Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.211.0.142', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : LÓPEZ PEÑALVER Y ALCALÁ, Antonio : LÓPEZ PEÑALVER Y ALCALÁ, Antonio

Ficha n° 3432

Creada: 15 mayo 2013
Editada: 15 mayo 2013
Modificada: 15 mayo 2013

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 180 (aprox.)

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Jorge GONZALEZ ALZATE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

LÓPEZ PEÑALVER Y ALCALÁ, Antonio

La carrera en las Indias de un malagueño que ha obrado en favor de la difusión de nuevas ideas en el campo económico.
986
Palabras claves :
Minería, Alcaldía Mayor, Economía, Carrera
Cargo o principal ocupación:
Escribano Mayor de Cámara (1772-1781), Alcalde Mayor de Sonsonate (1784-1796)
Casó:

1Doña Anna María Chamorro en julio de 1768 en Nueva Guatemala, hija de Francisco Ignacio Chamorro Sotomayor y de doña Josefa Molina y Castilla oriunda de San Miguel.

Nació:
En 1745 en Málaga.
Murió:
Después de 1796 en España.
Padres:

1Don Juan Luis López de Peñalver natural de Granada y doña María Bernarda de Alcalá natural de Málaga.

Resumen:

1¿Era posible hacer una carrera en las Indias? La pregunta planteada tal cual por el historiador Michel Bertrand en un artículo publicado en la revista Les Annales, tras su engañosa simplicidad, esconde un fértil terreno de investigación. Según Bertrand, los oficiales de real hacienda que llegaron a lo largo del siglo XVIII, cada vez más numerosos, aunque es cierto que no modificaron las prácticas de gobierno, sí lograron realizar muchos de sus objetivos y obtuvieron de su estancia en las Indias cierto crédito profesional y social. ¿En qué medida el modelo se puede generalizar a otros oficiales reales, en particular a los que se desempeñaron en cargos subalternos como el gobierno de una alcaldía mayor? Con los datos reunidos hasta la fecha y con la idea de ver si se cumplieron los sueños de los inmigrantes, podemos seguir la carrera de Antonio López de Peñalver y Alcalá.

2Antes de entrar en las grandes etapas de dicha carrera, la cual implicó una estancia larga en el Reino de Guatemala, resulta interesante hacer una pequeña digresión sobre su familia de origen lo cual nos lleva primero a la figura de su padre, don Juan Luis López de Peñalver. Natural de Granada, fungió como oficial real de segundo rango en España y fue el autor de un curioso libro titulado “Ejercicio de las Ciencias que tratan de la Quantidad y Semanero Malacitano 1765-1766”. Pero es la figura de su hermano Juan López de Peñalver que más llama la atención por haber sido un destacado ingeniero y economista liberal, autor de varios ensayos y traductor de ciertas obras del físico y matemático suizo Leonhard Euler y del filósofo francés Montesquieu. Queda por demostrar la naturaleza exacta de la relación entre los dos hermanos, aunque consideramos probable que haya sido intensa.

3El 6 de octubre de 1766, el presidente de la Audiencia de Guatemala Pedro Salazar nombró a Antonio López de Peñalver administrador del Real Estanco de Tabaco de San Salvador. El presidente asentó en un documento que López Peñalver acababa de pasarse a las Indias “con el objeto de proporcionarse carrera en que pudiera ser útil al servicio del Rey”. Se trataba de un puesto nuevo y muy mal remunerado, confiado a un hombre capaz de defender los intereses reales ante los de las familias de la élite criolla, un hombre a la vez decidido a aprovechar sus nexos con ciertos comerciantes españoles radicados en la capital con el fin de hacer fortuna mediante actividades comerciales. Así en mayo de 1768 se obliga ante notario por 12.300 pesos a favor de Joseph de Plazaola. No era su primera incursión en las actividades comerciales pero la cantidad de mercancías entonces comprada representaba ya un riesgo bastante importante. Es posible que se haya casado en estos años con doña Anna María Chamorro, en julio de 1768, efectuando de esta manera un matrimonio estratégico con una hija de una de las familias más prominentes de Guatemala. Al parecer, ella apoyó con su fortuna los negocios de su marido porque en 1779 se obligó por cantidad de 4.687 pesos 4 reales, a favor del comerciante don Miguel de Molina.

4López Peñalver permaneció en el cargo de administrador de tabaco durante un año, al cabo del cual la Cámara de Indias le confirió la Alcaldía Mayor de San Juan de Teotihuacán en Nueva España. Tomó posesión del nuevo oficio en junio de 1771. Según varios testimonios, su celo por establecer escuelas para la enseñanza de los Indios fue notable. Sin embargo, antes de cumplir un año de servicio como alcalde mayor, López Peñalver se trasladó de vuelta a la ciudad de Guatemala con el fin de reemplazar al Escribano de Cámara Mayor de Gobierno y Guerra de la Audiencia de Guatemala Agustín de Guiraola y Castro, oficio por el cual tuvo que desembolsar 5.217 pesos y del cual obtuvo el título en 1772. Como registrador general, nuestro personaje estaba encargado de manejar las escrituras de toda la Audiencia, lo que suponía el acceso a información estratégica tanto en el campo político como en el comercial. Su sueldo, pagado por la Real Hacienda, superior a los 1.500 pesos, le aseguraba también un buen nivel de vida.

5En 1777, la señora doña Dolores Toscano le vendió un esclavo posiblemente para su servicio personal. En los años siguientes, López Peñalver efectuó varias transacciones del mismo tipo: le compró una pieza a Salvador Benavides en 1776 y dos piezas a los religiosos de Santo Domingo en 1779. Cedió también una pieza al ingeniero Joseph de Sierra . Es posible que estas compras hayan sido motivadas por un deseo de poner en evidencia su estatus social, aunque es igualmente factible que hubieran sido hechas con el fin de poner dichos esclavos a trabajar en su finca llamada Quesada y la aledaña a San José la Sacualpa ubicada en el Oriente alrededor de Jutiapa, posiblemente una estancia grande dedicada a la cría de ganado.

6En 1775, la Real Audiencia de Guatemala informaba que López Peñalver “ (…) era de bastante habilidad, activo y nada perezoso en el trabajo, de más que regular práctica en los negocios forenses y que en la actuación de las diligencias relativas a la translación de la arruinada Ciudad y reconocimiento del sitio donde debía verificarse se había manejado con particular esmero (….) ”. A pesar de toda la actividad administrativa que suponía la reconstrucción de una capital, López Peñalver no descuidó sus propios negocios. En asociación con Jacobo Tormoye y Espejo , Lorenzo Ximénes Rubio, Esteban Yúdice y Ambrosio Rodríguez Taboada (los cuales solían dar su fianza para sacar préstamos de la Iglesia) negoció varios contratos comerciales.

7A finales de 1781, López Peñalver renunció al cargo de Escribano Mayor de Cámara a favor de don Antonio Laparte. El presidente Joseph de Estachería le confirió la alcaldía mayor de Sonsonate en abril de 1784. En el ejercicio de este oficio, López de Peñalver hizo prueba de una gran voluntad reformadora, enfocándose en el desarrollo de la economía extractiva. Propuso la creación de un fondo para pagar el viaje de dos expertos alemanes que se dedicarían al fomento de los conocimientos técnicos en dicho campo. Para dar más peso a su proyecto escribió un Tratado de los Elementos de la Minería, cuyo texto no parece haber sido conservado, y solicitó a la corona que le facilitara una copia de toda la legislación anterior relativa a minas para incluirla en su trabajo. Sugirió también la idea de entablar una Escuela de beneficio de metales, la cual él mismo se proponía dirigir. La propuesta incluía un plan para mejorar las técnicas de extracción de sal con el fin de mejorar el abastecimiento de las minas. No obstante, a pesar de sus múltiples intentos, todo parece indicar que López Peñalver nunca obtuvo el apoyo financiero que él juzgaba necesario para poner en marcha sus proyectos.

8Además de su intensa actividad en el campo de la minería, López Peñalver renovó todos los jueces locales, dictando medidas estrictas para poner en cultivo nuevas tierras con el propósito de reducir el desempleo. Estableció nuevas escuelas para indígenas, mandó reparar los caminos y se iniciaron obras de distribución de agua en el pueblo de Ahuachapán. Hizo limpiar los Cacaguatales que habían sido abandonados y los desarrolló velando que los indígenas tuvieran tiempo para encargarse del cacao sin desatender sus propios cultivos. Introdujo el cultivo del añil y del algodón sin olvidar el trigo en las tierras frías de su jurisdicción. Para cerrar una lista ya impresionante hay que mencionar también las nuevas bodegas que se construyeron en Acajutla y un sistema de abastecimiento de agua dulce que él mismo ideó. Todas esas acciones dibujan el retrato de un hombre de la ilustración, al servicio del proyecto de reforma Borbónico, pero habría que disponer de documentos locales para evaluar la popularidad de su gestión.

9En 1794, don José Antonio López Peñalver quiso dar un giro importante a su carrera. Se decía cansado y pedía entrar al servicio de Dios con la esperanza de conseguir una prebenda en Nueva España. En enero de 1796 dejaba a don Manuel Cotón una alcaldía mayor profundamente remodelada por su gestión. A los 49 años de edad hizo imprimir su relación de méritos y servicios en Madrid donde estuvo en marzo de 1796 valiéndose de 35 años de experiencia en las Indias para proponer un proyecto de colonización de una isla cerca de Cuba con los emigrados de Santo Domingo. Estaba convencido que dicha tierra podía ser cultivada con los emigrantes a los cuales se podía añadir los reos de Cuba para trabajar según reglas que él había expuesto en proyecto presentado a finales de 1792 estando en Nueva Guatemala. Este proyecto compuesto de 101 puntos pudo haber sido el origen del proyecto de colonización que se realizó en el puerto de Trujillo algunos años después. Ignoramos si el entonces secretario honorario de su majestad, López Peñalver, logró ordenarse, aunque parece dudoso que lo haya hecho; sospechamos que murió en España. Sabemos que tuvo por lo menos una hija con doña Ana María Chamorro, doña María Dolores López Peñalver, quien en 1799 estaba casada con el comerciante Luis Cambronero y mantenía una cierta memoria de la carrera de su padre en Guatemala, la cual no fue tan exitosa como seguramente se había soñado en 1766.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.