Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.83.122.227', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : transcripciones : Solicitud de María Themiño Vázquez de Coronado : Solicitud de María Themiño Vázquez de Coronado

Ficha n° 3719

Creada: 28 mayo 2014
Editada: 28 mayo 2014
Modificada: 25 junio 2014

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 65

Autor de la ficha:

Elizet PAYNE IGLESIAS

Publicado en:

ISSN 1954-3891

Solicitud de María Themiño Vázquez de Coronado

El presente documento transcrito se enmarca en las discusiones que surgieron alrededor del adelantazgo de Costa Rica otorgado a Juan Vásquez de Coronado y sus herederos. En 1561 se designó a Vázquez de Coronado como sucesor de Juan de Cavallón en el puesto de la Alcaldía Mayor de Nicaragua, así fue como se reanudaron los esfuerzos de conquistar el territorio que actualmente es Costa Rica. Después de incursionar sobre el territorio, Vásquez de Coronado regresó a España para ser galardonado en 1565 por el rey Felipe II con el título de Adelantado de Costa Rica, con un sueldo anual de 1000 pesos. Después de su muerte –se ahogó al regresar a América–, el título siguió otorgándose a sus herederos, una de ellas fue doña María Nuñez-Themiño y Vásquez de Coronado quien en 1656 recibió el adelantamiento por ser hija de Agustina Vásquez de Coronado y Francisco Núñez Themiño. Es María Nuñez-Themiño y Vásquez de Coronado quien protagoniza los hechos del documento transcrito, en el que solicita que se le paguen los años que se habían dejado de pagar los mil pesos decretados desde 1565 como obligatorios a quien fuese el Adelantado de Costa Rica.
Palabras claves :
Adelatanda de Costa Rica, Fuentes primarias, Viuda
Autor:
María Themiño Vázquez de Coronado
Ubicación:
Archivo General de Sevilla
Fecha:
1695
Paginas:
28 folios
Texto íntegral:

1Transcripción hecha por los estudiantes Randal Chávez y Fernanda Gutiérrez, Escuela de Historia
Universidad de Costa Rica bajo la supervisión de la profesora Elizet Payne.

2[Folio 1, recto]

3[Una cruz]

4[Al centro: Señor]

5[Encabezado derecho: 1695, VII, 17]

6Doña María Themiño Bázquez de Coronado Adelantada de Costa Rica, biuda del maestre de campo don Juan Fernández de Salinas y la Zerda, caballero de la Orden de Calatraba. Dize que los señores reies antezesores de vuestra majestad hizieron merced a don Juan Bázquez de Coronado su terzer abuelo, de 10000 pesos de oro de minas por haber conquistado la dicha provinzia de Costa Rica a su costa y expensas y por el año pasado de 1674 vuestra merced fue serbido, de situarle los otros 10000 pesos de oro de minas en las reales cajas de Nicaragua, como también haber mandado se le pagase todo lo que se le estaba debiendo, y aora con la noticia que ha tenido de las imbasiones y demolimientos que los enemigos piratas han hecho en la provincia y que ha de ser preziso repararla, glorificarla para resguardar y asegurar la dicha provinzia para cuio efecto han de ser nezesarios medios y que estos no bastando los que ai en dicha provinzia fuera de lo situado y que será preziso conduzirlo desde Guatemala con gran costa de vuestra merced pidiendo valerse de lo que entra en las reales cajas de Nicaragua y que a la suplicante les será también de maior combenienzia el que baliéndose vuestra merced del situado lo que se les ha mandado pagar se les situé libre en las caxas reales de Guatemala. Por cuios motivos y ser de tanta utilidad así a vuestra merced como a la suplicante. A vuestra merced pide y suplica se sirba de mandar se le pase la otra situazión y lo mandado pagar a las dichas cajas de Guatimala que rezibirá merced de la real piedad de vuestra merced.

7[Folio 1, verso] [Folio en blanco]

8[Folio 2, recto]

9[Encabezado izquierdo: Consexo]

10[Al margen izquierdo: Un sello: Para ser pactos de oficio. Sello quarto, año de mil y seiscientos y ochenta y seis. ][Ilegible]

11[Una Cruz]

12[Al centro: Señor]

13Doña María Themiño Bázquez de Coronado, Adelantada de Costa Rica, biuda del maestre de campo don Juan Fernández de Salinas y la Zerda, caballero de la orden de Calatraba. Suplica se le mande a las caxas reales de Guatemala la consignación de los 10 pesos de minas de oro de renta al año que goza en las de Nicaragua, como también la satisfacción de lo que le está mandado pagar de los atrasados que desta renta se le están deviendo.

14Tráese lo que últimamente está resuelto sobre la satisfacción de los atrasados.
Consulta a 20 de diciembre, 1686. Consulta favorable en [ilegible] lo pide.

15[Ex. Rubricado]

16[Folio 2, verso]

17[Una cruz]

18Adbertencia para el señor don Joseph Ferrer. La pretensión del memorial de doña María Themiño es que se le mande pagar lo que se le está deviendo por razón de los mil pesos de oro de minas que se dexaron de satisfacer a su marido don Juan Fernández de Salinas como Adelantado de Costa Rica desde el año 60 hasta el de 74 y que a este fin, ynforme el Consexo en sala de justicia a donde está pendiente esta matrícula, el decreto de Su Magestad dice que se le consulte sobre el reparo que se le pone, en darle los [Folio 3, recto] despachos del puesto de Adelantado.

19Esto es equivocación que tomaron en la Cobachuela en el resumen del memorial. Y así parece que la que se a de ver es el punto de los dichos mil pesos que se le han dexado de pagar el tiempo que refiere que es lo que está pendiente en justicia que en lo demás no hay novedad ninguna.
[Folio 3, verso] [Folio en blanco]

20[Folio 4, recto]

21[Una cruz]

22[Encabezado: Para el Consejo, Adelantada de Costa Rica]

23Tráese aquí su expediente que ay por la señora, para quando el relator Ferrer, haga relación en govierno del que por la escrivanía de cámara se le ha entregado en conformidad de lo que últimamente acordó el Consejo.

24[Folio 4, verso] [Folio en blanco]

25[Folio 5, recto]

26[Una Cruz]

27[Encabezado izquierdo: Para el Consejo]

28A ynstancia de la Adelantada de Costa Rica, hizo el Consejo la consulta adjunta sobre la satisfacción de lo que se le deve atrasado de los 10 pesos de minas que tiene de renta consignados en la caja de Nicaragua por tal Adelantada, refiriendo a Su Magestad que en justicia por autos de vista y revista se le havrán denegado los atrasados que pretendió desde el año de 660, hasta el [repetido: el] 74, que se le mandó hacer buena dicha renta; y el Consejo tuvo por justo que se le mandasen pagar los atrasos y Su Magestad fue servido de conformarse.

29Y después a otra consulta que se trae, le está concedido, la mudanza de esta renta atrazada y corriente a la caja de Guatemala.

30[Folio 5, verso]

31Para poder executar estos despachos con la claridad y inteligencia que conviene, pregunta la señora si de lo concedido desta parte en la consulta de 6 de septiembre del 86 se le decían hacer buenos los atrasos desde el año de 660, hasta el del 74, sin embargo de estarle escluydos por justicia; o si solo ha de ser lo que se le ha de librar por atrasados, lo que se le debe desde el año del 74, que es desde quando en justicia le está hecha buena dicha renta.

32Consulta a 26 de febrero de 1682. Désele por aora el despacho de los atrasados desde el año de 74 y de la nueva situación a [Folio 6, recto] las cajas de Goatemala y vuelvánse los autos a govierno sobre la duda y satisfacción de los atrasados de esta renta que pretenda y le está denegado en justicia desde el año de 1660 asta el de 1674.

33[Rubricado]

34[Al margen izquierdo: (abreviaturas desconocidas]

35[Folio 6, verso] [Folio en blanco]

36[Folio 7, recto]

37[Una cruz]

38[Al centro: Señor]

39Doña María Themiño Vázquez de Coronado Adelantada de la probinzia de Costa Rica, viuda del maestre de campo don Juan de Salinas y la Zerda.

40Dize que habiendo suplicado a vuestra merced se sirbiere de hazerle merced de mandar se le pagase lo que se le estava deviendo de la renta de mil pesos de oro de minas que goza en cada un año como tal Adelantada desde 20 de septiembre de 1674 hasta 28 de marzo deste año que se le mandó consignar en las caxas reales de Guatemala que le estava mandado satisfacer en dicha caxa en siete años fuese dándole dos mil pesos de oro de minas en cada un año hasta tanto no se extinguiere el dévito así por escusar quentas y viáticos como para que pudiere socorrer de la nezecidad que muchos empeños en que se allava, se mandó biese rasón de la que [Folio 7, verso] se le estaba diviendo y según consta de la zertificazion orixinal de que hace demostración dada por los oficiales reales de Nicaragua en 10 de abril de [testado: 1679] solo parese se le havían pagado dos años de dicha renta desde 20 de septiembre de 1674 hasta 20 de septiembre de 1676 y que se le estaban deviendo en aquella razón dos años y medio sin otros ocho años que después corrieron hasta 20 de marzo deste año. Por lo qual y no poder dar razón fixa de si se le ha pagado por quenta de ellos alguna cantidad a sus podatarios y la poca diferencia que puede haver en que se le pague dos años en uno sin que en ello tenga perxuizio la Real Hazienda.

41Suplica a vuestra merced se sirva de mandar se le pague la renta de lo que contare estársele deviendo por sertificazión de dichos oficiales respectivos de Nicaragua del tiempo referido de cada dos años en uno.

42[Folio 8, recto]

43Para poder acudir a sus necesidades y empeños como lo espero de la real grandeza de vuestra merced.

44La Adelantada de Costa Rica [firmado y rubricado]

45[Folio 8, verso]

46[Un sello: Diez maravedís. Sello quarto, diez maravedís, año de mil y seiscientos y ochenta y siete]

47[Una cruz]

48[Al centro: Señor]

49Doña María Themiño Vázquez de Coronado, Adelantada de la provinzia de Costa Rica.

50[Folio 9, recto] [Folio en blanco]

51[Folio 9, verso] Folio en blanco[Folio 10, recto]

52[Un sello: Veinte y quatro reales. Sello primero, veinte y quatro reales, años de mil y seiscientos y sesenta y siete y sesenta y ocho y nueve]

53[Al margen superior izquierdo: Un sello: Una cruz, para los años de 1679 y 1680]

54Los jueces oficiales reales destas provincias de Nicaragua y Costa Rica por Su Magestad, Capitán don Joseph de Yrigoien, thessorero y don Antonio de Vieira, theniente del contador José Delgado certificamos en debida forma de derecho a los que la presente vieren como consta avérsele pagado al maestre de campo don Juan Fernández de Salinas y Zerda, Adelantado de la provincia de Costa Rica en virtud de real cédula de Su Magestad en que manda se le pague en cada un año mil pesos de oro que hacen mil seiscientos y noventa y un pessos, real y medio, que está copiada en los dichos vales de cédulas y proviciones en el año de setenta y cinco en el qual se presentó en virtud de poderes del dicho maestre de campo y de doña María Básques de Coronado su ligítima mujer por el capitán Pedro Roldán Avarca vecino de Goatemala, a quien se le hizo las pagas siguientes:

55En veinte de abril de seiscientos y setenta y cinco consta havérsele pagado al dicho Pedro Roldán Avarca en virtud de dichos poderes, dos mil quinientos y treinta y seis pessos y seis reales de año y medio, cumplido en dicho día desde veinte de septiembre de seiscientos y setenta y quatro hasta [Folio 10, verso] veinte de abril de seiscientos y setenta y seis, que se manda hacer dicha paga.
[Al margen derecho: 2536 pesos, 6 reales]

56Yten. Asimismo se pagó al capitán Francisco Crespo en virtud de poder del dicho Pedro Roldán Avarca de ochocientos y quarenta y cinco pesos y cinco reales de medio año cumplido a veinte de septiembre de seiscientos y setenta y seis, [Al margen derecho: 845 pesos, 5 reales] y parece averse hecho dicha paga en dicho año [Al margen derecho: 3382 pesos, 3 reales] que montan los dos años referidos los otros tres mil trescientos y ochenta y dos pessos y tres reales.

57Y parece no havérsele hecho dicha paga por cuia causa se le debe a dicho Adelantado dos años y medio hasta veinte de abril de presente año de seiscientos y setenta y nueve, que noventa quatro mil ciento y veinte y ocho pesos.

58[Al margen derecho: dévito hasta 20 de abril: 4128 pesos]

59Y para que conste donde convenga a pedimento del maestre de campo don Lorenzo Gonzáles Calderón [ilegible] podatario del dicho adelantado y su mujer, damos la presente para que haga la fe que convenga, que es fecho en esta real contaduría de [manchado] en diez de abril de mil y seiscientos setenta y nueve años y lo firmamos, Josep de Yrigoien [firmado y rubricado].

60María de Rivera [firmado y rubricado]

61[Folio 11, recto] [Folio en blanco]

62[Folio 11, verso]

63[Una cruz]

64[1695]

65[Encabezado derecho: Para el Consejo]

66A doña María Themiño Vázquez Coronado, Adelantada de Costa Rica, se la mudó este año de 1687[? manchado], a la caja de Guatemala, los 10 pesos de minas que gozava de renta en la de Nicaragua, y primero los tuvo en la de Costa Rica, por el título de Adelantado. Y se mandó que de la misma caja de Guatemala se la pagasen en siete años lo que se la devía de atrasos de esta renta desde el año de 1674 en adelante que en sala de justicia del Consejo se le hizo bueno (denegándola lo demás atrasado) para cuyo cumplimiento se la dio despacho.

67Aora con un memorial presenta una certificación dada por los oficiales reales de [Folio 12, recto] Nicaragua en lº de abril de 1679, donde parece que desde el año de 16 [documento cortado] hasta el referido día del de [documento cortado] se la havían pagado 4128 pesos de la renta de dos años y que se la devían otros dos años y medio. Y suplica se mande pagarla de la caja de Guatemala, lo que por certificación de los oficiales reales de Nicaragua consta estársela deviendo de atrasados dándola cada año la renta de dos para acudir a sus necesidades y empeños traese el expediente de la mudanza de esta renta y sus atrasados a la caja de Guatemala. Consulta a 1º de noviembre de 1680, con los papeles que pasaron en renta y estos los vea el señor fiscal [Rubricado]
[Folio 12, verso]

68El fiscal ha visto esta nueba instancia con las consultas y papeles que ha juntado la secretaría: y dize que lo que últimamente pide está resuelto en la consulta adjunta de 21 de diciembre de 86 y assí podrá ussar de el despacho que se le ha mandado dar lo que debe ser en lo que se le esstá debiendo de atrassados desde el año de 14 en adelante; porque en los antecedentes que pretendió desde el año de 60, y pareze que se le mandaron pagar en la consulta de 6 de septiembre de 66 respecto de estar pendiente de decizión por la duda que hizo la Secretaría se debe declarar que en conformidad de lo resuelto en justicia por autos de vista y revista, no se le debe cossa alguna de ellos, por los motibos que se tubieron presentes en que se adquirió además dio yrrevocable y por él está declarado que a la suplicante no se le debe cossa alguna de lo atrasado, que pidió desde el año de 60 asta el de 79, así lo siente [ilegible] y marzo 28 de 86.

69Consulta a 29 de marzo 1688. Háyalo el [ilegible] Billar [Rubricado]

70[Folio 13, recto]

71Consejo en govierno: Pónganme con este expediente los papeles que pasaron en justicia como se mandó en decreto del Consejo de siete de nobiembre del año de nobenta y siete: [ilegible] 12 de 1695 [Rúbrica]

72Licenciado Villar [Firmado y rubricado]

73Sesiones en Consejo: Sin embargo de lo mandado en el decreto antecedente se ponga este expediente en la Secretaría hasta que la presente haga nueba instancia en su [ilegible] agosto 17 de [Manchón de tinta] 1695.

74Licenciado Villar [Firma y Rubricado]

75[Rubricado]

76[Folio 13, verso]

77[Al centro: Señor]

78La Adelantada de Costa Rica dice goza en las cajas de Guatimala, mil pesos de oro de minas de renta al año por razón de dicho adelantamiento y teniendo entendido se a expedido cédula, valiéndose Su Magestad de todas las mercedes, por el año de 1694 [manchado] respecto de que esta fue esa en consideración de la conquista que hirieron sus antepasados de la referida provincia de Costa Rica y de lo que obraron en ella, y que debe ser pribilegiada de todos balimientos. Como sea hecho con el conde de Montellano, Adelantado de Iucatán, añadiéndose a esta razón ser el único medio que tiene para mantenerse la referida renta y que si en un año la faltase, perecería.

79Suplica a Vuestra Magestad sea serbido de mandarle le despache cédula para que en mi ningún tienpo se le descuente cossa alguna de los dichos mil pesos.

80La Adelantada de Costa Rica [Firmado]

81[Folio 14, recto] Folio en blanco[Folio 14, verso]

82Despacho el año de 1687: Por la qual consta que la renta de esta parte le está concedida por salario como Adelantada de Costa Rica y por razón del tal Adelantamiento que es lo mismo que corregidor perpetuo de ella y en cuya consequenzia no se halla comprehendida en la orden de suspenssión del referido decreto por no incluir este los salarios de cuia prerrogatiba está adornada esta renta [ilegible], julio 20 de 1694 [Rubricado].
Consta a 30 de julio de 1694. Declarase no ser comprendida y en su conformidad de ella despachó.

83[Rubricado]

84[Folio 15, recto]

85[Una M: testada]

86[Una cruz]

87[Al margen izquierdo: Un sello: Diez maravedís. Sello quarto, diez maravedís, año de mil y seiscientos y noventa y quatro]

88[Al margen izquierdo: Un sello]

89Señor. La Adelantada de Costa Rica [Rubricado]

90Consta a 19 de julio de 1694.

91Véalo el señor fiscal con el antezedente últimamente resuelto con esta presente y las últimas órdenes de Su Magestad.

92El fiscal en vista de este memorial y copia del decreto de Su Magestad de 11 de nobiembre del año pasado de 1693 con otra copia de una cédula que a fabor de esta parte se… [no finaliza el folio]

93[Folio 15, verso] 1694.

94La Adelantada de Costa Rica en solicitud de que se la dejen libres los mil pesos de oro que disfruta al año en minas, respecto de ser concedidos por razón de conquista a su difunto marido don Juan de Salinas y la Zerda; y además que se la reintegre de lo que se le dejó debiendo.
[Folio 16, recto] [Folio en blanco]

95[Folio 16, verso]

96[Una cruz]

97[Al margen izquierdo: Copia.]

98Siendo ynescusable suplir en alguna forma la suma falta de caudales de la Real Hacienda para acudir a nuestra propia defensa. Y deviendo en este casso preferir el ynterés público al particular, he resuelto (no con poca mortificación mía) suspender por el año que viene de seiscientos y noventa y quatro, todas las medidas que se pongan, luego en mis manos relaciones yndividuales de las que le están conzedidas con la expresión de personas, cantidades y efectos en que las gozan. Tendrase entendido en el Consejo, Cámara y Junta de Guerra de Yndias para su cumplimiento en la parte que les toca; y por lo que mira a las Yndias y demás efectos que corriezen devajo de su govierno en ynteligencia de que si después de cubiertos los gastos precizos del año que viene según la planta [sic: plata] que se hiziere, sobrare algún caudal es mínimo se aplique al socorro de los ynteresados asta adonde alcanzare, según su calidad y necesidad. Señalado de la Real mano de Su Magestad. En [ilegible] a 11 de 4 noviembre de 1693.

99[Folio 17, recto] [Folio en blanco]

100[Folio 17, verso]

101[Manchón de tinta]

102Ofiziales de mi Real Hacienda de la ciudad de Santiago de las probincias de Guatemala, la reina, mi señora, mi madre, gobernando sus reinos y señoríos, mandó dar y dio en catorze de octubre del año de mil seiscientos y setenta y quatro la zédula del siguiente: la reina gobernadora, ofiziales de mi Real Hazienda de la zuidad de Santiago de León, cabeza de la probincia de Nicaragua, teniendo considerazión al señor rey don Phelipe Segundo (que sea en gloria) a que Juan Bázquez de Coronado había descubierto y poblado a su costa la probinzia y tierra de Costa Rica y a lo que en ella había serbido, le hizo merced de que de allí adelante perpetuamente fuese Adelantado de la dicha Probinzia y tierra de Costa Rica y de los pueblos que en ella hubiese poblado y poblase, y que después de él lo fuesen también sus herederos y suzesores de que se le despachó título en ocho de abril del año pasado de mil quinientos y sesenta y cinco, y recibiendo mil pesos de oro de minas de renta en cada un año con el dicho título consignados en las rentas reales que hubiese en la dicha provincia y tierra para que gozase de ellos el dicho Adelantado Juan Bázquez de Coronado y después de él sus herederos y subzesores perpetuamente [Folio 18, recto]

103Y manda a los ofiziales de la Real Hazienda de la dicha probinzia de Costa Rica se los diesen y pagasen en cada un año a los unos y a los otros perpetuamente de qualesquier rentas y probechos que en ella tocasen y perteneciesen a la Real Hazienda y que con traslado signado del dicho título de Adelantado y sus cartas de pago los fuese [A la derecha: un manchón de tinta] recibido y pasado en quenta lo que así diesen y pagase y después por parte de don Diego Básquez Coronado y de don Juan Núñez Themiño, bezino de esa ciudad de León, por sí y como marido de doña Agustina Bázquez Coronado, hija del dicho don Diego Bázquez como suzesora en el dicho Adelantamiento se pidió sobrecarta del dicho título para que se le guardasen las preheimnenzias que le tocaban por esta razón, la cual se le dio en tres de maio del año de mil seiscientos y zinquenta y quatro, con inserzión del título que ba zitado de ocho de abril del mil quinientos y sesenta y cinco, y estando esto en este estado represento el dicho don Diego Bázquez Coronado al rey, mi Señor (que esté en gloria), que hera nieto del dicho Adelantado Juan Bázquez Coronado y que como tal estaba poseiendo el dicho adelantamiento en birtud del título referido y que los ofiziales de la Real Hazienda de esa caxa y probinzia, a cuio cargo está la de Costa Rica, no le pagaban de algunos años a aquella parte, los mil pesos de oro de minas que como tal Adelantado gozaba y tenía de renta al año por dezir que se consumían las rentas de la probinzia de Costa Rica en la paga del sueldo del governador.

104[Folio 18, verso] Y de los ministros de doctrinas de ella y de otras personas que tal bez se suplía de la renta de esa probinzia de Nicaragua lo que faltaba para los dichos estipendios y pagos como pareziere por buestras cartas y que el salario de la Adelantada de Costa Rica debía tener relazión perpetua a los sueldos del gobernador y governarios [A la izquierda: un manchón de tinta] y otros qualesquiera que hubiese en la dicha probinzia y suplico se declarase deber preferir él y sus subzesores en su cobranza y consignación y que se le mandase pagar de las rentas de ella antes que a otros ministros y que lo mismo se hiziese de lo que había corrido desde el día que no lo cobraba. Y habiéndose bisto por los de el Consejo de las Yndias y seguidose pleito con el fiscal de él por parte del dicho Adelantado por autos de bista y rebista de veinte y seis de septiembre de dicho año de mil seiscientos y cinquenta y quatro y ocho de abril de mil seiscientos y cinquenta y cinco, dados en contradictorio juicio por los de dicho Consejo se acordó que la Audiencia de Guatemala ynformase en la primera ocasión que se le ofreziese mui particular distinta y claramente del estado que tenía la dicha probinzia de Costa Rica en cuios frutos y prozedidos estaba situada esta renta y que hiziese aberiguazión mui ajustada de lo que hubiese balido en un quinquenio a la Real Hacienda los frutos y rentas que en qualquiera manera perteneciesen a ella en la probinzia de Costa Rica y asimismo en esa de Nicaragua con separación [Folio 19, recto ] distinta y clara de cada género de rentas porque hubiese en las dichas probinzias y que con su parecer le remitiesen al Consejo para que con bista de ello se probeiese lo que más combiniese para cuio efecto se despachó cédula en beinte y uno de abril del mismo año de mil seiscientos y zinquenta y zinco [A la derecha: un manchón de tinta] como más particularmente se contiene en los despachos citados a que me remito.

105Y después de esto el maestro de campo don Juan Fernández de Salinas y Zerda, caballero de la Orden de Calatraba, como marido y conjunta persona de doña María Bázquez Coronado, me ha representado que la dicha su muger es heredera y subzesora de don Gonzalo Básquez Coronado, a quien se le había despachado asimismo título de Adelantado de las probinzias de Costa Rica en la cláusula de perpetuidad y por luxo de heredad para él y sus herederos y subzesores, señalándoles de salario en cada un año los dichos mil pesos de minas y que esta medida se le hizo en considerazión de que él y sus antecesores habían conquistado y poblado a su costa las dichas probinzias y hecho otros servicios y que los mil pesos se le consignaron y situaron en la caja real de Costa Rica, de los cuales se le estaba debiendo cantidad considerable por haber muchos años que no se le pagaba, aunque lo había solizitado por cuia causa se había mandado por la cédula zitada de beinte y uno de abril de mil seiscientos [Folio 19, verso] y zincuenta y zinco que bosotros y los ofiziales de la Real Hacienda de la probinzia de Costa Rica diéseles relazión jurada que los efectos y rentas que entraban en ambas cajas y de las consignaciones que en ellas había, y la forma en que se distribuía para que con bista de ella se probeiese lo que [A la izquierda: un manchón de tinta] más combiniese lo que él había deshecho y la presentaba y que por ella constaba que no solamente había efectos para pagar los dichos mil pesos de minas, sino que sobraban más de seis mil cada año, suplicándome que en considerazión de los serbizios y conquistas que hizieron los dichos Adelantados dando el ser a las rentas reales donde están consignados fuese serbida de mandar se le pagasen todo el tiempo que se había dejado de hacer. Y habiéndose bisto en el Consejo de las Yndias se mandó dar traslado al fiscal de él, el qual pidió que respecto de haber pleito pendiente sobre la paga y asignación de los mil pesos que prentendía el dicho maestro de campo, don Juan Fernández de Salinas se juntasen con él los papeles que había presentado. Y habiéndose hecho y llevádose asimismo a justizia lo que había por gobierno tocantes a esta materia y buéltolos a ver el fiscal contradixo esta pretención por no haber justificado su persona la dicha doña María Bázquez Coronado, así en la parte que mandaba las filiaziones de su padre, abuelos y bisabuelos, como sea su heredera [Folio 20, recto] única y forzosa y por haber benido la liquidación que se pidió del quinquenio confusa y sin claridad necesaria y no constar tampoco con distinción en qué parte rentas y efectos se havían consignado los dichos mil pesos, pues solo se [A la derecha: un manchón de tinta] dezía en las certificaziones que se presentaron que beía en la probinzia de Costa Rica, de adonde se despachó el título de Adelantado, y que el dicho don Juan Fernández pretendía estenderlo a eso de Nicaragua, lo qual debía negárselo por entonces y llebarse las certificaziones a la contaduría del Consejo para que hiziere un resumen y cómputo de todo lo que en el quinquenio que en ellas se contenía quedaba líquido así de los efectos de esa probinzia como de las de Costa Rica y de lo que cada año se suplía de una probinzia a otra y habiéndose llebado y reconozido los contadores de quentas del Consejo, la certificazión que disteis en beinte y ocho de noviembre del año de mil seiscientos y sesenta y cinco de los efectos tocantes a la Real Hazienda que entraban en la caja de buestro cargo y en la de Costa Rica, que también administrais y de los salarios y demás cargos que se pagan en ambas cajas, según el cómputo hecho de cinco años que corrían desde [Línea cortada] mil seiscientos [Folio 20, verso] y zinquenta y quatro hasta fin de diziembre de el de mil seiscientos y cinquenta y ocho y de lo que se suple de esa caja de Nicaragua a la de Costa Rica, por no haber en ella caudal bastante para satisfazer las dichas cargas parezía por la dicha certificazión según [A la izquierda: un manchón de tinta] el tanteo que hizieron los dichos contadores de quentas en quatro de febrero de mil seiscientos y sesenta y dos que de lo que importaron los derechos reales y de más efectos de media anata, Armada de Barlovento y otro que en los dichos cinco años entraron en esa caja y en la de Costa Rica y de lo que salió de ellas para pagar los salarios de los gobernadores de ambas probinzias y las demás cargas que eran consignadas en ellas y de lo que la caja de buestro cargo suplía cada año para satisfazer lo que no alcanzaba a pagarse con las rentas que entraban en la de Costa Rica y quedaban líquidos para la Real Hazienda y situados de dichas cajas después de pagarlas todas las cargas y obligaciones de ellas cinquenta mil quatrozientos y [repetido: se] y sesenta pesos y un real por quenta de la caja de vuestro cargo y tres mil novecientos y cinquenta y siete pesos por la de Costa Rica, que ambas partidas montaban cinquenta y quatro mil quatrozientos y diez y siete pesos y un real y para justificar el dicho don Juan Fernández de Salinas que la dicha [Folio 21, recto] Doña María Bázquez de Coronado, su muger era eredera y subzesora de dicho adelantamiento presentó una escriptura otorgada en el sitio de Aranjuez que está en la jurisdicción de la ziudad de Esparza, en la probinzia de Costa Rica, en primero de marzo [A la derecha: un manchón de tinta] del año de mil seiscientos y sesenta, ante Juan Martín Cocotela, alcalde ordinario y teniente de gobernador de la dicha ciudad de Esparza, por la cual consta que por hallarse el dicho Adelantado don Diego Bázquez Coronado, enfermo, en la cama y sin esperanza de bida y no poder usar y exerzer el ofizio de Adelantado de aquellas probinzias le renunzió, cedió y traspasó en el dicho maestre de campo don Juan Fernández de Salinas y Zerda, por ser único suzedor suio por razón de estar casado con la dicha María Bázquez Coronado Núñez de Themiño, su nieta. La cual hera su última y única heredera y por concurrir en él las partes y calidades necesarias para el exerzizio del dicho adelantamiento, y que siendo necesario a maior abundamiento renunciar qualesquier leies, fueros y derechos los había por renunciados por ser esta su boluntad, y en señal de posesión le entregó la dicha renunziazión para que con ella se presentase ante el cabildo de la ciudad de Cartago o en el Consejo y demás tribunales [Folio 21, verso] del remitido y con los papeles y recaudos que a su pedimento se le diesen con declarazión de que le pertenezían para cuio efecto le dio el poder y facultad que en tal caso se requería y fuese necesario para todo lo tocante a la dicha renunciación [A la izquierda: un manchón de tinta] y para maior lejitimazion presentó asimismo una escriptura otorgada en el pueblo y provincia de Nicoia el dos de enero del año de mill seiscientos y sesenta, ante don Francisco Nuñez de Themiño y testigos por no haber escribano en ella en que se refiere la cantidad de dote que el dicho don Francisco ofreció y dio a la dicha doña María Bázquez Coronado para el matrimonio que contrajo con Juan Fernández de Salinas y por ella consta que su muger es hija lejítima del dicho don Francisco Nuñez de Themiño y de doña Agustina Bázquez Coronado, su lejítima muger y nieta maior del Adelantado don Diego Bázquez Coronado, que fue suegro de el dicho don Francisco, su padre, y últimamente me suplicó el dicho don Juan Fernández de Salinas y de la Zerda que pues este pleito estaba en estado de determinarse fuese serbido de conzederle lo que tenía pedido sobre la paga del sueldo, que había corrido y se le debía como a tal Adelantado y que se declarase deber ser preferido en lo de adelante en la paga de los gobernadores dotrineros [Folio 22, recto] y demás ministros de la provincia de Costa Rica. Y habiéndosele dado vista de todos los papeles tocantes a este negozio al fiscal del Consejo y pedido lo que conbino al Real Fisco del dicho don Juan, [ha] alegado por su parte lo que hazía a [A la derecha: un manchón de tinta] su derecho. Se dio por concluso este pleito que por auto de vista dado en contradictorio juicio por los del dicho Consejo de las Yndias en 6 de septiembre pasado de este presente año de mil seiszientos setenta y quatro fue acordado que no había lugar. Lo pedido por el dicho don Juan Fernández de Salinas en quanto a la prelazión que pretendía de la paga de su salario a la del gobernador de la consignación de él a la caja de esa probinzia de Nicaragua. Lo acordado sobre que se me consultó por lo de el dicho Consejo en Sala de Justizia lo que se tuvo por conveniente que con bista de ello resolbí que los dichos mil pesos de minas que tiene de salario el ofizio de Adelantado de la probinzia de Costa Rica, consignados en la caja real de ella, se deben consignar en la que está a buestro cargo en esa probinzia de Nicaragua y pagarse en ella y que para ello se den los despachos necesarios y en esta conformidad [cortado] a mando que desde veinte [Folio 22, verso] del dicho mes de septiembre que la resolbideis [sic.] y pagaies [sic.] de qualquier hazienda real que hubiere y entrare en la caja de vuestro cargo de dicho don Juan Fernández de Salinas y de la Zerda como quien toca [A la izquierda: un manchón de tinta] y perteneze el adelantamiento de la probinzia de Costa Rica por el matrimonio que contrajo con la dicha doña María Bázquez de Coronado y Themiño los dichos mil pesos de minas que están señalados de salario en cada un año en adelante asia él. Como a las demás personas que le últimamente subzedieren en el dicho oficio y título de Adelantado de aquella provincia perpetuamente para siempre jamás en la forma según y de la manera que por lo pasado se pagaron de la caja de Costa Rica a los demás adelantados que an sido de ella y para que ahora ni en ningún tiempo se continúe con la paga de ellos por quenta de la caja de Costa Rica, mando que en los libros de ella se asiente este despacho y que en ellos y en él se note y prebenga lo que combenga para el buen cobro de la Real Hazienda y para que el dicho sueldo ni cosa alguna de él se pueda pagar ni pague por dos partes que con esta cédula o copia auténtica de ella y cartas de pago del dicho don Juan Fernández de Salinas o de quien tubiere su poder [Folio 23, recto] y después de sus días de los que fueren herederos y subzesores lexítimos en el dicho adelantamiento como ba referido o de las personas que tubieren sus poderes se os rezibirá y pasará en quenta lo que por esta razón diérades y pagáredes a los unos y a [A la derecha: un manchón de tinta] los otros sin otro recaudo alguno que así es en boluntad y de la presente la tomarán los dichos contadores de cuentas de el Consejo de Yndias fechada en Madrid a catorce de octubre de mil seiscientos y setenta y quatro años: Yo, la Reyna.
Por mandado de Su Magestad don Garzía de Bustamante. Después de lo contenido en la cédula en esta inserta, insto en Sala de Justizia del dicho mi Consejo el dicho don Juan Fernández de Salinas en que le mandase en pagar en la caja de Nicaragua los corridos de los referidos mil pesos cada año desde primero de marzo del de mil seiscientos y sesenta que entró en dicho título de Adelantado hasta diez y nueve de septiembre del de mil seiscientos y setenta y quatro que le estaba por hazer bueno ofreciendo por esto ceder a mi real hazienda todo lo que a la dicha doña María Básquez Coronado y Themiño, su muger, tocaba percibir y se le debía como heredera de Juan y don Diego Bázquez Coronado, a quienes se había dejado de pagar diferentes cantidades de esta renta [Folio 23, verso] hasta el referido día primero de marzo de mil seiscientos y sesenta, listos los autos en el dicho Consejo con lo que alegó mi fiscal de él por uno de bista probeído en catorze de septiembre del año de mil seiscientos y ochenta, se declaró no haber lugar lo [A la izquierda: un manchón de tinta] pedido por el dicho don Juan Fernández de Salinas en quanto a que los referidos mil pesos de minas de salario de Adelantado de Costa Rica atrasado desde el año de mil seiscientos y sesenta se le pagasen en la caja real de Nicaragua de que después por haber muerto don Juan Fernández de Salinas, suplicó y expresó agrabios la dicha doña María Básquez, su biuda, y heredera alegando lo que a su derecho combino sobre que se le librasen y pagasen en la referida caja de Nicaragua o en otra que fuese pronta lo mismo que se ha pedido por los corridos desde el año de mil seiscientos y sesenta hasta el de mil seiscientos y setenta y quatro habiéndose buelto a ber en el dicho Consejo por otro auto de rebista de beinte y ocho de marzo de mil seiscientos y ochenta y seis se confirmó el de bista que queda citado; sin embargo, de lo alegado por parte de la dicha doña María Bázquez Coronado últimamente, esta ocurrió a mí representándome su descendencia y el mérito de sus antepasados, suplicándome que por haberla consumido su dote, el dicho, su marido, en quarenta y seis años que sirvió [Folio 24, recto] a mi corona en los exércitos de Flandes, Cataluña y Extremadura, hasta que murió, fuese servido tomar favorable resolución en que se la pagasen los corridos de la dicha renta desde el año de mil seiscientos y sesenta hasta el de mil seiscientos y setenta y quatro, cuia instancia remití con mi real decreto al dicho [A la derecha: un manchón de tinta] mi Consejo y sobre ella y la que después hizo esta parte en él acerca de que se le mudase dicha renta a esa mi caja de Guatemala. Me consultó lo que en la materia se les ofreció y en bista de ello he resuelto ordenaros y mandaros (como lo hago) que lo que por certificación de mis oficiales reales de Nicaragua constare deberse al dicho don Juan Fernández de Salinas o a la dicha, su muger, por razón del salario de mil pesos de minas que en aquella caja se les consignó con la cédula arriba inserta desde beinte de septiembre del año de mil seiscientos y setenta y quatro que en ella se les mandó hacer bueno en adelante hasta el día de este despacho se lo deis y paguéis a la dicha doña María Bázquez Coronado, a quien su poder o derecho ubiere de qualesquiera derechos de hacienda mía que hubiere o entrare en la caja de buestro cargo satisfaciéndoselo en los siete años primeros que corrieren desde la fecha de esta misma cédula y que desde el día de ella en adelante del mismo género de hazienda mía la paguéis y a las demás personas que las subzedieren en el dicho ofizio y título de Adelantado de [Folio 24, verso] la probinzia de Costa Rica los dichos mil pesos de minas de renta al año perpetuamente para siempre jamás, según y de la manera que por lo pasado se debió pagar de mis cajas reales de Costa Rica y Nicaragua donde últimamente lo gozaba, que para [A la izquierda: un manchón de tinta] que en esta les zese mando a los ofiziales de mi hazienda de aquella provincia tomen la razón de este despacho y noten en él dejan prevenido en los libros de su cargo, como lo que se debía en aquella caja desde el dicho día beinte de septiembre de mil seiscientos y setenta y quatro hasta oi he mandado lo paguéis en esa como también lo que en adelante corriere dando a la parte la referida certificación para que los podáis satisfacer lo que importare que con carta de pago de la dicha doña María Bázquez Coronado u de quien su poder u derecho hubiere ser a bien dado lo que ba referido por atrasado y para lo demás corriente con la carta de pago y su fe debida u de la de quien la subzediere en el dicho título de Adelantado, y respecto de que la zédula en esta inserta se dio a esta parte por principal y duplicado y de que solo ha presentado ahora el principal (que se le buelbe) sea notado en él esta mudanza de situazión de libranza de lo que por esta cédula habéis de pagar y prevenido lo mismo en el asiento del libro que para en la Secretaría del cargo de mi [Folio 25, recto] secretario ynfraescrito para quien en ningún tiempo se pueda usar del dicho prinzipal ni darse duplicado de él por perdido y mando asimismo a los dichos ofiziales reales de Nicaragua que si al tiempo de llegar a sus manos este despacho [A la derecha: un manchón de tinta] pudiesen recoger el dicho duplicado y notar en él la mudanza de esta situación y paga lo hagan que así es mi boluntad: y que de la presente tomen la razón mis contadores de quentas, que residen en el dicho mi Consejo de las Yndias y los que la tienen de mi Real Hazienda en esta Corte, fechada en Madrid a beinte y ocho de marzo de mil seiscientos y ochenta y siete años. Yo, el rey. Por mandado del rey nuestro señor. Don Antonio Ortiz de Otálora.

1061. [Folio 25, verso] [Folio en blanco]
2. [Folio 26, recto] [Folio en blanco]
3. [Folio 26, verso] [Folio en blanco]
4. [Folio 27, recto] [Folio en blanco]

Fuentes :

“Solicitud de María Themiño Vázquez de Coronado: María Themiño Vázquez de Coronado, Adelantada de Costa Rica, solicita que la renta de mil pesos de oro de minas que se le situaron en Nicaragua, se le sitúen en Guatemala y que se le paguen los atrasos”. AGI, GUATEMALA, 108, N. 36 (1695)