Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.198.190.185', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : CALVO, Tomás : CALVO, Tomás

Ficha n° 3249

Creada: 16 febrero 2013
Editada: 02 marzo 2014
Modificada: 02 marzo 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 156

Autor de la ficha:

Eduardo MADRIGAL MUÑOZ

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

CALVO, Tomás

Datos biográficos sobre uno de los regidores perpetuos de más larga permanencia en el cabildo de Cartago durante el siglo XVII.
Palabras claves :
Elites, Costa Rica, Biografía
Cargo o principal ocupación:
Depositario general, Regidor perpetuo de Cartago
Casó:

1Eugenia de Abarca (1618-28 de junio de 1702, Test. 1650 y 1695; hija del alférez Gaspar Abarca de Alatras y Magdalena de Chávez)

Nació:
Hacia 1600 en Trujillo/Honduras.
Murió:
En 1669 en Cartago.
Padres:

1Miguel Calvo (1573-1639), Mariana Chinchilla (hija de Gaspar de Chinchilla y Elvira Díaz Jilera); don Miguel Calvo fue casado en 2ªs nupcias con María Pereira Cardoso (1592-1636)

Resumen:

1Tomás Calvo fue uno de los regidores perpetuos de más larga permanencia en el cabildo de Cartago (con alrededor de 34 años en el puesto de depositario general), tanto así que en su tiempo era conocido comúnmente – y así se le citaba en los documentos – como “el depositario Tomás Calvo”; el título que ostentó llegó así a convertirse prácticamente en parte de su nombre. También, con frecuencia, se le llamaba “el alférez Tomás Calvo”, debido a su grado militar.

2Los orígenes de este personaje resultan un tanto oscuros pues su padre, Miguel Calvo, natural de Sevilla, llegó a Costa Rica procedente de Honduras y aparentemente dotado de importantes riquezas, a inicios del siglo XVII. En la provincia de Honduras, había contraído nupcias con Mariana Chinchilla, hija del connotado escribano de Costa Rica Gaspar de Chinchilla. Después de la muerte de doña Mariana, don Miguel emigró con sus hijos y su suegra, Elvira Díaz Jilera (su hijo Tomás entre ellos), a Cartago, de manera que tenemos certeza de que nuestro personaje nació en Honduras y fue traído a Costa Rica en su niñez por su padre.

3La primera referencia documental que tenemos de él es la de un juicio ejecutivo que siguió en 1631 a Pedro de Arce, varias veces miembro del cabildo, quien era el apoderado de otros dos personajes no involucrados en la política de la provincia, a los que Calvo demandó. Luego, en 1632 Calvo fue avaluador de cierto solar en Cartago que debía formar parte de una carta dote y en 1638 fue albacea testamentario de su padre. También, en 1658 fue árbitro en una disputa de bienes entre los hijos de García Ramiro Corajo y la viuda de este.

4En cuanto a su carrera política, Calvo ocupó varios puestos de nombramiento anual en el cabildo de Cartago antes de comprar el regimiento. En 1641 fue alcalde primero de la Santa Hermandad y al año siguiente fue alcalde ordinario segundo. Para 1644 ya había comprado y había sido confirmado en el puesto de depositario general. Luego, en 1647 volvió a ocupar la alcaldía segunda ordinaria de la ciudad y desde 1650 fue elegido también mayordomo de propios de la corporación, puesto en el que fue reelegido sucesivamente hasta 1669, debido probablemente a sus conocimientos y experiencia en el manejo de las cuentas del cabildo, adqurido quizá a través del ejercicio del puesto de depositario. Los gobernadores coloniales con frecuencia citaban también su probidad como razón para reconfirmarle en el puesto cada año, cuando era reelegido. Fue, así, el mayordomo de propios que más tiempo duró en el cargo durante el siglo XVII pues, como se ve, prácticamente lo monopolizó por 19 años. Otros miembros de su familia, tanto política como saguínea, también fueron mayordomos y depositarios del cabildo, así como oficiales de Real Hacienda, lo cual da fé de su control de los asuntos de la administración económica provincial.

5En cuanto a sus actividades económicas, es probable que haya obtenido réditos de sus oficios en el cabildo. Además, Calvo también tuvo participación en la producción cacaotera y en negocios comerciales. Por ejemplo, sabemos que en 1668 Francisco López de Ortega le vendió la tercera parte de un cacaotal en Matina. A esta actividad también se dedicaron gran parte de los miembros de su entorno así como sus descendientes. También sabemos que en una ocasión, en 1663, José de Guevara y Sandoval se obligó con él a cargar una fragata con efectos en Caldera para vender probablemente en Panamá, lo que indica que puede haber tenido actividades comerciales, tal vez en asocio con este personaje, poderoso también, por demás.

6Siempre en lo referente a sus riquezas, tenemos también noticia de que Tomás Calvo poseyó esclavos. En 1659, por ejemplo, vendió una mulata para poder pagar un censo de 200 pesos a favor de capellanía fundada por Vasco Solano, hijo del conquistador Juan Solano. También compró una esclava al escribano Juan de Escobar Guijarro, otra a Catalina Palacios y otra a su sobrino Gaspar de Chinchilla, hijo de Catalina.

7Además de lo anterior, también sabemos que Calvo prestaba dinero a interés, pues varios personajes, como Gaspar Arias y Andrés de Esquivel, alcaldes de la Santa Hermandad en 1658 y 1649 respectivamente, estuvieron endeudados con él, como también lo estuvieron otro individuo menos conocido llamado Juan del Castillo, en 1661, y el propio José de Guevara y Sandoval, varias veces alcalde ordinario y postulante a regidor, en 1665.

8De manera opuesta, Calvo también contrajo deudas, pues existe constancia de que se obligó a favor de Gil de Alvarado en 1648. Este tipo de empréstotos pueden haber servido para invertirse en actividades lucrativas.

9También tenemos datos de que fue fundador de una capellanía, sin que sepamos exactamente la fecha de su fundación, aunque una sus hijas contrajo un préstamo con ella hacia 1702.

10En el ámbito de su actividad relacional, debido a la investidura propia de su regimiento, Calvo debe haber tenido relaciones con muchas personas, ya que en sus manos debían quedar depositados los bienes de los individuos que morían intestados, cosa que, además le dejaba un emolumento económico cada vez que ocurría. No hay muchas alusiones en la documentación a esto, pero podemos suponer que no fue un tipo de hecho infrecuente en su vida. Como ejemplo, podemos citar el caso en que se depositaron en sus manos, en 1654, los bienes inventariados de Marcos de Chinchilla, los cuales debían ser entregados en favor de los hijos de este.

11Además, Calvo también participó de la actividad relacional que puede ser seguida a través del estudio de las fianzas y cartas poder y que ha brindado ya tanta información acerca de las dinámicas relacionales de las elites coloniales.

12En este contexto, nos consta que fungió como apoderado y como poderdante de varios personajes. Existen datos de que concedió un poder para pleitos a un cierto Juan Fernández, así como al presbítero Alonso de Sandoval y a su esposa Eugenia de Abarca, todo esto en 1648. En algún momento, en 1650, fue de nuevo apoderado de su esposa y en otra ocasión, en 1657, dio poder general a Francisco Fernández de Miranda, regidor del cabildo igual que él.

13Siempre en lo relativo a su papel como poderdante y poderhabiente, sabemos que mantuvo este tipo de relación con miembros del clero. Podemos señalar que Calvo también fue autorizado por el presbítero Domingo de Echavarría Navarro para otorgar un poder para administrar los bienes de cierto fraile muerto hacia 1660, y que con el presbítero Alonso de Sandoval y un cierto Manuel Pérez fue apoderado del gobernador Juan de Obregón, quien nunca llegó a ejercer el cargo, en 1665.

14Como dato curioso, y siempre en línea con el estudio de sus relaciones de sociabilidad, sabemos por las escrituras referentes a deudas de juego referentes a él que aparecen en la documentación notarial, que el depositario Tomás Calvo era aficionado a los juegos de naipes.

15Como fiador, también entabló relaciones con diversos personajes, algunos situados en instituciones políticas coloniales o excluidos de ellas, pero presentes en actividades económicas lucrativas como la producción de cacao. Así sucedió cuando en 1655 fió por los reales tributos a Bartolomé de Marzana, corregidor de San Mateo de Chirripó y en 1665 cuando fue fiador de Juan de la Cruz y Mateo de Madrigal, conocidos cacaoteros y sin embargo no miembros de la elite política, en un juicio que siguieron contra Antonio de Acosta Arévalo, quien era el cacaotero más poderoso de la provincia y tampoco tuvo presencia en puestos políticos.

16Finalmente, como dato de su carrera vital pero también de su actividad relacional, sabemos bien que Calvo fue síndico del convento de San Francisco al menos desde 1655, a cuyo nombre solicitó su incorporación a la provincia franciscana de San Jorge de Nicaragua en 1661. Tomás Calvo testó en 1669 y procreó 9 hijos e hijas, una de ellas natural.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.