Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.163.157.48', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : Límites de la Nueva Granada en Centroamérica: la polémica con Gran Bretaña en torno a la posesión de la Costa de Mosquitos a mediados del siglo XIX : Límites de la Nueva Granada en Centroamérica: la polémica con Gran Bretaña en torno a la posesión de la Costa de Mosquitos a mediados del siglo XIX

Ficha n° 362

Creada: 03 julio 2005
Editada: 03 julio 2005
Modificada: 09 enero 2011

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 2
Total de visitas : 8870 (aprox.)

Autor de la ficha:

Lucia DUQUE MUÑOZ

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Límites de la Nueva Granada en Centroamérica: la polémica con Gran Bretaña en torno a la posesión de la Costa de Mosquitos a mediados del siglo XIX

El tema de las fronteras internacionales fue uno de los aspectos fundamentales enfrentados por los Estados hispanoamericanos a todo lo largo del siglo XIX.
Palabras claves :
Fronteras internacionales, Siglo XIX, Nueva Granada, Colombia, Costa Rica, Gran Bretaña, Costa de Mosquitos
Autor(es):
Lucía Duque Muñoz
Categoria:
Inédito
Texto íntegral:

1El tema de las fronteras internacionales fue uno de los aspectos fundamentales enfrentados por los Estados hispanoamericanos a todo lo largo del siglo XIX. Como ocurrió en los demás países resultantes del imperio español, en el caso de la Nueva Granada el punto de partida para la definición de límites fue el principio del Uti Possidetis Juris de 1810. El Uti Possidetis – voz latina que denota “como posees, seguirás poseyendo”- significaba que los nuevos países debían respetar las fronteras que tenían en el momento en que se inició el proceso de independencia.
Sin embargo, este precepto no solamente no condujo a una fácil solución de la cuestión limítrofe, sino que probablemente planteó más interrogantes que respuestas. En el presente artículo, se estudiará la polémica surgida hacia mediados del siglo XIX en torno al problema de los límites de la Nueva Granada en Centroamérica, a raíz de la intervención británica en la Costa de Mosquitos1. En efecto, mucho antes de la separación de Panamá (1903), la Nueva Granada sostuvo una apasionada polémica con Gran Bretaña por la posesión de la Costa de Mosquitos, en litoral atlántico centroamericano.

La cuestión limítrofe entre Costa Rica y Nueva Granada

2La frontera entre Nueva Granada y Costa Rica no logró definirse a todo lo largo del siglo XIX. En 1825, la entonces Confederación Centroamericana y la Unión Colombiana, firmaron un convenio según el cual, mientras el límite no se precisara oficialmente, ambas repúblicas debían respetar el statu quo en la posesión y administración de sus territorios2. Con ello se entendía que Centroamérica ocuparía lo correspondiente a la antigua Capitanía General de Guatemala y Colombia, lo perteneciente al antiguo Virreinato de Nueva Granada. Pero este acuerdo no llevó a ninguna solución clara, dado que cada una de las partes tenía una versión diferente acerca del territorio que debía ocupar según el denominado statu quo.

3Desde entonces, la discrepancia limítrofe entre Costa Rica y Nueva Granada incluyó varios puntos. Costa Rica se basaba en una Real Cédula de 1573, según la cual, reclamaba como límite en el litoral Atlántico, una línea que se extendía desde la desembocadura del Río San Juan3 hasta la isla del Escudo de Veragua4. En litoral Pacífico, reivindicaba una línea que terminaba en la Punta de Burica5. Mientras tanto, Nueva Granada partía de una Real Cédula de 18036, según la cual consideraba suyo el territorio de Bocas del Toro, la costa de Mosquitos y todo el litoral hasta el Cabo de Gracias a Dios en el Atlántico. En el Pacífico, reclamaba las tierras hasta el río Golfito7.

4La disputa hacía referencia entonces, a nada menos que todo el litoral Atlántico de lo que hoy son Costa Rica y Nicaragua, más algunas islas del Caribe como San Andrés y Providencia. La dificultad de llegar a un acuerdo, llevó a que se solicitara un arbitraje externo8, asumido por el gobierno de Francia y cuyo resultado llegó en 1900 a través del Laudo Loubet9. La proclamación de este Laudo, tampoco encontró consenso entre los países involucrados, de manera que las diferencias limítrofes se prolongaron, ya entrado el siglo XX, hasta luego de que Panamá se separó de Colombia en 1903.

La polémica geográfica con Gran Bretaña acerca de la Costa de Mosquitos

5Mientras Costa Rica y Nueva Granada mantenían en alto grado de indefinición sus límites, Gran Bretaña había logrado fortalecer su presencia en el litoral atlántico centroamericano, tal y como venía ocurriendo desde la época colonial10. Durante las primeras décadas del siglo XIX los ingleses hicieron sentir su influencia en la región, a través del apoyo a empresas de colonización y por medio de intercambios comerciales con la población indígena de Mosquitos. Así por ejemplo, en 1841, Roberto Carlos Federico fue proclamado Rey de esta población con reconocimiento del gobierno británico. El apoyo inglés incluyó el soporte al gobernante indígena en la proclamación de la soberanía sobre un área que cubría toda la Costa de Mosquitos, desde el Cabo de Gracias a Dios, hasta el territorio de Bocas del Toro, con capital en Bluefields11.

6Al tener conocimiento del apoyo británico a la proclama de autonomía por parte del Rey de los Mosquitos, sobre un área que consideraba parte de su jurisdicción, el gobierno granadino expuso sus derechos por medio de Manuel María Mosquera, encargado de negocios en Inglaterra y Francia, quien viajó a Londres el 9 de Junio de 1843 a protestar solemnemente ante el Foreign Office12.

7El gobierno británico respondió a la protesta un mes después, manifestando que las reclamaciones de la Nueva Granada se basaban en el no reconocimiento de la independencia del Reino Mosquitos, mientras que Gran Bretaña si lo hacía13. Esta última se presentaba entonces como protectora de la legítima reclamación de soberanía por parte de la comunidad de indígenas, silenciando sus verdaderos intereses en el área14. Para ese momento, la Secretaría de Relaciones Exteriores de la Nueva Granada, recopiló diversos documentos de origen colonial, con los cuales reclamaba su derecho a la costa de Mosquitos hasta el Cabo Gracias a Dios15. Así, el gobierno granadino reivindicaba los territorios heredados según las cédulas reales españolas de finales del periodo colonial, a pesar de la carencia de una efectiva ocupación y presencia estatal en la zona.

8Acerca de la formulación del gobierno británico, Joaquín Acosta, Secretario de Relaciones Exteriores de la Nueva Granada, reiteró la posición oficial al afirmar:
bq. Que el Gobierno de la Nueva Granada no reconoce ni ha reconocido nunca dentro de sus territorios, la existencia independiente de ninguna nación de indígenas salvajes; que ha sostenido y sostiene el señorío y dominio de la República sobre todos los territorios que le corresponden por haber sido adquiridos legítimamente de la España16.

9Deseoso de interesar al gobierno norteamericano de tal asunto y de valerse de la Doctrina Monroe17 para oponerse a los ingleses, Acosta se dirigió el 20 de enero de 1845 a todos los miembros del cuerpo diplomático en Bogotá. En la circular que envió, se hace un recorrido por los títulos de la Nueva Granada sobre toda la Costa Atlántica, basado principalmente en la Real Orden del 30 de Noviembre de 1803. Igualmente, el Secretario de Relaciones Exteriores dio cuenta de la situación al Congreso, con el fin de que no se mantuviera este asunto por fuera de la discusión pública.

“Nuestras Costas Incultas”: reivindicación de la Costa de Mosquitos por Pedro Fernández Madrid

10Dicha polémica saldría a la luz pública en la Nueva Granada, a raíz de un artículo firmado por el gobernador de Cartagena Pastor Ospina, titulado “Istmo de Mandinga” y publicado en julio de 1846 por el periódico El Día de Bogota18. El gobernador expresaba allí, que consideraba infundados los temores existentes acerca de una posible intervención británica en Centroamérica por encima de la soberanía de la Nueva Granada. Según lo expresa Ospina en su artículo, “no hay el menor motivo para temer que el Gobierno Británico quiera ni pueda prescindir del granadino al tratarse de cualquier parte del territorio [19] ”.

11La cándida posición expresada en el artículo de Pastor Ospina, dio lugar a que Pedro Fernández Madrid20 – entonces Jefe de la Sección Primera de la Secretaría de Relaciones Exteriores -, escribiera un extenso ensayo dedicado al tema de la soberanía de la Nueva Granada en el Caribe, bajo el sugestivo título de “Nuestras Costas Incultas”. Esta disertación fue divulgada por entregas semanales, entre septiembre y noviembre de 1846, en el mismo periódico El Día de Bogota21. Así, la intrusión británica generaba entonces una interesante polémica geográfica, acerca de la soberanía granadina en el litoral Atlántico.

12En el ensayo de Fernández Madrid, se observa un despertar repentino de la conciencia sobre el Atlántico por parte del gobierno granadino. Aunque para ese entonces no existía claridad en la Nueva Granada acerca del concepto de mar territorial22, el texto de Fernández Madrid se aproxima a la noción, al expresar la defensa de unos intereses particularmente centrados en el tema del litoral caribe y algunas de sus islas.

13La súbita conciencia del gobierno granadino sobre sus derechos en el Caribe, se expresa bastante bien a través del título que da el autor al ensayo. Con la frase “nuestras costas incultas”, se está aceptando la corta presencia estatal en uno de los espacios marginales de un territorio extenso y poco poblado. Sin embargo, esta aceptación no obsta para que se afirme la postura gubernamental de no aceptar la declaración de autonomías o segregaciones al interior del estado, así se trate de regiones apartadas y poco integradas, y mucho menos aquellas habitadas por “tribus salvajes”. Fernández Madrid asevera que:

14La pretensión del Gobierno Británico de que las tribus de indígenas salvajes que andan errantes por algunos de nuestros territorios incultos, son pueblos civilizados e industriosos, en quienes concurren las demás cualidades y circunstancias que distinguen a las naciones independientes, y con quienes por consiguiente las naciones extranjeras pueden entablar relaciones políticas y tratados de alianza y protección, es una novela susceptible de tan graves y trascendentales consecuencias para los Estados hispanoamericanos, dentro de cuyos límites vagan esas hordas gentiles23 […].

15En el párrafo que viene de citarse, se manifiesta el temor del gobierno granadino a que imperios como Gran Bretaña apoyen o induzcan, para su propio beneficio, la declaración de autonomías por parte de comunidades indígenas ubicadas dentro de lo que considera jurisdicción de la Nueva Granada. Pero también, se enuncia el desdén y menosprecio de las elites gobernantes frente a las llamadas “tribus salvajes” que habitan el territorio nacional:

16Si el dominio se reconociese en los salvajes, se cometería una grande inconsecuencia, como ya lo hemos manifestado: sería necesario renunciar a la civilización de estos individuos y resignarse a que la nación más fuerte o más atrevida se apoderase de su territorio […] El Gobierno Británico se ha atrevido a disputar el dominio de estas Repúblicas sobre sus territorios incultos, oponiéndoles como título superior el de tribus bárbaras y decadentes que los recorren24.

17Puede recordarse aquí, que la estrategia del gobierno granadino para integrar las áreas marginales, cuya población era mayoritariamente indígena, fue la creación de los llamados “Territorios”. Estos últimos fueron implantados a partir de 1843 y hacían parte de un régimen especial. No debían ser administrados por alcaldes y gobernadores, sino por prefectos, encargados de subyugar a la población indígena y de fomentar en la medida de lo posible, la colonización del área25. Precisamente el 2 de Julio de 1843, el gobierno granadino hizo expedir por el Congreso, la Ley sobre organización y régimen especial del territorio de Bocas del Toro26.

18En su ensayo, Fernández Madrid expone los títulos sobre los cuales se funda la soberanía de la Nueva Granada en el área (Tratados de 1763, 1783 y 1786 entre España y Gran Bretaña27) y en plantea una estrategia concreta para que el gobierno granadino haga presencia en la región, con el fin de “poner término de la manera más decorosa que sea posible, a nuestra cuestión sobre Mosquito con el Gabinete Británico, y para prevenir la repetición de cuestiones semejantes28”.

19La estrategia propuesta se compone de tres puntos29. Parte de un llamado al gobierno granadino para que diversifique sus relaciones comerciales, y las extienda a otros países europeos y americanos, con el fin de “disminuir algo el exclusivo influjo de preponderancia de la Gran Bretaña”[30]. En segundo lugar, Fernández Madrid afirma que es indispensable la definición de los límites con Centroamérica. Según él, hay una necesidad:
bq. […] urgente, imperiosa, imprescindible, de deslindar de una manera clara y precisa nuestras fronteras con los Estados vecinos y especialmente con Venezuela y Centro América. [..] Mientras esto no se haga, poco o nada será lo que pueda adelantarse, de una manera eficaz para asegurar la propiedad y promover el cultivo y población de nuestras costas incultas31.

20En tercer lugar, dice, es necesario el aumento de la presencia gubernamental en las costas del Caribe, a partir del establecimiento de una aduana y una guarnición granadina en algún punto de la Costa del Darién32. La presencia del estado, podría fortalecerse también, a partir de la colonización paulatina de la zona, por “personas aclimatadas, y adictas a la República, que sirviesen en todo tiempo de apoyo a las autoridades nacionales33”. Haciendo gala de un patriotismo no desprovisto de cierta ingenuidad, agrega el autor que:
bq. La Gran Bretaña no se atrevería a usurparnos a viva fuerza ninguna de nuestras posesiones, mientras conservemos la paz interior de que hoy disfrutamos, y haya en ellas un granadino siquiera que dispare su fusil en defensa del territorio nacional, o mejor dicho, en señal de alarma; porque ella sabe muy bien que el estallido de ese tiro solitario hallaría eco en todas partes34 […].

21Pero el aspecto que debe resaltarse para terminar, es el cambio de perspectiva que se produce durante el desarrollo de su artículo. Como se ha visto, Fernández Madrid comienza planteando que el territorio granadino, en tanto que es heredero de las disposiciones coloniales españolas (en particular la Real Cédula de 1803), incluye toda la costa atlántica hasta el Cabo de Gracias a Dios. Sin embargo, más adelante su opinión se transforma y parece ceder ante la presión externa. Así, hacia el final del texto, indica un proyecto de frontera distinto al que se había señalado en un comienzo:

22Resolvámonos, pues, a dar el ejemplo de la moderación y del desprendimiento; decidamos en familia estas cuestiones: cedamos a los Estados de Centro América la porción de la Costa de Mosquito que se nos adjudicó por la Real Cédula de 1803, y, si fuere posible, obtengamos en compensación algún aumento a nuestra frontera en lo interior del Continente35.

23En el nuevo proyecto de frontera, el litoral granadino no llegaría hasta el Cabo de Gracias a Dios. Abarcaría solamente hasta la desembocadura del Río Culebras en el Atlántico, lugar donde se ubicaba el límite del Virreinato de Nueva Granada antes de la expedición de la Real Cédula de 180336. Esto implicaba la cesión de la Costa de Mosquitos a las repúblicas centroamericanas. De esta actitud podría interpretarse que el autor considera preferible ceder a Costa Rica la Costa de Mosquitos, a afrontar directamente el expansionismo inglés. También podría interpretarse como una posición que privilegiaba la necesidad de llegar a acuerdos entre los países hispanoamericanos, antes que abrir las puertas al ensanchamiento de la colonización británica en el Caribe. Más adelante vuelve a insistir en este punto:
bq. Lo que más parece convenirnos, es proceder fraternalmente […] y ajustar un Tratado de límites con el Gobierno del Estado de Costa Rica: cederle la mencionada extensión de Costa, y obtener en cambio mayor latitud de fronteras internas, o una demarcación limítrofe cualquiera, pero precisa.[…] La Nueva Granada y Costa Rica […] tienen interés en simplificar o resolver amistosamente sus cuestiones territoriales, para alejar todo motivo de discordia y disponerse a hacer frente a las asechanzas de la Gran Bretaña37.

24No puede dejarse a un lado que, con respecto a la Costa de Mosquitos, ya había dicho Ospina en un rtículo del 31 de julio de 1846:
bq. Es evidente que la República no puede sacar ventaja de mantener allí su soberanía; pero si por honor quiere conservar este derecho, declárese así expresamente […] ¿Y no podría también el Gobierno Granadino, sin mengua ni desdoro, declarar la independencia de un territorio que no le conviene gobernar, ni podrá gobernar bien38?

25Como se verá, la polémica sobre la costa de Mosquitos y los derroteros dados en la disertación de Fernández Madrid, marcaron notablemente el discurso sobre la frontera con Costa Rica en los años posteriores.

De la reivindicación a la “cesión” de la Costa de Mosquitos

26En su “Informe del Secretario de Relaciones Exteriores al Congreso Constitucional de la Nueva Granada en sus sesiones de 1850”, Victoriano de D. Paredes se expresaba con un leguaje bastante similar al utilizado por Fernández Madrid en 1846, al afirmar:
bq. La necesidad de una demarcacion territorial precisa i perentoria entre la Nueva Granada i los Estados Unidos de Centro-América que lindan con ella, es aún de mas instante urgencia que con el Brasil; pues complicados allí nuestros derechos con los que tenemos pro-indiviso con Nicaragua, Honduras i Costa Rica sobre la costa de Mosquito, i estando estos derechos en pugna con la pretensión de dominio que el Gobierno Británico ha avanzado últimamente sobre dicha costa a nombre del supuesto Rei de Mosquito, la cuestión de límites ha dejado de ser para nosotros en aquella comarca una cuestión de simple territorio, i se ha convertido en cuestión de honor, de seguridad i de principios. […] Si llegare a entablarse una nueva negociación, nosotros nos reduciremos a fijar como límites de la República por aquella parte los primitivos de la provincia de Veraguas, en los cuales estuvieron siempre inclusos el territorio de Bocas del Toro i la nueva provincia de Chiriqui39. ….

27En lo que Paredes insiste aquí, es en defender la posesión en Bocas del Toro y Chiriquí. Nótese que no se reclama ya el litoral hasta el Cabo de Gracias a Dios. En este mismo sentido, en los textos geográficos de Cuervo y de Mosquera40, ambos de 1852, los límites de la Nueva Granada llegan hasta el territorio de Bocas del Toro en la provincia de Veraguas, y no van más allá. Veamos qué dice sobre el tema Tomás Cipriano de Mosquera, en su Memoria sobre la geografía física i política de la Nueva Granada :
bq. El límite de la Nueva Granada sigue la costa del Atlántico hasta el cabo de Gracias a Dios, comprendiéndose en esta costa los territorios de las provincias de Riohacha, Cartagena, Panamá y Veraguas, y el teritorio de las Bocas del Toro, que comprende la Mosquitia y costa de San Juan de Nicaragua en donde Gran Bretaña, hollando los derechos de la América quiere sostener á un zambo como soberano de un país cuyo dominio reconoció a la España por tratados públicos.
La Nueva Granada ha ofrecido a las Repúblicas de Nicaragua y Costa Rica entrar en arreglos para cederles parte de los derechos que tomó de la España con su independencia, y es probable que limite sus pretensiones hasta el rio Culebra ó Dorces […] De este punto continúan los límites de la Nueva Granada por la cordillera que divide la provincia de Chiriquí de la República de Costa Rica, hasta dar en la punta de Burica o golfo Dulce en el Pacífico, cuyo punto preciso está por determinarse en las dos Repúblicas41.

28En este párrafo se resume la problemática: los límites reclamados por Nueva Granada en el litoral Atlántico, se extendían originalmente hasta el Cabo de Gracias a Dios, pero luego del conflicto con Gran Bretaña, la frontera que se reclamaba iba solamente hasta el Río Culebras (en la frontera actual entre Costa Rica y Panamá). Así, paulatinamente se abandonó en el discurso y en la práctica, la pretensión sobre la Costa de Mosquitos. Sin embargo, esto no significó la cesión de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.
El discurso de la cesión de la Costa de Mosquitos, fue reforzado en diferentes textos oficiales, como el “Informe sobre la cuestión de límites entre Nueva Granada i Costa Rica”[42], presentado al Congreso de la República por el mismo Fernández Madrid en 1855. Hace lo mismo el “Tratado de amistad, comercio, navegación y límites con Costa Rica”, redactado en San José en junio de 1856. Este último, aunque no fue corroborado, propuso la siguiente línea fronteriza:
bq. “[…] desde la punta de Burica en el Océano Pacífico, hasta la embocadura del río Doraces o Culebras en el Atlántico; […] Cédense a favor de aquella República [Costa Rica] cualesquiera derechos de la nuestra, harto onerosos por cierto e improductivos, sobre la costa denominada de Mosquitos43”.
Al respecto, el geógrafo italiano Agustín Codazzi, quien por entonces tenía a su cargo la Comisión Corográfica de la Nueva Granada, anota que los límites entre ésta y Costa Rica, debían determinarse siguiendo el tratado firmado entre ambas naciones en 1825, es decir, respetando las fronteras que tenían en el momento de la independencia. Para ello, dice, la fuente más fidedigna debía ser la Carta del Depósito Hidrográfico de Madrid (180944). De acuerdo con los apuntes de Codazzi:
bq. […] esta pieza oficial [la Carta del Depósito Hidrográfico de Madrid] comandada del soberano, es el documento más auténtico que fija los límites en la época en que las colonias se separaron de la madre patria. Los puntos geográficos son en el Atlántico el Rio Dorados [mismo Río Culebras] cerca de Punta Carreta y en el Pacífico Punta Burica45.
Haciendo uso de un documento que hasta el momento no había sido utilizado en esta cuestión, Codazzi propone allí un punto de vista similar al que ya había venido imponiéndose entre los otros autores. Desde la década de 1860, los diferentes textos geográficos muestran un consenso con respecto a la línea que separa la Nueva Granada de Costa Rica. En dirección Norte-Sur, la ruta que sigue la frontera se inicia en la desembocadura del Río Culebras en el Atlántico, siguiendo su cauce hasta llegar a su origen; de allí se traza una línea por la cordillera, en particular por la serranía de las Cruces, desde dónde se dirige al seno del Golfo Dulce en el Pacífico. En la totalidad de los textos, la frontera termina en la Punta de Burica en el litoral Pacífico, menos en el texto de Díaz Lemos46 (1884), quien la pone en la desembocadura del río Golfito. Los ensayos geográficos incluyen entonces el territorio de Bocas del Toro, pero no vuelven a reivindicar la Costa de Mosquitos hasta el Cabo de Gracias a Dios.
En la cartografía, ya desde el mapa de Joaquín Acosta47 (1847) y hasta el de Ponce y Paz (1865)[48], el territorio de la Nueva Granada termina en la desembocadura del Río Culebras en el Atlántico, y en el Golfo Dulce en el Pacífico. Es interesante notar que la cartografía no reivindicó la soberanía sobre el litoral hasta el Cabo de Gracias a Dios, en ningún momento desde 1847. Los mapas presentan en cambio, sutiles diferencias con respecto al punto en que acaba la línea en el Golfo Dulce: Acosta y Mosquera la ubican en la Punta Burica, mientras Ponce y Paz la sitúan más hacia el centro del Golfo Dulce.

Conclusiones

29Durante el siglo XIX, la cuestión de las fronteras de la Nueva Granada en Centroamérica comprendía varios temas relacionados con el dominio sobre el Atlántico, su litoral y algunas de sus islas. La complejidad de la diferencia limítrofe hizo que la frontera entre Nueva Granada y Costa Rica no lograra ser definida una vez que ambas repúblicas se separaron de la Unión Colombiana y de la Confederación Centroamericana respectivamente. Durante la década de 1840, la vaguedad de los límites sumada a la poca presencia estatal de los países hispanoamericanos en la zona denominada Costa de Mosquitos, benefició ampliamente el influjo de la presencia británica en la región.
El apoyo de Gran Bretaña a la proclamación en 1841, del Rey Mosquito Roberto Carlos Federico y su declaración de soberanía sobre un área de la costa que llegaba hasta el territorio de Bocas del Toro, dieron origen a una respuesta por parte del gobierno de la Nueva Granada. Sacudido por la presión externa, el gobierno granadino sacó a la luz una incipiente conciencia de sus intereses sobre el litoral atlántico centroamericano, a través de las declaraciones de Joaquín Acosta y los escritos de Pedro Fernández Madrid, quienes se hallaban a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores.
En particular, la extensa disertación de Fernández Madrid expresa la voluntad de tomar posesión, al menos en el discurso, de territorios marginales, alejados y prácticamente inexplorados por el gobierno nacional. Su importancia radica así mismo, en que puso de manifiesto conceptos de carácter histórico-geográfico y geopolítico acerca del Caribe, al reconstruir la historia de la presencia británica en esta zona desde la época del gobierno español en América y, al referirse a las Cédulas Reales y documentos coloniales de diverso orden (Tratados de 1763, 1783 y 1786 entre España y Gran Bretaña), que argumentaban a favor de la soberanía de la Nueva Granada sobre la Costa de Mosquitos hasta el Cabo de Gracias a Dios. Sin embargo, la definición de fronteras entre la Nueva Granada y las repúblicas centroamericanas no era una tarea fácil: el proceso se prolongó a lo largo el siglo XIX y no se llegaron a acuerdos definitivos hasta principios del XX. Hoy en día subsiste el diferendo limítrofe, ahora entre Colombia y Nicaragua, por las aguas y la soberanía del archipiélago de San Andrés y Providencia.

30Notas de pie de página

311 Nombre dado al litoral Atlántico centroamericano, desde el Río Román o Aguán en Honduras, hasta el Río Chagres en Panamá. Ver: “Indice alfabético de nombres geográficos” in: Manuel M. de Peralta, Costa Rica y Colombia de 1573 a 1881. Su jurisdicción y sus límites territoriales, (Madrid y Paris, Librería de M. Murillo y Ernest Leroux Ed., 1886), pág. 378.

322 “Extracto de la Convencion de Union, Liga y Confederación perpetua entre las provincias Unidas del Centro de América y la República de Colombia, firmada en Bogotá á 15 de marzo de 1825, por los respectivos plenipotenciarios Doctor Don Pedro Molina y D. Pedro Gual.” in: Manuel M. de Peralta, Op. cit., pág. 336-337.

333 Río ubicado en el extremo sur de la actual Nicaragua.

344 Isla del Escudo de Veragua o del Escudo de Nicuesa, ubicada en el Océano Atlántico, frente a Bocas del Toro, Ver: “Indice alfabético de nombres geográficos” in: Manuel M. de Peralta, Op. cit, pág. 377.

355 Línea fronteriza planteada por José Anselmo Sancho, “Contestación del Ministro de Estado de Costa Rica al Gobernador de Veragua. 30 de noviembre de 1836”, in: Manuel M. de Peralta, Op. cit., pág. 340.

366 La Real Cédula de 1803, esgrimida por el gobierno granadino, había segregado de la Capitanía General de Guatemala los territorios correspondientes a la Costa de Mosquitos, así como el cantón de San Andrés y Providencia, con sus islas, islotes, cayos y bancos, los cuales fueron adscritos al Virreinato de la Nueva Granada. En dicha Cédula Real puede leerse: “El Rey ha resuelto que las islas de San Andrés y la parte de la Costa de Mosquitos desde el Cabo de Gracias a Dios inclusive hasta el rio Chagres, queden segregadas de la Capitanía general de Guatemala y dependientes del Virreinato de Santa Fé […] Lo aviso á Vuestra Excelencia de Real órden á fin de que por el Ministerio de su Cargo se expidan las que corresponden en cumplimiento de esta soberana resolución”. “Reales órdenes sobre segregación de la Costa de Mosquitos de la Capitanía general de Guatemala, su agregación al Virreynato de Santa Fé y gracia de un comercio libre con las demás colonias españolas”, in Manuel M. de Peralta, Op. cit., p. 280; Cf. Julio Londoño Paredes, Cuestiones de límites de Colombia, (Bogotá, Ed. Retina, 1976), pág. 84.

377 Luis Carlos Rico, “El Señor Rico al Doctor Castro. 20 de abril de 1880” in: Manuel M. de Peralta, Op. cit., pág. 352.

388 “Notas cambiadas entre el Secretario de Relaciones Exteriores de Colombia y el de Costa Rica sobre la fijación del statu quo territorial y la resolución de la cuestión de límites por medio del arbitraje”, in: Ibid., pág. 343-347. fn9. 11 de septiembre de 1890, el presidente de Francia Emile Loubet, dictó el fallo definitivo sobre las diferencias limítrofes entre Costa Rica y Colombia conocido como el Laudo Loubet.

3910 La presencia británica en el Caribe se remonta al siglo XVII. Desde entonces, corsarios ingleses se instalaron en diferentes islas del área, desde donde buscaron menoscabar el monopolio español. Esto lo hicieron a partir de incursiones de diverso orden, como ataques a las embarcaciones que se dirigían hacia la península o a algunos de los principales puertos españoles en el Caribe. En particular, durante el siglo XVIII, colonos ingleses se ubicaron paulatinamente en el golfo de Honduras y en la denominada Costa de Mosquitos. Allí iniciaron actividades de explotación de maderas preciosas, como la caoba y el campeche. La corona española buscó delimitar y reglamentar la presencia inglesa en esta zona, mediante los tratados de 1763, 1783 y 1786. Durante el siglo XIX, a partir de “British Honduras” o Belice, los británicos continuaron ejerciendo influencia y fomentando la colonización sobre la denominada Costa de Mosquitos y algunas islas del Caribe. Mantuvieron relaciones comerciales con los indígenas Mosquitos, coronando a varios soberanos, entre ellos a Roberto Carlos Federico como Rey en 1841. Roberto Carlos Federico se declaró soberano sobre un área que iba desde el Cabo de Gracias a Dios hasta el territorio de Bocas del Toro, con capital en Bluefields (en la actual Nicaragua). En 1843 Gran Bretaña estableció oficialmente le “Protectorado de la Moskitia”, que permaneció hasta 1860. Proceso explicado minuciosamente por Pedro Fernández Madrid, “Nuestras Costas Incultas”, in Raimundo Rivas (Ed.), Escritos de Don Pedro Fernández Madrid, Bogotá, Ed. Minerva, 1932, pág. 204-236.

4011 Rivas, Op. cit., pág. 174.

4112 Ibid., pág. 175.

4213 Ibid.

4314 Aquí se hace referencia en particular a la exploración de posibilidades para la construcción de un canal inter-oceánico a través del Lago de Nicaragua.

4415 Estos documentos fueron enviados a Manuel María Mosquera, quien nuevamente replicó en mayo de 1844, manifestando la profunda sorpresa de las autoridades granadinas, ante la actitud de Gran Bretaña, una nación que consideraba su aliada y amiga. Ibid., pág. 176.

4516 Joaquín Acosta, citado por Rivas, Ibid. En las citas se conserva la ortografía original de los documentos.

4617 Como respuesta a las amenazas de posibles incursiones coloniales europeas contra las nuevas repúblicas americanas, el Presidente Monroe de los Estados Unidos, leyó un discurso el 2 de diciembre de 1823, en el cual enunció la que se conoce como “Doctrina Monroe”. Según ésta, cualquier amenaza a estas nuevas repúblicas sería vistas como una amenaza a los Estados Unidos. A la larga, la Doctrina Monroe originó la ideología hegemónica de los Estados Unidos que justificaba el intervensionismo y expansionismo norteamericano hacia las naciones latinoamericanas. Esta doctrina se apoyó en el llamado “destino manifiesto” de los Estados Unidos, según el cual, Estados Unidos habría recibido de Dios un privilegio para guiar y gobernar el destino del mundo. Cf. Jose G. Vargas-Hernandez, Algunos mitos, estereotipos, realidades y retos de Latinoamérica, http://www.icd.org.uy/mercosur/informes/encuentro/vargas4.html

4718 Pastor Ospina, “Istmo de Mandinga”, publicado originalmente el 31 de julio de 1846 en el periódico El Día de Bogotá. Transcrito integralmente por Rivas, Op. cit, pág. 184-188.

4819 Ibid., pág. 187.

4920 Pedro Fernández Madrid nació en La Habana en 1817 y murió en 1875, en Serrezuela un poblado cercano a Bogotá, que en la actualidad lleva su nombre: Madrid. Estudió en la Universidad de Oxford (Inglaterra) y tras su regreso a la Nueva Granada, desempeñó varios cargos públicos como el de Subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, Presidente del Estado de Boyacá, y diputado al Congreso en tres oportunidades. Bajo la dirección de Joaquín Acosta, fue Jefe de la Sección Primera de la Secretaria de Relaciones Exteriores. Ibid., pág. 104-105.

5021 Incluido integralmente en Rivas, Ibid., pág. 188-298.

5122 El concepto de Mar Territorial, puede definirse como el mar adyacente al Estado ribereño, sobre el cual éste ejerce plena jurisdicción. Se mide a partir de la línea de marea más baja, en la extensión que le asigne el propio gobierno por la ley y le promulgue el Derecho Internacional. Se trata de una noción que tiene antecedentes desde la antigüedad y que adquirió especial relevancia en la historia moderna y contemporánea. No se llegó con facilidad a un consenso acerca de cuál debía ser su extensión. Las leyes británicas de 1878 y las estadounidenses de 1793, 1793 y 1800 reconocían la amplitud del mar territorial hasta las 3 millas. Esto sería revaluado a partir de los años 1930, durante la primera posguerra. La “Primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho al Mar” que tuvo lugar en Ginebra (Suiza) en 1958, fue la ocasión para que se hicieran varias propuestas sobre de la distancia que podía alcanzar el mar territorial, sin que se llegase a un acuerdo definitivo. Sin embargo, esta conferencia abrió la posibilidad para que se ampliara su extensión hasta las doce millas. Carlos Cuervo Escobar, Colombia y sus mares. Acercamiento a una interpretación, (Tunja, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja, 1979), págs. 17-37.

5223 Fernández Madrid, in: Rivas, Op. cit., pág. 200.

5324 Ibid., págs. 242-243.

5425 Los “Territorios Nacionales”, son definidos por la Constitución de 1853 como aquellas regiones “que no estén pobladas por habitantes reducidos a la vida civil” o, según el Secretario de Gobierno Francisco Javier Zaldúa, por “población salvaje o medio civilizada”. Los “Territorios” abarcaban áreas selváticas de población mayoritariamente indígena, no estaban regidos por alcaldes y gobernadores sino por Prefectos y podían ser administrados con leyes especiales, diferentes a las que regían en el resto de provincias. Su trascendencia reside en que se extendían en áreas de frontera, con Centroamérica hacia el norte, con Venezuela hacia el oriente, y con Ecuador y Brasil hacia el sur. Para mediados de siglo existían en la Nueva Granada, el Territorio de Caquetá al sur-oriente, de San Martín y Casanare en los Llanos Orientales, el Territorio de Bocas del Toro que encerraba un extenso litoral sobre el mar Caribe hasta tocar con las fronteras de la Confederación Centro-americana, el Territorio del Darién y el Territorio de la Guajira en la península del mismo nombre. Cf. Francisco Javier Zaldúa, “Informe del Secretario de Gobierno al Congreso Constitucional”, in Gaceta Oficial, 11 de abril, 1850, págs. 155-158.

5526 Rivas, Op. cit, pág. 175.

5627 El tratado de 1763 permitió la explotación de las maderas preciosas a la población británica, prohibiendo al mismo tiempo, la construcción de fortificaciones en el área. Con el tratado de 1783 se circunscribió claramente el territorio que podía explotarse, al área ubicada entre los ríos Hondo, Wallis y Bellize. Este tratado hizo énfasis en que ésta concesión para explotación, no significaba de ninguna manera, la transferencia de la soberanía del área a la corona británica. La convención de 1786 insistió en los puntos del anterior tratado, requiriendo a los ingleses que se limitaran al área específica para la explotación de maderas, sin el derecho a crear plantíos de ningún tipo. También les exigía que desocuparan tanto la Costa de Mosquitos, como otros puntos del continente y prohibía a los ingleses que proporcionaran armas o municiones a la población indígena. Ibid., pág. 207-211.

5728 Fernández Madrid, in Rivas, Op.cit., pág. 204.

5829 Estrategia que responde, a su vez, a las que considera las principales causas que condujeron a que se amenazara la soberanía de la República sobre la costa de Mosquitos y Bocas del Toro: “La primera es el hábito que hemos adquirido de alzar para todo los ojos hacia Inglaterra y de considerarla en cierto modo como el árbitro de nuestros destinos, constituyéndonos voluntariamente en una sujeción innecesaria para aquella potencia, vergonzosa para nosotros y ofensiva para las demás naciones. La segunda y acaso la más fuerte de estas causas, […] es la indeterminación de nuestra línea fronteriza con las Repúblicas vecinas, y especialmente con Centro América y Venezuela. […] De esta causa nace en parte la tercera, que es la falta de ocupación material, o sea de establecimientos permanentes, siquiera en los puntos principales de algunas de nuestras costas incultas, en que carecemos de tales planteles”, Ibid., pág. 275.

5930 Ibid., pág. 276.

6031 Ibid., pág. 277.

6132 Ibid., pág. 283.

6233 Ibid.

6334 Ibid.

6435 Ibid., pág. 277. Cursivas son nuestras.

6536 Ibid., pág. 195.

6637 Ibid., pág. 279. Cursivas son nuestras.

6738 Ibid., pág. 195.

6839 Victoriano de D. Paredes, “Informe del Secretario de Relaciones Exteriores al Congreso constitucional de la Nueva Granada en sus sesiones de 1850”, in Gaceta Oficial, Bogotá, 14 de abril, 1850, p. 165–171. Cursivas son nuestras.

6940 Antonio Basilio Cuervo, Resumen de Jeografía Histórica, política, estadística i descriptiva de la Nueva Granada, (Bogotá, Imprenta Torres Amaya, 1852); Tomás Cipriano de Mosquera, Memoria sobre la Geografía, física y política de la Nueva Granada, (Nueva Cork, S. W. Benedict, 1852).

7041 Ibid, pág. 5-6.

7142 Bogotá, S.E., 1855, pág. 2.

7243 “Exposición del Secretario de Relaciones Esteriores al Congreso de la Nueva Granada, en sus sesiones ordinarias de 1857”, Gaceta Oficial, Bogotá, 3 de febrero, 1857, pág. 123.

7344 Nos habla aquí de los mapas levantados por Joaquín Francisco Hidalgo en 1803 bajo las órdenes de la Corona española, e impresos en 1809.

7445 Al interior, el límite debía “seguir las [sic] de la misma cordillera hasta las cabeceras del río golfito, y este río aguas abajo hasta el mismo golfito que está en el Golfo Dulce”. Agustín Codazzi, “Nota sobre los límites con Costa Rica”, Archivo General de la Nación (Colombia), Fondo Guido Cora, Rollo 2, S.III., 21(4). S.F. Se trata de una hoja suelta manuscrita de Codazzi, que desafortunadamente no está fechada. Podemos suponer que fue escrita hacia el año de 1854, mientras realizaba su viaje por la provincia de Panamá.

7546 Angel M. Díaz Lemos, Compendio de Geografía de Colombia, Arreglado con datos modernos, para las escuelas y colegios de la República, (Medellín, Imprenta de Angel M. Díaz, 1884), pág. 34.

7647 Joaquín Acosta, Mapa de la República de la Nueva Granada dedicado al Barón de Humboldt, (Paris, Grabado por J. M. Hacq, 1847).

7748 Carta Geográfica de los Estados Unidos de Colombia (antigua Nueva Granada), construida de orden del gobierno jeneral con arreglo a los trabajos de A. Codazzi, por Manuel Ponce de León i Manuel María Paz, Bogotá, 1864. Grabado en Paris, Erhard Schieble, 1865.

78

Para citar este artículo :

Lucía Duque Muñoz, « Límites de la Nueva Granada en Centroamérica: la polémica con Gran Bretaña en torno a la posesión de la Costa de Mosquitos a mediados del siglo XIX », Boletín AFEHC N°10, publicado el 04 julio 2005, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=362

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.