Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.158.187.118', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : cronologia : Vida del Hermano Pedro de San José de Betancur : Vida del Hermano Pedro de San José de Betancur

Ficha n° 2485

Creada: 21 septiembre 2010
Editada: 21 septiembre 2010
Modificada: 03 julio 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 2990 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Vida del Hermano Pedro de San José de Betancur

Falleció en 1667 y habiendo testado, en una de las cláusulas recomendó a fray Rodrigo [De Arias Maldonado] que continuara las obras por él iniciadas.
748
Palabras claves :
Belén, Clero regular, Hospitales, Convento
Fecha :
del 1626-03-19 al 1667-04-25
Temática:
Historia de la Iglesia : Clero regular
Cuadro geográfico:
Guatemala
Impacto del acontecimiento:
Debíl
Más información:

Después de la muerte del Hermano Pedro se publicaron una serie de libros acerca de su vida, los cuales fomentaron las primeras veneraciones. Manuel Lobo era el confesor del beato Betancourt.

Según un relato de François-René Chateaubriand “Pedro de Betancourt, hermano del orden de S. Francisco , estando en Guatemala, ciudad y provincia de la América española, compadecido vivamente de la infeliz suerte de los esclavos que no tenían lugar alguno de refugio cuando estaban enfermos, y habiendo conseguido de limosna una pobre casilla, donde antes tenia una escuela para los pobres , edificó él mismo una especie de enfermería, que cubrió con paja, con el designio de recoger en ella’ á los esclavos que carecían de todo abrigo. No tardó mucho en encontrar á una negra estropeada y abandonada de su dueño. Pone la esclava sobre sus hombros, y lleno de gloria con su carga la lleva á aquella desdichada casa, á que daba el nombre de hospital, y recorre toda la ciudad pidiendo para el socorro de su pobre negra. No sobrevivió ésta mucho tiempo á tanta caridad; pero derramando sus últimas lágrimas prometió á su compasivo enfermero recompensas eternas, que sin duda alguna obtuvo en el cielo. Muchas personas ricas conmovidas de estas virtudes diéron fondos á Betancourt, con los cuales vino á convertirse la choza de la muger negra en un hospital magnífico. Murió joven este religioso, consumido su corazon del amor á la humanidad. Inmediatamente que se estendíó la voz de su muerte, corriéron precipitadamente al hospital los pobres y los esclavos para vér la última vez á su bienhechor. Besaban sus pies, cortaban pedazos de sus vestidos, y le hubieran dilacerado el cuerpo para llevarse algunas reliquias, si no se hubiesen puesto guardias al atahud. A algunos les parecería tal vez el cuerpo de algun tirano que se defendia del furor y odio del pueblo ; pero no era sino un pobre religioso , que se robaba el amor de sus corazones agradecidos”.

Fuentes :

Fuentes primarias

Manuel Lobo, Relación de la vida, y virtudes del V. Hermano Pedro de San Joseph Betancurt (Guatemala, Joseph de Pineda Ibarra, 1667).

Doctor Francisco Antonio de Montalvo, Vida admirable y muerte preciosa del Venerable Hermano Pedro de S. José Bentancur, (Roma, 1683).

Fray José García de la Concepción, Historia Bethlemítica, Vida admirable y ejemplar del venerable siervo de Dios, y padre Pedro de San Joseph Betancur, fundador del regular instituto de Bethlen en las Indias Occidentales, (Sevilla: Juan de la Puerta, 1723).

Regla, y constituciones de la sagrada religion Bethlemitica, fundada en las Indias Occidentales por el … Fr. Pedro De San Joseph Betancur por la viuda de D. Joseph Bernardo de Hogal, 1751.

Fuentes secundarias

François-René Chateaubriand, Genio del cristianismo, ó, Bellezas poéticas y morales de la religion cristiana , (Madrid: Impr. de la Hija de Ibarra, 1806), pág. 217.

J. Joaquín Pardo, Pedro Zamora Castellanos, Luis Luján Muñoz, Guía de Antigua Guatemala, 3a ed., (Guatemala: Editorial “Jose de Pineda Ibarra”, 1969), págs. 181-184.