Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.157.133', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : TÉLLEZ DE SALAZAR, Juana : TÉLLEZ DE SALAZAR, Juana

Ficha n° 2578

Creada: 04 marzo 2011
Editada: 08 marzo 2011
Modificada: 08 marzo 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 2
Total de visitas : 330 (aprox.)

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Editor de la ficha:

Paul LOKKEN

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

TÉLLEZ DE SALAZAR, Juana

Privación de herencia de una mujer de la elite por mal comportamiento y desprecio y poca estimación hacia su padre.
Palabras claves :
Herencia, Mujer, Elite, Leyes
Cargo o principal ocupación:
Labores domésticas
Casó:

1En 1650 con Pedro de Lara Mogrovejo.

Nació:
El 24 de junio de 1635 en Santiago de Guatemala.
Murió:
El 11 de noviembre de 1699 en Santiago de Guatemala.
Padres:

1Don Juan Martínez Téllez y doña Ana Dubois (Ubois) y Salazar

Resumen:

1Doña Juana Téllez de Salazar ingresó al mundo social, económico y cultural del grupo privilegiado de la sociedad de Santiago de Guatemala el día de San Juan de 1635. Fue bautizada en el sagrario de la Catedral de Guatemala el 5 de julio de ese año. Su padre, don Juan Martínez Téllez de los Ríos, ejerció varios cargos administrativos y de mucho prestigio en el gobierno. Su madre, doña Ana Dubois de Salazar, fue esposa (antes de casarse con Martínez Téllez) de Francisco de Mesa; cuando enviudó de éste casó con don Cristóbal de Escobar, escribano de Cámara de la Audiencia, el 13 de enero de 1622 y volvió a quedar viuda el 4 de septiembre de 1632. Los padrinos de la niña fueron don Nuño de Aguilar y de la Cueva, natural de Écija y alcalde mayor de Zapotitlán, y doña Marcela de Morales, mujer de Pedro Nuñez de Barahona, encomendero de la mitad del pueblo de Atitlán.

2Hacia finales del siglo XVI y principios del XVII, en la ciudad de León, Nicaragua, vivía una persona con el mismo nombre de nuestra biografiada, que estaba casada con Antón Blanco. Esta doña Juana era nieta del capitán Juan Téllez, natural de Toledo, hija de Pedro Téllez y de doña Antonia de Salazar Cerón, vecinos de la misma ciudad. Fueron sus hermanos doña Estefanía y don Francisco Téllez de Salazar.

3Después de la muerte de la madre de doña Juana, que ocurrió el 4 de octubre de 1640, su padre emprendió viaje a España, en funciones de Procurador General, y dejó a Juana, de 5 años de edad, a cargo del regidor de la ciudad de Guatemala Miguel Matheo; sin embargo, Matheo falleció y la niña pasó al cuidado del capitán Pedro de Najara, hasta que Martínez Téllez regresó en 1642.

4Desde muy temprana edad doña Juana disfrutaba, con su primo Miguel Dávalos Osorio, de los beneficios de la encomienda del pueblo de Mita, Chiquimula. Este primo era hijo de don Luis Dávalos y Osorio y doña Catalina de Salazar y Ubois, hermana de doña Ana.

5En 1650, cuando doña Juana tenía 15 años de edad contrajo matrimonio con don Pedro de Lara Mogrovejo, hermano del licenciado Antonio de Lara Mogrovejo, oidor de la Audiencia de Guatemala. Don Juan Martínez Téllez le dio de dote 30,000 pesos, en los cuales se incluyó el valor de la herencia de la madre de Juana.

6En su matrimonio con don Pedro de Lara tuvo 8 hijos: Doña Juana, don José, Doña Ana, Don Francisco, Doña Isabel, don Pedro, don Lorenzo y don Manuel de Lara. Cuando murió don Pedro de Lara Mogrovejo, el 25 de septiembre de 1679, sus hijos eran mayores de 14 y menores de 25 años. Unos quince días después, el procurador del número de la Audiencia, Esteban de la Fuente, fue designado oficialmente por curador ad lítem de las personas y los bienes de dichos menores de edad. Y doña Juana fue tenedora de bienes y albacea general de su difunto marido, así como tutora y curadora de sus hijos.

7El padre de doña Juana murió el 9 de febrero de 1657 cuando ella y su marido vivían en Totonicapán y éste ejercía el cargo de corregidor de esa jurisdicción. Dejó testamento cerrado y codicilo, otorgados el 08 de julio de 1655 y 8 de febrero de 1657, respectivamente.

8Por diversas circunstancias que mencionaremos luego, don Juan Martínez Téllez no tenía confianza en su hija ni en el marido de ésta, al punto que decidió que la escritura de dote no le fuera entregada a doña Juana, sino que la retuviera su albacea, pues consideró que la dote misma y la escritura no estaban seguras en poder de su yerno, dado que éste no tenía capacidad administrativa y su ineptitud reconocida lo señalaba como “gastador en cosas profanas e ilícitas”.
Doña Juana y su marido talvez no se resintieron mucho cuando se enteraron que Martínez Téllez la había desheredado.

9... porque a la dicha mi hija, y a su marido, sea castigo y a otros ejemplo; en la forma y manera que mejor de derecho haya lugar y puedo, desheredo a la dicha mi hija y la excluyo y aparto de todos mis bienes y herencia para que por ninguna vía los pueda haber ni heredar, ni suceder en ellos, ni sus descendientes, ni sucesores, como si no fuera mi hija, ...

10A pesar de esta drástica medida no la dejó desamparada. Destinó la tercera parte de sus bienes para que se invirtieran en censos cargados sobre “posesiones seguras”, y los réditos de éstos los recibiera doña Juana durante el resto de su vida, para alimentos.

11Tal parece que doña Juana no fue una mansa paloma. Le desobedeció a su padre en varios “casos graves” relacionados con la “mayor reputación” de ella, “haciendo positivamente lo contrario”, “en bastante forma y repetidos”, dándole “graves pesadumbres” y ocasionando con ello que aquel se enfermara en varias ocasiones. En estas enfermedades ella no lo visitó, no lo socorrió ni lo sirvió; lo que su padre consideró como una gran crueldad. El comportamiento de don Pedro de Lara hacia su suegro también fue reprochable, muchas veces le “faltó el respeto”, en varias ocasiones lo injurió y le “irritó gravemente la paciencia”, según las propias palabras del afectado.
Doña Juana fue comadre del presentado fray Alonso de Sotomayor, comendador de Cuilco; éste llevó al bautismo a José, en la iglesia parroquial del pueblo de Huehuetenango, el 11 de diciembre de 1657. En 1683, doña Juana, ya viuda, entabló una demanda contra don Manuel de Carranza Medinilla, por la deuda de 400 pesos que éste tenía con el difunto don Pedro de Lara. Carranza se comprometió a pagar con los tributos de los pueblos de Samayaque y Santiago Sambó, de la provincia de Zapotitlán, de los cuales Carranza era encomendero. Doña Juana solicitó a la Audiencia que se le diera un despacho donde se notificara a los “oficiales de República” de los dichos pueblos, que le dieran a ella la parte correspondiente de los tributos que pagaban a su encomendero, hasta cubrir la deuda de 400 pesos. Al final de la contienda legal, la Audiencia determinó que corriese el despacho emitido a favor de doña Juana, el cual se había detenido por los alegatos de Carranza, y que los 400 pesos debían pagarse en los siguientes 4 años, a razón de 100 pesos anuales, a partir del tercio de San Juan de 1683. Intervino en el pleito el hijo varón mayor de doña Juana, José de Lara.

12Doña Juana murió en la ciudad de Santiago de Guatemala el 11 de noviembre de 1699. Su hijo José era contador mayor del Tribunal de la Santa Cruzada, y fue quien realizó todos los trámites administrativos para el inventario y avalúo de los bienes que dejó su madre. Las autoridades locales de la ciudad nombraron a un defensor de los hijos ausentes. Éstos eran los licenciados don Pedro y don Francisco de Lara Mogrovejo, presbíteros, que se encontraban en Nueva España, y el capitán don Manuel de Lara Mogrovejo, casado en la ciudad de San Salvador. También debían ser tomadas en cuenta las hijas, que eran doña Juana, doña Ana y Petronila (¿?). No se menciona a don Lorenzo.

13El inventario arrojó gran cantidad de utensilios de plata (palanganas, bernegales, salvaderas, cucharas, etc.) por un valor de 677 pesos. Las joyas personales (anillos, aretes, collares de perlas, entre otros) se valuaron en 903 pesos, 6 reales; el menaje, incluido un taller (vinagrera) de plata y muchas pinturas con sus marcos, se valoró en 1,125 pesos. La casa de habitación, que estaba situada enfrente de la casa de don Francisco de Fuentes y Guzmán, se evaluó en 5,000 pesos, y se indicó que necesitaba reparos y que no estaba solvente, puesto que tenía cargado un censo a favor del convento de la Concepción, con una deuda de 250 pesos por réditos atrasados.

14La expresión amarga del contenido del testamento de don Juan Martínez Téllez, cuando se refiere a su hija, demuestra mucha tristeza y un poco de rabia. Con lo poco que conocemos, podemos inferir que el comportamiento irregular de doña Juana, en el tiempo de su juventud y ya casada, así como la poca consideración y estima hacia el honor de ella misma y de su padre fueron el resultado de la forma cómo vivió su niñez, entre personas que no eran de su familia y el casi abandono de su padre.

15Los aproximadamente dos años que pasaron entre las fechas del otorgamiento de su testamento y el codicilo, no hicieron cambiar de parecer a Martínez Téllez sobre su determinación de desheredar a su hija. No se puede afirmar que ésta tuvo uno o varios deslices amorosos, que fueron la causa de las reprensiones y el pesar de su padre. Las aventuras de amor de las mujeres casadas, “descarriadas”, las hacía perder ante la sociedad toda su honorabilidad y eran consideradas prostitutas. Posiblemente se encuentren más datos de archivo para conocer exactamente a qué se refirió Martínez Téllez cuando anotó que la había desheredado por lo ya anotado aquí, y por otros excesos que ha hecho de los contenidos en la Ley de Partida...

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.