Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.166.201.210', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Viaje de Portobelo a Nicaragua : Viaje de Portobelo a Nicaragua

Ficha n° 3052

Creada: 29 mayo 2012
Editada: 29 mayo 2012
Modificada: 10 junio 2012

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 260 (aprox.)

Autor de la ficha:

Julian Andrei VELASCO PEDRAZA

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Viaje de Portobelo a Nicaragua

Viaje de Portobelo a Nicaragua realizado por don Don José Inzaurrandiaga en 1779 y su descripción del obispado de León de Nicaragua.
Palabras claves :
Viaje, Portobelo, Nicaragua, Inzaurrandiaga
Autor:
Inzaurrandiaga, don José
Ubicación:
Archivo General de la Nación (AGN), Colombia. Sección Archivo Anexo.
Fecha:
26 de marzo 1780
Paginas:
26 folios
Texto íntegral:

1Derrotero formado por Don José Inzaurrandiaga, Subteniente de la Compañía suelta de milicias de blancos disciplinadas de la ciudad de Portobelo, que salió a la comisión en 8 de marzo de 1779, de práctico, para introducir en el Castillo de la Inmaculada Concepción de él río de San Juan de Nicaragua, al Brigadier Don Agustín Crame, en la balandras de Su Majestad pacífica, y pastora.

2En 8 de marzo citado de 1779 a las 6 de la mañana salí de el puerto de la ciudad de San Felipe de Portovelo, embarcado en la Balandra Pacífica que iba de Comandante como único práctico, y como a las dos de la tarde llegamos a la boca de el río de Chagre donde se embarcó en el propio buque el dicho Brigadier, que a este intento había bajado de Panamá, y siguiendo nuestra derrota gobernando a los rumbos de osnorueste [sic] y oeste cuarta a el norte con vientos galenos del norte nornordeste y sueste hasta que el día 11 de dicho por la madrugada descubrimos los volcanes altos de Turrialva y Cartago y a las 5 de la tarde/176r/ anclamos en el puerto de San Juan donde encontramos una Balandrita Inglesa que por inservible se le pegó fuego, y a la boca de el río dos piraguas de indios moscos que al llegar conmigo don Pedro Salcedo, alférez de artillería en la lancha a las cercanías de la boca de el citado río se descubrieron como unos treinta indios, a los que no seguimos por no llevar armas y esto dio motivo a que nos retirásemos a bordo con la noticia; de la que prevenido el Brigadier despaché a el intérprete para que les hablase como lo ejecutó logrando por este medio averiguar todo lo acaecido a el Americano Terey, y los Vizcaínos. Y aun que los Moscos enviaron a decir con el intérprete que por la mañana pasarían a vernos, no lo acreditaron lo que dio motivo a tema se hubiesen embarcado ría arriba con ánimo de atacarnos, y con este justo recelo deliberó dicho Brigadier, que una canoa escoltada de la lancha armada entrasen a el reconocimiento de el ría con el indio mosco /176v/ Tomás (a quien en el año de 73 saqué desde dicho río de Penomome de la jurisdicción de Panamá) y la prevención que dicha lancha volviese desde el paraje de los encuentros para abordo, y siguiese la canoa el reconocimiento, la cual a el cuarto día de si viaje encontró con dos canoitas de el Castillo y tres hombres en cada una; de las cuales quedando la una apostada en dichos encuentros (donde por lo común siempre hay que recelar) volvió con la otra abordo.

3Salimos de dicho puerto para el Castillo con la lancha armada, el serení y un cayuco que había bajado de el Castillo el día 18 como a las 8 de la mañana; y el 22 llegamos sin el menor tropiezo a el raudal de Machuca desde el cual, y para pasarle sin peligro, hice a el Brigadier se embarcarse (como lo hizo) en el Dori [sic], en el que consiguió llegar a el Castillo en el propio día, y nosotros descabezamos el raudal por tierra (que es camino llano) a causa de ha/177r/berse volteado con su rapidez una piragua en que iban don Joaquin Peramas, Capitán de Ingenieros y don José Medula, Capitán de Artillería quienes el 23 subieron con Andaribel, y en 24 a las 5 de la tarde llegamos a el dicho Castillo de donde finalizaba su inspección salió el Brigadier de regreso para las balandras (que habías quedado en el puerto) el día 27 llegando a su bordo el 29 y haciéndose a la vela el 30: quedando yo en el Castillo con los tres indios intérpretes , y un zambo con el encargo de conducirlos a Panamá de donde los había sacado el Brigadier, y el día 5 de abril volvieron las piraguas de regreso a el Castillo de donde había salido.
El día 12 de el mismo mes de abril a las 9 de la mañana salí de el Castillo para la ciudad de Granada y el 14 a el medio día, me hallé a la entrada de la laguna deliciosa que tiene 50 leguas de largo y 15, 20 y 25 de ancho y reconocido todos los sitios de las orillas de los /177v/ chontales llegamos a dicha ciudad de Granada el Sábado 17 de abril de madrugada.

4Noticias que instruyen para la subida a el Castillo y de este a la ciudad de Granada, y otras particularidades.

5Desde la vera de el mar hasta un caño angosto que llaman Machuca se encuentran 3 leguas y entrando por él, caminando una legua, sale a el segundo brazo nombrado Taure pues es bien ancho: de este sitio a el que llaman Los Encuentros, hay 7 leguas en que se da también con el brazo grande de el Colorado; y en este intermedio en partes hay una poca agua con infinidad de islotes. Desde dichos Encuentros a el río Sarapique hay 5 leguas navegables de bastante hondura por venir también el río en un cuerpo, y en su intermedio hay tres islas con arboledas.

6De el citado Sarapique a el río grande de San Carlos hay diez leguas también de mucho /178r/ fondo; y como en medio de este camino se halla el remolino grande donde es necesario tener gran cuidado y también hay cuatro islas en el distrito.

7De San Carlos a El Estero de Machuca hay cuatro leguas de agua mansa y su fondo no se alcanza con palancas por lo que se sube a remo o vela; y al llegar a dicho Estero está una isla con mucha arboleda, y aquí el raudal de Machuca, que tendrá como dos cuadras; desde cuyo sitio hasta el Castillo hay cinco leguas y en medio de este camino hay dos islas nombradas las de Bartola, y un río de la misma nominación por la banda de el oeste de el río.
De el Castillo a el ría de Santa Cruz hay una legua también por el oeste, y a una media legua de este sitio, se encuentra con el río Pocosol por el este; y es ría muy hondable.
De este sitio a el raudal del Toro hay tres leguas, y luego la boca, pero estos no dan /178v/ cuidado. De aquí como un tiro de fusil se halla el río de los Sabalos habitado de indios Caribes mansos, pero no cristianos.
Después el río de Melchora por la banda de el oeste donde también habitan otros indios Caribes distinta nación que no son católicos, aunque comercian con el Castillo, y luego se encuentra Río Frío, por la banda de el este, muy hondable, que cuando crece derrama sus aguas en la laguna, desde la cual a el Castillo, habrá de 12 a 14 leguas. Transitando la laguna llegamos a los Hatos de Ganado mayor [sic], siendo el primero y más cercano a el dicho Castillo; el de San Miguel: sigue luego Jaén (el más opulento que se conoce) de don Narciso Arguelles: consecuente el dantal [sic], y San Juan de Dios, ambos de don José Antonio Guerrero, y la pelona; son estos países muy amenos, y en el hato de San Miguel se nos presentaron 23 venados en manadas; y habiendo disparado /179r/ dos escopetas, y con ellas muerto dos machos hermosos de los veinte y tres que eran, los restantes nos vinieron tan cerca, que nos fue preciso hacerlos retirar a porrazos con las mismas escopetas y con algunas pedradas que les tiramos.

8Luego que se sale a la laguna por el río, se ve una isla como de 15 leguas de largo por la banda de el este que llaman Solentiname, donde tienen plantanares los Caribes que habitan en el río grande de Orosí, que desagua en dicha laguna y su nacimiento es de el propio volcán de este nombre; y aunque estos indios no son cristianos siempre se mantienen en paz con nosotros. Dentro la misma laguna están también la isla de Ometepe poblada de españoles e indios de Ganadomayor y haciendas de cacaguatales y como catorce islas chicas más despobladas, y en las orillas de la citada laguna, y río se encuentran con abundancia muchos árboles de bálsamos y catibo-mangle, como /179v/ también, hule, sangre de drago, bálsamo de María de cavina, vitamo-real, muchísimo té, aceite de corteza no conocido, muy esquicito aunque fuerte: muchos árboles de almendro cuya fruta es parecida en el gusto y figura a la bellota cocida y se saca un aceite mejor que el de almendras: una especie de cardo santo cuyo cimiento es purga violenta la hoja resolutiva sus raíces eficaces para provocar el menstruo. Un bejuco conocido por los Caribes mansos de el cual masticándolo sacan aunque no perfecto una especie de masa cuoabulada [sic] de que sale un carmín obscuro.

9También se encuentran en las propias orillas un palo a el parecer blanco, y hecha la primera incisión, se derrama por todo, el color rosa más esquicito que se ha visto, el cual permanece aunque no con tanta vivacidad después de trabajado, por espacio de un mes.
El vitamo-real, su leche es purgante, y /180r/ su hoja machacada, y tibia como en forma de emplasto extrae cualquiera cosa extraña de el cuerpo.
En dicho río y laguna hay abundancia de peces esquicitos, y mucho manatí; y en la Segovia con más abundancia una seda silvestres de gusano, de el cual hacen hamacas, sogas muy fuertes &a.
El día 7 de mayo salimos de Granada y el 8 Sábado ya de noche llegamos a la villa de Nicaragua y dos leguas antes a el pasar el río Aerigonzález [sic] está el obraje de tinta de añil que llaman de Duarte; y desde este sitio hasta la expresada villa está todo poblado de bellas casas a un lado y otro y de haciendas de cacao, y su terreno todo llano. De Granada a Nicaragua habrá 16 leguas, y el día 10 de el mismo mes pasé a la orilla de la laguna corta y poblado todo el tránsito de haciendas de cacaos y /180v/ a cosa de una legua de distancia de la rivera está el río de Ometepe.

10El jueves 13 de mayo y día propio de la Ascensión del Señor como a las diez de el día salimos de Nicaragua y en cuatro días de camino llegamos a el sitio de Guanacaste pasando primero la montaña agria de Nicaragua y una quebrada o río de más de dos legua que en el invierno se pone intransitable; y en dicho Guanacaste fue preciso demorarme a causa de el temporal del Tapayagua, y por esperar me llegasen cinco mulas de Nicoya que compré por veinte y cinco pesos cada una a don Francisco Alvarado cura de Nicoya que hay una legua de camino bien andado por escotero hasta Guanacaste donde posé en casa de don Antonio Antolino de nación veneciano.

11Salimos de la villa de Guanascate el Lunes 24 de mayo y en el primer brazo de el río de las piedras en una laja cayó el macho /181r/ que conducía el baúl y cama y como este río es de mucha rapidez fue necesario echarnos a el agua para socorrerle, pero por ligeros que anduvimos se empapó todo el equipaje por cuya causa me mantuve los días 25, 26 y 27 en la primera casa que encontré y fue en el hato de doña Filiberta Recio en los que se lavó y secó la ropa. Y el ría que llaman El Salto que está anterior divide las jurisdicciones de el corregimiento de Nicoya y gobierno de Casta Rica; y el Viernes 28 llegamos a el puerto de Vagases, que hay seis leguas, todo camino llano, pero muchos plantanares y la tierra muy mísera y pobre, a causa de él ningún comercio.

12Salí de Vagase a el pueblecito de Las Cañas en que habrá de tránsito siete leguas el martes 1° de Junio, y en este intermedio hay tres ríos grandes nombrados río Blanco, Tenor° y Curbin: estos dos últimos bien peligrosos y que es necesario buscar bien el baho en tiempo /181v/ de invierno: dicho Vagases está en una hoyada y tendrá veinte ranchos de paja y de teja tres muy viejas pequeñas casa. Las Cañas están junto a una loma y es mejor situación que la de Vagases todos sus habitantes gente ladina de color, con unos treinta ranchos de paja e iglesia de tejas: son anexos ambos sitios, a el cura de Esparsa, y por la mucha distancia y ríos peligrosos, en especial en el invierno, carecen de pasto espiritual añadiéndose a esto la corta congrua que no sufraga para poder poner coadjutor; y del dicho pueblo de Cañas a la ciudad de Esparsa habrá veinte leguas más a el llegar en mi viaje a Bagases, y Las Cañas nos cayó un fortísimo aguacero. Saliendo de Las Cañas, y dejando el camino real si se quiere se va por tierra en cuatro horas a un paraje que llaman barro colorado, o las salinas, y aquí se embarca en canoas, estero abajo, y se va a el puerto de punta de arenas (que está /182r/ en la ensenada de Nicoya) en un vaciante.

13El 2 de Junio salí de Las Cañas y llegué a una hacienda de campo de ganado vacuno nombrado Mateo su casa buena de teja y una ermita de lo mismo: Fue este dicho hato de el difunto don José Bolívar cura de Esparza y muy opulento en su tiempo a quien lo heredó una hermano suya casada con don Andres Bonilla a quien corresponde; y tendrá en el día tres mil y quinientas reces, y dos burros con sus atajos de yeguas para el procreo de mulas y en su intermedio hay tres ríos el una grande y peligroso.

14De Mateo salí el día 3 propio de Corpus Christi, con cuyo motivo anduve sólo dos leguas pero todas de atolladeros bien fatales que cuasi no podían salir loas mulas hasta llegar a el hato de el Carmen de unas ochocientas reces, propio de don Rafael Alvarado vecino de Cartago.
Salí de este hado el día 4 y llegué a el de /182v/ Ancheta en que se cuentan ocho leguas de camino bien quebrado de cuestas, pero sin embargo de río, y es hato de quinientas reces propio de don José Antonio Alvarado cura de la ciudad de Esparza y la noche que allí dormí, fue tal el enjambre de abejitas amarillas, que me cayeron a la cara, que aunque no picaban me perturbaron el sueño de modo que para poder reconciliarme en parte, fue preciso usar de el toldo.

15El día 5 llegué a la ciudad de Esparza con cinco leguas de camino, pasando primero dos ríos nombrados Aranjuez que se pasa en seis brazos, bien malo en el invierno; y el otro nombrado La Barranca, que se pasa en tres brazos y es el peor de cuantos se pasan, y el que más vidas de hombres consume por muchos que en el se ahogan. La miseria en que viven los habitantes en este país y en dicha ciudad (antigua capital de la provincia de Costa Rica, y hoy reducida a un pueblecillo) no se puede ponderar, y en parte /183r/ es la causa su mucha desidia y lo holgazanes que son, pues tienen tierras muy fértiles, con montes vírgenes, que sirve de complacencia verlos, y otras muchas baldías.
De la plaza de Esparza se divisa la gran bahía nombrada de Nicoya, como dos leguas de elevación de ella; y con el motivo de habérseme cansado dos muchachos, y repastar las demás bestias, me detuve aquí dos días, domingo 6, lunes 7, y martes 8.

16Salí de dicha ciudad de Esparza (o por mejor decir reducido pueblecillo) el miércoles 9 de Junio y llegué a la boca de la montaña de el Abocate [sic] (bien nombrada por su aspereza) en casa de una viuda su apellido Vega, ranchito de paja muy viejo, y a causa de haber caído un aguacero grande se mojaba todo de suerte que apenas había donde alojar sin providencia alguna, después de seis leguas de camino, todo de subidas y bajadas muy molestosas, y en medio /183v/ de él, los ríos nombrados Jesús, María y el otro Payre, con unas vegas muy frondosas sin habitación alguna y con mucha arboleda de cacao silvestre, y con la tradición de que a orillas de el dicho río Payre estuvo la antigua ciudad de Esparza, capital de la provincia de Costa Rica, en aquel tiempo hasta que la asoló el siglo pasado (según tradición) el pirata Lolanosí.

17El jueves 10 salí de dicho sitio, y entre en la montaña de el Alvocate [sic] bien áspera de eminencias de subidas y bajadas, como de seis leguas de largo con varios ríos y quebradas de aguas muy frías; y de ningún riesgo a sus pasajes en verano, y al finalizarla se descubren muchas serranías que forman un círculo perfecto y debajo unas llanadas o sabanas muy deliciosas que llaman Los Valles: este día dormí en un hatillo, sin cama por haberse quedado atrasada. /184r/

18El viernes 11 llegué en casa de Lucía Solarzano habitación de teja, y con algunas proporciones pasando primero el río nombrado Grande por su puente, en frente de los volcanes de los Votos como en distancia de cinco leguas; y el hijo de dicha Lucía, y otros varios sujetos verídicos me aseguraron se oían con distinción en dicho sitio los tiros de la artillería de el Castillo de San Juan; y no hay que poner duda cuando tenemos a la tradición cierta, que el castillo antiguo de San Carlos (que estaba donde desagua este río a San Juan) se proveía de víveres de esta provincia por los sitios de Proas.

19El Sábado 12 llegué a Villa Vieja que habrá cuatro leguas, y me mantuve en ella Domingo 13 por oír misa. Son sus habitantes muy laboriosos, y han adelantado la agricultura hasta la eminencia de los cerros.
El Lunes 14 salí de de Villa Vieja y pasé por Villa Nueva, donde se está fabricando la iglesia /184v/ nueva y el mismo día llegué a la ciudad de Cartago capital de Costa Rica, en cuyo tránsito se contarán hasta 7 leguas. En esta ciudad me mantuve cinco meses, veinte y cinco días, a causa del rigor de el invierno, ríos muy caudalosos, y veinte y tres días de montañas vírgenes asperísimas que hay que pasar sin otra habitación que la de el pueblo de San Francisco de Farraba.

20El temperamento de dicha ciudad de Cartago es pésimo a causa de los vientos subterráneos colados que de continuo reinan con fuerzas por lo que se padecen muchos pasmos y muertes repentinas, como también por hallarse la situación de la expresada ciudad en la falda de el volcán, que llaman de Cartago distante como seis leguas, y a causa de este en sitio de páramo, el frío que reina es sobrenatural.

21El día 24 de septiembre de 79 fui a el /185r/ pueblo de Orón con don Romualdo Oriomuno coronel de milicias disciplinadas de Cartago, que dista tres leguas, y en dicho pueblo asiste, el padre presidente de las misiones de Propaganda Fide Fr. Antonio Jauregui, y tiene dicho pueblo quinientas sesenta personas; y ahora seis años, los dichos misioneros abrieron un camino por dicho pueblo haciendo picadura hasta San Francisco de Ferraba, y hallarn [sic] sin cuesta mi impedimento de río fácil tránsito a excepción de un atolladero para bestias, de una legua, por lo que no se trajinan pero los de a pie volvieron por dicho camino de tres días desde San Francisco de Orosi; por lo que si compusieran dicha ciénaga se transitará el camino en once a doce días a más tardar, y se hiciera comerciable este reino con aquel, sin los cuidados que hoy ofrece el camino actual de veinte y tres días naturales de montañas ásperas, ríos peligrosos, y otros muchos inci/185v/dentes.

22El 27 de dicho mes subimos el R.P. Fr. Antonio Jauregui, y yo a la misma cima de el volcán de Cartago que habrá de cinco a seis leguas, y tiene dos concavidades profundas por donde reventó ahora dos años, y se vio en notable peligro la ciudad, y a los contornos de dichas concavidades se coge mucho azufre que brotan: hace muchísimo frío de suerte que no se puede estar si falta el sol, y se hallan muchos rastros de dantas, o gran bestias. Desde la cima descubrimos con anteojo de larga vista, a punta de Muy y el Faralllón de la boca de matina [sic] en el mar de el norte, como en distancia de siete a ocho leguas demorándonos a el nordeste. También vimos las cordilleras de Talamanca al esnordeste, y la sabana de el Hato Viejo de San Francisco de Farraba a el este. Al sudueste descubrimos el sitio de Bagases y la montaña de Nicaragua, y al Oessudueste los sitios de Paes, y a el /186r/ pueblo de Barba con su volcán; y a oeste dos ríos grandes, y el nacimiento de el colorado, que (al desaguar a San Juan) llaman San Carlos, y sale de el pie de el mismo volcán, y las dos lomas de el castillo de San Juan, como en distancia de doce a catorce leguas. Dicho volcán es la tierra más elevada que hay por estos parajes; y hallándose los horizontes claros se descubrirán muchas cosas, y es de admirar que estando tan próximo a la ciudad, hasta ahora, no había subido persona alguna de distinción sino dicho R.P. Presidente, y yo, y tal cual indio.

23Salí dela ciudad de Cartago capital de la provincia de Costa Rica el día 10 de diciembre de el año de 1779 como a las cuatro de la tarde y dormí en el pueblo de Fovose que hay de distancia, dos leguas.
El día 11 llegué a el paraje que nombran El Rancho de los frailes, que hay seis leguas de camino fragoso, muy cerrado, y todo de subi/186v/das malas, y esta tarde nos llovió mucho.
El día 12 llegué a el pie de la cuesta de Dotaque, habrá ocho leguas, pasando la grande cuesta nombrada Tarrasu de subidas y otra más mediana pero sin ningún callejón, con varios ríos, no peligrosos de montaña virgen, y al llegar a las ranchería, paraje de sabanetas, y sitio bello para firmar un pueblo.

24El Lunes 13 nos quedamos en este sitio a repastar las bestias, y el martes 14 pasamos la agria montaña de Dota, y llegamos a el sitio que llaman El Rodeo que hay ocho leguas de cuestas malas, callejones muy angostos que no pueden pasar los baúles a mula, y una quebrada de dos leguas muy molestosas, y como a las cuatro leguas, está quebrada honda, de mucho lodo; y en dicho Rodeo no tienen que cenar las mulas; y en esta jornada hay muchos saltos así en bajadas, como en subidas; y la carga de bastimentos y equipaje me llegaron con mu/187r/chos trabajos a las ocho de su noche, y todo el camino montes vírgenes, y muy cerrado, y nos llovió muchísimo desde medio día.
El miércoles 15 llegamos a el río nombrado Paquita distante cuatro leguas, con una quebrada molestosa de dos leguas, en el medio, y dicho sitio es tierra caliente, y las vegas de el río, aparentes para cacaguatales.
Jueves 16 llegamos a el río grande de Saavedra que hay seis leguas, en partes, camino llano de montes virgen; pero antes pasamos el río nombrado naranjo en tres brazos muy correntosos [sic], y peligrosos de mucha piedra suelta.

25El viernes 17 de mañana pasamos dicho Saavedra en dos brazos bien peligrosos, y sus vegas, y campos son muy deliciosas, y a propósito para formar una villa. Habita dos años ha en este sitio un mestizo nombrado Juan Tomas, y tiene el ganado más gordo que se puede /187v/ pensar por la abundancia de pastos y salitre que tiene a mano; y llegamos este día a el río de culebra.

26El sábado 18 paramos en este sitio a repastar las mulas; y el domingo 19 salimos a las playas, que llaman de el mar de el sur donde desagua el río culebra unido con dicho Saavedra a el mar; y luego a poco andar de dicha playas se encuentra el estero llamado portalon que sólo se puede pasar de vaciante; y pasando otros dos esteros llamados los Jicacos, llegamos a el sitio que nombran el Hatillo, donde hicimos noche y tuvimos mucho aguacero, y muchísimos mosquitos, Jegenes, y zancudos; pero toda la tierra desde Saavedra se compone de montes virgen, excepto tal cual cuestecita, y aparentes para cacaguatales, como que los hay silvestres en toda la montaña, y también platanares. El río Naranjo es navegable a el desaguar al mar, y tiene buena salida y una isla en frente, que hace puerto para barcos /188r/ y dista de Saavedra en dichas playas una legua.

27El lunes 20 nos mantuvimos en este sitio a repastar las mulas; y el martes 21 llegamos a el paraje que nombran de Higuerón; pero antes se pasan cuatro puntas de cuestas de subidas y bajadas muy malas, y dos ríos, y un estero; y este día me sucedió la desgracia de recibir un golpe en las espaldas de resultas de una caída encima de una peña, que quedé sin sentidos, y con agua caliente desleída en ella la raspadura de caña de azúcar, que los indios me hicieron beber y después vallarme, sentí mejoría, aunque las espaldas me quedaron como hormigueando por más de veinte días. Dicho sitio del Higuerón tiene buenas tierras para cacaguatales, y a la orilla de el río hay platanares.

28El miércoles 22 nos quedamos en este sitio a causa de el golpe de recibí, y repastar las mulas; y el jueves 23 llegamos a el sitio que nombran Punta mala, paraje donde desagua el río /188v/ Boruca a el mar por una de sus cuatro bocas: es río de marea que sube como cuatro leguas y tiene buena entrada y salida que es la más a el oeste para piraguas y la jornada hasta llegar a dicha Punta mala tendrá siete leguas, parte de playas y de cuatro puntas malas de cuestas, y aquí se finalizan dichas playas. En este sitio mató el indio mozco Tomás, que como intérprete de su lengua venía conmigo, dos pavones grandes, y este día nos llovió mucho.

29El viernes 24 llegamos a un sitio que nombran Buenaventura que habrá siete leguas, todo lo más camino llano, y parajes especiales, para cacaguatales, y se pasan tres ríos deliciosos y esta noche tuvimos muchos mosquitos y zancudos. El sábado 25, primer día de pascua llegamos a la boca de los callejones a orillas de dicho río Buruca [sic], y exceptuada una cuesta, todo lo más de el camino es llano y aparente para cacaguatales, se pasan en él, tres ríos y su territorio es llano, y /189r/ en este día y su noche nos llovió mucho.

30El domingo 26 llegué a el pueblo de Buruca y antes en un callejón muy angosto tuve la desgracia de empezar a corcovear la mula de silla que en atención me había enviado a el camino el Padre Fray José Antonio Galindo misionero apostólico y me arrojé por el anca a todo trance y salí mejor de lo que esperaba, aunque llevé un fuerte golpe en la rodilla derecha que sus resultos aun me permanecen: tiene el citado pueblo 30 casas de paja y su iglesia nueva de tejas que administra el Reverendo Padre Fray Francisco Alvarado de la regular observancia de nuestro seráfico padre San Francisco, y este día me hizo quedar aquí sin permitir pasase adelante; este camino es malísimo todo de subidas y se pasan tres quebradas.

31El lunes 27 llegué a el pueblo de San Francisco de Torraba que hay tres leguas y administra el Reverendo Padre Fray Antonio Galindez misionero apostólico de Propaganda Fide (varón verdaderamente /189v/ estático y que todos los años hace entrada a los indios que llaman Tirbes [sic]) a pie por los caminos casi intratables y tendrá hasta 600 almas reducidas a la ley evangélica con su iglesia buena de teja y todos los de este pueblo hablan la lengua de dichos indios Tirbes, con quienes comunican y son los indios de más valor que se conocer por estos parajes, sus armas son flechas, lanzas, y machetes con rodela, y su Capitán General se llama Drogro, y hasta los indios mozcos le tienen respeto con usar de escopeta.
El domingo 9 de enero salimos de San Francisco, y el mismo día llegamos a el hato que está a orillas de el río Buruca, que por los otros dos lados le cercan otros dos ríos muy hermosos por el sur y norte; es sitio ameno y delicioso con mucho minerales y lavaderos de oro: En este hato nos quedamos el lunes 10 con el fin de matar y salar una ternera, manteniéndonos allí también el martes 11 para que se secase bien /190r/ la carne.

32El miércoles 12 llegamos a el paraje que llaman el limón: tiene su camino de lomerías y constará de cinco leguas. El jueves 13 llegamos a el sitio de la Sabanilla, su camino subidas y bajadas muy malas, y en él hay tres quebradas chicas.

33El viernes 14 llegamos a Santa Clara todo camino de montañas de malas cuestas y subidas con mucho lodo y camino pesado e infame.
El sábado 15 llegamos a el sitio que nombran Cañas Gordas en el principio de este camino largo malo, pero todo lo demás bueno y de montaña muy fresca, y el dicho sitio con hermosas sabanas y delicioso, ameno, y muy a propósito para fundar un hato: tiene en medio una laguna, y muchos breñales de tierra llana, y como que en lo antiguo hubo población según se observa por algunos vestigios. El domingo 16 llegamos a el sitio de el Breñon camino de montañas /190v/ bien malas de subidas y bajadas.

34El lunes 17 llegamos a el paraje que llaman El Potrero Querengue pasando primero el río Chiriqui viejo, muy malo, y también dicho Querengue camino de muchas cuestas y algunas llanadas de montes vírgenes, buenos para cacaguatales y en especial a orillas de dicho río en que hay platanares silvestres.

35El martes 18 llegamos a la boca de la montaña y sabanas que llaman de Chiriqui pasando primero tres ríos y tres quebradas tierras de montaña virgen y la mayor parte de llanadas aparentes para cacaguatales y roza de maizales y demás siembras.

36El miércoles 19 llegamos a el pueblo de Nuestra Señora de Guadalupe, (alias) El Potrero de Bugaba de indios Changuinas recién sacados de la montaña que los administran los reverendos padres misioneros apostólicos, Fray Lucas Gallegos, y Fray Manuel Barroeta, pasando primero el río de /191r/ San Carlos bien grande, y otros dos medianos: el jueves 20, viernes 21 y sábado 22 nos mantuvimos en este pueblo a descansar y repastar las mulas.

37El domingo 23 después de oír misa salimos y llegamos a el pueblo de David todo camino llano y de sabanetas, pasando primero por otro nombrado pueblo nuevo habitado de indios: el lunes 24 llegamos a el potrero de Chorcha todo el camino llano de sabanas, y se pasa antes el río de Chiriqui nuevo, bien malo y peligroso, y me fue preciso detenerme en dicho sitio los días martes 25, miércoles 26 y jueves 27 así para que repastasen las bestias, como para salar un ternero que compré para nuestro viático.

38El viernes 28 pasamos la montaña de Chorcha tan nombrada que tiene cuatro ríos chicos y un estero de agua salada, y a sus salidas bellas tierras para labor, y llegamos a el pueblo de San Antonio de nación Guaymi que adminis /191v/ tra el Reverendo Padre misionero apostólico Fray Francisco Morlui, todo camino llano de sabanas, donde quema demasiadamente el sol, y poco antes de llegar a dicho pueblo se pasa el caudaloso rio nombrado Fonseca, y los indios de dicho pueblo son bien ladinos. El sábado 29 nos mantuvimos en este pueblo.

39El domingo 30 llegamos a el potrero de San Juan pasando el río de este nombre, todo lo más, camino de montaña llana.

40El lunes 31 llegamos a pueblo nuevo o ciudad de los Remedios, y con decir que la iglesia es de paja, se considera lo que puede ser, dicho camino se compone en partes de sabanas, y en partes de montañas de tierra quebrada.

41El martes 1° de febrero llegamos a el pueblo de San José que administra el Reverendo Padre misionero apostólico Fray Juan de Santiesteban de indios Gaymies muy brutos, y su camino es montaña muy quebrada, y mucho pedregal; /192r/ y desde el pueblo se ve la mar de el sur, y unas islas en frente. El miércoles 2 día de la purificación de Nuestra Señora nos mantuvimos en dicho pueblo para oír misa.

42El jueves 3 llegué a el río Bigui, pasando antes el río Tabasará, muy grande y peligroso, pero tiene canoa, y dicho Bigui es también río grande, y el camino todo quebrado.

43El viernes 4 llegué a el pueblo de las Parmas de nación Guaymies con iglesia y convento de teja su camino algo quebrado, y administra el Reverendo Padre Fray Benito Boseh, misionero apostólico, y sus indios son muy ladinos; y aquí nos mantuvimos hasta el lunes 14 que llegamos a el pueblo de La Mesa, de indios que no hablan más que lengua castellana, pasando primero el río de San Pablo donde se me mojó todo el equipaje y al pan abizcochado, y todo este camino es de lomas.
Martes 15 llegué a la ciudad de /192v/ Santiago de Veragua, pasando primero el río San Pedro, y otros dos chicos.

44El miércoles 16 llegamos a ría Grande de Santa María, y todo este camino son llanos y muchas habitaciones.

45El jueves 17 llegamos a la ciudad de Natá de los Caballeros, pasando primero el río chico, y otros dos algo grandes, y todo el camino llano de sabanas.

46El viernes 18 llegamos a el primer llano de Anton pasando primero el río grande, o de Clocle [sic] y otros dos chicos, y todo el camino es llano y de sabanas.

47El sábado 19 llegué a el pueblo de Antón pasando tres ríos chicos, y todo el camino de sabanas que no pueden pasar con la fuerza de el sol, y mantuve en dicho pueblo, el domingo día 20.

48El lunes 21 llegué a el hato y trapiche de Don Francisco Guerrero, que está en la boca a la en/193r/trada de las playas de Chiriqui, tiene siete leguas, siete ríos, y siete puntas, y sólo en vaciante de marca se puede pasar porque cuando el mar crece da con fuerza en los barrancos y se pondría a riesgo de ahogarse cualquiera que las quisiese pasar en este estado.

49El martes 22 entramos en las playas y llegamos a pueblo nuevo, que está como en la mediación de dichas playas y que habrá cuatro años que se fundó, en el cual habita una guardia de el batallón fijo de Panamá, que sirve de contención a muchos robos e insultos que antes se cometían en aquel tránsito.
El miércoles 23 llegamos a un hatillo pasando primero por los pueblos de Chame y Capirá y dormimos aquí con alguna incomodidad por repastar las mulas que no había pastos por todos los contornos de aquellos pueblos.
El jueves 24 llegamos a el pueblo de la Chorrera y el camino es algo quebrado y pedregoso. /193v/
El viernes 25 llegamos a un hatillo que nombra Cárdenas, donde dormimos y por estar las sabanas recién quemadas y no haber pasto fue necesario mantener las mulas a maíz.
El sábado 26 de tarde llegamos gracias a Dios a la ciudad de Panamá, en ella me mantuve hasta el día 21 de marzo, martes santo que me puse en camino por tierra y este día llegué a el río Chagres y casa de Doña Josefa Patiño, es llano y el sitio donde habita dicho Señora muy ameno.
El miércoles 22 salí de dicho sitio, pasé al río que es de bastante rapidez y peligroso en el invierno, dejando a la izquierda de sus vegas el reducido pueblo de San Juan que se compone de indios zambos, pardos, y mestizos; después de el cual está la hacienda que llaman Juan Lanas compuesta de cañaverales (para molienda de mieles y rapaduras) platanares, y arboledas de cacao, su poseedor el Presbítero Don Francisco Pérez y andando lo más de el camino por el río y lo menos por algunos /194r/ atajos y calzadas, llegué el propio día a la venta que hubo en tiempo de galeones, y hoy no hay más que sus memorias nombrada Pequeni, en cuya paraje hice noche.

50El 23 jueves santo salí de Pequeni para Boquerón que era venta célebre cuando venían armadas y hoy está reducida a unos mal formados bujíos [sic], en uno de los cuales asiste una guardia de un cabo y cuatro soldados milicianos de la compañía de esta plaza: su camino es pésimo generalmente y en particular subida de Capireja y cuesta de San Pablo; por lo sagrado de los días me retuve allí no obstante de no haber pasto para las caballerías aquel día, y el viernes siguiente que contábamos 24 de dicho mes de marzo: su situación es muy fresca a causa de hallarse el paraje circunvalado de los ríos de Boquerón, y Longué, siendo este según opinión común el de agua la más delicada de todo el reino, por lo delgado, fría, y cristalina; pero es el sitio sumamente triste por estar cercado de cerros /194v/ y el principal el nombrado Brujo cuya cumbre hasta hoy no ha habido quien la penetre, pues de su meseta arriba ni ave, ni animales se encuentran.

51El 25 sábado santo, salí después de las seis de la mañana para esta ciudad, a la que llegué a la una de la tarde, habiendo sólo andado cuatro leguas pero todas ellas muy abundantes de malos pasos de ríos, cuestas, y atolladeros peligrosos. Portobelo 26 de marzo de 1780= José de Inzaurrandiaga.

52El viaje de tierra desde Panamá a la ciudad de Cartago capital de la Provincia de Costa Rica, se puede ejecutar sin maltratarse haciendo las jornadas siguientes.

53De Panamá a el pueblo de Arrayjan de indios ladino cinco legua, dos a el río grande que se debe pasar en baja marea de buen camino, y tres a el pueblo de subidas y bajadas.
De Arraijan a el Aguacate hacienda de un Fray Faén cuatro leguas de subidas y bajadas.
De el Aguacate a el pueblo de la Chorrera /195r/ otras cuatro leguas cortas de camino más suave y estas dos jornadas se pueden hacer en un día sin mucha molestia y aunque se puede llegar antes a este pueblo embarcándose en Panamá hasta la hacienda de el Señor Arzediano Achurra no aconsejo que se ejecute por los peligros en que se ha visto algunos padres misioneros.
De la Chorrera a el pueblo de Capirá de gente ladina como el antecedente, cuatro leguas de subidas y bajadas.
De Capirá a el pueblo de Chame cuatro leguas de camino, un poco penoso por la mucha piedra.
De chama a el de San Carlos de Chirú de indios y ladinos cuatro leguas, dos a la playa de buen camino, y otras dos de arenal a el pueblo.
De Chirú a la venta, o hacienda de guerrero cinco leguas de camino, la mayor parte de arenal, orilla de mar.
De esta hacienda a el pueblo de Antón de ladinos tres leguas largas de camino llano. /195v/
De Antón a la ciudad de Natá, lo mismo; como una legua antes se halla el río grande que se pasa en canoa.
De Natá a el río de Santa María que también se pasa en canoa cinco leguas de camino llano.
De este río, en el paso de el Irlandés donde hay varias casas para alojarse, a la ciudad de Santiago, cuatro leguas de camino llano.
De Santiago a el pueblo de La Mesa de indios y ladinos, cinco leguas de camino regular.
De La Mesa a el pueblo de Las Palmas seis leguas largas de mal camino, que se podrá dividir si acomoda quedándose en algún rancho o bujio [sic, sería bohío].
De Las Palmas de el río Vigui que se puede pasar en canoa, y hay ranchos para alojamientos cuatro leguas de subidas y bajadas.
De Vigui a el pueblo de San Rafael Tolé, otras cuatro leguas de subidas y bajadas, y como una legua antes se halla el río Taba /196r/ sala, que se pasa en canoa.
De Tolé a la ciudad de Los Remedios siete leguas de mal camino la mayor parte de monte.
De Los Remedios a la hacienda de la cofradía de San Juan cuatro leguas de subidas, y bajadas, y camino más suave que el antecedente.
De esta cofradía a el pueblo de San Antonio o el de San Lorenzo, otras cuatro leguas de camino como el antecedente.
De cualquiera de estos pueblos a el otro lado de la montaña de Chorcha, donde hay hacienda, siete leguas de subidas y bajadas.
De esta haciendo a el pueblo de David de ladinos y españoles, cinco leguas de camino regular; y el río Chiriqui que está en la medianía, se puede pasar en canoa.
De David a la ciudad de Santiago Alange cuatro leguas de buen camino como el antecedente.
De Alange a la boca de la montaña /196v/ Chaguina, seis leguas de camino llano: aunque se hace rancho, o se duerme en una hacienda inmediata: empieza el despoblado, y sigue hasta Terraba.
De esta boca a el sitio de Querongue cuatro leguas de camino regular.
De este sitio a el río Chiriqui viejo otras cuatro de mal camino.
De este río que se pasa en balsa, a caballo o en hombros de indios, al Breñón cinco leguas de camino penoso y lo más de subidas.
De el Brenón a Cañas Gordas otras cinco leguas de mal camino de subidas y bajadas.
De Cañas Gordas a Santa Clara siete leguas de subidas y bajadas, lo más de el camino.
Se Danta Clara a la sabanilla cinco leguas de camino como el antecedente.
De sabanilla al Limón lo mismo.
De el Limón a las casas de comunidad de los indios Terrabas, cinco leguas cortas de buen /197r/ camino.
De estas casas a el pueblo de San Francisco Terraba tres leguas de lomerias, y el río Boruca que está junto a las casas se pasa en canoa. En este pueblo o en el Boruca distante tres leguas ambos de el obispado de León se descansa ocho o quince días y se hacen las provisiones hasta Cartago.
De Rerraba a Boruca pueblo de indios de los religiosos de San Francisco de la observancia tres leguas de lomerias.
De Boruca a la orilla de el río de este nombre seis leguas de camino malo en que hay algunos pasos que convienen apearse.
De esta orilla a el Camaronal cuatro leguas cortas de camino más suave que el antecedente.
De el Camaronal a punta mala cinco legua de buen camino.
De punta mala donde hay algunos atascaderos y es menester esperar la baja marea al Higuerón /197v/ en la playa de el mar cinco leguas de camino, lo más de playa y algunas subidas y bajadas.
De Higuerón a los hatillos lo mismo.
De los hatillos a Boca de Culebra cuatro leguas lo más de playa de el mar.
De Boca de Culebra a casa de Juan Tomás una legua: este tiene casa y ganado y se puede hacer provisión de maíz, carne, pollos, y gallinas, y a Paquita cuatro leguas se pasan los ríos Saavedra y naranjo con cuidado, llevando indios a el lado de la mula.
De Paquita al rodeo cuatro leguas de mal camino lo más de subida.
De el Rodeo al rancho de el obispo cuatro leguas de mal camino de aquí a la bica de montaña docta otras cuatro leguas de camino malo.
De la boca a el rancho de los frailes cuatro leguas de subidas y bajadas penosas.
De este rancho a Tobosi cinco leguas de mal camino, y dos cortas de camino llano a Car /198r/ tago.
De Santiago Alange a Terraba se pueden llevar indios de las misiones de Dolega y Gualaca pero será mejor avisar a los Terrabas con anticipación para que vengan hasta la ciudad, porque son los más diestros y hábiles en los despoblados, y los que más frecuentan el camino.

54Descripción del Obispado de León de Nicaragua.

55Tiene este obispado de longitud 100 leguas y de latitud 270 todos sus lugares son de temperamento caliente y húmedo a excepción de la jurisdicción de Segovia y Provincia de Costa Rica que son frío y cuatro pueblos hacia Granada que son frescos se compone el obispado de dos provincias, la de Costa Rica y la de Nicaragua tiene cinco ciudades inclusive una cuasi desolada, nueve villas, tras corregimiento y los demás pueblos y por todos cuatro y un curato, y el castillo del ría de San Juan.
La ciudad de León es capital, la catedral /198v/ tiene 100 varas; se compone de cinco naves cubiertas todas de cilindros, y media naranja de las cuales hay acabadas 54 varas y las demás se están trabajando. Tiene su mitra de renta en los diezmos 12.000 pesos, 1.600 de cuartas en los curatos; y de 4 a 5.000 en derecho de visitas y curiales. El cabildo se compone de tres dignidades y dos canónigos de gracias que son Don José Antonio de Huerta Deán: El Doctor Don Juan de Santa Rosa Ramírez, Arcediano: Don Juan Vilches y Cabrera, Maestre escuela; Don Albino López y Don Ramón de Quiros canónigos: tiene el sagrario dos tenientes curas, un sacristán mayor, el coro ocho capellanes y seis músicos, y maestro de capilla. El palacio episcopal que mira a un lado de la plaza medianamente capaz, su colegio seminario se compone de un rector, dos catedráticos y diez y ocho colegiales de beca real, hay tres conventos, San Francisco, La Merced y San Juan de Dios. En lo político hay un Gobernador y Comandante General de las armas, /199r/ su cabildo secular se compone de ocho regidores, su procurador síndico, dos alcaldes ordinarios y dos de la hermandad, y su escribano público; en las cajas reales dos oficiales reales. Las gentes de genios dóciles y civilizadas. Las aguas muy delgadas y salutíferas: en medio de los calores excesivos, son delgados y frescos los vientos: El cielo despejado y alegre, el terreno plano, y quebrado, y ruedan algunos coches.
Abastos: la carne que se usa comúnmente es la de vaca, marrano y gallinas que hay con abundancia, el carnero escaso, el trigo no abunda, el maíz, cacao, frijoles, y quesos abundantísimos. Las frutas de tierra caliente abundancia [sic], pero de las de España ninguna. Las legumbres muy escasas por la decidía de las gentes, pero sembrándose se dan de todas por ser tierra fecunda. El pez, leche, mieles de caña y palo, y aguardiente de la tierra abundantes. Los vinos t aceitunas vienen del Perú y a veces se experimenta grandísima escasez. Provincia de Costa Rica es su temperamento frío y abundante /199v/ de papas, garbanzos, y algunas frutas y flores de España: llamase esta provincia ironisante [sic] rica, pero en realidad es la más pobre: este obispado dista de la capital de Guatemala, que es la metrópoli, 200 leguas: de el obispado de Comayagua, que es rayano 90 de el mar de el sur 4 leguas. /200r//