Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.161.73.123', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : LARREYNAGA, Miguel : LARREYNAGA, Miguel

Ficha n° 3725

Creada: 15 junio 2014
Editada: 15 junio 2014
Modificada: 02 octubre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 331

Autor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Editor de la ficha:

Arturo TARACENA ARRIOLA

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

LARREYNAGA, Miguel

Pequeña biografía del famoso abogado y escritor nativo de Nicaragua Miguel Larreynaga.
1084
Palabras claves :
Abogado, Escritor, Redes sociales, Liberal
Cargo o principal ocupación:
Abogado y escritor
Nació:
El 29 de septiembre de 1771 en la Ciudad de León, Nicaragua.
Murió:
El 28 de abril de 1847 en la Ciudad de Guatemala, Guatemala.
Padres:

1José Joaquín Larreynaga y Manuela Silva

Resumen:

1Un importante “lugar de la memoria nicaragüense”, es el nombre del abogado Miguel Larreynaga, quien vivió la mayor parte de su vida fuera de su patria de origen. Pertenece a un selecto grupo de hombres que trabajó por la construcción de la nación centroamericana durante el período de la independencia y sus primeros años de vida republicana. ¿Cómo se explica su beligerancia en la vida pública, desde temprana edad y su vida intensa atendiendo asuntos de estado con diligencia y dignidad?, pero ¿quién fue en definitivo este personaje que los nicaragüenses honran con tanta fervor desde el siglo XIX?

2El deseo de conservar su vida en memoria en Nicaragua se hace sentir de manera simbólica al darle nombre a escuelas, bibliotecas y un municipio perteneciente al Departamento de León. Llama la atención que un discípulo y familiar suyo, el abogado Ignacio Gómez, haya escrito un “ensayo biográfico” y hagiográfico bastante completo, el mismo año de su fallecimiento. Natural de la ciudad de León, ciertos historiadores le recuerdan a Larreynaga su origen social humilde (su padre, artesano de oficio joyero, había fallecido al nacer y su madre también fallece haciendo muchos sacrificios por cuidarlo). Al quedar huérfano, su abuelo el capitán Baltazar Silva, seguramente un criollo acomodado, apoyado por los frailes de la Orden de la Merced le aseguran su educación. Sus padrinos de nacimiento fueron, don Joaquín Oconor y doña Catarina Antonia de la Llama, dos apellidos que acercan a los Larreynaga y Silva a las familias de poder de la ciudad de León. Es de señalar que dichas peculiares condiciones de nacimiento y sus convicciones políticas, le valieron un fuerte reconocimiento de los sectores liberales, mientras que los conservadores lo “toleraron” debido al protagonismo político que tuvo durante el proceso de Independencia y su apoyo al régimen de Carrera .

3Ingresó al Seminario de San Ramón en 1781 estudiando ocho años antes de serle confiada a la edad de 18 años las cátedras vacantes de filosofía y geometría de dicho colegio. Una vez en la ciudad de Guatemala, donde era una necesidad viajar para completar sus estudios, Larreynaga se graduó de bachiller en filosofía (bajo la dirección del Dr. don Joseph de León y Goicoechea) y después terminaría Leyes y sagrados Cánones (bajo la dirección del doctor Bernardo Martínez el 27 de agosto de 1798) en la Universidad de San Carlos de Guatemala.

4Fue nombrado segundo catedrático de Matemática por la Sociedad de Los Amigos del País en la ciudad de Guatemala. En un principio a su curso asistieron muchos alumnos pero durante el desarrollo del mismo, muchos se retiraron y la escuela fue cerrada en los primeros meses de 1798. En 1799, el Obispo de Nicaragua Huerta Caso , lo nombró catedrático propietario en filosofía y en retórica del Colegio Seminario de San Ramón en León. Durante este periodo imparte lecciones privadas a sus alumnos en su propio hogar.

5En 1801, a los 30 años, ya de regreso en Guatemala se gradúa de abogado en la misma Universidad de San Carlos, sirviendo de asesor del Escuadrón de Dragones de la Provincia de Sonsonate junto con el sargento mayor don Pedro de Campo y Arpa, quien reclamó su presencia. Después serviría en calidad de substituto, la Relatoría de la Real Audiencia antes de hacer oposición en 1807 a dicha plaza, vacante por fallecimiento de don Lorenzo Rodríguez. Durante la guerra contra Napoleón Bonaparte, Larreynaga contribuyó con dos tercios de añil que el Marqués de Aycinena dirigió a España.

6Larreynaga se desempeñó como abogado defensor del Juzgado de bienes de difuntos de la Real Audiencia. Según un testimonio del oidor Antonio Norberto Serrano Polo , “ha desempeñado este empleo con notorio acierto, trabajo y desinterés a satisfacción de los tribunales y del público, debiéndose a su diligencia la recaudación y descubrimiento de muchas cantidades pertenecientes a ultramarinos”. En ese período fue nombrado en diversas oportunidades conjuez para diferentes causas criminales. Sus capacidades se hicieron notar cuando logró sacar adelante una causa denominada de Vino, Cera y Aceyte en que la Real Hacienda había sido defalcada por cerca de 400.000 pesos por el alcalde mayor, Martin Muñoz. Hizo varias comisiones, como la de formar un Índice Alfabético del Cedulario por artículos y materias con un Diccionario razonado y compendioso que facilita el conocimiento de las cedulas. Durante este periodo tuvo relaciones conflictivas con el Presidente de la Audiencia, Antonio González Saravia: su apoderado en Cádiz, Josef de Alba, habla de injustas persecuciones.

7La defensa asumida de don Manuel Cotón, alcalde de Sonsonate, en el caso de la fragata anglo-americana “Diana”, fletada por don Juan Bautista Irisarri , genera los resentimientos del Presidente de la Audiencia. Según Gómez. Durante este periodo escribió un ensayo de derecho titulado Método de extractar las causas, muy útil para los alumnos, hasta ahora extraviado. Por otra parte, su deseo de mejorar la condición social de los más pobres lo llevaron a trabajar con la Hermandad de Caridad creada en ese entonces para administrar el Hospital de San Juan de Dios.

8Durante el periodo constitucional abierto por la entrada de las tropas napoleónicas en España, Larreynaga se desempeñó como Presidente de la Academia de derecho práctico del Colegio de Abogados. En 1812 tuvo la oportunidad de mostrar sus talentos literarios cuando el doctor José de Aycinena fue nombrado Consejero de Estado: el elogio no estaba sin segunda intención debido a que buscaba en Madrid el nombramiento de juez en una Audiencia de América. Sin embargo, el presidente Bustamante lo consideraba como “sospechoso en su conducta y opiniones” y estaba convencido que “había cooperado a dicha Ynstruccion auxiliando a su autor para formarla”.

9Bustamante anunció en 1814 la decisión de la regencia de nombrar Oidor de la Audiencia de Guatemala a Larreynaga, puesto que no pudo ocupar debido a la oposición de Fernando VII. Más tarde los oidores Joaquín Bernardo de Campuzano, Antonio Norberto Serrano Polo y José Ignacio de Berasueta, en una carta del 18 de marzo de 1815, subrayaron que Larreynaga “tiene intimas relaciones de amistad con el ex diputado Florencio Castillo ”. Aunque el informe es sustancialmente positivo y únicamente piden que sea nombrado Oidor en una Audiencia que no fuese la de Guatemala.

10En 1817 junto con educadores españoles fomentó en las clases del nuevo colegio San José de Calazans el programa educacional señalado por los ingleses Andrew Bell y John Lancaster. Fue elegido Diputado a las Cortes de España, por la Intendencia de Nicaragua y simultáneamente por las Provincias de San Salvador y Quezaltenango. Para informar debidamente al Congreso emprendió un viaje a los pueblos de Los Altos.

11A principios del año de 1818 cruzó el atlántico junto con los doctores José Mariano Méndez , José del Barrio y José de Aycinena teniendo la oportunidad de viajar a Francia visitando la ciudad de Burdeos y Marsella antes de regresar a Guatemala, vía Cádiz en marzo de 1821. Mientras tanto, en Madrid, su formación jurídica le permitió conseguir la plaza de Oidor de la Audiencia de Guatemala buscada desde años anteriores. En esa época defendía los intereses de varios vecinos de Guatemala, quienes pretendían mejores puestos en la Corte, como el presbítero Domingo Galisteo y Manrique , el Licenciado Francisco Javier Barrutia o el terrateniente Antonio Arrivillaga.

12En septiembre de 1821 su campaña emprendida para promocionarse a un puesto público resultó exitosa, al ser nombrado al puesto de Oidor tercero de la Audiencia. Para optar al puesto, Larreynaga tuvo que desembolsar 19000 pesos en forma de donación a la Hacienda. El historiador José Dolores Gámez pone énfasis en su actuación durante el 15 de septiembre, donde lo recuerda como un “erudito nicaragüense”, que defendió junto al bando clerical, la idea postergar la declaración de la Independencia. Por el contrario, Tomas Ayón se limita a incluir a Larreynaga en una lista con otras 23 personas que votaron a favor de la moción de proclamar la independencia de inmediato.

13Tomando en cuenta sus altas responsabilidades en el aparato estatal español es probable que Larreynaga haya adoptado una posición de prudencia. Conocido entonces por sus vínculos con Nicaragua fue elegido diputado de la Junta Provisional en representación de la ciudad de León formada después de la jura del acta de Independencia de la nación española. Durante el periodo de dominación mexicana, el juego electoral lo encaminó hacia la ciudad de México, como representante al Congreso Imperial por la provincia de Sacatepéquez. Hizo entonces el viaje junto con el presbítero Tomas de Beltranena y con Isidro Montúfar. Los acontecimientos políticos y las oportunidades del momento lo llevaron a aceptar el cargo de regente de la Audiencia de Oaxaca en 1824 donde permanecería algunos años, antes de radicarse desde 1827, durante un tiempo en Ciudad Real. Beltranena también se quedó en Oaxaca junto a Francisco Quiñonez Manzanillo, de origen nicaragüense. En ese año de 1827 mantuvo relaciones epistolares con el cura de San Sebastián de la ciudad de Guatemala, Juan José Batres y Muñoz . Fue electo a la lV asamblea legislativa del Estado de Chiapas en noviembre de 1833 cuando renunció al cargo Mariano Rojas siendo entonces la asamblea dominado por los liberales y el partido de Miguel Joaquín Gutiérrez . Había entonces en San Cristóbal un pariente suyo, Manuel Larreynaga, que ocupaba el cargo de magistrado en la Corte Suprema de Justicia. En noviembre de 1835 emprendió su regreso a Centroamérica, tras una ausencia de 13 años.

14Una vez establecido en la ciudad de Guatemala se adhirió al campo político de los liberales moderados y se desempeñó como profesor de economía política. Sus discursos revelan la influencia ideológica de los filósofos franceses Condillac y Antoine Destutt de Tracy. No sorprende su elección para conmemorar con el discurso oficial el aniversario de la Independencia el 15 de septiembre de 1838, donde festeja la victoria militar del General liberal Carlos Salazar contra las masas rurales sublevadas por el caudillo Rafael Carrera.

15La elite capitalina guatemalteca estaba asustada y Larreynaga se unió a los esfuerzos de otros conservadores como Antonio Larrazábal y Bernardo Piñol que deseaban alejar el peligro social que representaba la figura del caudillo Carrera. En ese año de 1838, se desempeñaba como Presidente de la Corte Suprema de Apelaciones, cargo de alta responsabilidad que lo acercaba socialmente a los intereses económicos de la elite. En diciembre del mismo año fue electo presidente de la Asamblea Constituyente del Estado de Los Altos, recién fundado, en Totonicapán, trabajando estrechamente con el jefe Marcelo Molina Mata.

16Durante una pugna electoral para hacerse del codiciado puesto de Magistrado en la Corte Suprema de Justicia del Estado de Los Altos, Larreynaga obtuvo la cuarta posición (apoyado fuertemente en la región de Totonicapán donde aparentemente se había radicado). Aparece como Presidente de dicho tribunal en abril de 1839. Más tarde al consolidarse el régimen de Carrera con la reincorporación del estado de Los Altos, Larreynaga pasó a trabajar con el doctor Juan José Aycinena para apoyar la nueva política conservadora implementada.

17En 1843, deseoso de limitar las disputas jurisdiccionales de los funcionarios provinciales y cosecheros con los diputados consulares, recopila las disposiciones vigentes del Tribunal, con la esperanza que el registro fuera de utilidad. Tuvo la grande satisfacción de ver publicado un ensayo suyo de carácter científico, fruto de observaciones sobre la actividad volcánica, impreso en su Nicaragua natal. En este estudio Alain Musset dice que Larreynaga se inspiraba de trabajos anteriores en particular muchos físicos franceses para intentar de demostrar que el fuego de los volcanes era avivado por los océanos que, al concentrar los rayos solares, funcionaba como una lupa gigantesca.

18Poco tiempo después, en su calidad de Juez de Alzadas, cargo que ocupaba por encargo de la Asamblea Nacional Constituyente de Guatemala, buscó reformar este mismo Tribunal del Consulado. Entre otras medidas quería reducir la elevada cantidad de 1000 pesos que justificaba la apelación. En diciembre de 1844 el Congreso Constituyente del Estado de Guatemala nombra una Corte Suprema liberal encabezada por Larreynaga.

19Finalmente, tras una vida intensa y seguramente enfermo, Larreynaga redacta su testamento ante el notario José Maria Gavarrete, el 13 de abril de 1847, falleciendo unos días después.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.