Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.233.92', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : GONZÁLEZ GUERRA Darío : GONZÁLEZ GUERRA Darío

Ficha n° 2197

Creada: 05 junio 2009
Editada: 05 junio 2009
Modificada: 12 junio 2009

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1840 (aprox.)

Autor de la ficha:

Sajid Alfredo HERRERA

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

GONZÁLEZ GUERRA Darío

La vida de un intelectual y filósofo salvadoreño a finales del siglo XIX
478
Cargo o principal ocupación:
Médico
Casó:

1En 1864 con Dolores Latorre Avellaneda

Nació:
El 19 de diciembre de 1835 en San Vicente, El Salvador.
Murió:
El 11 de enero de 1911 en San Salvador, El Salvador.
Padres:

1Dionisio González y Felipa Guerra.

Resumen:

1Si entre los intelectuales salvadoreños del siglo XIX hubo alguno que haya podido equilibrar su amistad con diferentes gobernantes y mantener sus concepciones filosófico-científicas, ese fue Darío González Guerra. Normalmente se le conoce como uno de los iniciadores del positivismo salvadoreño; sin embargo, su postura ecléctica estuvo lejos de representar un anti-espiritualismo que rayara en la intolerancia religiosa o en el ateísmo, como bien puede observarse en una de sus obras escritas para la enseñanza escolar: Principios de filosofía positiva (1895).

2Darío González estudió y se bachilleró en Ciencias y Letras en el Colegio de la Asunción de San Salvador, entre 1853-1854. Luego cursó estudios de filosofía y lengua en la Universidad de El Salvador. Obtuvo su doctorado en Medicina en la Universidad San Carlos de Guatemala en 1861. De regreso a su país, prestó sus servicios profesionales al presidente Gerardo Barrios . En 1864 casó con Dolores Latorre Avellaneda con quien procreó seis hijos.

3Además de su trabajo como médico, González inició una labor académica y científica muy fecunda tanto en su país como en la vecina Guatemala. Durante la administración del presidente Francisco Dueñas (1863-1871) fundó el Colegio de San Agustín y comenzó a generar opinión pública en temas que bordearon la filosofía, las ciencias naturales y la teología. Por ejemplo, entre marzo y junio de 1868 generó un interesante debate en el periódico pro-Dueñas El Faro Salvadoreño sobre el puesto del hombre en el cosmos. En el debate participaron Pastor Ospina, de Antigua Guatemala, y el cura de Cuscatancingo, Juan Francisco Chávez. Ello también muestra qué tan equivocada sigue siendo la concepción “conservadora” y oscurantista tenida sobre el régimen de Dueñas. Además, nos advierte del prestigio que gozó González durante dos administraciones opuestas: el gobierno de Barrios y el de Dueñas. Es así como lo vemos entre los invitados especiales en la fiesta de gala ofrecida al presidente por su cumpleaños, en octubre de 1869; noticia recogida también por El Faro Salvadoreño.

También se desempeñó como director del Instituto Nacional en donde enseñó química, física, zoología y botánica. Fundó además un observatorio astronómico. Asimismo, fue profesor y rector de la Universidad de El Salvador. Durante la administración del mariscal Santiago González (1871-1875) fue ministro de instrucción pública. Bajo esa cartera del Estado hizo ver sus ideales en torno a la educación del país. Creía que si la educación fortalecía a las repúblicas democráticas, ésta debía transformarse en inclusiva. Así, en febrero de 1875 publicó en el Diario Oficial un pequeño artículo en donde apelaba a una educación igualitaria entre hombres y mujeres. De esa forma su pensamiento se convertía en uno de los antecedentes decimonónicos en torno a la defensa de los derechos civiles y políticos de las mujeres salvadoreñas.

4En Guatemala fue ministro de instrucción pública durante el régimen de Justo Rufino Barrios. Estuvo a cargo del Observatorio de Meteorología, del Instituto Nacional de Varones, fue director del Observatorio de Astronomía y se desempeñó como inspector general de instrucción pública. Su compromiso con la educación en Guatemala lo llevó a publicar varios textos con el objeto de ser utilizados en los colegios y escuelas: Principios generales de mecánica (1882), Geografía de Centroamérica (1888), Nociones generales de higiene (1894) o Principios de filosofía positiva (1895).

5Como decíamos en un principio, González fue un exponente del positivismo salvadoreño y, por qué no decirlo, centroamericano. Para él la filosofía positiva era:

6“un sistema filosófico que circunscrito á cierta esfera, tiene por objeto el progreso científico en cuanto depende de los medios de investigación de que puede disponer la humana inteligencia para encontrar la verdad. Se aparta de toda especulación estéril, y su campo de acción es la naturaleza.” (Introducción de los Principios de Filosofía positiva).

7Siguiendo a Comte y Spencer, entre otros, el positivismo debía, a su juicio, regenerar a la educación: ésta tendría que ser científica teniendo como base la observación. También el positivismo debía regenerar a la sociedad. Ello lo lograría cuando alcanzase una moral universal e inmutable, una moral fundada en la naturaleza humana. Finalmente, el positivismo pondría fin a la crisis política y moral decimonónica debido a la anarquía que tenía como base la multiplicidad de métodos: el teológico, el metafísico y el positivo. Debería, entonces, prevalecer y triunfar el tercero de ellos.

8Pero volviendo a las actividades académicas y de funcionario que realizó nuestro intelectual salvadoreño, habría que destacar un punto que señalamos anteriormente: su capacidad de desempeñarse entre regímenes políticos muy distintos. Tanto los gobiernos del mariscal González, el de su sucesor Rafael Zaldívar (1876-1885) como el régimen de Justo Rufino Barrios en Guatemala se caracterizaron por realizar reformas liberales de corte radical. Por lo que sabemos, Darío González pudo desempeñarse estupendamente en aquellas administraciones como lo hiciera con la de Dueñas años atrás. Tanto es así que González dedicó algunas de sus obras a Zaldívar y a Justo Rufino Barrios como las Lecciones de Geografía (1877) en el caso del primero.

9Sus últimos años estuvieron marcados por su actividad diplomática en Estados Unidos y Europa. Ello le permitió contactar a científicos renombrados de la época y seguramente le posibilitó construir sus propias redes intelectuales. El encuentro con Tomás Alva Edison y su membresía en sociedades como la Real Academia Española, la Real Academia de la Historia de Madrid, la Academia Astronómica de Pernambuco (Brasil) o el Colegio de Abogados de Boston, entre otras, así lo comprueba. En Guatemala colaboró con el positivista aragonés Valerio Pujol. Pero quizá lo más importante a destacar fue su impulso científico en la Universidad San Carlos de Guatemala. En 1895 hizo una disertación sobre la materia radiante y un año después realizó las primeras pruebas de rayos X en Centroamérica.

10

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.