Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.196.18.46', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Mensaje del Gobierno Provisional a la Asamblea Constituyente del Estado de los Altos. : Mensaje del Gobierno Provisional a la Asamblea Constituyente del Estado de los Altos.

Ficha n° 3706

Creada: 30 abril 2014
Editada: 30 abril 2014
Modificada: 30 abril 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 80

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Mensaje del Gobierno Provisional a la Asamblea Constituyente del Estado de los Altos.

Cuando se abrieron las sesiones de la Asamblea Constituyente del nueva Estado de los Altos el gobierno provisorio encabezado por Marcelo Molina da cuenta de acción política la cual esta aprobado en una pequeña contestación del presidente Miguel Larreinaga. El folleto se publica en la Imprenta de los Altos recién adquirida en la ciudad de Guatemala a la familia del Doctor Pedro Molina.
1079
Palabras claves :
Estado de los Altos, Asamblea Constituyente, Gobierno Provisional
Autor:
Marcelo Molina y Miguel Larreinaga
Fecha:
1838-12-27
Paginas:
7
Texto íntegral:

1Mensaje del Gobierno Provisional a la Asamblea Constituyente del Estado de los Altos al abrir sus sesiones en la ciudad de Totonicapan el 27 de diciembre de 1838.

2Ciudadanos Representantes:

3¡ Día fausto: día de alegría y público regocijo: día de las más tiernas y dulces emociones; y día en fin, de eterna e indeleble remembranza en los fastos de la historia política de los pueblos de los Altos será, sin duda el de hoy, en que los elegidos del pueblo, los Padres de la Patria se congregan en el Santuario de las leyes para dar principio á sus honoríficas y penosas tareas, en la grande obra de formar la constitución del nuevo Estado !

4La Junta Gubernativa, de quien tengo el honor de ser el órgano, termina sus funciones, y cumple su último deber, haciéndoos una ligera reseña de sus operaciones administrativas en el periodo que ha trascurrido desde su instalación hasta este deseado día, en que los pueblos de los Altos, después de haber corrido todos los riesgos consiguientes á su heroico y memorable grito de independencia, vén con júbilo inexplicable, llegado el feliz momento de reunirse la representación popular, que debe organizar el naciente Estado, afianzar su existencia y ser político, y fijar bajo los auspicios de una Constitución hija de la sabiduría y de la experiencia, sus destinos, su ventura y su dicha.

5Instalada la Junta Gubernativa, que debía regir los pueblos ínterin el pronunciamiento de independencia que se había verificado de hecho, era legitimado con la aprobación de las Supremas Autoridades de la Nación; y se reunía esta Augusta Asamblea; era su primero y más sagrado deber la conservación de la paz y tranquilidad interior, y proveer á la seguridad de los pueblos pronunciados, con respecto á los enemigos exteriores.

Su posición era, en verdad, la más difícil y arriesgada.—A los peligros consiguientes á toda transición política, se reunían otros de diferente naturaleza, y los temores de que el Gobierno de Guatemala intentara sofocar con la fuerza los acentos de la libertad, eran tanto más fundados, cuanto que aquel contaba con las armas victoriosas que acababan de derrocar del asiento del Ejecutivo, al Gefe que lo ocupara.

6El Gobierno pues, se dedicó á procurar todos los elementos necesarios para, en su caso repeler la fuerza con la fuerza: y Quezaltenango, donde no se contaba con un solo fusil almacenado á tiempo de darse el atrevido grito de independencia; á los pocos dias estaba en estado de hacer sentir lo que valen los esfuerzos de un pueblo entusiasmado por la defensa de su libertad y de sus más sagrados derechos.

7La orden memorable que en 10 de febrero emitió la Asamblea de Guatemala y sanciono el Consejo, reservando á la resolución del Congreso Nacional el asunto de segregación de estos pueblos, y mandando que entretanto se guardase con ellos una conducta amistosa y franca que fomentara la buena armonía ; aquietó algún tanto los ánimos, y nos sacó del estado de ansiedad y fluctuación en que estábamos.—Sin embargo, como la fuerza armada del faccioso Carrera infundía justos recelos; nuestra frontera, que desde luego había sido cubierta, permaneció guardada por un numero respetable de nuestras tropas, hasta que se creyó haber desaparecido completamente el peligro exterior.

8Entonces, el Gobierno Provisional se dedicó con mayor ahínco a sofocar en el interior todo germen de discordia, de desunión y desorden: Varias veces con la prudencia y moderación; y otras con la entereza y severidad, según lo exigían los casos, aplico el remedio por todas partes donde el mal se presentaba; y así es como tiene la inexplicable satisfacción de que si los esfuerzos, secundados por los de los beneméritos funcionarios de los Departamentos, puedan hoy presentaros el Estado en la más completa calma y perfecta tranquilidad.

9El sistema político y judicial, que á virtud de los Códigos y ley orgánica para los juicios por Jurados, existía en el Estado de Guatemala, y había regido á estos pueblos antes del pronunciamiento de independencia, presentaba deformidades é inconvenientes, que no es del caso individualizar.—La opinión pública se había declarado abiertamente contra la institución: los códigos eran objeto de odio y pública execración.

10Querer sostener un sistema tan desopinado y fuera del nivel de las ideas y civilización de estos pueblos, compuestos en su mayoría de la clase indígena, habría sido de parte del Gobierno Provisional el acto más imprudente y á propósito para perder el prestigio de que gozara: —Lo conoció así, y se apresuró a restablecer el régimen político y judiciario que existía antes del sistema de juicios por Jurados. —Fueron, en consecuencia nombrados Jefes Departamentales y de distrito, y Jueces de 1° Instancia: la administración de justicia que tanto se había paralizado y complicado, se puso en corriente ; y los Jefes políticos ejerciendo las atribuciones que les confieren las leyes de su creación, restablecieron en los Departamentos la orden y sistema administrativo á que los pueblos estaban ya acostumbrados.

11Pronto el Gobierno tuvo quo entrar en relaciones; ya con el de la Nación ; ya con el del Estado, de que acababa de independerse; y ya en fin, con el del Departamento de las Chiapas.
En las que entablo con el primero, manifestó constantemente sus [ilegible] el primer Magistrado de la Republica; [Sigue una Frase ilegible].

12[Ilegible] de las que comenzaron a mediar con el del Guatemala, fué la venida de los CC. Dr. Buenaventura Lambur y Lic Manuel Francisco Pavón comisionados con el preciso objeto de estrechar los vi neldos de fraternidad y amistad de aquellos con estos pueblos.

Fueron recibidos con las consideraciones debidas á su carácter y con el aprecio á que son acreedores por sus cualidades personales.—Los negocios que durante su misión se trataron, fue siempre en la mejor inteligencia y armonía, cuidando el Gobierno de conservarlas inalterables, y á pesar de ellas, sostener con entereza y energía su dignidad y los derechos de los pueblos pronunciados.—Si la malignidad, la calumnia y el empeño de denigrar á la Junta Gubernativa y a los Altos en general, hicieron correr en la Capital de Guatemala especies risibles unas; trascendentales en sumo grado otras, y todas altamente ofensivas; los CC. Comisionados testigos oculares de la falsedad de ellas y de la rectitud de los procedimientos del Gobierno, dirigieron al suyo comunicaciones muy honrosas á este; se despidieron produciendo testimonios de agradecimiento por el buen trato que se les había dado, y por haber conseguido que por su mediación quedaran afianzadas las mas amistosas y cordiales relaciones entre ambos gobiernos.

13Se hizo forzoso entablarlas con el Exmo. Sr. Gobernador y Comandante General del Departamento de Chiapas, para desvanecer la falsa y grosera imputación de la Municipalidad de Tapachula, la que suponiendo que el Gobierno de los Altos intentaba por medio de la violencia, unir los pueblos de la Provincia de Soconusco al nuevo Estado, y que con tal objeto había hecho marchar tropas acia aquel territorio, pidió auxilio al mismo Sr. Gobernador.

14Este, sorprendido al pronto, hizo, como estaba en el órden, la reclamación debida tanto al Gobierno Provisional como al de la Nación; y uno y otro quedaron plenamente satisfechos á vista de los documentos justificativos que les fueron dirigidos y comprobaban de una manera inequívoca, que si algunos emigrados del mismo Tapachula habían intentado una invasión de mano armada á aquel territorio; el Gobierno de los Altos lejos de secundar sus conatos, los frustró completamente con providencias oportunas y enérgicas.

15Las dictó así mismo para hacer reconcentrar á los emigrados de las Chiapas, que se hallaban diseminados en los pueblos fronterizos con aquel Departamento; porque llegó a su noticia que al mando y bajo la dirección de Dn Joaquín Gutiérrez1, proyectaban una nueva agresión en el insinuado territorio.—Y aunque al fin no pudo evitarla, porque los emigrados burlando su vigilancia pusieron en ejecución su plan desapareciendo á un tiempo con la mayor reserva; con todo, la conducta del Gobierno fue tan prudente y circunspecta en este negocio, que el de Chiapas no pudo menos que dirigirle comunicaciones muy satisfactorias dándole las gracias por sus esfuerzos en evitar los desastres que fueron, como es notorio, el resultado de la invasión ejecutada por Gutiérrez y compañeros.

16Si las circunstancias difíciles y peligrosas, en que se ha visto el Gobierno desde su misma creación : si sus obligaciones más sagradas y urgentísimas atenciones no le han permitido dar el impulso que deseaba a las tres fuentes de la riqueza pública, á saber: la agricultura, artes y comercio ; ha hecho en favor de este último lo que ha podido, nombrando en todos los Departamentos vecinos de patriotismo conocido, que se interesen en la compostura de caminos por medio de compañías que dirigiesen propuestas al Gobierno para indemnizar de los desembolsos que con tal motivo hiciesen.—Y persuadido el Gobierno de las incalculables ventajas que reportarían a los pueblos todos del Estado de que se lleve al cabo el gran proyecto de hacer transitable por atajos el camino que conduce a los de la Costa de Suchitepéquez, poniendo además en el rio de Sámala, un puente de cal-y-canto; nombro comisionados que exciten una compañía de capitalistas á formalizar tan grandiosa obra que habría tenido efecto desde el año de 1833, si por la Asamblea del Estado de Guatemala se hubiera accedido á la propuesta de la compañía entonces brindada con tal objeto, la que solicitaba por indemnización de gastos el cobro de peaje ó pontazgo por doce años.

17- Y aunque el Gobierno de aquel Estado hizo con posterioridad la concesión cual se pedía, los accionistas disgustados y desalentados con la primera negativa desistieron de tan importante
empresa.—El gobierno se promete que tan luego como se aclare algún tanto el horizonte político y los CC. industriosos cuenten con seguridad, sin la que todo cae en una parálisis mortal, se organizará una nueva compañía que tome á su cargo cuia empresa que, al mismo tiempo de ser á sus individuos productiva, dará un impulso extraordinario al comercio. En el día se hace tanto más necesario facilitar los transportes de la costa á los Altos, y de estos á aquella, cuanto que allí contamos ya a un puerto que después de la erección del nuevo Estado, era cuanto podía desearse para el engrandecimiento y prosperidad de los pueblos que lo forman. El Ciudadano Presidente de la República somos deudores de este importantísimo servicio, que unido a los muy distinguidos que prestó a la causa de nuestra independencia, demandan de nosotros eterna gratitud. Él fue pues, quien en el mes de Septiembre último envió al General de Brigrada C. Isidoro Saget2 para que viniese a reconocer nuestra Costa, á examinar el punto para establecer el puerto y levantar el plano topográfico e hidrográfico. Mr. Guillermo Le-Bourch, Cápitan de la Goleta Izalco en que venia el C. Saget, logro saltar en tierra por la rada de Chiapan3 y el personalmente vino a Quezaltenango a entregar los pliegos que del Gobierno Nacional trata para el de este Estado. Tal acontecimiento produjo un contento general, que pronto se tornó en pesar al regreso del Capitán, quien en vano agotó los esfuerzos, no y para desembarcar la poca carga que conducía, sino aun para volver á su buque; y las esperanzas que al pronto se hablan concebido de fijar el puerto en el punto de Chiapan, quedaron desvanecidas con el informe que dio Le-Bourch.

18Sin embargo, él se ofreció á hacer por tierra un reconocimiento prolijo de la Costa á fin de buscar un punto más aparente. —El Gobierno no dudó un momento conferirle tan importante comisión, y dio al Gefe de Suchitepéquez las órdenes más expresivas para que le fuesen franqueados toda clase de auxilios. El éxito fue cual podía desearse; pues que en el punto de Champerico encontró el Capitán un fondeadero con todas las ventajas apetecibles, y por él desembarcó su pequeño cargamento y un cañón con que obsequió al Estado.

19Con sus informes y los que se recibieron del Gefe de Suchitepequez, el Gobierno mandó establecer el puerto en el punto indicado, y están dadas las disposiciones necesarias para la construcción de bodegas cet.

20—Así que, puede ya contarse con un puerto, que, con el tiempo atraerá al nuevo Estado bienes apenas calculables. —Pero como el comercio y la ilustración se prestan mutuos auxilios, y ésta tiene tan grande influencia en los adelantos de aquel, no descuidó el Gobierno consagrar una parte de sus tareas al importante ramo de la instrucción pública.

21Íntimamente convencido, que ella es el sólido cimiento de un nuevo Estado, su primera necesidad, y para decirlo en una palabra, la deidad tutelar de los pueblos libres, hubiera querido dar á tan interesante objeto toda la atención que se merece. —Pero las circunstancias peligrosas en que se ha visto y los ningunos recursos con que ha contado, son los motivos por que no ha podido llenar sus deseos.

22No obstante, ha procurado en cuanto ha estado de su parte, se extienda y mejore la enseñanza primaria, y ha puesto el primer eslabón para la superior, creando y dotando una cátedra de gramática castellana y latina, y sosteniendo cinco niños en la clase privada que posteriormente se abrió en Quezaltenango, en que se dan lecciones de las ciencias exactas y de otros ramos de literatura de grande utilidad.

23El Gobierno, solo ha podido poner la primera piedra de la grande obra de la ilustración; de esta fuente de donde fluyen todos los bienes y goces sociales. — A vosotros, dignos Representantes, es reservada la gloria de llevarla al cabo y hacer que las cristalinas aguas de aquel hermoso manantial derramándose por todo el Estado, fecundicen los abundantes gérmenes de prosperidad que contiene en su seno. — Más para plantear establecimientos científicos que sean el foco de donde partan los rayos vivificantes de la ilustración, se necesita de hacienda con que costearlos.

24Al hacerse el pronunciamiento de independencia, la de estos Departamentos se hallaba casi destruida. —Causas diferentes habían producido su desorganización y decremento, siendo una de las principales, la subdivisión que se había hecho do las administraciones Departamentos bajo la nueva planta que se les dio, á consecuencia de la división territorial y nombramiento de funcionarios bajo el sistema de juicios por jurados.

25 El Gobierno pues, que se encontraba sin recursos y con crecidas erogaciones que hacer para proveer á la seguridad y tranquilidad de los pueblos pronunciados, se apresuró á crear una Administración general de rentas y á restablecer las Departamentales, todo de la manera que estimo más sencilla, expedita y económica; y tuvo la satisfacción de ver en breves días, que el erario salía poco á poco del estado de consunción á que había sido reducido.—Y si hoy no tiene la complacencia de informaros haber un sobrante en cajas; sino por el contrario una deuda de alguna consideración proveniente de empréstitos que había sido necesario decretar; son harto sabidos los crecidos gastos militares que ha sido forzoso impender, particularmente en las dos divisiones auxiliares que han marchado al Estado de Guatemala.

26Empero, en medio de tantos apuros y escaseces, no descuidó el gobierno la adquisición de una buena imprenta, como el primer elemento para la ilustración y la libertad: contrató pues, la del Dr Molina: está ya planteada en Quezaltenango en una casa aparente comprada al efecto por el mismo gobierno; tiene hermosa y abundante letra: es manejada por manos diestras, y ha sido reglamentada provisionalmente de la manera que se estimó más adecuada.

27La hacienda pública de nuestro naciente Estado, es susceptible de mejoras y adelantos: y como que de ella depende su existencia, debe ser uno de los primeros objetos de vuestras meditaciones y tareas.—Y como no sea posible establecer la hacienda sin seguridad, y esta no puede afianzarse sino por medio de las armas, el gobierno va á expresaros las disposiciones que tomó con respecto al ramo de guerra.

28Los justos temores de que se intentara una agresión contra los Departamentos pronunciados, hacía de absoluta necesidad ponerlos en actitud de repelerla. —Quesaltenango, la primera población que hizo resonar los acentos de independencia y libertad y romper sus antiguos vínculos, era también la que tenía más fundados motivos para temer que contra ella dirigiesen sus maniobras y sus venganzas los rabiosos enemigos de su gloria y de su libertad. —Quezaltenango, sin embargo, no contaba con más elementos de defensa, que con el entusiasmo y decisión de sus hijos; el Gobierno, de que acaba de separarse, estudiosamente lo había dejado sin un solo fusil, y únicamente á merced de los esfuerzos de que es capaz el patriotismo y la defensa de la causa de la libertad, pudo el Gobierno contar en poco tiempo con suficientes armas y todos los aprestos necesarios de guerra.—Y para darle al Estado toda la respetabilidad y seguridad que demandaban las críticas circunstancias en que se ha visto y vé el de Guatemala; celebró una contrata de armamento y pólvora extranjera de la que ya ha llegado parte á Quezaltenango.—Pronto se recibirá el armamento, y el nuevo Estado se hará respetable, fuerte y vigoroso, y quizá el asilo de la desgracia y el alcázar de la libertad.

29Decretada su erección por el Congreso nacional, y dadas por él mismo las bases para su organización, el Gobierno con datos seguros de que ambos decretos habían obtenido la sanción de la Cámara moderadora, se apresuró por un principio de delicadeza y obsequiando sus propios deseos á dar el de convocatoria á esta Augusta Asamblea; y es en virtud de él, y de los afanes del Gobierno en facilitar su reunión, que hoy tenemos el inefable gozo de ver ya instalado el Cuerpo Constituyente.

30¡Dignos Representantes que lo componéis!: he aquí un lijero bosquejo de las operaciones de la Junta Gubernativa durante el periodo de su administración. —De los acuerdos que ha emitido y providencias que ha dictado en cada uno de los ramos, os informará detalladamente el Secretario General del despacho.

31Termina pues, sus funciones el Gobierno Provisional, y las termina con la íntima y dulce satisfacción de que todos sus procedimientos han sido hijos de la rectitud de sus intenciones, de la buena fe y del deseo del acierto. —Se gloría de que á pesar de los peligros que le han circundado, y de tantos gérmenes de desorden, confusión y anarquía que pululan por todas partes; ha podido conservar los inestimables bienes de la independencia, libertad y tranquilidad de los pueblos del Estado.

32En vuestras manos, ¡beneméritos Legisladores!, pone la Junta Gubernativa tan precioso y sagrado depósito.—Velad por conservarlo ileso—

33Desvelaos por hacer la ventura y la dicha de vuestros conciudadanos En vosotros tienen puestas sus esperanzas, y no se burlarán no, las esperanzas de pueblos tan dignos de ser felices, y que han hecho depositarios de sus caros intereses á ciudadanos que reúnen tanta ilustración, patriotismo y virtudes.

34Totonicapam: Diciembre 27 de 1838.
Marcelo Molina

35CONTESTACION
Del presidente de la Asamblea Lic. Miguel Larreinaga

36La Asamblea ha oído con particular agrado y atención, la exposición del Gobierno Provisorio, en que manifiesta las providencias que ha tomado desde que se instalo en marzo último hasta esta fecha. En ella se descubre la prudencia, lino y mucho pulso con que se ha conducido en circunstancias tan difíciles, y especialmente no puede dejar de aplaudir tres de ellas, una es la de haber sabido mantener la tranquilidad y el orden público en los diez meses trascurridos. No ha habido en todo el Estado una sola conmoción —Todos los vecinos han seguido en sus ocupaciones, en sus negocio, en su vida civil. Nadie les ha perturbado ni atropellado. No se ha .sentido que hubiese habido novedad en el cambio de Gobierno. Esto es cosa que pocas veces se vé, después de una separación violenta como la que se hizo en los Altos. —La otra es, haber sabido preparar, levantar y equipar una División militar que fuese en auxilio del ejército de Guatemala. Ésta medalla se debe mirar como el resultado de una prudencia consumada; porque aunque á primera vista aparece que fué solo de amistad social y de buena armonía con un Estado hermano y compañero; pero en el fondo lo fué de interés individual bien entendido. Porque esta División está conteniendo en Guatemala la revolución que debería correr para los Altos, y está conteniendo en Guatemala lo que debería contener en el portillo de Godines: con la diferencia que allá gravita sobre país distinto, mientras que en Godines gravitaría sobre el de los Altos4. Hay además la consideración que la guerra en Gualemala es una escuela para los militares que han de venir después á defender este Estado. —

37La tercera es, haber activado las providencias para las elecciones populares, y pronta reunión de esta Asamblea, venciendo las dificultades que nacen de las nuevas circunstancias, y no se conocen con la simple vista sino con la práctica. —Por todo ello, el pueblo do los Altos debo estar muy reconocido al Gobierno Provisorio, y en nombre suyo la Asamblea da las gracias á los benemeritos individuos que lo han compuesto, y trabajado en su bien con destineres, con celo y verdadero amor patriótico, y espera que no le dejaran do. ayudar- con su influjo, su crédito y su capacidad.—En lo demás, la Asamblea tomará en consideración los varios puntos que el Gobierno ha expuesto.

38Notas de pie de páginas

391 Joaquín Miguel Gutiérrez fue gobernador de Chiapas (1832-1835).

402 Véase Arturo Taracena Arriola, Algunos Oficiales extranjeros que combatieron en las guerras civiles de la República Federal de Centroamérica, 1826-1839 in Boletín de la AFEHC, N° 46, Julio-Septiembre de 2010, “http://www.afehc-historia-centroamericana.org/index.php?action*fi_aff&id*2503

413 Es posible que esa rada sea no tan lejos del puerto actual de Champerico puesto que el reconocimiento de la costa cerca hecho por el capitán Le Bourdech se hizo por tierra. Los barcos echaban ancla frente a la Costa lo que era siempre algo arriesgado. La naturaleza en este caso no ofrece ninguna protección a los barcos. Véase a Christopher Lutz, Territorio y sociedad en Guatemala: Tres ensayos históricos, (Guatemala: CIRMA, 1991), pág. 51.

424 Se trata de la entrada de la hacienda de la familia Godines, una familia de poder radicada en Guatemala en el siglo XVI, seguramente parientes del Dean Godines que fue uno de los compañeros del Obispo Marroquín.

Fuentes :

http://archive.org/details/mensajedelgob00moliguat