Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.219.137', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Representación dirigida a las Córtes por infraccion de Constitución. : Representación dirigida a las Córtes por infraccion de Constitución.

Ficha n° 2460

Creada: 24 agosto 2010
Editada: 24 agosto 2010
Modificada: 24 agosto 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 350 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Representación dirigida a las Córtes por infraccion de Constitución.

Don Juan Arguëllo, regidor de Granada en 1811, comprometido en la sublevación de aquella ciudad en esta época, se queja por las ocho años de persecución que ha vivido y denuncia los actos anti-constitucionales del capitán General José de Bustamente. Reside en Cádiz en 1820.
602
Autor:
Don Juan Argüello
Fecha:
1820
Paginas:
13
Texto íntegral:

1 Representacion dirigida a las Córtes, por infraccion de Constitucion

2 El ciudadano Don Juan Argüello residente en Cadiz, que por ocho años consecutivos ha sido triste victima de la mas desecha y cruel persecucion, que pudo producir el ódio y la venganza de sus rivales : vivificado con la confianza que inspira la presencia de la soberania de la nacion reunida en Córtes, y estimulado de la rectitud y energía que se advierte en sus sábias deliberaciones; alza hoy su lánguida voz, y esforzado la eleva hasta el santuario de la justicia, en donde no duda será atendida la que le asiste en el suceso que con la posible brevedad, sinceridad y sencillez pasa ya á esponer.

3 A fines del año once aparecieron succesivamente en varios pueblos del reyno de Guatemala ciertas conmociones, cuyo verdadero y único origen fué la arbitrariedad y despotismo de los gobernantes, que prevalidos de la inmensa distancia, no reparan en abusar sórdidamente del sagrado de la autoridad que la ley pone en sus manos, reduciendo los pueblos á la mas dura opresion; cuya verdad es tan inconcusa y demostrada con la esperiencia de tres siglos; que eçsime de toda prueba: asi pues que en la ciudad de San Salvador que dió principio, no se redujo á remover al Gobernador intendente, autoridades municipales y empleados públicos, que por sus abusos se habian hecho indignos [fol. 1] de la confianza del pueblo ; desapareciendo al momento que se presentaron en ella el digno Consejero de Estado D. José de Ayzinena y D. José Maria Peinado: à poco siguió la ciudad de Leon cuyo Gobernador que contaba ya diez y ocho años de gobierno fué removido: luego la ciudad de Granada, villa de Nicaragua y otros varios pueblos del reyno, en el que con alguna diferencia en lo accidental, se egecuto lo mismo en lo esencial, no escendiendo de cinco meses la duracion de todas las conmociones desde la primera hasta la última.

4 En esta época se hallaba el esponente egerciendo el cargo de Regidor en el Ayuntamiento de la ciudad de Granada su patria, siendo despues electo Alcalde ordinario primero en Enero de doce, y entonces fué que es el genio del mal encontró motivo para turbar su tranquilidad; pues resentidos los que habian sido depuestos de los empleos, formaron un partido de oposicion, con los que entraron a servirlos, que á no haber estos esforzados sus fatigas dia y noche, seguramente hubieran entronizado aquellos la mas feroz anarquía, de que ellos mismos iban á ser victimas; asi es que en menos de cinco meses, ultra de las diversas providencias que fué preciso tomar, pasan de sesenta las sesiones, ó actas capitulares, que de dia y noche se celebraron por el Ayuntamiento, contando en todo con el gobierno superior de la provincia.

5 Esta division pues de partidos, y no la conmocion, fué la única causa que impulsó al Capitan General del Reyno, á mandar formar un proceso, sobre los acaecimientos de Granada, acreditándole asi su singularidad, á pesar de la diversidad de conmociones suscitadas en tantos pueblos, y en que no se formó proceso alguno; y cuando dicho proceso debió estenderse á los acaecimientos todos desde Diciembre de once; por efecto de las mas diestras aunque reprobadas intrigas, que á tiempo egecutaron los del partido de la oposicion, se limitó únicamente á acriminar la conducta del Ayuntamiento, gefes militares, y otros varios vecinos honrados, á cuyo fin no perdonaron diligencia, ni miedo por ilícito que fuese. [fol. 2]

6 Sería molestar demasiado la alta atencion de las Córtes, si el que espone quisiese analizar el principio, progresos y fin de un proceso en que al arbitrio de los contrarios fueron comprehendidos veinte y tres ciudadanos de la primera distincion, con otros muchos de entre las castas, quedándose ellos en salvo, cuando debieron ser los primeros; y baste decir que se gastaron once meses para su formacion, siendo tantas sus nulidades, cuantes páginas cuenta, sellándolas con no admitir defensa legal á los comprehendidos, é infringiendo en todos sus trámites la Constitucion, que se publicó allá á los dos meses de principiado el proceso, en Septiembre de 812.

7 Mas prescindiendo de todo lo que no sea de atribucion de las Córtes, fijará su atencion el que espone en un hecho, que sobre ser el mas escandaloso atentado, no acaecido tal vez en las naciones incultas, dió en tierra con los principios mas inconcusos en que sàbiamente se funda el articulo 26 de nuestra ley fundamental cuando dice : Todas las causas civiles y criminales, se y fenecerán dentro del territorio de cada audiencia : y he aquí el mas fuerte apoyo del presente reclamo, que si bien fue entorpecido por la catástrofe de seis años de opresion, se reanima y vivifica al favor de la actual feliz regeneracion.

8 Concluido pues el proceso en los términos dichos en Granada de Nicaragua á principios de Mayo de 813 : como debía sentenciarte, segun la ordenanza general del ejercito, por Consejo de guerra de oficiales generales, presidido por el Capitan General, desde luego éste que lo era el teniente general de la armada D. José de Bustamante y Guerra, residente en el dia en esa corte, hizo conducir desde Granada á la Capital distante doscientas leguas, á los veinte y tres ciudadanos, con un grillete al pie, escoltados de tropa, á principios de Julio tiempo de las lluvias en aquellos paises, llegando á mediados de Agosto, é introduciéndolos en la carcel de Corte, para oir la sentencia del Consejo de guerra, que por escaséz de generales, debian componer siete coroneles, de que habia copia en el reyno : desde el momento de su llegada, principiaron [fol. 3] á instar por la reunion del Consejo, pues contaban ya mas de un año de prison rigorosa, sobre que hicieron varios reclamos, tanto en las visitas generales de carcel de 24 de Septiembre y Diciembre, como por escrito à la Diputacion provincial, en orden á infracciones de Constitucion, de que deben ecsistir datos en el archivo de Córtes, que pide se traigan á la vista ; pues segun recuerda el esponente, haber leido en un impreso en la Habana, las Córtes ordinarias los habian ya tomado en consideracion.

9 Entre tanto el reyno todo estaba en impaciente espectacion del écsito de un proceso tan escandaloso, como único en su clase : y cuando se aguardaba que la justificacion de un Consejo de guerra, pronunciase el fallo con arreglo á la ley, segun su mérito, pues con ese único fin habian sido conducidos á la Capital los veinte y tres ciudadanos: en nada menos que eso pensaba la malicia de los contrarios, apoyada en la arbitrariedad decidida del gefe Bustamante, y si por el contrario, justamente temerosos de que no siéndoles facile ganar á siete sugetos de caracter é inclinarlos á su partido, seguramente la sentencia resultaria contra ellos, cargando toda la responsabilidad sobre el gefe; no dudaron inspirarle el mas horroroso y abominable atentado, que no se cometería en Hispahan; y en su consecuencia en la noche del 18 de Enero de 814, se presentó un mayor de plaza en la carcel de Corte, y sin mas formalidad que su palabra, profirió estas espresiones : de órden de S.E. Se trasladan ustedes á otro destino, dentro de tres horas.¡Ah! que el hombre dominado de sus pasiones es el monstruo mas horrible, y no hay esceso á que no se precipite por alargarlas, aunque para ello atropelle lo mas sagrado de las leyes naturales, divinas y humanas: asi pues que sordo el gefe Bustamante á los clamores de su conciencia, de la recta razon, y del inconcuso precepto del artículo citado de nuestra Constitucion, se erige en Legislador, y por un solo acto de su deprabada voluntad, destruye de hecho toda su fuerza, y lo borra en cuanto está de su parte, de las páginas del código fundamental de la Monarquía. [fol. 4]

10 Pero¿ á donde, dirá cualquiera, se traslada esa tropa de oprimidos despues de un año y medio de prision rigorosa, y de haber escandalizado al reyno todo con su traslacion á la Capital?¿ Qué es del horroroso crimen que se les imputa, y porque siendo efectivo, tanto clama la vindicta pública?¿Ha desaparecido acaso su malicia con haber estado cinco meses en la Capital instando contínuamente por la reunion del Consejo de guerra? Si : cuando se les hizo venir á la Capital aun no se habia visto el proceso, y se creyó que prodrían acaso con ardides y tramas municiosas fraguar una sentencia, cual convenían à sus depravados y malignos intentos: mas habiéndose impuesto de el à fondo el auditor en los cinco meses, desfalleció enteramente, y no pudo menos que renunciar con el gefe al ahinco que habian aparentado por el bien de la causa pública; pues encontrando viciado en todas sus partes el proceso, se avergonzó de ponerlo à la consideracion de un Consejo de guerra, á quien no podría inspirar la odiosa personalidad que animaba sus dañados sentimientos y los del gefe, sobre quien cargaba inmediatamente toda la responsabilidad de las enormes sumas que con este motivo se habian erogado por la Hacienda nacional.

11 ¿Y qué partido tomará éste arbitro de las leyes para salir con aire del comprometimiento en que se vé, despues de haber trasladado de doscientas leguas de distancia á veinte y tres ciudadanos de la primer distincion bajo pretesto de oir la sentencia ? ¡ Ah! Que la inmoralidad socia inseparable del despotismo es fecunda en arbitrios para precipitarse de abismo en abismo, y como si un mal se curase con otro mayor, pronuncia de hecho el mas horroroso fallo ( que lo fue de muerte natural para cinco, y de civil para los otros) y resuelve : que diez de los comprehendidos, á saber: un teniente coronel, un capellan Real; un capitan, dos tenientes, un subteniente, el alcalde primero, dos regidores y un paisano, fuesen á oir la sentencia a dos mil leguas de distancia: que doce, á saber : el alcalde segundo, un regidor, el sindico procurador, un abogado, un teniente, dos subtenientes,[fol. 5] y cinco paisanos quedesen en el castillo de Trujilllo de Honduras, y el otro( aquí de la advitrariedad mas reprobada) aunque regidor tambien, por ser titulo de castilla, ó adelantado de Costarrica y tener mucho dinero, quedase paseandose en la capital, con la Ciudad por arresto.Y he aqui que con tan monstruosa, aunque graciosa clasificacion, colma los deseos e intentos de los contrarios, echa por tierra toda la legislacion natural, divina y humana, entrando en cuenta la Constitucion de la monarquia, y él se queda tan quieto y tranquilo, como dispuesto á repetir sus escesos quando se ofrezca otro lance: ¿ Mas que Tribunal será el que dará la sentencia en la Peninsula, que el Consejo de guerra señalado por la ordenanza general del ejército, no pudo dar dentro del territorio de la audiencia ? La Regencia del Reyno el poder egecutivo á quien ha remitido con las personas el proceso, á pesar del articulo 243 de la Constitucion que ecspresamente lo prohibe; pero bien y entretanto¿ Los hijos, las mugeres, las familias y bienes embargados como quedan ? Que perezcan y sufran en silencio el rigol todo el mas criminal capricho que han visto los siglos; pues para todo dá valor la inmensidad de los mares, y la falta de recursos y aucsilios en los pacientes, que seguramente los hará perecer à manos de la miseria, y de los malos tratamientos que sufrirán en el transporte.

12 Asi acallería los clamores de su conciencia el desapiadado gefe al mismo tiempo que las veinte y dos victimas de su violencia eran conducidas con tropa y un grillete al puerto del golfo de Honduras, que dista setenta leguas, desde donde fueron transportados los diez á la Habana, dentro de la lancha del bergantin S. Miguel segundo, al Sol, al aire y al agua, sujetos à la racion de un marinero, y á las vejaciones propias del caracter de reos, de que se les habia revestido : de que resultó haber muerto dos à pocos dias de llegados à la Habana, en el hospital de S. Ambrosio, y tres mas que fallecieron en el hospital Real de esta plaza, el uno á los ochos dias de llegado y los otros despues: y aquí si que se necesita [fol. 6] de todo el socorro de la mas sana filosofia, para contener la indignacion, y no trapasar los limites de una justa moderacion, al ver cumplidos en una mitad los ecsecrables designos que se propuso el gefe de Guatemala, y de que aun se halla impugne el abrigo de la arbitrariedad de seis años que han corrido.

13 Entretanto pues que las cinco victimas del furor mas denodado claman por la justa venganza, permanecen los otros cincos individuos en una prision esperando la sentencia, que por ecstincion de la Regencia, debia dar el Consejo Supremo de la guerra : éste pues que ó por no tomarse el trabajo de revisar con cuidado un proceso, que de estudio se habia abulto hasta mas de quinienta fojas, ó si lo llegó á ver, no encontrando en él cargo justificado que mereciese pena establecida por la ley, despues de tres años, en 25 de Junio de 817, que ya contaba cinco de prision los comprehendidos, se vió obligado á mandarlos poner en liberdad, con restitucion de todos los bienes embargados; mas para no desairar en el todo los calumniosos informes, que para dorar su atentado hizo el gefe Bustamante, estiende la sentencia en términos tan inderosos, como agenos de la justicia, que produce el mérito de un proceso nulo en todas sus partes; y lo que mas es, retiene en la peninsula á los cincos individuos hasta segunda órden de S. M con lo que se realizó en el todo el gran proyecto del gefe Bustamante; quien quando trataba de dar ensanche á su pasion, nada le importaba el arruinar á un pueblo, á una corporacion, y por eso quando le ocurrió el defogar un lugar su odio á la Constitucion, no tuvo reparo en atropellar á todo un Ayuntamiento de la Capital de aquel reyno, y desde luego en carta reservada al Rey de 18 de septiembre de 1814 le dice: que las instrucciones que el Ayuntamiento de Guatemala habia dado á su diputado en Cortes, ocasionaron los movimientos populares que hubo despues en algunas provincias..y que para consolidar el sosiego de ellas, era necesario adoptar las providencias de que se recojiesen y quemasen por egecutor [fol. 7] público, separandose de sus empleos que tenian, y privandose perpetuamente de poder obtener otros , aunque fuesen consegiles, á los individuos que las approbaron, ecsepto los regidores Isasi, Melon, Gonzales, y Aqueche… segun lo ecspresa la Real orden de 28 de Junio de 817, cuya copia literal acompaña el esponente, como un realze de la rectitud, imparcialidad y respeto á la verdad y á las de leyes, de que siempre dió prueba el gefe Bustamante, y para que se patentize la deformidad del gobierno pasado: pues con fecha 25 de Junio de 817 dando crédito en un todo en el Consejo y ministerio de la guerra, á los falsos y calumniosos informes de Bustamante con respeto al proceso de Granada, y segun ellos estienden la sentencia conforme á sus designos; tres dias despues en 28 del mismo mes y año, conociendo la falsedad y malicia con que informó en órden al Ayuntamiento de Guatemala desaprueba enteramente su conducta en el Consejo de las indias, haciendole entender el Real desagrado, separandolo del mando, y sugetandolo ecspresamente al juicio de residencia, que segun sabe el esponente evadió con no dejar apoderado instruidoy ecspensado.

14 Mas ¿ quien podria creer que tan felizmente se habian de reunir todas las circunstancias, para que no quedasen impunes tan horrorosos atentados? Restablecerse marabillosamente el imperio de la justicia en la ley fundamental de la Monarquia, tan ultrajada por un gobernante déspota, y conservase único el esponente en la Peninsula, entre los infortunios de mas de ocho años de obstinada persecucion son los mas grandes estimulos que han podido alentar la confianza desfallecida de un cuidadano honrado, que arrancado del lado de su joven esposa, tierna hija y familia, privado de sus cortos bienes, ha tolerado con firmeza quantas privaciones, molestias, y disgustos le ha ofrecido el arriesgado y penoso transito de mas de dos mil leguas de mar yu tierra de carcel en carcel y la forzosa permanencia de mas de seis años en un pais estraño sin parientes, amigos, ni recursos. [Fol. 8]

15 En cuya virtud y de que con solo la ecsistencia real del reclamante, y del proceso en el ministerio de la Gobernacion de Ultramar, que podrà informar, y de haber sido remitido en Enero de 814 en que regia la Constitucion queda probada hasta la evidencia la mas solemne, escandalosa y criminal infraccion del articulo 262 ya citado; y no duda un punto el reclamante que tomando en consideracion las Cortes, con la urgencia que demanda un asunto de tanta entidad, declararán haver lugar á la formacion de causa, designando igualmente para obviar toda duda, el Tribunal que deba hacer efectiva la responsabilidad de que trata el articulo 1° capitulo 2° del decreto de 24 de Marzo de 813 : siendo en el dia lo unico que aguarda el esponente para regrésar á su pais con decoro, y unirse con su esposa, é hija despues de mas de ocho años de una dura, injusta y cruel separacion que le ha causado entera ruina. Cadiz 8 de Septiembre de 1820. Juan Argüello. AL REY.

16Señor D. Juan Argüello natural de la ciudad de Granada de Nicaragua, en el Reyno de Guatemala y residente en Cadiz, que en el discurso de ocho años ha sido el objeto del odio de sus contrarios, con la libertad que el presente sistema, la franquera, y con el respeto y confianza que inspira el Trono Constitucional de un Monarca, que se ha grangeado el glorioso titulo de padre de sus subditos, no puede menos de elevar sus justos reclamos y con sinceridad esponer ante V.M que á pretesto de cierta pasagera conmiocion que acaeció en su pais á fines del año de once, y principios del doce, en que egercia el cargo de Regidor [fol. 9] y Alcalde primero del Ayuntamiento, se le implicó con otros por miras particulares en un proceso ilegal, con que se le remitio á ésta Peninsula el año catorce: que fuese formado á pretesto solo de la conmocion es evidente, por cuanto en ninguno de los muchos pueblos de aquel Reino, en que hubo iguales ó mayores conmociones por ese mismo tiempo, se formó proceso alguno, siendo la única y, verdadera causa del de Granada de Nicaragua un odioso partido deoposicion que se levantó entre los que fueron despuestos de los empleos, y los que entraron á ocuparlos, queriendo aquellos entronizar la anarquia, que éstos á toda costa resistieron; segun se manifiesta en las sesenta sesiones ó actas Capitulares que en menos de cinco meses de dia y de noche celebró el Ayuntamiento, fuera de otras providencias que con aprobacion del Gobierno superior de la Providencia se tomaron para consolidar la tranquilidad del Pueblo.

17 Seria interminable el esponente si cuisiese analizar uno á uno los vicios y nulidades que á cada página vierte un legajo que á advitrio de los contrarios se abultó de estudio hasta mas de quinienta fojas, sirviendo por todas, la de no haber permitido defensa legal á los comprehendidos , para lo que á pesar de sus protestas se les nombró de oficio por los defensores á sus mismos enemigos, á quienes rehusaron dar las debidas instrucciones : mas para prestar una idea aunque de paso de la singularidad de éste proceso, es preciso suponer que los del partido de la oposition fueron los que en cierto modo formataron la conmocion en Granada de Nicaragua, dando voz al pueblo en un diputado que en cabildo abierto lo hicieron nombrar el 18 de Diciembre de once, segun debe constar en el proceso, á cuya junta no asistió el esponente; pero como á poco se hicieron sospechosos, el mismo diputado pidió se les privase de los empleos, con lo que agraviados, se emoigraron á un pueblo distante cuatro leguas, en donde no perdonaron medio, asi para insultar á las autoridades y vecindario con libelos infamatorios, como para desacreditarlos con informes calumniosos que hacian al [fol. 10] Capitan General del Reyno y he aqui el verdadero, y único origen del famoso y original proceso de Granada de Nicaragua, en que á discrecion de los contrarios fueron comprehendidos veinte y tres Ciudadanos de la primera distincion, con otros muchos de entre las castas, en que se gastó cerca de un año para su formacion, con que tanto se escandalizó todo aquel el Reyno, y de que hasta los cinco años se logró la finalizacion, permaneciendo aun despues de ocho los irreperables daños que causó á tantos ciudadanos honrados.

18 Iniciado pues, y fenecido hasta estado de sentencia águsto y contento de los contrarios en Granada de Nicaragua fue indispensable remitirlo á la Capital del Reyno que dista doscientas leguas, y con él á los veinte y tres ciudadanos con tropa y un grillete al pie, para que fuese sentenciada la causa por Consejo de Guerra de oficiales generales, conforme á la Ordenanza general del ejército, por estar comprehendidos muchos militares con un teniente coronel. ¿ y quien no creeria á vista de tanto aparato, quel al momento haria reunir el Capitan General el Consejo, para que fallase conforme á la ley y al merito de los autos lo que pareciese justo? Seguramente que asi lo hubiera egecutado, si no hubiesen peligrado los del partido de la oposicion, y aun él mismo por la responsabilidad de los gastos enormes erogados a la hacienda pública; y para alejar todo lo posible tan prócsimo peligro, se forja un proyecto que aunque contrariado por el torrente de las leyes, y especialmente por el sistema que nos rige, y que entonces tambien regia pudo salvarlos de los riesgos del momento, y en su consecuencia resuelve en Enero de 814, que el proceso se remitiese á la Regencia del Reyno con diez de los comprehendidos, quedando doce en el Castillo de Trujillo de Honduras hasta su resolucion, y el otro por el singular privilegio de tener mucho dinero quedase arrestado con la ciudad por carcel: todo lo que fue egecutado al momento, sin que valiesen protestas ni reclamos, llegando aca el proceso con los ocho individuos, por haber muerto dos en la Habana [fol. 11], cuando ya estaba estinguida la Regencia, por lo que V.M. Lo mandó pasar al Supremo Consejo de la Guerra.

19En este Tribunal despues de tres años por no haber encontrado cargo alguno justificado, y sí en el quaderno de careos perjurados todos los testigos del sumario, que no pudieran dar razon de sus dichos, se mandó poner en libertad con restitucion de los bienes embargados, á todos los comprehendidos que contaban cinco años de rigorosa prision en 25 de junio de 817; pero como el Capitan General D. José de Bustamente y Guerra, para dorar el atentado de remitir la causa en estado de sentencia con diez de los comprehendidos, se vió precisado á acompañar falsos y calumniosos informes acerca de la conducta de aquellos, el Consejo de Guerra para no desairarlos, ó dandoles entero credito, añade á su resolucion la mas gravosa clausula, de que no pudiesen pasar á America hasta que segun su conducta lo tuviese á bien V.M. con otras especies menos decorosas, y nada conformes al mérito de un proceso viciado y nulo; y esto al mismo tiempo que en el Consejo de Indias, se reprobada la conducta de dicho Capitan General, haciéndole mostar el Real desagrado, sepárandolo del mando, y sugetándolo espresamente al juicio de residencia, segun aparece en la Real órden de 28 de Junio de 1817, librada tres dias despues de la sentencia, que pidese se traiga á vista, para que patentizándose la deformidad de aquel gobierno arbitrario, aparezca sin reobozo la notoria injusticia, con que por contemporizar con un gefe desmoralizado, se ha tratado al esponente y sus compañeros, arruinándolos en sus personas, en su reputacion y en sus familias y bienes, por ocho años en que han sido victimas del mas criminal capricho.

20Ya pues que no es posible que el Gobierno reponga al esponente de los perjuicios personales y pecuniarios, podrá si en méritos de justicia subsanar su opinion y fama, declarando en forma legal, que el tal proceso como ilegal, viciado y nulo, no debe obscurecer ni mancillar en ningun tiempo su arreglada conducta ante la lei; para lo que bastara traer á la vista el quaderno solo de careos [fol. 12], en que están perjurados los testigos del sumario y las protestas hechas en tiempo, sobre no haberles permitido defensa legal; cuya declaratoria le es tan necesaria quanto que tiene una esposa joven, y una tierna hija, sobre quienes refluye inmediatamente la mala opinion, que por el tal proceso se haya formado del esponente en el reino de Guatemala, para donde, con el permiso que ya tiene de V. M. Se regresará tan luego que obtenga la enunciada declaratoria, que pide se le entregue por duplicado; por tanto * AVM suplica se digne proveer en todo por el Ministerio que corresponda, como lleva pedido que es justicia* Cadiz 29 de septiembre de 1820.
SEÑOR

21Juan Argüello
AÑO DE 1820
EN LA IMPRENTA DE LA CALLE DEL AIRE NUM. 173
A CARGO DE AUSEBIO DIAZ MALO.[fol. 13]

Fuentes :

Biblioteca Nacional de Guatemala, Colección Valenzuela