Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.146.5.16', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Cédula de Título de encomienda : Cédula de Título de encomienda

Ficha n° 2390

Creada: 20 abril 2010
Editada: 20 abril 2010
Modificada: 20 abril 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 300 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Cédula de Título de encomienda

Encomienda dada a un quinceañero
Palabras claves :
Encomienda
Autor:
Alonso Álvarez de Vega, el joven
Ubicación:
Archivo General de Centroamérica, AGCA. Ciudad de Guatemala
Fecha:
1619-05-17
Paginas:
2 - 6
Texto íntegral:

1«Don Antonio Peraza de Ayala Castilla y Rojas, Conde de la Gomera, Gobernador y Capitán General de las Provincias del distrito de la Real Audiencia que reside en la ciudad de Santiago de Guatemala, Presidente de ella, etc.

2En nombre de Su Majestad y en virtud del poder que para ello tengo, deposito y encomiendo, por título de primera encomienda, en Alonso Álvarez de Vega, vecino de esta ciudad y Alférez Mayor de la Capitanía de Caballos de ella, el pueblo de Jutiapa que vacó por muerte de Antonio de Salazar; y el pueblo de Yayoran, que vacó por muerte de doña Juana de Figueroa, mujer que fue de don Juan Vásquez de Coronado, vecinos que fueron de la villa de la Choluteca.

3Que dicho pueblo de Jutiapa está tasado en ciento y once indios casados y tres indios que pagan medio tributo; dos solteros y ocho viudas; todos pagan en cada un año quinientos y sesenta y dos tostones y dos reales, y ciento y diez fanegas y media de maíz, y ciento y veinte y una gallinas de Castilla /.../ contada cada fanega de maíz /.../ tostones y las gallinas a dos reales, monta lo que renta el pueblo ochocientos y cuarenta y cuatro tostones.

4Y el dicho pueblo de Yayoran está tasado en veinte y dos tributarios casados, tres viudos y tres casados, reservadas las mujeres; y dos casados, reservados los maridos; y una viuda. Los cuales pagan, cada tributario casado, una manta de algodón de tres piernas y una fanega de maíz y una gallina de Castilla y un cuartillo de frijoles; y los viudos y casados, que tienen reservadas las mujeres, la mitad del dicho tributo; y las viudas y casadas, reservados los maridos, la tercia parte. Que contando cada manta a seis tostones, que es su común precio en la dicha villa de la Choluteca; y cada fanega de maíz a dos tostones; y cada gallina a dos reales; y la fanega de frijoles a razón de tres tostones. Renta el dicho pueblo, cada año, ciento [f. 3] y noventa y cuatro tostones; que juntos con los ochocientos y cuarenta y cuatro tostones del dicho pueblo de Jutiapa monta todo mil y treinta y ocho tostones, de a cuatro reales cada uno, de los cuales ha de gozar en especie el dicho Alonso Álvarez de Vega, por dos vidas, conforme a la Ley de la Sucesión, la suya y la de un heredero legítimo.

5Y si hubiera aumento o disminución en los dichos pueblos ha de ser por su cuenta y riesgo, la cual la dicha encomienda le hago por ser hijo legítimo de Alonso Álvarez de Vega y doña Catalina Nuñez de Miranda, vecinos de la dicha ciudad de Guatemala, donde ha tenido casa poblada de treinta años a esta parte, con armas y caballos, y ha servido a Su Majestad en oficios y cargos, como ha sido el de alcalde ordinario y procurador síndico, y en comisiones de cuentas de pueblos de indios de la Real Corona, en que hubo aumento. Y en ocasión de necesidad de trigo y maíz, el año de noventa y ocho, acudió personalmente y abasteció a esta ciudad, de manera que cesó la hambre que había, y dispuso a los indios de su comarca para que adelante sembrasen, de que resultó abundancia los años siguientes. Y siendo electo por Alcalde de la Hermandad, acudió con puntualidad al castigo de los delincuentes, de que dio buena residencia. Y del oficio de Corregidor del Valle y haber acudido a las obras públicas de esta ciudad y comodidad de la fábrica de ellas y de la fuente de donde se sustentan sus vecinos. Y tener cédula, el dicho su padre, de Su Majestad en que manda que el Presidente de la dicha Real Audiencia, o la persona a cuyo cargo fuere el gobierno, le hagan merced y le tengan por encomendado, y en lo que se ofreciere le ayuden, honren y favorezcan; su fecha en San Jerónimo de Gandía, a nueve de enero del año pasado de quinientos noventa y nueve.

6Por ser nieto legítimo [f. 4] de Alonso de Miranda, familiar del Santo Oficio, y de Catalina Ortiz, su mujer, pobladores antiguos, y que el susodicho ha servido a Su Majestad en todo lo que se ha ofrecido, y en oficios de República y nunca se la ha hecho gratificación, ni por lo que se ocupó en la disposición y fábrica del puente del río de los Esclavos, y matadero de esta ciudad y en la iglesia de la parroquia de San Sebastián, y edificios de casas y tiendas que se hicieron para propios de ella, en que asistió tiempo de cuatro años, con comisión del licendiado Pedro Mallen de Rueda, Presidente y Gobernador que fue de estas provincias, sin por ello haber llevado salario ni ayuda de costa.

7Y ser pariente muy cercano de Juan Nuñez Mercado, tío del dicho Alonso de Miranda, que pasó a estas partes con el Marqués del Valle a la conquista de la Nueva España, donde sirvió con sus armas y caballo, a su costa, y fue el primer alcalde ordinario que hubo en la ciudad de Los Ángeles de la dicha Nueva España.

8Y asimismo ser bisnieto, por vía materna, el dicho Alonso Álvarez, de Juan Merino y de Isabel de Espinoza, pobladores muy antiguos que fueron de esta ciudad. Y haber sido, el dicho Juan Merino, hermano del licenciado Juan Tomás, oidor que fue del Consejo Real.

9Y ha de gozar de esta encomienda, el dicho Alonso Álvarez de Vega, con las cargas y obligaciones que tienen los otros encomenderos de indios, y ha de tener cargo y cuidado de enseñar e industriar a los vecinos y naturales de los dichos pueblos en las cosas de nuestra Santa Fe Católica, y de pagar diezmos y doctrina, para lo cual le encargo la conciencia y descargo la de Su Majestad y la mía.

10Y ha de comenzar a gozar del tributo [f. 5] de los dichos pueblos, del tercio de San Juan primero venidero, de este presente año, en adelante; porque lo que ha corrido hasta el dicho día de San Juan, lo declaro por tributos vacos, para que como tales los cobren, y con que por una vez, el dicho Alonso Álvarez de Vega dé quinientos tostones, de a cuatro reales cada uno, para que con los demás tributos vacos se envíen a los reinos de España los mil ducados, que Su Majestad manda enviar de los dichos tributos en cada un año, y para el dicho efecto los entregue a los oficiales reales de esta ciudad.

11De más de lo cual se le da la dicha encomienda, con que por tiempo de seis años, que comiencen a correr desde el día de San Juan de este presente año, haya de dar y dé a doña Jerónima Alfonso de Vega /.../ su hermana, quinientos tostones en reales cada año, para ayuda a su remedio y tomar estado; y si falleciere la susodicha antes de tomarle, suceda en esta pensión, de los dichos seis años, la dicha Catalina Nuñez de Miranda, para sus alimentos. Y pasado el dicho tiempo, goce el dicho Alonso Alvarez de Vega, habiendo cumplido con lo susodicho, de toda la cantidad encomienda [sic] y su heredero legítimo, como está declarado.

12Y con que dentro de cuatro años traiga confirmación de Su Majestad, como se manda por su real cédula, su fecha en Madrid a doce de octubre del año pasado de seiscientos y ocho. Y si dentro del dicho término no la trajere, los oficiales reales de esta ciudad cobren los dichos tributos y los metan en la real caja de su cargo, hasta que la traiga.

13Y mando a los alcaldes ordinarios de esta ciudad, y cualquiera de ellos, que den y hagan dar la posesión de los dichos pueblos de Jutiapa y Yayoran al dicho Alonso Álvarez de Vega, o a quien su poder hubiere [f. 6] /.../ conforme a los por Su Majestad mandado, so pena de doscientos pesos para la Real Cámara.

14Hecho en la ciudad de Santiago de Guatemala, en diez y siete días del mes de mayo de mil y seiscientos y diez y nueve años. El Conde de la Gomera. Por mandado de Su Señoría, Francisco de Vargas.»

Fuentes :

AGCA., A3.16, Leg. 2887, Exp. 42239, 6 folios. Documento muy dañado.