Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.80.54.2', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : bibliografia : Las estructuras sociales de Nicaragua en el siglo XVIII. : Las estructuras sociales de Nicaragua en el siglo XVIII.

Ficha n° 3485

Creada: 04 julio 2013
Editada: 04 julio 2013
Modificada: 04 julio 2013

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 189

Autor de la ficha:

George LOVELL

Editor de la ficha:

Christopher LUTZ

Las estructuras sociales de Nicaragua en el siglo XVIII.

De acuerdo con Newson (1987), pero aparentemente realizando su estudio sin tener conocimiento de su trabajo, Romero Vargas indica que, en la época colo­nial, la región mesoamericana u occidente de Nicaragua se encontraba bajo el dominio español efectivo, mientras que la región no mesoame­ricana, o sea la parte oriental, estaba fuera del control imperial.
Palabras claves :
1684–1799, Población indígena, Población ladina, Cambio demográfico, Mortandad;, Epidemias, Fertilidad
Categoria:
Libro
Autor:

Germán Romero Vargas

Editorial:
Editorial Vanguardia
Ubicación:
Managua
Fecha:
1988
Reseña:

1De acuerdo con Newson (1987), pero aparentemente realizando su estudio sin
tener conocimiento de su trabajo, Romero Vargas indica que, en la época colo­nial, la región mesoamericana u occidente de Nicaragua se encontraba bajo el dominio español efectivo, mientras que la región no mesoame­ricana, o sea la parte oriental, estaba fuera del control imperial. El autor trata principalmente el tema de los grupos indígenas que vivían dentro de los límites de la región mesoamericana en el siglo XVIII. Los indígenas de la región no mesoamericana atraen su atención después de que fueron cristianizados o reasentados en áreas que estaban al alcance de la autoridad.

2El material censal que se halla en el Archivo General de Indias (Contaduría 815), el cual cita incorrectamente, es crucial en la recons­trucción de Romero Vargas. Los datos demográficos de Nicaragua corresponden al año de 1684. El autor agrega los “tributarios enteros”, el equivalente de las parejas de casados, y multiplica la cifra por un coeficiente de dos. Le suma a este total los “medio tributarios, reservados y laboríos” para llegar a una estimación de la población indígena total mayor de doce años de edad. El escrutinio de veintiún padrones realizados entre 1662 y 1817 indica que las personas menores de doce años constituían aproximadamente 30% de la población total, conocimiento que facilita los cálculos demo­gráficos.

3Después, compara los resultados del padrón de 1684 con el contenido del que se realizó en 1778, el cual se cree que se llevó a cabo más cuidadosa­mente que el de 1684. El análisis de estos dos padrones, recogidos con cien años de dife­rencia, revela que la población indígena de Nicaragua aumentó durante el curso del siglo XVIII. Sin embargo, el incremento global deja oculta cierta variación regional, pues Romero Vargas descubre que hubo un decreci­miento en el occidente, en Segovia por ejemplo.

4El examen de los padrones de los pueblos lleva a Romero Vargas a concluir que la mayoría de la población era menor de cuarenta años de edad. Aproxima­damente tres de cada cuatro personas no sobrepasaban esta edad debido a las crisis producida por fenómenos tales como terremotos, inunda­ciones, plagas de langosta y brotes de enfermedades. Aunque la documen­tación a la que tuvo acceso Romero Vargas no manifiesta explícitamente que las epidemias provenían del norte, la información cronológica dispo­nible (por ejemplo, la peste atacó primero en México y luego en Guatemala) sugiere tal patrón. Las epidemias que atacaron a nivel de provincia incluyen un brote de viruela y sarampión en 1693–1694, otra vez sarampión en 1769–1770 y nueva­mente en 1781. Es probable que esta última epidemia se originara en México más o menos un año antes. Lutz (1976) proporciona información que corrobora los datos para Guatemala en cuanto a las dos epidemias anteriores, lo que sugiere nuevamente que la propagación se produjo de norte a sur. Romero Vargas indica que las epidemias nos ayudan a comprender el estanca­miento y la disminución de las poblaciones indígenas, así como también las anomalías detectadas en las estructuras de las pirámides de edad, observación que también hizo Fry (1988) con respecto a Guatemala.

5Sin embargo, el alto nivel de fertilidad compensó la mortalidad producida por las epidemias, resultando en un incremento poblacional lento pero continuo en toda Nicaragua. La alta fertilidad se relaciona con: (1) la corta edad en la que los indígenas contraían matrimonio, realizándose algunas uniones a los doce o trece años; y (2) la frecuencia de contraer matrimonio por segunda vez. Otra de las razones del incremento poblacional en el siglo XVIII lo constituyó la migración, especialmente la incorporación a la vida colonial de los indígenas recién cristianizados conocidos como “caribes mansos”. Romero Vargas también describe y analiza las poblaciones española y ladina de Nicaragua, enfoque que va más allá de los términos de referencia que Newson (1987) se propone, lo que le suma considerable valor a esta obra. Sintetiza una gran cantidad de datos en forma de cuadros, pirámides poblacionales y apéndices.

6La región no mesoamericana de Nicaragua recibe amplia atención por parte de Romero Vargas en Las sociedades del Atlántico de Nicaragua en los siglos XVII y XVIII (Managua: Fondo de Promoción Cultural del Banco Nicaragüense de Industria y Comercio, 1995).

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.