Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.19.6', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Licencia para salir de Guatemala al puerto de Cádiz a un indiano navarro en 1785. : Licencia para salir de Guatemala al puerto de Cádiz a un indiano navarro en 1785.

Ficha n° 2555

Creada: 09 enero 2011
Editada: 09 enero 2011
Modificada: 09 enero 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 220 (aprox.)

Autor de la ficha:

Santiago GARCíA IPARRAGUIRRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Licencia para salir de Guatemala al puerto de Cádiz a un indiano navarro en 1785.

En un pueblo vasco de Navarra se encontró unos documentos de un indiano navarro, que como muchos otros, estuvo en Guatemala en el siglo XVIII y retornó a su lugar de origen después de dedicarse al comercio, al cultivo del añil y la cochinilla, y medrar económicamente. El documento en cuestión está dado por el entonces capitán general Josef Estachería dando licencia para el retorno al puerto de Cádiz.
Palabras claves :
Licencia, Comercio, Familias, Viaje, Negocios
Autor:
Josef Estachería
Ubicación:
Archivo particular
Fecha:
1785-04-18
Texto íntegral:

1

Introducción

2En el pueblo navarro de Escároz del Valle de Salazar, se encuentra la casa Algara. Esta casa debió de ser propiedad y morada de Miguel Zarraluqui y Algarra, quien vivió en Guatemala desde 1771 a 1785 dedicado al comercio. En 1785 decidió regresar a su tierra natal y vivió en la casa Algara de la villa de Escároz. En dicho pueblo, y en su regreso, debió ocupar cargos públicos relacionados con el mundo de la administración de justicia de la zona, pues dejó un archivo con documentos guardados en una caja de madera, archivo que permaneció por muchos años, hasta recientemente, en el desván y trastero superior de la vivienda. Los actuales descendientes, al heredar la casa, heredaron los bienes de los sucesores de Miguel Zarraluqui, y se repartieron los libros antiguos y los documentos del archivo, rompiendo su unidad. A mi criterio, estos documentos debían estar en el juzgado de la zona.

3Entre los documentos se encuentra la licencia que transcribo, licencia que me llamó la atención al ser escrita, la parte principal y casi toda ella, en la Nueva Guatemala1, capital entonces de la Capitanía General de Guatemala que iba de Chiapas a Costa Rica. Esta licencia nos ilustra sobre el itinerario del viaje, los puertos y lugares por donde se transitaba, la burocracia y controles administrativos que exigía viajar de Guatemala al puerto de Cádiz en 1785, y el tiempo que se tardaba en hacer el viaje.

4Mi trabajo constará de siete partes: introducción, regesto, comentario paleográfico, comentario diplomático, transcripción, comentario personal2 y documento original.

Regesto

5Don Miguel Pascual Zarraluqui, que vino de los “reynos de España” a Guatemala en 1771, dedicándose al comercio en la Nueva Guatemala y en las provincias, habiendo concluido sus negocios en 1785, desea regresar al puerto de Cadiz, por lo que pide la debida licencia para partir. El capitán general, Don Josef Estachería, le da el correspondiente despacho, certificando que el interesado es solvente y no tiene deudas ni con la real hacienda ni con ninguno de los ramos administrativos, por lo que se le da el debido permiso para partir, pidiendo que no se le pongan impedimentos, antes bien, se le dé todo el favor y auxilio que pidiere y necesitase en su viaje. La licencia lleva la firma del capitán general y del escribano de cámara de la Real audiencia y cancillería, Don Ignacio Guerra Marchán, por lo que dos días después, el 18 de abril de 1785, tres escribanos certifican que la licencia ha sido refrendada por el secretario de cámara de la real audiencia y cancillería, por lo que se da entera fe y crédito judicial y extrajudicial al citado despacho. Tres meses más tarde, el 23 de julio de 1785, en el puesto de Omoa, Honduras, se certifica el pase por esa plaza y su real contaduría. La última hoja está escrita en La Habana el 27 de octubre de 1785, en la que se le da permiso para seguir libremente, según decía la licencia, en la embarcación en la que se le acomode, presentando su equipaje en la administración general de rentas.

Comentario paleográfico

6Este documento está escrito con una bastardilla redonda española tipo castellana. En su factura se observa la intervención de cuatro manos. En realidad el documento central e importante es el que llamo la licencia, es decir, el despacho o licencia que da el capitán general de Guatemala a Zarraluqui para que pueda salir libremente de Guatemala pues no tiene deudas con la real hacienda que le prohíba el viaje de regreso a España. Es, para entendernos, como el pasaporte, son cuatro hojas. A esta licencia o permiso de salida, se agregan a continuación otros pequeños textos, como el que firman tres escribanos autenticando la firma del secretario de cámara que escribe y firma la licencia, tiene once líneas; el texto escrito en el puesto y puerto de Omoa donde se registra el pase del interesado por la dicha plaza y real contaduría, de cinco líneas; y el texto de La Habana en que se concede a Zarraluqui el seguir su camino y abordar la nave en la que se le acomode habiendo presentado su equipaje en la administración general de rentas, de seis líneas. A pesar de las diferentes cuatro manos que, en cierta manera, rompen la unidad paleográfica del documento, se puede hablar de un documento que está escrito con una bastardilla redonda tipo castellana. Es una escritura formada, inclinada a la derecha, de trazos gruesos y con una gran presencia de letras mayúsculas. Con empleo de tildes: há, á, dé, representó, recibiré; puntos sobre la i: dice capitán concluido…etc, y uso de comas. El amanuense efectúa rasgueos cuando las vocales van en posición final de línea, v. gr. la a, la e. El caído de las letras p, j, y, q, f presentan un perfil muy acusado en su base. El caído de la g es largo y redondo. También algunos astiles muestran un pequeño perfil como en las letras h, l, t, b, f. Las abreviaturas son pocas: genl, Rl, Hacda, mdo, sn, qe, essos, setos, auda, y las referidas sobre todo a los tratamientos: DN, V.S., S.M., M.Y.S. La letra d mayúscula es capital: ; en minúscula puede ser uncial donde el astil sinistrogiro remata en espiral: ; o con astil sin espiral: ; o de doble lazo con dirección dextrógira para enlazar con la letra siguiente: . La letra g es de un solo ojo y con caído prolongado desplazado del ojo hacia la izquierda y con cierta redondez: .La letra s tiene varias formas, usándose bastante la de doble curvatura. Uso de la letra e mayúscula con astil superior curvo y prolongado: . En el documento de la licencia algunos monosílabos ligan: desu, dela, sele.
La primera y segunda mano, es decir la licencia y el texto de la auténtica de la firma de la licencia escritos en la Nueva Guatemala, son muy parecidas en la forma de las letras y en la forma de la escritura. Se nota la diferencia con la forma del breve texto de Omoa y del texto de La Habana. Se percibe las diferencias de escritura y las distintas manos dentro de la bastardilla redonda española tipo castellana. En el texto de Omoa la letra está inclinada a la derecha, los trazos son curvos y las letras mayúsculas son grandes, redondas y con trazos gruesos. La cuarta mano correspondiente al texto de La Habana tiene una letra inclinada a la derecha y es redonda y grande.

Comentario diplomático

7Son siete hojas, tres de ellas son de papel sellado, estampadas con dos sellos, uno de ellos el real de Carlos III, el otro es el sello correspondiente al sello 3, y también, en el margen superior, figura el precio del papel sellado: un real. En estas tres hojas está escrita la siguiente leyenda: “sello tercero, un real años de mil setecientos y ochenta y dos y ochenta y tres”.

8Dentro de este documento, hay, podríamos decir, cuatro documentos, escritos por cuatro manos diferentes y por cuatro ramos o secciones diferentes de la administración pública. El principal, y sobre el que giran todos los demás, cortos de por sí, es el primero, la licencia para salir de Guatemala hacia España dada por el capitán general y presidente de la real audiencia.

9En efecto, de las siete hojas, las cinco primeras forman el documento central y principal; está firmado por el entonces capitán general de Guatemala Don Josef Estachería; escrito por su mandato, obviamente, por Ignacio Sánchez Marchán, escribano de cámara de la real audiencia y cancillería, mayor de gobierno y general de este reino; su nombre, donde firma, es muy legible. En estas cinco hojas, el documento central e importante, Don Josef Estachería declara a Miguel Pasqual Zarraluqui libre de toda deuda con los ramos de la real hacienda, por lo que se le concede licencia para regresar a España por el puerto de Cádiz, pidiendo no se le pongan trabas ni impedimento alguno, antes bien, tanto en los puertos y aduanas, como en el barco en el que zarpe, se le dé todo el favor y auxilio de que tuviera necesidad; en resumidas cuentas, que se concede a Don Miguel Pasqual Zarraluqui licencia para regresar a España, ya que no es deudor de la real hacienda.

10Lo interesante del documento en su totalidad es que, después de la licencia del capitán general para dejar Guatemala y regresar al puerto de Cádiz, escrito en la Nueva Guatemala el 18 de abril de 1785, existe otras manos y escrito por otro ramo de la administración; tres escribanos que al final firman, dan fe que Don Ignacio Guerra Merchán, secretario de cámara de la real audiencia y cancillería ha refrendado el despacho que antecede, por lo que se da entera fe y crédito judicial y extrajudicial del mismo. Esta pequeño testimonio está firmado por los escribanos Francisco María Valdés, Francisco Valdés y Antonio Piscina y fechado en la Nueva Guatemala el 18 de abril, dos días después del anterior despacho, de mil setecientos ochenta y cinco.

11Dentro de este criterio, encontramos otra mano y otra instancia autora de otras pocas líneas. Están escritas en el puesto de San Fernando de Omoa el 23 de julio de 1785, y por ellas tomamos constancia que Zarraluqui pasó por esta plaza y su real contaduría. Quiere decir que el interesado, en su regreso a España, salió de la fortaleza y puerto de Omoa. Efectivamente, por estos años se construyó en Omoa, perteneciente actualmente a la República de Honduras, la fortaleza de San Fernando de Omoa para contrarrestar la piratería. Anteriormente, el puerto que se usaba estaba en Izabal, actual Guatemala, en el lago de Izabal, donde también se había levantado el castillo de San Felipe con el mismo fin. Esta sección está firmada por dos personas, una de nombre Domínguez; la otra firma me resulta ilegible.

12La última hoja está escrita en La Habana el 27 de octubre de 1785 y firmada por alguien cuyo nombre me resulta ilegible, aunque parece que puede ser Troncoso. La nota viene a decir que el interesado puede seguir libremente el viaje, en la embarcación que se le acomode y presentando su equipaje en la administración general de rentas; es decir, después de otro chequeo.

Transcripción literal

13Cruz griega

14Un real.

15Sello redondo: (leyenda) :CAROLUS III. D.G. HISPANIAR.REX. Escudo coronado en medio.

16Sello: Cruz. : (leyenda): Para los años de 1785 y 1786. Alrededor. En el centro un escudo con dos columnas y una corona en el centro y las letras S y 3(sello tercero) en los lados del escudo.

17Leyenda: SELLO TERCERO, UN REAL, AÑOS DE MIL SETECIENTOS Y OCHENTA Y DOS Y OCHENTA Y TRES.

18Dn Josef Estachería brigadier de los Res Exersitos de S. M. de su consejo Governador y Capitán Gral de este Reyno Presidente desu Real Audiencia, superintendente gral del cobro y ristribucion de la real hacienda juez conservador de la renta de tabaco, y subdelegado dela de correos. Por quanto ante mi en este supo gobierno represento represento el escrito del tenor siguiente*M.Y.S.*DN Miguel Psqual Zarralegui del comercio de esta ciudad que vino de los Reynos de España el año de setenta y uno y se ha ocupado en el comercio asi en esta ciudad, como en provincias ante V.S. con el respeto servido dice: que habiendo ( firma al margen del texto para autenticar el documento) concluido con sus negocios ha determinado regresar al Puerto de
………………………………………………………………………………………………………………
Cadiz y para verificarlo suplica a V.S. se sirva mandar sele dé la correspondiente licencia, en cuia atención*A V.S. suplico se sirva mandar hacer como llevo pedido que asi es de justicia, y en ello resibirè merced. Miguel Pasqual Zarraluqui*En cuia vista à los onze del corriente prove el decreto que se sigue*
Decreto Haciendo constar no ser deudor a ningún ramo de Real Hacienda, nitener otra responsabilidad que le impida su marcha consedesele la licencia que colicita y librese el correspondiente Despacho*Mediante lo qual, y consta delas razones respectivamte sentadas en el expediente por el tribunal mayor de cuenta, por oficiales Rs, Administraciones de Alcavalas y tabaco, Juzgado Gral de bienes de difuntos, y oficinas de camara; para que tenga
………………………………………………………………………………………………………………
efecto libro el presente por elqual, doy y concedo licencia a Don Miguel Pasqual Zarraluqui natural de los Reynos de España, para que en su vistas pueda regresar al Puerto de Cádiz en cuia conformidad ordeno y mando a los ministros de Real Hacienda del Puerto que lo verificare; y al capitán y maestre del barco en que se huviere de trasportar no le pongan embarazos ni impedimento alguno, antes si le den, y hagan dar todo el favor y auxilio que pidiere y necesitare. Y asi se execute y cumpla precisa y puntualmente sin hacer en contrario con ningún pretexto. Hecho
………………………………………………………………………………………………………………
Cruz.
Un real.
Los dos sellos
Leyenda: sello tercero, un real años de mil setecientos y ochenta y dos y ochenta y tres.
en la Nueba Guatemala de la Asuncion à diez y seis de Abril de mil sets ochenta y cinco.

19Josef Estacheria (firma)
Por mdo RLSa
Ignacio Guerra
Marchán (firma)

20V.S. concede licencia à DN Miguel Pasqual Zarraluqui para regresar à España, respecto a à acreditar no ser deudor à la Rl Hacda. Oficio de Guerra.
Los Essos que abajo firmamos, damos fe, qe dn Ygnacio
…………………………………………………………………………………………………
Cruz.
Un real.
Los dos sellos
Leyenda: sello tercero, un real años de mil setecientos y ochenta y dos y ochenta y tres.
Guerra Marchan de q al parecer ha refrendado el despacho que precede, escribano de Camara de la Rl Auda y Chancilleria mayor de gobierno y de este Reyno, y como tal à sus semejantes, y demás que actua siempre sele hà dado da entera fe, y crédito judicial, y extrajudicialmente. Nueba Guatemala y Abril diez y ocho de mil setecientos ochenta y cinco.
Tres firmas: Franco María Valdes Francisco Valdes Antonio Pisciner

21Puestto de SN Fernando de Omoa 23 de julio de 1785
Pase por lo correpondiente a esta plaza y RL Contaduria de ella
Dominguez. Firma.
……………………………………………………………………………………………………………
Havana 27 deoctubre de 1785
Siga libremente el contenido en esta licencia en la embarcación que le acomode, presentando su equipaje en la administración genl deRentas.
Troncoso

Comentario personal

22Quisiera comentar algunas cosas. El documento en cuestión que es una licencia o despacho para trasladarse libremente del Reino de Guatemala al puerto de Cádiz, que contiene la licencia propiamente dicha firmada por la autoridad de la capitanía general de Guatemala, escrita y firmada por el escribano de camara de la real audiencia y cancillería, y testificada su autenticidad por otros tres escribanos, con dos notificaciones hechas en los puertos de tránsito, Omoa y La Habana, donde se certifica, controla y se autoriza su pase, nos dice que los movimientos en los territorios de la corona española, al menos, el tránsito entre los reinos de Indias y España estaba normado, controlado y no era tan libre. Había sus requisitos y controles. Desplazarse de las Indias a España no se hacía sin antes demostrar la solvencia económica con la real hacienda.

23El documento nos dice el camino que se seguía para trasladarse de Guatemala a España y los controles por donde tenía que pasar, despachos de contaduría y administración de rentas, usando la licencia como verdadero pasaporte. Salía de la Nueva Guatemala, se embarcaba en Omoa y recalaba en La Habana, donde tomaba otro barco que le llevaría al puerto de Cádiz.

24Un viaje de este tenor conllevaba un proceso burocrático. Una vez obtenido el permiso de salida, esto es, la licencia, en las instancias correspondientes de la ciudad de Guatemala, el embarque se hacía en la fortaleza y puerto de San Fernando de Omoa, ubicado en la provincia de Honduras, donde debía pasar por el control de la real contaduría. De aquí llegaba a La Habana, donde presentando su licencia, obtenía el permiso para seguir el viaje y se le asignaba el barco que debería llevarlo a la península, después, claro está, de que su equipaje fuera presentado en la administración general de rentas.

25Con esta licencia se puede comprobar el tiempo que podía durar el viaje de quien salía de Guatemala para llegar a Cádiz. En Omoa Zarraluqui está a fines de julio y en La Habana a fines de octubre.

26El rey era el mismo en las colonias y en la metrópoli; todo dependía de España, pero la fiscalidad, el control y el chequeo del viaje era exigente. La libertad de tránsito, en este sentido, tenía sus limitaciones dentro de esta unidad política.
Otro aspecto que quisiera reseñar es el siguiente. Son muchos los navarros que durante el siglo XVIII van a la capitanía general de Guatemala3. Aquí se asentaron familias que fueron aristocráticas y poderosas, política, social y económicamente hablando. La procedencia de muchas de ellas se ubica en pueblos y villas de los valles del Baztán, Roncal, Salazar y de las cinco villas de las riberas del Bidasoa. Conocidos en Guatemala y sus provincias son los nombres de Beltranena, Aycinena, Landívar, Barreneche, Gainza, Iturbide, Arzú, Irigoyen, Michelena, Olaechea, Garaycoechea…etc.

27Pero es interesante constatar que casi todos van a Guatemala porque allí tienen familiares ya instalados y establecidos. Miguel Zarraluqui va a Guatemala porque allí tiene un hermano, según se dice en el documento de limpieza de sangre. No conozco ninguno que fuera a la aventura, sin un familiar que lo recibiese y que ya tuviera allí montado un negocio.

28La licencia informa también que Zarraluqui decide regresar a España porque ha concluido con sus negocios, y que en Guatemala desde su llegada en 1771 se había ocupado en el comercio tanto en la ciudad como en las provincias de la capitanía general. El documento no especifica a qué tipo de negocio y comercio se dedicó Zarraluqui, pero en estos años, muchos navarros afincados en la ciudad de Guatemala y en las provincias se enriquecieron con los colorantes, con el añil, con la grana proveniente de la cochinilla, con las fincas de ganado, con la dedicación al transporte de bienes con mulas, con el comercio en general de importación y exportación, y con la dedicación al préstamo. Prestaban dinero a quienes se dedicaban al cultivo del añil y a quienes tenían fincas de ganado, y no era raro que ante la imposibilidad de que les pagasen las deudas de los préstamos, se apropiasen y acumulasen para sí los bienes de los deudores.

29Notas de pie de páginas

301 Ciudad de Guatemala o Nueva Guatemala de la Asunción está ubicada en Valle de la Ermita. Anteriormente estaba asentada en la ciudad que hoy se llama Antigua Guatemala, tercera sede donde se instaló la capital del Reino de Guatemala, situada en el Valle de Panchoy. En 1773 hubo un terremoto, llamado el terremoto de Santa Marta, por darse en el día dedicado a esta santa, en la que la ciudad quedó destruida. El capitán general y presidente de la real audiencia entonces, Martín de Mayorga, decidió pasar la Antigua Guatemala a la Nueva Guatemala, con la oposición del arzobispo Pedro Cortés y Larraz. El personaje de nuestra licencia o despacho, Miguel Pascual Zarraluqui, llegó a Guatemala en 1771, o sea, dos años antes del terremoto, por lo que debió vivir en la que hoy se llama Antigua Guatemala. Dejó Guatemala en 1785, por lo que debió vivir también en la Nueva Guatemala, donde se escribe el despacho en cuestión. Conviene decir que en estos años Nueba se escribía con b grande.

312 Quisiera referir que, juntamente con estos documentos escritos en las Indias, hay otro documento mucho más voluminoso en el que se da “la información de limpieza de sangre de Don Miguel Zarraluqui y Algarra, mozo soltero, natural de la villa de Escaroz valle del Salazar, Reyno de Navarra y obispado de la ciudad de Pamplona”. Este documento en el que Miguel Zarraluqui y Algarra pide que se haga constar que es libre, soltero y se acredite su limpieza de sangre y filiación e hidalguía, que “todos sus descendientes, dependientes y oriundos fueron, y son, de condición de Hijos Dalgos de conocida calidad de idalguia y nobleza, tenidos, conocidos y reputados por tales publica y notoriamente, mediante los privilegios tales de ydalguia y nobleza concedidos al valle de Salazar y a sus vecinos y naturales en general…”, se escribió y fue certificado por “ el eno R infrascrito y del Aiuntamto del Valle y Unibersidad del Valle de Salazar Reyno de Navarra y obispado de la ciudad de Pamplona, aquantos la presente leieren que la presente copia concuerda bien y felmente con la que queda en mi poder aquí me remito y en fee de ello lasigne y firme como acostumbro en la villa de Escaroz a veinte y quatro días del mes de marzo delano de mil setesientos y setenta”. O sea, un año antes de partir para Guatemala que fue en 1771, pide este testamento de constancia de limpieza de sangre. En él se dice expresamente que lo pide para pasar a los “Reynos de las Indias”, donde, por otra parte, ya vivía un hermano, Fernando Zarraluqui y Algarra, “que se halla de Residencia en Indias en la ciudad de Guatimala”.

323 En Navarra se conoce con el nombre de indianos a quienes partieron para las Indias, muchos de los cuales acumularon unas cuantiosas ganancias y de alguna manera ayudaron económicamente a sus familias en la península, mejoraron sus casas paternas, acrecentaron sus tierras familiares y asistieron con aportes económicos a las iglesias y pueblos de origen.