Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.144.33.92', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Progreso o tristeza: una historia, o no, del Caribe costarricense (Pococí 1911-1990) : Progreso o tristeza: una historia, o no, del Caribe costarricense (Pococí 1911-1990)

Ficha n° 2585

Creada: 27 marzo 2011
Editada: 27 marzo 2011
Modificada: 07 mayo 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 4060 (aprox.)

Autor de la ficha:

Dennis ARIAS MORA

Editor de la ficha:

David DíAZ ARIAS

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Progreso o tristeza: una historia, o no, del Caribe costarricense (Pococí 1911-1990)

El artículo reconstruye la historia del cantón costarricense de Pococí atendiendo criterios como la dinámica socioeconómica, los patrones de asentamiento humano, la incidencia de los medios de comunicación y transporte, y el papel de las autoridades local y central, cuyas variaciones en el tiempo determinaron la sintonía de la evolución histórica del cantón respecto a la región caribeña, así como sus rasgos distintivos.
738
Palabras claves :
Historia local, Historia regional, Cantón, Región Caribeña
Autor(es):
Dennis Arias Mora
Fecha:
Marzo de 2011
Texto íntegral:

1

El Caribe, ¿ser o no ser?

2 El cantón de Pococí, segundo de la provincia de Limón, posee una historia parcialmente similar al resto de la región caribeña; su poblamiento, desarrollo y evolución desde inicios del siglo XX respondieron en buena medida a la creación del ferrocarril en la zona y sus actividades económicas paralelas, como la bananera. Los problemas en sus ciclos productivos siempre alteraron la dinámica socioeconómica, lo que llevó al estado costarricense de los años treinta a buscar soluciones al retiro paulatino de la United Fruit Company (UFCO), principal exportadora y transportadora del fruto. Por entonces, Pococí no dejó de ser un centro de atracción poblacional para otras provincias, singularidad local dentro de la tendencia regional caribeña. En la segunda parte del siglo XX se mantuvo la importancia de los medios de transporte y las vías de comunicación; en el último cuarto de siglo, la construcción de la carretera a Guápiles uniría a San José y Limón, variando el paisaje, la vida de sus habitantes y reforzando la singularidad regional. El presente estudio analiza puntos en común y discontinuidades del cantón en relación con la región Caribe; la dinámica socioeconómica, los patrones de asentamiento humano, el influjo de la comunicación y el transporte, el papel de las autoridades local y central, y los factores ambientales son los ejes de la evolución histórica, un esfuerzo de sistematización de buena parte del material documental existente en el Archivo Nacional de Costa Rica.

Invierto, luego existo: formación hacia 1912

3En el proceso de construcción del ferrocarril iniciado en 1871 y culminado en 18901, parte de lo que sería el cantón de Pococí, específicamente el territorio de Guápiles, quedó inscrito desde 1886 en la Segunda División del Atlántico2. Aquel acontecimiento supuso, para la provincia de Limón, cambios sustanciales por el crecimiento de las exportaciones de banano -resultado directo de la empresa ferroviaria y contratos con Minor Cooper Keith (1848-19293)- y el crecimiento demográfico por la constante atracción migratoria de antillanos4, pues la United Fruit Company (UFCO) ofrecía salarios más atractivos que los de otras zonas agrícolas del país. Limón, un “pantano” hacia 1880, era para 1900 la única ciudad del país macadamizada y con el mejor sistema de acueductos5.

4La fundación del cantón de Pococí se vincula con la construcción del ferrocarril al Caribe, pero hubo un marco político-jurídico propicio para ello. Un decreto de 1882 dispuso que cada cabecera de cantón tuviera una municipalidad, extendiendo el poder local a los cantones y no sólo a las provincias; era una reforma de corte liberal promovida por la Constitución de 1871 y la dictadura de Tomás Guardia (1870-1882), quien promovió precisamente los contratos ferroviarios6. Además, la ley sobre división territorial municipal de 1909 redefinió la división político-jurídica del territorio nacional, recomendando incluso la creación del cantón de Pococí con su centro en Guápiles; sin embargo, el proyecto de fundación no se presentó ese año7.

5Aquella recomendación quiso formalizar una jurisdicción que ya había sido objeto de regulaciones espaciales y económicas relacionadas con el paso del ferrocarril. En julio de 1906, se autorizó por decreto N°41 la construcción de un camino de herradura entre los volcanes Irazú y Turrialba, hasta Guápiles en Línea Vieja (que iba de Siquirres a Guápiles), y a medir y dividir lotes en terrenos baldíos de varios sectores8. Los debates parlamentarios y reportes de expediciones fueron testimonio de las actividades económicas existentes y potenciales en la zona; Francisco M. Oreamuno informaba en abril de 1906:

6“Un camino de herradura o bien una comunicación más formal, beneficiaría, si se practica, a las fincas de ganado de Guápiles o Línea Vieja, para la entrada y salida de sus ganados en toda la estación dada la favorable circunstancia de no tocarse ríos torrentosos ni precipicios o accidentes de importancia; y sobre todo, lo que más encarece es que habilitaría a ambos lados terrenos fértiles cuya extensión no estimo menos de 8.000 hectáreas, propias para sitios de ganados o potreros en las partes bajas mejor dotadas de agua y en las altas para el cultivo de cereales y plantas de nuestras mesetas altas9”.

7Pero las regulaciones que pudieran realizarse, estaban sujetas a la presencia de la Northern Railway Company (NRC), subsidiaria de la UFCO desde 1901 y co-monopolio del transporte y exportación del banano desde 190510. Algunos vecinos consultaron, por ejemplo, si podían atravesar los terrenos de la compañía para llegar a la línea y transportar su fruta con mayor facilidad y en mejores condiciones11. Esa presencia empresarial se mantuvo por varias décadas, determinando la configuración espacial de la región.

8Fue en mayo de 1911 que el Diputado Juan Bautista Quirós acogió la solicitud de 4.626 vecinos firmantes de los poblados de Guápiles, Jiménez, Guácimo, Las Mercedes, Pocora, Germania, Cairo, Barra del Colorado y La Junta, de erigir el cantón de Pococí. Pocos días antes, el entonces Presidente de la República, don Ricardo Jiménez Oreamuno (1910-1914), advirtió en su mensaje al Congreso del 1° de mayo, la posibilidad de esa demanda, pues Limón pasaba por la anomalía de ser toda ella un solo cantón12.

9El proyecto fue aprobado el 18 de setiembre de 1911, y reunía en Pococí a los distritos de Guápiles, Jiménez, Guácimo, Las Mercedes y Pocora Oeste. Las razones de la aprobación se basaban en un conjunto de datos que acompañaba al expediente, donde se aprecia que ya existía un centro poblacional desarrollado en torno al ferrocarril: había 10.519 habitantes, más de los 3.000 requeridos para formar un cantón según la ley de 1909. Guápiles, el punto más poblado, tenía templo católico, hospital, escuela, oficina central de teléfonos, oficina de correos y telégrafos, Agencia Principal de Policía, Subinspección de Hacienda, Resguardo Fiscal, estación de ferrocarril, oficina de la UFCO, matadero, planta eléctrica para alumbrado, más de 1.000 casas, una producción de bananos de millón y medio de racimos por año, 25 mil cabezas de ganado, y rentas anuales de 15 mil colones13. Ante esto, el Diputado Quirós llamaba a “lograr el progreso”.

“Lograr el progreso”: poblar, construir, regular (1912-1929)

10En este período se consolidaron las tendencias que llevaron a la fundación del cantón; correspondía el ordenamiento y regulación de los espacios emergentes mediante obras públicas y políticas de fomento económico que la creciente atracción poblacional demandaba; para esto, fue fundamental la labor de las autoridades locales y de la compañía bananera. En 1912, la Municipalidad autorizó vender en subasta los lotes de la finca 1.553 de la UFCO, con el fin de poblar en cuadrantes la villa de Guápiles, cabecera de Pococí[14]. También asumió la construcción de la cañería entre 1913-191515, mientras se presentaban al Congreso proyectos de fomento agropecuario, y la creación de caminos y de asociaciones agrícolas, pues desde 1913 hubo ocupaciones ilegales de tierras en Guápiles16.

11Con poca suerte, el Diputado Marcial Alpízar presentó en 1914 un proyecto para crear la Junta Auxiliar del Ministerio de Fomento, con residencia en Guápiles, con el fin de fomentar labores agropecuarias y apertura de caminos; decía que las grandes compañías bananeras tenían intereses particulares y no beneficiaban al productor independiente, además el fruto sufría enfermedades. El proyecto fue desechado por el Congreso17, pero ese mismo año, tres familiares de apellido Quirós escribieron al Ministro de Gobernación accediendo a la expropiación de sus terrenos para el paso del tranvía, considerándolo de “utilidad pública” pues les ayudaba a “sacar los productos de nuestras fincas18”. En 1915 se restablecieron por decreto las alcaldías en 6 provincias del país (menos Puntarenas); las razones aducidas en el caso de Pococí y Siquirres eran su avance, el aumento de la población, el gran movimiento comercial y agrícola, y el que las cuestiones civiles y criminales debían resolverse en la ciudad de Limón19; poco después, Rubén Umaña, desde la Alcaldía de Siquirres, pidió a la Corte Suprema de Justicia en San José cubrir costos de pasajes de traslado y diligencias:

12“En los cantones de Siquirres y Pococí de mi jurisdicción, lugares que casi en la totalidad de sus perímetros se encuentran enlazados por el ferrocarril, dan lugar a un gran movimiento en lo criminal. Muchos de los pueblos que componen esos cantones, carecen de autoridad y de servicio telegráfico para dirigirme a aquel funcionario para que practique las diligencias de aprehensión y otras20 (...)”.

13Para la década de 1920, un conjunto de factores acaecidos en el Valle Central del país continuaron haciendo de la provincia limonense, un importante centro de atracción. El deseo de superar el monocultivo del café, el otorgamiento de baldíos por parte del gobierno, la construcción de nuevas vías de comunicación que habilitaron nuevas regiones, y los elementos de expulsión de la economía cafetalera (aumento de la población y concentración de la propiedad) hicieron de los cantones limonenses los de mayor inmigración21. Para 1927, el 82.9% de los costarricenses en Siquirres venía de otras provincias; en Pococí, era el 76.8%, y en el cantón central de Limón un 66.8%. Los inmigrantes, generalmente “blancos” urgidos de empleo, provenían de las demás provincias del país, y solamente un 28.3% de la población limonense era originaria de la provincia; en Pococí, sólo el 23.2 porciento22.

14No extraña que aquel decenio fuera generoso en obras públicas. Ante el aumento de la población, la Junta de Educación de Guápiles solicitó en 1920 la donación del edificio del antiguo hospital para instalar la escuela, petición exitosa23. Igual suerte tuvo la solicitud de la Municipalidad de Pococí en 1921, para obtener un empréstito de 5.000 pesos oro americano, para adquirir una planta eléctrica; la discontinuidad de los trabajos de la UFCO afectaba la región y los ingresos del municipio, lo que insinuaba tempranamente la riesgosa simbiosis entre las actividades ferrocarrilera-bananera con el desarrollo de la zona:

15“a consecuencia del paro de los trabajos de la United Fruit Company en sus fincas situadas en esta jurisdicción, el decaimiento económico de la localidad se ha venido haciendo sentir más cada día y ello ha refluido de un modo evidente en el progreso general, interesando en igual proporción las entradas municipales de tal modo que este Cuerpo se encuentra sin fondos suficientes24 (...)”.

16El fomento de obras públicas, sin embargo, siguió de la mano con el interés por desarrollar actividades económicas. En 1925, vecinos de Guápiles solicitaron la apertura de la calle desde río Verde en Pococí, hacia el sur, hasta los terrenos del gobierno ubicados en las faldas del volcán Irazú, que permanecían incultos por incomunicados25. Pobladores de Cartago recordaron a aquellos vecinos de Guápiles y las acciones de anteriores administraciones por activar caminos y labores agrícolas, con el fin de obtener un subsidio para habilitar regiones y nuevas rutas entre Guápiles, las faldas norte de los volcanes Irazú y Turrialba y la meseta central26. Al final del período todavía las autoridades municipales gestionaban la solicitud al Congreso del auxilio necesario para poder construir un edificio adecuado donde ubicar las oficinas públicas; la Comisión de Fomento del parlamento la dictaminó favorablemente27. Igualmente, la UFCO acató la ley de 1930 que obligaba a aplicar en la Junta Nacional de Electricidad para tener permiso de seguir operando las plantas eléctricas en Guápiles y Limón28.

17Todo esto indica la conformación de un activo panorama, que se hizo necesario regular y gobernar. Se configuró un patrón en que los estímulos poblacionales por el atractivo económico requirieron de construcciones y disposiciones, a lo cual respondieron las autoridades locales y centrales; mientras fue posible, generaron las obras y un marco legal. En los años treinta continuó la inmigración, pero el panorama económico era oscuro.

Vientos de crisis y bifurcación regional (1929-1948)

18 Al final de la década de 1920, la región caribeña resintió el declive de la producción bananera y el paulatino retiro de la UFCO hacia otras regiones del país. Si bien esto supuso crisis y transformación de la zona, el cantón de Pococí siguió un camino distinto; la difícil coyuntura perjudicó a la ciudad de Limón, pero para Pococí supuso un nuevo magnetismo migratorio, el estímulo agrícola y la continuación de obras públicas.

19 Como el historiador Ronny Viales ha señalado, el declive en la producción bananera del Caribe se debió a varios factores, como lo fueron la enfermedad del mal de Panamá que afectó los cultivos, el decrecimiento del área cultivada por parte de la Compañía, el bajo rendimiento de las tierras con más tiempo de cultivo, la crisis económica internacional de 1929, y la política de la UFCO de trasladar la actividad al Pacífico sur; pasó además el peso de la crisis a los productores privados al bajar precios de compra y a los trabajadores al disminuir salarios29. La respuesta estatal fue fomentar obras públicas, promover cambios en el uso del suelo y crear colonias agrícolas30, lo que provocó atracción migratoria y la conformación de nuevos núcleos de asentamiento humano en Guápiles y Guácimo31.

20 La creación de colonias agrícolas tenía precedentes en la zona. La Compañía Agrícola de Pococí, constituida por renombrados accionistas como Cleto González Víquez, Víctor Guardia y Fabio Baudrit, fue aprobada por decreto entre agosto-setiembre de 1924. En el contrato, el Gobierno arrendaba tierras y la Compañía se comprometía a preparar terrenos y aprovecharlos en diferentes cultivos. La Compañía nunca funcionó, hasta 1930 los interesados se atrasaron con las obras alegando lluvias prolongadas, solicitaron prórroga y mayor apoyo financiero nacional, mientras otros solicitaron la caducidad de la empresa32. Las discusiones generadas en el Congreso entre 1924-1930, no obstante, trataron temas como el tipo de empresa a desarrollar y su valor nacionalista, aspectos verticales en las colonias agrícolas de los años treinta.

21 Luego de 1929, la conformación de colonias se convirtió en mecanismo para solucionar el problema del desempleo; con una perspectiva nacionalista, se buscó crear fuentes de trabajo, detener la migración hacia la ciudad, aumentar la producción y elevar la cantidad de pequeños propietarios33. La opción no habría sido posible, de no ser por las donaciones de tierra que hizo la Compañía Bananera al Gobierno; la ley N°3 del 4 de setiembre de 1930 cedió 2.146 hectáreas entre los ríos Jiménez y Toro Amarillo, que se tomaron de anteriores fincas de la Compañía con el fin de que la “nación las dedique a formar colonias agrícolas, dividiéndolas en parcelas para darles a agricultores costarricenses de acuerdo con la ley que dé el Poder Legislativo34”.

22Sin embargo, poco antes se dieron diversas demandas que repercutieron en el hecho. Por ejemplo, el Jefe Político de Pococí José Manuel Esquivel, pidió en abril de 1929 al Despacho de Fomento que los terrenos de la River Plate, donde “Don Cleto” (González Víquez) estableció sin éxito una colonia de españoles, fueran cedidos a costarricenses y no a “americanos” vinculados con la frutera35. Igualmente, vecinos de Cartago36, Limón37 y San José[38] solicitaron al Congreso en junio de 1929 establecer la “Colonia del Congreso de 1929”, alegando que existía “una vasta extensión de terreno virgen” en Pococí, y que eran agricultores pobres deseosos de producir diversos cultivos. También vecinos de Jiménez (Pococí) hicieron peticiones desde diciembre de 1930 para establecer nuevos contratos de compra de banano, pues la Compañía dio por terminados los existentes39.

23Este tipo de demandas parecieron incidir en la emisión de aquella ley de setiembre de 1930 con que la United cedió parte de sus tierras y abrió la posibilidad de nuevos contratos de compra de banano, así como en la ejecución del decreto de mayo de 1931, que creaba la Colonia Agrícola de Pococí; aquel estipulaba la formación de la colonia en las fincas cedidas por la UFCO; se reservaba 1 hectárea entre las poblaciones de Guápiles y Jiménez para construir edificios nacionales y municipales; el Estado proveería a 100 familias, 10 hectáreas con casa, herramientas, maquinaria, títulos de propiedad y gastos de traslado40. La iniciativa provino de la Cámara Nacional del Trabajo, creada en San José para remediar la crisis de trabajo e integrada por personas como Abelardo Bonilla y Ricardo Loría quienes, preocupados por las “aspiraciones obreras”, hicieron que la Cámara consultara a trabajadores y agricultores de Paquita (en el Pacífico) y de Guápiles, proponiendo luego el proyecto de ley. El Poder Ejecutivo, luego de pedir un censo de las familias, envió una versión distinta al Congreso41.

24Una inspección de auxiliares de ingenieros de marzo de 1933 verificó y midió los lotes otorgados para la Colonia entre río Guácimo y Helia, señalando que eran terrenos inaccesibles, ubicados en cerros pedregosos de origen volcánico, cuyos caminos pasaban por precipicios y cerros inclinados, quedando incomunicados y sin acceso a agua42. ¿Cuánto afectó esto a la Colonia? ¿Eran así todos los terrenos cedidos por la UFCO? No se han podido localizar datos para esto, pero el que la colonia funcionara por varios años, y el que la región no dejara de ser punto de atracción migratoria y de desarrollo agrícola indican que posiblemente no todos los terrenos tenían tales características. El Jefe de las Colonias, de apellido Gómez, pidió al Despacho de Fomento en 1937 y en 1939 facilitar una caja agrícola a Pococí para ayudar a los agricultores a impulsar su cultivo de arroz para consumo y exportación; señalaba que, a diferencia de otros cantones, Pococí era el “lugar verdaderamente agrícola de la Provincia de Limón43”; palabras que sugieren el buen curso y potencial económico de la colonia a lo largo de la década de 1930.

25Además de la Colonia Agrícola, el Gobierno y la Municipalidad de Pococí promovieron proyectos, para lo cual recurrieron también a la UFCO. Desde 1930 el Diputado Juan Rafael Pérez acogió un proyecto municipal para comprar tierras a la Compañía en su finca El Salvador, y cederlas a agricultores pobres44. En setiembre de 1931 se autorizó por decreto a la Municipalidad de Pococí vender lotes de su propiedad, una finca destinada al cuadrante de Guápiles, originalmente cedida por la Compañía45. En enero de 1932 el Diputado Villafranca pidió al Poder Ejecutivo garantizar la posesión de los ocupantes de los lotes de Pococí, siempre que hubieran cultivado un 20% del terreno46. En 1933, el jefe de la bodega de la Northern Railway Co. admitió que el gobierno le había obsequiado un “lotecito de tierra en Pococí de Guápiles para mi familia”, por lo que pidió permiso para construir el palenque donde vivir y trabajar, mientras su hijo lo sustituía en la bodega47. Con el fin de colonizar territorios despoblados a través de denuncios y formación de colonias, un decreto de diciembre de 1935 declaró denunciables las tierras que la Compañía Bananera traspasó al Estado según la ley N°30 del 10 de diciembre de 1934, mecanismo similar al de la fundación de la Colonia Agrícola de Pococí de 1931; el decreto quiso beneficiar preferiblemente a vecinos del cantón, por lo que otorgó 40 hectáreas de la finca El Salvador para ampliar cuadrantes de Guápiles y 30 para la Colonia, y 30 hectáreas de la finca Siquirres para cuadrantes de Siquirres48.

26Las cesiones de tierra de la Bananera (el fraccionamiento del latifundio de la UFCO), más los consiguientes proyectos de colonización y el desempleo en el Valle Central del país, hicieron de partes de la región caribeña un centro de fuerte atracción migratoria49; para 1950 la población de Pococí era en su mayoría inmigrantes (62.98%), superando al cantón central de Limón (39.59%) pero no al de Siquirres (63.58%); de 1927 a 1950, la población de Pococí aumentó un 252.45%, su densidad un 253.15 porciento50.

27Las áreas de mayor expansión se ubicaban al norte de la línea ferroviaria entre Guácimo y Guápiles, lo que dio distintos resultados en el paisaje urbano: los asentamientos de Guácimo hacia el sur estuvieron ordenados en cuadrantes y pueblos lineares; mientras que de Guácimo al norte, en Línea Vieja, y de Guácimo a Guápiles y cercanías, la distribución poblacional estuvo dispersa51. En la dispersión pudo influir el fenómeno del precarismo, sobre todo al norte de Guácimo en Línea Vieja, lo que llevó a negociaciones entre precaristas y Gobierno. Surgieron nuevas grandes propiedades, de menor escala a las de la Compañía, en Línea Vieja, entre Siquirres y Guácimo, dedicadas a ganadería52.

28En 1939, un informe del Jefe Político de Pococí acerca de terrenos municipales, adherido a un proyecto municipal en el Congreso para dar tierras de su jurisdicción a familias costarricenses, revela problemas de ordenamiento y vivienda en el cantón. En el cuadrante de Guápiles, al centro de la villa, quedaban pocos lotes disponibles; en Jiménez y Guácimo los cuadrantes tenían lotes sin adjudicar, mientras los distritos de Pocora, Río Jiménez y Roxana, alejados del centro del cantón, no tenían cuadrantes. En el campo las viviendas eran “ranchos pagizos (sic)” de “malas condiciones higiénicas”; en Guápiles había más de 60 casas como “pucilgas (sic) infectas53”.

29Si bien se promovió la colonización, no hubo planificación en aquel proceso que iba desde la entrega de tierras de la Compañía Bananera, la promulgación de decretos para colonización, hasta el desarrollo agrícola consecuente. Pese a esto, la apariencia del cantón se transformó por dos factores. Primero, la diversificación productiva; algunas de las nuevas actividades fueron promovidas por la misma UFCO, pero también colonos de Jiménez fueron productores de maíz que alquilaban sus terrenos54; en Línea Vieja, entre Siquirres y Guápiles, particulares y la UFCO desarrollaron una leve producción cacaotera, así como pastizales, ganadería lechera y de engorde para el mercado regional, al igual que una producción de subsistencia de maíz y yuca. Desde la década de 1910 la UFCO impulsó el cultivo de la piña al este de Pocora y también en Línea Vieja, pero era de mala calidad55; al noroeste de Pocora y al norte de Guácimo, la explotación maderera y la producción de hule en Guápiles tuvieron auge durante los años de la Segunda Guerra Mundial (1939-194556), una de cuyas consecuencias para la economía costarricense fue, precisamente, promover nuevos ciclos de producción de exportaciones no tradicionales, para demanda militar estadounidense; cuando eso, la región caribeña tenía una tecnología agrícola poco avanzada, y faltaban aún vías de comunicación internas y nacionales57.

30Segundo, pese a la colonización poco planificada y a los problemas de vivienda y saneamiento, el gobierno y la municipalidad no abandonaron las obras públicas. El siguiente cuadro resume varios proyectos propuestos o aprobados entre 1931-1943.

31*Cuadro 1: Fomento de obras públicas en Pococí, 1931-1943,
según tipo de proyecto y resultado final*

32
_ Fondo _ Signatura _ Año _ Tipo de proyecto _ Resultado
Congreso 16094 1931 Municipalidad de Pococí solicita ¢10.000 para comprar planta eléctrica de la villa de Guápiles a la Compañía Bananera. Rechazado en tercer debate.
Congreso 16106 1931 Proyecto de Municipalidad de Pococí, para destinar fondos de la patente nacional a la atención de caminos y construcción de Palacio Municipal. Denegado por la Comisión de Hacienda por dificultades en erario público
Congreso 16728 1933 Municipalidad de Pococí solicita al Congreso la construcción de un puente de hamaca sobre río Toro Amarillo, para que vecinos usen la vía de Carrillo. El expediente no lo indica.
Congreso 16857 1934 ¢10.000 para construir puente sobre río Jiménez, en Pococí, para facilitar transporte de productos. Decreto N°69, 21.6.1934
Congreso 16893 1934 Creación de la Oficina Telegráfica en Jiménez. Decreto N°111, 13.7.1934
Congreso 16972 1934 Giro por ¢50.000 de la Secretaría de Fomento para construir carretera de macadam entre Guápiles, Jiménez y Guácimo. Decreto N°236, 23.8.1934
Congreso 17558 1936 Giro por ¢8.000 de Cartera de Educación Pública para construir edificio escolar en Guácimo, y en Cairo. Decreto N°22, 23.6.1936
Congreso 18994 1939 Autorizar a la Municipalidad de Pococí a hacer contrato para construir edificio de oficinas públicas. Decreto N°152, 11.7.1939
Congreso 18964 1939 Vecinos de Pocora solicitan al Congreso una ley para construcción de edificio escolar. Piden ¢2.000. La Comisión de Fomento lo avaló.
Congreso 19021 1939 Poder Ejecutivo autorizado a donar a la Municipalidad de Pococí patio y galerón, para construcción de mercado en la cabecera del cantón. Decreto N°315, 23.8.1939
Congreso 19774 1941 Autorización a Municipalidad de Pococí para empréstito de ¢5.000, para comprar generador eléctrico que dé servicio de alumbrado. Decreto N°36, 24.12.1941
Congreso 21597 1943 Crear en distrito de Anita Grande de Pococí, una oficina telegráfica y postal, con personal y dotaciones. Decreto N°62, 23.7.1943

33Fuente: Elaboración propia, documentos del Archivo Nacional de Costa Rica

34Las autoridades públicas gestionaron labores relacionadas con caminos, educación, servicios telegráficos, servicios postales y mercados, no siempre en los principales puntos poblacionales, como Guápiles, cabecera del cantón, sino también en poblados más alejados como Cairo, Anita Grande y Pocora. El incremento poblacional y espacial tuvo problemas de saneamiento, pero ello no supuso la desatención de obras públicas ante la demanda de servicios de aquella creciente población. El paisaje del cantón cambió considerablemente en esta etapa de particularización local de un cantón caribeño; en la siguiente década de 1950 hubo cambios sustanciales en las estructuras políticas y las formas del espacio; mientras que viejos conocidos de la economía reaparecieron, otros, se afianzaron.

Nuevos bananos e instituciones, viejas vocaciones (1948-1973)

35Este nuevo período confirmó la vocación agrícola de la región, principalmente al resurgir la producción bananera y la presencia, en la red de transportes, de la Northern Railway Company (NRCO), mientras la institucionalidad del estado no era la misma y el alcance de su intervención en el cantón tuvo una nueva dimensión frente a los problemas emergentes. La institucionalidad posterior a la guerra civil de 1948 se hizo sentir en toda la provincia de Limón; en materia político-cultural, el decreto Nº 836 del 4 de noviembre de 1949, aún bajo la Junta Fundadora de la Segunda República, abolió la legislación racista (Ley N° 31, 10.12.1934, artículo 5°) que impedía a la población afrodescendiente del Caribe pasar de Turrialba y emigrar hacia el Pacífico con la UFCO; asimismo, otorgar la cédula de identidad y el empadronar a la población afrodescendiente de Costa Rica dio el derecho al ejercicio ciudadano58. La presencia institucional abarcó obras públicas, abastecimiento alimenticio, condiciones de trabajo y mediación en cuestiones de tierras.

36Las obras públicas quedaron a cargo del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT); su Departamento de Puentes solicitó en 1958 materiales para construir un puente sobre el río Limbo, en el ramal de Parismina, distrito 2° de Pococí[59]. Otras entidades, como el Consejo Nacional de Producción (CNP), también las efectuaron, pues al año siguiente reportó materiales de construcción transportado desde San José para la edificación de la Planta Secadora de Guácimo de ese Consejo60, creado bajo la administración de Calderón Guardia (1940-1944) y desde 1948 institución autónoma del Estado61.

37En 1960 hubo inspecciones del Ministerio de Trabajo y Previsión Social a la Planta Eléctrica de Pococí para cerciorarse de la seguridad del lugar y hacer recomendaciones, y al Ingenio Caribe para revisar instalaciones eléctricas e infraestructura62. Este tipo de visitas, por salud o seguridad, eran frecuentes; el mismo Ministerio visitó la Sociedad Agropecuaria Río Jiménez en setiembre de 1968 para crear una Comisión de Seguridad63, y a la empresa Bananera Formosa S.A. de Pococí en 1972, verificando condiciones de higiene y seguridad según la Convención Colectiva de ese año64.

38Tales movimientos indican malestares sociales canalizados institucionalmente, sobre todo si se considera la continuidad del precarismo en el resurgir de la producción bananera, la estrechez de la frontera agrícola y las migraciones internas en el cantón65. El Ministerio de Hacienda realizó inspecciones en Pococí para 1966, procurando controlar actividades agropecuarias (banano, pesca ilícita) y comerciales (salas de cine, por ejemplo), y certificando la presencia de “parásitos”, precaristas en la finca de un norteamericano en río Jiménez, y en la Colonia Cariari del ITCO (Instituto de Tierras y Colonización, posteriormente Instituto de Desarrollo Agrario, IDA66).

39Cerca de 1956 resurgió la producción bananera en el Caribe; la Standard Fruit Company se instaló en Río Frío y en Valle La Estrella, mientras que BANDECO (Banana Development Company, desde 1967 parte de Del Monte Corporation y en 1978 de R. J. Reynolds Ind.) lo hizo en Línea Vieja, entre la Junta y Guápiles67. El cultivo tuvo de nuevo un papel determinante como fuente de empleo en el cantón, después de los años sesenta, gracias a la legislación favorable; la región superó en producción al Pacífico Sur donde la UFCO estaba a cargo68. Como “consecuencia del desarrollo bananero”, el Ministerio de Trabajo otorgó permiso a la Industrial Agropecuaria de Pococí S.A. en 1968, para suplir provisionalmente de combustible el tramo de carretera entre Guápiles y Roxana pues la producción y transporte del cultivo lo requería69. De los territorios del país dedicados a la actividad bananera, el área de Línea Vieja tuvo la expansión más acelerada en ocupación de tierras entre las décadas de 1950-1960, predominando el uso de pastizales y el sistema de rotación de la tierra, en el que prevalecía la producción bananera de variedad “Cavendish”, más resistente a las enfermedades del cultivo que la “Gros Michel” de los años treinta70.

40La frontera agrícola no tuvo la misma elasticidad que antes de 1950, el área plantada de banano creció considerablemente entre 1963-1973 en la región caribeña71; sin embargo, el nuevo auge bananero mantuvo a Pococí como centro de atracción migratoria72. Al parecer, entre 1950-1963 el cantón no fue del todo un agente de expulsión poblacional, gracias a la economía de subsistencia73; en Pococí, la población económicamente activa en 1966 era de un 24.2% del total, y de ese porcentaje, un 15.9% eran agricultores74; parte considerable de las fincas del distrito de Guápiles estaba dedicada, para 1963, a labranza (17%) y, en menor medida, a cultivos permanentes (3%).

41Cuadro 2: Áreas cultivadas e incultas del distrito de Guápiles (cantón de Pococí), según porcentaje (1963)

42
_ N° fincas _ Total (%) _ Labranza _ Cultivos permanentes _ Repasto y potreros _ Bosque con pasto, charral _ Bosques _ Otras tierras
791 100% 17% 3% 14% 44% 21% 1%

43Fuente: Elaboración propia según cifras del cuadro 28 de Nuhn, Helmuth y S. Pérez R. Estudio Geográfico Regional. Zona Atlántico Norte de Costa Rica. (San José: ITCO, 1967). pág. 255.

44Aproximadamente un 20% de la tierra en Guápiles desarrollaba labores agrícolas; para 1955-1963 consistían en el cultivo de frijol, maíz, arroz, yuca, cacao, banano, plátano y coco75, lo que indica la relevancia de la agricultura en atraer y retener población en Pococí, donde la producción de granos básicos era fundamental: entre 1955-1963, el número de fincas que producía maíz en Guápiles aumentó un 14.5%, el área en manzanas un 49.5% y su producción en fanegas un 39.9 pociento76. Esa producción era mayormente una actividad familiar complementaria y de poco agregado tecnológico, comercializada a través del CNP77; según el cuadro 3, en zonas aledañas a Pococí la producción de maíz era la de mayores cosechas a inicios de los años sesenta; aunque sólo se presentan algunas semanas de 1961, los informes de otros meses reproducen la misma tendencia.

45Cuadro 3: Diferentes cosechas de maíz recibidas por el ferrocarril y reportadas por la Northern Railway Co., según cantidad de sacos, en 1961

46
_ Cosechas _ Cosecha 19-25 de junio, 1961 _Cosecha 26-30 de junio, 1961 _ Cosecha 7-27 de agosto, 1961

Lugar
Cantidad de sacos Cantidad de sacos Cantidad de sacos
De río Jiménez 2312 1683 306
De Roxana (río Frío) 349 843 94
Cairo-África 1558 1516 72
Toro Amarillo a Secadora 471 449 36
Del ramal de Monte Verde 38
De 11 millas Vía Saborío 12

47Fuente: Elaboración propia a partir de informes de la NRCo. en ANCR. Northern Railway Co. N°671 (1962)

48A mitad de la década de 1960, el aumento de la población, el incremento en el área cultivada de banano y de maíz78, y el consiguiente problema de estrechez de la frontera agrícola y de precarismo, hicieron indispensable la presencia del estado, que desde el ITCO medió en los conflictos por la tierra en diferentes puntos del país, en medio de un contexto latinoamericano donde las revoluciones sociales y la reforma agraria copaban la agenda política. Su intervención no sólo implicó distribución de tierras; sus proyectos variaron la fisonomía del ordenamiento territorial en distintos lugares. En 1965, estableció en Cariari un asentamiento de 8.291 hectáreas, adquiridas como traspaso de reservas nacionales por parte del estado; allí se asentaron 334 familias que tenían ya 7.997 hectáreas parceladas dedicadas a cultivos perennes de banano y plátano, cultivos anuales de maíz, frijol, arroz y yuca, y potreros naturales y repastos: para 1978, el ingreso de Cariari fue superior a los 14.800.000 colones79. Las inspecciones del Ministerio de Hacienda en 1966 revelaron en estas colonias la presencia del precarismo, hombres y mujeres nicaragüenses que pagaron su cédula de residencia al Banco Nacional de Costa Rica80, lo que sugiere la larga duración de tendencias sociodemográficas presentes desde los años treinta.

49Ante esto, los cambios jurisdiccionales no quedaron al margen. En 1966, Guápiles dejó de ser “villa” y se convirtió en ciudad81. Una ley de 1971 creó y delimitó el cantón de Guácimo, no más distrito de Pococí que, por su parte, pasó a integrarse definitivamente por los distritos de Guápiles, Jiménez, Rita, Roxana, Cariari y Colorado, siendo todos villas a excepción de la ciudad de Guápiles82. Desde varios años atrás, Guácimo tuvo un desarrollo distinto; Porfirio Ocampo Bolaños, Agente Principal de Policía de Guácimo de Pococí, pidió en 1961 que se le restituyera como Auxiliar de Policía en Guácimo, aduciendo que las condiciones económicas, demográficas, geográficas y viales lo hacían necesario83.

50En otros aspectos, predominaron tendencias de largo plazo; el rol de una empresa como la UFCO en la región caribeña de la primera parte del siglo XX, lo ocupó esta vez su antigua socia la Northern Railway Company, encargada del sistema de transportes ferroviario, relevo que sugiere la presencia determinante en la larga duración del sistema de transportes y comunicaciones, hasta los años setenta predominantemente ferroviario. El papel de la Northern Railway Co. (NRCO) fue estratégico en materia de obras públicas, en el transporte del personal del estado y de la empresa privada, y en la vida en general de los habitantes de Pococí. El Jefe Político de Guápiles, Miguel Madrigal, solicitó al Administrador General de la NRCO, en 1957, construir un puente de madera peatonal para los escolares que asistían a la escuela de Jiménez, pues usaban un puente de hierro por donde pasaba el ferrocarril; la Northern accedió con algunas consideraciones84.

51En una correspondencia de 1956 entre C. W. Averre, Gerente de la NRCO, y la Municipalidad de Pococí, el municipio solicitó a la compañía que, con el fin de urbanizar los alrededores de la plaza El Salvador y los terrenos alrededor de la Unidad Sanitaria en Guápiles, evitar el cauce de aguas del ferrocarril y trasladar el guardadero de la máquina y el toril a Milla 60 o Toro Amarillo. El municipio justificó su petición por motivos de ornato y arreglo de calles, pero la NRCO no accedió pues esperaba por 14 locomotoras diesel-eléctricas para descontinuar las de vapor, lo que implicaba nuevos itinerarios y arreglos85.

52En ese año, Averre se dirigió a José Cavaría Soto, Presidente de la Junta Progresista de Guácimo, para señalarle que su solicitud de construir un andén y una sala de espera en el lugar (por entonces aún distrito del cantón de Pococí) sería considerada aunque los estudios determinaran la inconveniencia de la obra; por su deseo de descontinuar el uso de locomotoras de vapor en el ferrocarril, se comprometió a realizar la construcción en 195786. Entre 1959-1963 la NRCO vendió casas y terrenos a sus empleados, ofreciéndoles formas de financiamiento; generalmente hicieron sus pagos por planilla hasta completar la cancelación del valor de la propiedad87.

53A fines de los sesenta, agentes estatales y privados de visita en el cantón requerían contratar el servicio de transporte de la NRCO, que se trataba de un “moto-car” o un bus. Fue el caso del representante del Ministerio de Agricultura y Ganadería (1966), del Gerente del Instituto Costarricense de Turismo (1968), del Gerente del Banco Anglo Costarricense (1968), y de agentes de las empresas Gulf CR Company S.A. (1964), Colgate Palmolive Costa Rica S.A. (1965), Orange Crush de Costa Rica S.A. (1966) y Compañía La Troya (196688). En 1968, el Jefe Político de Guápiles y vecinos, le solicitaron a Averre y la NRCO un servicio de buses entre Guápiles y Siquirres, para que los niños del primer distrito asistieran al centro educativo del segundo. La solicitud caracteriza el papel que tenía la NRCO en la vida de la gente:

54“Conocedores de su altruismo y de la protección que ha venido dándole la Empresa del Ferrocarril a todas las necesidades que afectan el desarrollo de la comunidad, como el foot-ball, becas para estudiantes de escasos recursos, favoritismo a los estudiantes que en época anterior viajaban con una bondad de su parte, dándoles un descuento en sus pasajes. Todas esas bondades de reconocimiento justo por parte de gran número de habitantes de la Provincia de Limón, nos vemos precisados a dirigirnos a Ud., con el fin de pedirle que Ud. dispusiera crear el servicio de Bus que saliera de Guápiles, a Siquirres todos los días, de ida y regreso, antes que salga el tren de pasajeros; con el fin de trasladar a nuestros hijos a Siquirres y regresarlos, ya que ellos frecuentan el Colegio Agropecuario de Siquirres (...) Esperamos que Ud. como lo indicamos al principio, dado su esclarecido talento y su buen corazón nos ha de resolver esta dificultad89 (...)”.

55La respuesta negativa del gerente de la NRCO, Averre, argumentaba no tener un autobús disponible, que los existentes se ocupaban en los ramales, y que pese a comprender el problema, recomendaba mejor la creación de un Colegio, fuera en Roxana, Guápiles o Guácimo, donde habían más facilidades de transporte, proyecto para el cual ofrecía su ayuda. La propuesta no era fortuita; desde enero de 1965 vecinos del cantón solicitaron a la Asamblea Legislativa crear un centro educativo en Pococí, alegando la terminación desde 1966 del servicio gratuito de transporte brindado por la NRCO a los estudiantes del Instituto Agropecuario de Siquirres. Los vecinos propusieron como sede la Estación Experimental Los Diamantes en Guápiles; en 1969 se inauguró allí, por decretos de 1967 y 1968, el Instituto Agropecuario de Pococí: en 1973 tuvo su primer grupo de bachilleres90.

56El período 1948-1973 fue de cambios para el cantón; la nueva institucionalidad estatal procuró que los problemas sociales no se salieran de su cauce, el ITCO llegó cuando el retorno de la producción bananera y la reducción de la frontera agrícola generaron precarismo, y su intervención creó otra fisonomía urbana. Pese a las variaciones jurisdiccionales, también hubo continuidades y largas tendencias: la vocación agropecuaria se consolidó al crear un centro educativo que resumía en su nombre la vida socioeconómica de sus habitantes; el rol del capital extranjero (NRCO) en el sistema de transportes fue vital para la movilización de las personas al interior del cantón. El sistema de transporte y comunicación, preponderante en el nacimiento de Pococí, marcó en los próximos años la evolución histórica de su cabecera, Guápiles.

Tierra carente, disputada, de paso (1973-1990)

57En estos años, Pococí experimentó uno de los principales cambios que marcaron su futuro: la creación de la carretera entre San José y Guápiles. Si bien los intentos por realizar este proyecto iniciaron en los cincuenta, no fue sino a mediados de los ochenta que se concretó. Un cambio en la medida en que el eje de las comunicaciones no estuvo ya en el sistema ferroviario; una tendencia de larga data pues el sistema de transportes fue el factor determinante que dio origen a un cantón creado al calor del paso del ferrocarril. Sin embargo, las discusiones generadas por la necesidad de aquella ruta revelaron que el cantón estaba lejos de ser aquel sueño de progreso; las desigualdades en su interior, el descuido del gobierno central y el bajo perfil del local dibujaban un panorama poco aliciente. El retorno de la producción bananera a mitad de siglo supuso fuentes de empleo, pero también malestares sociales que marcaron la vida política del cantón.

58El proyecto de tender una carretera entre San José y Limón tuvo a mitad de los cincuenta sus primeros intentos. Alex Curling, diputado por la provincia caribeña, se dirigió en 1955 a la Asociación de Carreteras y Caminos de Costa Rica, afiliada a la International Road Federation, refiriendo al interés de las provincias de Heredia, San José, Cartago y Limón por el proyecto de carretera entre Guápiles y San José. La financiación de la obra se haría por contrato con la Compañía bananera, la cual destinaría el saldo del impuesto de exportación a la construcción de la carretera; Curling opinaba que era una suma de dinero que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes no debía desaprovechar. Para él, la carretera daría auge económico a la provincia, los vecinos de Pococí podrían trasladarse a los centros hospitalarios, y los productos de la región a los mercados91.

59La prensa siguió con atención el proyecto; reveló que desde 1955 el MOPT tenía fotos aéreas para construir la carretera, e informó con sensacionalismo acerca de campesinos de regiones inhóspitas, que morían enfermos en la estación de Guápiles, esperando el tren a San José. Se dijo que Limón no tenía medios de comunicación, ni hospitales ni médicos, solo miseria, enfermedades e “incomprensión de los gobernantes”. Igualmente se alegó que Pococí carecía de servicios asistenciales, y que estaba a más de 100 km. por vía férrea de los limitados servicios hospitalarios que prestaba la Compañía Bananera en la ciudad de Limón. Informó de estudios que indicaban que habían dos rutas probables para la carretera: una, San José-Turrialba (56 km.), Turrialba-Guápiles (45 km.), con un total de 101 km. Otra, San José-Carrillo (37 km.), Carrillo-Guápiles (25 km.), con un total de 62 km. De San José a Guápiles habían 57 km. en línea recta, y si bien la segunda opción ocupaba de muchos puentes por haber tantos ríos, era más económica92.

60Pese al seguimiento de la prensa y al interés parlamentario, para los años sesenta Pococí siguió conectada al resto del país a través del ferrocarril solamente; en su interior contaba con carreteras lastradas y caminos de tierra que conectaban centros poblacionales y fincas importantes, además de servicios de autobús y burrocarril93. La primera Memoria del Instituto Técnico Profesional Agropecuario de Pococí, de 1973, albergó la ilusión de ver el proyecto realizado en diciembre de ese año94; pero fue a fines de los años setenta, que los trabajos de construcción avanzaron. Hernán Fonseca, Ministro de Agricultura y Ganadería, informó en 1978 al Presidente Rodrigo Carazo (1978-1982) sobre las labores en el sector de Bajo de la Hondura, resumiendo en siete puntos la cuestión ambiental:

611. El Banco Mundial exigió un estudio ecológico; el Centro Científico Tropical no objetó el proyecto, sólo puso condiciones.
2. En 1975 la Dirección General Forestal creó la Reserva Forestal de la Cordillera Volcánica Central.
3. El Ministro de Agricultura y Ganadería de la administración anterior, el Presidente de ASCONA (Asociación para la Conservación de la Naturaleza), el Dr. Tosi del Centro Científico Tropical, Arnoldo Madriz (Dirección General Forestal) y otros técnicos visitaron la zona de Bajo de la Hondura, sugirieron convertir la reserva en Parque Nacional con fines de conservación.
4. En 1978 otra Comisión integrada por la Dirección General Forestal y la Dirección de Parques Nacionales inspeccionó y determinó que el trabajo no podía detenerse porque el daño ambiental se recuperaría, manejando bien el Parque Braulio Carrillo.
5. El Parque y la carretera facilitaban el impedir ocupar tierras y destruir el bosque.
6. El daño ecológico no sería significativo, con la carretera se disfrutaría el paisaje.
7. El costo de la obra era de 500 millones de colones, de los cuales se habían invertido hasta el momento 60 millones95.

62La obra se concluyó en 1987; el entonces presidente Óscar Arias Sánchez (1986-1990) y su ministro de Obras Públicas y Transportes Guillermo Constenla inauguraron oficialmente el paso por aquel tramo que atravesaba el Parque Braulio Carrillo96. Las consecuencias de la conclusión de la obra y de la conexión directa entre San José y Limón, pasando por Guápiles, marcaron el futuro de esta ciudad, algo sensible en los años noventa.

¿Era cierto aquel oscuro panorama de aislamiento y desgracia que urgía reparar con la carretera? Pococí pudo esquivar la crisis bananera de los años 30, reconvirtiendo su economía a un panorama agrícola diverso, siendo centro de atracción migratoria a diferencia de lo ocurrido en la ciudad de Limón, pero ello no produjo un desarrollo equilibrado del cantón, como tampoco subsanó necesidades básicas de sus comunidades, algo no solventado por la nueva institucionalidad del estado en los años cincuenta. Un estudio del Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) de 1974, demostró las desigualdades al interior del cantón de Pococí en cuanto al acceso a servicios básicos.

63Cuadro 4: Acceso a 3 servicios básicos en los distritos del cantón de Pococí, según cobertura en casas de habitación (1973)

64
_ Nombre _ Población total _ Número de casas _ Promedio % de los 3 servicios _ Cañería _ Electricida _ Servicio sanitario
Guápiles 7.297 1.338 76.3 86.0 47.2 95.7
Jiménez 2.662 562 52.6 54.8 15.3 87.6
Roxana 4.345 758 43.3 26.0 20.4 83.5
Rita 6.529 1.161 36.0 20.8 15.8 71.3
Colorado 1.007 219 35.2 2.7 12.8 90.0
Cariari 6.848 1.127 30.2 7.2 16.0 67.3

65Fuente: Tomado de IFAM. Estudio de servicios básicos en 30 cantones. (San José: Departamento de Planificación, Sección de investigación, IFAM. 1973), pág. 76

66La cobertura en servicios de cañería, electricidad y servicio sanitario era desigual entre los distritos: el promedio de los tres servicios indica que Guápiles, seguida por Jiménez, tenía mejor provisión, mientras que Cariari, Colorado, Rita y Roxana mantenían niveles muy bajos; sin embargo, el análisis de cada servicio por separado arroja cifras alarmantes para cada distrito. Asimismo, el informe analizó servicios como calles públicas, cordón y caño, alcantarillado y recolección de basura en las comunidades de cada distrito, denotando la jerarquización de necesidades en cada comunidad. En Guápiles eran prioritarias la electricidad, las calles públicas y el alcantarillado; en Jiménez, la cañería, la electricidad, las calles públicas y los servicios sanitarios; en Rita, la cañería, la electricidad, los caños, el alcantarillado y la recolección de basura; en Roxana, todos los servicios categorizados, excepto los sanitarios, eran prioridad; en Cariari se requerían todos los servicios; y en Colorado urgían la cañería, la electricidad y las calles públicas97. Las comunidades priorizaban la electricidad, los caminos y la cañería, pero también requerían Guardia Rural, servicios de salud, educación, mercadeo y recreación98.

67Tales asimetrías hicieron que diferentes personas plantearan propuestas para resolver los problemas de Pococí. En 1978, Víctor Hugo Brenes Zúñiga, Asistente de Salud Rural de Jiménez de Pococí presentó un Ante-proyecto de Ley sobre Asuntos de Proyección Social y Económica Integral a la Asamblea Legislativa, el cual incluyó, de forma general y sin estudio alguno, aspectos de educación, salud, recreación y economía rural; aunque presentados de manera informal en el Ante-proyecto99, eran coincidentes con los informes del IFAM de 1973.

68En 1982, la Organización de Campesinos Democráticos de Pococí asistió a un foro oficial sobre la problemática de la región, pero al confirmar que el foro priorizaba la ciudad de Limón, y que a ellos, como habitantes de la Colonia Cariari, “ni los residuos nos caen”, enumeraron las necesidades del cantón al presidente Luis Alberto Monge (1982-1986):

691. Un puente sobre el río Tortuguero en Cariari.
2. Una escuela de capacitación para campesinos o un colegio.
3. Carretera pavimentada del Semillero Campo Cinco a Llano Bonito.
4. Carretera a San Jorge, El Ceibo, Mata Limón; 3 km. de carretera para unir Llano Bonito con Roxana a salir a Guácimo, para transportar maíz al CNP de Guácimo.
5. Agua potable para comunidades: Coopecariari, Campo Dos, Las Vegas de Tortuguero y Llano Bonito.
6. Alumbrado eléctrico para la Colonia Cariari.
7. Un centro de salud en Las Vegas o Llano Bonito.
8. 20 viviendas para familias más necesitadas en Llano Bonito y Campo Dos.
9. Caminos y drenaje para población de Campo Dos, zona lluviosa que se contaminaba en las letrinas y pozos de agua de uso familiar.
10. Apoyo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) al Asilo de Ancianos de Guápiles.
11. Un campo de recreación en Las Vegas del Tortugero para evitar alcoholismo y drogas entre niños y adultos. Un mercado o feria del agricultor donde los campesinos pudieran vender productos directamente al consumidor.
12. Formar cooperativa de granos, leche y carne en Llano Bonito, e instalar una empacadora que diera empleo.
13. Financiamiento para compra de terrenos para que el IDA los reparta a campesinos de la organización.
14. Un establecimiento del CNP en Las Vegas del Tortuguero o en Llano Bonito.
15. Una o dos patrullas para vigilar Cariari, Campo Cinco, Campo Dos y Llano Bonito, para evitar robos de ganado y en el comercio.
16. Una agencia bancaria para financiar campesinos, no solo en Guápiles100.

70La parte más avanzada del cantón fue siempre Guápiles, donde se articulaban distintos focos poblacionales con el sistema ferroviario101 y donde se inauguró en 1973 el Hospital Regional102. Otras regiones, como Tortuguero, eran consideradas marginales y poco desarrolladas, pero en 1966 se iniciaron trabajos cerca del río Matina para crear un canal, que fue terminado en 1974 en Barra del Colorado; con su inauguración, el canal habilitó una franja de 112 km. de largo, con un área de influencia de 2.400 km. desde Moín hasta Barra del Colorado, abriendo posibilidades en cuanto a turismo, explotación maderera, agrícola y ganadera, aunque esto causó un uso irracional y destructivo de los recursos naturales de la zona, como la tortuga verde y los bosques. Los habitantes de la zona contaron con una vía fluvial no siempre transitable en época lluviosa y por falta de embarcaciones propias, pero había conexión con caminos vecinales, así como campos de aterrizaje para avionetas de turismo103.

71La activación de otras regiones al interior del cantón, en todo caso, no cambió el acceso desigual a servicios y comunicaciones. Pese a ello, Pococí estuvo lejos de perder su vocación agrícola; a inicios de los años ochenta era el cantón con más fincas en la provincia de Limón, con 1363104. Además, la ganadería vacuna tuvo un fuerte avance desde fines de los setenta (junto con Guácimo y Siquirres), lo mismo que la porcicultura, desarrollada por cooperativas vinculadas con entidades públicas como el Banco Central y el MAG105. No obstante, viejos problemas como el acceso a tierras, pese a la intervención del ITCO, no desaparecieron; por el contrario, a fines de los setenta e inicios de los ochenta, en una atmósfera de efervescencia social con presencia de organizaciones de izquierda, se dieron tomas de tierra en Sarapiquí y Pococí, llevando al estado a ceder tierras a grupos de campesinos procedentes de Guanacaste y de cantones del norte del país como Grecia, Naranjo y San Carlos, así como a ex-trabajadores bananeros de Sarapiquí y Pococi106.

72A todo esto, el estado costarricense no siempre tuvo respuestas pacíficas para los demandantes. En 1976, vecinos de Guápiles reclamaron al presidente Daniel Oduber Quirós la detención de tres señores por “instigación pública”, siendo campesinos que luchaban por un “pedazo” de tierra; reprochaban además las amenazas de cárcel, humillaciones y persecución de parte del alcalde y la Guardia Rural. Dijeron haber buscado solución en el ITCO, pero este ignoró que ellos residían en las tierras que, al final, fueron declaradas propiedad de un “norteamericano”, quien contó con la Guardia Rural para desalojar a los campesinos; por eso consideraban que el ITCO, la Guardia y los “terratenientes” los maltrataban107. Al parecer, la persecución sindical estaba a la orden del día; en 1984, Víctor Manuel Montero Acosta, Inspector de Trabajo, informó a Rodrigo Acuña Montero, Director Nacional e Inspector General de Trabajo, sobre un telegrama que acusaba persecución sindical en la finca Frutera S.A.; sin embargo, las entrevistas en aquel momento no habían podido confirmar la acusación108. Igualmente hubo huelgas y conflictos entre trabajadores bananeros y empresas productoras, como ocurrió en octubre de 1982 entre BANDECO y sus empleados representados por los sindicatos SITRAP (de Siquirres) y STAPPG (Sindicato de Trabajadores Agrícolas y de Plantaciones de Pococí y Guácimo); o la huelga del STAPPG en setiembre de 1982 en la empresa Jardín de Cariari S.A., por la convención colectiva, los chapes de cuadrante y el pago de tiempo extra109.

73Estos casos indican que el resurgir bananero de mitad de siglo, si bien no era monopólico como en los años treinta, no por ello estaba exento de conflictividad social producto del malestar en el mundo laboral. Además, las colonias agrícolas establecidas en los años treinta y en los sesenta por el ITCO, no fueron el epílogo del problema de la tierra en Pococí; por el contrario, la lucha por aquella fue más politizada y la respuesta estatal endurecida y poco complaciente, más cuando la frontera agrícola no era ya tan flexible.

74Los asentamientos promovidos por el ITCO (posterior IDA), cuyos planes de financiamiento agrícola fueron apoyados por organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID), se desintegraron; pese a ello, la conformación de colonias sirvió para contener el conflicto por la tierra, pues la distribución espacial y la vida productiva en los asentamientos hizo perder el interés campesino por las reuniones políticas, lo que se sumó a la disolución de las agrupaciones de izquierda a mitad de los ochenta, anteriores canales de protesta110.

75Los Programas de Ajuste Estructural en los años ochenta promovieron la “agricultura de cambio”, o sea, la sustitución de producción de granos básicos (considerada poco rentable) por la de productos no tradicionales como pimienta, raíces, tubérculos, palmito, macadamia, cardamomo, coco y otros, ligados a mercados externos; este proceso llevó al declive de la producción de maíz en Guápiles y Guácimo111. Los problemas no se hicieron esperar, muchos de los agricultores en asentamientos nunca habían trabajado aquellos cultivos, por lo que no hubo capacidad de reacción frente a la reducción de asesorías estatales, del crédito y del apoyo a la comercialización. Estos factores limitaron la capacidad de cumplir con estándares de calidad y tamaño de exportación, así como la baja demanda interna de tales productos no les devengó ingreso suficiente para pagar los créditos a la Caja Agraria del IDA, institución que dejó de ser funcional. Las consecuencias posteriores fueron la emigración hacia las ciudades o la integración como mano de obra a las maquiladoras regionales112, algo inédito en la historia del cantón, cuyo magnetismo migratorio había sido la norma. La lucha campesina, además, no fue ya opción113.

76En las décadas de 1970 y 1980, la construcción de la carretera entre San José y Guápiles transformó la vida socioeconómica del cantón para los años venideros; se trata de un cambio en cuanto al sistema de comunicación empleado y a las repercusiones que tuvo, pero era una tendencia de larga duración, en tanto consolidaba como factor estructural la presencia del sistema de transportes y comunicaciones: el ferroviario sería factor originario del cantón a fines del siglo XIX, promoviendo directa o indirectamente una vida dedicada a la agricultura por tres cuartos de siglo; la carretera entre San José-Guápiles, proyecto rumiado desde mitad de siglo, trajo oportunidades y variaciones que hicieron hablar nuevamente de “progreso” y “prosperidad”. Sin embargo, problemas como el acceso a la tierra, las luchas campesinas por derechos laborales o propiedad, y las asimetrías dentro del cantón, hicieron ver insuficientes a la institucionalidad estatal, sus colonias y su represión.

77En una entrevista de 1973, Elisa Warren Borbón, personaje popular de Guápiles, recordaba los comienzos de aquella ciudad: “Guápiles era triste, muy feo, sólo ganado y montaña; de noche no se podía salir (...) todos los males se venían para Guápiles114”. ¿Cuánto cambió el cantón de Pococí desde su fundación? No se puede negar que mucho, su magnetismo migratorio durante gran parte del siglo XX no era casual, y la evolución posterior a los años noventa quizá muestren otro panorama. Pero, ¿cómo vivieron sus comunidades, cuál es el peso del pasado en los años por venir? ¿Qué males refería el recuerdo de fealdad y tristeza en Elisa, qué de las noches?

Epílogo

78 Los datos recientes de Pococí indican que aquella vocación agrícola que por tres cuartos de siglo tuvo el cantón, dio campo a otras actividades del sector terciario. Por ello conviene considerar tres cambios vertebrales en la historia del cantón: primero, las consecuencias negativas de las políticas de ajuste sobre la agricultura, particularmente la de granos básicos; segundo, la incorporación de grandes empresas transnacionales dedicadas a cultivos no tradicionales y atrayentes de mano de obra; y tercero, la extensión de la carretera entre San José y Guápiles115.

79 Pese a la ruptura sustancial que avizora el presente, hay en la historia centenaria de este cantón un elemento estructural que atraviesa su dinámica económica, poblacional y urbana: el sistema de transporte y comunicaciones. La red ferroviaria dio origen al cantón, marcó la vida de sus habitantes y generó actividades agropecuarias, configurando el orden territorial y determinando los caminos al interior y exterior del cantón; la carretera entre San José y Guápiles reafirmó el potencial transformador de esa variable espacial dentro de una región que, a lo largo de su historia, desdibuja los contornos convencionales del Caribe; Pococí fue un cantón creado y consolidado como paso circulatorio de personas y mercancías, donde se asentaron poblaciones dedicadas a labores agropecuarias y, a fines del siglo XX, comerciales, de servicios e industriales.

80 Ese paisaje económico, entre las tres primeras partes del siglo XX, se consolidó en torno a la producción bananera, pero su crisis en los años treinta fue seguida de una diversidad de productos y prácticas, en donde los granos básicos tuvieron lugar primordial. La consolidación en la agricultura se acompañó de una atracción migratoria; ambos procesos dieron a Pococí una fisonomía sociodemográfica diferenciada del resto de la provincia limonense, pues la llegada constante de personas del resto del país a lo largo de buena parte del siglo, así como la emigración de la población afrocaribeña al retirarse la United en los años treinta, hizo menor la cantidad de este grupo en el cantón.

81La labor de las autoridades locales y del estado fue considerable durante aquellas tres primeras partes del siglo XX, creando asentamientos y promoviendo actividades económicas que acompañaron la atracción migratoria, desarrollando obras públicas y servicios institucionales al lado del control social a que llevaban los cambios socioeconómicos. Esa presencia institucional complementaba la presencia de grandes empresas de capital extranjero que tuvieron un papel importante en obras públicas y comunicaciones; particularmente la UFCO y la NRCO. Esto plantea una interrogante primordial al presente, pues el último cuarto de siglo pareciera carecer del estímulo estatal y de una empresa-centro que configura las comunidades; las numerosas quejas de vecinos en los noventa y luego del 2000 así lo sugieren116.

82Con todo y obras públicas, la extensión de servicios y el ordenamiento urbano a lo largo del siglo no fueron del todo planificados, provocando serias asimetrías al interior del cantón y en sus principales centros de población; las quejas consiguientes y la búsqueda de soluciones por parte de ciudadanos del cantón fueron una constante desde el momento en que Pococí vio emerger sus asentamientos al lado de la agricultura, en el primer tercio del siglo, hasta fines del período en estudio: no las promesas de prosperidad y progreso, sino el devenir de las noches y los males, era el recuerdo que perduraba para algunos.

83Notas de pie de página

84Se publica este trabajo con el permiso del Programa de Investigación en Desarrollo Urbano Sostenible de la Universidad de Costa Rica (PRODUS), el cual requirió el estudio y sus ejes, como parte de un plan regulador para el cantón.

851 Rodrigo Quesada Monge, Recuerdos del imperio. Los ingleses en América Central (1821-1915), (Heredia: EUNA, 1998), págs. 333-339.

862 Pococí se ubica en el tramo conocido como Línea Vieja, que se extendía también a lo largo de Siquirres y Guácimo. Esa línea tuvo el propósito de unir la región con el puerto de Limón, y fue la primera vía utilizada para dar salida a los productos del Valle Central por el Atlántico. Alrededor de Línea Vieja se ubicaban las plantaciones de banano de la United Fruit Company; una de sus fincas, la llamada El Salvador, fue posteriormente el territorio donde se constituiría el centro de la villa de Guápiles. Véase Archivo Nacional de Costa Rica, ANCR, Colección de Memorias N° 412, 1973, Memoria del Instituto Técnico Profesional Agropecuario de Pococí “Guápiles hacia el progreso”. “Reseña histórica de Pococí”, La Prensa Libre, 9 de setiembre de 1987, pág. 14; y “Después del Zurquí... Pococí”, en Contrapunto, setiembre 1992, pág. 27.

873 Watt Stewart, Keith y Costa Rica (San José: Editorial Costa Rica, 1991) ; Rodrigo Quesada Monge, Las inversiones de Keith en Costa Rica. 1885-1929 (Heredia: UNA- Cuadernos Prometeo, 2008), pág. 29.

884 Ronny Viales Hurtado, Después del enclave. Un estudio de la región atlántica costarricense. 1927-1950 (San José: EUCR, 1998), pág. 49.

895 Jeffrey Cassey Gaspar, Limón: 1880-1940. Un estudio de la industria bananera en Costa Rica (San José: Editorial Costa Rica, 1979), págs. 114-117 y 177-180.

906 Orlando Salazar Mora, El apogeo de la República Liberal en Costa Rica. 1870-1914 (San José: EUCR, 1998), pág. 92. Consecuentemente, desde 1903 se crearon, por ejemplo, los distritos de Pacayas y Capelladas, y se fundó en 1908 el cantón de Alvarado en la provincia de Cartago. ANCR, Archivo Nacional N°846, sin año.

917 Oficial, Colección de Leyes y Decretos (I semestre 1909), Decreto N°56, 7 de junio de 1909, págs. 244-250.

928 Oficial, Colección de Leyes y Decretos (San José: Tipografía Nacional, II Semestre 1906), págs. 92-93.

939 ANCR, Congreso, N°3251, 1906.

9410 Jeffrey Cassey, Limón: 1880-1940, págs. 26-28.

9511 ANCR, Northern Railway Co., N°4847, 1908.

9612 ANCR, Congreso, N°10133, 5 de mayo de 1911, Fs. 47-47v.

9713 ANCR, Congreso, N°10133, 1911, Fs.47-51v. También ANCR, Archivo Nacional, N°846.

9814 ANCR, Congreso, N°9923, junio de 1912, Fs.4-4v. El Diputado Marcial Alpízar, que presentó este Proyecto, también presentó otro en 1914 para que se autorizara a la Municipalidad de Pococí a vender en subasta pública los lotes que servirían de asiento a la población del distrito de Jiménez; la Comisión de Gobernación y Policía acogió la solicitud, pues esta se basaba directamente en el Decreto N°17 del 18 de junio de 1912, citado en esta nota. Sobre la solicitud de 1914, véase ANCR, Congreso, N°10852, 1914.

9915 ANCR, Congreso, N°10148, 1913; y Fomento, N°8330, 1915.

10016 ANCR, Fomento, N°7212, 1913. Ante la consulta del Jefe político de Guápiles, acerca de si se había concedido permiso a Arthur Thomas, jamaiquino, para ocupar una faja de terreno del Gobierno al norte de la línea férrea en el distrito de Jiménez y construir en ella, el Subsecretario de Fomento respondía el 26 de diciembre de 1913 que no existía tal permiso y que ninguna autoridad estaba facultada para otorgarlos por falta de reglamentación, lo que favorecía casos de “abusos y reclamos”. En Jeffrey Cassey, Limón: 1880-1940, pág. 95, se presenta un caso de precarismo de 25 jamaiquinos en Guápiles, quienes pedían a unos diputados que visitaban la zona, que les resolvieran el problema de la tierra y que abrieran las calles que particulares y la Compañía mantenían cerradas.

10117 ANCR, Congreso, N°12069, 1914, Fs.1-4, 7. Las razones que apuntaba el Diputado Marcial Alpízar para justificar la necesidad del proyecto serían una constante de la problemática bananera y de la tirante relación entre productores privados y la compañía. Véase Ronny Viales, Después del enclave, pág. 34.

10218 ANCR, Gobernación, N°34581, 1914.

10319 ANCR, Congreso, N°11522, 1915, Fs. 2, 16. Decreto N°31, 23 de junio de 1915.

10420 ANCR, Corte Suprema de Justicia, N°425, 8 de setiembre de 1915.

10521 Ronny Viales, Después del enclave, págs. 70-73.

10622 Wilburg Jiménez, Migraciones internas en Costa Rica, (Washington: Unión Panamericana, Sección de Trabajo, Migración y Seguridad Social, 1956), págs. 54-55 y 128-130 del cuadro 2 del apéndice. Véanse diferentes periodizaciones de los ciclos bananeros de Limón en Lara Putnam, “Parentesco y producción: la organización social de la agricultura de exportación en la provincia de Limón, Costa Rica, 1920-1960”, en Revista de Historia, 44 (julio-diciembre 2001), págs. 123-124 y en Ronny Viales Hurtado, “La coyuntura bananera, los productos complementarios y la dinámica productiva empresarial para la exportación de la UFCO en el Caribe costarricense. 1883-1934”, en Revista de Historia, 44 (julio-diciembre 2001), págs. 74-79.

10723 ANCR, Congreso, N°12152, 1920, Fs. 1-7. Decreto N°88, 16 de agosto de 1920.

10824 ANCR, Congreso, N°12457 1921, Fs. 1-4.

10925 ANCR, Fomento, N°7904, 1925.

11026 ANCR, Fomento, N°7904, 1925. Los trabajos hechos en la administración de González Víquez eran aquellos aprobados por Decreto N°40, 13 de julio de 1906. Véase ANCR, Congreso, N°3251, 1906.

11127 ANCR, Congreso, N°15592, 1929. En el viejo edificio que quería sustituirse por viejo y arruinado, estaban las Jefaturas Políticas, el Correo y Telégrafo, la oficina del médico, y la Contaduría y Secretaría Municipales.

11228 ANCR. Northern Railway Co., N°2349, 1930. Carta del 22 de agosto de M.M. Marsh (UFCO), a Mr. R. Ferris, Master Mechanic de Limón. El Decreto obligaba a estar autorizado por la Junta Nacional de Electricidad para operar las plantas eléctricas era el N°21, 27 de junio de 1930.

11329 Ronny Viales, Después del enclave, pág. 34.

11430 Ronny Viales, Después del enclave, varias páginas de los capítulos 2 y 3.

11531 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón (Costa Rica), (San José: Editorial del Ministerio de Educación Pública, 1983), pág.140.

11632 Todos estos detalles pueden verse en los expedientes del ANCR Congreso, N°13398, 1924; N°14141, 1925; N°14499, 1926; N°15779, 1930; Fomento N°7931, 1925; N°8295, 1926.

11733 Ronny Viales, Después del enclave, págs.139-140.

11834 Oficial, Colección de Leyes y Decretos, (II semestre 1930) (San José: Imprenta Nacional, 1931), págs. 129-138.

11935 ANCR, Fomento, N°8253, 1929.

12036 ANCR, Congreso, N°15473, 1929; ANCR, Congreso, N°15478, 1929. Específicamente de San Rafael de Oreamuno y de Pacayas.

12137 ANCR, Congreso, N°15477, 1929. Los solicitantes provenían de Guápiles.

12238 ANCR, Congreso, N°15476, 1929. Eran originarios de San Juan de Tibás.

12339 ANCR, Congreso, N°15773, 1930.

12440 ANCR, Congreso, N°15890, 8 de mayo de 1931.

12541 ANCR, Congreso, N°15890, 1931, Fs. 23-35.

12642 ANCR, Congreso, N°15773, 1933, Fs. 9-13. En ese expediente, hay una solicitud de unos vecinos de Jiménez, para nuevos contratos de compra-venta de banano con la Compañía. Lamentablemente, no precisan la ubicación de los terrenos “desventajosos” (F.5).

12743 ANCR, Fomento, N°7938, 1937, 1939. En 1932 y 1936 se presentaron al Congreso distintos proyectos para, respectivamente, entregar a los colonos una cuota mensual para subsistencia durante cuatro meses, y para reformar los mecanismos de adjudicación de propiedad en la Colonia; esto parece indicar la vigencia de dicha colonia durante los años treinta. Véase ANCR, Congreso, N°16354, 1932; y N°17641, 1936.

12844 Ronny Viales, Después del enclave, pág. 142. Una petición similar hizo la Junta Progresista de Pococí a la Municipalidad en 1939, pretendiendo tomar algunos terrenos municipales, donados por la UFCO, para darlos como parcelas a “padres de familia, pobres y de buenas costumbres”.

12945 ANCR, Congreso, N°15988, 1931.

13046 ANCR, Congreso, N°16348, 1932.

13147 ANCR, Congreso, N°3371, 1933.

13248 ANCR, Congreso, N°17386, 1935.

13349 Jeffrey Cassey, Limón: 1880-1940, págs. 245-247.

13450 Wilburg Jiménez, Migraciones internas, págs. 140, 156 y 159.

13551 Ronny Viales, Después del enclave, pág. 135.

13652 Ronny Viales, Después del enclave, págs. 136-139.

13753 ANCR, Congreso, N°19026, 1939.

13854 ANCR, Municipal, N°12400, 1938.

13955 Ronny Viales, Después del enclave, págs. 129-133.

14056 Ronny Viales, Después del enclave, pág. 133. Y Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág. 94. De la producción promovida en Guápiles como demanda del mercado internacional en función de la Segunda Guerra Mundial, quedó como remanente la Estación Experimental “Los Diamantes”, ubicada cerca de Guápiles.

14157 Ronny Viales, Después del enclave, págs. 160-169.

14258 Carlos Meléndez y Quince Duncan, El negro en Costa Rica, (San José: Editorial Costa Rica, 1976), pág. 92.

14359 Se solicitaron tabloncillos, piezas y varas de tabla. ANCR, Obras Públicas y Transportes, N°40, 19 de julio de 1958.

14460 ANCR, Northern Railway Co., N°3274, 1959.

14561 Jorge Mario Salazar, Crisis liberal y estado reformista. Análisis político-electoral 1914-1949, (San José: EUCR, 2002), págs. 198, 273.

14662 ANCR, Trabajo, N°1984, 1960. Ministro de Trabajo y Previsión Social a Consejo de Seguridad e Higiene de Trabajo, 20 de setiembre de 1960.

14763 ANCR, Trabajo, N°1858, setiembre de 1968.

14864 ANCR, Trabajo, N°1795, setiembre de 1972.

14965 Hernández, Carlos. “Del espontaneísmo a la acción concertada: los trabajadores bananeros de Costa Rica: 1900-1955”, en Revista de Historia, 31 (enero-julio 1995), págs. 69-125.

15066 ANCR, Hacienda, N°33870, 1966.

15167 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, págs. 64-65.

15268 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág.107.

15369 ANCR, Trabajo, N° 1977, 1967; y N° 1966, 1968.

15470 Pierre A. D. Stouse, Cambios en el uso de la tierra en regiones ex-bananeras de Costa Rica, (San José: Ministerio de Transportes-Instituto Geográfico de Costa Rica, 1967), págs. 1-13.

15571 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, págs. 96, 120.

15672 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág. 140.

15773 Existe una contradicción en el libro de Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág.140, pues las autoras utilizan la información de los Censos de 1927, 1950, 1963 y 1973 localizados en la Dirección General de Estadística y Censos, a partir de los cuales la evolución migratoria de Pococí se divide de la siguiente manera: 1938-1950 (atracción); 1950-1963 (expulsión); 1963-1973 (atracción); pero en la página 135 señalan que “Pococí no se convierte en área de expulsión entre el 50 y 63. Posiblemente la expansión del sector de subsistencia, pueda haber servido para absorber parte de la población.” Para esto refieren a Teodoro Buarque de Holanda y Carlos Cercone, “Costa Rica: migración rural-rural y estructura agraria en el período 1950-1963”, en Estudios Sociales Centroamericanos, 11 (mayo-agosto 1975), pág. 35. Estos autores, efectivamente, consideran que “Pese al relativo estancamiento de los productos de exportación, Pococí no se convierte en un área de expulsión en el período 50-63. Posiblemente la expansión del sector de subsistencia (...)”.

15874 Helmuth Nuhn y S. Pérez R. et al. Estudio Geográfico Regional. Zona Atlántico Norte de Costa Rica, (San José: ITCO, 1967), pág. 203. La categoría que seguía a la de “agricultores” era la de “obreros”, con un 2.5%.

15975 Helmuth Nuhn y S. Pérez R. et al. Estudio Geográfico Regional, págs. 259-284.

16076 Helmuth Nuhn y S. Pérez R. et al. Estudio Geográfico Regional, pág. 262.

16177 ANCR, Northern Railway Co., N°671, 1962. Algunos reportes refieren al transporte y comercialización del maíz, como por ejemplo el de 10 de noviembre de 1962: Averre a Elías Soley del MAG, envía cuadro con producción de maíz en Línea Vieja para la cosecha de noviembre 1961/setiembre 1962. Y el de 22 de noviembre de 1962: Charles W. Averre, Gerente general NRCO, a Walter Gillen A., Gerente CNP y a MAG: informe sobre producción de maíz en Línea Vieja.

16278 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág. 96, 120.

16379 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág. 122.

16480 ANCR, Hacienda, N° 33870, 1966. También residían nicaragüenses en Roxana y Tortuguero.

16581 Oficial, Leyes, decretos, etc. División territorial administrativa de la República de Costa Rica, (San José: Instituto Geográfico Nacional. Departamento de División Territorial y Nomenclatura, 2001), págs. 97-98. La ley 3714 de 31 de julio de 1966 dio título de ciudad a la villa de Guápiles. El Decreto Ejecutivo 1825-G de 2 de julio de 1971 creó los distritos 3 Rita, 4 Roxana, 5 Cariari, 6 Colorado, y señaló sus respectivos límites.

16682 Oficial, Leyes, decretos, etc. División territorial administrativa, pág. 97. Ley n°4753 del 28 de abril de 1971.

16783 La plaza había sido suprimida por el Ministerio de Gobernación. ANCR, Gobernación, N° 38352, setiembre de 1961. Los informes de la Northern Railway Co. de 1968 sobre el movimiento de carros en la estación de Guápiles, permiten cerciorar el gran flujo de personas entre Guácimo-Río Jiménez y Guácimo-Roxana. ANCR, Northern Railway Co., N° 698, 1968, 31 de agosto de 1968, Alberto Amador B., Jefe de Transportes a W. B. Clark, Gerente de Operaciones, Limón.

16884 En esta solicitud, la Municipalidad se comprometía a facilitar el material (madera y rieles) y la NRCO pondría la mano de obra. La NRCO, aunque en desacuerdo, accedió. ANCR, Northern Railway Co., N°1022, 13 de abril de 1957.

16985 ANCR, Northern Railway Co., N° 1022, 2 de octubre de 1956.

17086 ANCR, Northern Railway Co., N° 1022, 1956-1957.

17187 ANCR, Northern Railway Co., N° 4555, 1959-1960; y N°4557, 1959, 1963.

17288 ANCR, Northern Railway Co., N° 698, 1968.

17389 ANCR, Northern Railway Co., N° 698, 1968.

17490 ANCR, Colección de Memorias, N° 412, 1973.

17591 ANCR, Economía, N° 183, 8 de mayo de 1955.

17692 ANCR, Northern Railway Co., N°2473, 1955. La NRCO tenía un expediente que recogía las noticias de distintos periódicos del país en donde se seguían los pormenores de la posible construcción de la carretera; de allí se toman las notas de prensa reseñadas.

17793 Helmuth Nuhn y S. Pérez R. et al. Estudio Geográfico Regional, pág. 240.

17894 ANCR, Colección de Memorias, N° 412, 1973.

17995 ANCR, Presidencia de la República, N° 1446, 1978.

18096 “El túnel que conduce a un pueblo encantador”, en Contrapunto, (Setiembre de 1992), pág. 33.

18197 Instituto de Fomento y Asesoría Municipal, Estudio de servicios básicos en 30 cantones, (San José: Departamento de Planificación, Sección de investigación, IFAM, 1973), págs. 77-79.

18298 Instituto de Fomento y Asesoría Municipal, Estudio de servicios básicos en 30 cantones, pág. 80.

18399 ANCR, Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, N°495, 1978.

184100 ANCR, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, N°203, 1982, Fs.38-40.

185101 Helmuth Nuhn y S. Pérez R. et al. Estudio Geográfico Regional, pág. 299, 311.

186102 ANCR, Colección de Memorias, N°412, 1973.

187103 Instituto de Fomento y Asesoría Municipal, Estudio de servicios básicos en 30 cantones, pág. 78. Por ley N°5680, del 28 de octubre de 1975 se creó el Parque Nacional Tortuguero con el propósito de cuidar las tortugas marinas y el medio. Esta ley se creó luego de que en 1963, 1969 y 1970 se emitieron distintos decretos para controlar la caza de tortuga y la extracción de sus huevos. Mario Boza, Los Parques Nacionales de Costa Rica, (San José: Servicio de Parques Nacionales-MAG, 1978), págs. 42, 68.

188104 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, pág.89. Limón tenía 5290 fincas en total, de las cuales 641 estaba en el cantón central, 1002 en Siquirres, 673 en Talamanca, 695 en Guácimo y 916 en Matina.

189105 Annie Lemistre Pujol y Miriam Mayela Acosta Vega, Monografía histórica de la provincia de Limón, págs. 112-113.

190106 Manuel Amador, “Crisis de la organización campesina. La región de Pococí”, en Aportes, 113 (setiembre de 1993), págs. 39-41.

191107 ANCR, Gobernación, N° 35660, 13 de enero de 1976.

192108 ANCR, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, N° 881, 15 de junio de 1984.

193109 ANCR, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, N° 207, 1975, Fs.40-47, 68-74.

194110 Manuel Amador, “Crisis de la organización campesina”, pág. 40.

195111 Manuel Amador, “Crisis de la organización campesina”, pág. 40. De hecho, el panorama agropecuario en Pococí actualmente luce muy diverso; además de la producción bananera, las raíces y tubérculos como el ñame, la yuca, el tiquisque, el ñampí y el yampi son comunes; también lo es el palmito, los decaídos granos básicos como maíz y arroz, la elaboración del coco en sus costas al norte, las plantas ornamentales, frutas como la papaya y, gracias a la presencia de empresas transnacionales, la piña; la ganadería no ha dejado de ocupar un lugar importante; y la agroindustria ha tenido también cierto auge. Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN), Plan Regional de Desarrollo 2003-2006: Región Huetar Atlántica, (San José: Dirección de Planificación Regional, 2003), págs. 60-61.

196112 Manuel Amador, “Crisis de la organización campesina”, pág. 40.

197113 Manuel Amador, “Crisis de la organización campesina”, pág. 40.

198114 ANCR, Colección de Memorias, N°412, 1973.

199115 Para toda la denominada Región Huetar Atlántica, el sector terciario había pasado en el 2001 a ocupar el 40.3% de las actividades económicas, mientras el primario ocupaba un 48% y el secundario un 11.7%. En concreto, para el año 2003 la Región “Atlántica” contaba 323 empresas comerciales, de las cuales el cantón central (127) y Pococí (111), concentraban un 74%. A su vez, Pococí ocupaba también el segundo lugar en cantidad de empresas de servicios, teniendo 216, mientras que Limón tenía 323; este tipo de números hace que al cantón de Pococí se le destaque en la región mencionada como un centro distinto de desarrollo, el cual sigue un patrón de cultura salarial muy estimulado por empresas nacionales y transnacionales. Estas cifras hacen entender por qué inclusive para el censo del 2000, Pococí concentraba la mayor cantidad de población de la provincia, con un 30% de los habitantes, mientras que Limón le seguía con un 27%, contando esta población con más oportunidades de educación ante la proliferación de centros universitarios privados y de educación bilingüe. Véase Proyecto Estado de la Nación en desarrollo humano sostenible. Estado de la Nación en Desarrollo Urbano Sostenible (8° informe, 2001), (San José: Proyecto Estado de la Nación, 2002), pág.159. MIDEPLAN, Plan Regional de Desarrollo 2003-2006: Región Huetar Atlántica, págs.12-13, 14, 19, 62, 66-67.

200116 Véase por ejemplo las noticias de La Prensa Libre (31 de agosto de 1996) sin página; La Nación (20 de diciembre de 1999), pág. 18A; Al Día (9 de abril del 2001), págs. 10-11. Al Día (21 de febrero del 2003), pág. 8. La Nación, (22 de noviembre del 2003), pág. 18 A.

201

Para citar este artículo :

Dennis Arias Mora, « Progreso o tristeza: una historia, o no, del Caribe costarricense (Pococí 1911-1990) », Boletín AFEHC N°48, publicado el 04 enero 2011, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=2585

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.