Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.91.171.137', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Los Dominicos certifican los servicios del grabador Pedro de Garci-Aguirre en favor de su Comunidad. : Los Dominicos certifican los servicios del grabador Pedro de Garci-Aguirre en favor de su Comunidad.

Ficha n° 2732

Creada: 13 septiembre 2011
Editada: 13 septiembre 2011
Modificada: 19 septiembre 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 310 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Los Dominicos certifican los servicios del grabador Pedro de Garci-Aguirre en favor de su Comunidad.

La carta es firmada por 21 Dominicos del convento de Nuestro Padre de Santo Domingo que resaltan los méritos del Grabador principal de la Real casa de moneda, en Nueva Guatemala, el 28 de marzo de 1793.
805
Palabras claves :
Dominicos, Hacienda, Azucar, Grabador, Arquitecto, Industria
Autor:
Los Dominicos del Convento de Guatemala
Fecha:
1793-03-28
Paginas:
3 fols.
Texto íntegral:

1En virtud del pedimento que nos ha hecho el Gravador principal de la Real casa de moneda Dn. Pedro Garci Aguirre solicitando, que esta Comunidad certifique, para los asuntos, que le convengan, las obras, y servicios, que en beneficio de ella tiene hechos, decimos: como hallandonos en la infausta situacion de tener perdida, y sin esperanza de restablecer la hacienda de Sn. Geronimo, cuios frutos havian sido el unico auxilio para la subsistencia del convento de Guatemala1, y haviendonos noticiado el contador, y superintendente interino de la Real casa de moneda Dn. Miguel de Arnais de la habilidad, e industria, que poseia el dho Garci Aguirre, ocurrimos a su favor, a fin de ver, si encontraba en su discurso alguna idea, para evitar los excesivos gastos, y el crecido consumo de leña; pues esta nos costaba ochocientos, y sesenta pesos para los trabajos de diez, y siete dias en la fabrica de azucar2, por lo que nada adelantabamos, y por consiguiente pasaba la comunidad muchas necesidades: baxo de este concepto se empeño el expresado Garci Aguirre en inventar mas maquinas, las quales puestas en execucion logramos por ellas que el gasto de los ochocientos, y sesenta pesos se reduxera al de veinte, y siete aumentando el beneficio de ahorrarse mucho numero de operarios, cuios jornales quedaron a beneficio de la comunidad: tambien recivimos el beneficio de havernos asegurado las aguas para los riegos, las que se hallaban mal conducidas por falta de inteligencia, y a cada paso se experimentaban derrumbes, que sus reparos nos eran mui costosos.

2Baxo del conocimiento, que adquirimos de la inteligencia que poseia, tanto en la arquitectura, como en la maquinaria edraulica, y matematica, resolvimos entregarnos a su habilidad, para que nos delinease, inventase y dirigiese la fabrica de nuestra Yglesia, por ser esta la de maior atencion3. Con este motivo nos presento un plano de un templo suntuoso dividido en cinco naves, compuesta cada una de ellas de un orden distinto de arquitectura; bien que los cinco ordenes se hallan repartidos en todo el edificio del templo, segun lo pide la situacion, y vista de cada nave: siendo la portada de dha Yglesia, y aun todo el templo uno de los mexores, que hasta aora se han visto en la America., y aun en muchas partes de Europa, segun lo publican muchas gentes, que han corrido, y visto uno, y otro mundo: y finalmente logra esta comunidad la satisfaccion de que no hai uno, tanto de los inteligentes, como de los de que no lo son, que digne de celebrar nuestra fabrica de la Yglesia, y el buen acierto, que hemos tenido en havernos entregado a un Profesor completo, y capaz de desempeñar con gusto, arreglo y hermosura una obra, que son de justicia pide todas estas circunstancias. Y mas podemos decir sin exageracion: que el dho Dn. Pedro Garci Aguirre abrio en esta capital las puertas del buen gusto, desterrando el mal metodo, y ninguna regla, que se usaba en el orden de fabricar, aboliendo las monstruosidades, de que era causa la ignorancia, inclinando a todos al buen gusto de la arquitectura, tanto en fabricas de edificios, como de retablos vic. Y es cierto, qe desde que este Profesor manifesto al publico las utilidades comunes, que tenia el arreglarse al arte, desengañado de esta verdad, ya no se oye mas que hablar de modulos de arquitectura, division de sus ordenes xx.

3Podemos decir que a nosotros se debe el haver desterrado el mucho abuso, que havia en construir edificios, que aun estando en su infancia, experimentaban el ultimo estado de su vejez, siendo doloroso el ver perderse grandes cantidades, arruinando a sus dueños, sin poder adelantar nada en lo formal de las obras, lo qe se ha remediado con havernos dado Dios a conocer al expresado Garci Aguirre, quien se conservaba oculto en este arte, pues solo atendia a desempeñar las obligaciones de su empleo, al que fue destinado por su majestad: pero en siete años, que hace descubrimos su inteligencia, y habilidad logramos la satisfacion de haver hecho un bien publico. Asi lo sentimos, y firmamos en el convento de Ntro Pe Sto Domingo de la Nueva Guatemala a veinte y ocho dias del mes de marzo de mil setecientos noventa y tres años;

4Fr Juan Ynfante, Presdo y prior prov.
Fr Carlos Cadena, Mtro y Prior
Fr Juan Terraza
Fr Miguel de Cordoba, Mtro y ExProv.
Fr Antonio Macal, Mtro
Fr Joseph Garriga, ExProv.
Fr Domingo Joseph Barrutia, Suprior
Fr Antonio Quiñonez, Pred. General
Fr Bruno de Llamo, Pred. General
Fr Agustin Blazquez, Lectr de Teologia
Fr Rafael Morales, Mtro de Estudios
Fr Matias Cordova
Fr Cayetano Diaz
Fr Domingo Carrascosa
Fr Luis De la Puente
Fr Miguel Molina
Fr Pascal Aparicio
Fr Francisco Capella
Fr Antonio Lopez de Quintana
Fr Joaquin Garcia
Fr Pedro Martir Planagona

5Notas de pie de página

61 Los Dominicos del convento Grande hacen referencia a las pérdidas económicas provocadas por los terremotos de 1773, en particular 55 % de los censos que gravaban ciertas casas de la ciudad destruida. Claro que es necesario leer entre las líneas de este tipo de cartas llorosas porque, como lo hemos mostrado en otro ensayo, la Orden de la Dominicos fue una de las que más rápidamente se recupero de las consecuencias financieras de los terremotos. Véase Christophe Belaubre, “El traslado de la capital del Reino de Guatemala (1773-1779), Conflicto de poder y juegos sociales” in Revista de Historia, N° 57-58, (2008), pág. 34, págs. 23-61. En el presupuesto global de los dominicos del convento Grande en 1740 las propiedades, incluyendo las de San Jerónimo, aseguraban una entrada de 12788 pesos sea casi la mitad de los ingresos. Véase Christophe Belaubre, “Poder y redes sociales en América Central : el caso de la Orden de los Dominicos (1757 – 1829)”, Mesoamerica 41, junio de 2001, pág. 55, págs. 31-76.

72 Es un dato interesante sobre el tiempo de la zafra o sea de la cosecha de la caña en esa época. Los 860 pesos representaban los gastos de la fabrica del azucar (leña y algunos operarios que los dominicos debían pagar). No se incluye los gastos de la cosecha misma porque esta era realizada por la mano de obra esclava. El ingenio de San Jerónimo estaba a 40 leguas de la ciudad de Guatemala, “de malos y peligrosos caminos para recuas”, lo cual aumentaba el costo del transporte del azúcar. Véase Archivo Histórico de la Arquidiocesis de Guatemala, A4.5.1, T3-84; Leg. 19, Exp. 392, folio 34 (1697).

83 Los Dominicos fueron los primeros en aceptar el traslado de su Iglesia y convento en el nuevo sitio escogido por el Capitán Martín Mayorga. Según el historiador Pedro Pérez Valenzuela, quien infelizmente no cita sus fuentes, en julio de 1778 44.218 pesos se había invertido en la construcción – es bien posible que sea el costo de las fundaciones o de una iglesia provisional – pero se calculaba que faltaba 92.091 pesos. Como sabemos, Pedro Garci-Aguirre no llegó a Guatemala sino en mayo de 1779 y tuvo que consolidar su posición profesional antes de ponerse al servicio de los Dominicos. Los planes que se mencionan en esa carta no han sido conservados y es difícil decir a partir de cuando los Dominicos estuvieron trabajando activamente con Garci-Aguirre para levantar la Iglesia. Lo mas probable es que hayan empezado después de 1786 pués en esa época el Gravador había viajado el Ingenio de San Jerónimo. La fecha usualmente considerada como el principio de las obras es la de 1792. Para más datos véase Carlos Enrique Zea Flores, Historia y descripción de la iglesia de Santo Domingo de Guatemala, (Guatemala: Cenaltex, 1984).