Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.107.247', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Informe del obispo de Nicaragua fray Benito Garret y Arlon sobre el origen de los zambos misquitos. : Informe del obispo de Nicaragua fray Benito Garret y Arlon sobre el origen de los zambos misquitos.

Ficha n° 3239

Creada: 19 enero 2013
Editada: 19 enero 2013
Modificada: 19 enero 2013

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 170 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Informe del obispo de Nicaragua fray Benito Garret y Arlon sobre el origen de los zambos misquitos.

El Obispo de Nicaragua haze relazión a Vuestra Magestad del origen de los zambos mosquitos y de las bárbaras crueldades que han executado hasta oy en las provincias de Honduras, Nicaragua y Costarrica
Palabras claves :
Informe, Misquitos, Población negra, Población indígena
Autor:
Benito Garret y Arlon
Fecha:
1711-11-30
Texto íntegral:

1Señor

2El maestro don fray Benito Garret y Arlon Obispo de Nicaragua, puesto a los reales pies de Vuestra Magestad digo: que para enterar más a Vuestra Magestad del origen de los zambos llamados mosquitos, del número de ellos, de la latitud y longitud de sus tierras, y de las tiranías executadas de su bárbara fiereza, e procurado ynformarme de los natturales de estas provincias, que por crédito común y loable fama, son tenidos por hombres de verdad. Los quales ynformes concuerdan con las notizias vniversales que saben todos y que a mí me ministran la materia de esta relazión en la manera siguiente:

3[Dice el Obispo el origen de dichos zambos mosquitos]

4En el año de mil seis zientos y quarenta y vno, se perdió vn navío cargado de negros en la costa de el Mar del Norte1, y en la parte de la boca del Río de San Juan, / Provincia de Nicaragua, hasta la cuidad de Trugillo, provincia de Honduras, cuia longitud será como de sesenta leguas. Recogiose la tercera parte de los negros y los demás se rretiraron y guarezieron entre las malezas [malas hierbas] de aquellas montañas ocupadas de yndios carives2, que zelosos y rezelosos de aquellos nuebos huéspedes, les movieron guerra. Y por algunos años la tubieron entre sí mui cruda. Venzieron los negros, con el tiempo, a los carives, retirándose estos la montaña adentro azia las tierras de la Segovia y Chontales, quienes oi en día tienen fiera enemistad con ellos -según relazión que me an dado los curas, que para reduzirlos los comunican. Y aunque pocos en número, hazen algunas entradas en sus perdidas tierras, quando están pirateando los mosquitos. Con las mugeres de los venzidos se fueron multiplicando los venzedores. Y porque ya murieron aquellos primeros huéspedes, se llaman oy sus dezendientes/ zambos, por ser hijos de negros y de yndias. Esta relazión misma haze vn negro llamado Juan Ramón, que oy vive en esta cuidad, cuia edad es crezida. Se compadeze bien con la memoria que afirma tener de esto mismo que nara3.

5[Narra la longitud y latitud de las tierras que ocupan]

6La tierra que ocupan tendrá de longitud de quarenta y ocho a cinquenta leguas. Porque su primea poblazón es en la que llaman Puntta Gorda, doze leguas de el Río de San Juan azia el norte, y las últimas en las lagunas llamadas de mosquitos, enfrente casi de Trugillo. La latitud de sus tierras no se sabe de fixo, ni es ygual en todas. Desde Puntta Gorda a los Chontales, se puso vn mulato en treze días; otro que estaba cavtibo en vno de los tres pueblos de la laguna llamada Panamaca, afirma que aquel terreno está enfrente de las tierras de Segivia, con distancia por el aire de loze leguas.

7[Refiere sus poblazones, el número y nombres del governador y reyezuelo que los goviernan].

8Las poblazones suyas de que se tiene notizia hatas ahora son: la primera de Punta Gorda, dividida en tres aldeas o ranchos con distancia de tiro de fusil/ el vno del otro. Los que allí an sido cautibos, afirman que abrá en todos como quarenta hombres de armas, muchas mugeres y niños, y dos o tres yngleses como cabos de ellos. Y los pobres christianos cautibos, que padeziendo de día vn ynfernal trato, de noche los tienen atados atrás los brazos y vna soga al cuello, pendiente de vn árbol, estribando sólo con pies el cuerpo.

9El el circuito de la laguna grande, a tiro de pistola, tienen tres pueblos. El vno llaman los cautibos que se escaparon, San Christóbal, el otro Panamaca, y el nombre del otro se ygnora. En vno de ellos vive el governador llamado Piquirin. Catorze leguas más adentro, tienen el pueblo grande (no e hallado quien le haya visto) donde asiste el reyezuelo a quien llaman Quitune. Los tres pueblos tendrán como ochenta hombres de armas. El pueblo principal tiene mayor número y entre todas sus poblazones se afirma / con vniformidad, tendrán como nobecientos a mil hombres capazes de tomar armas. Y que de estos, abrá como quinientos esforzados y denodados corsarios. Y todo el número de almas, con los dichos, con las mugeres que tienen y los niños, serán como de cinco a seis mil, variando poco los cautibos libres en esta relazión.

10En todos los pueblos viven mezclados algunos yngleses como fatores de el comerçio con los suyos. Y en el pueblo principal asiste vno que los govierna a todos en nombre de la reyna Ana, a quien rinden vasallaje. Provéenles los yngleses de fusiles, balas y pólvora, a cuyo precio reziben el carey4 y que pescan y en yndios que cautiban -despreziándose los ladinos. Y los demás los passan a Jamaica a ser esclavos como los negros.

11[Expresa el valor de estos bárbaros.]

12El valor y denuedo con que pelean, es grande. Algunos vsan flechas enbenenadas, la mayor parte fusiles con dados y balas mascadas [se trata de municiones fabricadas por ellos mismos]. Andan en cueros, navegan en piraguas, éntranse por las montañas y forman cayuques y canoas, passan los rríos y por ellos como ympensados rayos. Amanezen vnas vezes en Olancho, Trugillo y tierras de la Segovia; otras en el Valle de Matina, Provincia de Costarrica y otras por muchos y varios rríos se entran y pasean por la laguna5.

13[Casos particulares de su valor.]

14Por el mes de junio, próximo pasado, embistieron la canoa del barco de Vuestra Magestad, en cuyo costado clavó vn bárbaro de ellos vna lanza o vara tostada, tirada con mucha distancia y tan metida adentro, que pudo toda esta ciudad testificar con sus ojos aquel fiero golpe. En el Valle de Matina, el año passado vn bárbaro de éstos con vna bala de fusil pasó el cuerpo de vn español y el brazo del sargento mayor don Antonio de Varaona -quien en Cartago me refirió este sucesso. Dan a entender que pelean como desesperados según las fierezas de sus orgullos.

15[Refiere el obispo las vezes que an destruido las ymágenes y ultrajado las santas formas. Y narra el heróico valor de un español llamado Juan López Otero. ]

16Las crueldades practicabas por ellos no se pueden saver todas, cada tierra y cada provincia, lamenta y save las suyas. Es corriente y público que en la provincia de Honduras an hecho en los años pasados los sacrilegos más horrorosos, desnudando los altares y las ymágenes, y arrojando las santas formas al suelo, bebiendo sus brebajes en los copones. En las tierras de la Segovia y Chontales han rrepetido estos mismos horrores. Es zélebre en esta provincia el nombre de vn español llamado Juan López de Otero, quien estando con otros en la yglesia atados atrás los brazos, viendo arrojar y pisar de los bárbaros las santas formas, afloxando como pudo los cordeles tomó a vno de ellos su arma y ziego de el zelo de Dios, hirió malamente a seis de aquellos sacrílegos, rindiendo gloriosso la vida, en sagrado desquite de aquel vltrage.

17[Otros casos particulares de su bárbara fiereza]

18En varias ocassiones an repettido las entradas en las tierras de la Segovia y los Chontales. Y de las haziendas se an llevado familias enteras, no se save si están vivas o muertas quatro mugeres nobles que cautivaron. Trátanlas bien a todas porque las escojen por mugeres, teniendo cada/ bárbaro muchas. En los barones practican sin freno sus fierezas, vnas vezes los mattan, otros los tienen meses y años en penoso cautiberio hasta que se mueren. Y otras, por singular compassión, los dexan libres. El año pasado de mil setezientos y diez cautibaron en vna haziendo de Los Chontales a vna muger preñada, entre otras. Cogióle la hora del parto en la montaña, parió la miserable vn niño, y porque lo era y no muger, le vio la madre mortal destrozo de los pies de vn bárbaro puestos en su tierno pescuezo, cuya inozente vida la conservara con su leche la más cruda fiera, al librala su mejor fortuna de aquel hombre bruto.

19No es dable, señor, referir todas las crueldades y cautiberios hasta aquí hechos porque a setentta años que ynfesttan estas tierras, y por muchos, no son fáziles de contar sus horrores. Vna muger noble que tuvo la dicha en escaparse, lamenta oi día / entre sus paredes la tragedia de su desonrra. Abrá cosa de tres meses que en vn pueblo de Comayagua salieron tres mugeres maiores a quienes, quando niña, cautibaron aquellos bárbaros. Y conociendo la fea vida que tenían con tan desenfrenada torpeza vniforme, pedían a María Santísima no las dexase morir sin entrar para confessarse a tierras de christianos. Lograron esta grazia de la que se Madre de Misericordia, confesolas, vn padre cura y en brebes días passaron a rezivir los primeros de sus trabajos. Es público el caso en toda la tierra, aunque por la distencia no e podido saber el lugar y nombre de el cura. Desde veinte y cinco de marzo de este año, día de mi ingreso a mi yglesia, an entrado estos bárbaros dos vezes en tierras de Chontales y vna en el Valle de Matina por el mes de mayo, estando yo en Cartago, provincia de Costarrica. / Siendo tan bano y tan ynfernal su orgullo, que voluntariamente libertaron a vn mulato para que viniesse a dezir a los de esta ciudad de Granada que, por el mes de mayo y junio siguientes, avían de venir a hazerles vna vissita. Por este presentte rezelo, e dado mayor calor al armamento de la galeota, porque ynsultados y exterminados los de Punta Gorda-como se esperaverán que ya no es tiempo de ir a vissitar estas tierras, quando nuestra justizia traza y ejecuta el exterminio de las suyas. Lo cierto es, señor, que si entre nuestras máximas está la que dize que « para enemigo vn mosquito es malo », devemos hazer mérito de que muchos mosquitos sobran para estorbrar vn profundo y común reposo. Porque no están en vna ysla como Jamaica sino en tierra firme,/ contiguos con nosotros y con las provincias que son llaves de estos reynos. Cuia horrenda multiplicidad de mugeres, deve despertar a la razón de estado para pronosticar en sus futuros guarismos los más perjudiciales daño. Y que los herejes que los protegen, maquinarán para su perfidia y con su medio, quantos abanzes comtemplen posibles para menoscabar a Vuestra Magestad este orbre cathólico. Dios Nuestro Señor nos conserve la real persona de Vuestra Magestad para cruel azote de la heregía, y nos guarde largos siglos la vida de Vuestra Magestad para bien de la yglesia toda. Granada de Nicaragua y noviembre 30 de 1711.

20Notas de pie de página

211 Este barco era un tumbero portugues seguido por un corsario zelandés. El destino del barco pudo haber sido Veracruz. Coincide con el final del asiento portugués debido al levantamiento en Portugal en diciembre de 1641. Sobre la zona véase el artículo de William V. Davidson, “Geografía de los indígenas toles (jicaques) en el siglo XVIII”, Mesoamérica, Vol. 6, N° 9, 1985, págs. 58-90. Par más datos sobre los Misquitos hoy en día véanse Jorge Jenkins Molieri, El desafio indigena en Nicaragua: el caso de los miskitos, (Managua: Editorial Nueva Nicaragua, 1990), y Charles Hale, Resistance and Contradiction: Miskitu Indians and the Nicaraguan State, 1894-1987, (Standford, 1994). Para la historia de la costa atlántica véanse German Romero Vargas, Historia de la Costa Atlantica, (Managua: CIDCA-UCA, 1996) y del mismo autor Las sociedades del Atlantico de Nicaragua en los siglos XVII yXVIII, (Managua: Coleccion cultural, Banco Nicaraguense, 1995).

222 Los indígenas locales que no habían sido sometidos por los españoles eran los payas principalmente y otros pequeños grupos como los Misquitos. Los Misquitos que se mezclaron con los negros se llamaron Zambos misquitos mientos los demas quedaron con su nombre de Misquitos. Muchos funcionarios reales durante la colonia no hacen la diferencia entre los dos grupos y otros sí lo que provocó cierta confusión.

233 Es interesante señalar que el Obispo se base en una fuente oral de un anciano que vive en Granada sin embargo esa fuente sigue siendo muy citada.

244 El caparazón de la tortuga carey se vendía en el mercado internacional para elaborar joyería y muebles de lujo (intarsias). La tortuga misma servía de comida para los esclavos en las islas por su aporte en vitamina. Este intenso comercio provoco la rarefacción de la tortuga en la zona caribeña.

255 Los Misquitos vivían de la pesca y recogían largos ríos en piragua para conseguir sus presas.

26

Fuentes :

AGI Audiencia de Guatemala 299, transcrito por Héctor M. Leyva, Documentos Coloniales de Honduras, (Honduras : Centro de Publicaciones Obispado de Choluteca, 1991), pág. 219-222.