Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.225.9.188', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Aunque el país es fertilísimo, es también extrema la pobreza de sus habitantes. Portobello en el año de 1789 : Aunque el país es fertilísimo, es también extrema la pobreza de sus habitantes. Portobello en el año de 1789

Ficha n° 2551

Creada: 31 diciembre 2010
Editada: 31 diciembre 2010
Modificada: 31 diciembre 2010

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 170 (aprox.)

Autor de la ficha:

Antonino VIDAL ORTEGA

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Aunque el país es fertilísimo, es también extrema la pobreza de sus habitantes. Portobello en el año de 1789

Desde que se firmara el tratado de Utrech, a comienzos del siglo XVIII, el imperio español quedó al margen de la navegación extranjera y del contrabando y por más que lo intentó a lo largo de toda la centuria con los planes reformistas de los gobiernos ilustrados, nunca volvió a dominar el mar y por tanto todos sus dominios americanos quedaron a expensas de sus rivales imperiales. Durante el siglo XVIII, hubo toda una internacionalización del comercio del gran Caribe y desde luego en él hubo una armada claramente superior, la británica. Lo que más se resintió después de este acuerdo, fue la organización del comercio oficial de la corona española, lo que se denominó por casi dos siglos la Carrera de Indias o el monopolio comercial. En esta arquitectura del comercio, se había privilegiado algunos puertos y rutas y entre ellas destacó la de Tierra Firme, por la que circuló la plata que provenía de los distritos mineros del virreinato del Perú. Ahí el Istmo jugó un papel clave y el eje Cartagena-Portobello- Panamá, fue central y estratégico. Portobello engranado a Cartagena protegió esta ruta y fue el lugar donde se celebraron durante la centuria del siglo XVII, algunas de las ferias comerciales más ricas de todo el continente. Sin embargo, durante el siglo XVIII, y en concreto desde Utrech como hemos referido, se inició una larga decadencia de este nodo central de las rutas monopólicas. La pérdida de volumen del comercio de la Carrera, unido a la creación de rutas alternas para acceder al comercio del Pacífico, −como las que establecieron los ingleses desde Jamaica a través del Darién−, llevaron a una continuada pérdida de actividad. En esta zona de la cuenca del Caribe, el comercio de mercancías ilícitas acabó por constituirse en un negocio más lucrativo que cualquier otra actividad de parte de ingleses, franceses y holandeses quienes realizaron cualquier tipo de actividades comerciales. Un hecho marcaría la decadencia absoluta y fue a raíz de la guerra de la oreja de Jenkins, a mitad del siglo XVIII, que culminó con la toma de Portobello por la armada del Almirante Vernon responsable directo del fin de las ferias de Tierra Firme. El testimonio que presentamos se trata de un documento inédito que reposa en los fondos del Archivo General de Indias de la ciudad de Sevilla, España encontrado de manera fortuita en los fondos de la sección, Panamá. Se trata de un informe presentado al rey por el gobernador Vicente de Emparan acerca del estado de Portobello en 1789, el año de la revolución francesa. En él se hace una descripción de su precaria situación en que se hallaba la localidad y propone una serie de medidas para recuperar la actividad del lugar. El documento es rico en información y nos permite visualizar la situación de estancamiento económico de lo que antaño había sido uno de los lugares por más activos de comercio del Caribe.
Autor:
Don Vicente de Emparan
Fecha:
1789-12-18
Paginas:
3
Texto íntegral:

1Portobello, 18 de diciembre de 1789

2El gobernador don Vicente de Emparan
Propone cuatro gracias que dice se deben conceder para reparar el miserable estado en el que se halla aquella ciudad.
Excmo Señor:
En la que tuve el honor de escribir a VE a mi ingreso al gobierno, decía que no estaba suficientemente instruido y cual se requería para dar un informe del estado actual de esta ciudad. Ya hoy puedo darlo a VE indicándole al mismo tiempo las causas de su decadencia y ruina y los medios que hallo capaces para restablecerla sujetos a la condición que me prescribe el Exmo Virrey don José de Ezpeleta de que no hayan de causar dispendios al real erario. Proposición hecha a mi antecesor a resulta del informe que le dio el último gobernador propietario don Félix Muñiz Malo.

3La ciudad está reducida a un cortísimo número de casas, muchas de ellas amenazando ruina y anunciando otros tantos solares como infinitos que se hallan en los mejores sitios de su recinto. La duración de estos edificios es muy corta porque en su exterior o pared así como en el interior es de madera y no es posible que resista al calor y la continua lluvia de nueve meses del año. Imposibilita su rehabilitación la extrema miseria del vecindario y la circunstancia de ser todos de capellanías cuyos propietarios residen en Panamá; rehúsan estos el expender su que fabricar en los solares pretenden la contribución del todo de la obra y no el usufructo de un terreno abandonado que nada les produce en esta calidad. Con esta mal fundada, indiscreta oposición ocasionan al rey y al pueblo un daño irreparable y si SM no aplica prontamente los necesarios remedios para contarla en el espacio de pocos años no existirá de Portobello otra cosa sino las fortificaciones que tiene para su defensa. No hay aquí medio alguno de contener su ruina y total destrucción porque aunque el país es fertilísimo, es también extrema la pobreza de sus habitantes; y siendo en corto número le es imposible mantener descubierto su terreno para labranza del cacao, café, arroz y otros frutos que produce maravillosamente. Por consiguiente no gira otro dinero del que dimana de los sueldos que paga el rey a los pocos empleados que aquí tiene, y a setenta soldados que suelen existir de guarnición servidos los destacamentos que provee la plaza.

4Así, no habiendo fruto que cambiar en el país no hay comercio alguno; porque los géneros que se introducen por este siguen por Chagre a Panamá sin dejar otra utilidad que el flete de las piraguas y bongos que los conducen hasta cruces. Esta falta de frutos hace que el mantenimiento sea carísimo porque tiene que proveerlos de Cartagena y Panamá. La ciudad no tiene propio de ninguna especie y sus arbitrios se reducen a 1 peso que paga cada cabeza de ganado mayor que se introduce en el matadero y 10 reales el de cerda; lo que tal vez ocasione que se la mitad del año se esté careciendo de vacas porque no habiéndola en este territorio es fuerza acudir por ella a ciudad de Panamá y porque siendo poco el consumo no son los proveedores estimulados de la ganancia.
Estas son las causas que más contribuyeron a la decadencia de esta ciudad, los medios de ocurrir a ellos y repararla y aumentarla sin que ocasione gastos al Real Erario, podrían ser si la piedad del rey condesciende en adaptarlos a favor de estos miserables pero buenos vasallos lo cuatro que voy a indicar.
1. La concesión de cuatro o cinco títulos de Castilla beneficiables a favor de Portobelo con cuyo producto se reedificarían casas en los muchos solares que hay, tasándolos antes y haciendo entender a los capellanes que no tienen derecho alguno a lo que se fabrique en ellos y mandándoles expresamente que no se opongan a su obra respecto a que ellos no quieren levantarlas y solo le corresponde de justicia, el terreno o la parte a el que manifestaren pertenecerles.

52. El que los correos marítimos vengan de Cartagena este puerto con la correspondencia del (Peru). De este arbitrio resultan notables ventajas no solo a este pueblo sino también al rey y al estado porque introducida en Paita por Vía de Panamá y de Paita a Lima por tierra se verá frecuentemente que las cartas de España pueden estar en tiempo de brisas en aquella capital en dos y medio tres meses a mas tardar. Con alguno retardo en los vendavales¸ pero todo el año de Lima en España siempre que si demora en Cartagena no sea larga en el mismo espacio de los setenta y cinco a noventa días. Todas estas inmediatas provincias del Perú no tienen en su mayor parte correos establecidos y necesitados a servirse de propios experimentar muchos gasto y mucho atraso en el recibo de sus cartas; y con este arbitrio queda vencido este perjuicio. Anteriormente venía el correo de Cartagena a Portobelo, y hasta Panamá, pero no trayendo otra correspondencia no se costeaba el erario, razón aunque no buena, porque se suprimió este establecimiento.

63. Es el que residieran en esta plaza como unos 400 hombres efectivos de tropa asalariada de la misma que hoy está en la provincia de Panamá; y aunque no es todavía la que se le señalaba por reglamento para tiempo de guerra sus pagas irían necesariamente fomentando actividad en el vecindario por la labranza y comercio con el deseo natural de adquirir el dinero del soldado por el consumo preciso de este. Convendría que todo o la parte posible de esta tropa fuera de la de color de la tierra; y que como mas propia para desmonte se le obligaría alternativamente a este trabajo por dos veranos a lo menos en los cuales descubrirían una buena parte de este terreno causando a este pueblo infeliz dos ventajas de suma consideración que son la salud y terreno despejado para que establecieran estancias o haciendas, las que hoy es imposible que las formemos por sus muchas miserias y por la corta población que hay motivos que embargan sus buenos deseos y causa el desaliento que se observa.

74. Es el que se destinaran aquí algunos buenos poblares acostumbrados al trabajo del campo e inteligentes en él, sean de los naturales del reino de Santa Fe, o sean de los católicos ingleses de la isla de San Andrés a quienes por orden superior va a informales de su expulsión la fragata Santa Águeda: estoy mejorando antes de suerte labrando uso terreno sumamente pingüe que con poco beneficio vemos que produce el mejor cacao, caña dulce, arroz, maíz, plátano y cuanto se planta y se siembra en él.

8Estos son señor exmo. los medios que se me han ocurrido para evitar las ruina total de la ciudad y fomentarla si SM quisiera realizarlos, contribuiré con el esmero posible a procurarles todas las ventajas que puedan resultar de sus práctica. Conozco el corazón de VM naturalmente inclinado a proteger la humanidad y no dudo que incluirá VE el piadoso ánimo del soberano ha amparar estos miserables vasallos en la triste situación a que los ha reducido el desamparo del comercio desde el establecimento de él por el cabo de hornos, las dos embarcaciones de los ingleses, la intemperie del clima y otras causas a que la sola casualidad los ha expuesto.
Dios Guarde a VE 18 diciembre de 1789.

9Nota:
Que las fortificaciones que tienen para defender el puerto son cuatro, San Gerónimo que se asienta de su boca, o entrada; Santiago a la banda o parte de la ciudad; y san Fernando: y san ,para el servicio de su artillería son suficiente para impedir la entrada del enemigo cuando intentase forzarlo pero todas están dominadas y una vez vencidas la débil defensa de la maleza o bosque, serán prendidas forzosamente sin daño alguno de los invasores.
2. La Iglesia fue arruinada en la última incursión de los ingleses, lo que hoy la sustituye es una teja vana que está derrumbando. SM don Carlos III que Dios goze hizo a la ciudad una limosna de 4000 pesos para la fábrica de otra; pero no alcanzando esta cantidad para la obra y no teniendo arbitrios, el pobre vecindario, se conservaba esta en las Cajas Reales entre tanto que SM reinante imitando la piedad de su augusto Padre resuelva contribuir con lo restante necesario para trasladar al señor a más digno templo de la indecente habitación que hoy se digna a llamar con su presencia con vergonzosa confusión de los que estamos notando.