Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.146.50.80', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Tributo a Pedro Kreitz : Tributo a Pedro Kreitz

Ficha n° 3590

Creada: 20 septiembre 2013
Editada: 20 septiembre 2013
Modificada: 20 septiembre 2013

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 1534

Autor de la ficha:

Jose Francisco MONTERROSO

Editor de la ficha:

Jorge H GONZALEZ ALZATE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Tributo a Pedro Kreitz

Es el propósito de este trabajo hacer un breve tributo a la persona de Pedro Kreitz. Es cierto que la información relacionada a Pedro es limitada, sin embargo, eso no impide que su figura quede honrosamente enaltecida por un par de informes en La Gaceta, y por medio de todos sus descendientes. El autor, un lejano descendiente, se propone informar y facilitar al público la búsqueda de algún eslabón relacionado a los Kreitz. También intenta despertar el interés de historiadores, sociólogos, y genealogistas en un sector muy poco estudiado, la contribución europea en la sociedad centroamericana.
1022
Palabras claves :
Genealogía, Pedro Kreitz, Migración, Europeos
Autor(es):
José Francisco Monterroso
Fecha:
Septiembre de 2013
Texto íntegral:

1

2No temas; la isla está llena de sonidos
y músicas suaves que deleitan y no dañan.
Unas veces resuena en mi oído el vibrar
de mil instrumentos, y otras son voces
que, si he despertado tras un largo sueño,
de nuevo me hacen dormir. Y, al soñar,
las nubes se me abren mostrando riquezas
a punto de lloverme, así que despierto
y lloro por seguir soñando.
Calibán, La Tempestad

3Sin importar el lugar en que se haya nacido o viva, el folklore encuentra en la tradición oral las mismas similitudes. Las leyendas y los mitos cumplen el propósito de transmitir algún mensaje, algunas veces críptico, otras veces muy sencillo. En ambos casos se encontrarán matices de veracidad. Por eso la tradición oral cumple un papel fundamental en cualquier cultura y se sigue transmitiendo de generación en generación, y aunque el hecho principal quede casi nulo, la esencia del mismo puede perdurar a través del tiempo.

4Relataba un guatemalteco que uno de sus apellidos y el de sus descendientes era prestado. Para reforzar tal alegación contaba una odisea trágica y fantástica que tenía algo de cierto. Según él, algunos de sus antepasados –una pareja alemana–, había naufragado cerca de tierras centroamericanas. El esposo curiosamente usaba una máscara que nunca se quitaba. En su intento de salvar a su esposa, muere ahogado. La esposa, quien estaba embarazada, sufrió un parto prematuro por aquella lamentable experiencia y dio a luz a un varoncito. En alguna isla exótica vivió la mujer y su hijo por un tiempo. El narrador contaba que fue allí precisamente donde uno de los apellidos que él refutaba fue adoptado. Más adelante la mujer se trasladó a Guatemala, donde otros parientes ya se habían establecido.

5¿Qué hay de cierto en este relato? Las respuestas se encuentran en una dispensa matrimonial de Federico Happekotte y Christina Kreitz, concedida en mayo de 18481. Éste es un valiosísimo documento en alemán, francés y castellano que entre varios datos, comprueba el trágico arribo de la familia Kreitz a territorio guatemalteco. En la página trece, Christina, viuda de Carl Stisttgen, testifica que el dieciocho de mayo del año anterior zarpaban desde Amberes con destino a Guatemala. Al llegar con éxito a Izabal e instalarse cerca de Gualán, su esposo, Carl, decide ir a buscar el equipaje. Para lograrlo debía cruzar el Río Motagua. Por ser tiempo de invierno las corrientes del río estaban altas y en su intento de cruzar a caballo, lamentablemente es arrastrado por las aguas y muere ahogado. Es muy difícil imaginar el sufrimiento que ha de haber experimentado Christina y el resto de la familia. ¿Cómo superar tan lamentable tragedia desde el mismo inicio que se pisa el suelo que abre sus puertas a una nueva vida?

6Aparte de Christina y su difunto marido, la familia posiblemente incluía a Mathias (Mathia) su padre, a su próximo segundo esposo, Federico, su hermano Pedro (Petrus), su cuñada Ana (Anna) María Kerp –quien estaba embarazada–, Johann Kerp, y posiblemente tres sobrinos, Johana Cristina, Catarina y Ana María2. El 2 de agosto, probablemente por complicaciones de embarazo, Ana María da a luz a un infante, el primer Kreitz guatemalteco, Juan Bautista, en honor a su tío y padrino del mismo nombre3. En su testimonio, Christina dice que inmediatamente después del trágico accidente, viajó a la capital guatemalteca a casa de sus hermanos, mencionando por nombre a Bernardino (Winand), quienes ya estaban radicados ahí. A lo mejor su hermano Pedro y el resto de la familia decidieran permanecer un tiempo en Santo Tomás y llegar a ser colonos ahí, sin embargo, también es probable que todos viajaran a establecerse en la capital.

7Además de la dispensa matrimonial, existen otras fuentes que ayudan a comprender mejor algunos datos de la numerosa familia Kreitz. Por ejemplo, un hijo de Bernardino cuenta la peligrosa y complicada experiencia que experimentó su familia al llegar a territorio guatemalteco. Cabe enfatizar que esto ayuda a entender, no solo a la familia en este trabajo, sino también a hacerse una idea de los grandes obstáculos y problemas que tenían que enfrentar todos aquellos europeos que desde la primera cuarta parte del siglo XIX se aventuraban a viajar a Guatemala, sin saber a ciencia cierta si las promesas de sus representantes políticos y de las autoridades guatemaltecas, de un paraíso exótico y de grandes riquezas, era la respuesta y solución a sus dificultosas vidas en El Viejo Continente.

8El hijo de Bernardino se llamaba Teodoro Guillermo Kreitz nee Boettgenbach (Theodore William, mayo 11, 1838 – 1912). En 1906 relató la complicada travesía que sufrió su familia al llegar a Guatemala a principios de 18444. La familia estaba compuesta por su tío Juan (Johann Sebastian Kreitz Wolter, nacido en junio 24 de 1805, padrino del Kreitz nacido en Gualán), su padre Bernardino (Winand Kreitz Wolter, nacido en mayo 9 de 1807), su madre –Ana Elizabeth nee Boettgenbach–, más sus dos hermanos, John Matthew (Mathias, septiembre 25, 1835 – septiembre 6, 1888) –intérprete de la dispensa–, y Johann Bautista (agosto 14, 1841 – agosto 11, 1890). El relato de Teodoro es fascinante por todos los datos que incluye y porque el narrador se transporta en el tiempo, a su pasado, cuando tan solo contaba con seis años de edad. Por ejemplo, dice que antes de llegar a la colonia de Santo Tomás, su familia tuvo que vadear un río, agotados y hambrientos, su padre, quien era un experto en armas, con un rifle de su propia manufactura, disparó a un mico, el cual frieron y consumieron. Rafael Carrera es mencionado en el relato y brinda su ayuda a los Kreitz. Ya radicada la familia en la capital, Carrera le pidió a su padre que mejorara los rifles de aquella época. Básicamente le encargó que les reemplazara los fusiles de chispa con un dispositivo de bloqueo de percusión. También lo comisionó para la invención de una cerradura especial para celdas de presos políticos. Bernardino también se dedicó al negocio de producción y exportación de cochinilla y zarzaparrilla. Por un tiempo se dedicó al negocio de sombreros de Panamá, los cuales enviaba a Francia y a su tierra natal. Teodoro menciona que radicaron en Guatemala más o menos dos años y que decidieron regresar a Alemania. Posiblemente en ese tiempo Bernardino convenció a su padre –Mathia–, y a sus hermanos –Christina y Pedro–, que era posible encontrar fortuna en Guatemala.

9Teodoro concluye su relato informando que por segunda vez su familia se aventuró en un riesgoso viaje marítimo para volver a Guatemala. Es factible concluir que unos meses después Mathias –el padre–, Pedro y su familia decidieran emigrar también. Esta vez Bernardino decide probar fortuna en los Estados Unidos y en 1850 abandona el país junto a su familia con destino hacia Illinois. Ese mismo año, Bernardino sucumbe al cólera morbus y muere. Otro cruel desenlace en tierras extranjeras, lejos del lugar que lo vio nacer. Teodoro menciona los logros y fallecimiento de sus dos hermanos. Juan Mateo tuvo diferentes desempeños, llegando a ser alguacil y tesorero del condado de Adams entre los años de 1871 y 1872. El otro, Juan Bautista, aprendió el oficio de talabartero y también tuvo privilegios gubernativos. El mismo Teodoro sirvió en dos cargos civiles. Se destacó al inventar una alarma contra fuegos y robo, y curiosamente, al igual que su tío Pedro, un aparato para la extinción de incendios.

10Petrus Wilhelmus fue bautizado el 20 de agosto de 1796. Siendo hijo legítimo de Mathia Kreitz y Magdalena Wolter5. De sus primeros años, al igual que la de sus otros hermanos se sabe muy poco. Sin embargo en la dispensa de su hermana, bajo testimonio, él declara que su difunto cuñado Carl y la familia vivieron juntos por cuatro años en una misma casa, en Zulpich. Además que fue en el taller del señor Stisttgen que él aprendió el oficio de harinero (confitero o repostero). Orígenes bastante humildes. En su obra, Los alemanes en Guatemala, Regina Wagner da razones de peso para explicar los motivos que tuvieron los germanos y europeos en general para emigrar a otras tierras. La autora habla de los inviernos fríos y malas cosechas que azotaron Europa a través de gran parte del siglo XIX. Por lo tanto, los más afectados fueron los sectores agrícolas6. En el caso de los Kreitz, muy poco se podía hacer en repostería, herrería o en otros desempeños que tuvieran que ver con la tierra. La alternativa era buscar nuevos horizontes, principalmente en las Américas.

11Guatemala abrió sus puertas a la europeización el 22 de enero de 1824, en pleno nacimiento de la República Federal7. Fue establecido un decreto muy generoso que beneficiaba en particular a los agricultores. Se le prometía a los matrimonios terrenos de hasta mil varas. Los solteros que se casaran con mujeres indígenas recibían el doble. Lamentablemente, aquellos eran tiempos de tormentas políticas, y aunque quizá hubo buena voluntad de parte de los gobiernos europeos y guatemalteco en un beneficio mutuo, continuos acuerdos en sectores y fechas diferentes llevaron a una catástrofe inhumana, la cual culminó con la creación de la colonia en Santo Tomás. En 1841 se lleva a cabo un acuerdo entre el gobierno de Rafael Carrera y la Compañía belga de colonización. Así empieza entonces un proyecto sistemático que tan solo conlleva a la ruina de aquellos pobres extranjeros que lo habían dado todo a cambio de un mejor lugar para vivir8.

12Si Pedro Kreitz fue colono de Santo Tomás, a diferencia de otros conciudadanos que decidían abandonar aquél infierno y emigrar a otras partes del continente, o simplemente volver a su tierra natal, él optó inmediatamente por mudarse a la capital. La dispensa de Christina menciona que un año después de la tragedia todos los implicados eran “avecindados en la ciudad”. Colono o vecino, ha de haber sido muy complicado para un hombre de familia de más de cincuenta años empezar una vida nueva, fuera ésta en un lugar tan inhóspito como la colonia de Santo Tomás o en una capital tan llena de problemas sociales. Guatemala se encontraba entonces con una economía resquebrajada por las constantes luchas internas y entre los países del istmo. Agréguese al problema la idiosincrasia de la cultura guatemalteca, la cual se ha caracterizado por su desconfianza y poca amabilidad en contra del extranjero desde los tiempos de la conquista. Aun así, Pedro y su familia se afianzarían a su nuevo país y llegarían a ser ciudadanos responsables, celosos y empáticos con el prójimo. Tómese como ejemplo este anuncio que da crédito a la intervención de Pedro en un incendio a principios de 1853:

13“El 10 del corriente a las doce de la noche, estalló un incendio en la calle llamada de la Bouseles, quemándose dos casas y padeciendo otra bastante. Varias personas ocurrieron inmediatamente, con lo que se logró que no se estendiese el fuego a las casas contiguas. Se nos ha dicho que entre los que más actividad mostraron esa noche, se hizo notar Mr. Kreitz, herrero alemán, que acudió con una bomba de incendio que hizo maniobrar con prontitud en los puntos donde se había propagado el fuego9” (sic).

14¿De dónde había adquirido la bomba contra incendios Pedro? Es probable que él o alguno de sus hermanos haya adquirido o tenido la idea de un aparato contra fuegos ya implementado en Europa, o que fuera de su propia invención. Aparte de tal ingenio, el énfasis aquí recae en su bondad y presteza para ayudar a sus semejantes. Nótese que el siniestro al que acude Pedro es a media noche. Tremenda ha de haber sido la sorpresa de los testigos, al ver como un hombre mayor con su bomba de incendios extinguía la propagación del fuego. La gran generosidad de Pedro se hace notar nuevamente en 1854 cuando contribuye monetariamente para ayudar a los hermanos salvadoreños, quienes a finales del mes de abril habían sufrido el embate de un fuerte terremoto10.

15En 1854 solicitó un ejido con el propósito de establecer su taller de herrería11. A pesar de sus años, es de admirar su esmero por salir adelante. Es muy probable que la familia se estableciera en la actual Zona 1, ya que fueron feligreses de la Parroquia El Sagrario. En esa época las zonas y barrios estaban divididos y asignados a ciertas parroquias. Fue en esa iglesia donde quedaron registradas uniones matrimoniales y defunciones, además de otras pruebas que los identifica de haber servido como padrinos y testigos de bautismos y bodas. Por ejemplo, el 31 de diciembre de 1855 aparece la esposa de Pedro, Ana María, como madrina de Rodolfo Silvestre Stefens Nas12. ¿Qué era de los hijos?

16En un número de la Gaceta de 1857 se anuncia la entrada al país de dos de sus hijos, Teodoro y Enrique3. A principios de 1858 Teodoro tenía una confitería en La Calle del Hospital frente a Variedades, actual Zona 14. Probablemente aprendió el oficio de repostería con su padre Pedro. Fue precisamente en ese negocio donde también estableció un negocio de cerveza, dando inicio de esa manera a la influencia licorera alemana en aquel entonces y que permanece hasta estos días haciendo eco en La Cervecería Centroamericana. En su página web dicha empresa da crédito a la innovación de Teodoro:

17Bq. “Otro ciudadano de origen alemán, Teodoro Kreitz, procedente de El Salvador, quien gozaba de buen nombre, ya había participado en una junta para fundar el Hospital General y además era propietario del hotel Alemán en ese país vecino, inauguró una cervecería de su propiedad el 14 de enero de 1858. El evento, difundido en los diarios, prometía que en el estanco se vendería esta bebida fabricada por él mismo15”.
Sí, Teodoro vivió un tiempo en Guatemala y luego decide probar fortuna en el país vecino de El Salvador, probablemente reubicándose en 1859. En tal nación, Teodoro sobresalió en gran manera por todos sus servicios filantrópicos y por ser un ferviente católico. Se unió en matrimonio con la salvadoreña Carmen Aguilar en enero 14 de 186516. Parece que solo procrearon una hija, Cristina Mercedes, bautizada en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced, en septiembre 8 de 186817. Es justo suponer que la nombraran Cristina en memoria de una hermana de Teodoro, fallecida en junio 28 de 1866, posiblemente a consecuencia de un parto difícil en el nacimiento de su hijo, Pablo Francisco Fischbach Kreitz18.

18Teodoro había servido de testigo en el matrimonio de su finada hermana, el cual tuvo lugar en 186119. Cristina, la hija de Teodoro, sobresalió por seguir el ejemplo de sus padres en ayudar al prójimo. Es de notar también que fue abuela de María Vilanova Castro (hija de José Antonio Vilanova Kreitz20). María a su vez fue esposa del más sobresaliente presidente que administrara a Guatemala, Jacobo Arbenz de Guzmán.
Varios periódicos salvadoreños de la segunda mitad del siglo XIX, constantemente anunciaban las obras de caridad que llevó a cabo Teodoro y su familia. Él sirvió por varios años como hermano mayor del Hospital General y Hospicio y constantemente organizaba loterías con el fin de recaudar fondos para servicios de salud para personas pobres21. Del deceso de Teodoro no hay registro conciso. Curiosamente, en 1894 aparece un aviso judicial en el Diario Oficial, donde se mencionan “unos terrenos de la sucesión de Teodoro Kreitz”, indicando de tal manera que a lo mejor, o ya había fallecido, o había preparado su testamento22. En 1901 muere su esposa Carmen y su acta de defunción indica que ya era viuda23. Una triste tarjeta postal en la sección de cartas rezagadas de 1907 anunciaba que había muerto sin indicar fecha alguna24.

19Hubo dos hijos más de Pedro en El Salvador, Carlos y Enrique. Carlos sobresalió como naturalista llevando a cabo investigaciones de diferentes especies de aves en los ya desaparecidos bosques y en las faldas de un volcán, no solo de El Salvador, sino también en territorios de Honduras y Nicaragua. De hecho, envió a Alemania sus descubrimientos25. Se casó con Carmen Lucrecia Torres en 187726. Con ella tuvo una prolífica familia. En su acta de matrimonio sobresalen como padrinos y testigos, sus hermanos Teodoro y Enrique27. Carlos falleció de ochenta años en 1919 y su acta de defunción indica que sus padres fueron Pedro Kreitz y María Lamian28. Enrique ingresó a Guatemala junto a su hermano Teodoro en 185729. Fue otro hijo de Pedro que decidió probar fortuna en El Salvador. El 11 de febrero de 1891, a sus 52 años contrae matrimonio con Paulina Chávez Corsio30.

20De los otros hijos de Pedro que permanecieron en Guatemala, ya se mencionó que Johana Cristina falleció en 1866. Juan Bautista –el nacido en Gualán–, es muy probable que usara diferentes nombres, entre ellos Guillermo y Jorge. El primero aparece como el padre de Adolfo Betancourt (hijo ilegitimo), quien en mayo 31 de 1898 contrae matrimonio con Teresa Rivera31. Cabe resaltar que Guillermo falleció el 20 de noviembre de 1880. Con ese nombre se registra cuando sus restos fueron exhumados32. Sin embargo, su acta de defunción lo identifica como Jorge33. Ambos documentos identifican a la misma persona, ya que registran la misma fecha de defunción y la misma edad de 30 años. Aunque Juan Bautista nació en 1847, no se ha encontrado algún registro parroquial que pruebe que Pedro y Ana María hubiesen tenido otro hijo en Guatemala. Por lo tanto, es justo considerar que a lo mejor Juan Bautista fuera el mismo Guillermo o Jorge.

21Otra de las hijas de Pedro, Catarina, contrajo matrimonio con Manuel Antillón alrededor de 1854. Fruto de esa unión fue Pedro Francisco, quien murió de un día34. En algún momento esta familia se mudó a El Salvador, y ahí otra hija, Josefina, a los dieciséis años se casa con Asunción Álvarez35. En tres años queda viuda y en 1880 se vuelve a casar, esta vez en Cobán con Fidel Ponce36.

22En abril de 1862, Ana María se une en matrimonio a José María Castellanos37. Más adelante, don Chema adoptaría el apellido Villalobos de un General, don Mariano Villalobos38. Es precisamente este apellido el cual ponía en tela de juicio el guatemalteco citado al principio. José María fue hijo natural de Marta Castellanos y nació un 17 de octubre de 183539. Curiosamente, el padre adoptivo tuvo un hermano de padre y madre, llamado José María Villalobos40. De hecho, estuvo casado con una señora de apellido Antillón41. A lo mejor la máscara que usaba aquel mítico alemán sea una simple metáfora que simbolice algún tipo de intrigas y secretos que el tiempo se encargó de encubrir. Aunque esta observación raya en la especulación, existen algunas obras que se prestan para esta interpretación e impulsan a cuestionar las intenciones que ha de haber tenido José María para hacerse pasar por su tío42.

23Ana María Kreitz Kerp y José María Villalobos tuvieron una fructífera familia, con una larga descendencia que persiste hasta estos mismos días. Un censo que se llevó a cabo en 1877, no solo enumera a todos los hijos, sino también que José María, al igual que su suegro Pedro Kreitz, se dedicaba a la herrería43. José María falleció en 1908 y su mujer, Ana María en 191044.

24Así concluye la presentación de todos los hijos de Pedro Kreitz y Ana María Kerp y sus respectivas familias, sus logros y contribuciones en las sociedades en que vivieron. Tristemente, los últimos días de Pedro fueron tan trágicos, como la odisea que enfrentó a su llegada a Guatemala. A los sesenta y dos años sufre un fatal accidente con un rifle. Éste se dispara inesperadamente y le causa una herida mortal. Irónicamente se recordará que uno de sus hermanos había sido comisionado por Carrera para mejorar las armas de aquel entonces, que no solo eran estruendosa, sino también muy peligrosas en su manejo. Aparte del gran carácter y fuerza de espíritu que lo hizo superar todas las barreras que enfrentó en su país de adopción, no pudo, aun de que ha de haber sido muy fuerte físicamente, recuperarse de aquella herida mortal45. Y es que Pedro estuvo por varios días sufriendo aquella lamentable tragedia. La Gaceta dignamente le dedicaba un póstumo adiós:

25“El día 7 del corriente murió en esta ciudad D. Pedro Kreitz, herrero aleman, sugeto que por su honradez, inteligencia en su arte y laboriosidad, habia sabido grangearse la simpatia y el aprecio de cuantas personas lo conocian. El disparo casual de un rifle, cuya bala le hizo una herida que desde el principio pareció muy grave, fue el que originó la muerte de Kreitz. Rodeado de los cuidados de su familia católica como él, y como él también honrada y modesta, ha bajado al sepulcro este escelente artesano, causando su muerte un verdadero sentimiento al público, cuya justicia no reconoce rangos ni categorías, y se inclina ante la virtud, aun cuando la encuentre en las condiciones mas humildes de la sociedad46” (sic).

26Los restos de Pedro se pusieron a descansar en el antiguo Cementerio San Juan de Dios. Su esposa, Ana María Kerp vivió por diecisiete años más y fallece en 1876. Cuatro años después fallecía Guillermo. A lo mejor por falta de recursos, los restos de Pedro y Ana fueron puestos en un mismo nicho. Sin embargo, en 1910, un nieto, Antonio Villalobos Kreitz, pedía permiso para exhumar los restos de los tres para darles una digna y honrosa sepultura en un osario del mausoleo familiar en el nuevo Cementerio General47.

27 Se siente un profundo vacío al contemplar las tristes experiencias de la gran familia Kreitz en Guatemala. Aun así, es de admirar y de sumo respeto el ahínco y la sobresaliente dignidad que desplegaron para enfrentar las adversidades. El autor espera haber hecho justicia al recordar, aunque brevemente, la figura de Pedro Kreitz. A lo mejor algunos encuentren innecesario haber sacado a la luz algún hecho que ellos consideren no viene al caso. Sin embargo, no fue la intención manchar el buen nombre o reputación de alguien, sino manifestar el candor que debe desplegar cada ser humano con su semejante. A pesar de ello, si se ha ofendido a alguien, como concluye Próspero en La Tempestad, “libéreme también vuestra indulgencia.”

28Notas de pie de página

291 El archivo eclesiástico está disponible en : Archivo Histórico Arquidiocesano Francisco de Paula García Peláez, Fondo Diocesano. Dispensa matrimonial de Federico Happekotte y Cristina Kreitz, mayo 2 de 1848, Caja 258.

302 En la dispensa aparecen dos Matías. El primero, firma y testifica como el padre de Christina en la primera boda de ésta con Carl Stisttgen. El segundo sirve de intérprete y es el nieto del otro Matías, quien junto a su familia, ya se había establecido en la capital antes de 1848. Erróneamente, en algunas obras aparece como Matthew. Era costumbre en aquéllos tiempos traducir los primeros nombres de una manera aproximada a su equivalente en los países que se emigraba. Por esta razón, los nombres verdaderos aparecen en paréntesis. Véase la obra en la cita 4.

313 “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Zacapa, Gualán, San Miguel Arcángel: Bautismos 1839-1905” (imágenes 68 y 97, consultadas julio 31, 2013).

324 David F. Wilcox, Quincy and Adams County History and Representative Men, (Chicago: Lewis Publishing, 1919), págs. 397, 398.

335 Kirchenbuch, 1670-1801 ( Parish register transcripts of baptisms, marriages and deaths for Füssenich and Jüntersdorf, Rheinland, Preußen, Germany ). Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org . (Film No.: 174371, visto marzo 20, 2013).

346 Regina Wagner, Los alemanes en Guatemala 1828-1944, (Guatemala: Editorial IDEA, 1991), págs. 5-14.

357 Pedro Pérez Valenzuela, Santo Tomás de Castilla: Apuntes para la historia de las colonizaciones en la costa Atlántica, (Talleres de la Tipografía Nacional de Guatemala, Centroamérica, Guatemala, C.A., 1956), págs. 7-10.

368 Gaceta Oficial (2 noviembre de 1844). El gobierno admite los grandes problemas que sufren los colonos. Hubo 60 víctimas mortales por fiebre, ya que las medidas de sanidad eran precarias. Los colonos también se quejaban del maltrato de las autoridades, obligándolos a abandonar el país o mudarse a la capital. Véase también “América Central” en Gaceta Oficial (22 agosto, 1842). Una año después de dichos acuerdos entre el gobierno belga y el guatemalteco, había mucho optimismo con la nueva colonia, y hasta se aludía a que se presentaba una oportunidad única que finalmente abriría las puertas al desarrollo en toda Centroamérica, dando final al estanco desde la conquista de los españoles.

379 Gaceta de Guatemala (18 de marzo de 1853).

3810 Gaceta de Guatemala (19 de mayo de 1854).

3911 Gustavo Palma Murga, Índice General del archivo del Extinguido Juzgado Privatibo de Tierras (Gavarrete) , Boletín AFEHC N°39, publicado el 23 de noviembre 2008 ; Véase también la página 45 de Los alemanes en Guatemala de Regina Wagner.

4012 “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, El Sagrario: Bautismos 1848-1857” (imagen 186 accedida agosto 1, 2013).

4114 Gaceta de Guatemala (21 de mayo de 1857).

4215 Gaceta de Guatemala (14 y 16 de enero de 1858).

4316 Historia de Cervecería, http://www.cerveceriacentroamericana.com/historia-de-cerveceria/el-estanco-de-la- cerveza/-
cerveza/ (Consultada en agosto 2 2013). En 1862 se anuncia el Hotel y Cervecería Alemana de Kreitz y Cousin en El Salvador. Véase la edición salvadoreña de Gaceta Oficial (3 de diciembre de 1862) pág. 7.

4417 Archivo Histórico Arzobispado de San Salvador. Acta matrimonial de Teodoro Kreitz Kerp con Carmen Aguilar (consultada julio 30, 2013). Ver también: “El Salvador, registros parroquiales y diocesanos, 1655-1977.” Index and images, FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Nuestra Señora de la Merced: Matrimonios 1840-1944” (imagen 103, accedida enero 1 2013).

4518 “El Salvador, registros parroquiales y diocesanos, 1655-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Nuestra Señora de la Merced: Bautismos 1855-1871” (imagen 669, vista agosto 6, 2013).

4619 Acta de defunción de Cristina: “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. [https://familysearch.org] : “Guatemala, El Sagrario: Defunciones 1830-1870” (imagen 260, vista agosto 6, 2013). Certificado de bautismo de Pablo Francisco Fischbach Kreitz: “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “El Sagrario: Bautismos 1864-1869” (imagen 123 accedida agosto 6, 2013).

4720 Archivo Histórico Arquidiocesano Francisco de Paula García Peláez, Fondo Diocesano. Diligencias matrimoniales de Francisco Fischbach y Cristina Kreitz diciembre 14 de 1861, Caja 283.

4821 María Vilanova de Arbenz, Mi esposo, el presidente Arbenz (Guatemala: Editorial Universitaria. Colección: Documentos Vol. No. 4. Universidad de San Carlos de Guatemala, 2000), pág. 3. Es posible que su bisabuelo, Teodoro, naciera en Bohn. La autora hace notar que todos sus ancestros alemanes eran de esa parte de Alemania, aunque la dispensa de Christina, y base de este trabajo, comprueba que todos los involucrados y testigos eran de Zulpich, en la Renania de Prusia. Otro posible error es cuando dice que los Kreitz ‘habían invertido en El Salvador a principios del siglo diecinueve’. Ya se ha expuesto que los primeros emigraron a Guatemala en 1844. Para verificar la boda de los abuelos de María véase: “El Salvador, Registro Civil, 1815-1910.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Matrimonios 1880-1892” (imágenes 132 y 133).

4922 Ver cita 15 además del periódico La República: Diario Político, Literario y de Anuncios, No. 61 (27 de abril de 1885), pág. 2.

5023 Diario Oficial (13 de septiembre de 1894), pág. 5.

5124 “El Salvador, Registro Civil, 1815-1910.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Defunciones: 1900-1902” (imagen 362 accedida agosto 29, 2013).

5225 Diario Oficial (26 de septiembre de 1907), pág. 4.

5326 Donal R. Dickey y A. J. Van Rossem, The Birds of El Salvador. Zoological Series Field Museum of Natural History. Vol. 23, Publication 406 (Library of the University of Illinois at Urbana-Champaign, marzo 21, 1938), págs. 13, 286.

5427 “El Salvador, registros parroquiales y diocesanos, 1655-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Divino Crucificado de El Calvario: Matrimonios 1869-1931” (imágenes 57 y 58 vistas agosto 13, 2013).

5528 Ver cita 13.

5629 “El Salvador, Registro Civil, 1815-1910.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Defunciones 1919-1920” (imagen 61 vista abril 15, 2013).

5730 Ver nota 13.

5831 “El Salvador, Registro Civil, 1815-1910.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Matrimonios 1880-1892” (imágenes 216 y 217 vistas agosto 28, 2013).

5932 “Guatemala, Registro Civil, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala: Matrimonios 1898” (imágenes 658-664, consultadas febrero 27, 2013).

6033 “Guatemala, Registros Civiles, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, Exhumaciones 1910-1914” (imagen 19 consultadas agosto 26, 2013).

6134 “Guatemala, Registros Civiles, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : Guatemala, Defunciones 1877-1881” (imagen 687 vista agosto 26, 2013).

6235 “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, El Sagrario, Defunciones 1830-1870” (imagen 112, vista febrero 15, 2013).

6336 “El Salvador, registros parroquiales y diocesanos, 1655-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “San Salvador, Arquidiócesis de San Salvador: Información matrimonial 1875-1876” (imágenes 161-168, consultadas febrero 27, 2013).

6437 “Guatemala, Registros Civiles, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Alta Verapaz, Cobán: Información matrimonial 1879-1880” (imágenes 463- 476, consultadas agosto 1, 2013).

6538 Archivo Histórico Arquidiocesano Francisco de Paula García Peláez, Fondo Diocesano. Información matrimonial de José Castellanos y Ana María Kreitz, abril 28 de 1862, Caja 286.

6639 “Guatemala, Registro Civil, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala: Items 1-3, Reconocimientos 1930-1931. Item 4, Defunciones 1877-1878” (imag. 619, consultada agosto 16, 2013).

6740 “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Mixco, Santo Domingo: Bautismos 1830-1920” (imag. 121, accedida agosto 16, 2013).

6841 El acta de defunción del General Mariano Villalobos dice que era hijo legítimo de Mariano Villalobos y Leandra Flores. Los mismos padres que aparecen en el acta del segundo matrimonio de José María. Para confirmar estos datos, véase, “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, El Calvario, Matrimonios: 1820-1920” (imag. 151, vista agosto 28, 2013).

6942 “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, San Sebastián, Defunciones 1721-1877” (imag. 628, vista agosto 16, 2013). Véase también la cita 34 donde aparece el apellido Antillón ligado a los Kreitz.

7043 El hermano del General Mariano Villalobos falleció en 1868 como indica la cita 39. Curiosamente hubo un pleito entre una hija biológica de don Mariano, Adela Villalobos y José María, el hijo adoptivo. Se disputaban una herencia. Sin embargo, el acta de defunción del General dice que murió intestado. Lo peor del caso es que el hijo se hace pasar por su tío. Puede verse el pleito legal en: Gaceta de los Tribunales de la República de Guatemala: Publicación de la Presidencia del Poder Judicial, (1881). Artículo, “Sala tercera de la Corte de Justicia: Guatemala, Febrero 16 de 1881” (pag. 67). Obra consultada en La Red, agosto 28, 2013. Disponible en el siguiente enlace: http://books.google.com/books?id=8pArAQAAMAAJ .

7144 “Guatemala, Ciudad de Guatemala, censo, 1877.” Index and images. FamilySearch, http://familysearch.org : (imagen 63, accedida junio 17, 2011).

7245 Defunción de José María: “Guatemala, Registros Civiles, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : Guatemala, Defunciones 1907-1908” (imag. 489, consultada agosto 1, 2013).
Defunción de Ana María: “Guatemala, Registros Civiles, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : Guatemala, Defunciones 1909-1910” (imag. 318, vista agosto 1, 2013).

7346 Véase la cita 20. María Vilanova observa que un ancestro herrero era tan fuerte físicamente, que en una ocasión cuando le montaba herraduras a un caballo, éste le dio una coz y que el ancestro le dio tremenda mordida y aquietó al animal, el cual nunca más se atrevió a patalear. Posiblemente el personaje que recordaba María era Pedro Kreitz.

7447 Gaceta de Guatemala (mayo 12 de 1859). Recuérdese que Rafael Carrera ayudó a los primeros Kreitz que emigraron a Guatemala y es muy posible que él supiera que Pedro era hermano de Bernardino.

7548 “Guatemala, Registros Civiles, 1877-2008.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, Exhumaciones 1910-1914” (imágenes 17-19 consultadas agosto 1, 2013). Para el acta de defunción de Pedro Kreitz, véase “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch.org : “Guatemala, El Sagrario: Defunciones 1830-1870 (imagen 167, vista agosto 19, 2013). Para la de Ana María, “Guatemala, registros parroquiales y diocesanos, 1581-1977.” Index and images. FamilySearch. http://familysearch org org : “Guatemala, El Sagrario: Defunciones 1824-1885” (imagen 191, verificada agosto 20, 2013).

76

Para citar este artículo :

José Francisco Monterroso, « Tributo a Pedro Kreitz », Boletín AFEHC N°57, publicado el 04 junio 2013, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=3590

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.