Se graduó despuès de Licenciado y Doctor en Sagrados Cánones en 1781. En este periodo Manuel aceptó apadrinar Pedro José de Ramón González y de Ignacia Andreu. Dos años después obtuvo por concurso la plaza de profesor de Instituta de la Universidad (1782) y la de Cánones (1783), cátedra que sirvió muchos años. En esta época de formación, Manuel recibió el beneficio de diversas capellanías, sobre todo después del fallecimiento de su tío, el Maestro Vicente Gutiérrez, que fue cura del pueblo de Ysapam y cuya fortuna gestionó Manuel como su albacea. Como patrón de las capellanías, Manuel nombró a Atanasio Gutiérrez y Manuel Fernando Ferrandiz (descendiente de doña Mónica Gutiérrez) para decir las misas y cobrar los intereses.

5El año de 1794 fue decisivo en su carrera, ya que obtuvo el puesto de canónigo penitenciario en el cabildo eclesiástico de la Nueva Capital del Reino de Guatemala. En este momento crucial de su vida aparece la fuerza de los lazos fraternales. Estos jugaron su papel, puesto que sus fiadores para el pago de la media anata eclesiástica fueron don Ignacio Guerra Marchán, escribano de Cámara de Gobierno y Guerra, y su hermano Luis, quien era entonces Vista de la Real Aduana. También el obispo Villegas le acordó su total confianza al otorgarle el título de provisor vicario general y juez de testamentos y obras pías del arzobispado. Proseguía también su carrera en la Universidad, siendo elegido rector dos veces y nombrado profesor de leyes después de obtener su título en derecho. Tuvo también el honor de servir la causa del venerable Margil y de pronunciar la oración fúnebre durante los funerales del marqués de Aycinena.

6En 1800 apadrinó al niño José Manuel Viscarra que se ordenó en 1812. Por un expediente de la sección de pleitos criminales – siempre muy rica en detalles de la vida cotidiana- sabemos que Manuel vivía en este periodo en la misma casa con sus hermanos Luis y Antonio. Posiblemente también con las hermanas, pero el documento no las menciona. Una mulata oriunda de Antigua Guatemala, Francisca Rizo, enfrentaba un pleito por hurto de ropa y alhajas de plata en la misma casa de Manuel.

7En 1801 actuaba como ministro de la Orden Tercera de San Francisco. Estaba entonces en relación estrecha con otros destacados miembros de la orden: Rafael Ferrer, Felipe de Jesús Rendón, Juan Pedro Gortari, Baltazar de Lama. Se mostraba activo encargándose del albacea del cura José Antonio Santa Cruz, cuya fortuna (20000 pesos) fue destinada a la formación de una capellanía. El Obispo (Peñalver lo nombró una vez más provisor y vicario general de la diócesis (1802), año marcado también por la pérdida de su hermano Luis, entonces teniente de milicias.

8Sabemos por otra parte que en 1806 sus propias finanzas fueron afectadas por la quiebra de Don Juan Rubio, y que tuvo que enjuiciar a Miguel Lorenzana, a quien había prestado 1000 pesos. Estas dificultades no lo afectaron tanto por la diversidad de sus actividades financieras, sin hablar de las rentas que cobraba por su beneficio. Su relación de méritos y servicios nos dice que el cabildo lo nombró en 1796, 1797, 1800, 1801, y de 1804 a 1807, juez hacedor de diezmos.

9Era tesorero del cabildo eclesiástico cuando falleció, y actuaban entonces como albaceas Don Miguel Manrique y Don Rafael Roma.

10

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.