Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.144.57.183', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Legitimidad de la elección de Nuestro Emperador : Legitimidad de la elección de Nuestro Emperador

Ficha n° 2446

Creada: 03 julio 2010
Editada: 03 julio 2010
Modificada: 03 julio 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 460 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Legitimidad de la elección de Nuestro Emperador

El diputado suplente por la capital de Guatemala Pedro José Lanuza argumenta para mostrar que la elección de Agustín de Iturbide a Emperador de Mexico es totalmente legítima.
600
Palabras claves :
Legitimidad, Elección, Imperio
Autor:
Pedro José Lanuza
Fecha:
1822-05-22
Texto íntegral:

1
Si seremos perjuros?¿Si serà legitimo el nombramiento de nuestro Imperador? Son dudas, que afectan tener algunos, muy pocos enemigos del órden y de la pátria, sistematicos, ó disimuladamente decididos por la dependencia. Su influjo es hoy absolutamente impotente, pero el honor nacional, la religiosidad americana, y el buen concepto con que debemos parecer ante todas las naciones, reclama nuestra contradiccion. Dignos hijos del Anahuac, hacedla vosotros con la energía y solidez propia de vuestra ilustracion, y entre tanto séame permitido radicar algunas reflexiones.

Si es legítima la proclamacion del Emperador, no somos perjuros; mas como podria suceder que fuese ilegítima por otro principio que la violacion del juramento, de hoy es la division de la duda, que algunos la hacen consistir principalmente en este extremo, como mas á propósito para ofender la delicadeza americana; y es por lo mismo el que primero llama nuestra atencion.

2Juramos á la faz del mundo (asi se explican esos pocos) y juraron nuestros representantes el cumplimiento del Plan de Iguala y Tratado de Còrdova en los que se ofrece la corona á la dinastía de España; ¿ Quién nos ha relajado ese juramento? ¿ Quién nos ha dispensado de una obligacion tan sagrada contraida en presencia del mismo Dios, de aquel Dios tan terrible para castigar sus ultrajes? Si es terrible, y ojalà aflija á mi [pág.1] amada pátria, si ha sido en esta vez perjura, con mayores plagas que las memorables de Egipto; pero si n lo ha sido, ojalà se conviertan estos males contra los malvados que osan tomar en boca ese pretexto reliogioso. Desead vosotros lo mismo; y si Dios nos oye, en breve os conoceremos por la marca, porque ¿cual es el juramento violado con que intentais aterrar á los timidos ?

La nacion no ha contraido obligacion alguna simple ni jurada para con los Borbones. En esto se procede con un error que conviene disipar. Lo que hay unicamente es una invitacion, una oferta hecha de muy buena fé por nuestro Héroe Libertador en su admirable Plan de Iguala y repetida despues en el Tratado de Córdoba; pero de ninguna manera obligatoria à la Nacion, de quien no tenia poderes para ellos y solo obraba con su voluntad presunta. La España y la América eran las partes contratantes y nuestro Heroè y el general O-Donojú los mediadores ó llaménosles comisionados tácitos (*) por sus respectivas Naciones para tratar del ajuste. Ahora bien ¿y cual es la obligacion que este tratado produjo para con la España? Ninguna à la verdad; y esto es tan cierto y tan conocido de todos, que no ha habido hasta ahora uno, ni de los mas exaltados, que haya increpado la conducta de aquella corte por injusta ó por infractora de sus obligaciones por no admitir el Tratado.han dicho que ha obrado con ingratitud y contra sus propios intereses; pero conociendo todos la absoluta libertad en que estaba para aceptar ó no; pues esto mismo debe decirse de la América, porque las obligaciones deben ser reciprocas y seria la mayor injusticia considerar à ésta obligada y á aquella no. Asi que la obligacion con respeto á nosotros debió coenzar, no cuando se hizo la generosa oferta el Iguala; no tampoco cuando se repitió en Córdova, sino desde el momento en que la Nacion representada en Córtes, huviera explicado su voluntad, ratificandola; y si hemos de hablar con propiedad, ni aun entonces? Sino hasta la aceptacion, porque las ofertas graciosas producen su efecto cuando se aceptan, no cuando se hacen. Pero este momento llegò y pasó, (replicarán algunos) porque el pueblo dió sus poderos ceñidos á las bases fundamentales del Plan de Iguala y tratados de Córdova ; y los Diputados en el acto de la instalacion del Congreso , juraron observar estas bases en las que se incluye el llamamiento de los Borbones. En estos se procede con un error que conviene disipar. Lo que hay unicamente es una invitacion, una oferta hecha de muy buena fé por nuestro Héroe Libertador en su admirable Plan de Ignala y repetida despues en el Tratado de Códova; pero de” ninguna manera obligatoria à la Nacion , de quien no tenian poderes par a ello y solo obraba con su voluntad presunta.

3La España y la América eran las partes contratantes y nuestro Hèroe y el General O- Donojú los mediadores ó llamémosles comisionados tácitos por sus respectivas Naciones para tratar del ajuste. Ahora bien ¿ y cual es la obligacion que este tratado produjo para con la España ? Ninguna à la verdad; y esto es tan cierto y tan conocido de todos, que no ha habido hasta ahora uno , ni de los mas exaltados, que haya increpado la conducta de aquella corte por injusta ó por infractora de sus obligaciones por no admitir el Tratado. Han dicho que ha obrado con ingratitud y contra sus propios intereses; pero conociendo todos la absoluta libertad en que estaba para aceptar ó no; pues esto mismo debe decirse la America, porque las obligaciones deben ser reciprocas y seria la mayor injusticia considerar à éste obligada y á aquella no. Asi que la obligacion con respecto á nosotros debió comenzar, no cuando se hizo la generosa oferta en Iguala; no tampoco cuando se repitió en Córdova, sino desde el momento en que la Nacion representada en Córtes, huviera explicado su voluntad, ratificandola; y si hemos de hablar con propiedad, ni aun entonces, sino hasta la aceptacion, porque las ofertas graciosas producen su efecto cuando se aceptan, no cuando se hacen.

4 Pero este momento llegò y pasó, (replicarán algunos) porque el pueblo dió sus poderes ceñidos á las bases fundamentales del Plan de Iguala y tratados de Córdova; y los Diputados en el acto de la instalacion del Congreso, juraron observar estas bases en las que se incluye el llamamiento de los Borbones; concepto en que han estado nuestros mismos representantes y los han explicado asi con unánimidad en el acto del nombramiento del Emperador, porque los quince que querian se guardara el voto de las provincias, suponian que su poder no era bastante por la obligacion contraida de antemano de observar la base del llamamiento de los Borbones, y los restantes, en el mismo hecho de asentar en el decreto, que nuestra obligacion quedó disuelta por la repulsa de España, suponen que la habia, porque lo no existe no puede disolverse.

5En efecto, el poder de los Diputados es para acordar y resolver cuanto entendieron es conducente al bien general de la Nacion y en uso de la facultad queles ban concedido constituyan al gobierno del Imperio bajo las bases funtamentales del Plan de Iguala y tratado de Còrdova. El juramento prestado por ellos al entrar al desempeño de su encargo fuè tambien de cumplir con las bases; pero la dificultad estriva en examinar si en las bases se incluye el llamamiento de los Borbones.

6 Antes de entrar en este examen conviene observar, que si lee con la debida meditacion el Plan, que es el texto original, no se encuentra obligacion [pág. 3] ni restriccion alguna con respecto á las Córtes. Desde el encabezamiento manifesta su objeto. Es asi: Plan ò indicaciones para el gobierno que de be instalarse provisionalmente; y como que las Córtes no son deinstalacion provicional , claro es que con ellas no habla este Plan.

7Despues el articulo quinto esclarece mas el concepto preveniendo que interin las Cortes se reunen habra una Junta, que tendrà por objeto tal reunion y hacer que se cumpla con el Plan en toda su extencion. Y luego ¿que sucede? Ya lo dice el articulo once que es el que acaba de desenvolver el concepto proviniendo que las Córtes establecerán en seguida la Constitucion del Imperio Mexicano: y he aqui con qué tino y sabiduria se distingue la Junta de las Córtes, prescribiendole á aquella, como gobierno provisional, la necesidad de cumplir con el Plan en toda su extencion, y dejando á estas en absoluta libertad para establecer la Constitucion sin trabas y sin restriccion alguna.

8 Mas como de hecho los hecho los pueblos otorgaron sus poderes con sujecion à las bases fundamentales del Plan y Tratado, veamos cuales son estas. Si recurrimos al Plan, sin commentarios ni interpretaciones, no hay mas que tres: Religion, Indepencia y Union, que son las que unicamente se encuentran marcadas con tal denominacion en el articulo 16; y si nos sujetamos a la declaracion de la Junta Soberana, que se incluye en el Reglamiento adictonal para la libertad de imprenta, son seis, de las cuales la cuarta es, la Manorquia hereditaria constitucional moderada para la que cuidaron de hacer llamamiento el Plan de Iguala y Tratado de Córdova.

9Nótese que la base es la Monarquía moderada y no el llamamiento, porque al hablar de este no se hace declaracion, sino referencia de que el Plan y el Tratado ciudaron de hacer llamamiento. Era necesario, para que este hubiera quedado declarado por base, ya que no se hacia por artículo separado, como debia ser, que la [pág. 4] declaracion estuviera concebida en estos terminos. Cuarta base: la Monarquía hereditaria constitucional moderada y el llamamiento hecho en el Plan de Iguala y Tratado de Cordova.

10 Supuestas, pues, las restricciones de los poderes, lo que si no podrian haber hecho los Diputados, sea obrar contra esas mismas restricciones, adoptando, por ejemplo, el gobierno republicano en lugar del monarquico moderado. Esta si hubiera sido violacion de base, para lo que estaba bien exigir nuevos poderes y explorar el voto de las provincias: pero para la eleccion de Monarca sujeto à la base de Constitucional, ha sido un escrúpulo que si no envuelve la malicia de tomar largas [ilegible] siniestras , es à lo menos un error indisimulable que prueba, en los que han incurrido en el, que no han leido sus poderes,ò que no sabiendo que son bases, llamar tales á todos los artículos del Plan y el Tratado.

11El concepto de los restantes Diputados de ser llegado el caso de no obligar á la Nacion el cumplimiento del Tratado de Córdova por haberse declarado nulo en España, no induce, si bien se examina, declaracion de obligacion antecedente para guardarlo como base. Lo que hizo el Congreso, en mi juicio, fue adoptar el extremo mas susceptible de todos, el que habia adoptado la opinion pública y el que abrazaba los dos casos: esto es, el de que hubiera habido obligacion y el de que no la hubiera habido. Es como si hubiera dicho : no estaba la Nacion americana obligada, pero aunque lo hubiera estado, la conducta de España la ha puesto en el caso de no obligarle el cumplimiento de lo tratado.

12La legitimidad del nombramiento es una consecuencia de la libertad en que estaba la Nacion para poner al frente de ella al que mejor le parecia. Nada digo de la justicia de la eleccion, porque no es ese mi proposito y porque hablar hablar de este punto, es lo mismo que tratar de manifestar que la luz ilumina [pág. 5] , el fuego quema y la agua moja: tan cierto como es esto es la justicia de aquella, y solo asi han podido conformarse y estar tan de acuerdo todos los habitants del Imperío, a quienes si se les fuera à pedir voto nominal, no faltaria uno por mil.

13Solo resta un escrúpulo, que es el modo de la eleccion, el que no deja sordamente de sindicarse por precipitado y hecho con la violencia. Muy bueno es el nombramiento dicen algunos, aunque hablando bajo, porque ¿ á quièn otro mas digno habiamos de poner al frente? Pero el modo… el modo… y no dicen mas. Ese modo es puntualmente el que mas justifica y legitima el acto, porque es la mas viva expresion de la voluntad del pueblo, manifestada de un modo que no ha dejado de dudar. Los Representantes no son mas que unos apoderados del pueblo para explicar su voluntad , y cuando este la explica sin agentes que lo muevan y sin motivos que hagan ofuscar su razon poco queda que hacer á aquellos. En el Congreso no habia un soldado: esto lo sabemos todos, porque estaban acuartelados; y obrando el pueblo con entera y absoluta libertad, explicó sus deseos, dimanados de la gratitud y del bien que percibian para su pátria y para el individuo, por la anarquìa de que estabamos tan immediamente amagados y que todas las clases del Estado conocian y deseaban con ansia evitar. Es cierto que el pueblo que concurria no era el de todo el Imperio; pero tambien es cierto que en donde unicamente se empezaron à suscitar dudas y se empezo à viciar la opinion, fue en el de Mexico, manteniendose siempre una en todas las provincias y hasta en el pueblo mas infeliz, reducida a coronar à su Heroe, á su Amigo, á su Benefactor, al que les habia roto las cadenas, al que les habia alcanzado el inestimable don de la libertad. A ese, á ese, y no otro, queremos de nuestro Emperador, han gritado todos los pueblos uniformemente, y lo mismo ha hecho Mexico, embriagado del gozo [pág. 6] mas puro, y si suspendió estas aclamaciones porque se sofocaban, volviò el 19 de mayo à reanimar su voz diciendo lo que ya habia dicho tantas veces: Viva nuestro Emperador AGUSTIN 1°. ¿Y podrá darse proclamacion mas legítima que aquella que hace el pueblo por su voluntad propia, sin afectacion ni lisonja y que sus Representantes han sancionado , conociendo cual es la voluntad general de sus representandos y conociendo que esto y no otra cosa es lo conducente al bien general de la Nacion, que es lo que se les encarga en sus poderes ? Si hay alguno que todavia dude, que digo dudar, que no apruebe expresamente la legitimidad del nombramiento, ese es enemigo nuestro , ese es eemigo de la Nacion y como tal señalémoslo con el dedo y entreguemosle al rigor de las leyes. Solo así serémos buenos ciudadanos.

14 GUATEMALA: 1822 Reimpreso por D. Manuel de Arevalo. Donde se hallaràn

15Copia del oficio dirijido por el Sr. Diputado suplente el Coronel D. Pedro José Lànuza, a este Excenlentisimo Ayuntamiento.

16El dia 19 del presente a causa de no haver sido aprovados por el Rey y Cortes de España los tratados de Córdova y la mosion general de la noche anterior , se convocò à secion secrèta el Soberano Congreso Mexicano, y haviendo yo tomado la tribuna hize manifiesta la necesidad y facultad que teniamos de estar en el caso de elijir Emperador con arreglo al Plan de Iguala; el cual no acompaño por haber sido de memoria y que verán V. SS cuando salga de este dia, y entrando en discusion, durò hasta las tres de la tarde que fue declarado á pluralidad por Emperador el heroe de Iguala el Señor Don Agustin Primero prestando el juramento el dia 21 con la magnificiencia correspondiente, el dia 20 se hizo la formula del juramento, y ahora se ocupan las Cortes en trabajar el ceremonial para la coronacion. Como Diputado suplente que honra de serlo por la Capital paso mañana á felicitar á S.M à nombre de esa Ciudad sin perjuicio de lo que V.SS devan disponer.

17La mayor gloria que podia esperar es tener la dulce satisfaccion de haver tenido parte de elevar al trono al sin igual hombre de los siglos y complacerme del sumo placer con que V.SS recibirán esta noticia me há parecido bien y de mi obligacion ponerlo en su conocimiento.

18Dios guarde à V.SS muchos años, Mèxico 22 de Mayo de 1822. Segundo de la Independencia.

19 Pedro José Lanuza.