Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.166.201.210', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : noticia : “El presbítero Florencio Castillo. Diputado por Costa Rica en las Cortes de Cádiz.” : “El presbítero Florencio Castillo. Diputado por Costa Rica en las Cortes de Cádiz.”

Ficha n° 2500

Creada: 12 octubre 2010
Editada: 12 octubre 2010
Modificada: 12 octubre 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 310 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

“El presbítero Florencio Castillo. Diputado por Costa Rica en las Cortes de Cádiz.”

Nuevo libro de Manuel Benavides B.
623
Tipo de noticia:
Novedad bibliográfica
Lugar:
España
Fecha:
12 de ocutbre de 2010
Resumen:

Son dos tomos en un volumen.
El primer tomo se llama: Formación de un diputado para las Cortes de Cádiz.
El segundo tomo lleva como título: Visión de las Cortes de Cádiz desde una provincia periférica de Centroamérica.
La versión española tiene cerca de 650 páginas y la editada en Costa Rica 670, no sólo por la variaciones que provoca la diferente diagramación sino porque en la versión de Costa Rica se incluyó una genealogía de los Castillo que en Europa no interesaría mucho.

En el primer tomo se trata de reconstruir la vida del padre Florencio Castillo en todas sus facetas para detectar los diferentes aspectos que formaron su pensamiento y sus acciones. Desde averiguar qué lugar ocupaba su familia en la escala social en el campo político y económico, pasando por verificar la formación que recibió en San José, Costa Rica, hasta llegar al seminario de San Ramón Nonato de León, Nicaragua. En esta institución se verificó las corrientes intelectuales que estaban circulando por influencia de la Universidad de San Carlos Borromeo de Guatemala, fin que se consiguió conociendo un poco la vida de sus profesores, los libros bases de los diferentes cursos, la influencia de obispos ilustrados. También se reconstruyó la relación con intelectuales como Miguel Larreynaga, el fraile Buenaventura García, el padre Tomás Ruiz, Cecilio del Valle, etc. Aspecto muy importante fue rastrear su tarea como catedrático de filosofía en el seminario de León en torno a los exámenes que aplicó a sus discípulos tales como su hermano Demetrio y Francisco Osejo. No se ha olvidado contextualizar todos estos aspectos en su tarea de sacerdote. El primer tomo termina describiendo todo el proceso por el que fue elegido diputado a las Cortes así como su largo viaje para llegar a la Isla de Cádiz.

El segundo tomó se refiere a todo el papel que desarrolló en España en las sesiones de las Cortes, en este caso se encontró mucho material no sólo en el diario de las actas de las sesiones, sino que el Archivo de Indias brindó documentación paralela que ayudó a ampliar los contextos y por lo mismo la comprensión de sus discursos y acciones realizadas en este periodo. También ayudó sobremanera encontrar en archivos de Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México documentación importantísima para expandir horizontes que completan el panorama. Desde esta cantidad de fuentes se trató de no aislar las palabras del padre Florencio del contexto de las sesiones, por lo que se encuadraron entre lo que dijeron sus compañeros diputados en cada ocasión; igual valor tuvo el colocar sus ideas en el contexto general de las Cortes hacia su interior como hacia su exterior de acuerdo a lo que estaba padeciendo España con la invasión realizada por Napoleón, las transformaciones de las ideas de la época y sus implicaciones en el choque de intereses entre conservadores y liberales en materias como política, división de poderes, economía, comercio, agricultura, educación y otros temas, sin olvidar el contexto internacional en lo que se refiere a la relación con las diferentes potencias. El índice que se incluye muestra la multitud de temas en los que se ocupó y prueba tres grandes geografías que se beneficiaron de sus aportes: Costa Rica, América y España. Un punto central que explica el título del segundo tomo lo constituye el que a través del padre Florencio, por su origen familiar, por la provincia de donde venía y con la realidad que pudo observar pasando por Nicaragua y Honduras, así como las noticias que le llegaban de Guatemala como centro que dominaba al resto de las provincias de Centroamérica, tiene una visión geopolítica del área que marcara sus trabajos en las Cortes, dando una visión muy interesante de las mismas desde una provincia periférica, que ayuda a matizar lo que siempre se ha dicho cuando se observa esta época desde los grandes centros de poder de América como lo serían Perú, México y Guatemala. Muchas afirmaciones bastantes generalizadoras aún para un área pequeña como Centroamérica pierden en gran medida su lógica. Ningún otro diputado del área tuvo esta dimensión. Esta posición del padre Florencio explica porque se afirma que fue el diputado por Centroamérica, porque además de su visión las Cortes y autoridades locales en cada una de estas cinco provincias sometieron a su consideración varios proyectos.

PRÓLOGO

El Presbítero Florencio Castillo. Diputado por Costa Rica en las Cortes de Cádiz es el título del libro que Manuel Benavides ha escrito sobre la obra y la participación de nuestro representante ante las Cortes de Cádiz. Es una obra que asoma al lector a una nueva lectura de Castillo, hombre extraordinario que sale de una Costa Rica rural y aislada a comienzos del siglo XIX y se destaca en las Cortes de Cádiz. Florencio Castillo nace en Ujarrás, pequeño pueblo de escasos recursos. Pero Castillo no permanece mucho tiempo ahí, pues su madre decide trasladar la familia a San José en el momento en que esta población llega a ser el centro de la actividad tabacalera, lugar en donde el principal grupo de sus moradores se preparaba para los cambios que se avecinaban y que culminarán con el liderazgo de San José en el campo político y económico. Este es un momento importante para Castillo, pues su vida en San José le ofrece compartir con los josefinos una forma de vida más sencilla y libre con un desarrollo económico que le permitirá prepararse mejor para poder seguir sus estudios en Nicaragua. Manuel Benavides investiga a Castillo en sus fuentes primarias. En Costa Rica descubre sus orígenes y el porqué le fue posible ir a estudiar a León de Nicaragua; en León nos ofrece un panorama diferente del Colegio de San Ramón y de sus profesores, hombres formados en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Tal circunstancia lleva a Benavides a hacer un estudio y análisis de la universidad guatemalteca en donde ya habían echado raíces las ideas de la Ilustración y el influjo definitivo que tuvieron las reformas educativas que se llevaron a cabo en ese centro académico, a las que contribuyó también otro costarricense, fray José Antonio Goicoechea, quien ejerció una influencia decisiva en la educación cultura de la Centroamérica de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX. Luego, Benavides sigue los pasos de Castillo en Honduras y posteriormente en España, a donde llega como diputado y en donde habrá de dejar su muy importante legado en las discusiones que tuvieron lugar en las Cortes. Sitúa al padre Castillo en ese difícil contexto que fue el comienzo del siglo XIX, en el que la invasión de Napoleón a España cambia la historia de esta y de sus reinos en América. Pero, el estudio va más allá de los hechos coyunturales, pues busca a través de los escritos de Castillo la valoración de sus ideas que le permitieron tener ese gran conocimiento de la economía y la política de aquella sociedad, lo que lo llevará a comprender la necesidad que tenía Nicaragua y Costa Rica de librarse de la tutela guatemalteca, cuya clase oligárquica trataba de controlar la economía del sur de la América Central. Así la petición de Castillo de que se formara una Diputación Provincial que les permitiera, a Nicaragua y Costa Rica, estructurar su propia política económica para así poder comerciar con Panamá. Una solicitud que reiterativamente habían hecho ante el Rey, tanto Costa Rica como Nicaragua. La objetividad del trabajo de Manuel Benavides nos permite penetrar en aquel mundo, en aquel magno acontecimiento que fueron las Cortes de Cádiz y apreciar las intervenciones que en ellas hizo Castillo, en las que se ponen de manifiesto su erudición y su dominio de una amplia temática que no se refiere solamente a Centroamérica sino que abarca otras regiones de América y de España. Así, su gran capacidad intelectual le permitirá tener objetivos muy claros a la hora de sus intervenciones en las Cortes. Su gran elocuencia para presentar sus ideas nos permite comprender porqué fue electo Secretario, Vicepresidente y Presidente de aquel Congreso, puestos que nos dejan ver el respeto y aprecio que le tenían sus colegas. Al final de la obra el lector puede apreciar como Castillo ya no solo será conocido por ser el paladín de los desposeídos, de aquellos que luchan por sus derechos, sino que es el hombre que ve hacia delante y comprende cuál es el derrotero que debe seguir el país y cuáles son los instrumentos con que debe contarse para enfrentar su porvenir.

Clotilde Obregón Quesada. San José, 8 de marzo de 2010.