Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.162.203.39', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : DIGHERO, Juan Antonio : DIGHERO, Juan Antonio

Ficha n° 2655

Creada: 14 junio 2011
Editada: 14 junio 2011
Modificada: 14 junio 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 280 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Gustavo PALMA MURGA

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

DIGHERO, Juan Antonio

Vida del chantre del Cabildo Eclesiástico de Santiago Guatemala, doctor y rector de la Universidad varias veces entre 1766 y 1790.
Palabras claves :
Universidad, Profesor, Familia de poder, Criollo, Rector, Leyes
Cargo o principal ocupación:
Chantre del Cabildo Eclesiástico y profesor de Leyes en la Universidad de San Carlos (1768-1788).
Nació:
En 1716 en Santiago Guatemala.
Murió:
El 3 de noviembre de 1792 en Nueva Guatemala.
Padres:

1Don Juan Antonio Dighero y Doña María Manuela Pajero de Godoy.

Resumen:

1
Aunque los datos sobre su padre son escasos debido a las pocas investigaciones sobre el período que va de finales del siglo XVII a principios del XVIII, sabemos que don Juan Antonio Dighero fue Alcalde Segundo de la Ciudad de Santiago en 1728, lo que permite ubicar a esta familia entre los grupos de poder de la primera mitad del siglo XVIII. Esta familia consolidó su presencia en el Reino de Guatemala a partir de la doble llegada de Juan Antonio y de su hermano Tomás, ambos originarios de Madrid aunque el apellido es de origen lombardo. Hasta el momento sigue siendo difícil identificar correctamente quién es hijo de Juan Antonio o de Tomás dentro del grupo: de la familia de Juan Antonio se pueden señalar, posiblemente, a Don Juan Ignacio Dighero en 1757; a Don Thomás Joseph Dighero, prior del convento de Santo Domingo en 1764; a Don Miguel Dighero, dominico, hermano de Juan Antonio y cura del pueblo de Santa Cruz del Chol en 1770; al fraile Don Joseph Joaquín Dighero, del colegio de Cristo Crucificado en 1776. Mientras que por parte de don Tomás se identifican al comerciante don Candido Dighero, al doctor don Joseph Bernardo Dighero , a doña Rosalia Dighero y a doña Mariana Dighero.

2 Don Juan Antonio Dighero obtuvo en 1742 su Bachillerato en Leyes y Cánones en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos. Fue Promotor Fiscal y Juez de Testamentarías y Obras Pías. Ganó colocación canónica en la parroquia de Chiquimula de la Sierra en 1754, en la que había 6000 feligreses cuando aún la servía en 1758. Fue durante muchos años abogado de la Real Audiencia. Fue nombrado rector de la Universidad, por primera vez, en 1753, año en el que publicó el opúsculo titulado “Manifiesto Apologético de la justificación fuerza y legalidad con que la compañía de comercio de la ciudad de Guatemala se defendió en el pleito que siguió contra ella Da. Ma. Teresa Zugariz como mujer legitima de Dn. Jose Dias Guitian su podatario en Cadiz”. Más tarde, en 1758, publicó otro trabajo titulado “Declamación jurídica por los herederos de los oficiales reales de Guatemala sobre paga de sínodos para las misiones y otras limosnas de cajas Reales”. Posteriormente, escribió el trabajo titulado “El pantheon real, funebre aparato a las exequias, que en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala se hicieron por el alma, y a la piadosa memoria de nuestra catholica reina, y señora, doña Maria Amalia de Saxonia”, el cual vio la luz pública en la imprenta de Sebastián de Arebalo en 1763.

3 En 1764 fue padrino de don Cándido Dighero y un año después de Manuela María Pavón y Muñoz. En 1766, cuando era nuevamente rector de la Universidad, asumió la responsabilidad de gobernar en sede vacante la Arquidiócesis de Guatemala. Reunía, para poder optar a esa dignidad, una serie de atributos tales como estar ordenado, poseer un capital relacional mínimo, la “pureza de sangre” y el grado de doctor, que le abrían las puertas del Cabildo Eclesiástico de la Catedral de Guatemala. Obtuvo por oposición una canonjía de merced en 1769. Desde casi 20 años atrás había otorgado un poder general para pretensiones a Don Juan Manuel Velarde “Agente de Negocios de Yndias en la Corthe de Madrid”.

4 En el contexto de la decisión tomada por el Presidente de la Audiencia Martín de Mayorga sobre trasladar la ciudad de Santiago como consecuencia de los terremotos de 17773, fue uno de los principales opositor a la misma. Contaba con el apoyo del claustro de la Universidad dado que su edificio había sido muy poco dañado, como también por ciertos sectores criollos de la ciudad. Decidió renunciar a su puesto de profesor de la Universidad en 1778 para quedarse en la destruida ciudad, junto con el arzobispo Don Pedro Cortés y Larraz . A finales de este mismo año tomó la decisión de vender su hacienda La Estanzuela, de 17 ½ caballerías, localizada en las cercanías de la antigua capital, en 4700 pesos a don Juan José Medina. Según el historiador Gustavo Palma Murga ese precio incluía la casa, el ingenio de hacer azúcar, las herramientas, 5.5 suertes de caña, 20 vacas etc. Con esta decisión podría pensarse que el canónigo sabía que el combate por evitar el traslado estaba perdido.

5 En 1780, habiendo sido ascendido a tesorero del cabildo eclesiástico actuó como el portavoz de los profesores de la Universidad en una ruidosa polémica cuyo origen parecía una rencilla por cuestiones de honra pero que, en realidad, escondía un malestar más profundo. Todo se originó como consecuencia de una breve carta enviada al Rey por el fraile Fermín Aleas , recién llegado a América y graduado en la Universidad de Alcalá, denunciando un “desarreglado método de estudios, leyéndose una moral corrompida, una teología sistemática y unos Derechos nada fructuosos a la juventud y a la patria…” en la Universidad San Carlos de Guatemala. Juan Antonio Dighero, entonces profesor de Derecho, fue designado como fiscal para defender al claustro de la institución, viéndose involucrado en esa polémica durante cinco años. Fue atacado en términos poco amables por un miembro de la Audiencia de Guatemala, Félix del Rey, quien lo calificó de “superflamante”. El funcionario real era de opinión que la Universidad no tenía que abrir un juicio contra Aleas sino emprender una tranquila y pacífica investigación. Dighero fue entonces comisionado por el claustro universitario para que informara a la Corona sobre sus métodos de enseñanza. Indicó que utilizaba las selectas de Arnoldus Vinnius y los comentarios de Henrico Zoes. Había abandonado la práctica de dictar por la de explicar y dar conferencias.

6 El 10 de diciembre de 1788 solicitó al claustro su jubilación de la cátedra de Leyes por haber cumplido casi 20 años de servicios. Sus importantes recursos, su buena posición y sus condiciones de trabajo privilegiadas le permitieron llegar a los 70 años con buena salud, al extremo que volvió a ser nombrado Rector de la Universidad en 1790. Fue sepultado en la Iglesia Catedral de Guatemala. Su sobrino don Joseph Bernardo Dighero se encargó de cumplir con su última voluntad y testamento.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.