Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.158.183.188', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : articulos : La policía nacional y el enemigo interno. Guatemala, 1982 : La policía nacional y el enemigo interno. Guatemala, 1982

Ficha n° 3663

Creada: 05 febrero 2014
Editada: 05 febrero 2014
Modificada: 02 abril 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 4
Total de visitas : 2789

Autor de la ficha:

Carolina LÓPEZ

Editor de la ficha:

Julieta ROSTICA

Publicado en:

ISSN 1954-3891

La policía nacional y el enemigo interno. Guatemala, 1982

El objetivo de este artículo es sumar evidencias a la hipótesis que sostiene que en Guatemala durante el llamado conflicto armado interno (1960-1996) hubo una definición de “enemigo interno” y una estrategia para su identificación, la cual se modificó particularmente en 1982, y que tanto en eso, como en la aplicación de la represión, también tuvo incidencia la Policía Nacional. Para esta tarea, los documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional cobran una vigencia importante, nos aportan un testimonio silencioso y preciso de su actuar. El AHPN fue descubierto de forma fortuita el 5 de julio de 2005, convirtiéndose en el acervo documental más grande y más completo de Guatemala y de América Latina, tanto por su dimensión, como por su contenido, con aproximadamente ocho millones de folios por descubrir. Ésta será nuestra fuente principal.
1063
Palabras claves :
Conflicto armado, Enemigo interno, Subversión, Control social, Dictadura
Autor(es):
Carolina López
Fecha:
Diciembre de 2013
Texto íntegral:

1

Introducción

2Guatemala, como muchos otros territorios en el mundo, vivió durante 36 años un enfrentamiento calificado como conflicto armado interno (1960-1996), que finalizó, teóricamente, con la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera1 el 29 de diciembre de 1996. Se dice teórico, pues los actores involucrados (miembros de la guerrilla, del ejército, negociadores y actores políticos) siguen teniendo una actuación en la vida política, económica y social del país, en la sociedad civil algunos, en partidos políticos otros, o trabajando para alguna entidad gubernamental, como es el caso del actual alcalde capitalino Álvaro Arzú, quien fue el presidente constitucional en 1996.

3Durante el período que duró el conflicto armado se produjeron una serie de eventos, que trajeron como consecuencia un clima de terror y violencia caracterizado por un aumento en el número de muertes, desapariciones, crímenes colectivos; por la utilización de instrumentos para su implementación como amenazas, torturas físicas y psicológicas; y por un constante control de la población y de la información que circulaba en los medios, creando zozobra en la población guatemalteca, tanto en el área urbana como en el área rural. Para que esta táctica tuviese éxito, el Estado, materializado en sus fuerzas de seguridad, debió contar con una estrategia que la garantizara. Para ello utilizó tanto el terror como la saña, y sus efectos pueden percibirse en las generaciones presentes y futuras. Analizar el qué, el cómo y el porqué pasó es una tarea que aún está en construcción.

4En Guatemala no hubo oportunidad de disentir; desde siempre la obediencia fue una constante. Como dice Waldo Ansaldi: “las dictaduras son la negación de la política y se caracterizan por eliminar toda forma de disenso. Son la reducción de la polifonía a una única voz monocorde e incluso al silencio2”. La historia nos ha ido mostrando que hay siempre un poder tras el trono, que la parte visible en la aplicación de la violencia estuvo a cargo de elementos del Ejército manejando y coordinando otras fuerzas de seguridad como la Policía Nacional, con el objetivo de mantener un orden. Por medio de este artículo se busca sumar evidencias a la hipótesis que afirma que en Guatemala hubo una definición de “enemigo interno” y una estrategia para su identificación, y que tanto en eso, como en la aplicación de la represión, también tuvo incidencia la Policía Nacional.

5Para esta tarea, los documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional – AHPN3- cobran una vigencia importante, nos aportan un testimonio silencioso y preciso de su actuar. Debemos mencionar, también, a otros importantes acervos documentales que aún quedan por estudiarse, como la documentación del Estado Mayor Presidencial o la colección de documentos desclasificados de Guatemala que se encuentran para su consulta (en el caso de los documentos desclasificados) y bajo su custodia (en el caso de los documentos del Estado Mayor) en Archivo General de Centro América –AGCA- , entre otros.

6El AHPN fue descubierto de forma fortuita el 5 de julio de 2005, convirtiéndose en el acervo documental más grande y más completo de Guatemala y de América Latina, tanto por su dimensión, como por su contenido, con aproximadamente ocho millones de folios por descubrir. Esta fuente de información le aporta a la ciudadanía y al mundo entero una oportunidad invaluable, a pesar de haber sido un archivo encontrado en condiciones desastrosas en cuanto a conservación. Hoy, ocho años después, estos documentos aportan nuevos insumos, nuevas pistas y develan información útil para la reconstrucción histórica. Devuelve esperanzas y genera nuevo conocimiento. Pero esto no fue posible, sino por el trabajo laborioso de archivistas y archiveros que le han devuelto poco a poco el orden original a esos documentos, garantizando su acceso irrestricto de forma digital por medio de internet4. Con ello, personas en cualquier lugar del planeta tienen la oportunidad de conocer y acercarse a una realidad poco conocida del país. Una de las características de este acervo es su carácter administrativo; no es exclusivamente de investigación criminal, sino contiene diversidad de registros según las funciones que se desempeñaran en la institución policial, lo que le da un sello de confiabilidad al documento, sin que ello implique veracidad en su contenido, pero sí un indicio.

Marco jurídico que ampara la persecución de un potencial enemigo

7En Guatemala, al igual que en muchos países de América Latina, las diferencias político-ideológicas entre la guerrilla y el gobierno eran irreconciliables. Esto se observa en el uso de los calificativos empleados para describir a los actores que intervinieron en el conflicto interno que hicieron los miembros del gobierno. En los documentos, fuentes bibliográficas y testimoniales, no se encuentran vocablos como “adversario”, “oponente” o “contrincante”. Se habla de “enemigo”, “enemigo interno”, “subversivo”, “comunista”, entre otros calificativos. Si los primeros conceptos implican reconocer talento y un grado de oportunidad de negociación, en los segundos esto es casi o totalmente nulo. De esta manera, el grado de violencia aplicada varió. Es posible suponer que contra un adversario se tenga más oportunidad de compasión que con un enemigo; al enemigo se le aplican todas las herramientas que se posean para su derrota y aniquilación.

8La caracterización de ese “enemigo interno” también fue variando, no en la definición sino en la identificación, tanto en el campo como en la ciudad, lo que ha hecho que investigadores como Carlos Figueroa Ibarra o Jorge Romeo Imery describan los acontecimientos organizando a la historia en “olas de terror5”. En determinados momentos, la organización sindical fue un foco importante para ser observado, controlado y detenido; en otro momento fue la guerrilla armada o los estudiantes universitarios y de educación media; más tarde se amplió su cobertura a cualquier persona que pudiera tener vínculos con la guerrilla o que pudiera prestarles algún servicio, estuvieran o no organizados.

9El gobierno de Estados Unidos, presidido por Kennedy, había instalado una política de contrainsurgencia para contener en Latinoamérica la amenaza comunista. El discurso de Kennedy al Congreso norteamericano en mayo de 1961 señaló que:

10“El enemigo suele atacar más a escondidas que al descubierto. No ha lanzado ningún misil, y sus tropas se dejan ver raras veces. Envía armas, agitadores, ayuda, técnicos y propaganda a cualquier zona. Pero cuando se trata de pelear, generalmente lo hacen los demás, guerrilleros que atacan de noche… subversivos y saboteadores e insurrectos, que en algunos casos controlan grandes extensiones dentro de naciones independientes6”.

11Así, bajo el paradigma de la Guerra Fría, en Guatemala diferentes gobiernos materializaron ese compromiso mundial. Durante el gobierno de Carlos Castillo Armas (1954-1958) se creó el Comité Nacional contra el Comunismo bajo el Decreto 26 en el mes de julio de 1954. Por medio del Decreto 48 se le dio vida al Comité de Defensa contra el Comunismo en agosto de 1957. En el mismo mes se emitió el Decreto 59, que le dio cuerpo a la Ley Preventiva Penal contra el Comunismo. Finalmente, en este período, se promulgó una Constitución en 1956 en la que, en su artículo 23, se prohibió la creación de entidades de ideología comunista.

12En el período presidencial del general Miguel Ydígoras Fuentes (1958-1963), se emitió el Decreto 1454, el 21 de febrero de 1961, que generó la Ley de Defensa de las Instituciones Democráticas, reafirmando con ella la ilegalidad del comunismo y decretando penas de cárcel para los considerados comunistas.

13Durante el gobierno de Enrique Peralta Azúrdia (1963-1966), se reforzó la Ley de Defensa de las Instituciones Democráticas con un Decreto fechado el 9 de abril de 1963. Asimismo, se sancionó en 1965 una nueva Constitución Nacional enmarcada en la Doctrina de Seguridad Nacional. Esta Constitución Nacional fue redactada por una Asamblea Nacional Constituyente la que fue nombrada por el mando militar. En este momento se redujo el período presidencial de seis a cuatro años y, entre las normas jurídicas decretadas, estuvo la Ley del Orden Público, Decreto Ley 7 del 30 de noviembre de 1965, reformado parcialmente durante el gobierno de Carlos Manuel Arana Osorio (1970-1974) mediante el Decreto 89-70 del 18 de noviembre de 1970 emitido por el Congreso de la República. El artículo 49 de dicha ley, en su inciso 2, señaló: “Toda acción individual o asociada de carácter comunista o contraria a la democracia, es punible7…”.

14Las regulaciones jurídicas decretadas y modificadas entre 1965 y 1981 estuvieron vigentes hasta el golpe de Estado ocurrido el 23 de marzo de 1982, abarcando los períodos presidenciales de Julio César Méndez Montenegro (1966-1970), general Carlos Arana Osorio (1970-1974), general Kjell Eugenio Laugerud García (1974-1978) y general Romeo Lucas García (1978-1982).

15Este golpe de Estado del 23 de marzo 1982 fue efectuado por una Junta Militar de Gobierno, la que estuvo integrada por el general Horacio Maldonado Schaad, el coronel Jorge Luis Gordillo y el general Efraín Ríos Montt, quien disolvió la Junta y se proclamó Presidente en junio de 1982. Durante el año 1982, se estructuró el Plan Nacional de Seguridad y Desarrollo, el que, según Julieta Rostica, forma parte de la teorización de la Doctrina de Seguridad Nacional en Guatemala8. Asimismo, se emitió el Estatuto Fundamental de Gobierno y se emitió la ley de Tribunales de Fuero Especial (Decreto Ley 46-82). El Estatuto Fundamental de Gobierno estuvo vigente durante el período del general Efraín Ríos Montt y del general Oscar Humberto Mejía Víctores (1983-1986) quien, por medio de un golpe de Estado, sustituyó al general Ríos Montt el 8 de agosto de 1983. Durante su gobierno se convocó a una Asamblea Constituyente bajo la cual se realizaron elecciones generales en noviembre de 1985, poniendo fin a los regímenes militares al frente del Estado, pues, como consecuencia de estas elecciones, resultó electo el civil Vinicio Cerezo Arévalo (1986-1990). Es de destacar que la Ley del Orden Público estuvo vigente durante el tiempo que rigió el Estatuto Fundamental de Gobierno (1982-1985), sin ser modificada pese a la Constitución vigente, promulgada en 1985.

16Un elemento importante de señalar es que a partir del Estatuto Fundamental de Gobierno dejó de usarse la palabra “comunista”, dando un margen mayor en la identificación del potencialmente enemigo para el Estado. Por ejemplo, el Manual de Guerra Contrasubversiva de Guatemala, elaborado a comienzos de los ochenta, otorgó la siguiente definición de enemigo interno:

17“1 Está constituido por todos aquellos individuos, grupos u organizaciones que por medio de acciones ilegales tratan de romper el orden establecido.
2 Para los efectos del siguiente manual, el enemigo interno está representado por los elementos que siguiendo consignas del comunismo internacional, desarrollan la llamada “Guerra Revolucionaria” y la subversión en el país.
3 Es conveniente tener presente que también debe considerarse como enemigo interno, a aquellos individuos, grupos u organizaciones que sin ser comunistas tratan de romper el orden establecido9”.

18Dicho Manual reconoce que para su elaboración se consideraron las experiencias de Argentina, Estados Unidos, Francia y el Perú, quienes postularon en su momento una definición de enemigo interno. El punto 17 de su glosario define la guerra contrasubversiva como:

19“Un conjunto ordenado de acciones en todos los campos de la actividad humana, llevadas a cabo por el país entero, con la finalidad de impedir la conquista del poder, la destrucción de las estructuras del país y la creación de las bases sobre las que los elementos subversivos piensan edificar las nuevas estructuras, debe tener como base una doctrina de guerra, (en los países del mundo libre) con la finalidad de impedir el derrocamiento de la autoridad establecida, la toma del poder, la destrucción de las estructuras política, social y económica y su reemplazo por otras que sean consecuentes con el marxismo leninismo; en suma impedir la transformación integral del sistema social, político y económico existente, propugnado por el comunismo internacional10”.

20Por su parte, el Plan Nacional de Seguridad y Desarrollo del año 1982 mencionaba lo siguiente:

21“Se ha comprobado que con solo operaciones militares o policiales, no se erradica definitivamente la acción subversiva, porque —-independientemente de la ayuda que reciba del exterior—las causas que la originan se basan en las contradicciones existentes, producto de procesos históricos que el comunismo explota en su provecho…la guerra subversiva es un problema heterogéneo, que capitaliza los inevitables conflictos de los procesos mencionados, pero que puede controlarse si se solucionan los más apremiantes problemas humanos. En ese sentido e interpretando los intereses y aspiraciones del pueblo, debemos trazar una política nacional que comprenda dos grandes áreas de acción: el desarrollo y la seguridad11”.

22Con este marco se pretende señalar que las acciones observadas en la cotidianidad por la ciudadanía tenían un respaldo político, jurídico e ideológico; que nada al parecer fue fortuito. Probablemente hubo excesos en el cumplimiento de las normas y los planes, pero siempre bajo la lógica de derrotar a ese enemigo, una silueta sin rostro definido, cuya amorfa definición permitió que la discrepancia, el desacuerdo u la oposición de ideas u opiniones no tuvieran cabida.

Observando documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional

23En los registros del Archivo Histórico de la Policía Nacional no se ha encontrado ningún documento que explicite en su definición quién fue ese enemigo interno que se perseguía, a diferencia de los documentos militares citados en el apartado anterior. La delineación de éste se logra al observar las características de las personas fichadas (que no implica que todas hayan sido privadas de libertad), detenidas o que hayan estado bajo algún tipo de investigación, vigilancia o cateo. Luego, el actuar de la institución policial, en contubernio con otras entidades, ponía de manifiesto su participación en la aplicación de la estrategia de control y eliminación de cualquier forma de disenso con la ideología en el poder.

24A continuación se presentarán ejemplos que ilustran cómo a través del análisis de documentos del AHPN se puede construir la definición de enemigo interno de la Policía Nacional y la responsabilidad de esta institución, como de otras, en la represión interna.

La Policía Nacional y la identificación del enemigo interno

25La Policía Nacional elaboró una propuesta de plan de trabajo en abril de 1982 para ser considerado por la Junta Militar de gobierno, realizando para ello un análisis del Plan de Seguridad Nacional y Desarrollo, en el que se destaca el punto tercero de sus objetivos: “Combate decidido a las delincuencias común y subversiva, empleando para ello el marco legal que nos proporcionan las leyes del país, así como las técnicas modernas, que dicho sea de paso nuestra Institución no desconoce12”. Bajo ese marco, la institución sufrió algunos cambios, entre ellos la disolución del Cuerpo de Detectives y la creación del Departamento de Investigaciones Técnicas, que, aunque en lo formal cumplían las funciones de investigación criminal, se distanciaban en los métodos utilizados. Este es un dato muy importante a tener en cuenta cuando se analizan las fichas de control administrativo del AHPN.

26La Policía elaboraba varios formatos de fichas, uno de ellos es el que se muestra en la imagen No. 1, utilizado como una guía de los documentos producidos en relación a un tema, persona o asunto, siendo su característica el añadir un pequeño esbozo del contenido del documento referido.

27Es común observar en este tipo de fichas que la información registrada constituye un récord de actividades de las personas registradas, datos personales, resultados de vigilancias, si una persona es o no comunista (esto particularmente en los años previos a 1982), si es o no subversiva, si fue detenida por “medidas de seguridad” o si se encontraba bajo investigación.

28Imagen No. 1

Detenido por Comunista,1957, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 3920969
Detenido por Comunista,1957, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 3920969

29El término comunista fue empleado por la Policía Nacional de forma cotidiana, pues como existía un marco legal que permitía su uso, muchas personas fueron detenidas, fichadas o vigiladas bajo este concepto. En esta época (entre 1954 y 1980) se levantaron muchas listas con nombres de personas potencialmente enemigas del Estado, motivo por el cual fueron perseguidas, investigadas o detenidas.

30Imagen No. 2

31

Tarjeta criminal, fichada por actividades subversivas, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 2724272
Tarjeta criminal, fichada por actividades subversivas, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 2724272

32Otro ejemplo es la tarjeta criminal identificada con el registro digital número 2724272 que corresponde a Rosa Hernández, ficha que fue levantada por el Cuerpo de Detectives de la Policía Nacional. Ésta menciona, como motivo de fichaje, “actividades subversivas”, sin proporcionar mayores detalles respecto a cuáles son esas actividades. En este caso, los elementos a resaltar son: su edad (27 años), que fue identificada como “obrera” y que le asignaron como raza “mestiza”. Ejemplos como estos hay muchos y en varios casos, cuando se refiere a esas “actividades subversivas”, se incluyen entre esas actividades el repartir propaganda o panfletos en las calles de la ciudad.

33Esta ficha, aunque no tiene fecha de registro de creación, es posible deducir que fue levantada antes de abril de 1982, pues el Cuerpo de Detectives fue sustituido por el Departamento de Investigaciones Técnicas –DIT-, como hemos señalado, durante ese mes y año.

34Imagen No. 3

35

Nómina de detenidos, octubre de 1982, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 2759181
Nómina de detenidos, octubre de 1982, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 2759181

36Este documento corresponde al período del general Ríos Montt, y aunque no dice las palabras “enemigo”, “comunista” o “subversivo”, al observar el caso particular de cada una de las cuatro personas enlistadas como detenidas nos encontramos con un hallazgo: uno de los enlistados (Jorge Rueda Medrando) fue detenido por el Estado Mayor Presidencial y era el ex director de suministros de COCAGUA. Los otros tres fueron detenidos por el Departamento de Investigaciones Técnicas.

37La siguiente imagen es otro ejemplo interesante. La persona (Carlos Roldán) fue fichada en octubre de 1983 para dejar registro que fue inicialmente consignada a un juzgado de paz puesto que había sido detenida por ser “sospechoso e indocumentado”. Sin embargo, al ser indagada, confirmaron que se trataba de una persona calificada como “subversiva”, y que por ello se solicitaba (indica el documento) que sea liberada y entregada de forma confidencial al Ejército, a la unidad de inteligencia (S-2). De esta persona se desconoce qué ocurrió después, pero considerando los antecedentes en Guatemala, muy probablemente se desconozca su paradero.

38Imagen No. 4

Detenido por sospechoso, 1983, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 2700682
Detenido por sospechoso, 1983, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 2700682

39Finalmente, presentamos un ejemplo de propaganda que circuló en Guatemala en el año 1982.

40Imagen No. 5

41

Panfleto, 1982, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 1784980
Panfleto, 1982, Archivo Histórico de la Policía Nacional, Registro digital No. 1784980

42

Panfleto, 1982
Panfleto, 1982

La Policía Nacional y el área rural

43El año 1982 es un año importante para analizar las secuelas de la guerra. En este año se decretaron nuevos marcos para la lucha por la “patria”, se aplicó una fuerte campaña para aniquilar al enemigo, tanto en áreas urbanas como en áreas rurales. Y aunque la Policía Nacional actuó predominantemente en el casco urbano del país, sus documentos permiten aportar evidencia de la aplicación de violencia desmedida en el área rural.

44A continuación se muestra un cronograma que refleja algunos de los eventos y acciones que marcaron la vida política del país del año 1982, lo cual permite visualizar que los hechos registrados en la historia no son una mera casualidad, y que a pesar de las disoluciones y creaciones de nuevas unidades al interior de la Policía Nacional, las funciones se seguían realizando, permitiendo un aporte perpetuo en el tiempo y en la historia.

45Imagen No. 6

46

Sección de eventos del año 1982, Elaboración propia
Sección de eventos del año 1982, Elaboración propia

47Como se observa en el cuadro, los meses de abril y mayo pueden considerarse como preparatorios. Durante el mes de junio se observa la planificación y creación de marcos tanto discursivos como operativos que enmarcan las acciones futuras, ejecutadas durante los meses de julio, agosto, septiembre.

48En junio de 1982, se decretó una amnistía a nivel nacional para que de forma voluntaria las personas que se consideraran enemigas del Estado se entregaran. Ésta era parte de la estrategia de ejecución “Frijoles y Fusiles”. Uno de los documentos desclasificados por la National Security Archive refiere que:

49“La nueva estrategia del gobierno para hacer frente a los insurgentes fue diseñada por el general Ríos Montt, quien asumió el liderazgo único del país la semana pasada después de deponer a los otros dos miembros de la junta militar de tres hombres. ‘Frijoles’ simboliza un nuevo intento de ganar la lealtad campesina a través de programas económicos y de inducir los guerrilleros a regresar a la vida civil. ‘Fusiles’ se refiere a un dramático aumento previsto de las hostilidades contra los insurgentes después de la amnistía que expira el 1 de julio13”.

50Imagen No. 7

51

Fusiles y Frijoles, Documentos desclasificados, colección Guatemala, Registro No. GU00821
Fusiles y Frijoles, Documentos desclasificados, colección Guatemala, Registro No. GU00821

52El tema de la vigencia de la amnistía fue cubierta en los medios de prensa escritos, en los cuales se publicó periódicamente campos pagados para que la población tomara en cuenta esa oportunidad de acogerse voluntariamente. Sin embargo, ya el 17 de junio, tanto el diario El Gráfico como Prensa Libre publicaron una nota en la que el presidente anunciaba un “Julio Negro”, para el cual la Policía Nacional y el Ejército se preparaban con el fin de “contrarrestar demostraciones de fuerza”. Asimismo, el Ministro de Gobernación, Méndez Ruiz, señalaba que se repelería toda acción de guerrilleros en el denominado “Julio Negro”. El 23 de junio, en el diario El Gráfico, Ríos Montt, en el marco de la segunda conferencia de prensa del mes, indicó “la existencia de un complot para un nuevo golpe de Estado, el que se fraguaría en el mes de agosto…El presidente relaciona este complot con la salida de dinero guatemalteco al exterior”.

53Imagen No. 8

Seguridad se prepara para “Julio negro”, Prensa Libre 17-6-1982
Seguridad se prepara para “Julio negro”, Prensa Libre 17-6-1982

54Las notas por sí mismas sólo informan acontecimientos, sin embargo, se observa que el Plan de Operaciones Sofía14 refirió como fecha clave de inicio de operaciones el 16 de julio de 1982 , un mes después de la primera conferencia de Ríos Montt (el 17 de junio) a través de la cual anunció un “Julio Negro”. Este Plan y el plan de campaña Victoria 8215 habían ordenado la creación de dos Fuerzas de Tarea, una de ellas denominada Gumarcaj, la que entró en funcionamiento entre el 25 y el 30 de junio y finalizó operaciones el 19 de agosto. El territorio que cubrió esta Fuerza de Tarea corresponde al denominado Triángulo Ixil (Nebaj, Chajul y Cotzal, en el norte de Quiche16), lugar donde se dictaminó se cometió genocidio en Guatemala en ese año y motivo por el cual el general retirado Efraín Ríos Montt fue llevado a juicio y sentenciado en el 2013 a 80 años de prisión. Dicha unidad participó en una masacre el día 15 de agosto de 1982 en la aldea San Francisco Javier, Santa María Nebaj, Quiché (día de celebración de la fiesta patronal de Nebaj) en la cual fueron asesinadas alrededor de 30 personas17.

55Si no fueran públicos y conocidos los planes de campaña Victoria 82 y Operación Sofía, sólo se tendrían las evidencias testimoniales para demostrar que la unidad responsable de los hechos de violencia en esa región y en esa temporalidad fue la Fuerza de Tarea Gumarcaj.

56Aunque la Policía Nacional no tuvo participación directa en la ejecución de dicho plan en esa región, por medio de sus documentos administrativos se puede probar la existencia de dicha unidad. La Fuerza de Tarea Gumarcaj organizó una celebración de las “fiestas elenas”, fiesta titular de Santa Cruz del Quiché que es celebrada los 17 de agosto de cada año en honor a Santa Elena de la Cruz, en el lugar donde funcionó su centro de operaciones. Aunque el servicio fue solicitado para celebrar las fiestas elenas, el conjunto marimbístico de la Policía Nacional18 llegó el día 16, un día después de haberse registrado la masacre en Nebaj y un día antes de la celebración la fiesta patronal de Nebaj, aunque las actividades de la celebración se desarrollaron desde la primera semana del mes y finalizaron el 19 de agosto, fecha en que terminó el accionar de esta Fuerza de Tarea en dicha región.

57Imagen No. 9

58

Dirección de la Policía Nacional, 11 agosto 1982, AHPN registro digital No. 1797571
Dirección de la Policía Nacional, 11 agosto 1982, AHPN registro digital No. 1797571

La Policía Nacional y el control de la información a los medios de comunicación

59Particularmente en el mes de julio de 1982, con la entrada en vigencia del Estado de Sitio por treinta días (decreto 45-82), la centralización de la información se exacerbó. Esto se vio reflejado en el hecho de que el día 1 no hubo edición impresa de El Gráfico ni de Prensa Libre. El 3 de julio se autorizó a los ministros a dar declaraciones siempre que no tuviese en relación con el Estado de Sitio, información que quedaba a cargo de la Secretaría de Relaciones Públicas de la Presidencia19.

60Este tema, también se vio reflejado en los documentos de la Policía Nacional, ya que ésta constituía una fuente para los medios de comunicación, particularmente si parte de la información que podía ofrecer la Policía estaba relacionada con los hechos de violencia registrados en el territorio nacional. En este sentido, para que el nivel de control de información correspondiese a las necesidades de los gobernantes, se emitió una directriz el 12 de julio (nueve días luego de la apertura de las fuentes a los medios) en la que los medios de comunicación conocerían los hechos registrados en el país por medio de lo documentado por la Policía Nacional. Obviamente no todo debía darse a conocer, como lo refleja un documento del mismo 12 de julio de 1982, en el que las autoridades del departamento de Relaciones Públicas de la PN, al dirigirse al personal de la Oficina de Relaciones Públicas, les informan:

61“Tomen nota para su debido cumplimiento que a partir de la presente fecha, queda terminantemente prohibido incluir en las noticias del Boletín de Prensa ordinario o especial que diariamente le son entregados a los señores periodistas, en esta oficina, noticias como: violaciones, desaparecimientos, secuestros, abortos y todo lo que se relaciona a delitos privados. En caso de que tales noticias comparecieran en el circunstanciado que viene de la Secretaría General, lo conveniente es arrancar la hoja, para que cuando sea pasado a la sala de periodistas tales puntos no sean tomados20”.

62Imagen No. 10

63

Circular No. 6, AHPN registro digital No. 1784362
Circular No. 6, AHPN registro digital No. 1784362

64Es decir, aunque es parte de las funciones de la PN informar a la prensa el balance de los hechos recogidos por la institución, no implica que lo conocido por los medios sea lo que ocurrió. Es más, el hecho de que exista registro de una orden que orientó a los elementos policiales a “arrancar la hoja”, aunque fue una orden directa, evidencia una concatenación de eventos que inducen a afirmar que la magnitud de los hechos de violencia durante 1982 no ha sido conocida en su justa dimensión, y que nada fue fortuito ni casuístico en ese año. Toda acción fue consecuencia de una estrategia que fue diseñada desde el mes de abril con la elaboración del Plan de Seguridad Nacional y con la emisión del Estatuto Fundamental de Gobierno.

65Sólo así se comprende de mejor manera porqué desde la quincena de junio de 1982, el presidente José Efraín Ríos Montt anunciaba la venida de un “Julio negro” y previó las acciones para el mes de agosto. En los meses de abril a julio se emitieron reglamentaciones importantes que le dieron amparo a las acciones que siguieron, como los juicios sumarios en los Tribunales de Fuero Especial contra los subversivos detenidos; el Estado de Sitio vigente durante el mes de julio durante el cual se suprimieron las garantías constitucionales; la organización para la acción de las Fuerzas de Tarea desde esa misma quincena de junio.

66Con la ausencia de información se multiplica la incertidumbre de la población y el Estado tiene mayor oportunidad de ejercer la violencia y el terror con mayor impunidad.

Reflexiones finales

67El hecho de que la Policía Nacional haya sido uno de los brazos acompañantes y ejecutores, en muchos casos, de acciones como cateos, vigilancias y detenciones, como se demostró en el primer juicio (del 18 al 26 de octubre de 2010) contra elementos policiales que participaron en la detención y posterior desaparición de Edgar Fernando García en febrero de 1984, confirman que aún queda mucho por conocer. Este fue el primer juicio donde se aportó como prueba pericial documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional, siendo este el tercer caso de desaparición forzada que llega a juicio, con lo cual se sienta jurisprudencia para juzgar por dicho delito.

68Para conocer y delinear mejor el rostro de estos “potenciales enemigos”, tal como los definió el Manual de Guerra Contrasubversiva, el análisis de los registros de las detenciones, como se mostró con algunos ejemplos de lo registrado en las “fichas policiales” en torno a las características de esas personas, es fundamental. Esta tarea sirve para establecer en un futuro, qué acciones estuvieron enmarcadas en la lucha contrainsurgente y cuáles corresponden al diario funcionamiento de la institución policial.

69Imagen No. 11

70

Portada de revista Policía Nacional 1977
Portada de revista Policía Nacional 1977

71Notas de pie de páginas

721 Los Acuerdos de Paz son doce acuerdos firmados entre la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) y el gobierno de Guatemala entre 1991 y 1996, los últimos dos acuerdos fueron suscritos el 29 de diciembre de 1996. Acuerdo marco sobre democratización para la búsqueda de la paz por medios políticos (Acuerdo de Querétaro) (Querétaro, México el 25 de julio de 1991). Acuerdo global sobre derechos humanos México, D.F. (México el 29 de marzo de 1994). Acuerdo para el reasentamiento de las poblaciones desarraigadas por el enfrentamiento armado Oslo (Noruega), 17 de junio de 1994. Acuerdo sobre el establecimiento de la Comisión para el esclarecimiento histórico de las violaciones a los derechos humanos y los hechos de violencia que han causado sufrimientos a la población guatemalteca (Oslo, Noruega el 23 de junio de 1994). Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos indígenas (México, D.F., México el 31 de marzo de 1995). Acuerdo sobre aspectos socioeconómicos y situación agraria (México, D.F., México el 6 de mayo de 1996). Acuerdo sobre fortalecimiento del poder civil y función del Ejército en una sociedad democrática (México, D.F., México el 19 de septiembre de 1996). Acuerdo sobre el definitivo cese al fuego (Oslo, Noruega el 4 de diciembre de 1996). Acuerdo sobre reformas constitucionales y régimen electoral (Estocolmo, Suecia el 7 de diciembre de 1996). Acuerdo sobre bases para la incorporación de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca a la legalidad (Madrid, España el 12 de diciembre de 1996). Acuerdo sobre el cronograma para la implementación, cumplimiento y verificación de los acuerdos de paz Guatemala (Guatemala el 29 de diciembre de 1996). Acuerdo de paz firme y duradera Guatemala (Guatemala el 29 de diciembre de 1996).

732 Waldo Ansaldi, “Matriuskas de terror. Algunos elementos para analizar la dictadura argentina dentro de las dictaduras del Cono Sur”, en Alfredo R. Pucciarelli, coordinador, Empresarios, tecnócratas y militares. La trama corporativa de la última dictadura (Buenos Aires: Siglo XXI, 2004).

743 Para mayores detalles consultar el dominio en internet del Archivo Histórico de la Policía Nacional en: [archivohistoricopn.org]

754 La consulta digital de los documentos del acervo documental del Archivo Histórico puede hacerse a través del [https://ahpn.lib.utexas.edu/es]

765 Véanse Carlos Figueroa Ibarra, El recurso del miedo. Estado y terror en Guatemala (Guatemala: F&G editores, 2011) y Gabriel Aguilera Peralta y Jorge Romero Imery, Dialéctica del terror en Guatemala (San José, Costa Rica: editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA), 1981).

776 John F. Kennedy, “Discurso de Kennedy al Congreso Norteamericano en mayo de 1961” en Carbore, V. L., Cuando la Guerra Fría llegó a América Latina… La política exterior norteamericana hacia Latinoamérica durante las presidencias de Eisenhower y Kennedy (1953-1963) (Buenos Aires, Argentina: Centro Argentino de Estudios Internacionales, Programa Historia de las Relaciones internacionales, 2006), pág. 18. Disponible en http://www.caei.com.ar/es/programas/historia/08.pdf

787 Véase “Decreto Ley No. 7, Título II: Garantías Constitucionales, Capítulo 1: Garantías y derechos individuales, artículo” en Ley del Orden Público (Guatemala: Asamblea Nacional Constituyente, 15 de septiembre, 1965).

798 Julieta Rostica, “La última dictadura guatemalteca en perspectiva comparada (1982-1985)”, en Roberto García Ferreira y Arturo Taracena Arriola compiladores, Guerra Fría y anticomunismo en Centroamérica (Guatemala: Serviprensa, 2014, en prensa) y Racismo, Genocidio y Derechos Humanos. Guatemala 1978-1999 (Tesis de doctorado, Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, 2009). Velásquez Rivera establece que la Doctrina de Seguridad Nacional – DSN – fue una ideología desde la cual los Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial, consolidó su dominación sobre los países de América Latina. Édgar de Jesús Velásquez Rivera, “Historia de la Doctrina de la Seguridad Nacional”, en Revista Convergencia 9: 27 (México: Universidad Autónoma del Estado de México, Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública, 2002), págs. 11-39. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/pdf/105/10502701.pdf .

809 Centro de Estudios Militares, Escuela de Comando y Estado Mayor, Manual de Guerra Contrasubversiva Clasificado como secreto, 1983, págs. 2-3.

8110 Centro de Estudios Militares, Escuela de Comando y Estado Mayor Manual de Guerra Contrasubversiva Clasificado como secreto, pág. 272.

8211 Véase Comisión Para el Esclarecimiento Histórico (CEH) Guatemala: Memoria del Silencio (Guatemala: editorial UNOPS, 1999), Tomo IV, Capítulo III: Debilitamiento de la Institucionalidad estatal, pág. 74. Disponible en http://www.iom.int/seguridad-fronteriza/lit/land/cap3.pdf

8312 Archivo Histórico de la Policía Nacional, referencia digital 11649421, número interno 42741, Oficio No. 069/Rgl, 13 de abril de 1982, pág. 2.

8413 National Security Archive, código interno No. GU00821 (desclasificado en 1998) Guatemala: “Beans and Rifles” Anti-guerrilla Strategy [Guatemala: “Frijoles y Fusiles” estrategia de lucha contra la guerrilla] (15 de junio de 1982).

8514 Ejército de Guatemala Plan de Operaciones Sofía (1982) es un documento militar que fue conseguido de forma clandestina y que fue revelado al público por la National Security Archive en el contexto de la demanda judicial interpuesta en España contra José Efraín Ríos Montt.

8615 El Plan de campaña Victoria 82 indica en relación a la implementación de las Fuerzas de Tarea que “las áreas de operaciones deberán quedar establecidas a partir del 250500JUN82”. Ejército de Guatemala, Plan de campaña Victoria 82 (1982), pág. 15.

8716 La CEH, Tomo III, pág. 309, señala como área de operaciones de la Fuerza de Tarea Gumarcaj los municipios de Chajul, Nebaj, Cotzal, Uspantán, Cunén, Sacapulas, San Andrés Sajcabajá, San Bartolomé Jocotenango, San Pedro Jocopilas, Canillá, San Antonio Ilotenango, Santa Cruz del Quiché, Chiché y Chinique –correspondientes a la región central del Quiché- y que el centro de mando era Santa Cruz del Quiché.

8817 Audiencia Nacional, Juzgado Central de Instrucción Uno, Diligencias previas 331/1999-10 Genocidio, Terrorismo y Torturas_ (Auto de extradición Madrid, España, 22/11/2006), página 18, disponible en http://www.cja.org/downloads/Guatemala_Judge_Pedraz_Request_for_Extradition.pdf

8918 Archivo Histórico de la Policía Nacional, referencia digital 1797571, oficio No. 2227,11 de agosto de 1982.

9019 El Gráfico (3 de julio de 1982), pág. 2.

9120 Archivo Histórico de la Policía Nacional, referencia digital 1784362, circular No. 6 12 de julio de 1982. El subrayado es propio.

92

Para citar este artículo :

Carolina López, « La policía nacional y el enemigo interno. Guatemala, 1982 », Boletín AFEHC N°59, publicado el 04 diciembre 2013, disponible en: http://afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action=fi_aff&id=3663

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.