Erreur. problème dans l'exécution de la requête : INSERT INTO _logbots (IP, useragent, action) VALUES ('54.224.214.93', 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)', 'lectureFiche')
Erreur. MySQL proteste : Duplicata du champ 'CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)-lectureFiche' pour la clef 'agentAction'
AFEHC : diccionario : GONZÁLEZ SARAVIA, Antonio : GONZÁLEZ SARAVIA, Antonio

Ficha n° 3771

Creada: 28 agosto 2014
Editada: 28 agosto 2014
Modificada: 29 octubre 2015

Estadísticas de visitas

Total de visitas hoy : 0
Total de visitas : 597

Autor de la ficha:

Bernabé FERNáNDEZ HERNáNDEZ

Editor de la ficha:

Christophe BELAUBRE

Información:

El campo "Fuentes" esta en acceso restringido e reservado a los colaboradores del diccionario biográfico centroamericano

Para colaborar contactar los editores

Publicado en:

ISSN 1954-3891

GONZÁLEZ SARAVIA, Antonio

Hasta su fallecimiento a fines de 1812, Antonio González Saravia había servido a la Corona por espacio de 53 años, pasando por todos los empleos de la carrera militar.
1303
Palabras claves :
Carrera militar, Presidente, Capitán General, Luces
Cargo o principal ocupación:
Presidente de la Audiencia de Guatemala (1801-1811)
Casó:

1El 12 de diciembre de 1787 en Antequera, Málaga, España con Micaela Colarte y Rengel (nació el 30 de mayo de 1760 en Málaga y murió el 10 de junio de 1835 en Madrid), hija legitima de Francisco de Asis Colarte y Campo (nació en 1733 en Antequera, Málaga) y Josefa María Rengel y Bermolen, (nacida en 1736 en Málaga)

Nació:
El 11 de julio de 1743 en Salamanca, España.
Murió:
El 2 de diciembre de 1812 en Oaxaca, México.
Padres:

1Andrés González de Saravia (nació el 10 de marzo de 1694 en Ramales, Cantabria, Testamento 27 de enero de 1759 en Barcelona ante Francisco Comelles) y María Agustina de Mollinedo y de la Cuadra (nació el 9 de setiembre de 1708 en Bortedo, Valle de Mena), casados 9 de febrero de 1727 en Santecilla.

Resumen:

1El futuro presidente y capitán general de Guatemala, Antonio González Mollinedo y Saravia, nació en Salamanca (España) el 14 de julio de 1743. Sus progenitores, Andrés González de Saravia y María Agustina Mollinedo y de la Cuadra, eran vecinos del concejo de Bortedo en el Valle Real de Mena (Burgos, España). Andrés González de Saravia ejerció la carrera militar, desempeñando el cargo de tesorero general del ejército en Castilla.

2Hasta su fallecimiento a fines de 1812, Antonio González Saravia había servido a la Corona por espacio de 53 años, pasando por todos los empleos de la carrera militar. Ingresó como cadete del Regimiento de Asturias a los 16 años. Promovido a subteniente del Regimiento de Aragón, continuó en él 37 años, siguiendo por todos los grados hasta coronel y brigadier en propiedad. Estuvo en el sitio de Almeida (Portugal) del año 1762 y en la expedición a Argel de 1775. Después permaneció en la plaza de Orán (Argelia) 30 meses. Atendiendo a sus méritos y servicios como capitán del Regimiento de Infantería de Aragón, fue nombrado sargento mayor del mismo Cuerpo a principios de 1786.

3Contaba 44 años cuando contrajo matrimonio con Micaela, hija de Francisco de Asís Colarte y Campo, noble hidalgo, y de Josefa Rengel y Bermolen, vecinos de Antequera (Málaga, España). En la defensa de Ceuta y Orán estuvo en los años 1790 y 1791. También participó en la guerra contra Francia (1792-1795), siendo herido gravemente en una pierna. En el año 1798 fue provisto Teniente de Rey, y corregidor de la plaza de Palma de Mallorca, y con calidad de Segundo Comandante general de aquella provincia. No llegó a servir estos destinos al ser apresado por la escuadra inglesa en el tránsito a la isla de Mallorca.

4Se le confirió el 6 de agosto de 1799 el nombramiento como Gobernador y Capitán General del Reino de Guatemala, Presidente de su Real Audiencia y superintendente subdelegado de la Real Hacienda. Tras realizar varios intentos de salida de La Coruña, logró el 10 de abril de 1801 escapar del crucero inglés, fondeando en el puerto de Trujillo el 10 de junio del mismo año y tomando posesión de su cargo en Guatemala el 28 de julio. Por Real Despacho de 5 de agosto de 1802 fue nombrado secretario de la Presidencia y Capitanía General de Guatemala Alejandro Ramírez , empleo vacante por el cese de José Carreño.

5Al principio de su mandato mandó que se rehabilitaran las casas destinadas a los presidentes, ascendiendo su coste total a 23.500 pesos, proyecto de reconstrucción ya encargado por su antecesor en el cargo José Domás y Valle.

6Desde el inicio de su gobierno, tuvo la oposición del regente de la Audiencia Ambrosio Cerdán y Pontero , quien criticó duramente el elogio al nuevo presidente del doctor en teología y canónigo Bernardo Pavón en un acto celebrado en su honor. Cerdán arremetía contra González Saravia y la familia Pavón, y advertía al ministro de Real Hacienda Miguel Cayetano Soler del peligro que representaban las gacetas de Guatemala, esperando una resolución regia que contenga en las Américas bajo muy ceñidos canceles el uso de la Imprenta, cuya dirección …se entablase como en las capitales de la Península donde existen Reales Audiencias. En definitiva, el regente Cerdán pretendía que la Audiencia controlase la actividad de la Gazeta de Guatemala. La resuelta defensa de la Gazeta por el oidor Jacobo de Villaurrutia evitó su cierre. Cerdán veía mal que la Gazeta difundiera ideas favorables al comercio con extranjeros – aspecto que también contrariaba al Consulado de Comercio- y que mostrara su oposición a la suspensión de la Sociedad Económica en 1799. En apenas cinco años de actuación la Sociedad Económica encauzó la vida cultural y económica del reino acogiendo a todos los reformistas de la región. Entre éstos se encontraba el presidente González Saravia quien realizó numerosas gestiones para lograr su restablecimiento, aspecto logrado al final de su mandato. En uno de sus escritos, tras exponer la eficacia de las reformas emprendidas por esta institución, hacía hincapié en que sus tareas eran públicas y vigiladas por el gobierno, tenían suma importancia e incluso proponía que se nombrara como director al arzobispo Peñalver y Cárdenas , fundador y director de la Sociedad Económica de La Habana. Pese a la negativa de la Corona de reponer la Sociedad Económica, González Saravia tomó la iniciativa de continuar el plan de reformas ya iniciado.

Con motivo de los gastos efectuados por el ayuntamiento de la ciudad de Guatemala en el recibimiento de González Saravia, la Audiencia obligó a los capitulares a pagar parte de ese desembolso, aunque posteriormente la Corona decidió que se les devolviera. González Saravia atribuía esa medida de la Audiencia a que miraba con odio al cabildo y a que los oidores no soportaban que el presidente les excediera en autoridad y distinciones.

7El gobierno de José Domás y Valle (1794-1801), estuvo enmarcado por los problemas derivados del cambio de rumbo de la política exterior hispana – la alianza con Francia- que provocó el incremento de los gastos militares y, por consiguiente, el aumento del déficit de la Real Hacienda del reino. Los problemas internos se multiplicaron por el desabastecimiento general –paliado en parte con mercancías de Estados Unidos- y sobre todo por el régimen blando de un presidente octogenario que permitió la indisciplina de los funcionarios reales y no cortó los abusos que afectaban directamente a la Hacienda.

8Debido a esto, González Saravia al iniciar su gobierno encontró exhaustas las Cajas Reales, el comercio de añil paralizado, el contrabando y tráfico de neutrales regularmente ejercidos, la agricultura soportando una larga y calamitosa plaga de langostas, la minería arruinada, la Administración ineficaz y dividida por intereses particulares y la Sociedad Económica clausurada. A lo largo de su gobierno tuvo también que enfrentarse a los problemas derivados de la ocupación francesa de España y a los conflictos planteados especialmente por la Audiencia.

9En el plano hacendístico estudió el origen de los gastos y su reforma, consiguiendo eliminar arbitrariedades, reducir personal, profesionalizar los departamentos y funcionarios, y la puesta al día de la inspección fiscal; también disminuyó el situado mexicano a la mitad e intentó sacar el máximo partido a los distintos ramos. El plan de mejoras de la agricultura se centró en el impulso de la producción de añil, la diversificación de cultivos (cacao, café y arroz), la lucha contra la plaga de langostas, y la colonización de tierras vírgenes. Asímismo, procuró desarrollar la actividad mercantil mediante el fomento de los intercambios, la implantación de leyes y condiciones materiales que garantizasen el libre comercio, adoptando medidas para la represión del comercio ilegal.

10Por otro lado, mejoró el sistema defensivo de la Capitanía General, reorganizando las unidades militares y restaurando las fortificaciones. Los asuntos político-gubernativos fueron atendidos con diligencia y eficacia, como se puso de relieve en 1809 en el arbitraje ejercido en la pugna de la Audiencia con el ayuntamiento de Guatemala por el sistema de elección de regidores. También dictó normas para la correcta observancia de las fiestas y diversiones –en particular lo relativo a procesiones, bebidas y juegos- y modernizó el equipamiento urbano de la ciudad de Guatemala. Igualmente, realizó actuaciones para mejorar la situación sanitaria publicándose un reglamento para la vacuna en 1805, se impulsaron las comunicaciones viarias y postales, se restableció la Sociedad Económica el 12 de diciembre de 1810 y se crearon entidades científicas y colegios profesionales como el Colegio de Cirugía (1805) y el Colegio de Abogados (1810) que elevaron el grado de desarrollo cultural iniciado en la década de los noventa del siglo XVIII.

11Por último, hay que señalar la actitud firme y prudente de González Saravia tras la ocupación francesa de la Península en 1808. Además de reconocer la autoridad de la Junta Central en 1809 y de su sucesor el Consejo de Regencia en 1810, dispuso el envío de fondos económicos, la creación de un Tribunal de Vigilancia y la elección de diputados para las Cortes de Cádiz.
Por Real Decreto de 21 de marzo de 1810 fue designado para sustituirle como capitán general y presidente de la Real Audiencia de Guatemala el jefe de escuadra de la Armada José de Bustamante y Guerra , quien llegó a Guatemala el 14 de marzo de 1811, tomando posesión de su cargo. Encontró las provincias del Reino de Guatemala tranquilas y subordinadas, sin participio en las novedades de los países vecinos.

12Una vez realizada la transferencia de poderes, González Saravia recibió informes favorables sobre su etapa de gobierno. Así, el ayuntamiento de la ciudad de Guatemala mostraba su gratitud hacia el anterior presidente por su notorio celo y laboriosidad en los negocios públicos, y en el bien y felicidad de todo este Reino. Y el cabido eclesiástico de la misma ciudad da a V.E. las más expresivas gracias por el celo, amor y prudencia con que lo dirigió todo el tiempo de su gobierno. El cabildo de León (Nicaragua) resumía la gratitud y reconocimiento con las siguientes palabras: V.E. ha mantenido estos pueblos en paz, y en justicia. Por su parte, el cabildo de San Vicente (El Salvador) afirmaba que poseía y utilizó los dones indispensables para el acierto en el buen gobierno: íntegro en la administración de justicia, celoso para promover cuanto se ha estimado conducente al bien público, prudente como lo acredita el pulso con que se ha manejado en las circunstancias más críticas, atento con que ha sabido conciliarse el amor respetuoso de sus súbditos. Asímismo, el cabildo municipal de Segovia (Nicaragua) afirmaba que jamás perdería de vista que le debía su restablecimiento por lo que le consideraba como padre y protector.

En su traslado a Nueva España quedó detenido en la provincia de Oaxaca por la actividad de los insurgentes. El virrey Venegas le encargó el gobierno militar de la provincia en abril de 1812. González Saravia aumentó los medios de defensa de la ciudad de Oaxaca pero ante la falta de armamento requisó armas de fuego y solicitó a Veracruz el envío de fusiles y otras armas. Ante la llegada de Morelos con su ejército el 24 de noviembre a las cercanías de Oaxaca, el comandante Regules, conocedor del terreno, proponía la defensa de la ciudad saliendo a combatir en el campo circundante. Por el contrario, González Saravia estaba convencido de que con el auxilio de sus moradores contaba con fuerzas suficientes para rechazar al enemigo y luego salir en su persecución. También pidió permiso Regules, sin conseguirlo, para realizar un ataque nocturno al campamento de Morelos, aprovechándose del probable estado de embriaguez de sus tropas. Pero el 25 de noviembre de 1812 la ciudad fue tomada por Morelos y González Saravia fue detenido varios días después cuando intentaba salir disfrazado con una sábana. Pese a que el deán y el cabildo eclesiástico de Oaxaca solicitaron el indulto, Morelos declaró que La existencia y torpeza del Teniente General Saravia nos ha de costar sin duda otros millares de americanos, por lo que no se puede acceder a la súplica de V.S.I., y siento sobremanera no poderle servir respecto de los oficiales de plana mayor, y sólo me queda arbitrio en alguno de los de plana menor, aunque todos deben pasarse por las armas. Junto con el comandante Regules murió fusilado el 2 de diciembre de 1812. Al morir dejaba a su viuda Micaela con dos hijos menores, Ramón y Mercedes de 12 y 10 años de edad, a María del Carmen –casada en 1811 con el auditor de guerra Joaquín de Ibáñez- y al primogénito, el sargento mayor veterano de dragones de la ciudad de Guatemala Miguel González de Saravia y Colarte. Este último fue abogado de la Audiencia de Guatemala e intendente de León de Nicaragua.

Comentarios

Normas de uso

Esta es la opinión de los lectores de la AFEHC, no de la AFEHC No está permitido verter comentarios injuriantes. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.

¿No tienes una cuenta todavía?
Puedes crear una

Como usuario registrado usted podrá publicar de forma inmediata comentarios con su nombre.