Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.162.237.53', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : cronologia : El arzobispo Peñalver publica una cartilla para favorecer la difusión de la vacuna en su diócesis. : El arzobispo Peñalver publica una cartilla para favorecer la difusión de la vacuna en su diócesis.

Ficha n° 3192

Creada: 11 noviembre 2012
Editada: 11 noviembre 2012
Modificada: 10 febrero 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 20 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

El arzobispo Peñalver publica una cartilla para favorecer la difusión de la vacuna en su diócesis.

En su carta el arzobispo intenta evitar cualquier incomprensión y tiene temor a la reacción de la población ante la novedad que representa la vacuna.
Palabras claves :
Vacuna, Viruela, Expedición
Fecha :
1804-06-04
Temática:
Historia social : Educación
Cuadro geográfico:
Centroamérica
Impacto del acontecimiento:
Debíl
Más información:

“Las demostraciones de alegría y regocijo con que la culta Europa ha recibido el descubrimiento de la vacuna y el entusiasmo con que se promueve su práctica y propagación, no dejan ya duda alguna de las excelencias y ventajas de este nuevo, fácil y precioso método de inoculación.
Para que la América gozase de los incalculables beneficios que experimenta y celebra la Europa, dispuso nuestro benéfico soberano una expedición marítima, por medio de la cual llegase hasta nuestros puertos el fluido vacuno de brazo en brazo; y aunque no ha arribado todavía a ninguno de nuestro continente; pero por una especial disposición de la divina Providencia, se introdujo y propagó en Veracruz, de donde ha sido remitido a esta capital, con tan feliz suceso, que a juicio del Real Protomedicato tenemos ya introducida y propagada – la verdadera y legítima vacuna.

Demos, pues, gracias al Dios de las Misericordias que nos ha mandado un don, tanto más precioso, cuanto en este Reino son más notorios los estragos que han causado la Viruela y más eminente el riesgo que ahora amenaza a la mayor parte de su población, por estar ya introducida la peste de las naturales en La Habana y aun en la Veracruz.

Preocupemos, pues, con nuestras oraciones y humanas diligencias tan horrible contagio. Fomentemos la introducción, práctica y propagación del específico mas precioso que ha descubierto el ingenio humano. Nada mas propio de nuestro ministerio, que cooperar al bien y felicidad de los pueblos que se nos han encomendado.

Con este objeto, me encarga su magestad en Real Orden fecha en San Ildefonso a primero de Septiembre del año próximo pasado, contribuya por los medios fáciles que estime oportunos y conformes a la moral christiana, a introducir y conservar la saludable práctica de la vacuna y que al mismo efecto exhorte a los curas, como que son por su ministerio los mas a propósito para disipar los errores y preocupaciones populares.

Para facilitar esta práctica y poder discernir la verdadera de la falsa vacuna, se ha impreso por orden del Superior Gobierno la adjunta cartilla. Léala vuestra merced, medítela y penetrado de los sentimientos de humanidad que inspira, instruya a sus feligreses en su contenido, auxilie en cuanto pueda al facultativo que se destine a esa Provincia, y haga que une u otro de cada pueblo aprenda el método sencillo y fácil de vacunar, para que de este modo se perpetúe en la feligresía la más beneficiosa de las invenciones humanas. “Dios guarde a vuestra Merced muchos años. Nueva Guatemala y Junio 4 de 1804.-(rúbrica) Luis Arzobispo de Guatemala.”

Fuentes :

Agustín Estrada Monroy, Datos para la historia de la Iglesia en Guatemala, (Guatemala: Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala, 1974), pág. 193.
Cita la fuentes siguiente: Archivo Histórico de la Arquidiocesis de Guatemala, Gobierno eclesiástico de Guatemala, Tomo 1, folios. 261-262.

AHA, Colección Larrazábal, Tomo II (1811-1823), Carta pastoral del 23 de febrero de 1815.