Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.225.59.242', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : BAÑOS Y SOTOMAYOR, José de : BAÑOS Y SOTOMAYOR, José de

Ficha n° 3173

Creada: 15 octubre 2012
Editada: 22 enero 2013
Modificada: 29 enero 2013

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 400 (aprox.)

Autor de la ficha:

Adriana ALVAREZ SÁNCHEZ

Editor de la ficha:

Stephen WEBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

BAÑOS Y SOTOMAYOR, José de

Un clérigo con formación universitaria que logró una carrera exitosa, que, lo convirtió en uno de los personajes más influyentes de Guatemala del último tercio del siglo XVII.
953
Palabras claves :
Universidad, Catedrático, Rector, Deán
Cargo o principal ocupación:
Predicador real, comisario de la Inquisición, miembro del cabildo eclesiástico (1670-1696) y rector
Nació:
1643, posiblemente en América.
Murió:
el 15 de noviembre de 1696 en Santiago de Guatemala
Padres:

1Licenciado Diego de Baños y Sotomayor, alcalde de corte en la sala del crimen de la ciudad de Lima, y de doña María de Maroja y Becerril, ambos naturales de la villa de San Esteban de Gormaz, obispado de Osma, España.

Resumen:

1José de Baños y Sotomayor al parecer nació en América. Aunque el cronista Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán afirma que el lugar de nacimiento de Baños y Sotomayor es Valladolid, en las relaciones de méritos y documentos que el propio deán entregó para el concurso de oposición en 1678, no es clara esta información. Sus padres don Diego de Baños y Sotomayor y María de Maroja y Becerril, que sí eran naturales de la península ibérica, viajaron a Santa Fe en 1634. Según los registros de pasajeros, el matrimonio sólo viajó con sus hijos Onofre y María al Perú, además de un criado, cuyo apellido hace pensar que se trató de algún pariente de la madre de Baños, pues se llamaba Juan de Maroja. En América, el matrimonio tuvo, al menos, dos hijas y dos hijos más: Magdalena, Josefa, Diego y José.

2El licenciado Diego de Baños y Sotomayor era un letrado y ministro de la Corona que sirvió en la Inquisición en Cartagena y en Lima, primero de abogado de presos y después de consultor, pero llegó a oidor de Santa Fe de Bogotá, Charcas y Lima. A los nueve años, José de Baños y Sotomayor ingresó al Colegio jesuita de San Bartolomé, en Santa Fe, donde estudió tres años de artes, un año de teología y se graduó de bachiller artista. A instancias del padre maestro fray Cristóbal de Torres, ingresó al Colegio de Nuestra Señora del Rosario en la misma ciudad, ahí continuó sus cursos de teología, permaneciendo ocho años, durante los cuales sustentó dos veces actos de conclusiones. Con 21 años de edad, el doctor Baños y Sotomayor fue ordenado subdiácono “a título de suficiencia” por el arzobispo fray Juan de Aguiano, en 1664. Se graduó de bachiller, licenciado y doctor en teología en el Estudio General de Santo Tomás de Aquino, también llamada “Universidad de Santo Domingo” de Santa Fe en 1666, con un día de diferencia entre un grado y otro. Además obtuvo los grados de licenciado y maestro en artes en la misma institución. En el Colegio del Rosario fue catedrático de artes durante dos años y después leyó teología moral por un año, ambas cátedras las obtuvo por oposición. Como catedrático presidió conclusiones, dedicadas a la Real Audiencia, al arzobispo Arguiano y al chantre doctor Lucas Fernández de Piedr[a]ita, quien fue obispo de Panamá, de 1676 a 1678.

3El clérigo viajó a Ávila, donde se graduó de doctor en teología “para ser admitido, sin dificultad, en los concursos de las yglesias”. Es probable que se haya tratado de una incorporación de sus grados, ya que los había obtenido en colegios y no serían válidos en todos los reinos de la monarquía, por lo que optó por acreditarse ante la Universidad Ávila. Si bien este era un colegio-universidad, se la reconoció como fundación real, toda vez que fueron los reyes católicos quienes la crearon.

4Después se trasladó a Osma, donde opositó por una canongía magistral y la ganó. En varias ocasiones, se presentó a leer en el concurso para cura del arzobispado de Toledo. No obtuvo la plaza, pero fue considerado como uno de los “primeros sujetos de aquel arzobispado”.

5Como parte de la estrategia familiar, en 1665, su hermana, Josefa contrajo matrimonio con Juan Antonio Oviedo de Rivas, oidor de Santa Fe de Bogotá, donde el padre de los Baños y Sotomayor había servido también. Tres de los hijos de esa unión arribaron a Guatemala, el primero, Diego Antonio Oviedo y Baños (1666-1722) que llegó a ser oidor de 1702 a 1719. El otro hijo, José (1674-1738) escribió una Historia de la conquista y población de la provincia de Venezuela. Este viajó a Caracas, como secretario de su tío, el prelado Diego de Baños y Sotomayor (1683-1706). El tercer descendiente, Juan Antonio, se doctoró en teología en San Carlos de Guatemala, cuando su tío ya era rector, y después ingresó al convento jesuita de Tepozotlán, México, donde llegó incluso a rector de San Ildefonso y fue autor de varias obras.

6Como “premio” a sus méritos, el rey concedió a José de Baños y Sotomayor una canongía en Guatemala (1670). Tres años después, el monarca le otorgó el título de predicador de su majestad. Su carrera iría en ascenso, pues fue nombrado maestrescuela en 1675 y luego promovido a chantre (1676). Para octubre de ese mismo año fue nombrado calificador en el Tribunal de la Inquisición: el juramento lo hizo el 24 de noviembre ante el bachiller Nicolás Resino Cabrera, canónigo de la catedral y comisario de la Inquisición. Dentro del cabildo, también fue arcediano y deán de la catedral guatemalteca. Cuando el rey expidió la cédula a la ciudad de Guatemala para que en ésta se fundara una universidad real, el doctor Baños y Sotomayor se presentó a opositar por la cátedra de prima de teología (1678), una de las más importantes de la Universidad. Su rivalidad con los frailes dominicos se evidenció desde el inicio, ya que el deán solicitó descartar a los candidatos de la Orden de Predicadores, por no contar con grados universitarios. No obstante, su posición favorable en el cabildo catedralicio, la junta de erección, encargada de la organización del Estudio General, rechazó su solicitud, y los frailes no sólo concursaron, sino que uno de ellos obtuvo la propiedad de la cátedra teológica. El entonces ya chantre entró en franca guerra contra los dominicos y, junto con Esteban de Acuña Moreira, clérigo que había opositado a vísperas de teología, se inconformaron por los nombramientos en favor de los frailes. Sus quejas fueron escuchadas, gracias a que también el obispo Ortega y Montañés, además del nuevo capitán general interino y visitador, Lope de Sierra Osorio, reclamaron por los nombramientos. El primero, debido a que desde el inicio estaba en desacuerdo por la manera en la que se estaban llevado a cabo los procesos de los concursos y porque no había estatutos propios. El segundo, reclamó su derecho a votar en las cátedras, ya que en diciembre de 1678, cuando se hizo la elección de los lectores, él ya se encontraba en la jurisdicción de la Capitanía General para tomar posesión de su cargo. Todo ello, definitivamente influyó en la decisión del rey de anular los nombramientos de los catedráticos como propietarios, dándoles la categoría de interinos.

7Ese periodo de lectura interina en la Universidad que abrió sus Escuelas en 1681 fue aprovechado por José de Baños y Sotomayor para afianzar sus alianzas políticas en la ciudad y en España. En Guatemala contó con el apoyo, aunque no expreso, del obispo; también el Ayuntamiento de la ciudad escribió al rey para mostrar su apoyo. Además, se benefició del matrimonio de su hermana Magdalena, que se casó con uno de los consejeros de Indias (1685-1689), Diego de Valverde y Orozco, que también fue oidor de Guatemala (1662-1676). De esta manera, en junio de 1686, por mandato real fue nombrado catedrático propietario de prima de teología y, más importante aún, primer rector de la Real Universidad de San Carlos de Guatemala. Para entonces, Baños y Sotomayor ya era deán. Desde sus nuevos cargos, el ministro ejerció su privilegio como rector y sus buenas relaciones con los miembros de la Audiencia, quienes le aprobaron hacer nombramientos de catedráticos, desbancando temporalmente a los frailes dominicos que apenas conservaron la cátedra de lengua cackchiquel, la cual no pertenecía a ninguna facultad.

8También en el Estudio General, el doctor Baños estableció importantes alianzas con los doctores y graduados, a quienes posteriormente favoreció para obtener una cátedra. Es el caso del licenciado Baltasar de Agüero que en 1688 concursó a la cátedra temporal de instituta, pero uno de los votantes de la junta, el doctor Bartolomé de Amézqueta y Laurgáin le negó su voto, porque acusó al rector de haberle asignado puntos para la lección de manera irregular, atendiendo a que Agüero era ahijado del doctor Baños. El opositor interpuso un pleito en el Consejo de Indias que se sumaba y mezclaba con el que Amézqueta ya tenía en contra del rector Baños y Sotomayor. Como “cabeza de la Universidad” y a pesar de que se conformó el claustro pleno, principal órgano de gobierno de cualquier Estudio General, basado en el modelo salmantino como lo era San Carlos, el doctor Baños y Sotomayor logró permanecer en la rectoría durante una década. Esta situación fue extraordinaria en las universidades de la Nueva España, sin embargo, Guatemala que fuera creada en el siglo XVII pertenecía a una monarquía, cuyo poder estaba más centralizado que en la centuria anterior. Por tanto, no era raro que hubiese una concentración del poder en apenas unos cuantos ministros. Sin embargo, su gestión como rector se vio envuelta en varios conflictos que incluso salieron de la Universidad y llegaron a la Audiencia y al Consejo de Indias. A través de un amplio expediente enviado por el catedrático de prima de leyes, el doctor Bartolomé de Amézqueta y Laugáin, es posible saber que el arcediano pertenecía a “la liga” del presidente de la Audiencia. El conflicto que inició por la rectoría desató otra serie de batallas entre el doctor legista y las más altas autoridades de la capitanía, al punto que en 1700, Amézqueta ocuparía los cargos de capitán general, gobernador y presidente de la Audiencia durante un par de horas. A través de la biografía del doctor Baños y Sotomayor es posible conocer parte de la historia de la administración hispánica y de la historia misma del Reino de Guatemala en el último cuarto del siglo XVII.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.