Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.72.162', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Observaciones sobre la conducta política del Dr. C. Mariano Galvez respecto a los horribles males que con ella ha causado. : Observaciones sobre la conducta política del Dr. C. Mariano Galvez respecto a los horribles males que con ella ha causado.

Ficha n° 3240

Creada: 19 enero 2013
Editada: 19 enero 2013
Modificada: 19 enero 2013

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 1
Total de visitas : 4660 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Observaciones sobre la conducta política del Dr. C. Mariano Galvez respecto a los horribles males que con ella ha causado.

Folleto firmado por Juan de Dios Mayorga publicado en Guatemala en 1831.
972
Palabras claves :
Federación, Folleto, Historia política
Autor:
Juan de Dios Mayorga
Fecha:
1831
Paginas:
13
Texto íntegral:

1Observaciones sobre la conducta política del Dr. C. Mariano Galvez respecto a los horribles males que con ella ha causado

2OBSERBACIONES
SOBRE LA CONDUCTA POLITICA
DEL D.r C. MARIANO GALVEZ CON RESPECTO A LOS
HORRIBLES MALES QUE CON ELLA HA CAUSADO

3CENTRO—AMERICA.
2.ª edicion correjida y aumentada con
notas y diálogos entre el autor y una mica que
corteja, á quien leyó
su papel.

4AMO a mi patria: he dado altas, y positivas pruebas de este noble sentimiento : ya en los padecimientos, y persecuciones que he sufrido por sostener su justa causa: ya en los servicios que le he prestado en todos tiempos1. No se ha apagado en mi alma este santo fuego: él me arrebata, é inflama, para prestarle nuevos servicios, y para sufrir en su obsequio males, y persecuciones. Estimulado vivamente por un sentimiento tan glorioso : me propongo la empresa grande de ver si es posible, que sele eviten á la patria las desgracias venideras.

Las hemos padecido, esto es positivo : cada uno de nosotros testifica una verdad, que palpamos, y sentimos. Estamos intimamente convencidos. Que la mayor párte de nuestros males: ha dependido de la mala direccion, que ha tenido la causa pública. Puntualizar estos errores, y su autor, es el mas importante servicio, que puede hacerse á los pueblos. La serie de estravios que hemos cometido en nuestra marcha política, y la activa influencia que en ellos ha tenido el Dr. Galvez será la prueba mas convincente de su funesta intervencion, en la causa pública. Apenas se hizo el glorioso pronunciamiento de nuestra independencia absoluta; cuando al instante se cometió el imponderable desacierto del ignominioso sometimiento al imperio mejicano. Este procedimiento de eterna afrenta, nos causó espantosos males, y de tal trascendencia, que aun hoy los esperimentamos. El Dr. Galvez tuvo una parte muy principal en él: fué pro-secretario de la junta consultiva de que fué presidente Don Gabino Gainza, á quien sin duda dominaba2 : el que haya conocido el caracter lijero é insustancial de Gaiza: y este penetrado de la eminente astucia del Dr., no lo dudará: pues en el dia le vemos manejar, y disponer de personas de mucha mas capacidad ; y aun de corporaciones enteras. Gainza tom enteras. Gainza tomó el mayor empeño en la agregacion al imperio, de acuerdo desde luego con el Dr. ; pues si el no hubiera estado por ella, hubiera obrado en sentido contrario, ó se hubiera separado de la secretaria ; pero permanecio en ella y sus ulteriores hechos presentaron pruebas inequívocas de que deseaba vivamente existir atado á la cadena imperial. Gainza, y el secretario atropellaron escandalosamente con los sacrados derechos nacionales3 : ellos dispusiéron de Centro-américa como si hubiese sido una propiedad suya.

5No se respetó el acta de 15. De septiembre del año de 21. en que al proclamarse la independencia, se ofreció solemnemente la reunion de un congreso nacional; para que este deliberase sobre la futura suerte del pais. Se adoptó una medida contraria, á la soberanía ; y derechos de los pueblos, como lo fué exigir á los ayuntamientos esta declaratoria; no habiendo sido nombrados, ni recibido poderes para tal pronunciamiento.

Vinieron las actas de los ayuntamientos en donde constaban sus votos. Se le entregaron al Dr. para que como pro-secretario formase la regulacion de ellos4. Aqui fué donde el Dr. cometió la mas negra, y alta traicion contra la independencia nacional. Solo este procedimiento lo cubrirá de eterna infamia. ¡ Tuvo atrevimiento de suponer que la mayoria de sufragios estaban por la agregacion, que por la independencia absoluta, cuando era todo lo contrario ! segun apareció de la regulacion que hizo su compañero el C. José Domingo Dieguez5.

6 El pueblo: heroico del Salvador, que tuvo firmeza, y denuedo para resistir tan degradante sometimiento ; fué tratado por el gobierno de Gainza ( en que exercía todo su poderio el Dr.) no solo como enemigo, sino como rebelde. En consecuencia de esto se despacharon tropas sobre él : solo por el delito de sostener los derechos nacionales ; que habia violado el gobierno de Gainza Hubieron encuentros: y esta fué la primera sangre centro-americana derramada por culpa de Gainza, y el Dr. despues del pronunciamiento de independencia, y origen del odío que se creó desde entonces entre el Salvador, y Guatemala6.

Yo mismo esperimenté desde entonces la maligna influencia del Dr . Formé una junta en Chiquimula, por acuerdo de todas las municipalidades. Esta junta tenía provisionalmente la administracion del Departamento ; mientras la nacion se constituya. Mi obgeto era poder obrar contra el sometimiento imperial. Inmediatamente se dictaron terribles providencias contra la junta : como todas saben Gainza mandó marchar contra ella á la division que estaba en Sta. Rosa al mando de uno de los Montúfares, y de Hernandez Otero : al regimiento fijo de esta capital : á la tropa de Vera Paz al mando del C. Pedro Arrivillaga, que en todas épocas ha sostenido la mala causa, y se ha manifestado enemigo de las libertades públicas. El gobierno de Gainza, y su secretario7 redujeron á la junta á la alternativa de disolverse; ó de sostenerse con las armas : derramando sangre americana. La valiente tropa de Chiquimula estaba resuelta á batirse, y mas inspirandole confianza en hallarse un hijo suyo al frente de los negocios; pero el dolor, y sentimiento que me causa la efasion de sangre : me obligó á resolver, que cesase en sus funciones la junta. Este hecho es notorio, y lo presenció el C. consejero Juan Antonio Martinez, que obró como gefe y buen patriota, y el C. Ignacio Foronda en el mismo sentido. Yo cometí un yerro politico en no haber sostenido á la junta á todo trance. El retroceso fué pernicioso á los derechos del pueblo centro–americano que no respetaba Gainza. y su secretario. La sangre que se hubiera derramado por sostener tan justa causa ; sería por culpa del gobierno de Gainza, y no por la de la junta. Apesar de haber suspendido esta sus fundaciones ; no se atrevieron á llevar tropa á la capital del Departamento ; por que las violentas é injustas providencias de Gainza , habian producido indisposicion en los ánimos. Se comisionó al mismo Arrivillaga, para que procesase á la junta, y á mi me persiguiese. Yo me traslade al instante al Estado de el Salvador. Alli fuí pronto electo vocal de la suprema junta que se instaló con el grande obgeto de oponerse al degradante sometimiento, y sostener los derechos nacionales. Gainza y Arrivillaga dictaron tremendas providencias contra mí, que no pudieron tener efecto por que no les era dado, sacarme de S. Salvador. Siguió Gainza, y su director la cruel, y fratricida guerra con el Salvador : al fin se convencieron de que es debil el poder del esclavo contra el libre ; y entonces acudieron á implorar la proteccion de la fuerza imperial : que marchaba con el bárbaro objeto de invadir el pais. Ellos fueron los mas culpables de que Centro – américa hubiera esperimentado semejante plaga ; y un atentado tan grande, contra los derechos nacionales. No se limitó á esto el Dr : nada omitió para establecer y afirmar el imperio de la tirania, y de la usurpacion. El como síndico del ayuntamiento pidio en oposicion de su compañero, que se reuniesen todas las platas del pais, para poder sostener una respetable fuerza imperial, y proporcionar recursos á la existente8. Llegó á tal grado de exáltacion el entusiasmo del Dr. el fabor del imperio, que pidió tambien : como síndico, que el primogénito de Iturvide fuese jurado principe de Guatemala: asi como síndico, que el primogénito de Iturvide fuese jurado principe de Guatemala: asi como en España lo es de Asturias, el heredero de la corona9. Derramaba el el Dr. las bajezas en obsequio de la exístencia del imperio: pues Filisola en un impreso que publicó en la Puebla en 12. De mayo de 24. Dice: El Dr. Galvez hombre falso y de baja extracción10 fue uno de los que oficiosamente se empleaba de espía. y denunciaba en tiempo del imperio á los que pensaban en fabor de la República. Fue destruido el quimérico imperio de de Iturvide; por los nobles esfuersos de la heroica nacion mejicana. Ella supo respetar nuestros derechos, y el congreso decretó, que Guatemala era libre en pronunciarse como fuese su voluntad. Este decreto memorable, y de eterna justicia tuve el honor de comunicarlo como diputado secretario que era entonces. Si el Dr. es consiguiente en sus opiniones : y si sus sentimientos son de buena fé ; este decreto debió causarle una mortal pesadumbre, pues que se habia manifestado tan decidido en favor de la agregacion imperial ; ¡ pero cual el asombro del público al observarle en la Asamblea constituyente el mas exaltado independiente, enemigo del imperio, y su agregacion, y un republicano hecho, y derecho de un dia al otro ! No sé si por esta repentina transformacion, ó por ptros rasgos notables de su conducta politica, le pusieron desde entonces cambia colores11. Muy luego fué en la Asamblea constituyente individuo de la comision de hacienda : pues él en toda épocas ha mostrado su vocacion financiera. Aqui ha dado el campo grande de sus espantosos destrozos. Comenzó el, y sus colegas á hacer innovaciones : á presentar sus célebres proyectos ; con los que se logró arruinar de todo punto la hacienda nacional, como lo palpa el mas estúpido. Con cada decreto se le arruinaba mas, hasta llegar á reducirla á la nulidad, y á la República á una existencia precaria ; pues la falta de recursos amenaza á cada momento su disolución, y esta es obra en su mayoria del Dr. santas podran ser sus intenciones ; pero los resultados / son funestos á la República. En la Asamblea constituyente fué un federalista exáltado : como todos lo han presenciado; y el año pasado públicó un proyecto de confederación12 : esto supone ó que no es federalista de buena fé, ó que su caracter es la volubilidad, ó que no propone otra cosa que estar mudando de continuo de casaca. El mismo Dr. como presidente de la comunion de hacienda fué uno de los autores de la ley orgánica del año de 25. Este mismo el año de 30. Es autor de un nuevo proyecto en él afirma que la ley del año de 25. Ha sido perjudicial, y que tuvo vicios : pero nos dá ninguna garantía este infatigable proyectista : de que su ley de 30. No sea tan mala, y viciosa como asegura ser la de 2513. Todos conocen que el proyecto del Dr. del nuevo plan administrativo por obgeto la supresion de la direccion general de rentas : pero no saben por que la hizo. Fué por que el C. José Antonio Batres íntimo amigo suyo esta debiendo á la federacion el alcabala de la panela desde que es trapichero hasta la ceacion de los Estados. La direccion le cobraba con actividad estos derechos y para evitar este impertinente cobro, hera necesario suprimirla. Se corrobora este juicio con que cuando estuvo de juez de hacienda el O. Pedro Valenzuela : y trató eficazmente de realizar este pago, lo remotivó al instante el Dr. Galvez14, como ministro de hacienda que era entonces. Tambien se propondria vengarse de que por la publicacion que hice de la nota, que paso el C. José Maria del Barrio a los intrusos, sobre el proyecto de la intervencion mejicana ; ya no fué posible sostenerle, y se le mandaron sus letras de retiro15. Querra asi mismo castigarme la poca samision que encuentra en mi ; para la execucion de sus planes muy distantes de la siega deferencia que observa en otros.

7Asi mismo castigarme la poca samision que encuentra en mi ; para la execucion de sus planes ; muy distante de la ciega deferencia que observa en otros.

Estos motivos secretos han obrado á mi juicio en la rebolucion perniciosa que ha hecho en la Hacienda ; complicandola : haciendo mas laborioso su manejo ; y acaso impracticable. El gobierno, Congreso, y Senado, sin saber los verdaderos motivos de tales innovaciones, han concurrido á ellas ; por que el la execucion de sus planes arroya con todo, el Dr. El año de 29. Que estuvo de diputado en el congreso federal , concurrio á dar la ley en que se dispuso la indemnizacion de los que sin culpa habian sufrido perdida durante la guerra. El mismo como diputado de la Asamblea este año de 21decretó en su memorable ley Galvina de 10. De marzo la perdida de sus creditos á los que en virtud de una ley vigente habran reclamado á la federacion : esto quiere decir aque ocurrieron los que no heran culpados y se abstuvieron de reclamar los que lo heran ; y el nuevo decreto castiga á los primeros, y premia á los segundos. Este Dr. como ministro del Estado, y en virtud del decreto que dispuso que los bienes litigiosos los tomase el gobierno : él acordó se tomase una partida de añiles que estaba en poder del C. Vicente Pavón, y luego esta misma tinta pretendia entregarla á los otros Pavones á cambio de capitales que les amortizaba. Para quitarle la tinta á Don Vicente, era litigosa y para darsela á los otros no lo era. ¡ que gracioso contraste16 ! Este Dr. fué intendente del Estado, y execió sin disputa la jurisdiccion contenciosa. El mismo como diputado actual de la Asamblea declaró en la legislatura pasada, que la Intendencia no tenia jurisdiccion contenciosa ni la podia exercer el C. Mariano Fagoara. El C. José del Valle fué electo polularmente Presidente de la República, pues que tuvo la mayoria de sufragios ; sin enbargo el Dr. fué el principal intrigante en el congreso, para arrebatarle la presidencia, y ponerla en el desgraciado Arce. Este injusto, audáz procedimiento : influyó activamente en la guerra pasada. El C. Valle es un profundo literato conocido como no solo aqui ; sino en toda América ; y aun en Europa en donde goza distinguido concepto. Está empapado en los mejores principios ; los sabe respetar, y executar, Sabe promover todos los establecimientos capaces de impulsar la prosperidad nacional El jamas habria intentado contra el sistema. Jamas se hubiera unido al patido liberticida ; y por su parte lejos de encender la guerra hubiera tomado todas las medidas para evitarla17. Pero lo mas notable es: que el mismo Dr. que habia influido con tanta eficacia en la presidencia de Arce ; en aquella misma legislatura se unió con el partido de oposicion que tomaba empeño en exijirle la responsabilídad. Se unió asi mismo con el Dr. Gefe Juan Barrundia : é influyendo de consuno en el Gobierno del estado, y congreso contra el presidente, logró que se rompiesen las hostilidades entre ambos Gobierno ; hasta llegar el caso de la prision del Gefe18. Despues de haber abierto la campaña, y de haber esparcido en todas direcciones el bota fuego de la discordia civil, que bañó en sangre a la República : se retiró á la Antigua a ser frio espectador de los horrorosos males, que habia cuasado19. Cuando el exército libertador se aproximó : trataron los patriotas de la Antigua de hacer su pronunciamiento. El fué sumamente importante : pues aumentó la fuerza de los libres en razon directa de los que debilitó á los intrusos. En este memorable acontecimiento hizo cosas el Dr. dignas de referirse. Les consta á los patriotas de la Antigua, que él estaba siempre embarazando el grito : que para darlo fué preciso que él no lo supiese ; sino hasta el momento de executarse ; y que todavia habló dos horas enteras pretendiendo se difiriera, y todos creyeron que este tiempo que pedia era para tenerlo de dar cuenta. Despues de verificado el grito dió modo de quedar bien con los serviles, pues les indujo á los del grito que suscribiese un acta que remitió aqui para que sirviese de parte oficial20. Despues del grito de la Antigua fué tropa de los intrusos ; y él no hubo21 como los otros patriótas ; sino se dedicó á adular y hacerle la corte al C. Miguel Manrique. Es notoria la intimidad que tiene con los Santas-Cruces. Y en ese tiempo fué interceptada una carta suya, y otra de la mujer del C. José Modesto, que venia dentro de un tamal22. En ella daba cuenta á aqui del : estado que tenian las cosas de la Antigua Fué tan grande la exaltacion é indisposicion de aquellos patriotas contra el Dr. que estuvieron resueltos a matarlo. En esa época correspondia que llegasen de México las contestaciones relativas al proyecto de los intrusos solicitando la intervencion de México. El Dr. inventó en esos dias una espedicion á los altos, y consiguió del C. Gefé Mariano Centeno este permiso23. El Gefe se arrepintio despues de haberselo dado, y le dió órden para no partir ; y sin embargo se marchó. No siendo el pbjeto conocido de su viaje interceptar la correspondencia lo ejecutó ; y esto dá lugar á pensar que haria substracciones, la correspondencia pudo en la Antigua reconocerse poe el Gobierno ; como estaba en el órden24. Este fatal proyecto de intervencion huviera tenido efecto : y es dificil calcular hasta que grado se hubieran complicado nuestros males. Yo tengo la gloria que nadie me quitará de haberlo impedido, desde aqui. Este Dr. ha de tomar ingerencia en las cosas públicas ; á la fuerza de someterse, pues á pesar de lo que sele habia visto obrar en la Antigua, lo pusieron de secretario. Siguió con este destino, y al mismo tiempo destruyendo de pronto todos los recursos que ofrecia la ocasion. En ese tiempo mandó dar en muchas partidas al éjercito 45,000 pesos sin las formalidades de ley. Intentó que la federacion los abonase por cuenta de cupos : yo lo resistí como ministro de hacienda. Consiguió del Congreso del año de 29. En donde disponia á su antojo ; una òrden para que el Gobierno los abonase al Estado por cuenta de cupos. El Senado pidió el informe correspondiente al gobierno. Yo informé de su órden en contra, y se le negó la sancion : tiene vigente este cargo, está empleado, y no se le ha exijido la responsabilidad. Y aspira á la jefatura25. El tuvo parte en la sacada del Arzobispo y regulares ; y en las cartas que se le interceptaron al P.Herrarte, y se publicaron le dice al Arzobispo éste mismo padre : el Dr. Galvez hace prodigios en nuestro favor26. Ahora ha tenido parte en Congreso federal en el decreto, se le ha dado relativo al mismo Arzobispo : que la política aconsejaba no tratar nada ; pues que el haberlo tratado es de temer produzca funestros resultados. Pero en donde él cometió mirabilia fué en los dias que sirvió la Intendencia del Estado : alli hizo las composiciones mas contrarias al interes del Estado, y á la buena causa pues que de esta suerte ha proporcionado ganancias á los mismos que izieron la guerra á los pueblos. Para comprobar estos procedimientos escandalosos na hay mas que abrir los libros de tesoreria, veer la visita que practicó el C. consejero Gregorio Marquez actual Vice – gefe. Ya se han publicado algunos impresos sobre el caso. El Dr. escribió contra la persona del diputado Amaya ; pero no pudo rebatir los hechos. Escribirá contra mi ; pero no contra los hechos. Cuando se creo la Intendencia general del Estado, y con esto quedó suprimida la de temporalidades. Al instante : que él comenzó á funcionar como tal fué una de sus primeras providencias entregar las existencias á D. José Antonio Batres, á quien público conoce. (_) Yo resistí la entrega como vocal de la Intendencia extinguida. Acudí al Gobierno, que no tuvo firmesa para oponerse al Dr. y convino en la entrega á Batres. A pesar de ésto, yo no la quise ejecutar hasta que los otros dos vocales se avinieron á hacerla27. Pero fué cosa escandalosa por que al ir recibiendo Batres se hiban trasladando parte de estos bienes á los Aycinenas. Ellos habian reclamado á la Intendencia de temporalidades los de Fray Miguel. La Intendencia resistio la entrega por que aparecian 10. o 12. mil pesos de cargos contra Fray Miguel de cantidades que habia tomado á particulares bajo la garantia del convento, y sin estar cubierta esta responsabilidad ; la Intendencia no juzgó que debia entregar aquellos bienes. La entrega que hizo D. José Antonio Batres de éstos bienes se supo pronto en el Consejo. Se escandaliso en el cuerpo representativo, pidió informe al Gobierno, y éste solo exijió á la extinguida Intendencia. C. Juan Bautista Asturias, y yo lo evacuamos como vocales. y referirnos todo lo que habia pasado y añadimos que valian los bienes de Fray Miguel conto 20. mil pesos, y que de los hechos de Batres era responsable el Intendente, como lo habia manifestado en nota terminantemente28. Este informe le causó tal furor al Dr. que tuvo atrvimiento, y descaro para castigar al C. Asturias poniendo un auto en que le adjudicaba los bienes de Fray Miguel en los mismos 20.mil pesos, que habia informado valian. El C. Asturias tuvo que dar muchos pasos para librarse de semejante atentado. Cundo se vió el fenómeno monstruoso de estar un tiempo de Intendente del Estado y de Ministro de hacienda federal : dispuso como Intendente de fondos pertenecientes á la federacion en gastos del Estado ; atropellando con el sistema, y las leyes. Apurado el caso ; como Ministro reclamaba lo que habia obrado , como Intendente. Que de temerarias, y desacertadas iniciativas hizo el Congreso. La hizo del desestanco del tabaco, ya habia logrado el decreto ; hasta que por fortuna volvieron en si los diputados, y ultimamente decretaron lo contrario29. Hizo la iniciativa del desestanco de la polvora : que consiguió con perjuicio notable de la hacienda, del Gobierno, y del público Pierde la hacienda 10. ó 12. mil pesos que vale el molino : pierde la hacienda la pólvora que tiene que comprar para proveer el parque del ejército. Pierde el Gobierno el no estar seguro de que solo el tiene este elemento de guerra, y que otros pueden tenerlo : que cuando lo compre es inferior ; pues la pólvora de guerra que se fabricaba aqui es de mas potencia, que la extranjera. Pierde el público su seguridad pues que habiendo polvora en muchas partes se aumentan los riesgos de los incendios. Pierde este ramo de industria tambien establecido en el pais : que mantenia á una multitud de salitreros, operarios y empleados en este ramo. Como ministro de hacienda federal mandó dar trecientos pesos adelantados á un Alvarez nombrado tesorero de Trujillo, sin la menor garantia ; al tiempo mismo que los empleados que habian devengado sueldos estaban sin pagar. Este no llegó á servir, y los trecientos pesos se deben, y no se le exije la responsabilidad al tal ministro30. Como Ministro de hacienda empleó á un aventurero : á un tal Cuelo : le fió los papeles secretos del archivo : le dió sueldo sin que éste ni el empleo estuviesen creados por la ley ; y no se le exije la responsabilidad31. Penetrado de los terribles cargos que le resultaban en el manejo de la hacienda del Estado, en los dias que sirvió la Intendencia : trató de que lo elijiesen diputado, y á su suegro consejero ; para dar célebre decreto de 10. De marzo : tíene el objeto de legalizar lo ilegal : de dar efecto retroactivo á las leyes, y de hacer que lo malo sea bueno Ha logrado este proyecto constituyendose él, Asambléa ; pues que hace lo que quiere en ella32. Cuando estuvo nombrado Ministro para la legacion de Francia era cosa risible, y burlesca lo que hacia : en el Gobierno y Senado, ofrecia ir, y luego hacia que la Asambléa que domina le negarse el permiso. El ha dictado en su Asambléa el inconstitucional decreto de preceder anticipadamente á la elccion de de Gefe, debiendo hacerse en las prde Gefe, debiendo hacerse en las próximas elecciones ordinarias, como dispone en el caso presente la constitucion. El objeto de este decreto es demasiado claro. El conoce que seria imposible conseguir para si eleccion popular : que dividiendose los votos, la Asambléa presente hará la eleccion : que elegirá primero al Sr. Barrundia :que éste señor volverá á renunciar, y la Asambléa lo elegirá á el. Asi sucederá ; y ya tenemos desgraciadamente puesto el gérmen de la revolucion : pues se le disputará la legitimidad. Tendremos desgracias ; y aunque está será probablemente la última esena de su vida política ; pero nosotros padeceremos mucho y yo como objeto constante de su venganzas. Y quien sabe si repetirá por segunda vez la entrega á México33. El público de esta capital acaba de presenciar un suceso escandaloso : que ha comprometido altamente la tranquilidad pública. Fué sentenciado un asesino á último suplicio por el tribunal de justicia : se dice que éste delincuente era pariente del Dr34. El estaba interesado en favor de la impunidad del criminal. Trató de arrancarlo del brazo de la justicia, ya estando en capilla : para este objeto atropellando con la constitucion, con la division de poderes, y con las leyes : hizo que el Consejo de Estado tuviese la debilidad de dar un decreto precipitando ; é inconstitucional de convocatoria extraordinaria. El cuidó que á la discusion de este decreto, y los que dió despues la Asambléa, acudiese numeroso populacho para interesarlo, é intimidar á los representanes. En fin dando decretos de dia, y de noche en obsequio de la impunidad del crimen, y de que fuesen burladas las operaciones de la justicia, para insolentar á todos los asesinos de ésta capital : hizo que la Asambléa derrogase el decreto en que se dispone, que dos sentencias conformes causen ejecutoria, para dejarle al reo el recurso de la tercera instancia, y sacarlo de la capilla35. Asi hubiera sucedido si la Córte no se hubiera conducido con la firmesa, y dignidad que la honra, y que el público entero aplaude, y celebra. Pero el lance comprometió á todos los poderes de la República, y estuvo en peligro de que hubiese un rompimiento, y despues de semejante ocurrencia se presenta muy fresco entre nosotros : como si nada hubiera sucedido. Lo que para todos es un mal, para él es un bien : el desconcepto es un mal grave ; y a él le resulta en bien : ya nadie estraña lo que hace, yo hablo confidencialmente con las personas, y confiesan que es como lo he pintado, y con aquellos mismos se introduce y saca partido. El viola las leyes : digalo la Intendencia, y judicatura que sirvio en la Antigua : él comete actos de la mas alta responsabilidad, y jamas se le exije, el influye con los Congresos, y Asambleas, en los senados, y consejos, y finalmente en los Gobiernos. En el movil universal que de continuo arrastra á la República al precipicio, y que lejos de oponerse le siguen nuestros desventurados compatriotas36. El hombre que por sus hechos he pintado en el árbitro de nuestros destinos y esto supone (me abochorno de espresarlo) que somos una parte degradada de la especie humana : os confundireis compatriotas al ler estas veidades, y que semejante individuo pueda existir entre nosotros. Yo os manifestaré los elementos de su existencia : 1° el sirve siempre á los particulares á espensas de la casa pública, y en todas sus obras cria interesados : 2° en los cuerpos representativos y Gobierno, emplea su actividad, y espedicion para despacharlo todo , y que los demas se vayan insensiblemente entregando á él : 3° presenta en todos lances recursos del momento aunque sea haciendo destrozos para lo venidero : pues en haciendo su maxima favorita es abrir un abujero mayor para cerrar otro menor : 4° emplea para ganarse á las personas los alhagos, y las mas bajas adulaciones : 5° cuando ningun medio suave alcanza para apoderarse del que le hace frente : entonces emplea la persecucion mas terrible para vengarse. El coronel Raoul publicó un papel contra él recien entrado el ejército. Y comenzó á obrar tanto en su contra ; que le obligó á dejar el ejércitó, en que habia prestado grandes, é importantes servicios. Al CⁿºJosé del Valle lo ha aislado, y privado de las influencia en la causa pública ; por que no puede disponer de él como de los otros. Al diputado Amaya por que escribió contra él ; dió modo de dar un decreto en que solo él entre todos los diputados quedase privado de sueldo37.

8Yo por que he sido contrario á sus planes, y proyectos tengo diez años de experimentar sus persecuciones. Me persiguió en Chiquimula cuando estableci la junta. Me persiguio en Mexico pues por su causa dió un decreto el Congreso despues del nombramiento del Cⁿº Jose Maria del Barrio, degradante para mi, y que ha sido el motivo por que, yo haya perdido 2,500. pesos de medio año de que no se me abandono38.

Inventó una revolucion en la hacienda con solo el objeto de suprimir la direccion para privarme de ella. Le hize postura á la hacienda del agua caliente, y formó oposicion el contador Santa Cruz, que es un eco suyo. Se me nombró Gefe del departamento de Chiquimula, y se mostro opuesto el mismo Santa – Cruz, y su suegro Figueroa.

9No hay cosa en que no esperimente esta persecucion infatigable, por una persona que entonaba himnos á Fernando39 7.° , al mismo tiempo que yo estaba sepultado en una horrible prision por oponerme a la tirana dominacion española. Que yo estaba igualmente preso en Mejico por oponerme á la tiranía imperial, cuando el Dr. ejercia aqui el espionage por sostenerla ; y denunciaba á los patriótas Valle, Barrundia y Molina40 &.ª

Soy perseguido poe él en un tiempo que salvé á la República de la intervencion mejicana. Soy perseguido, y acusado por su satélite Santa – Cruz : manejandome en la administracion de la hacienda federal, y Estado, no solo con la mas exácta econimia, y pureza, sino haciendo crecidos ahorros ; y no es acusado el Dr. por sus despilfarros41. Conciudadanos si la Federacion y Estado está sin hacienda y los empleados, y acreedores sin pagar, el Dr. Galvez es el culpable Propietarios : si habeis sufrido ruinas durante la guerra, á él debeis quejaros pues que influyó en que la hubiese Familias : si habeis sufrido expulsiones, quejáos al que ocasionó la guerra. Pueblos : si vuestros hogares han sido incendiados,ya teneis á uno de los principales causantes de la guerra. Mugeres : si perdisteis en ella á vuestros esposos, é hijos. Veis hay á uno de los principales autores Ciudadanos : si no hay reposo público, y si vuelve a encenderse la guerra, no pregunteis quien la promovió ; ya lo sabeis.[_] Guatemala Agosto. 3. De 1831.

10JUAN de DIOS MAYORGA.

11Notas de pie de página

121 Mica. Y los sacrificios que U. hizo á los intrusos y muy particularmente al ex-presidente Arce, los mete U. en cuenta ? —-Mayorga.——Si los meto ; pero no hay que hablar de ésto ahora, ni mas cuando se cuenta que éste amigo ha salido de Mejico, y pudiéra pensarse que estoy de acuerdo con él, y que con ésta intencion quien lo mete zizaña, y desacreditar al Dr. galvez .
fn2. Mica. Compañero, acuerdese que la junta provisional se componia de hombres de manquillos, canónigos y golillas : de sujetos de peluca viejos y literatones, y que parece imposible que un joven que entonces comenzaba á figurar, tubiese ese influjo. – Mayorga. – Pero asi joven fué diputado pocos dias antes, por el cláustro de doctores, á la junta general del 15. De septiembre, y habló y arrastró para el pronunciamiento de independencia.

133 Mica. Segun eso era Galvez secretario de Gainsa. Mayorga. – Nó, sinó de la junta; pero todo es lo mismo.

144 Mica. Mire U. Compañero que la regulación la hizo la misma junta despues que coordinó los documentos una comision de su seno. – Mayorga.- ¿ Tú estabas alli ? – Mica. – Tampoco U. estaba.

155 Mica. Aqui se contradice U compañero –Dice que Galvez supuso que la mayoria de los votos era por la union á Mejico ; y que Dieguez el otro secretario hizo ver que esto hera al reves. ¿ como fué, pues, que la junta que por humanidad declaró la nacion á Mejico por resultar los votos de los ayuntamientos, segun el acta dijo, casi en su totalidad por aquella union ? Luego Dieguez no deshizo el equivoco ó no lo habia – Mayorga. – Es verdad hermana : en ésto se me durmió la pierna. Si alguno cae en ello. Lo emnendaremos en otra edicion.

fn6. Mica. U. no se acuerda compañero que ese tal Galvez pidió como sindico de la municipalidad que no se atacase á San Salvador, y que fuesen á proponer una mediacion dos regidores ? – Mayorga. – Si me acuerdo ; pero me acuerdo tambien que siendo ministro de hacienda el mismo Galvez inició una una ley que me ha dejado sin la verdadera prevenda de la direccion de rentas que me daban tres mil pesos y mis que haceres estaban reducidas á escribir la Antorchacon que iluminé al salvaje pueblo del centro. fn7. Mica. Aqui debemos hacer comienda en la otra edicion, por que ya hemos convenido en que Galvez fué secretario sugundo de la junta. – Mayorga.- Yo no convengo en nada hasta que se me restituya la direccion de rentas.

168 Mica. Mejor estaria que borraramos ésta espécie, por que si el bribon á quien tratarnos de ofender la purifica, resultará que hizo resistencia en el ayuntamiento, y calorosa oposicion á que se dieran tres mil pesos que exijia Gainza para la venida de las tropas mejicanas – Mayorga. – Sí ; pero eso debe haber sido para que viniesen hambrientas, y comiesen gente en el camino.

fn9. Mica. ¿ Y en qué estaria, pues, que sin embargo Filisola no lo queria y bramaba contra él muchas veces ? – Mayorga. – Por que ignoraba seguramente esto, y por que se opuso á quel benemérito general fuese recomendado á Méjico, y á que el cobildo informase bien de él – Mica. – ¿ Y cómo lo supo U. tata, si dice que andaba huyendo ? – Mayorga. – ¿ Y qué fuerza es saber algo ó que sea cierto, para decirlo ? fn10. Mica. Esto si que le debe arder al Dr. – May. Nada de eso Dicen que en la Asambléa constituyente hizo una vez el elogio de los que traen orijen del pueblo, prefiriendolo al aristocrático : que llamó lecho frio al del sacramento : que se paseó por la historia antigua para probar que los hombres mas célebres han sido pleveyos. ¡ Barbaro ! ! ¿ Serán acáso todas las gargantas iguales ? ¿ Serán idénticas por ventura todas las sangres ? – Gracias á Dios, mi familia jamás se ha ensuciado con las eses del pueblo.

1711 Mica. No coincide U. compañero con los serviles de cuyo ódio es esa espécie : ¿ no vé que son malas circunstancias estas para que lo tengan por tal ? – Mayorga – Esta espécie no me la sujirió ningun servil : si no fuiste tu quien me la inspirastes, ha de haber sido aquel maesto camarada que sabes heredó a su padre en vida ab intestado.

1812 Mica. Compañero, yo no ha visto ese proyecto : quisiera leerlo, si U. lo tiene. – Mayorga. – Yo no lo tengo ni lo he visto ; pero tal vez lo habrá escrio ; y si lo hubiere dado digo bien ; y si no, vaya por algun mal que haya hecho y se me haya pasado.

1913 Mica. Esa ley de hacienda de 825. parece que no fue obra del Dr. sinó del C. José Beteta. – Mayor. No me interrumpas, o ve lo que sigo leyendo, aunque te parezca que sigo mintiendo.

2014 Mica. Tata. Vea que eso no fué asi ..- Mayo. Chiton : tomo agua tibia .

2115 Mica. Que hisiera U. si Barrio lo desmintiera imprimiende las instancias que el presidente lo izo para que no se retirase de la legacion por que merecia su confianza ? – Mayorga . – El necesariamente escribiria en Mejico : aqui hay prevencion contra los periodicos de alla ; y nadie leeria sus papele.-No me recuerdes á Mejico por que hago ¡ tristes memorias. – Quien se hallara entre aquellas lindas amazonas ! ¡ Quien les hisiera entender á la traviesas bribonzuelas de aqui, que yo era el paraninfo, el dije, el benjamin, el cupidito de aquellas.

2216 Mica. – Este parrafito no lo ha puesto U. debalde : alguna cosilla la dejó el Consul que fué á Norte-américa, como U. á Chiquimula. Umm…. estoy por ponerme de parte de Galvez : yo pensaba que su objeto de U. era vengar su direccion de rentas : hacerse hacerse gefe de Estado á fuerza de poner tachas á los que tienen el voto público, ó tal vez cumplir con algunas instrucciones de su desgraciado Arce; pero ya veo que sus mañas van mas lejos.

2317 Mica. Que me alegro compañero de verle variar de opinion de las cosas. Otra vez le he oido expresarse contra la misma persona, hasta el punto de decir que ese sujeto era un tonto ¿ Se acuerda de aquel impreso contra el dado por U. ? No estrañaré que de aqui á algun tiempo hasta U. el elogio del Dr. Galvez- Mayorga. No : eso jamas sucederá, á no ser que proponga la revocatoria de la ley de hacienda.

2418 Mica. Pues yo he oido decir que la revolucion debia haber comenzado en junio de 826. Por la disolucion del Congreso, y que el diputado Galvez negoció la consiliacion entre los diputados adictos á Arce que se habian retirado y los que habian quedado reunidos : que despues que se redujeron las cuestiones, tuvo con la expresidente dos conferencias para buscar el termino de cortarlas. Y me acuerdo que se le llegó á murmurar el empeño de transijir y de evitar el rompimiento sobre que U. mismo me ha dicho que lo aborrece por que su caracter es de procurar componerlo y empastelarlo todo ? como ahora escribe atribuyendole el rompimiento ? – Mayorga.- ¿ Y por quien no me fui á degradar de gefe de los chiquimulas ? ; baya ! ! no faltaba mas, sin que tu me vinieras á ensordecer el tabal con que quiero meter ruido contra él.

2519 Mica. En esto no habla U. mucha verdad compañero, por que existen originales las ordenes de prision que los intrusos dieron contra Galvez ; los oficiales que fueron á prenderlo, y los alcaldes que lo buscaron despues en la hacienda de S. Sebastian ; y existe la fianza bajo la cual se le dió despues por carcel la ciudad de la Antigua. – Mayorga. – Eso es decir que yo miento. – Tu dixisti le dijo Jesus á Pilatos.

2620 Mica. Tata, mire que el mundo me atribuirá á míestas especies, sabiendo que ando con U. – No ve que le preguntaran como sucedió el femómeno de hallarse en el centro de la rebolucion con una parte muy grande en ella, siendo tenido por traidor ? No cite al menos por testigos á los patriotas de la Antigua que ya lo desmintieron por la imprenta, dias pasados que escribió contra Galvez : diga que esto sucedió en aquel pueblo que esta lindando con la Noruega y Nicaragua. – Mayorga. – Tu te has empeñado con que yo escriba con la sequedad matematica : las flores, las licencias poeticas pegan mejor en esta clase de obras.

2721 Mica. ¿Y esta otra es tambien licencia poetica ? Mayorga. – Es tan cierto, como ser yo el mas dichoso en amores. – Mica. – ¿ Y en que conoce U. que tiene esta dicha ? – Mayorga. – en que cuando me arrimo á parlar con alguna, retira su silla – Mica. – Pero ese es desvio. – Mayorga. – Eso es no entenderlo : lo hacen por disimulo.

2822 Mica. – Esa carta que dice U. , la escribió Galvez por disposicion del gefe del estado que quien era secretario : – Mayorga. – ¿ Y á que efecto decirle en ella á uno que estaba dentro de la plaza que otro dia entraban en la Antigua de las tropas de Jonama que venia vencedor de los alto, con mil ponderaciones de la victoria ? – Mica. – No se haga bobo tata. No ve que en la Antigua apenas habia sesenta hombres de tropa : que la ciudad estaba expuesta por que el general Morazan se habia visto precisado a pasar su campo á Aceituno para cubrir á Terrelonge que estaba en Quesaltenango ; y que con este ardid de guerra se iba á evitar un golpe en una noche en que las tropas de los intrusos marchasen á aquella ciudad y que una de las razones por que se despacho á Galvez á los altos, fué por hacer que la division de Jonama se apresurase á venir – Mayorga – Mucho voy sospechando que tus esplicaciones sean parciales. – Mica. – No ve que va tambien mí honor en lo que U. escribe.

2923 Mica. No fué permiso compañero, sino comision que que se le dió invistiendole de todas las facultades extraordinarias del gobierno, para que asegurase y organizarse los departamentos de los altos. – Mayorga – ¡ Por cierto que fue lindo el uso que uso que hizo de la tal comision ! Levantar batallones con titulos pomposos ; exprimir á los propietarios á titulo de enemigos ; obsequiar á los rebolucionarios del Barrio con papeles y exencion de contribucion despues que eran reos para haber atacado a una autoridad constituida como hera Irisarri, pues hasta entonces no estaba declarado que era intruso ; y á la vuelta, como si hubiera hecho alguna gracia lo condecoró con la concesion de una medalla el Gefe del Estado : medalla que no recibió y que ahora se la hecharia yo en cara con algun pretexto ; bien que la octabo asi mismo el C. Manuel Ibarra y éste no debe ser ofendido por mí, por que no tiene ahora votos para gefe del Estado.

3024 Mica. Ya eso va con tierra y todo. Esa balija de correspondencia hacia cuarenta dias que la habia dejado depositada un correo : la habrió Galvez estando para regresar : habrió de ella lo muy preciso que pudiera servir como sirvió para el desempeño de su comision y lo demas lo remitió cerrado al general Morazan, en cuenta lo relativo á la intervencion amistosa que el gobierno de Mejico habia acordado para que se terminasen nuestra guerra ; y la apertura de correspondencia la verificó Galvez á presencia del gefe político y de los diputados actuales Gonzales y Vasconcelos que lo sirvieron en el desempeño de toda su comision. – Mayorga. Recurso á estos sujetos… son revolucionarios … son patriotas viejos …. Los nuevos hamantes que hemos discutido este papel somos los buenos.

3125 Mica. Pero no seria justo exijirle la responsabilidad por haber proporcionado cuarenta y cinco mil pesos al ejercito restaurador – Mayorga – Si lo es : mejor hubiera sido una ransacion como la que fué á proponer al loco de Merino que me quiso fusilar ¿ Bendito sea Dios que Dominguez vengo tirandoselo en S. Miguel sin forma de causa !

3226 Mica. Ahora si que estamos acordes, por que importa á la causa pública pintar servir á este bribon para que lo aborrescan los liberales ; y herege, para que lo detesten mas los serviles. – Mayorga. – Este es cabalmente el objeto con que le he plantado este parrafito y el que sigue.

33 Mica. No hable U. asi de su compadre, cuyo testamento ha visto ; y por asegurar, como acostumbra la cosa, deja á U. de albacea y tenedor de bienes Mayorga. – De veras es eso ? Pues no hay nada de lo dicho.

3427 Mica. Pero dicen que U. se negó á hacer la entrega por sus terribles descubiertas en no haber hecho inventarios despues de seis meses : en haber llevado no una cuenta sino un apunte de pulperia, la cual hasta ahora anda quien sabe como : que el comisionado Batres formó inventario de toda ante escribano ; y que en la cuenta de U. debe empezar con esta partida ,,, son data todas las temporalidades que no sabe cuales eran cuando yo las tome y por eso quise entregarlas asi á bulto, y el Dr. Galvez no lo consintió.. – Mayorga. – ¡ Ola ! con que ya la señora mona está de defensora de la hacienda ? ¿ Quien la ha hecho fiscal del ramo ? – Mica. – A U le debo, éste fabor.

3528 Mica Me acuerdo como si fuera ahora lo que fué a hacer Asturias ; confesó y se trabajo á la vista el expediente en que constaba que la entrega de estos bienes estaba ya acordada por U. y sus sicios : que éstos no valian arriba que cuatro mil pesos ; y que para dar el informe de que su valor era de veinte mil. U. lo sorpendió haciendole firmar en la calle. – Mayorga. – Es cuento, no puede uno hallar quien le ayude en sus intrigas ? Que le costaba á este hombre arrebiatarseme, como se me arrebiata ahora un porciencilla de mis escojidos ?

3629 Mica. ¿ Con que el hombre este no esta por los estancos ? – ¿ Que habia de estar ? Tiene la cabeza llena de novelerias, de libros franceses que tratan de hipocondria – Mica. – Ecomonia querrá U. decir. – Mayorga Eso es :

3730 Mica. Entonces resulta que tambien era contador y Tesorero, por que á estos les toca exijir las fianzas en tales casos – Mayorga. – No era ; pero seguramente los diríjia.

3831 Mica. ¿ Quien era ese Coelo ? – Mayorga. – Era aquel viejo mi compañero que dijo que era mas legitimo que yo y me dejo á oscuras.

3932 Mica. No se como podrá U. hacer para qué el público lo crea en esto. Los diputados son hombres de conocimientos y muchos de grande erudicion. Se les ha visto luchar contra el poder ¿ Como podrá, pues, persuadir que sucumben á un cualquier lleno de cosas feas ? Mayorga – Toma ! ! ! Dicieno que se megico que usa talisman, y que no anda solo como dicen las gentes.

4033 Mica. Pero no hay mal que por bien no venga : esto le proporcionará á U. la ocasion de ir á pelliscar marquezitas, condecitas y duquesitas. – Mayorga. – Dices bien : volveré á aquella hermosa capital, teatro de mis felices amores : areopago de mi elocuencia : veta de mis explotaciones : Rusia, Prusia y Alemania de mi vejez. – Mica. Pero cuide U. de llevar un chilillo con que hacerse respetar de los muchachos para que no le vuelvan á detener el caballo de la cola cuando se paseé en su zocin por las calles.

4134 Mica. Yo no he oido esto mas que á U. – Mayorga – ¿ Y con que yo lo diga no basta ?

4235 Mica. – Bien pudiera caber que se suplicio hubiese sido un asesinato juridico. – Mayorga – No le hace si el Dr. Galvez por quien no soy director de rentas está esto por la humanidad y las garantias, yo y los mios estamos por la sangre del inocente y por el despotismo judicial.

4336 Mica. – Y que será que á U. y á mi no nos arrastra. ? To me lo figuro como una carreta con seis yuntas de bueyes – Mayorga. – A nosotros no nos arrastra por que somos como la torre de Babel : duros como una roca : sutiles como el gaz : repulsivos como el úle. – Mica. ¡Que feas están sus comparaciones ! A mi me están entrando tentaciones de dejarme arrastrar á ver si me da algo el Dr. Galvez. – Mayorga. – Béstia ! si no tiene que dar. – Mica. – ¿ Cual es pues el cebo para que pase el anzuelo ? – Mayorga. – No lo comprendo.

4437 Mica. No sea necio compañero, no haga este paralelo. El Sr. Valle no está aislado : todos lo conocen y aprecian ; y si se ha retirado de los negocios públicos es por que asi lo quiere. El estado de la opinion de U. hará seguramente que aquel Sor sienta estos elogios como le abrán sido indiferentes insultos que otra vez le ha dirigido U. Ahora que hablamos del C. Valle ¿ Ya le pago U. aquellos realitos. – Mayorga. – No me interrumpas…

4538 Mica. – Tenga U. la bondad de instruirme en el pormenor de este caso. – Mayorga. – Sabrás que cuento entre mis servicios el haber ofrecido como enviado de esta Republica, al Gobierno mejicano, que no habria dificultad en que se tomase el partido de Soconusco. Esta noticia llegó al Congreso, y Galvez y otros diputados se levantaron contra mi. Dijeron que era un bobo : que estaba desacreditando la República : que la traicionaba ofreciendo ceder su territorio : que si por mi juzgaban en Méjico de los demás guatemaltecos, los tendrian á todos por simples. &. &. ¿ No tengo razon para quejarme del Congreso ó lo que es lo mismo de Galvez ? Y de Barrio ¿ Que diré ? Despues de medio año que le entregue la legacion y que me andube haciendo negocio por las minas, le fuí á pedir certificarse que lo habia estado ayudando en la misma legacion para que se me abonase aqui el sueldo. Se aegó á todo y me dijo : que el no concurria á un robo del tesoro de su patria. ¡ Ignorante ! Robo es salir al camino como lo hacen los salteadores ; pero ir uno á firmar su partida el la tesoreria : entalegar los pesos, y hecharlos á hombros de indios, y venirlos á disfrutar con tigo ; ¿ quien podrá decir que ésta es una accion contraria al 6.º mandamiento. ?

4639 Mica. No tengo antecedentes de esto. – Mayor. Pues es cierto, es borbonista. Alla en el año de ocho, este Galvez de ahora era un colegialillo : tendria algunos doce años y fué uno de cuatro jovencillos á quienes enseñaron para celebrar la jura de Fernando una cancion. Cuando este bribon tuvo 15 años fue denunciado al Gobierno y a la Inquisicion por insurgente heretico ; y esto confirma que cambia colores. Yo si que me mantengo de una temple : si vario, no es en cosas sustanciales. – Mica. Luego U. es ahora borbonista delator de insurgentes – luego es enemigo de la constitucion y tiene por legitimas á las autoridades supremas – Mayorga. – ¿ Yo ? Mica.. – Si, por que he visto la relacion de meritos que U. dirijió impresa á Fernando el año de 14., y los papeles que sobre lo demás escribió U. en Mejico y aqui el año de 27. – Mayorga. – Esas son cosas pasadas : ahora estamos en otra época.

4740 Mica. – Esto solo lo sabe U. por Filisola que dijo mil falsedades de los mejores patriotas. Mayorga, Filisola vale mas para mi qué un Santo Padre.

4841 Mica. Le doi el consejo de que no insista sobre las ultimos especies de este parrafo. Estoy cierta de que hai algunos expedientes de que no se podra U. desembarazar muy ligero. Y otras cosillas. Mayorga. Yo nada tengo que temer Mica. Yo por no parecer mui necia he dejado pasar muchas especies, quien sabe despues que resultados tendran.

49[ * ] Mica Este final merece un palmoteo.Es cópia que tirne su original en las cantilinarias. Mayorga. Mejores rasgos dije en Méjico subido en una mesa cuando los alegres me pedian en un bureo que les predicase Ahora lo he echo mintiendo en este papel, desde la primera hasta la última linea, como lo confieso para que Dios me perdon. Un beso mona mia que hemos concluido.

50IMPRENTA NUEVA.

51