Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.92.153.126', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Cantidad de cofradías y hermandades en el arzobispado de Guatemala, 1787. : Cantidad de cofradías y hermandades en el arzobispado de Guatemala, 1787.

Ficha n° 3712

Creada: 19 mayo 2014
Editada: 19 mayo 2014
Modificada: 19 mayo 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 86

Autor de la ficha:

Rodolfo HERNANDEZ MENDEZ

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Cantidad de cofradías y hermandades en el arzobispado de Guatemala, 1787.

Carta del arzobispo de Guatemala al rey, sobre la cantidad de cofradías y hermandades de su jurisdicción y la justificación de su existencia.
Palabras claves :
Cofradías, Hermandades, Arzobispado
Autor:
Cayetano de Francos y Monroy
Ubicación:
Archivo General de Centro América
Fecha:
1787-05-15
Paginas:
3 folios
Texto íntegral:

1
f. 263

2«Señor. Por real despacho de veinte de junio del año próximo pasado de ochenta y seis, se sirvió Vuestra Majestad aprobar en todas sus partes la visita pastoral que hice de esa Diócesis sirviéndose, al mismo tiempo, encargar la observancia de otra real cédula de quince de enero de ochenta y tres, sobre dar cuenta del número fijo y determinado de las Cofradías y Hermandades que actualmente hubiere en las iglesias de este Arzobispado, por haber parecido excesivo lo crecido de su número; y que en lo sucesivo se observasen las providencias dadas por el antecesor, a fin de exterminar los abusos, desórdenes e irreligiosidades que se cometen en sus festividades.

3En cuyo cumplimiento debo hacer presente a Vuestra Majestad que en la visita canónica general, que por mi parte tengo practicada personalmente, procuré dar oportuna y eficazmente todas aquellas providencias que me parecieron convenientes a extinguir, en lo posible, dichos desórdenes adelantando, al mismo [f. 263v.] tiempo las de todos mis antecesores consiguiendo, en efecto, que éstos se hayan minorado en la mayor parte.
El número de Cofradías y Hermandades que en el día existen en las parroquias de esta vasta Diócesis, que son entre cabeceras y sus anexos cuatrocientos diez y nueve, asciende a mil novecientas ochenta y dos cofradías, y ciento cincuenta y tres Hermandades, y en todo hacen dos mil ciento treinta y cinco; que repartidas entre dichas cuatrocientas diez y nueve iglesias, les cabe a cada una de ellas a cinco, entre cofradías y hermandades; cuyo número no le tengo por excesivo (como se informó a V. M.) en atención a las utilidades y ventajas que notoriamente resultan a los indios de dichas cofradías; bien que en la citada mi visita procuré abolir todas aquellas en que no reconocí provecho espiritual, ni temporal, y no fueron pocas.

4Que dichas cofradías y hermandades sean utilísimas y conveniente a su subsistencia, se conoce por las razones siguientes:

5Primera: porque el indio mientras está empleado en el servicio de su cofradía, a más de estar bien ocupado en el culto de la imagen, [f. 264] se dedica para esto al trabajo con toda su familia, de que resulta que no sólo adquiera para los gastos (que son de corta entidad) de las celebridades, sino para satisfacer el debido real tributo; resultando, por consiguiente, que dicho indio tome por este medio amor a la Iglesia y asista a la doctrina y demás divinos oficios por el tiempo que tiene este encargo, lo que cuesta mucho trabajo a los curas en los que no sirven cofradía, pues por lo regular estos naturales, cuando no están empleados en estos ministerios o con algún otro oficio concejil de un pueblo, se mantienen vagos, ausentes de sus consortes, viviendo a su libertad y sobre su palabra; y para sujetarles a su unión no se ha discurrido medio más eficaz y oportuno que el darles un cargo de cofradía, lográndose con este arbitrio que hagan vida maridable, que se ocupen en sus trabajos y den asistencia a la iglesia, pues por lo común aún entre aquellos que viven en el pueblo, no se consigue sino con mucha dificultad, que cumplan con el precepto de la misa, sin [fol. 264v.] que alcancen los medios suaves que para ello ponen sus párrocos, y muchas veces ni aún el rigor de las justicias.

6La segunda razón de utilidad que traen las cofradías es que el sobrante que regularmente resultan [sic] de las limosnas, que entre sí colectan, y de sus industrias y trabajos para los gastos de las festividades, se convierte unas veces en los utensilios precisos para la festividad del santo sacrificio y administración de sacramentos (por no haber en los pueblos de indios fábrica espiritual de dónde debían salir dichos gastos) y otras en los reparos de las iglesias, o su nueva construcción, resultando de esto considerable ahorro al Real Erario de Vuestra Majestad.

7La tercera razón de utilidad que dichas cofradías y hermandades resulta es que con las obvenciones que estas festividades rinden a los párrocos, tienen éstos para ayuda de su congrua y con qué socorrer a sus miserables feligreses.

8Y finalmente distribuyéndose, como se estila, el capital de la cofradía y hermandad entre los oficiales que las sirven, resulta precisamente a éstos otra utilidad de mucho bulto, cual es que empleándolo, como regularmente lo emplean, [f. 265] ya en la labranza, ya en el cultivo de sus tierras o sus comercios, junto con su trabajo personal, hallan el alivio de vivir con desahogo, de tener con qué concurrir a sus gastos y paga de tributo con menos fatiga y, sobre todo, el que estén bien ocupados con lo que se ocurre a la reforma de vicios, desórdenes y abusos a que son tan inclinados.

9Esto es lo que me ha parecido preciso exponer a Vuestra Majestad sobre el particular para que, en vista de ello, se sirva determinar lo que sea de su real agrado.

10Nuestro Señor guarde la Cesárea Real Persona de Vuestra Majestad los muchos años que puede y la Monarquía necesita.

11Nueva Guatemala, 15 de mayo de mil setecientos ochenta y siete. Señor Cayetano, arzobispo de Guatemala.

12Es copia de la original, de que certifico yo don José Antonio Cornejo, caballero de la Orden de Santiago, del Consejo de Su Majestad, su secretario y oficial mayor de la Secretaría de la Nueva España. Madrid veinte y dos de diciembre de mil setecientos ochenta y siete. José Antonio Cornejo.»

Fuentes :

A1.23, Leg. 1532, Exp. 10087, fs. 263-265.